moneda nacional

La nueva columna de Granma…

Posted on

periodico_granma_cuba

En la página 2 del periódico Granma de vez en cuando aparece sin nombre lo que yo he nombrado “la columnita de la foto”, porque se publican en ella denuncias sociales de bajo perfil acompañadas siempre por una fotografía.

La función de la columnita consiste en andar por ahí, cámara en mano, culpando al ciudadano común de la cagazón y los basureros que hay en las calles, de los accidentes de tránsito, de la trabada circulación del menudo en Moneda Nacional (MN) y de otras “indisciplinas sociales”. Sin lugar a dudas el ciudadano obra mal cuando tira un saco de escombros en una esquina de la ciudad, o cuando se montan tres en una karpaty ruidoso, o cuando le estafa 20 centavos MN del vuelto a un semejante… pero sépase también que esos asuntos siempre van más allá, y que la culpa, en todos los casos, tiene raíces profundas.

La columna no se mete— ¡léase en términos mayores!—con la empresa de Comunales que deben garantizar un eficiente sistema de recogida de desechos y no lo hace, aunque en la edición de hoy, para variar, le tiraron un giño a la chapucería con que trabajan*…—, ni se mete con la falta de atractivas campañas de bien público en los medios de comunicación en lo que pudiera concernir a la educación vial, ni con la devaluación del salario real del obrero, que provoca que el menudo MN tenga solo una función decorativa y rompedora de billeteras baratas marca Thaba

Por supuesto que como este blog no tiene acceso a estadísticas de accidentes de tránsito, no puede aportar argumentos sobre si en realidad ellos ocurren más por borrachos irresponsables o por deficiencias de la infraestructura vial y/o el estado deprimido del trasporte urbano que no levanta cabeza con ninguna inyección disponible.

Las pocas veces que la prensa saca a una empresa estatal de culpable, no suele retratar al director ni mucho menos plantarle un pie de foto debajo, cuestionando la responsabilidad personal del sujeto o sus maneras y educación formal en el trato con sus subordinados… Y además siempre hay más paños tibios que en un hospital del siglo XVII, que buscan “aflojar la cosa” para que pase el filtro de aprobación. Casi siempre esta culpa resbala y se trasfiere hacia un barco que no llega de alguna parte, o hacia otra empresa que no recoge o no manda lo que tiene que recoger o mandar, y que como no es objeto del reportaje en cuestión se queda para otro…que nunca llega. Otras veces, cuando se quiere salir rápido del problema, la culpa es del bloqueo.

Y entonces entiendo al fin aquel verso de Silvio Rodríguez en el que anunciaba que “dirán que la gente es mala y no merece”. Porque otra vez aparece la gente como indisciplinada y culpable de situaciones que ciertamente le involucran, pero solo en parte.

No creo que la denuncia de indisciplinas sociales esté mal, pero la denuncia exclusiva de indisciplinas sociales sí lo está, en tanto significa una sola cara de la moneda, y demuestra que las ganas de entrarle a ese plato fuerte del periodismo que es la denuncia social son tan grandes que el periodista se la coge con lo primero que se les deja. Al menos de vez en cuando la prensa debería alternar, digo yo, el huevo frito con alguna fibra…

Granma debería hacer uso de su gran capacidad y osadía para denunciar cosas mal hechas en función de colar alguno de sus sagaces reporteros en ETECSA, y ver qué se comenta allí a nivel de pasillo sobre los precios y la calidad de los servicios, o infiltrar a otro en un Ministerio cualquiera para luego sacar una serie de reportajes sobre la corrupción y la vida de la clase alta en Cuba.

También podría emplazar a sus fotógrafos en algunos puntos de las noches habaneras para que fotografíen a los policías que reciben dinero de las jineteras, o les cambian impunidad por sexo, con lo cual aportarían no solo al bien social sino también al atractivo del periodismo cubano.

Mientras el diario siga perdiéndose en la curvita de las denuncias de bajo perfil, la gente seguirá abriéndolo solo para leer la sección Hilo Directo… y saltándose la parte de “Cuba en el Mundo”…

*La chapucería está en la identificación de los contenedores de basura, la cual corre a cargo de un simple trabajador que, para cumplir, debe resolver ese asunto con lo primero que tenga a mano.

Fuente: Alejo 3399.

MN tiene pesadillas

Posted on

 

Tomado del blog: Los otros ojos de Eva

MN se volvió una chica retraída en los 90. No soportó la crisis. No comprendió el derrumbe. Le fue espinoso digerir el escenario: los productos que invadieron el mercado y la nueva moneda. Cuanto fue, se deshizo ante las necesidades de la gente. Anda triste desde entonces. Ha sido incapaz de recuperar su autoestima. Se debate entre preguntas, a veces, inexistentes.

Demacró el aspecto. Se acostumbró demasiado a ser la piltrafa, la responsable del mal servicio y de las peores ofertas. La etiquetaron, para siempre, en el lado de lo inservible. Y así arrastró la dependencia a través de los años, convirtiéndose, cada vez más, en un fantasma de sí misma, en una negación que no terminará nunca.

Hubo épocas en las que hablaron de la unificación, y se le vio más contenta, pero nada fructificó. Lo más triste para MN fue aceptar que ella sola no podía sostener la economía del país; lo más decadente: ceder el terreno a una rival 25 veces más poderosa. Pero, ¿qué podía hacer? Hoy, no solo la atormenta esa derrota, sino el estado paupérrimo al que condenaron todo producto, o instalación, donde se consuma con ella.

