Ebola

“¡Tengan confianza! ¡Regresaremos!” #ALBATCPvsÉBOLA

Posted on Actualizado enn

 

Un grupo de los colaboradores que partieron este martes para Liberia y Guinea Conakry. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Daba la sensación de que, una vez lanzada la voz de alarma por allá por el primer trimestre del año en Guinea Conakry, había muy poco que hacer contra el Ébola. A fin de cuentas, hubo complacencia, morosidad, cuando no mutis en casi cada recodo del mundo.

Demoró la reacción. Eso sí, hasta que la infección viral se expandió por Liberia, Sierra Leona, Mali y, sobre todo, contagió a ciudadanos “primermundistas” o amenazó con adentrarse en geografía de la “civilización”.

Se retrasó y, las más de todas, se limitaban, encima de intentar controlarles las fronteras, a inyectarles dólares y convocar fuerzas militares para evitar convulsiones e inestabilidad social, que contaminen los continentes allende África.

Por eso el mundo se conmocionó, cuando la Cuba de hoy exhaló un acto de altruismo, vigoroso, un acto generoso por donde se le mire, como se conocen pocos por estos días del siglo XXI.

Primero, más de 400 profesionales, entrenados con meticulosidad en suelo patrio; 165 de ellos salieron a principios de octubre para Sierra Leona, al vórtice mismo de un lugar donde la enfermedad acabó ya con más de 4 500 vidas. Ahora, 83 colaboradores más, asidos como aquellos al principio de la voluntariedad, partieron la noche de este martes a Liberia (49) y Guinea Conakry (34), donde los espera una pequeña avanzada que ya actúa en el terreno.

Vísperas de la partida, uno, armado de preguntas miles, los imagina irascibles, preocupados, con los nervios comiéndoselos, con los corazones encogidos por acontecimientos que les trascienden, un tanto perplejos, pensando en cómo harán para sobrevivir al horizonte que les viene encima y con más dudas que respuestas.

Y la realidad nos estremece, nos arranca los cuestionamientos: con una alegría impaciente y esperanzada, propia de seguridad por el buen actuar, de certeza por saberse a la altura de las circunstancias, los médicos y paramédicos reciben a un grupo de periodistas en la Unidad Central de Cooperación Médica, donde se prepara y atiende a especialistas que cumplen misión internacionalista.

Pareciera que no hay motivos para la preocupación o, para decirlo como se siente, que no tienen razones para el miedo.

Luis Alberto Pérez López (Pinar del Río). Licenciado en Enfermería. Intensivista y especialista en Urgencias Médicas. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

“Sentimos miedo, ¡síiiii!” Luis Alberto Pérez López acentúa su respuesta en medio de un suspiro que hubiera dejado a cualquier huracán, pongamos por caso el Katrina, en una leve brisa de primavera. Pero a seguidas responde con optimismo al agorero enfrente de él.

¿Quién no siente miedo? Al principio, claro. Pero me siento tan bien preparado, que no cabe el miedo en mi. Va a ser difícil, lo sé, pero vamos a cumplir nuestra misión a capa y espada. De eso no pueden tener dudas nuestro pueblo y la dirección del país. El nombre de Cuba y de la medicina nuestra seguirá en lo más alto“.

¿Y cómo acogió su decisión la familia?

“La entendieron sin dificultad. Mis padres, que han sido protagonistas de esta Revolución tan grande; mis hermanos, que son internacionalistas también, mis tres hijos —de 16 (muchacha), 17 (varón) y 19 años (femenina)— y mi esposa. Todos comprenden el altruismo de este gesto”.

Para Luis Alberto, Liberia, el destino en su segunda misión, le deparará un contexto mucho más complicado que el que encontró en Venezuela.

Liberia será un escenario con un cuadro epidemiológico muy variado y con un enemigo prácticamente invisible, a diferencia de lo que sucede en Venezuela donde hay muchos avances en la salud y el enemigo era la oposición, contra la cual estamos preparados para enfrentarnos cara a cara.

“Pero hemos sido muy bien entrenados, repito. Ha sido un curso intensivo de un mes y ocho días. Rotamos por los principales hospitales de La Habana, durante la parte teórica del adiestramiento y en el IPK hicimos la práctica de la técnica.

Agradecemos mucho a los profesores de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, que nos dieron una preparación perfecta. Solo nos queda aplicar todo lo aprendido y mostrar la valía y voluntad del contingente.

