hugo chávez

Llevamos 200 años inoculando cánceres en el laboratorio”

Posted on

Por: Pascual Serrano

  “Llevamos 200 años inoculando cánceres en el laboratorio”  Hasta prestigiosos especialistas en oncología han destacado la “epidemia” de cáncer entre presidentes latinoamericanos de izquierda. “Llama mucho la atención que, justo cuando Estados Unidos está perdiendo la batalla por el control de Sudamérica, hayan aparecido en poco tiempo cinco casos de presidentes, ninguno afín, con cáncer. Uno se pregunta, ¿aquí que pasa?”, afirma el doctor Carlos Cardona, médico especialista en oncología molecular, que ha estado 16 años investigando el cáncer en universidades tan prestigiosas como Cambridge y Birmingham, en Inglaterra, o en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle, donde hicieron el trasplante de médula ósea al tenor José Carreras.

En unas declaraciones al diario ABC Cardona afirma que “al contrario de lo que piensa mucha gente, técnicamente es posible que el cáncer que terminó con la vida de Hugo Chávez fuera inoculado con la intención de asesinarle” (ABC, 15-3-2013). Si bien los oncólogos clínicos tienen dudas al respecto, Cardona señala que los oncólogos moleculares llevan 200 años inoculando cánceres en animales en el laboratorio para experimentar. “Yo lo he hecho miles de veces y sé que es posible. Tan solo hace falta una inyección puesta en cualquier parte del cuerpo cuyo contenido llegue a la sangre”, afirma. Una de las formas -señala- sería “inyectar líneas celulares de un tumor que conoces previamente, incluso de pacientes que murieron hace 50 años; a través de un oncovirus, es decir, un virus que tú has preparado y que lleva los genes de tumores supresores que se introducen en las células y producen el cáncer, o inyectando directamente carcinógenos químicos”.

“Si Chávez, por ejemplo, hubiera ido al dentista –continúa–, éste podría haberle puesto una anestesia y después inocularle un oncovirus o un carcinógeno. El paciente no se va a enterar y al cabo de varios meses puede desarrollar el cáncer. Hay carcinógenos químicos que son específicos de un órgano y otros generalizados que provocan cáncer de manera discriminada. Los hay, por ejemplo, que pueden provocan el cáncer en la zona pélvica, que es donde se le ha aparecido a Chávez. La mayoría de estas cosas dejan huella y, si eres investigador, pueden encontrarla pidiendo una muestra del tumor. Puedes ver si ha sido un oncovirus, si hay alguna línea celular, también puedes hacer estudios genéticos para ver si el cáncer se ha desarrollado de manera natural o atípica… Es complicado, pero se puede averiguar”.

 

Es verdad que el diario ABC ha publicado numerosas especulaciones absurdas sobre la enfermedad de Chávez, pero todas ellas las difundía sin una fuente identificada y rigurosa. En esta ocasión se trata del testimonio de un especialista reputado en el estudio del cáncer. La realidad es que para que la tesis de un envenenamiento por cáncer sea sólida harían falta dos condiciones: que técnicamente sea viable y que exista un poder enemigo de Chávez con la necesaria capacidad tecnológica, vocación criminal y falta de escrúpulos para hacerlo. Las declaraciones del doctor Carlos Cardona responden positivamente a lo primero. Para lo segundo basta recordar las más de seiscientas veces que el mayor enemigo de Chávez, Estados Unidos, ha querido asesinar a Fidel Castro (ver libro del periodista Luis Báez El mérito es estar vivo) y la realidad cotidiana de que todas las semanas asesina a decenas de inocentes mediante drones.

 

 

Fuente: Www.pascualserrano.net

 

Perdimos nuestro mejor amigo

Posted on

Hugo Chávez durante una conferencia en Miraflores, el 14 de mayo de 2004.  Foto: AP

“Ni siquiera él mismo sospechaba cuán grande era”, afirma Fidel en este artículo. En la imagen, el Presidente Hugo Chávez durante una conferencia de prensa en Miraflores, el 14 de mayo de 2004. Foto: AP

El 5 de marzo, en horas de la tarde, falleció el mejor amigo que tuvo el pueblo cubano a lo largo de su historia. Una llamada por vía satelital comunicó la amarga noticia. El significado de la frase empleada era inconfundible. Aunque conocíamos el estado crítico de su salud, la noticia nos golpeó con fuerza. Recordaba las veces que bromeó conmigo diciendo que cuando ambos concluyéramos nuestra tarea revolucionaria, me invitaría a pasear por el río Arauca en territorio venezolano, que le hacía recordar el descanso que nunca tuvo.

