Tu Doctor

Los servicios de salud a nuestro pueblo se garantizan y mantienen su desarrollo. #Cuba #AsíEstamos

Posted on Actualizado enn

Hospital “General Calixto García “Unidad de Cuidados Intensivos de Emergencia. (UCIE). Atiende al paciente la Dra. Susana Jaen Veliz.
Foto: Jorge Luis González

Hace tan solo unos meses, la labor desplegada por la Brigada Médica Cubana en la lucha contra el ébola llamó la atención de la comunidad internacional y ocupó algunos de los principales titulares de los grandes medios de prensa. El humanismo y la consagración de nuestros profesionales saltaron a la palestra pública como un ejemplo de las sólidas bases en las que se fundamenta el Sistema Nacional de Salud Pública.

Principios de nuestra medicina que también se manifestaron diez años atrás, en agosto del 2005 cuando, ante los visibles y destructores efectos del huracán Katrina en Nueva Orleans, Cuba ofreció desinteresadamente al gobierno de Estados Unidos enviar un contingente de trabajadores de la salud para asistir a las víctimas. Este fue el preámbulo de la creación del Con­tingente Internacional para el En­fren­ta­miento a Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, que en noviembre de ese mis­mo año dio las primeras muestras de su he­roísmo al auxiliar a los afectados por un devastador terremoto en Pa­kistán.

Cuba ha colocado entre sus prioridades mejorar el estado de salud de su pueblo. Los resultados están a la vista y han sido fruto de una permanente voluntad política, sólida participación social e intersectorial y del desarrollo constante de un sistema basado en la formación ética de un capital humano suficiente, con alto nivel de competencia de sus especialistas.

Desde el propio triunfo revolucionario han sido muchos los obstáculos que hemos tenido que sortear y los intentos por impedir o desestabilizar la concreción de un sistema sanitario que, a pesar de las limitaciones económicas propias del subdesarrollo, arreciadas por el bloqueo económico, comercial y financiero im­puesto por el gobierno de los Estados Unidos, se enorgullece de ser universal, gratuito y accesible a toda la población.

No debemos olvidar que en los primeros cinco años de Revolución cerca de la mitad de los médicos que había en el país emigraron. Apenas unos 3 600 quedaron en el territorio nacional, pero su aporte fue decisivo para formar a las nuevas generaciones e impulsar la asistencia sanitaria y la necesaria investigación científica.

Así llegamos a tener más de 85 000 médicos y el mejor indicador del mundo en el per cápita de estos profesionales: 7,7 por cada mil habitantes, o lo que es lo mismo, un médico por cada 130 personas, cifra que  aun restando los 25 000 que se encuentran cumpliendo misión en el extranjero es de 5,4, por lo que continúa entre las primeras.

Precisamente ese espíritu de compartir lo que tenemos y no dar lo que nos sobra, principio que ha caracterizado a la Revolución Cubana desde sus comienzos, llevó a nuestros profesionales a prestar sus servicios tras el terremoto en Chile (1960) y la ayuda solidaria a Argelia (1963), entre otros ejemplos.

Fueron estas las primeras páginas de una his­toria que hoy tiene como protagonistas a más de 50 000 colaboradores cumpliendo mis­ión en 68 países, de los cuales la mitad son mé­dicos. Durante todos estos años más de 325 000 trabajadores de la salud han cumplido 580 000 misiones internacionalistas.

Más de 56 500 estudiantes se forman en nues­tras aulas, de los cuales alrededor de 10 700 provienen de otras naciones, como contribución también al desarrollo de otros pueblos. Igualmente, se prepararán más de 25 000 es­pecialistas, entre ellos 2 201 extranjeros.

La calidad científico técnica de nuestro personal de salud, su formación, valores humanos, la forma en que establecen la relación médico-paciente, entre otras cualidades, han determinado que sean demandados en nu­merosos lugares del mundo. En este sentido, existen convenios de colaboración Go­bierno a Gobierno, en los que se establece determinada compensación en beneficio mu­tuo. No obstante, Cuba no olvida, ni olvidará su vocación internacionalista, continuará dando ayu­da desinteresada y gratuita a las naciones que lo requieran, como lo hace actualmente en Haití, Níger, Honduras, Eri­trea, entre otras.

Lo anterior no ha estado exento de campañas difamatorias para desacreditar la labor de nuestros galenos, ni han sido pocas las acciones contra la ética por parte de los gremios y colegios médicos, que ven en los profesionales cubanos una amenaza al lucrativo negocio que es la medicina capitalista.

El notable prestigio de nuestra salud pública en el contexto internacional ha suscitado el interés de clínicas por contratar profesionales cubanos para el ejercicio privado de la medicina. Ello viene ocurriendo incluso en países amigos, aun cuando sus gobiernos no favorecen ni comparten tales procedimientos.