¡Tengan confianza! ¡Regresaremos!”

Y así, con esa brutal tranquilidad que trasmutan sus palabras, se despide.

Pareciera una pose, una reacción ilógica, un mecanismo de defensa, una máscara o cualquier otro tecnicismo psicológico. Mas cualquiera de estas valoraciones se deshace cuando se les ve a todos, por igual, serenos, convencidos, apasionados.

Ronald Hernández Torres (Las Tunas). Especialista en Medicina General Integral. Cumplió misiones en Honduras (2005-2007) y Venezuela (2009-2013). Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Mira, mi madre no estaba de acuerdo con mi disposición. Tenía mucho miedo, lo cual es lógico. Sin embargo, conversé con ella y aceptó mi decisión cuando comprendió que combatir el Ébola en África, además de todo lo que significa para aquella población, también reduce las posibilidades de que se expanda por el mundo y, por supuesto, de que llegue a Cuba.”

Esto dice Ronald Hernández Torres y, además, que “el Ébola nos lleva ventaja. Estamos atrasados, esta es una lucha que debió comenzar hace mucho. Así se hubieran evitado tantas muertes y no habría esa sensación de miedo que hay entre la población, no solo de Cuba, sino en todo el mundo.

“No, yo no siento miedo. Esa es la verdad. La preparación que hemos tenido aborta el miedo que podríamos tener. Cumplimos con toda disciplina todas las normas biomédicas y el riesgo de contagio es casi nulo. Además, tenemos 15 días más de preparación cuando lleguemos a Liberia”.

Será un escenario complicado —abunda—, no solo porque el Ébola es ya una epidemia, sino porque solo el 20 por ciento de la población habla inglés, el resto se comunican con dialectos y, además, no hay una situación sociopolítica que facilite nuestra labor“.

Rubén Carballo Herrera (Cienfuegos). Licenciado en Enfermería. Máster en Salud de los Trabajadores.  Cumplió misiones en Haití (2001-2003) y en Venezuela (2006-2009). Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

A diferencia de Luis Alberto y Ronald, el destino de Rubén Carballo Herrera es Guinea Conakry, pero como ellos es un dechado de seguridad. Al menos esto se puede concluir de su declaración.

No me parece una misión tan riesgosa. No, no, no, de verdad que no“, repite una y hasta cuatro veces antes de argumentar su negación.

“Es que ya estuve en Haití en un lugar que estoy seguro es más hostil, más difícil que el que encontraré en Guinea Conakry. Estoy seguro.

“Imagina que estuve en la Isla de Gonâve (isla de Haití situada al oeste de Puerto Príncipe en el golfo de idéntico nombre), un médico y yo solos. Estuve con pacientes que podían contagiarte de Sida, poliomielitis, fiebre tifoidea, malaria, tuberculosis… Podría ser igual de riesgoso, pero no más.

La otra razón es que nos han cuidado muy bien desde que nos escogieron y, como dijeron mis compañeros, la preparación ha sido óptima. Por esto agradecemos a los profesores de la OMS y la OPS, y también a la dirección de la Revolución.

Trasmita al pueblo cubano que tenga confianza. La misión va a ser satisfactoria. De eso estoy seguro y puedo decir que ninguno de los que partimos hoy tiene dudas“.

De esta manera, con la única diferencia de las comparaciones con sus experiencias internacionalistas previas, se declaran todos los integrantes del contingente que ahora, cuando usted lee estas líneas, se acercan al vórtice de una enfermedad que, desde marzo de 2014, azota a Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona, Mali, Nigeria…, fuera de control, con altísima capacidad de propagarse y que ya afectó a más de 11 000 africanos.

Lo que hicimos antes de tomar esta decisión, fue pensar, antes que todo, en los niños, en los jóvenes, en el futuro de África y también del resto del mundo. Por eso partimos con esta tranquilidad que algunos asombra“, resume de este modo Carballo Herrera, quien no vacila en hablar por sus compatriotas.

Y a uno no le queda otra que pensar que, si en este principio se basa todo lo demás, llevan todos los asideros, cargan todas las razones para emprender el camino que este martes (re)iniciaron.

