granma

Karina Marrón: “el cambio en el Periodismo cubano está en nosotros”

Posted on Actualizado enn

¿En qué consiste el desafío de pensar cada día el periódico Granma? Sobre ello nos cuenta Karina Marrón, quien dirige la redacción nacional de ese periódico…

Karina marrón, jefa de información nacional en el diario Granma.
Karina Marrón, jefa de información nacional en el diario Granma.

Tener no mucho más de 30 años y dirigir la redacción nacional del periódico de mayor circulación de un país no es una misión fácil. De ello puede dar cuenta Karina Marrón, quien es la jefa de la redacción nacional del diario Granma, y cada día se enfrenta al enorme reto de intentar llevar a sus páginas una Cuba con balances. No es sencillo eso de lograr que se vean en apenas ocho páginas nuestros matices: más personajes, hechos, presencia de todas las provincias, reconocimiento y a la vez crítica —me asegura—;  pero Karina no renuncia al deseo de transformar para bien el ejercicio del periodismo cubano desde su espacio cotidiano.

Sobre los necesarios cambios dentro de la prensa cubana y los desafíos, amenazas y oportunidades de Granma en el escenario de la Cuba de hoy, conversamos con Karina, a propósito del 50 aniversario de este órgano de prensa.

—Cuando llegas a dirigir la redacción nacional de Granma ya tenías una trayectoria en el periódico Ahora ¿Cuánto de ruptura y de continuidad hubo entre lo que hacías pensando fundamentalmente en Holguín y lo que comenzaste a concebir para el público nacional?

—Llegué a Granma en octubre del 2013 y aunque ciertamente el trabajo en el ¡Ahora! fue una gran escuela —por la calidad de los profesionales con los que compartí y las concepciones del periodismo que se han convertido en tradición de ese periódico—, Granma era bien diferente.

“Si hablamos de continuidad creo que puedo mencionar dos cosas fundamentales: el ser órgano oficial del Partido —cada medio ajustado a su alcance— y la necesidad de abordar temas que fueran de trascendencia para la población. El reto de conciliar ambas cosas, de profundizar en los asuntos que demanda la gente y hacerlo con la responsabilidad social que impone el ser la voz oficial del Partido, eso es algo que vi como continuidad, aun cuando, como decía, el alcance es diferente.

“Cuando pienso en ruptura, obligatoriamente me remito al diarismo. No es ni remotamente parecido trabajar en un semanario que en un diario, pues aun cuando te esfuerces por tener una buena edición digital de tu periódico, todavía en nuestras mentes el papel tiene el lugar primordial. Entonces, tuve que adaptarme a otro ritmo de trabajo, a distintas concepciones del espacio, a pensar en un país y no solo en una provincia, a diferentes relaciones con las fuentes de información, a nuevos estilos de trabajo.

“En esencia la labor sigue siendo la misma, porque el trabajo de cualquier medio de prensa, aun el más pequeño, implica prepararse para informar bien, sacrificio para investigar y encontrar la manera adecuada de decir. La gran diferencia es el impacto, lo que se puede lograr desde un medio como Granma”.

—¿Cómo era tu relación con el Granma como diario antes de llegar a trabajar en él? El Granma que leías y el que ahora formas parte de su conformación ¿Cuánto ha cambiado en la mente de Karina la imagen de ese periódico?

—Honestamente, creo que era bastante severa. Como lectora y como periodista estaba llena de insatisfacciones con lo que leía y tenía muchas ideas sobre cómo debía ser. Creo que no soy la única. Pienso que cada persona que lee Granma es como yo entonces, porque para quienes nos leen —sea en el impreso, en Granma Internacional o en la Web—, las batallas que se libran internamente cada día para que el periódico salga son invisibles, y lo único que importa es el resultado. La gente espera siempre más de este periódico y eso está bien, porque significa que la gente sigue confiando en que podemos llegar a sus expectativas. La cuestión, el reto, es no dejarlos con las ganas, no quedarnos tan lejos de lo que las personas están esperando.

