cremata

La Colmenita seguirá jugando

Posted on

por  Jorge Rivas Rodríguez

Según Carlos Alberto Cremata, Tin, el año que terminó fue el más intenso para La Colmenita, la compañía que fundó hace más de dos décadas junto a su madre, y que ahora es un referente indiscutible del arte cubano.
Desde los primeros años, la historia de La Colmenita “ha sido siempre más de lo que íbamos soñando. Al principio pensamos en un grupo de 20 niños, pero empezó a crecer como una bola de nieve, y andamos ahora con miles de pequeños colmeneros que juegan al teatro, a la música, a la danza, pero sobre todo a compartir valores, en decenas de Colmenitas por todo el país, y en países como Panamá, República Dominicana, México (Chiapas, con niños indígenas), España (Sevilla y Canarias), Argentina (recién nacida), Colombia, y 12 Colmenitas en siete Estados de la República Bolivariana de Venezuela: Miranda, Nueva Esparta, Vargas, Barinas, Anzoátegui, Trujillo y el Distrito Capital”
Entre los logros del 2011, aseguró que el principal fue la visita a Estados Unidos. “Fue el momento, en estos 22 años de vida, en que nos hemos sentido más útiles…  Abracadabra,  más que una obra de teatro,  es una acción de la Patria; compartirla con nuestros hermanos de Norteamérica, fue para La Colmenita algo más que soñar… Además llevamos nuestra Cucarachita Martina, que puso a bailar a la ONU y nos permitió interactuar con los niños más pequeñitos de Washington, New York y San Francisco”


-En esas ciudades ofrecieron  valiosas actuaciones en teatros y escuelas.
¿Cómo fue la comunicación y la retroalimentación con el público, a pesar de las diferencias del idioma?
“Muy sencillo. Todos los textos que decíamos en español se subtitularon en inglés en una gran pantalla que aparecía al fondo de los escenarios. La retroalimentación era inmediata y, como en Cuba, silencios impresionantes, risas escandalosas, ovaciones, y algo que no esperábamos, muchos gritos de ¡Viva Cuba! …”.
Esta gira por Estados Unidos, organizada por la Fundación Brownstone y el Comité Internacional por la Libertad de los Cinco tuvo un fin esencial: contribuir de alguna manera a sensibilizar al pueblo norteamericano sobre la injusta condena que cumplen nuestros hermanos presos en diferentes partes de ese país.
El director de La Colmenita mencionó los estrenos  de la compañía durante  201, entre los que sobresalieron  Las Nuevas Aventuras de Elpidio Valdés con Adalberto Álvarez y su Son, y La Cucarachita Martina y sus amigos del bosque, junto a La Colmenita de Colombia y la Orquesta Filarmónica Infanto Juvenil de San Cristóbal, Bogotá. “También tuvimos el honor inmenso —dijo— de participar en el histórico desfile del 16 de Abril, que inauguró el VI Congreso del Partido. Y, muy importante, en este año nacieron tres nuevos y melíferos bebés: las Colmenitas de Chiapas (México), Canarias (España) y Buenos Aires (Argentina)”.
Sobre la preparación de los pequeños actores, Cremata explicó que “cada uno debe solo estar dispuesto a jugar a… y en ese juego  a ¡entregarse con el máximo de pasión!…He sido criticado porque hay niños que no bailan bien, por ejemplo…y yo siempre respondo: pero, fíjense ¡con cuanta energía y pasión lo hacen!…No somos una escuela formadora de artistas, somos simplemente una pandilla que se divierte jugando sobre los escenarios. Para esto, nos apoyamos en una treintena de especialistas, quienes  multiplican funciones: el director de arte y una de las productoras están ahora al frente de las Colmenitas en Venezuela; el subdirector dirigió La Colmenita de Panamá; el especialista en expresión corporal está ahora fundando La Colmenita de Argentina, y así nos repartimos por Cuba y por el mundo, mientras no dejamos de producir espectáculos de pequeño y gran formatos”.


