Twitturquino

Respuesta para Claudio, de Tremendo Explote: ¿Qué es Blogosfera Cuba?

Posted on

Por Rodolfo Romero Reyes

Después de mucho reflexionar, defiendo la idea de que Blogosfera Cuba es una comunidad. Aunque no convivimos, algunos ni nos conocemos y muchos no hacemos vida juntos, tenemos cosas en común. Es una comunidad que agrupa a diversos grupos (valga la redundancia) y también a otros blogueros y blogueras que andan por ahí, solitarios y andantes. ¿Cuántos grupos? No sabría. Algunos lo son por determinación geográfica: los de Granma, que se reunieron hace poco, los de Pinar del Río con Mary Perdigón a la cabeza… y otros trascienden el espacio fronterizo, como La guerrilla impulsada por Karina y su pelotón suicida. Todos ellos somos Blogosfera Cuba. Porque así nos conocen, porque así bautizamos una revista y porque un día así decidimos nombrarnos.

Cada grupo tiene su vida propia. Se reúnen, se leen, hacen cosas juntos, sin que nadie, más que ellos, decidan lo que tienen que hacer. A veces se mezclan e intercambian experiencias. Hay blogueros como Chiringa que pertenece al grupo de La Habana, pero también se siente parte de La Guerrilla. Hay otros que, a lo mejor, no se sienten parte de ninguno.

Entonces, tu pregunta, Claudio: ¿en qué fecha se fundó eso que -a lo mejor erróneamente pero con mucha pasión y sentido de la unidad- llamamos comunidad Blogosfera Cuba? No tiene una fecha fija porque las comunidades no se crean, no se fundan como los partidos. Surgen y se van organizando poco a poco, con discusiones, meteduras de patas, pero también con mucha pasión y mucho sacrificio. Me atrevería a decir que Blogosfera Cuba se conformó en un amplio periodo que incluye desde el primer Twitthab hasta la última guerrilla en Viñales o el encuentro de blogueros en Granma. Es cierto que 2013 fue un año importante para estos 169 miembros que voluntariamente se sumaron a un nombre porque allí creyeron encontrar unidad en su diversidad. ¿Por qué? Bueno, porque en 2013, el 10 de mayo, surgieron los perfiles en FB y Twitter, porque el 9 o el 10 de julio nació la revista y porque luego, en septiembre, tuvimos un sitio con extensión .ORG. ¿Cuál de las tres es LA FECHA? Ninguna. Fue un proceso acumulativo. Ahora, no está mal que escojamos un día para celebrar un cumpleaños. ¿Será mayo, julio, septiembre? A mí, en lo personal, me da lo mismo.

Eso sí, no creo que nadie deba verse como el fundador o la fundadora de la comunidad, como tampoco nadie debe autocalificarse como el creador de la revista, o del sitio. Tampoco existen coordinadores generales y siempre diré que es un error hablar en nombre de Blogosfera Cuba. La forma de mejorar la página en FB, el sitio o la revista, no es criticando desde afuera o salirse del proyecto grupal para querer brillar con luz propia. La solución está en meter las manos allí, en un espacio que, desde su creación, se dijo, sería de todos. Hagámoslo entonces.

Y si alguien por el título de este post pensó que este texto iría en torno a alguna polémica entre Claudio y yo, lamento decepcionarlo. Solo aproveché una pregunta que él hizo en Viñales. Claudio y yo somos CAUSA y estamos “jurados en el mismo charco”. Cuando eso ocurre, las discusiones no mancillan, al contrario, siempre enriquecen. Espero que después de tantas discusiones, aprendamos de Céspedes y Agramonte, salvando la distancia, y seamos capaces de ceder o de sumar. Y ojalá, cada uno de nosotros se lleve la revista al barrio, postee su post en el sitio web y comparta cosas en el grupo de Facebook. Quizás así nos sentiremos parte de un sueño colectivo que no nació en el Martin, ni en Turquino, ni en el Blogazo… nació el día que cada uno de nosotros decidió abrirse un blog para escribir sobre Cuba.

 

Fuente: Letra Joven.