“Ahora que soy parte del equipo del periódico y específicamente de su dirección entiendo muchas cosas: las limitaciones profesionales, las mediaciones en el proceso de preparación del periódico y hasta los problemas materiales. Pero como te decía, nada de eso nos justifica ante quienes siguen nuestra publicación en cualquiera de sus presentaciones y eso es lo que no podemos perder de vista.

“Considero que el Granma que “veía desde la barrera” y este del cual soy parte en estos momentos son diferentes. La versión Web del periódico es quizás el ejemplo más notorio, no solo por la nueva imagen y las posibilidades de interacción con los usuarios a través de los comentarios, sino también por los modos de asumir las coberturas periodísticas de determinados acontecimientos. En el periódico de papel también hay diferencias, especialmente en el acercamiento, todavía tímido, a la investigación, y la diversidad de géneros periodísticos. Son diferentes, pero todavía no es el Granma que me gustaría leer”.

—En tu opinión ¿Cómo es la Cuba que presenta en Granma? ¿En qué consiste el desafío de llenar cada día un periódico nacional? ¿De qué te enorgulleces? ¿Qué cambiarías?

—Creo que a la Cuba que se presenta en Granma le faltan todavía muchos matices, le faltan personajes y a veces, le faltan hechos. Es bien difícil en ocasiones conciliar todos los intereses para que Cuba esté en toda su extensión a diario en esas 8 páginas, porque el periódico no es solo el lugar donde la gente busca información, un instrumento en la lucha ideológica que libra nuestro país y un documento que queda para la historia; sino que también es visto por mucha gente como un espacio de reconocimiento. Entonces, todo el mundo quiere verse ahí, pero no en una crítica.

“Y es muy complejo porque por un lado la gente cuestiona que Granma publique trabajos sobre experiencias positivas de diferentes sectores: la agricultura, la construcción, la salud, la educación… cuando hay tantos problemas que resolver, pero al mismo tiempo no quieren que dejemos de reconocerles su labor.

“Creo que esa es la parte más difícil de llenar cada día un periódico nacional: el balance; que haya representación de las diferentes provincias, que estén la crítica y el reconocimiento, que podamos cumplir con la labor de informar y hacer reflexionar. Esa es una deuda que todavía no está saldada, porque cuando más nos hemos acercado siempre descubres que falta algo, por ejemplo, crónicas o historias de vida, que son otra forma de contar a Cuba y que tanto oxigenan una publicación.

“En lo personal me enorgullece pertenecer a este colectivo, y por eso mismo me da mucha alegría cuando algo que hacemos es bien aceptado por quienes nos leen. No importa si es algo de mi redacción, o de cultura o internacionales, porque si algo hay en Granma es que no hay parcelas, lo más importante es el periódico, más que la propia firma en un trabajo.

“En cuanto a cambiar… cambiaría muchas cosas. Algunas dentro de Granma; otras fuera, pero que también influyen en lo que pasa dentro. Sin embargo, hay cambios que no ocurren solo porque lo desees y más cuando se trata de un periódico. Hay cambios que dependen de mucha gente y que llevan tiempo. Por eso creo que lo mejor es cambiarme a mí misma poco a poco (cuesta trabajo desprenderse de determinados hábitos y formas de pensar) y tratar de ser parte de ese cambio en los demás, en las cosas”.

—La redacción del Granma desde hace varios años se caracteriza por ser eminentemente joven ¿Cómo es ese reto de dirigir siendo muy joven y a su vez trabajar con tantos jóvenes? ¿Qué papel tú le ves a estos en el periodismo que estamos llamados a hacer?

