Pico Turquino

Conversación con Rodolfo Romero del blog “Letra Joven”

Posted on

http://letrajoven.files.wordpress.com/2011/07/banner-partidor.jpg

Con Rodolfo hablamos sobre los contenidos de su blog, sobre el proyecto como comunidad de Blogosfera Cuba, sobre el bloqueo mediático a Cuba y hasta de una posible subida al Pico Turquino para el 2014.

Luisa Cuevas Raposo. ¿Cuando y para qué surge tu blog?

Rodolfo Romero. Empecé a publicar “letrajoven” hace un par de años y la idea era tener un espacio para escribir de las cosas que me pasaban, yo soy periodista, y quería compartir algunos artículos con las amistades en un espacio más informal, … y esas cosas las publicaba en el blog.
Empecé también a publicarle a algunas amistades que no tenían blog y querían publicar en internet y tuvo 2 ó 3 amigos colaboradores que de vez en cuando aparecen en las páginas del blog.
Y poco a poco fui conociendo a otros blogueros que había en Cuba. Para mi sorpresa en Cuba había un blog del año 2004, había un montón de gente joven haciendo blogs, sobre todo estudiantes de periodismo, de comunicación, periodistas también, estudiantes de la universidad de ingeniería de aquí de La Habana, y poco a poco a través de facebook y twitter empecé a conocer a esas personas.

LCR. ¿Así es como surge Blogosfera Cuba?

RR. Si, empezamos una especie de red informal y queríamos conocernos, así que en el año 2012 una bloguera de Holguin convocó a una escalada al Pico Turquino, para conocernos las caras porque solo nos leíamos, éramos amigos de leernos en el mundo virtual pero no nos conocíamos.
Empezamos a hacer encuentros en La Habana también entre blogueros, twitteros y esa red informal se fue consolidando. En mayo de este año un grupo de jóvenes tuvo la iniciativa y creó Blogosfera Cuba, y aprovechando uno de esos encuentros, de esa suerte de guerrilla porque nos reuníamos en partes de la geografía cubana difíciles de acceder, el Pico Turquino, la Sierra del Escambray, la Ciénaga de Zapata, ahora estuvimos en Topes de Collantes en el Escambray, y de alguna manera esos encuentros de guerrilla como les vinimos a decir, ya no eran solo reencuentros entre amigos sino también de discutir cosas de Blogosfera Cuba.
Hicimos un encuentro en el Centro Memorial Martin Luther King de aquí de La Habana donde la idea era discutir acerca de la blogosfera cubana, las tendencias, las limitantes, las dificultades, y en ese encuentro este grupo que había creado Blogosfera Cuba como un espacio, un soporte de una comunidad, lo llevó a ese grupo y entonces ahí ya éramos un grupo más numeroso, físicamente ahí fuimos 40, ya venían articulándose en la comunidad alrededor de 50 y decidimos conformarnos como comunidad.
Y a raíz de ahí estamos en lo que cualquier comunidad empezaría, adoptando normas de convivencia, posicionando los espacios en internet, … la primera propuesta fue una revista digital que ya la hicimos y queremos que circule en memorias flash para que llegue sobre todo al público que no se conecta en Cuba, a esas personas que no tienen internet, para que sepan lo que se está produciendo en los diferentes blogs que pertenecemos a esa comunidad.
Otro hecho importante fue conseguir un portal web y ahí le pedimos a nodo50 que nos alojara y la idea es también divulgar lo que están produciendo los blogs que forman esta comunidad.

LCR. ¿Entonces ahora cual es vuestro proyecto como comunidad?

