Revista Blogosfera Cuba

Hojas sueltas de una revista (+Fotos)

Posted on Actualizado enn

Les dijeron que iban “a una entrevista”; así que entraron con un cortés pero distante “buenos días” y escogieron sus respectivas sillas para sentarse a la espera, quizás de una clase o una sucesión de preguntas donde saldría premiada la mejor respuesta.

Al final ni lo uno ni lo otro. Se escuchó un murmullo de asombro cuando oyeron la exhortación a conversar sentados en el  piso, sobre un montón de gente que anda por ahí escribiendo lo que siente o lo que le pasa.

La anoche antes pensaba en cómo saldría esta idea medio loca de sacar a la revista BlogosferaCuba del código binario, tornarla en papel aunque fueran en hojas sueltas y averiguar si a un montó de muchachos de un preuniversitario les agradaría leerla.
Antes charlamos un rato sobre el “El Pre” aunque mantuve en secreto cuánto tiempo hace que vestí de azul en esos mismos pasillos no fuera ser que me vieran demasiado viejo.
Yasmani y Yaneya leyeron de un muchacho cuidando a su abuelo en unacama de hospital, de una merienda ofrecida y una cucaracha. Yasmani respiró aliviado porque no sobrevendría una interpretación al estilo de las clases de Español, obviamente ese no es su fuerte.

“Me gustó mucho el Subdesarrollo de Javier. Él expresó las realidades de la vida y las cosas que están sucediendo hoy en día cuando vamos a un hospital”, dijo Yaneya antes de dejare un mensaje a Javier: “Expresaste las realidad de la vida y de cómo a pesar de las condiciones en que vivimos no hemos perdido el humanismo y la solidaridad, que las cosas espirituales también son importantes”.
Yasmani, con cara seria le dio una sugerencia: “Me gustaría un día un post tuyo con esta idea: No existe dinero en el mundo que pueda comprar  la vergüenza de un país subdesarrollado”.
 
Para Ana “La adolescencia es una etapa en que se cometen muchos errores. Pasamos por esas cosas también. Tienes un problema en tu casa o una preocupación. Un amiguito viene y te dice por qué estas así. Es un consejo más para seguir adelante. Que debemos ser más tolerantes con los demás. Por eso yo estoy de acuerdo con Leticia”.
Puede que Leticia se haya ganado una amiga en Las Tunas: “Leticia: mucha suerte, y para tu niña también. Sigue escribiendo que ese post me llegó mucho. Llévate por eso que escribiste y sigue escribiendo para que le enseñes eso a tu niña”.
Olga Esther miró a través de las letras la historia de Claudio y su edificio. “En mi cabeza estaba los edificios de la Habana Vieja, los que están frente al Capitolio que los tienen como que abandonados y aún así ahí viven personas”, comentó después.
Raul quedó frente a la interrogante de Mayra García Cardentey que no sabe que decirle a su mamá quien ha sido rebajada a una plaza menor después 34 años de trabajo. Raúl recordó a su abuelo “que vive trabajando y pienso que el día en que se siente no sé si va a seguir viviendo”.
Alexander viajó por unos segundos al vecindario de Dario Alejandro Escobar y Gente le recodó su barrio y que “aunque te pasen cosas malas o te falte algo siempre habrá alguien que te va a dar la mano. Darío: sigue escribiendo me llegó tu mensaje. Sigue defendiendo tu criterio.
Dianela se montó en el tren junto a Carlos Manuel Álvarez. Su mirada, sus expresiones dejaban entrever que ella también ha vivido escenas parecidas. Compartió con el grupo su pasaje preferido: Viajaren tren es como hacer un poema, pero más emocionante. Como cometer unhomicidio, pero menos morboso. E igual de atrevido que bailar una piezadesconocida, en un salón desconocido, con una pareja desconocida
Dianela quiere que Carlos Manuel vuelva a escribir en su blog. “Te felicito porque tuviste el valor de compartir esa experiencia. Me motivaste mucho. Nunca es tarde si la dicha es buena. No pierdas la esperanza” fue su mensaje.
Marianis asistió al momento en que a María, una hija de Shangó y homosexual que nunca lo ha ocultado, la hicieron militante del Partido allá en El Mejunje. Sintió un poco rara la historia, quizás porque no tenía idea que las lesbianas y los gay ya pueden ser militantes del PCC; porque a fin de cuentas eso no es otra cosa sino una orientación sexual, lo que importa es otra cosa.
Al respecto dijo: “En la sociedad todos somos iguales. No por las creencias o por cómo tu pienses eso te limita a ti a defender lo que crees  y de tener determinadas cosas en común con los demás”.
 Ilidia de sonrisa bella y mirada pícara reparó en el Carnaval el día después. Confesó que ella ha amanecido y ha sido de esos noctámbulos que el nuevo día de fiesta. Una carcajada colectivo me hizo pensar que no es la única.
Anabel y Laura anduvieron el curioso camino de Sigiro Memareo y se quedaroncon la duda de sí era alemán o japonés.  “Hay situaciones en que es al revés y son los padres lo que se quedan sin saber qué fue de sus hijos”, afirmó Laura quien ahora mismo tiene marcado en su calendario el 14 de febrero y pretende sin éxito que no le importa si le regalan algo o no.
Susana y Yoandris descubrieron al quitador de carteles de Alejo339. Susana asegura que en Camagüey no es la única ciudad donde pasan esas cosas. Yoandris se imaginó como padre dándole consejos a sus hijos para que no tire basura en la ciudad.
En este encuentro no hubo foto oficial pues en definitiva no fue una visita de etiqueta o algo por el estilo. “Todas esas cosas que hemos leído son situaciones que le han pasado que han vivido. Todas las anécdotas que hemos escuchado y lo que interiorizamos en las hojas que leímos: yo siento que son anécdotas que hoy en día se viven”, expresó Yaneya
Ahora mismo en sus memorias (en las extraíbles también) va la revista BlogosferaCuba. Prometieron ponerla en el servidor de la escuela para compartirla con los demás. Se llevaron las hojas sueltas que probablemente otros ojos lean. Mas, intuyo que lo más importante va en sus cerebros.