—Lo más complejo es que uno mismo está aprendiendo y a veces no tienes mucho que enseñar. Aunque tengo diez años de graduada no creo que mi experiencia acumulada sea suficiente para poder convertirme en la mentora que necesitan los jóvenes a quienes dirijo, en la guía que les hace falta para poder desarrollar al máximo todo su potencial. Las fallas que tiene hoy lo que pasa en Nacionales son mis fallas, mis propias carencias, y lo mismo siento cuando alguno de los trabajos de mis muchachos es rechazado.

“Pero es muy gratificante poder trabajar con jóvenes, más en estos tiempos en los que los saltos generacionales se dan más rápido, al menos así lo percibo yo. Hoy una diferencia de cinco años puede ser una distancia enorme en cuanto a la forma de ver el mundo, y trabajar con quienes miran diferente puede abrirte los ojos a cosas que antes no habías visto. Eso en el periodismo me parece fundamental.

“En cuanto al papel que deben representar… Creo que es ese mismo esencialmente: hablar con la voz de estos tiempos. Lo ideal sería que sin que se apagara esa voz nueva, polémica, llena de color que tiene siempre la juventud, se hablara en Granma de los temas tan serios que le tocan por su rol en la sociedad cubana”.

—Si te pidiera una especie de matriz DAFO con respecto al Granma hoy ¿qué oportunidades, amenazas, fortalezas y debilidades identificas? ¿Cómo podemos transformarlo para bien? ¿Cómo te gustaría por ejemplo el Granma de los próximos cinco años?

—Es una pregunta como para hacer una tesis, pero trataré de responder brevemente a partir de los análisis que hemos hecho en el propio consejo de dirección de Granma.

Amenazas: la desleal competencia con medios llamados alternativos, tanto impresos como digitales, que ofrecen mejor remuneración económica y no tienen la presión editorial de los medios oficiales. A eso le añadiría las incoherencias en la política informativa del país y en general la ausencia de una cultura de la comunicación a escala social (de ahí el excesivo secretismo y la excesiva regulación, etc).

“Debilidades…La continua desprofesionalización y la emigración de una parte importante de los periodistas jóvenes formados en el medio, debido a múltiples causas; y los problemas materiales de los cuales no podemos desprendernos, lo cual se une a una limitada autonomía administrativa (créeme, también influye en el periódico que hacemos).

“Son apenas dos, pero podría mencionar otros como los insuficientes estudios de lectoría para conocer a nuestros públicos, los vacíos generacionales que hay en nuestras redacciones, las autolimitaciones y la falta de autopreparación de algunos profesionales, no solo periodistas.

“En cuanto a las fortalezas…El haber logrado un sistema de dirección colegiada en la toma de decisiones y una creciente construcción colectiva de la agenda del medio, en la que se tiene muy en cuenta la interrelación con los lectores. Además, es también muy positivo contar con una página Web que técnicamente nos permite estar “al día” con lo que sucede en el mundo del periodismo hipermedia, así como que haya comprensión de la necesidad de la convergencia entre el medio tradicional y el digital.

“Si tomamos en cuenta la oportunidad que representa el contar con profesionales que en su mayoría tienen disposición para realizar los cambios, y preparación para ello, especialmente los jóvenes; entonces podría decirse que una parte del camino hacia la transformación que queremos está despejada. Pero por supuesto, hay cosas que no dependen de Granma, y además es cuestión de tiempo y empeño. Y de encontrar el cómo hacerlo, que no siempre es tan fácil como identificar los problemas”.

—Desde hace varios años tienes un blog “Espacio Libre”, muy gustado. Veo que hace unos meses no escribes. ¿Cómo es la relación entre la Karina bloguera y la Karina que tiene sobre sus hombros un órgano nacional? ¿Cuánto tú crees que le aporta la blogosfera al periodismo que construimos en los medios?

—La Karina bloguera tiene muchas deudas con quienes la leen, porque dedico mucho tiempo al periódico y el blog es el que más se reciente. Por otro lado, se ha encontrado con un dilema ético, porque cuando quiero escribir algo para el blog enseguida pienso: por qué no escribo sobre eso para Granma.

