las urnas

El Fidel que vi

Posted on

web@radiorebelde.icrt.cu / Ana Teresa Badía Valdés 

Sin prisas, Fidel prosigue. Mira e insiste en lo necesario de un buen periodismo hoy.

“Yo diría que la responsabilidad de ustedes es mayor que la que ustedes se imaginan. Ustedes son los que divulgan. ¿Tú has visto las campañas que hacen contra Chávez en Venezuela? Una cosa horrible. El periodista tiene que estudiar, no le estoy haciendo una crítica a nadie, les estoy diciendo una verdad. Aquí tenemos muy buenos periodistas, aquí el periodismo no es un negocio”.

Fidel Castro conversa con los periodistas tras ejercer su voto. 3 de febrero de 2013 A la derecha la periodista de Radio Rebelde, Ana Teresa Badía. Foto: Ismael Francisco
Fidel Castro conversa con los periodistas tras ejercer su voto. 3 de febrero de 2013. A la derecha la periodista de Radio Rebelde, Ana Teresa Badía. Foto: Ismael Francisco.

Eran pasadas las cinco de la tarde cuando el líder de la Revolución Fidel Castro llegó al Colegio electoral 1 de la circunscripción 13 del capitalino municipio de Plaza de la Revolución. Con andar pausado y siempre una sonrisa, tomó las boletas, las llevó a las urnas y saludó cariñosamente a los niños que las cuidaban.

Luego, por más de una hora conversó con la prensa.

Aquí abundan las mujeres periodistas”, ríe y hace historia. “Hoy a mí me recuerda mucho (…) dediqué bastante tiempo a lo electoral, a la idea del voto unido, pero yo me alegro mucho porque a pesar de las tonterías que escriben muchos, éstas son elecciones de verdad, en las que los candidatos son elegidos. ¿Cuántos votan en Estados Unidos ese democratísimo país?, ni el 50 por ciento”.

Y entre las fotos y el diálogo enseguida sobrevino la pregunta ¿cómo está Chávez?

“De Chávez las noticias son buenas (…) Él ha tenido que hacer un esfuerzo, un sacrificio grande, fue una operación complicada, y una tarea difícil. Y el pueblo le respondió, y no solo es cuestión de consignas. Chávez es una de las personas que más ha hecho por la libertad, por la unión. Bueno, primero Bolívar. Tú analizas y ves que en Bolívar y Martí, como dijo Raúl, había una hermandad tremenda. Por eso tiene importancia la reunión de la CELAC, es muy buena. Un paso de avance”.

Sin prisas, Fidel prosigue. Mira e insiste en lo necesario de un buen periodismo hoy.

“Yo diría que la responsabilidad de ustedes es mayor que la que ustedes se imaginan. Ustedes son los que divulgan. ¿Tú has visto las campañas que hacen contra Chávez en Venezuela? Una cosa horrible. El periodista tiene que estudiar, no le estoy haciendo una crítica a nadie, les estoy diciendo una verdad. Aquí tenemos muy buenos periodistas, aquí el periodismo no es un negocio”.

Confiesa entonces que le dedica mucho tiempo a informarse.

“Yo tengo que estar haciendo siempre algo (…) Veo bastante noticias por televisión sobre todo las políticas y las científicas, que es a lo que más tiempo le dedico. Y también leo, puedo leer hasta una letra chiquita, con cierto trabajo, pero leo. Y presto atención a las noticias, las de la ciencia me impresionan porque está avanzando a un ritmo que nunca avanzó.

Un dato que yo siempre uso: la población mundial. Se tardó todo el tiempo hasta 1800 en llegar a mil millones; un siglo después, más o menos dos mil millones; treinta años después, tres mil; cuarenta años después, siete mil. ¿Qué va a pasar dentro de 50 años? ¿Lo conoce la gente?

Uno quisiera que los periodistas estudiaran más, en general, hoy es muy difícil cualquier profesión pero estar informados es importante. A mí me sirve muchas veces estudiar errores porque es lo que pienso, y cualquier tema de esos tienen una importancia tremenda que algunos ignoran”. 

Si en el mundo la gente estuviera más informada, sería más modesta, enfatiza Fidel.

“También uno se pone a pensar mucho porque tiene tiempo, y cuando está en la vida diaria no tiene tiempo”.