Uno de los principales artífices del robo de talentos ha sido el gobierno de los Estados Unidos, que desde los primeros años del triunfo de la Revolución nos obligó a adoptar controles y regulaciones migratorias para contrarrestar esta situación y ha continuado en su interés desestabilizador mediante sorteos, emigración selectiva y la Ley de Ajuste Cu­bano.

Asimismo, se mantiene vigente el Pro­grama de Parole para Profesionales Mé­dicos Cubanos (Cuban Medical Pro­fessional Pa­role Program), diseñado para incitar la deserción de los profesionales de la medicina cu­bana durante el cumplimiento de sus misiones en terceros países, establecido por el go­bierno de George W. Bush desde agosto del 2006. Para ello, cuenta con agentes y activistas en los lugares donde laboran nuestros médicos me­diante convenios gubernamentales, que presionan y ofertan facilidades de todo tipo a quienes deserten y emigren al territorio norteamericano con la promesa de un mejor futuro profesional, que en realidad solo es posible alcanzar por una exigua minoría.

Este programa ha sido cuestionado por varios medios de prensa norteamericanos, en­tre ellos el The New York Times, que lo calificó co­mo un “instrumento de fuga de ce­rebros cu­banos, cortesía de EE.UU.”.

Ante tales circunstancias, Cuba continuará compartiendo sus modestas experiencias a través de la cooperación internacional y, al propio tiempo, reitera la necesidad de establecer negociaciones para la contratación de re­cursos humanos a través de convenios institucionales, que permitan balancear y actualizar la disponibilidad de nuestros profesionales, sin dejar desprotegidos los servicios de salud a la población.

Existe la voluntad de favorecer todas las vías posibles para mejorar las condiciones de vida y trabajo de nuestros médicos. Se avanza en incrementar el acceso a las tecnologías de la información, que les permita, entre otras facilidades, llegar a los textos más actualizados de las distintas especialidades; conceder becas en el extranjero para aprender nuevas técnicas; ampliar la modalidad de misiones de colaboración por períodos cortos (grupos itinerantes); propiciar la participación en congresos y eventos nacionales e internacionales con el objetivo de difundir sus trabajos científicos e intercambiar experiencias con sus homólogos; así como adoptar las medidas necesarias para lograr que continúen superándose y dando lo mejor dentro de la profesión que, por sus virtudes humanitarias y su definida vocación, escogieron como sentido de su vida.

Los profesionales de la salud que bajo los términos de la actualización de la política migratoria han salido del país, ya sea por un interés económico, familiar o de índole profesional, incluyendo aquellos víctimas de las engañosas prácticas del vulgar robo de cerebros, tienen la oportunidad, si así lo desean, de reincorporarse a nuestro Sistema Nacional de Salud, a los que garantizará su ubicación laboral en similares condiciones a las que tenían.

Cuba continuará apostando por la integralidad de su sistema de salud, por potenciar la investigación y la producción científico técnica, en función de solucionar los principales problemas de la población, como lo ha hecho hasta ahora.

El sistema sanitario cubano tiene como principal fortaleza, el capital humano formado durante todos estos años, que le permite garantizar la salud de nuestro pueblo y al mis­mo tiempo continuar la colaboración internacional.

Ministerio de Salud Pública

Fuente: Granma.

“¡Tengan confianza! ¡Regresaremos!” #ALBATCPvsÉBOLA

Posted on Actualizado enn

 

Un grupo de los colaboradores que partieron este martes para Liberia y Guinea Conakry. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Daba la sensación de que, una vez lanzada la voz de alarma por allá por el primer trimestre del año en Guinea Conakry, había muy poco que hacer contra el Ébola. A fin de cuentas, hubo complacencia, morosidad, cuando no mutis en casi cada recodo del mundo.

Demoró la reacción. Eso sí, hasta que la infección viral se expandió por Liberia, Sierra Leona, Mali y, sobre todo, contagió a ciudadanos “primermundistas” o amenazó con adentrarse en geografía de la “civilización”.

Se retrasó y, las más de todas, se limitaban, encima de intentar controlarles las fronteras, a inyectarles dólares y convocar fuerzas militares para evitar convulsiones e inestabilidad social, que contaminen los continentes allende África.

Por eso el mundo se conmocionó, cuando la Cuba de hoy exhaló un acto de altruismo, vigoroso, un acto generoso por donde se le mire, como se conocen pocos por estos días del siglo XXI.