RR. Estamos intentando organizarnos, algunos coordinadores, como comunicarnos mejor y hasta este momento lo mejor consolidado es el tema de la revista y estamos armando el portal.
En mi opinión, y hablo como un miembro más de la comunidad, creo que lo que persiguen tanto la revista como el sitio en internet, no es más que tener un espacio donde confluya todo lo que se está produciendo hoy en la blogosfera cubana que somos un grupo de jóvenes que lo que nos distingue son las ganas de contar y redescubrir Cuba de una manera joven, atractiva, diferente.
Defendiendo la soberanía cubana y las conquistas que hemos alcanzado, haciendo una crítica consciente del proceso revolucionario. Muchos de nosotros nos caracterizamos por criticar determinadas cosas, no solo de temas políticos sino de temas sociales, el de la infocomunicación en Cuba que nos preocupa bastante.
Y un espacio de crítica, crítica saludable, está llenando un espacio que a veces los medios de prensa, que son más conservadores, no lo cubren. La blogosfera es más fresca, más desafiante y también se distingue y de esta forma limitamos a esta otra parte que en el mundo se ha intentado vender como la blogosfera cubana que es todos estos blogueros, que por suerte son minoría, financiados desde el exterior y que algunos están haciendo una especie de subversión política, o se venden como los defensores de la libertad de prensa.
Nosotros en este grupo desconocemos ese tipo de actitudes porque nos parece que en cualquier país del mundo recibir dinero de un país extranjero para atentar contra un proyecto social no es ético y de alguna manera nosotros hacemos crítica pero una crítica consciente, una crítica constructiva, una crítica siendo parte del problema y queriendo ser parte de la solución también.
Es una cosa que nos distingue, no escribimos por escribir sino que tenemos soluciones y queremos formar parte de la construcción de una Cuba mejor.

LCR. Yo quería preguntarte precisamente esto, si sois conscientes de que fuera prácticamente lo único que se conoce de blogueros cubanos es Yoani y gente de este tipo.

RR. Si, sabemos, eso forma parte de la estrategia mediática que hay tejida en torno a Cuba, que invisibiliza los contenidos genuinos y nacionales y lo que potencia es este tipo de chicos-proveta inventados.
Son proyectos muy bien concebidos mediaticamente desde el exterior, y con la supremacía que tienen algunos medios internacionales, logran opacar el movimiento genuino que se está gestando en Cuba.
Por eso, yo pienso que Blogosfera Cuba puede ser un espacio, en la medida que logremos cohesionar el sitio, para que la gente en el mundo vea en este sitio, como confluyen un grupo de 160 (hasta ahora) blogueros cubanos que no somos ni Yoani Sánchez ni el resto de la gente que se ha intentado vender como la blogosfera legitimada.

LCR. ¿Y además hay más blogs que no están en Blogosfera Cuba?

RR. Si, como no, hay diferentes estudios pero se habla en Cuba de alrededor de 800 desde Cuba, pero creo que son alrededor de 3000 incluyendo los que están en Cuba y los que están fuera. Sé que Blogosfera Cuba somos una parte importante pero no somos toda la blogosfera.

LCR. ¿Conoces Cubainformación?

RR. Si, ellos estuvieron en La Habana, en el primer taller de medios y ahí tuvimos un intercambio. Estuvimos intercambiando en el evento y he visto algunas de las cosas que han publicado.

LCR. ¿Y cuando vais a subir al Turquino otra vez?, … para apuntarnos.

RR. En el 2014, aún no sabemos la fecha concreta, pero pueden venir.

 

Fuente: NODO50.

 

Anuncios

SER COMO EL CHE

Posted on Actualizado enn


 Por el Gu@jiro de Cienfuegos.

Acabado de llegar a mis manos, he devorado un artículo muy necesario en todos los tiempos y que nos puede enseñar mucho de nuestras raíces históricas y sobre todo de una figura que hoy está más vigente que nunca.

Me atrevo a revotar este escrito realizado por Milena Hernández del Centro de estudios Che Guevara, una de las voces más autorizada para hablar de nuestro Che, que ya anuncio seguir el tema.

Sería mi deseo satisfecho, sí  nuestros cibernautas, que tras exitoso ascenso al Pico Turquino, lo atesoraran en su memoria y recuerdo, para seguir como siempre en la batalla de difundir nuestra realidad revolucionaria.

 

Los dejo con el anunciado escrito.

 

Por Milena Hernández.