Revista Blogosfera Cuba no. 1 (+ Descarga)

Posted on

portada revista blogosfera cuba no. 1

… y aquí está, con un par de retrasos imperdonables, pero llena de amor señoras y señores. Llena de amor. Ojalá la disfruten como nosotros disfrutamos haciéndola. Crítiquen, opinen, y sobre todo lean y compartan. Curiosa coincidencia, cuando venía camino al trabajo, en un libro deliciosos de Norberto Codina sobre beisbol y cultura encontré este verso de Julián del Casal, que bien podía haber servido de exergo a este número: “tengo el impuro amor de las ciudades”. Con ustedes, Revista Blogosfera Cuba no. 1:

Revista Blogosfera Cuba no. 1

Aprovecho para decirles que pretendemos hacer una presentación offline la semana próxima, para que todos aquellos que no tienen acceso a Internet ni a una buena conexión y estén interesados en la revista la puedan tener. Todavía no está definida el lugar ni la fecha exacta pero lo haremos saber por acá. Ahora sí me voy, les dejo también el editorial con que abrimos la revista. Besos y abrazos.

Editorial Revista Blogosfera Cuba (no. 1)

“Estuvimos un rato hablando de ciudades, que es un tema favorito de Cué, con su idea de que la ciudad no fue creada por el hombre, sino todo lo contrario y comunicando esa suerte de nostalgia arqueológica con que habla de los edificios como si fueran seres humanos, donde las casas se construyen con una gran esperanza, en la novedad, una Navidad y luego crecen con la gente que las habita y decaen y finalmente son olvidadas o derruidas o se caen de viejas y en su lugar se levanta otro edificio que recomienza el ciclo”.

G. C. I.

La ciudad trampa, la ciudad refugio, la ciudad espejo. Buena parte de los cubanos –xx % si le hacemos caso a los datos que ofrece la Oficina Nacional de Estadísticas- vivimos en entornos urbanos, de mayor o menor dinámica según el aliento de los distintos lugares, pero marcados por el asfalto, los parques, los transportes automotores, las aglomeraciones de personas, el cine, las tiendas, el espíritu inconfundible de un lugar que no es el campo.

A la ciudad y sus múltiples configuraciones dedicamos este segundo número de la revista Blogosfera Cuba. Que no solo se queda en la ciudad como protagonista: también tenemos textos donde la ciudad es trasfondo, una conversación  en un parque sobre qué significa crecer en la ciudad, un espacio dedicado a las cintas amarillas, que podemos considerar sin dudas como la campaña que más ha sensibilizado al pueblo con el regreso de los Cinco Héroes; y un par de textos académicos sobre un proyecto de empoderamiento ciudadano a través de las tecnologías en un grupo de estudiantes universitarios y un análisis sobre qué se habló sobre los lineamientos desde los medios de comunicación y desde el público a través de los blogs. Cerramos este número con un texto del difunto blog Crónicas  Obscenas, una hermosa crónica sobre el misterio de la noche cuando se viaja en tren, o del misterio del tren cuando se viaja de noche, que aunque  no es lo mismo sigue siendo igual de bello   e indescifrable.

En estos largos meses hemos aprendido que el segundo paso es el más difícil y esperado de todos. Después de la gran acogida que tuvo en las redes el primer número enfrentábamos el reto de la continuidad, la permanencia. Y la verdad sea dicha hemos fallado. Naufragamos entre responsabilidades laborales y domésticas, entre falta de perseverancia y presión, y llegamos al año 2014 teniendo en las manos una publicación que debió salir en algún día del mes de noviembre del año anterior. Aún estamos afinando detalles en la confección de la revista, la (in)estabilidad del consejo editorial y la no existencia de una página web propia de la revista son algunos de los principales retos que a mediano plazo tenemos que resolver.

Pero en lugar de regodearnos en disculpas creemos más útil ponernos las pilas y sacar finalmente este número 1; esperamos que nuestra falla en los tiempos de entrega sea mínimamente compensada por sus contenidos. Porque, demoras aparte, ha sido una verdadera fiesta armar la revista. Estamos contentos con lo que entendemos como unicidad del número, con la calidad superior de los textos, con el balance territorial y temático obtenido. Podemos decir modestamente orgullosos que al leerla de una punta a otra se respira en su lectura un aire a revista de verdad, y nada nos complacería más que sus lectores sintieran lo mismo.

 

Fuente: El MicroWave.