Nos cabe el honor de haber compartido con el líder bolivariano los mismos ideales de justicia social y de apoyo a los explotados. Los pobres son los pobres en cualquier parte del mundo.

“Déme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo.”, proclamó el Héroe Nacional y Apóstol de nuestra independencia, José Martí, un viajero que sin limpiarse el polvo del camino, preguntó donde estaba la estatua de Bolívar.

Martí conoció el monstruo porque vivió en sus entrañas. ¿Es posible ignorar las profundas palabras que vertió en carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado víspera de su caída en combate?: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas…”.

Habían transcurrido entonces 66 años desde que el Libertador Simón Bolívar escribió: “…los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad”.

El 23 de enero de 1959, 22 días después del triunfo revolucionario en Cuba, visité Venezuela para agradecer a su pueblo, y al gobierno que asumió el poder tras la dictadura de Pérez Jiménez, el envío de 150 fusiles a fines de 1958. Dije entonces:

“…Venezuela es la patria de El Libertador, donde se concibió la idea de la unión de los pueblos de América. Luego, Venezuela debe ser el país líder de la unión de los pueblos de América; los cubanos respaldamos a nuestros hermanos de Venezuela.

“He hablado de estas ideas no porque me mueva ninguna ambición de tipo personal, ni siquiera ambición de gloria, porque, al fin y al cabo, la ambición de gloria no deja de ser una vanidad, y como dijo Martí: ‘Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.’”

“Así que, por tanto, al venir a hablarle así al pueblo de Venezuela, lo hago pensando honradamente y hondamente, que si queremos salvar a la América, si queremos salvar la libertad de cada una de nuestras sociedades, que, al fin y al cabo, son parte de una gran sociedad, que es la sociedad de Latinoamérica; si es que queremos salvar la revolución de Cuba, la revolución de Venezuela y la revolución de todos los países de nuestro continente, tenemos que acercarnos y tenemos que respaldarnos sólidamente, porque solos y divididos fracasamos.”

¡Eso dije aquel día y hoy, 54 años después, lo ratifico!

Debo solo incluir en aquella lista a los demás pueblos del mundo que durante más de medio siglo han sido víctimas de la explotación y el saqueo. Esa fue la lucha de Hugo Chávez.

Ni siquiera él mismo sospechaba cuán grande era.

¡Hasta la victoria siempre, inolvidable amigo!

Fidel Castro Ruz

Marzo 11 de 2013

12 y 35 a.m.

 

Los cojones de Chávez

Posted on

 

Por: NegraCubana

 

 

Estaba frente al televisor aquel sábado que Chávez nos hizo saber de la recidiva del cáncer. Eran más de las 10 de la noche y ponían en la TV cubana la película del sábado, espacio habitual que buena parte de la población espera. Por la interrupción del filme supuse que se trataba de una noticia demasiado importante como para limitar momentáneamente el disfrute de quienes consumen dicho espacio.
Ahí estaba Chávez, cojones en mano (no encuentro otro modo de decirlo), explicándonos sobre su estado de salud. Pero lo que ahorita mismo me hace erizar, es la transparencia y valentía con que este hombre declaró, sin hacerlo, que se iba a morir. Aún en vida, entregó el mando del país a Nicolás Maduro. Por eso, no tengo duda, Chávez sabía que iba a morir.
Ibbaé  Comandante!

 

 

 

Un libro imprescindible

Posted on

Por: 

Ángel Guerra Cabrera

Antes de libro-de-rosa-miriam-elizaldeque se me olvide, Editora Política, La Habana , 2012, conversación sostenida en seis años por Alí Rodríguez Araque y la periodista cubanaRosa Miriam Elizalde es un libro insoslayable para entender la Revolución Bolivariana. Intentaré sintetizarlo muy apretadamente. Lúcido testimonio de Rodríguez, protagonista por más de medio siglo de las luchas revolucionarias venezolanas y latinoamericanas, hombre de cultura, estudioso de Marx, Engels, Lenin, Che Guevara y otros clásicosdel pensamiento revolucionario, de quien El Capitales libro de cabecera. Merece gran atención su aplicación al petróleo y a la geopolítica de la teoría marxista de la renta del suelo.