Centro de Estudios Che Guevara

El reloj marca las ocho de la mañana. Una gran multitud de niños y niñas se amontonan y forman según los grados para entonar a coro las notas del himno nacional. El grupo de 4to A realiza el matutino correspondiente a las efemérides del mes de junio. Con gran emoción cantan una canción dedicada a Antonio Maceo y a Ernesto Che Guevara. Antes de partir a las aulas una frase recorre el patio: Pioneros por el comunismo ¡Seremos como el Che! Horas después se les ve salir del recinto escolar. Despeinados, con la pañoleta al revés, la camisa por fuera y los tirantes de la saya enroscados vuelven a sus casas para terminar el día. ¿Cuántos de ellos se habrán preguntando en algún momento -incitados o espontáneamente-: qué significa ser como el Che?

Ernestico, el Pelao, Fúser, Ernesto, el Che, el Guerrillero Heroico. Aunque pocos lo saben todos ellos son parte de la historia del niño que una vez fue Ernesto Guevara de la Serna. Hijo de Celia de la Serna y de Ernesto Guevara Lynch nació en Rosario, Argentina, el 14 de junio de 1928. Una pequeña casita de madera construida por el padre en plena selva misionera fue el hogar de la joven familia. Años después comenzarían a cambiar de domicilio en busca de un ambiente propicio para la salud del pequeño, quien desde temprano comenzó a padecer asma. No fue esto sin embargo impedimento alguno para que rodeado de hermanos y amigos, su infancia se desarrollara entre juegos, deportes, mascotas, gustos y aficiones, en un contexto que particularizó la historia de su país y en general, del mundo entero.

La dedicación de sus padres y el empeño que mostraron en la educación de sus hijos se vio claramente reflejada en Ernesto. Estudia francés de la mano de su madre, ajedrez por medio de su padre, y pasa largas horas devorando los clásicos de Julio Verne, Emilio Salgari, Alejandro Dumas y Jack London. Más adelante, cuando apenas afloraban los primeros indicios de su adolescencia, lee Sigmund Freud, José Ingenieros, Platón, Aristóteles, Bacon, Russell. Es para ese entonces un joven al que el fútbol, la literatura, el estudio, los experimentos, la fotografía y los intereses más variados integran su rutina y sus más intensas jornadas en las que el humor inteligente y el sentido crítico de “lo cotidiano” dan paso a la investigación, la exploración, la búsqueda, los viajes.

Las provincias más pobres del norte argentino lo ven pasar en una bicicleta que se anuncia gracias a un motorcito marca Micron que le ha instalado; única compañía y testigo de los más de 4000 kilómetros que anduvo por sus carreteras, sus pueblos y sus hospitales. Un diario no recuperado en su totalidad narra los secretos y los más íntimos pensamientos de aquel que se sabe inconforme con lo que ve, y que presiente en su interior la inminencia de nuevos descubrimientos sociales. A la par se concentra en la profundización de sus lecturas, amplía unas libretas a las que titula Cuadernos Filosóficos y en ellos organiza nombres de filósofos, relaciona conceptos con escuelas de pensamiento, sintetiza la vida de algún que otro personaje histórico. En resumen: lee, estudia, amplía su universo cultural y con todo ello, junto a una mochila que tiene más libros que comida sale en busca de la realidad latinoamericana.

Los estudios de medicina que comenzara en Buenos Aires allá por el año 1947 habrán de esperar seis inolvidables meses. Durante ese tiempo él y su amigo Alberto Granado inician el año 52´ recorriendo el continente americano. Las vivencias que experimentara lo mismo en Chile, Perú, Colombia, Venezuela son garabateadas en un diario y reelaboradas en forma de crónicas narrativas en un texto que llamaría Notas de Viaje, y que revela -entre muchas otras cosas- los extraordinarios cambios que experimentara en su interior al conocer América por dentro. La amplitud de su formación cultural, cultivada con deleitación de artista, su capacidad para expresar lo vivido por medio de la literatura, la fotografía y la vivencia misma se entrecruzan por segunda vez al año siguiente. Se gradúa de médico en tiempo récord y en julio de 1953 inicia un nuevo y definitivo recorrido. En esta oportunidad lo acompañará Calica Ferrer, viejo amigo de la infancia.