Blogosfera Cuba YA TIENE ABOGADO!!!

Posted on Actualizado enn

https://i0.wp.com/www.unjc.co.cu/Imagenes/logounjc.gif

El pasado martes fui invitado al IX CONFERENCIA INTERNACIONAL DE DERECHO E INFORMÁTICA DE LA HABANA 2013, para mi sorpresa fui en calidad de “Prensa Especializada”,  también me acompañaban con la misma categoria  Alejandro Cruz, la esposa de Cruz y Yohan González.

El llamado a la sitada conferencia fue con el objetivo de conocer y debatir sobre la multiplicidad de soluciones tecnológicas – y sus fundamentos teóricos – puestas al servicio del Gobierno Electrónico, la modernización e informatización de la gestión del Derecho, así como las iniciativas y estrategias para la preservación del Patrimonio Digital.

En esta ocasión la Conferencia brindo la oportunidad para reflexionar acerca del Derecho y Economía del Conocimiento en la sociedad contemporánea, también sobre los retos jurídicos que han surgido ante la incidencia social de las tecnologías de la información y las comunicaciones, con una mirada sistémica, necesariamente interdisciplinaria por lo que su convocatoria alcanzo a todos los sectores profesionales vinculados a estos temas. Se aprovechó esta oportunidad para examinar la necesidad de fundamentar teórica y filosóficamente el trabajo en estos campos confluyentes, así como de dotarlos del marco político apropiado.

Fue también su objetivo promover encuentros profesionales temáticos tales como: Enseñanza e Investigación de las TIC en las Facultades de Derecho y la INFOÉTICA en las Facultades de perfil profesional vinculado con las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, además propició el encuentro de líderes y desarrolladores de procesos de informatización y modernización de las entidades jurídicas en el Gobierno Electrónico.

De esta conferencia sacamos mucho provecho, como también hicimos aportaciones. Claro, no nos podíamos quedar callados la boca; sino para que fuimos como una “prensa especializada”, además que fomentamos a los presentes que se suscribieran en nuestros blog como tarea acordada de las ranas, pollos y otros animales que salimos de la Ciénaga. Pero, después de tres días de buen taller, bien organizado, (nada que ver con el II Taller de Redes Sociales ), para mi sopresa,  me lleve la mejor noticia que podia tener la blogosfera cuba.

https://i0.wp.com/www.xvcongresofiadi.com.ar/img/autoridades_yarina_amoroso.jpg

La noticia es que la Cra. YARINA AMOROSO FERNÁNDEZ , MSCiencias, COORDINADORA GENERAL, Presidenta de la Sociedad Cubana de Derecho e Informática y Vicepresidenta de la Federación Iberoamericana de Derecho e Informática (FIADI), se declara publicamente la abogada de los miembros de la Blogosfera Cuba. Mejor se los digo de otra manera:

YA TENEMOS ABOGADA!!!!!!

KOKACUB@

Esto no es noticia

Posted on

Treinta días atrás, una veintena de jóvenes conquistó el punto más alto de Cuba. El hecho no es ni fue noticia.

Es común que la generación más joven de la Isla se proponga ascender al Pico Turquino. Sin embargo, por primera vez, la convocatoria surgió en las redes sociales: blogueros y twiteros de casi todo el país fueron los protagonistas de este viaje “por los Cinco…, para juntar y amar”.

Aunque, generalmente, los “movimientos” de los cibernautas en Cuba despiertan interés en la prensa “de aquí y de allá”, el encuentro escapó a los ojos mediáticos. De esta iniciativa no habló El Nuevo Herald ni los medios “nacionales” cubanos, quizá porque los cazadores de noticias no percibieron alrededor del ascenso el apadrinamiento del Comité Central del PCC o el apoyo del hada madrina, que con dinero todo lo puede, Yoani Sánchez.

¡Cuán ilusos son! No comprenden que acciones tan espontáneas como esta (sin subsidios, financiamiento o gratuidades) son las que sostienen Cuba. El día que los cubanos desvanezcan los deseos innatos de sentir y hacer por su país, la Revolución estará perdida.