“A veces uno se deja seducir por la magia de que en el blog tú eres el periodista, el editor, el que dicta las políticas informativas, editoriales y los manuales de redacción; y por tanto es en cierto modo más fácil escribir sobre cualquier cosa, pues ni siquiera tienes que convencer a quienes te leen, al final quien llega a tu blog sabe de antemano que se va a encontrar con tu criterio personal y puede compartirlo o no, pero ese es tu espacio para opinar.

“Un medio público como Granma tiene que respetar ese servicio público y, por tanto, aunque estés opinando, tienes la obligación de argumentar, de pensar bien qué quieres trasmitir a los que te leen, qué utilidad pueden encontrar en lo que haces; no es un espacio para la catarsis personal.

“Es por eso que te hablaba de un dilema ético, porque si quiero escribir sobre algo polémico en mi blog, por poner un ejemplo, siempre me cuestiono por qué no hacerlo para el periódico, que también necesita de esas cosas. Muchas veces esas ideas terminan en reportajes que le pido a mis propios reporteros, porque me doy cuenta que para Granma no puedo dejar ciertos temas solo en mi limitada visión personal. De ese modo el blog se ha ido quedando seco, o con textos más cercanos a mis vivencias como persona que al periodismo.

“Esa competencia que tienen la Karina bloguera y la editora, creo que es uno de los principales aportes que le está haciendo hoy la blogosfera al periodismo: mostrarle todos los caminos que todavía le faltan por recorrer. Si los medios aprovecháramos más la multiplicidad de voces que están allí, ya sea para nutrirnos con temas o incluso publicando lo mejor que nos encontremos en los blogs, el periodismo cubano respiraría otros aires.

—En torno al debate sobre la necesidad de un cambio en la prensa cubana ¿Qué papel tú le ves a la ética, la participación y el liderazgo de los jóvenes en ese periodismo que todos quisiéramos ver? ¿Qué podemos hacer desde nosotros mismos?

—Creo que si en algo estamos de acuerdo quienes trabajamos en los medios en Cuba y la población, es en que la prensa cubana debe cambiar. Yo diría mejor que el sistema de prensa en Cuba debe cambiar. Ahora, en ese cambio la ética es esencial.

“Queremos una prensa que tenga matices, colores, donde cada publicación se distinga por sus contenidos exclusivos, y que esté más cerca de la gente. Sin embargo, para alcanzar ese objetivo no podemos convertirnos en una prensa frívola, sensacionalista. La ética es lo único que puede salvarnos cuando no logremos ver bien los límites entre lograr un producto que sea atractivo —entretenido incluso— y el entretenimiento per se, el populismo.

“La prensa cubana tiene una tradición de defensa de la verdad, de patriotismo, que por más que les suene a algunos como “muela”, yo creo que son valores a los cuales no podemos renunciar nunca.

“Y es ético también el prepararse más cada día para hacer un mejor trabajo en los medios, luchar contra quienes quieren ocultar información… Por eso para mí cualquier ruta hacia el cambio tiene que ir ligada a la ética.

“En ese cambio, además, los jóvenes son la clave, porque tienen la fuerza, el ímpetu, los nuevos saberes y el tiempo a favor para ir derribando los muros. Pero para eso primero tienen que sentir el compromiso de hacerlo.

“El mundo de hoy promueve de muy diversas formas la desconexión, el individualismo. Hay mucha gente esperando que sea el de al lado el que resuelva los problemas que nos afectan a todos, mientras él se detiene solo en los suyos. Yo creo que lo primero que podemos hacer es comenzar a darnos cuenta que el cambio también está en nosotros y unir fuerzas con quienes piensan igual. Solo así estaremos dando el paso en la dirección correcta. Al menos, así lo veo yo, y lo intento”.