Recorren Bolivia, Perú, Ecuador… Ernesto redefine su plan inicial de reencontrarse con Alberto en Venezuela y se orienta hacia Centroamérica. Visita junto a su nuevo acompañante Gualo García, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y finalmente Guatemala. En las páginas de su nuevo diario titulado Otra vez es posible advertir el impacto que el proceso revolucionario desarrollado en ese país provocara en el joven. Allí, al tiempo en que amplía sus estudios de Filosofía, en particular la teoría marxista, conoce a un grupo de cubanos exiliados asaltantes del Cuartel Moncada, en especial a Ñico López. Conoce a Hilda Gadea, exiliada peruana que sería su primera esposa y madre de su primera hija. Poco tiempo después viaja a México en compañía de quien sería su amigo y compañero Julio Roberto Cáceres Valle “El Patojo”, con quien comparte trabajo como fotógrafo en las calles.

Un alegre reencuentro marcaría el resto de los acontecimientos. En junio 1955, gracias a la acción de Ñico López conoce a Raúl Castro quien propiciaría el encuentro con Fidel días después de su llegada a la tierra de los mayas. Desde entonces y ya para siempre quedaría Ernesto, apodado cariñosamente por los cubanos como el Che, vinculado a la historia de la Revolución Cubana. Los sucesos acontecidos con posterioridad son tal vez más conocidos por nuestros niños y jóvenes: su incorporación a la expedición del Granma en su condición de médico, su participación directa como combatiente en la Sierra Maestra, sus acciones como Comandante al mando de la segunda columna que creara Fidel, la fundación del periódico El Cubano Libre y de Radio Rebelde entre muchas otras acciones. Es así que con frecuencia encontramos al Che Guevara y a Camilo Cienfuegos en la memoria colectiva de nuestro pueblo asociados con la invasión a occidente al mando de las columnas 8 y 2 respectivamente. En ese sentido es quizás la ofensiva de Las Villas y la histórica batalla de Santa Clara la gesta más conocida y más admirada de Ernesto Che Guevara por nuestros escolares.

Sin embargo, mucho más hay en la vida, en la obra y en el pensamiento de tan especial ser humano, cuya formación no culmina en enero del 59` sino que se extiende de formas inusitadas a los más disímiles lugares, con las más diversas responsabilidades, con las más increíbles muestras de amor, de esperanza y de fe en el porvenir. Comienza así una etapa sumamente enriquecedora para el pueblo de Cuba entero. Para el Che Guevara serían los años venideros una auténtica escuela revolucionaria en las que su preparación política y su formación filosófica se unirían a su humanismo militante, su antiimperialismo, su anticolonialismo y su latinoamericanismo, en el tremendísimo esfuerzo que realizara para construir -de la mano de Marx, Engels, Lenin, Fidel, Martí- el período de transición en un país que marcaba un antes y un después en los procesos de liberación en el continente americano.

En sólo seis años Che asume una gran multiplicidad de tareas de gran impacto nacional e internacional. Es nombrado Jefe Militar en la zona de La Cabaña en la Habana, le otorgan la ciudadanía cubana por nacimiento en reconocimiento a sus méritos, funda la revista Verde Olivo, realiza disímiles misiones representando a nuestro país en el exterior, ocupa el frente del Departamento de Industrialización del Instituto de la Reforma Agraria (INRA), es nombrado presidente del Banco Nacional de Cuba y presidente del recién creado Ministerio de Industrias. En medio de tanto trabajo y dedicación encontró siempre un espacio para la lectura, el debate, la reflexión crítica. Publica en esos años un sin número de artículos y algunos libros, inicia las jornadas de trabajo voluntario en el país, impulsa con su ejemplo las enseñanzas más profundas de la teoría marxista e introduce al (auto) análisis constante de su quehacer revolucionario a escala global una filosofía que se apellida praxis.

Como en una secuencia fílmica de esos inolvidables años, en junio del propio 59 se casa con la combatiente Aleida March. Nacerían de esa unión cuatro hijos: Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto.