 

 

(Tomado de Cuba en Letras)

 

 

@twitturquino: un reto cumplido

Posted on

Aquí los dejo con las crónicas de Karina y un sin fin de amigos de la red.

kokacub@

El encuentro y el viaje (+Fotos)

Tengo todavía demasiado a flor de piel las emociones como para escribir el post que merece este viaje al Turquino. Confieso que viajé a Santiago con el dolor de los que no podrían estar, pero a medida en que se fue formando el grupo me fui convenciendo de que sería una empresa inolvidable.

 Johnny y Dianet en la yutong rumbo a Santiago

En la Universidad de Oriente nos acogieron con una sonrisa. A  ellos nuestro primer agradecimiento. Claro, Rodolfo y Camilo,  nuestros más intrépidos turquinautas, pues viajaron de la Habana  a Santiago de Cuba en camión soportando torrenciales aguaceros  y luego el frío de la madrugada con las ropas mojadas; bueno,  ellos, tuvieron que esperar un poquito por la hospitalidad,  porque a las 4 de la mañana era bien difícil que alguien les dijera  dónde estaban los cuartos en los que íbamos a descansar.

Después se nos unieron Betsy y Arnaldo, los matanceros que  habían llegado el día 10 y que junto a Chely y Carlos descubrieron  la ciudad mientras esperaban. Más tarde aparecieron los  camagüeyanos: Carmen Luisa, Yurislenia, Albertico, Rafa el  Turquinauta mayor y Ernesto, el chofer. Ya la tropa estaba casi a  la mitad.

Por los holguineros Elizabeth hacía de anfitriona mientras Dianet  llevaba a los muchachos de la Habana a gestionar su regreso y  Johnny y yo veíamos la guagua que nos trasladaría al campismo. Este es nuestro segundo agradecimiento, a los compañeros de transporte en Holguín y Santiago, que tan amablemente nos dieron la mano para hacer posible esta aventura.

En la noche la Casa de la Prensa de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) en Santiago fue nuestro cuartel general y Lourdes Palau, su presidenta, nuestra hada madrina. Con ella contactamos a través de la UPEC de Holguín y rápido nos prepararon una excelente comida, se convirtieron en gestores de pasajes de retorno para las spirituanas Mary Romero y Yumey que llegaron sobre las 10 pm, y hasta en comité de recepción para los que llegaron en la noche en avión: Sheyla, Reinier y María Antonieta.

Esa primera noche en Santiago bailamos, tomamos helado, hicimos la primera reunión, sí porque las reuniones no podían faltar y era necesario ponerse de acuerdo en algunas cosas; y hasta hubo un grupito, autodenominadado pelotón suicida, que se quedó hasta media madrugada conversando, jugando, conversando.

La partida al día siguiente fue un tanto demorada y al final fue bueno, porque István, el tunero, llegó justo al momento de irnos.

Restos del Oquendo, buque de la escuadra del Almirante Servera

La carretera hacia La Mula, el campismo, es un espectáculo. Está en muy malas condiciones, pero hay que ver esa combinación de mar y montañas y a cada lado fragmentos de la historia de nuestro país, ya sea en los restos de un barco hundido en la guerra de 1898, los cementerios creados por los campesinos de la zona por la imposibilidad de acudir al médico, antes de 1959, y los monumentos de los combates de esas últimas guerras de liberación.

Por el camino varias canciones. Vieja y nueva trova se unieron a Buena Fe y hasta canciones infantiles y rancheras. “También me dijo un arriero, que no hay que llegar primero, si no hay que saber llegar”, cantábamos y todos reíamos, porque sin lugar a dudas emprender la escalada al Pico Turquino lleva esa filosofía. También hubo versiones como: “Hay quien va a la loma y no va al Turquino, y no va al Turquino, pero va a la loma. Hay quien tiene un blog y no escribe nada, y no escribe nada. Pero tiene un blog”. Así llegamos al campismo.

Allá nos esperaba una sorpresa. Un grupo de jóvenes trabajadores de la salina de Nuevitas, en Camagüey, hicieron entrada un poco después que nosotros y se convirtieron en nuestros compañeros y amigos. Hicieron el viaje sobre la cama de un camión al sol; 15 horas dando rueda conquistaron la admiración de todos, porque lo de menos era el viaje, sino la alegría con la que llegaron, las energías. Junto a ellos bailamos esa noche y no se quedó nadie sin dar cintura.