Fuente: Cuba Ahora.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Por hacerme el periodista

Posted on

humor_0Por Rodolfo Romero Reyes

Estaba en primer año de la universidad y estudiaba Periodismo, de eso hace ya ocho años y todavía no logro reponerme. Paso por su lado y no lo saludo. Coincido en eventos gremiales y espero que no recuerde mi cara. ¡Qué pena! Ojalá él se haya olvidado para siempre de aquel estudiante primerizo que cometió uno de los errores más graves que puede ­cometer un periodista.

Aquellas fueron mis primeras prácticas laborales. Me ubicaron en el periódico Granma por ser de los alumnos más destacados con cierta profesora que me tenía mucho cariño y que después de graduado, un buen día, decidió apenas ­saludarme y hoy me trata con frialdad. Pero bueno, volviendo al tema, me ubicaron en Granma.

Todos querían Juventud Rebelde que sin dudas ofrecía más oportunidad a los estudiantes para publicar. Pero a mí no me fue mal, al menos al principio. El primer día salí a una cobertura y ya a la mañana siguiente en mi casa todos disfrutaron ver mi nombre en la página dos del periódico.

Además de aprender con veteranos periodistas las dinámicas de producción, tuve otras experiencias, algunas simpáticas y otras simplemente diferentes. La que más repercusión tuvo en mi vida estudiantil fue una carta que le escribí al presidente de los Estados Unidos y que salió publicada en una de las páginas del Granma. Además de la carta que me enviaron los representantes de la SINA (Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana), la respuesta que les envió el director del periódico donde les decía que la carta era para Bush y no para ellos, y el abrazo emocionado de mi profesora de Periodismo Impreso, lo que más impacto tuvo fue el chucho que durante años me dieron mis compañeros de aula y algunos profesores con los que luego compartiría los guiones del programa Privadamente Público.

En otra ocasión ocurrió que fuimos a cubrir la inauguración de unaexposición plástica el día antes porque no leímos bien la fecha en la tarjeta de presentación. Pero eso lo pudimos solucionar tomando todos los datos y tirando una foto en la que el custodio y la recepcionista de la Casa del Alba observaban detenidamente uno de los cuadros. ¡Vaya modo ético de aplicar lo que aprendimos en clases!

Pero de aquellos días de práctica, el mejor de los cuentos, el hecho más bochornoso, la vergüenza de la que aún no me he recuperadoocurrió aquel día en que quise cubrir la premiación de un concurso musical que tendría lugar en mi natal Guanabacoa. Como la actividad sería un viernes en la noche estaba obligado a llevar la nota el sábado en la mañana, pero el domingo no hay tirada, así que la noticia saldría ­irremediablemente el lunes. Tres días después ya no sería noticia. Perdería la primicia, lo cual es pecado para cualquier periodista.

Entonces tuve aquella genial-estúpida idea. Iría el día antes a hablar con los organizadores de la actividad. Ellos me darían el orden de los números culturales y el nombre de los premiados. Yo podría redactar la nota en tiempo pasado, entregarla el viernes antes de que empezara la actividad y así saldría el sábado en la mañana. Todo bien, todo perfecto.

El sábado compré el periódico y allí estaba mi nota, anunciando los premiados a los cuatro vientos. Como era mi última semana de prácticas no regresé al periódico hasta que, una semana después, alguien me dio el recado: «el jefe de la página Culturales te estaba localizando urgentemente».

Cuando llegué a su oficina, a pesar de que él insistió en que aquello le pasaba a cualquiera, que todos debíamos aprender de nuestros errores, que yo solo estaba en primer año y que no me preocupara, pasé la peor pena de mi vida.

Resulta que aquella noche de viernes llovió en Guanabacoa y las autoridades municipales decidieron ­suspender la premiación. Al día siguiente, llovieron entonces las llamadas al periódico cuando todos leyeron en la prensa la noticia de un hecho que aún no había ocurrido. Nunca más he vuelto a colaborar con el periódico Granma. No me he recuperado de semejante vergüenza. Y eso me pasó… por hacerme el periodista.

 

Fuente: Letra Joven.