En abril de 1965 se dispone a cumplir nuevamente su misión como revolucionario al servicio de los pueblos del mundo. Parte hacia el Congo belga con el objetivo de fortalecer el Movimiento de Liberación allí presente. Al no lograrse el propósito, luego de permanecer oculto unos meses en Tanzania y Praga -donde aprovecha para estudiar y analizar la experiencia congolesa en su totalidad- Che regresa clandestinamente a Cuba.

Se prepara en una zona de Pinar del Rio con un reducido grupo de combatientes para continuar su proyecto de liberación continental en Bolivia. La gesta culmina de manera fatal por motivos varios. El 8 de octubre de 1967 libra el Che su último combate en una zona conocida como la Quebrada del Yuro. Al día siguiente es asesinado en una escuelita del poblado de La Higuera y enterrado en una fosa común. Treinta años después, un 28 de junio de 1997 especialistas cubanos y argentinos, con el apoyo de las autoridades bolivianas, encuentran sus restos junto a otros compañeros enterrados en Valle Grande.

A la luz del presente, de esto que pudiera llamarse fríamente “historia”, se desprenden no pocas lecciones susceptibles de ser objeto de estudio en cualquier ciclo y/o nivel de enseñanza. Sin embargo, la mejor de todas -si se quiere- tendría lugar allí donde el compromiso y el apego a la verdad se adhieren al rescate del pensamiento y de la acción profundamente altruista de Che Guevara, allí donde los sueños se convierten en realidad de la mano de quien se entregara plenamente por el bien de la humanidad toda. Con todo ello, ser como el Che resultaría palpable desde su comprensión integral, desde el todo y no simplemente desde una de sus partes, desde el proceso y no desde el resultado, desde lo colectivo y no simplemente desde lo individual, desde lo que nos identifica y también desde lo que nos diferencia, desde el sentido y no desde la consigna, desde lo asumido y no desde lo asignado.

El ser consecuente, el amor al otro, la confianza en el hombre, la responsabilidad frente al estudio y al trabajo, la crítica como elemento consustancial al ejercicio revolucionario, la solidaridad sencilla y cotidiana, el internacionalismo profundamente voluntario y el «ser capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo» es el homenaje más auténtico que se le pudiera hacer a Ernesto Guevara de la Serna en el ejemplo y en la voluntad férrea que significa el enunciar generación tras generación el famoso lema de nuestros pioneros.

Que sean escolares sencillos diría el Apóstol en sus Versos, depende en buena medida de lo que como pueblo seamos capaces de inculcarles. La admiración, pero también la posibilidad de ser uno mismo al tiempo en que asumimos, producimos, recreamos, enseñamos lo más valioso de nuestra identidad como cubanos a través de los valores que nos legaran la vida y la obra de nuestro querido Guerrillero Heroico, también Ernestico, el Pelao, Fúser, Ernesto, el Che, más que una necesidad es una obligación moral de todos los que creemos que un mundo mejor será posible siempre que dotemos de sentido y llevemos en el corazón a hombres que como el Che Guevara lo dieron todo por el porvenir de nuestra América.

 

Gu@jiro de Cienfuegos / @: guajiro100fuego@gmail.com

Al Pico Turquino por los Cinco, por Cuba, para juntar y amar

Posted on


Esta no puede ser una declaración, después del esfuerzo de todo el trayecto hablar de declaraciones, más allá del brutal cansancio que sentimos, sería mentirnos a cada uno de nosotros. ¿Por qué estamos aquí? ¿Por qué venir de tan lejos, dando estas sacudidas a nuestros flacos bolsillos y a contrapelo del transporte en verano; simplemente para retarnos, para subir, quizá por primera vez, al punto más alto de Cuba? Los que ya han vivido la experiencia no es eso lo que buscan, pero ¿qué buscan?

Me gusta creer que cada quien vino con sus motivaciones personales. Nosotros, los del periódico holguinero, pensamos en los 50 años de una publicación que no vimos nacer, pero que hemos aprendido a querer desde que comenzamos a formar parte de ella y que nos reta todos los días. Cada quien trajo hasta esta cima sus realidades, sus sueños, sus fantasmas; pero igualmente todos vinimos también para encontrarnos, para juntar y amar, como decía Martí.