El combatiente contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, tenaz guerrillero frente a los regímenes ferozmente antipopulares de Rómulo Betancourt y sucesores emanados del entreguista Pacto de Punto Fijo, hoy alto funcionario del gobierno de Hugo Chávez, nos aporta una creativa mirada de una historia transcurrida en el seno del capitalismo rentista por excelencia en América Latina, su burguesía y el Estado que la amamanta. Este anestesia con dádivas procedentes de la renta petrolera el enorme auge de las masas populares posterior al derrocamiento de la dictadura.

Se aprovecha de la ausencia en el Partido Comunista y otras fuerzas de izquierda de una estrategia revolucionaria para tomar el poder y trasformar la sociedad, pues aunque recurren a la  lucha armada, lo hacen cuando ya ha pasado la marea popular. De allí que pese al admirable heroísmo y entereza en el combate o la tortura de la mayoría de sus  militantes y cuadros, no logren pasar de una actitud política y militarmente defensiva y dilapiden en acciones aisladas e inconexas el enorme prestigio ganado entre las masas en el combate contra la dictadura y el importante trabajo político desarrollado entre una Fuerza Armada Nacional cuya oficialidad y tropa son con frecuencia admiradores del ideal bolivariano y sensibles a los problemas sociales. La izquierda, aislada de las masas, va a la guerra como único medio de enfrentar el vendaval represivo orquestado con apoyo de Estados Unidos, que envía a varios agentes cubanoestadunidenses de la CIA , entre ellos Luis Posada Carriles, quien directamente tortura y asesina revolucionarios y luchadores sociales como Comisario Basilio de la policía política venezolana.

Ello hace posible que los dos partidos tradicionales(Acción Democrática y COPEI) puedan aplicar a rajatabla las políticas neoliberales, comenzando por la privatización de los hidrocarburos, a contrapelo de importantes avances en la soberanía sobre los recursos naturales conseguidos a lo largo del siglo 20. Se apoyan en la estructura de PDVSA, que de empresa venezolana sólo tiene el nombre pues sus gerentes se han formado en las transnacionales, y encuentran la diligente colaboración de la izquierda arrepentida del MAS, cuyo líder Teodoro Petkoff es cómplice en la aprobación de las leyes que enajenan la soberanía venezolana sobre el crudo y la capacidad redistributiva del Estado y como ministro de gobierno será punta de lanza en su aplicación.

El primero y segundo gobiernos del socialdemócrata Carlos Andrés Pérez, son particularmente voraces en despojar al trabajo a favor del capital de su participación en la distribución de la renta. Rodríguez, que por instrucciones del Partido de la Revolución Venezolana ya ha negociado el paso de los guerrilleros a la legalidad, se convierte desde 1988 en uno sus interlocutores con el entonces comandante de paracaidistas Hugo Chávez. En la segunda administración de Pérez se desencadena el caracazo(1989), gran rebelión espontánea contra un inmisericorde “paquete” de ajuste neoliberal que abre el camino al alzamiento de Chávez, quien desde hacía tiempo conspiraba con personeros de la izquierda civil. Reacio al salir de la cárcel a participar en las elecciones de 1998, el comandante cambia de opinión después de recorrer el país y hace de la lucha electoral el vehículo de su estrategia para llegar al gobierno y trasformar a Venezuela en un  país verdaderamente soberano y democrático, esta sí bien pensada y delineada.  La revitalización de la OPEP , el control por el Estado de la renta petrolera y el impulso a la unidad latinoamericana son tareas en las que Rodríguez acompaña a Chávez en posiciones cimeras. Ahora al frente de Unasur, su visión es una integración muy superior a la OPEP aprovechando las gigantescas riquezas naturales de la región y todo lo mucho de común que hay entre sus habitantes.

Twitter: @aguerraguera

(Tomado de la Pupila Insomne)