Les ocurre, se me antoja pensar, como a Woody Allen, que les valen los sacrificios del presente pensando en el mañana que tanto les interesa, porque es allí, en el futuro, donde vivirán el resto de su vidas. Ellos y, más importante aún, sus descendientes.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Fuente: Cubadebate.
Anuncios

El ébola, en dos minutos (+Observación) #ALBATCPvsEbola

Posted on

Las claves del virus, en gráficos: el contagio, los síntomas y el traje de bioseguridad


¿Cómo se contagia el ébola y cómo no?

El virus del ébola no se transmite por el aire, ni por el agua, ni por mordeduras de insectos que hayan picado a enfermos. El contagio solo se produce por contacto directo entre personas a través de la sangre, el sudor, la saliva y cualquier otro fluido. Las secreciones corporales también pueden encontrarse en objetos contaminados. Aunque el virus no se encuentra en el aire, si un enfermo de ébola estornuda o tose cerca de alguien, puede infectarle si ese fluido cae en los ojos, la boca o la nariz.

¿Cuáles son los síntomas del virus? 

El periodo de incubación —o intervalo de tiempo que puede transcurrir desde la infección hasta la aparición de los síntomas— oscila entre los 2 y 21 días, según la Organización Mundial de la Salud. Entre el séptimo y noveno día, el enfermo puede empezar a sentir hasta seis síntomas: fiebre, cansancio, dolor de cabeza, de garganta, articular y muscular. Entre el décimo y undécimo día, se suceden: sangrados en nariz, boca y ojos, dolores estomacales y vómitos, erupciones en la piel y hematomas, diarreas, fatiga extrema y alucinaciones. A partir del duodécimo día, comienzan los síntomas más graves para el enfermo, como la pérdida de conciencia, convulsiones, disfunciones renal y hepática y hemorragias internas.

¿Qué elementos tiene el traje de bioseguridad?

Los equipos utilizados para tratar a los dos sacerdotes españoles infectados por ébola y a la auxiliar de enfermería contagiada han sido criticados por personal del Instituto Carlos III de Madrid y por expertos por no cumplir con las medidas de protección suficientes. La normativa determina que para manejar virus como el ébola es necesario un nivel 4 de bioseguridad. Los equipos empleados en España solo alcanzan el grado 2, según las críticas de los trabajadores del Carlos III y los profesionales consultados.

 

Observaciones:

Cuando se integran en el centro de las células, los  virus  no se dividen, sino que se replican constantemente.

Como los antibióticos   actúan en otras estructuras celulares, como las membranas, es fácil entender, que su  actividad es nula dentro de los núcleos. En cierta manera los virus son intratables.

los virus están en el origen de la vida  y acompañan a los  humanos desde hace millones de años, produciéndoles enfermedades como el sarampión, la varicela, las paperas, la rabia, el sida, la culebrilla. O el catarro. Hay unos 200 que son los que “conviven” mas frecuentemente junto a nosotros

lo sorprendente de los virus  es su tropismo. Esa cierta selectividad para algunas células, guiándose  así para su supervivencia. El porque   el virus de la hepatitis se dirige al hígado; el de las paperas  a las parótidas o el del sida al sistema inmunológico,  es algo que la ciencia   aun no ha podido dilucidar plenamente.

El virus del ébola tiene un cierto tropismo por el sistema de la coagulación. Es una de las 25 virosis que producen fiebres hemorrágicas. Se bautizo  cuando se  confirmo su presencia en una  aldea cercana  al rio ébola en la republica del Congo, África, en 1974- 1976.

El ébola virus es un  conviviente habitual de grandes simios, los antílopes y los murciélagos fruteros en las intricadas  regiones de la floresta africana. La invasión de los seres humanos al  hábitat centroafricano y la proximidad, cada día mayor  de estos animales  a las villas   y aldeas, han hecho posible  la transmisión de la enfermedad. En palabras mas sencillas: hoy en día es mas fácil y habitual comerse un antílope –las cacerías abundan — domesticar un orangután, o ser mordido por un murciélago.

El virus pasa de los animales  y de los humanos enfermos  hacia los sanos, a través de  las conjuntivas oculares, y  la de la boca –aunque estén intactas– o a través de un contacto con la piel  dañada por heridas, abrasiones  o roces casi siempre minúsculos, microscópicos. Todas las secreciones son potencialmente contaminantes. El “truco” para recordarlas es la letra “s”, secreciones, saliva, sudor, semen y sangre.

Se explica, que los trabajadores sanitarios deben usar mascara, espejuelos, batas sanitarias desechables, etc. Para tratar a los enfermos.  Los cadáveres  tienen que ser cremados rápidamente.