Del Turquino en los tiempos del cólera

Posted on

Por Rodolfo Romero Reyes

AGUA

Sin pasajes y a solo 24 horas de la cita en Santiago, estuvimos a punto de desistir. En nuestras casas los consejos habían sido muy claros: no se les ocurra tomar agua, que lo del cólera es algo serio. Teníamos el compromiso de llegar, éramos los únicos representantes de La Habana en la cita twitturquina, no podíamos hacer otra cosa que ir para La Coubre e intentar resolver.

Montamos en un camión que vociferaba a gritos: ¡Santiago! ¡Santiago! ¡Arriba, Santiago!Cuando casi estuvo lleno nos dijeron la primera mentira del viaje: en doce horas llegamos a la ciudad héroe. Seguramente pensaron: inexpertos e inocentes habaneros.

Desde que llegamos a Villa Clara empezó a llover. Entonces todos descubrimos que caía más agua dentro que fuera del camión. El aguacero duró aproximadamente 5 horas y tuvo cuatro intervalos escampados en los que pensamos, ilusamente, que el agua cesaría. Me cambié de pulóver en tres ocasiones porque el frío iba torturando mis pulmones.

Tenía toda la ropa de interior mojada y el pantalón de mezclilla pesaba una tonelada. Entonces recibí un sms de una amiga que, al saber que iba rumbo al Pico Turquino, me alertaba: Rodo, cuídate que dicen que por allá el tiempo está malo. Leí el mensaje en voz alta para mis nuevos compañeros de viaje. Un señor, que luego se quedaría en Las Tunas, no pudo evitar la expresión. ¡No jodas, malo, ni malo, malísimo está esto! Si es por mí ahora mismo le caigo a pedradas al camión y al camionero.

Cuando a las cuatro de la mañana despertamos al custodio de la Universidad de Oriente, éramos dos viajeros pasados por agua. Olvidamos los consejos familiares y calmamos la sed con la primera tubería que encontramos en uno de los baños. Estuvimos así, entripados, hasta las 9 de la mañana en que nos abrieron la habitación que serviría de hospedaje. ¿Hay agua?, preguntamos. Es que estamos locos por darnos un baño. -Sí, sí, dijo amablemente la señora, aquí nunca falta, dense una ducha que se ve que necesitan descansar. Cinco minutos después tocaron a nuestra puerta los holguineros para interrumpir nuestro brevísimo descanso.

TIERRA

Dos días después, cual guerrilleros cubanos en selva boliviana, empezamos el entrenamiento previo para subir el Turquino, o mejor dicho, el “Tarquino”, nombre original de la elevación en honor a uno de nuestros primeros pobladores.

Entre piedras y más piedras, seguimos el cauce del río La Mula, hasta llegar a los Morones. Nadamos, posamos para fotos aventureras, dejamos escapar chancletas río abajo y algunos –imprudentes- fuimos arrastrados por la corriente y golpeados en las grandes rocas.

Al día siguiente subimos a la cima del Pico. Nos acompañaban un grupo de salineros y radioaficionados camagüeyanos que con sus lemas improvisados hicieron más divertida la escalada. El desafío con la montaña siempre es un nuevo reto. Nos convencimos una vez más de que subir montañas hermana hombres. Rendimos tributo a José Martí y ante él nos comprometimos; no existía un mejor lugar.

Algunos cantamos, y para mi sorpresa muchas fueron canciones revolucionarias, de combate, de esperanza. Alguien recordó aquello que fue himno cuando el Tercer Congreso de los pioneros. “Y en la cima del Turquino, / he visto a mi Patria entera, / ahí empiezan los caminos / y ahí ondea mi bandera”.

De regreso el camino se hizo más áspero. El agua más escasa. Las manos más amigas. La tierra, más ardiente, más caliente, más santiaguera.