Mentirosa nunca he sido

Posted on

Remitente: Isabel Cristina Gómez González.

21 de marzo de 2014

Sobre la posibilidad de que haya mentido en mis argumentaciones en el tema de mis solicitudes de inscripción de nacimiento, paso a demostrarle que una vez más personas escudadas en un cargo y creyentes de que tienen la ley y la razón en sus manos, nos engañan con su falta de autoridad moral, pues de la otra autoridad creo que tampoco tienen, sobre todo cuando acusan a los demás.
Es una lástima que desde el primer día de mis gestiones no hubiese solicitado yo una constancia en los tantísimos lugares que he visitado, muchas veces incluso las gestiones las hacía mi esposo, pero quién iba a pensar que en la Cuba de hoy, el testimonio de una persona, su palabra, fuera vilipendiada por cualquier advenediza a un cargo, que ni siquiera tuvo que demostrar ser la más capacitada o la más capaz para ocuparlo, y creo que al igual que ellas tienen el derecho de emitir criterios, los tengo yo en esta mi réplica; la indignación quizás me ha llevado a ser tan cáustica, pero duele mucho, ha sido demasiado tiempo de peloteo y de engaños, mire usted qué casualidad, ante la publicación de la queja, y la visita de la Ministra, ya tengo tomo y folio, y hasta carné de identidad.
Qué casualidad que hasta alguien se acordó de la existencia de la antigua alcaldía de Guadalupe; felicidades a mi terruño natal, salió en la prensa, le adjunto dos fotocopias de documentos entregados a mi persona, en Santa Clara, y en Majagua, que demuestran la realización de al menos dos solicitudes, el más reciente de hace dos años, el otro de hace seis, y además emitidos por los registradores civiles, con fecha, y cuño. Qué necesidad tendría yo de mentir. Mentirosa nunca he sido.

 

Fuente: Granma.cu

Empieza la unificación de las monedas en Cuba

Posted on

 

Empieza la unificación de las monedas en Cuba

El Consejo de Ministros de Cuba puso en vigor el cronograma para unir las dos monedas nacionales y sus dos tasas de cambio. Una nota oficial publicada por el diario Granma explica que el tema de la eliminación de la doble moneda fue analizado en la reunión mensual del gobierno de la Isla, el sábado 19 de octubre de 2013.

Las medidas en ejecución deberán conducir al “restablecimiento del valor del peso cubano y de sus funciones como dinero, es decir de unidad de cuentra, medio de pago y de atesoramiento.”

Las fechas o períodos del cronograma de unificación no se han publicado. Tampoco se anuncia un cambio en las tasas de cambio.

El primer paso anunciado es “la elaboración de las propuestas de normas jurídicas, los diseños de los cambios de los sistemas informáticos encargados de los registros contables y los ajustes en las normas de contabilidad.” Esta fase del proceso incluirá ”la capacitación de las personas que acometerán la ejecución de las diferentes transformaciones.”

Los cambios ocurrirán inicialmente en el área de las personas jurídicas (empresarial), “a fin de propiciar las condiciones para el incremento de la eficiencia, la mejor medición de los hechos económicos y el estímulo a los sectores que producen bienes y servicios para la exportación y sustitución  de importaciones.”

Parece que los titulares de cuentas bancarias no deberán temer por su dinero. “El proceso de unificación monetaria respeta los principios de que la confianza ganada por las personas que han mantenido sus ahorros en los bancos cubanos en CUC, otras divisas internacionales y CUP, se conserve intacta (…)”

El gobierno de Cuba asegura que las dos monedas mantendrán “su total respaldo.”

La nota oficial da a entender que se experimentará  el pago en pesos cubanos en sitios donde actualmente se utiliza el peso cubano convertible. “Se podrán efectuar pagos en efectivo en CUP por el equivalente calculado a la tasa de cambio de CADECA de 25 CUP por 1 CUC.”

