#ThatCampCaribe

“Digital humanities” en el Caribe #ThatCampCaribe

Posted on

Desde ayer sesiona en la Casa de las Américas el encuentro Thatcamp.2 Caribe en el que se discute en torno a las nuevas tecnologías, el patrimonio cultural y las humanidades .

El encuentro profesional tiene entre sus propósitos fundamentales consolidar los saberes alrededor de las Humanidades Digitales, campo que, según Alex Gil, principal impulsor del proyecto, “explotó” hace aproximadamente un lustro.

Las Humanidades Digitales intentan imbricar disciplinas provenientes de las tecnologías y de las letras, ciencias sociales, comunicación y otras zonas de las humanidades. Un hecho que ya viene aconteciendo desde hace más de cinco décadas pero que nunca se ha sistematizado y organizado como una esfera de conocimiento.

Para Gil este “hiper” terreno de saberes se estructura en tres líneas fundamentales: la comunicación, la preservación y la computación. Informáticos con conocimientos culturales y hombres de cultura con dominio de la tecnología digital en función de sus investigaciones y funciones.

Más o menos de ese modo fue desbrozando Álex las herramientas de un horizonte aun por conquistar. Es relevante que en el caso del Caribe y también de los países subdesarrollados, uno de los destinos a los que el proyecto apunta con mayor intensidad, las Humanidades Digitales encuentran también senderos alternativos a las autopistas más veloces de la información.

De modo que el hecho de carecer de conexión o de los dispositivos más avanzados para llegar a la información que alberga los grandes almacenes de internet, no debe ser un obstáculo en sí mismo para producir y crear nuevos lenguajes y herramientas de conocimiento y análisis.

Un ejemplo de ello, fue el primer momento del taller en que se aplicaron métodos alternativos para acceder a las redes sociales.

Igualmente se ha discutido sobre el nuevo periodismo que posibilita las estas aplicaciones. El acceso a las fuentes, el procesamiento de datos, la visualización de la información, la mayor interactividad e incidencia en el universo virtual, la democratización de esa participación, la inclusión del periodismo ciudadano y de textos multimedias que permiten crear correlatos, etc.; son algunas de las ventajas del diálogo entre las ciencias informáticas y las humanidades.

Otra de las instancias más beneficiadas de ese intercambio, es la Biblioteca. La digitalización de archivos, la socialización del conocimiento a través de aplicaciones de mayor accesibilidad, la posibilidad de crear “arañas” de información sobre temas de investigación y análisis, son algunos de los beneficios, al menos más latentes.

El investigador, el académico del futuro, así como el informático deben poseer, según se concluyó, una formación tecnológica por una parte, y, por otra, la sensibilidad y disposición para la cultura y las humanidades.

 

Fuente: La Ventana.