FUEGO

Primero, Camilo, mi hermano, quien después me aseguró que había estado en la mejor excursión de sus 24 años. Después, y para que nadie se ponga bravo, empezaré desde occidente, donde comenzó mi travesía.

Otra vez me encontré con Sheila y con su novio de Puerto Padre. Empezamos en Rotilla y terminamos ahora en el Turquino. Eran tres: los dos mencionados y una súper cámara fotográfica que nos arrancaba las carcajadas más impensables en los momentos más tensos y agotadores.

De Matanzas llegó Arnaldo, pachanguero y amigo, quien el último día y en su apuro dejó su toalla y se llevó las chancletas del Jonny, un pellizco de Dianet y un abridor de Camagüey. A su lado, iba Betsy, quien por segunda vez intentó subir a la cima. Esta vez se quedó en el Pico Cuba, pero no importa, dice que volverá otra vez.

Mary y Yumey, las espirituanas tenían la única cabaña con confort de todo el campismo La Mula. Cabaña que fue testigo de charlas románticas con custodios, olvido involuntario de cierto “tacacillo” y del roce obligatorio y colectivo contra una de las paredes del baño.

En Las Tunas descubrí que Elpido Valdés vivirá trescientos años, que ser padre es una vocación especial y que bajo ningún concepto podemos “encasquillarnos”.

De paso por la tierra de Agramonte soñé con el cariño más honesto, con la sonrisa más inspiradora y con la perseverancia más persistente que jamás hubiese conocido. Una triada femenina perfecta para subir, reír, dar chucho e incluso compartir una cerveza. También conversé con Albertico, con el chófer –de cuyo nombre no puedo acordarme- y con el Rafa. Con ellos aprendí que el periodismo es incansable, que manejar es un arte y que un funcionario del Partido puede reír, bailar, divertirse y subir 47 veces el Turquino.

La última escala de este viaje es en Holguín. Empezaré primero con los padres de Giovana: Carlos y Chely, explorador y cantante, firmeza y dulzura, amantes y amigos. Continuaré con Elizabeth, el gran enigma, a quien, luego de varias investigaciones, le descubrimos tres de sus secretos: 1) mantiene una dieta a base de maltas y galleticas cómicas, 2) utiliza una escoba para descender en las partes más agrestes de la montaña y 3) ella es quien actualiza el blog de Yoandry Fontana. Por último, me quedan tres expedicionarios más: Dianet, la niña grande, Karina, la joven soñadora y responsable, y El Jonny, el mejor logístico del Ejército Libertador.

Por supuesto no podía faltar una muchacha a la que besé por primera vez en la total oscuridad de la noche y con quien contemplé, discretamente y a su lado, todas las estrellas de la playa. Hoy debo confesar que le hice el amor en la orilla del río, escondidos de unas vacas, y que recorrí su cuerpo con mis más sinceras caricias. En este viaje al Turquino, me entregué en cuerpo y alma a una dama encantadora: la Sierra Maestra.

AIRE

Dicen que muchas cosas de las lleva el viento y llevados por el viento, o si lo prefieren por un vuelo de Aerocaribbean, regresamos de la gesta turquinera hasta la capital de todos los cubanos.

En lo personal, estos días se me fueron volando, pero yo también volé con ellos. Llegamos alto, bien alto, en un encuentro que superó las expectativas de muchos. Hablamos de muchos temas en espacios informales, conversamos de blogs, de la Moringa, del CFO, del Turquino en los tiempos del cólera, de nuestros miedos y sueños, de nuestras familias, del Che, de las escuelas y las hazañas de algunos en preescolar, de las ganas de hacer y fundar, de Cuba y del futuro.

Y todo esto lo hicimos sin cámaras transmitiendo on line, sin presiones de arriba, sin declaraciones que firmar o esclarecer, y sin ninguna cobertura mediática, más allá de nuestras propias bitácoras.

 

Respiré aires de amigos, aires martianos y revolucionarios, aires inolvidables que hoy me alientan a seguir camino, a tener un blog y a escribir un post que quizás, con suerte, no se lo lleve el viento.