MN tiene pesadillas en las cuales la invade un ejército de CUC, y junto con ella, la tienen decenas de cubanos que como yo, ni siquiera hemos pensado en resistir el ataque. Perdimos la batalla hace mucho tiempo, desde el momento en que se marcaron las diferencias y se definieron lo extremos. No estoy hablando solo de la calidad de las ofertas que por razones obvias no pueden ser iguales, sino del entorno —o las circunstancias— cada vez más abismales entre ambas monedas.

  ¿Acaso es norma escrita, en algún sitio que desconozco, la apatía que caracteriza a casi la totalidad de los locales estatales donde se comercializa con la moneda nacional? ¿MN tiene adherida por defecto la condición del mal gusto, mala higiene, productos que se rompen antes del mes de uso? ¿Las desatenciones, el poco ánimo durante el servicio, el déficit y la baja calidad, son también parte del convoyado?

No hay comparaciones viables. Creo, tampoco, explicaciones que justifiquen tales desatinos o el por qué están hoy tan arraigados. Que se convirtiera en patrón una MN desaliñada, no significa que haya que aceptarlo. Se pueden tener pocos recursos pero ello no acredita la desazón.

MN piensa, cada vez más frecuente, en suicidarse. Tiene, debajo del colchón, una soga, y toma café, mucho, para no dormir. MN se mira frente al espejo y solo descubre arrugas. MN se coloca las manos en la cabeza y escribe en un diario que guarda sobre el mantel de la cocina; MN redacta historias sin puntos finales.

La vista de MN se pierde entre las moscas de las mesas y las ofertas descuidadas, luego se arranca una pestaña, pide un deseo y se imagina entre la pulcritud de las cafeterías de los hoteles.

La Moneda Nacional tiene pesadillas en forma de CUC. Constantemente.

¿Qué sucede cuando oferta y demanda no se acoplan como un reloj?

Posted on

El desabastecimiento ha provocado acciones especulativas

El desabastecimiento ha provocado acciones especulativas

Un reportaje publicado hoy por el semanarioTrabajadores asegura que la escasez de frazadas de piso en las tiendas del país podría terminar con la llegada desde julio último de 16 contenedores y el incremento previsto en el ritmo mensual de entrada para completar 65 de ellos en febrero venidero, con un total de 8 millones de unidades.

Hasta el momento los arribos suman unos 2 millones de frazadas con destino a su venta a la población en moneda nacional y, de concretarse lo concebido, el mercado deberá estabilizarse -presumiblemente- en octubre próximo, indicó Pilar Fernández González-Pardo, jefa del Grupo de Ventas Minoristas de Productos No Alimenticios del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN)

Tales cifras corresponden a las importaciones contratadas por el MINCINpara este año, las que por diversos motivos solo comenzaron a llegar a puerto cubano a partir de julio y, por tanto, contribuyeron al actual desabastecimiento en las unidades de venta minorista.

Razones de la escasez

En entrevista con funcionarios del citado organismo el periódico pudo conocer algunas de las razones que explican por qué en el primer semestre no hubo entrada de frazadas importadas al país.

“Entre 2008 y 2010 el MINCIN importó con destino a la población alrededor de 25 millones 300 mil frazadas, que terminaron de entrar en noviembre de ese último año y nos dio una favorable cobertura para el siguiente -informó Alfredo Cruz Díaz, director de Comimport, la Empresa Importadora para el Comercio Interior.

Señaló que para conveniar los contratos de 2012 su entidad salió al mercado mundial en enero último -en años anteriores lo hacían desde septiembre anterior-. “Nosotros recibimos las solicitudes en ese mes inicial; la primera parte del dinero nos llegó el primero de febrero y la carta de crédito se hizo el 13 de marzo”, dijo.

“A pesar de ello previmos que el primer envío llegara en junio, pero el proveedor incumplió en el término y el arribo se produjo en julio, por lo que hicimos la reclamación correspondiente”, agregó.

Siuris García Alonso, jefa del Grupo de Comercio Mayorista, reiteró que la decisión de no importar en el 2011 se debió a que el organismo tenía suficiente inventario de frazadas. “Solo planificamos la entrega de un millón 500 mil unidades por parte de la industria ligera, que al final incumplió en casi 700 mil, un déficit que acumulado en los meses finales impidió iniciar el 2012 con alguna cobertura”, añadió la funcionaria.

Aunque en lo que va de año la Unión Textil de la Industria Ligera entregó al MINCIN lo planificado -unas 800 mil unidades- las razones expuestas determinan el importante desabastecimiento en las tiendas de venta minorista en moneda nacional. A ello tampoco escapan las unidades que comercializan en CUC.

El país consume cada año alrededor de 30 millones de frazadas y la industria nacional solo tiene capacidad para producir 7,3 millones. El resto se importa, acción en la que el MINCIN es esencial.

Funcionarios del MINCIN indicaron que ese no es un producto balanceado, por lo que cada organismo planifica según su mercado. “No previmos nuestra importación de este año para que los arribos comenzaran a inicios del 2012″, aseguraron.

El asunto, de la mayor importancia, parece quedar resuelto a partir de que ya el MINCIN evaluó la demanda con el resto de las entidades para la presentación del plan para el año 2013.

Varios fenómenos coincidieron: las gestiones de importación del MINCIN comenzaron con varios meses de atraso respecto a años anteriores; TRD no las tenía planificadas y CIMEX contrató una cantidad pequeña; no había cobertura almacenada en el MINCIN para iniciar el 2012 y la industria nacional puede destinar para la población apenas 4,3 millones de unidades. Son razones de peso que, unidas, condicionaron la actual escasez.

(Con información de Trabajadores/Gabino Manguela)