La mortalidad del ébola es muy alta: hasta un 70 %. Recuerde que un 10 % o diezmo es  una catástrofe gigantesca. — de grandes proporciones —  en cualquier  grupo humano.

El meollo de la epidemiologia del ébola es que tiene hasta tres semanas de periodo de incubación. Quiere decir que el infectado esta normal, asintomático,  pero ya tiene el virus dentro de su cuerpo, aunque no  sea detectable. Esto, teóricamente, es un tiempo muy largo que le permite a cualquiera viajar en avión alrededor del mundo en varias oportunidades.

El otro problema es que  una de las naciones  más  expuestas es Liberia: la primera y única colonia de los EE.UU. En el mundo. Desde Monrovia se mantiene mucho intercambio comercial, de vuelos, etc.  Con el territorio americano.

El ébola solo tiene tratamiento sintomático. Hay dos vacunas — inglesa y francesa — en  experimentación. Algunos hospitales tienen excelentes cuartos de aislamiento y cada medico  tiene que reportar fiebre o síntomas similares al flu en cada paciente que haya salido del país en las tres semanas precedentes. No hacerlo significa un crimen medico de lesa  humanidad.  (Esa aberración ya sucedió en Texas y en España)

 

Fuente: El País.

Observación: Anonimo.

Declaración de la Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP sobre el Ébola #CumbreALBATCP #ALBATCPvsEbola

Posted on

Cumbre extraordinaria del ALBA sobre el ébola desarrollada en La Habana, Cuba
Foto: Juvenal Balán

Los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBATCP), reunidos en La Habana, el 20 de octubre de 2014, en ocasión de la Cumbre Extraordinaria para enfrentar la epidemia del ébola.

Profundamente preocupados por la catástrofe humanitaria en África Occidental causada por el Ebola, que ha sido considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “emergencia de salud pública” de preocupación internacional en relación con la amenaza que representa la propagación a otros países y regiones del mundo.

Conscientes de la urgencia de que la comunidad internacional en su conjunto, en plena cooperación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Misión de las Naciones Unidas para el Enfrentamiento de Emergencia al Ébola (UNMEER), acometan acciones para enfrentar este flagelo con todos los recursos necesarios.

Constatando con preocupación que los recursos internacionales requeridos para acometer acciones rápidas y eficaces para enfrentar la epidemia del ébola continúan siendo insuficientes para enfrentar lo que puede convertirse en una de las pandemias más graves en la historia de la humanidad.

Reafirmando que el ALBA-TCP se sustenta en principios de solidaridad, cooperación genuina y complementariedad entre nuestros países, y el compromiso con los pueblos más vulnerables y con la preservación de la vida en el planeta.

Convencidos de que es imprescindible la adopción de medidas de cooperación eficaces y urgentes que, a través de acciones coordinadas del sector de la salud y otros sectores, contribuyan a impedir que la epidemia del ébola se extienda a los países de nuestro hemisferio.

Recordando lo establecido en el Reglamento Sanitario Internacional (2005) y la Hoja de Ruta de Respuesta al Ébola de la OMS, del 28 de agosto de 2014, que tiene por objeto detener la transmisión de la enfermedad del Ébola a escala global, y encarar las consecuencias de cualquier nueva propagación internacional.Tomando nota de los protocolos de la OMS para prevenir la transmisión de la enfermedad del ébola entre personas, organizaciones y grupos de población.

Subrayando que es posible contener el brote del Ébola, en particular mediante la aplicación de las acciones establecidas en materia de seguridad y salud, y otras medidas preventivas que han demostrado su eficacia

Acordamos:

1. Coordinar nuestros esfuerzos para prevenir y enfrentar la epidemia del Ébola, incluida la rápida prestación y utilización de la asistencia entre nuestros países, con trabajadores sanitarios y los suministros y materiales pertinentes,

2. Atender con prioridad las necesidades especiales de los hermanos países del Caribe, que les permitiría beneficiarse de la cooperación para prevenir y enfrentar el Ébola que acuerden los países del ALBA-TCP,

3. Activar la Red de Vigilancia epidemiológica del ALBA-TCP cuya creación fue acordada en la I Reunión de Ministros de Salud de la Alianza, que tuvo lugar el pasado 25 de febrero de 2014, en Caracas,