“Escasos, comos los montes, son los hombres que saben mirar desde ellos, y sienten con entrañas de nación, o de Humanidad”, también dijo ese gigante que con solo 16 años entendió que el que lleva luz se queda solo, porque es más cómodo vivir bien en la paja caliente y con la avena que da el amo. Los que aquí vinimos, tenemos voces diferentes, pensamientos diferentes, pero estamos unidos por el deseo de hacer cada día mejor a esta islita que se reveló contra la paja caliente y la avena, y escogió la estrella que ilumina y mata.

No es fácil construir una Cuba mejor, no solo por las ambiciones que pesan sobre ella, las mentiras bien pagadas o las complejidades de un mundo que se fracciona todos los días más. Es difícil, sobro todo, porque cada vez son más los que renuncian a sentir con entrañas de nación para buscar el sueño personal, los que miran hacia otro lado o los que renuncian a decir la verdad. Y creo que por eso estamos aquí, porque a veces los buenos también necesitan saber que no están solos, que somos muchos los que persistimos en construir la utopía de una sociedad en la que el hombre piense en sus semejantes como sus hermanos, más allá de las diferencias. Vinimos para estrechar la mano del amigo, ese al que descubrimos tan cercano a través de las redes, pero cuyo abrazo no sentiremos jamás mediante códigos. Y porque sabemos que juntos somos más fuertes: más fuertes para seguir luchando por Cuba, por cualquier hombre en el mundo, por cualquier casa.

Esta no puede ser una declaración, en todo caso un mensaje de amor, de amistad, un puente para unirnos también por cinco hombres que por sentir con entrañas de Humanidad, renunciaron a su propia vida para defender la nuestra, la de muchos. Las declaraciones tienen otro lenguaje, otra naturaleza, pero si una declaración necesitáramos hacer desde este sitio de Cuba, es la de no descansar hasta que René González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, estén de nuevo en su Isla, con su familia.

Llegar hasta aquí ha sido difícil no solo por la subida escarpada y por los kilómetros que aún nos faltan de regreso. El camino ha tenido otros escollos y personas que han quedado con el corazón anhelante en alguna parte de la travesía. Con todos ellos hacemos también esta profesión de fe, este compromiso: continuaremos uniendo, juntando; seguiremos yendo contra la corriente y sembraremos solidaridad donde otros planten egoísmo, gritaremos Cuba allí donde traten de silenciarla y seguiremos defendiendo la verdad, esa que se pinta de gris, verde, rojo y violeta; y no solo de blanco y de negro como algunos piensan.

Y aunque esto no es una declaración, permítanme desde lo más alto de nuestro país, desde este Pico Turquino que nos ha hermanado para siempre, invitarlos a una promesa, la de abrazarnos nuevamente, el día que los Cinco estén de vuelta. Aquí dejo abierta la trinchera y pongo a disposición de ustedes mi blog, que es mi modesta arma.

(Tomado de Espacio Libre)

Turquino en cuenta regresiva

Posted on


La cuenta regresiva para el viaje al Pico Turquino comenzó a caminar. Apenas nos faltan 8 días para irnos hacia la base de campismo Río La Mula.Ya presenté a los orientales de esta gran aventura, pero desde allá hasta acá hemos tenido bajas y altas, por lo que debo introducir a dos nuevos amigos.

A la guantanamera Arlín también el trabajo por el 26 de julio la ha absorbido. Por si fuera poco, los colegas del semanario Venceremos están igualmente de 50 aniversario, así es que a pesar de su embullo, el viaje al punto más alto de nuestra geografía queda postergado para ella. Se unen sin embargo dos muchachos: Yasel Toledo, estudiante de tercer año de Periodismo, colaborador de La Joven Cuba y bloguero; el otro es Sergio Torralbas, estudiante de quinto año de medicina y quien se encargará de la salud de todo el equipo, para los que están preocupados por nuestra integridad física. Yo confío en él, así es que espero que todos los demás lo hagan.