 

 

(Tomado de Letra Joven)

 

 

Periodistas cubanos en el Turquino

Posted on

Carmen Luisa Hernández Loredo/Foto: Cortesía de los participantes
periodistas cubanos en el turquino

Camagüey.-Hasta la elevación más alta del archipiélago cubano llegaron cerca de una veintena de periodistas de varias provincias del país.El objetivo de esta escalada fue reunir a un grupo de profesionales de la prensa que, desde Facebook, Twitter y los Weblogs defienden la verdad cubana con la franqueza y la justeza propias de su oficio.

La convocatoria, lanzada desde Holguín, fue secundada por matanceros, habaneros, spirituanas, camagüeyanos, tuneros y un santiaguero; en esta última ciudad fue el punto de encuentro para el inicio de las jornadas de feliz intercambio.

El hermanamiento fue inevitable. Después de descubrir los rostros de los perfiles de Facebook y de los Nickname de Twitter, las sonrisas y los abrazos se intercambiaron limpiamente entre amigos de toda la vida.

A la cima del Pico Real del Turquino llegaron 17 hombres y mujeres; sin declaración oficial, como corresponde a un evento entre colegas, Karina Marrón González, periodista del semanario Ahora de Holguín, promotora principal del viaje, agradeció a todos los que se enrolaron en el viaje, sintió la ausencia de los que no pudieron llegar, y aseguró, delante del busto de José Martí, que todos los presentes eran consecuentes seguidores de las doctrinas martianas, igual que los Cinco Héroes cubanos.

Con el orgullo propio de haber saludado al Maestro y ascendido los 1 942 metros del Turquino, se sellaron los cinco días de recorrido por parte de la provincia de Santiago de Cuba que incluyó la zona de El Uvero.

(Tomado de periódico digital Adelante.cu)

¿Serán de la Habana?

Posted on

Le debía un post a los habaneros y es quizá el más difícil de todos los que he escrito sobre este viaje al Pico Turquino, por eso lo dejé para los finales. Mis amigos, algunos que conocí antes y otros que he aprendido a querer con esto de desorganizar la subida al punto más alto de la geografía de Cuba, muchos de ellos no podrán estar.

Allá en la cima me faltará el abrazo de Carlos Alberto, con su corazón inmenso y sus comentarios incendiarios, a veces impulsivos, como la gente que no tiene nada que esconder, como la gente de alma limpia. Sé que todos extrañaremos el vuelo de esta Chiringa por la Sierra Maestra, porque él, Koka y Salva, han sido junto a Dane, alma de este encuentro que finalmente se hará sin ellos. Dane, @cubanadecorazon, por motivos felices, pronto tendremos otro twitero de puntería, otro cubano puro y turquinauta, así es que ahora le toca cuidarse; Koka, Salva y Chiringa, por la fatalidad de vivir enla Capital, porque aunque no lo crean, vivir en la capital puede tener sus fatalidades, como que todo te cueste más, hasta los pasajes, o que los capitalinos regresen a sus raíces durante el verano y compliquen cualquier gestión de viaje, más estos aventureros y despresupuestados como el que estamos emprendiendo.

Mañana, cuando esté camino de Santiago de Cuba, mientras recibamos a Rodolfo y su Letra joven, que finalmente pudo hacer el viaje no sé mediante qué misterios; o a esa Criatura de Isla que es Sheyla, estaremos pensando en las bromas de Julio César (Koka), el creador del logo, el que quizás más ha promovido esto, en Salvatore300 y sus constantes invitaciones a que nos arrepintiésemos, “porque la lomita se las trae”. Con ellos haremos cada pedazo del trayecto y también con los Alejandros: Cuba1erplano y Loisí; con Bertica, que tiene a su bebé enfermo, y con Rafauniversidad y David, a quienes los deberes escolares les impidieron venir hasta acá.

Mis amigos, los que no vienen, igualmente viajan conmigo. Nos une el empeño de no haber desistido hasta el último minuto, de continuar todos los días luchando por Cuba, cada quien con su voz, pero juntos.

PD: Nos vemos en Coppelia uno de estos días o quizá todavía me sorprendan mañana desembarcando en la Universidad de Oriente.

(Tomado de Espacio Libre)