4. Apoyar decididamente a las brigadas médicas voluntarias especializadas en el enfrentamiento a desastres y grandes epidemias, del Contingente “Henry Reeve” de la República de Cuba, que laboran en países de África. En este sentido, expresamos nuestra disposición como Alianza Bolivariana a contribuir con personal de salud altamente calificado para que se sumen a los esfuerzos de este Contingente en tareas que sean requeridas en la región latinoamericana y caribeña,

5. Establecer mecanismos nacionales para diagnosticar y aislar rápidamente los presuntos casos de infección, teniendo en cuenta las manifestaciones clínicas iniciales de la enfermedad, la historia de viaje y/o la historia de exposición reportada por el paciente u obtenida en la investigación epidemiológica,

6. Compartir y generar capacidades para el diagnóstico de enfermedades que requieran laboratorios con un nivel adecuado de bioseguridad,

7. Diseñar y ejecutar campañas de educación pública sobre la prevención y la respuesta al Ébola, dirigidas a aumentar la preparación de la población y fomentar su confianza,

8. Proporcionar y reforzar las medidas preventivas para la detección y mitigación de la exposición a la infección del Ébola y proporcionar tratamiento y servicios médicos eficaces para el personal de respuesta,

9. Reforzar las medidas de vigilancia y control epidemiológico en las fronteras, en particular en puertos y aeropuertos,

10. Contribuir a la formación de personal de salud especializado en la prevención y enfrentamiento al ébola en los países del ALBA-TCP y del Caribe, a partir de la experiencia acumulada,

11. Crear un grupo de profesionales de diferentes especialidades para la capacitación del personal de salud en los temas de bioseguridad, incluido el uso de equipos de protección personal ante casos sospechosos o confirmados de ébola, la atención a las enfermedades hemorrágicas y al paciente en estado crítico, que puedan convertirse en facilitadores y asesores en sus respectivos países,

12. Asegurar, en la mayor cantidad posible de instalaciones del sistema de salud, equipos médicos de reserva e insumos vitales para el manejo de la enfermedad,

13. Fomentar las investigaciones científicas, epidemiológicas y biológicas sobre el ébola en el marco del ALBA-TCP, y propiciar la cooperación en esta esfera con otros países, como contribución a los esfuerzos internacionales dirigidos a enfrentar la epidemia y con el objetivo de consolidar la independencia científica, médica y sanitaria de los países de la Alianza,

14. Perfeccionar los mecanismos de información entre nuestros países, de tal forma que se mantenga actualizada la situación epidemiológica en los países del ALBA-TCP y se diseminen con mayor facilidad las experiencias adquiridas,

15. Apoyar decididamente las iniciativas de las Naciones Unidas, en particular de la OMS/OPS y de la UNMEER, encaminadas a implementar las recomendaciones del Comité Internacional de Emergencia del Reglamento Sanitario,

16. Fomentar la cooperación en la esfera del enfrentamiento y prevención del ébola con otros países del Hemisferio y emprender aquellos programas conjuntos que contribuyan a lograr ese fin,

17. Convocar los días 29 y 30 de octubre, en La Habana, Cuba, una reunión técnica de especialistas y directivos de los países del ALBA-TCP para intercambiar experiencias y conocimientos, así como concertar estrategias de prevención y enfrentamiento a la amenaza de la epidemia del ébola,

18. Encargar a los Ministros de Salud de los países del ALBA-TCP la elaboración de un Plan de Acción a la luz de las propuestas de la reunión técnica de especialistas y directivos, y su aplicación inmediata, en coordinación con la OPS/OMS. Dicho Plan deberá ser presentado a la consideración de los Jefes de Estado y Gobierno del ALBA-TCP, a más tardar el día 5 de noviembre de 2014,

19. Utilizar todos los recursos a disposición de la Secretaría Ejecutiva del ALBA-TCP para apoyar las iniciativas acordadas,

20. Felicitar a la República Bolivariana de Venezuela por la donación de cinco millones de dólares para combatir el Ébola, y que fueron entregados al Secretario General de la ONU Ban Ki Moon el pasado 16 de octubre de 2014,

21. Felicitar a la República de Cuba y su pueblo por la demostración de solidaridad con los hermanos países de África Occidental a través del envío de personal médico cubano.