Y ahora sí hablo de los del centro de la Isla. María de los Ángeles Romero es de Sancti Spíritus, para los que no se familiarizan con el nombre les cuento que ella es @maryjc1609 en twitter y su blog esFomento en vivo. Aún no la conozco del todo, pero ya me admiran su seriedad, independencia y constancia. A ella le agradecemos la presencia de Yumey, una colega de la radio espirituana. Giselle Morales, la dueña de Cuba profunda, no podrá hacer el viaje con nostros.

Lamentamos también la ausencia de Leydi Torres y sus Botellas al mar; ha sido una de las principales entusiastas de este viaje desde sus inicios, hasta la nombramos jefa de cabaña, pero al parecer esta vez no será.

En Matanzas los chicos de La Joven Cuba nos tienen en ascuas. Claro, como ahora son millonarios (en visitas a su blog, no vaya a ser que Yoani Sánchez se alarme y piense que alguien le ha quitado alguno de los premios que le tocan en la asignación de este año), quizá piensen que demorarse en confirmar les da más prestancia. Para ser justa el problema es que se termina el curso enla Universidadde Matanzas y además los pasajes para esta zona del país se complican mucho en tiempo de vacaciones. Vamos a esperar a que nos den la sorpresa Harold y Roberto y el 11 aparezcan en Santiago junto a Betsy Benítez y su guitarra, para hablar de cocodrilos y quién sabe si de un viaje a Playa Girón.

 

(Tomado de Espacio Libre)

Veranito en el Turquino – @twitturquino

Posted on


Ya comienza el veranito y al menos en Holguín no se anda con chiquitas: el calor es casi insoportable o quizá sería mejor decir que es cómplice, así cada quién se ve obligado a escoger el río, la piscina o la playa. A mí julio y agosto me verán trabajando, aunque tengo mi pedacito de playa, de río y de verano, reservado con buenos amigos que ahora me tienen corriendo de un lado a otro, bueno, nos traen corriendo, pero el resultado valdrá la pena.

Les cuento: el 14 de julio subiré el Pico Turquino. Me perdonan si en algún momento confesé aquí mismo y en voz alta, que no subiría nunca más. No es que la experiencia haya sido mala, nada de eso, es que la loma se las trae, como dice uno de los que me acompañarán en la aventura. Ya se los presento.

Dianet es uno de los puntales de este viaje. A pesar de todas sus responsabilidades en el ¡ahora!, un periódico al que le celebraremos el 50 aniversario desde la mayor elevación de Cuba, ha sabido con su paciencia y su dulzura, dar orientación a los desorientados; y hay muchos cuando se trata de reunir a blogueros, twiteros y facebuceros de todo el país.

Holguinera desde la raíz, hoy no paraba de celebrar, junto a Aracelys, el poder entrar a las respectivas administraciones de sus blogs en wordpress, después de la enemistad entre esta plataforma y mozilla. Cuba en letras, el espacio de Di en la red y Holguineros, el de Chely, como le decimos a Aracelys, son visiones diferentes de una misma realidad, la primera más lírica, la segunda más antropológica; así de diversas son las bitácoras cuyos dueños participan en esta excursión.

De Holguín son también Elizabeth, @BellCub@, con su alegría a prueba de huracanes, y nuestros informáticos y facebuceros Johnny y Héctor. Todos son novatos en esto de subir lomas y hermanar hombres y aunque hay quien ha tratado de atemorizarlos, ninguno se ha dejado desalentar;  desde el comando central de nuestra ciudad de los parques contribuyen a mantener el contacto con el resto de los amigos, a los que en su mayoría solo conocen a través de las redes.

De aquí voy a saltar a Santiago, para presentarles a la tropa de la tierra caliente. Al Pico Turquino se asciende por Granma y por Santiago de Cuba, hasta allá iremos nosotros. Pero de cómo es el ascenso y de estos nuevos muchachos, les cuento en el próximo post.

Nota:

Escribí dos cosas sobre mi viaje anterior, aquí están: Despedida yConozca a Cuba primero, pero…

(Tomado de Espacio Libre)