La nota oficial explica que el proceso de unificación iniciado será tanto para las personas jurídicas (empresas) como naturales (ciudadanos).

Además de tener una economía con dos monedas nacionales, en Cuba,  existen dos tasas de cambio para esas mismas monedas: una oficial, de 1 peso cubano (CUP) por un peso cubano convertible (CUC), para las empresas, y una para las personas naturales, en las Casas de Cambio (CADECA), donde 25 pesos cubanos equivalen a un peso convertible.

La nota oficial concluye anunciando que las autoridades cubanas darán más detalles en el futuro, según avance el cronograma de unificación.

 

Fuente: OnCubaMagazine.

Fuente: Granma.

 

Hoy vuelven a estar llenas las aulas de Santiago de Cuba

Posted on

Alumnos cubanosSiguiendo la sugerencia planteada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz en la última reunión del Consejo de Ministros, sobre las experiencias aplicadas ante fenómenos climatológicos anteriores, la subdirectora provincial de Educación, Dania López, precisó a Granma que hasta tanto se restablezcan totalmente, 129 escuelas aplicarán diversas variantes.

“De ellas -señaló-, 63 están reubicadas en 96 viviendas seleccionadas entre las cientos que solidariamente se han brindado, 35 impartirán en salas de video, bibliotecas, salas de cultura, cines y otros locales, y las 31 restantes lo harán en otras escuelas.

“En este último caso, que comprende primero, sexto, noveno y doce grados, un grupo de alumnos recibirán la docencia en horas de la mañana, y otros lo harán por la tarde, a la vez que todos deberán resolver en sus casas las tareas equivalentes al desarrollo habitual de la doble sesión”.

Respecto a las dos escuelas pedagógicas dañadas, la funcionaria informó que mientras tiene lugar su acondicionamiento, se dispuso para los 1 308 estudiantes el adelanto de las prácticas docentes planificadas para el segundo semestre, controlados en preescolar y primer grado por sus profesores en 340 escuelas.

Dania López destacó el apoyo brindado al personal docente y auxiliar por los padres en la rehabilitación de los centros, la cooperación de múltiples organismos que ofrecieron locales, y las medidas higiénico-sanitarias adoptadas en todas las escuelas aprobadas por Educación y Salud Pública.

En total, el huracán Sandy afectó 895 centros, con una matrícula de 180 mil 622 alumnos, de los cuales el 61 % funcionaron ya el pasado viernes con la asistencia de 83 mil 506 educandos. Los mayores daños correspondieron a 29 pequeñas escuelas para 608 niños en zonas del Plan Turquino, que fueron totalmente destruidas.

(Con información de Granma)

 

¿Ya no hay convenios de recogida de materia prima con los CDR?

Posted on

Granma

He podido observar en el reportaje de ese diario con el título “Un negocio redondo y muchas mentes cuadradas”, significativos incumplimientos de varias empresas con la recuperación de materias primas, según lo legislado en la Ley 1288 de 1975, contratado con la Unión de Empresas de Recuperación de Materias Primas y que hasta la fecha no se han cumplido dichos acuerdos, tanto por parte de la UERMP, como por las empresas incumplidoras, pues para eso existen las salas de lo Económico de los Tribunales Populares.

Mi inquietud es si la UERMP tiene firmados contratos para la recuperación de la materia prima con los CDR, pues por lo menos en mi región ya no se recogen por los CDR; yo recuerdo que en las décadas de los 60 y 70, todos los meses se escogía un domingo para la recuperación de esas materias. En el ejecutivo del CDR existía un compañero, con varios activistas, para la recogida, se acumulaban en una vivienda y al otro día iba el camión a recogerlas y era significativa la cantidad de materia prima que se recogía, y eso ya no existe en los CDR, desconozco los motivos por los cuales los CDR ya no tienen eso como tarea para la emulación, ¿o es que pasa igual que las empresas incumplidoras que señalaron en el periódico?

O. Pérez García

Granma