22. Proponer que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) promueva esfuerzos regionales encaminados a prevenir y enfrentar la amenaza de la epidemia del Ébola,

23. Continuar colaborando con los países de África afectados por la epidemia, mantener la cooperación existente con los no afectados e incorporar las experiencias de las brigadas especializadas en el enfrentamiento a desastres y grandes epidemias, que allí laboran.

La Habana, 20 de octubre del 2014

 

Tomado de: Granma.

#WashingtonPost: En respuesta al #Ebola, #Cuba aporta como nadie

Posted on Actualizado enn

 Adam Taylor.– Si bien la comunidad internacional ha sido acusada de flojera frente a la crisis del Ébola, Cuba, un país de sólo 11 millones de personas que todavía goza de una tensa relación con Estados Unidos, se ha convertido en un proveedor crucial de la experiencia médica en las naciones de África Occidental golpeadas por el Ébola.El jueves, 165 profesionales de la salud del país llegaron a Freetown, Sierra Leona, para unirse a la lucha contra el Ébola – el equipo médico más grande que ha llegado de cualquier nación extranjera, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y después de haber recibido entrenamiento para tratar con el Ébola, aproximadamente 296 médicos y enfermeras cubanos irán a Liberia y Guinea, los otros dos países más afectados por la crisis.Cuba, bajo cualquier medida, no es un país rico. Tenía un Producto Interno Bruto (PIB) de poco más de $68 mil millones en 2011, según el Banco Mundial, solo un par de lugares más altos que Belarús. Con 6051 dólares, su PIB per cápita era menos de una sexta parte que el de Gran Bretaña de. Sin embargo, su respuesta oficial al Ébola parece mucho más sólida que la que países mucho más ricos pueden aportar -una evidencia más de que los profesionales de la salud están a la altura del ron y los tabacos en términos de las exportaciones cubanas.

El sistema universal de atención de la salud de Cuba permite esa exportación. El país nacionalizó sus servicios de salud poco después de su revolución, poniendo fin a la sanidad privada y garantizando la atención médica gratuita en su Constitución. Los resultados han sido ampliamente elogiados. En 2008, al evaluar 30 años en este campo, la OMS valoraba la “revolución de la atención primaria de salud” de Cuba, con avances impresionantes en ciertos indicadores de salud. “Estos indicadores – que están cerca o igual a los de los países desarrollados – hablan por sí mismos”, señaló Gail Reed, quien llamaba la atención sobre una gran reducción en el número de muertes de niños menores de cinco años y la alta esperanza de vida de Cuba, 77 años.

El éxito de la salud de Cuba se basa en su formación médica. Después de la revolución cubana, huyó la mitad de los 6.000 médicos del país y el país se vio obligado a reconstruir su fuerza de trabajo. El sistema de formación creció tanto que para el 2008 estaba entrenando a 20.000 extranjeros al año para ser médicos, enfermeras y dentistas, en gran medida de forma gratuita.

El caso del Ébola no es la primera vez que los trabajadores de la salud cubanos han sido enviados a hacer frente a un desastre global. Ya en 1960, inmediatamente después de la Revolución, Cuba envió médicos a Chile para ayudar en las secuelas de un devastador terremoto, y la práctica ha continuado durante décadas desde entonces. En 2005, Cuba se ofreció a enviar personal médico a los Estados Unidos después del huracán Katrina en 2005 (que al parecer fueron rechazados).

Reuters informa que Cuba cuenta actualmente con alrededor de 50.000 trabajadores de la salud en 66 países. Además de los actos destacados de la asistencia humanitaria, la diplomacia médica suele servir a menudo a propósitos más prácticos – un estimado de 30 mil trabajadores de la salud se encuentran actualmente en Venezuela lo que se retribuye parcialmente por el petróleo, por ejemplo.

La exportación de conocimiento médico prevé que producirá un ingreso neto a Cuba de 8 200 millones en 2014, según un informe reciente en el periódico estatal Granma. Hay esperanzas de que el turismo médico y la exportación de tecnología médica podrían un día proporcionar cifras similares.

No es una simple foto. Los críticos se han quejado de que Cuba ha comenzado a sacrificar la salud de sus ciudadanos en casa para ganar dinero con el envío de trabajadores médicos al extranjero, y las condiciones de estos trabajadores de la salud han recibido críticas. El diario Los Angeles Times informó a principios de este año que un número importante de trabajadores de la salud cubanos en Venezuela han huido del país para escapar de las “aplastantes” cargas de trabajo. (*)

Aun así, la enorme respuesta de Cuba a la crisis del Ébola parece haber dejado de lado estas críticas, al menos por ahora. El número de personal médico cubano en Sierra Leona, Liberia y Guinea parece que va a ser mayor que el conjunto de los enviados por países mucho más grandes como China. Israel, un país rico con una población similar, causó polémica esta semana al rechazar la convocatoria para enviar equipos médicos.