-¿Tienen en cuenta los criterios de los niños en los montajes de las obras?
“Fíjate si vale la opinión de ellos que, precisamente y sobre todo por eso,  en el año 2007  fuimos declarados Embajadores de Buena Voluntad de la UNICEF, por respetar, en primer lugar, el derecho del niño a la participación real, y la prueba más reciente es que nuestros niños fueron los verdaderos escritores de Abracadabra”.


-¿Y cómo se preparan las representaciones escénicas?

“Siempre parten de una necesidad pedagógica. Cuando quisimos aprender a estudiar el idioma Inglés montamos Cenicienta según Los Beatles; cuando quisimos tocar música en vivo,  conjuramos a la Trova Tradicional en Ajiaco de Sueños; y cuando formábamos el Taller Colmenero Crecer con Martí,  surgió Abracadabra…”


-Después del exitazo del filme Habanastation, ¿tienen algunos otros nuevos proyectos para el cine y la Tv?

“El año que viene, se estrenará la próxima película, dirigida por Rudy Mora y actuada por La Colmenita junto a Laritza Vega, Laura de la Uz, Manuel Porto, Fernando Echevarría, Eslinda Nuñez, Osvaldo Doimeadiós y el debut, como actor secundario, de Silvio Rodríguez. Se llama Y sin embargo, versión de nuestra penúltima producción teatral Y sin embargo, se mueve (desde Silvio Rodríguez). En la TV se estrenarán los dibujos animados de las canciones de La Colmenita y casi todas nuestras obras teatrales”.


-¿Qué ha sido de aquellos niños discapacitados  con los que La Colmenita realizó conmovedoras producciones?

“Fue con niños de escuela Solidaridad con Panamá, de donde salieron dos actuales maestros, Mabelita, la Abeja Reina, que hoy dirige La Colmenita del municipio Boyeros,  y Héctor,  el Gallo Malayo, ahora al frente de La Colmenita de Jiguaní, en Granma. También interactuamos con la Escuela para sordos e hipoacúsicos René Vilches. No olvidamos la hermosa colaboración con el Centro Médico Psicopedagógico La Castellana, con niños de diferentes patologías, fundamentalmente con síndrome de Down…  Pero el proyecto más difícil y ambicioso fue La Colmenita de Cantabria, en las ciudades españolas de Torrelavega y Santander, con niños con discapacidad cerebral.  Y seguiremos jugando al teatro, con todos los niños que la vida nos permita volver a interactuar, en cualquier escenario…”
Piezas como Cucarachita Martina, Alicia en el país de las maravillas y Abracadabra han provocado llenos totales en grandes plazas de diferentes países de las Américas, Europa y Asia. Son versiones libres recreadas en nuestra cultura e idiosincrasia, montadas con ambientes, lenguajes y estilos muy cubanos.


-¿Quién o quienes realizan estas versiones?

“Las realiza un cuarteto como Los Tres Mosqueteros.  Nuestra dramaturga por excelencia, creadora de La Cucarachita, Blanca nieves y los siete enanitos y decenas de guiones más, Julia González Carid, ya fallecida, nos dejó muchos textos para el futuro…Están, además, Jaime Fort Guirado, que realizó la versión de Alicia…  y el Elpidio Valdés con Van Van, Adalberto…; y Haydée, Titi, Oltuski, especialista en textos líricos, creadora de Ajiaco…, Los Cuentos Cubanos de Andersen y otros; y yo, que di a luz dramatúrgicamente a la versión de Pinocho, La Cenicienta según Los Beatles… Y hay que mencionar a Llanisca Lugo y su equipo del Taller Colmenero Crecer con Martí, que logró que los niños escribieran Abracadabra y ya trabajan un texto sobre Frank País…”

 

-¿Algún mensaje para los niños cubanos y de todo el mundo?
“Que no podemos descansar un segundo en mantener encendido el despertador de nuestras vidas y repetir la frase final de Abracadabra: ‘¿Y ahora, que otra cosa podemos hacer?’. En ese empeño (como nos dice Galeano), validar el significado en hebreo antiguo de esa palabra milenaria, que significa: ‘Entrega tu fuego, hasta el final’”.

 

(Tomado de CubaSi)