Dure lo que dure nuestra especie hay que luchar para que sea un poco mejor, insiste. “¿Se podrá evitar una guerra?

¿Cuántos peligros hay?”, en un mundo en el cual “los instintos y los egoísmos prevalecen”. Por eso es casi obligado el “contribuir siempre lo más posible a la unidad, al razonamiento. Siempre estaré contra la autosuficiencia”

.
Alguien le recuerda la proximidad del aniversario de Radio Rebelde, fundada en 1958 en la Sierra Maestra. Entonces rememora:

“y como la buscaban los aviones. Déjame decirte que hoy no se podría tener porque basta un radio encendido y le mandan una bomba derechita y se acabó. Así que hay que inventar cómo tener Radio Rebelde ahora, van a tener que tener un automático. Hoy se hacen equipitos que llegan lejísimo ya no solo con la voz, sino que esos aparaticos tienen televisión, y hay gente que los ven y pueden poner las imágenes en todo momento. Una felicitación muy calurosa, y alegrándonos de que haya cumplido tantos años.”


“Se es revolucionario cuando tú mejoras constantemente el espíritu de hacer cada vez mejor las cosas”, dice Fidel con mirada certera al tiempo que confiesa sentir envidia de los jóvenes.

Antes de marchase del lugar, quiso dar gracias a los cubanos,

“hay que decir el pueblo es todo, sin el pueblo nada, sin el pueblo no habría revolución”.

Y allí en las afueras del Colegio electoral, estaba un pueblo esperándolo para reencontrarse con el Fidel de siempre.

Fidel Castro Ruz  el 3 de febrero de 2013. Foto: Ismael Francisco.
Fidel Castro Ruz  el 3 de febrero de 2013. Foto: Ismael Francisco.

 

 (Tomado del Blog Mediacrusis)

 

Elecciones en Cuba, un contraste.

Posted on

Por el Gu@jiro de Cienfuegos.

 

Muy temprano asistir a votar a mi colegio electoral, quería ser el primero pero al llegar me di cuenta era como el décimo, ya que a esa hora habían ciudadanos esperando para ejercer el derecho al sufragio.

 

Cuando concluí la votación, comencé a pensar, y de ahí esta reflexión, que quisiera compartir con ustedes.

 

¿Por qué las elecciones en nuestra patria no son perfectas?, y me respondí que probablemente se debiera a:

 

•             Las urnas son custodiadas por niños y jóvenes adolescentes que celosamente con entereza y disciplina las custodian y no gendarmes armados hasta los dientes.

•             Los Diputados y Delegados a la Asamblea Nacional y Provinciales respectivamente, no eran de diferentes partidos, sino de uno solo: el pueblo.

•             En Cuba votan más de ocho millones de personas (somos 11 millones), y no aquellos escogidos dentro de un sistema electoral poco entendible, donde en realidad el voto popular no cuenta.

•             Los elegidos por el pueblo son personas comprometidas con el quehacer cotidiano de su país, y no para ganarse prebendas personales.

•             Los gastos públicos para las elecciones son modestos y no multimillonarios  que salen de los impuestos que paga la  población.

•             Los Diputados y Delegados electos no hacen campaña electoral vacía, porque representan a los electores que le escogieron para que les representaran.

•             Los diputados a la Asamblea Nacional no van a fajarse por intereses personales, regionales o lo que le llene el bolsillo en un futuro, sino que van a discutir para perfeccionar nuestro sistema social.

•             Ningún ente internacional “acompaña” nuestras elecciones. A veces los “acompañantes” no los dejan realizar esa misma misión en sus propios países.

 

Si en otros países, las elecciones son cuidadas por gendarmes armados hasta los dientes; donde participan en ocasiones más de diez partidos, a sabiendas que solamente dos serán los que se disputaran el poder; no votan de forma transparente todos los que tienen derecho al voto; la postulación es para ganarse prebendas personales e influencia; los gastos son multimillonarios; los elegidos no representan los intereses genuinos del pueblo y no se va al Parlamento para perfeccionar la gestión gubernamental en su conjunto; personas ajenas a nuestras realidades “fiscalizan” la soberanía de la nación . ¿De qué democracia se está hablando?

 

Entonces me dije, déjennos a nosotros con nuestra democracia, que perfectible, es la nuestra.

 

 

Exclusivo para KOKACUB@ por el Gu@jiro de Cienfuegos.