“El dinero y los materiales son importantes, pero esas dos cosas solas no pueden detener la transmisión del virus de Ebola”, dijo el mes pasado la doctora Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud. “Los recursos humanos son claramente nuestra necesidad más importante.”

(*) Nota de Cubadebate: Al hablar de las prestaciones de salud en Cuba y la migración de algunos trabajadores de la salud desde las misiones, The Washington Post, desconoce u obvia algunos elementos de análisis, que nos parece importante apuntar :

-Pese a los miles de médicos cubanos en misiones solidarias, Cuba sigue estando entre los 5 primeros países del mundo con mayor proporción de médicos por habitantes prestando servicios en su sistema nacional de salud. Los indicadores de salud de la población no han retrocedido en estos años, sino que siguen mejorando cualitativamente.

-El país ha emprendido un amplio plan de reparaciones de sus instalaciones de salud y de perfeccionamiento de su sistema de atención, profundizando en las insatisfacciones reconocidas con los servicios.

-Estados Unidos desarrolla un programa de estímulo al éxodo de profesionales de la salud cubana que cumplen misiones en otras naciones, para el cual destina recursos financieros y humanos, además de conceder la entrada expedita a territorio norteamericano de estos profesionales; aunque es no signifique garantías laborales en el sistema de salud norteamericano.

Texto tomado de The Washington Post. Versión al español de Cubadebate

#Cuba : Arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que combatirán el Ébola (+ Fotos)

Posted on

En la mañana de este miércoles arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que se unirán a la lucha contra el ébola en ese país. Foto: Embajada de Cuba en Ghana/ Facebook

Una brigada de 165 trabajadores de la salud cubanos llegó este jueves al aeropuerto internacional de Freetown, capital de Sierra Leona, para unirse en la lucha contra el Ébola, informó Xinhua y la página de Facebook de la Embajada cubana en Ghana.

El equipo fue recibido en el aeropuerto por la Viceministra de Salud, Madina Rahman, quien les dio la bienvenida en nombre del presidente, el gobierno y el pueblo de Sierra Leona.

Rahman señaló que han abandonado la comodidad de sus hogares y familia para venir  y ayudar al pueblo de Sierra Leona en su lucha para erradicar la terrible enfermedad.

Reconoció la relación entrañable entre ambos países, demostrada al ”venir a ayudarnos a luchar contra esta enfermedad”.

La Viceministra aseguró que esta delegación también compartirá sus conocimientos con sus colegas locales a quienes acompañarán para acabar con el flagelo.

El embajador cubano en Ghana, Jorge F. Lefebre Nicolas, quien también estaba en el aeropuerto, describió el virus Ebola como “otra guerra”.

El diplomático dijo que el equipo médico cubano dejó sus hogares con el compromiso de salvar vidas de sus hermanos y hermanas de Sierra Leona.

Elogió los esfuerzos realizados por el  Gobierno de Sierra Leona contra  el virus, y sostuvo que “estamos aquí para unirnos en la lucha para librar a este país del virus del Ébola”.

Un grupo de avanzada ya se encontraba en el país realizando un estudio de viabilidad y ha sostenido reuniones con el Ministro de Salud, Abu Bakarr Fofanah.

Con China, Cuba y un equipo médico de Gran Bretaña que también está ayudando al país en la creación de laboratorios y centros de tratamiento en las cuatro regiones de Sierra Leona, se espera “que puedan poner el virus en retirada”, declaró el Ministro de Salud a Xinhua.

De acuerdo con un comunicado de la OMS, los cubanos tienen más de 15 años de experiencia en este tipo de brigadas especializada en control de epidemias.

En la mañana de este miércoles arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que se unirán a la lucha contra el ébola en ese país. Foto: Embajada de Cuba en Ghana/ Facebook

En la mañana de este miércoles arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que se unirán a la lucha contra el ébola en ese país. Foto: Embajada de Cuba en Ghana/ Facebook

 

(Tomado de Cubadebate)