Primero, más de 400 profesionales, entrenados con meticulosidad en suelo patrio; 165 de ellos salieron a principios de octubre para Sierra Leona, al vórtice mismo de un lugar donde la enfermedad acabó ya con más de 4 500 vidas. Ahora, 83 colaboradores más, asidos como aquellos al principio de la voluntariedad, partieron la noche de este martes a Liberia (49) y Guinea Conakry (34), donde los espera una pequeña avanzada que ya actúa en el terreno.

Vísperas de la partida, uno, armado de preguntas miles, los imagina irascibles, preocupados, con los nervios comiéndoselos, con los corazones encogidos por acontecimientos que les trascienden, un tanto perplejos, pensando en cómo harán para sobrevivir al horizonte que les viene encima y con más dudas que respuestas.

Y la realidad nos estremece, nos arranca los cuestionamientos: con una alegría impaciente y esperanzada, propia de seguridad por el buen actuar, de certeza por saberse a la altura de las circunstancias, los médicos y paramédicos reciben a un grupo de periodistas en la Unidad Central de Cooperación Médica, donde se prepara y atiende a especialistas que cumplen misión internacionalista.

Pareciera que no hay motivos para la preocupación o, para decirlo como se siente, que no tienen razones para el miedo.

Luis Alberto Pérez López (Pinar del Río). Licenciado en Enfermería. Intensivista y especialista en Urgencias Médicas. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

“Sentimos miedo, ¡síiiii!” Luis Alberto Pérez López acentúa su respuesta en medio de un suspiro que hubiera dejado a cualquier huracán, pongamos por caso el Katrina, en una leve brisa de primavera. Pero a seguidas responde con optimismo al agorero enfrente de él.

¿Quién no siente miedo? Al principio, claro. Pero me siento tan bien preparado, que no cabe el miedo en mi. Va a ser difícil, lo sé, pero vamos a cumplir nuestra misión a capa y espada. De eso no pueden tener dudas nuestro pueblo y la dirección del país. El nombre de Cuba y de la medicina nuestra seguirá en lo más alto“.

¿Y cómo acogió su decisión la familia?

“La entendieron sin dificultad. Mis padres, que han sido protagonistas de esta Revolución tan grande; mis hermanos, que son internacionalistas también, mis tres hijos —de 16 (muchacha), 17 (varón) y 19 años (femenina)— y mi esposa. Todos comprenden el altruismo de este gesto”.

Para Luis Alberto, Liberia, el destino en su segunda misión, le deparará un contexto mucho más complicado que el que encontró en Venezuela.

Liberia será un escenario con un cuadro epidemiológico muy variado y con un enemigo prácticamente invisible, a diferencia de lo que sucede en Venezuela donde hay muchos avances en la salud y el enemigo era la oposición, contra la cual estamos preparados para enfrentarnos cara a cara.

“Pero hemos sido muy bien entrenados, repito. Ha sido un curso intensivo de un mes y ocho días. Rotamos por los principales hospitales de La Habana, durante la parte teórica del adiestramiento y en el IPK hicimos la práctica de la técnica.

Agradecemos mucho a los profesores de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, que nos dieron una preparación perfecta. Solo nos queda aplicar todo lo aprendido y mostrar la valía y voluntad del contingente.

¡Tengan confianza! ¡Regresaremos!”

Y así, con esa brutal tranquilidad que trasmutan sus palabras, se despide.

Pareciera una pose, una reacción ilógica, un mecanismo de defensa, una máscara o cualquier otro tecnicismo psicológico. Mas cualquiera de estas valoraciones se deshace cuando se les ve a todos, por igual, serenos, convencidos, apasionados.

Ronald Hernández Torres (Las Tunas). Especialista en Medicina General Integral. Cumplió misiones en Honduras (2005-2007) y Venezuela (2009-2013). Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Mira, mi madre no estaba de acuerdo con mi disposición. Tenía mucho miedo, lo cual es lógico. Sin embargo, conversé con ella y aceptó mi decisión cuando comprendió que combatir el Ébola en África, además de todo lo que significa para aquella población, también reduce las posibilidades de que se expanda por el mundo y, por supuesto, de que llegue a Cuba.”

Esto dice Ronald Hernández Torres y, además, que “el Ébola nos lleva ventaja. Estamos atrasados, esta es una lucha que debió comenzar hace mucho. Así se hubieran evitado tantas muertes y no habría esa sensación de miedo que hay entre la población, no solo de Cuba, sino en todo el mundo.

“No, yo no siento miedo. Esa es la verdad. La preparación que hemos tenido aborta el miedo que podríamos tener. Cumplimos con toda disciplina todas las normas biomédicas y el riesgo de contagio es casi nulo. Además, tenemos 15 días más de preparación cuando lleguemos a Liberia”.

Será un escenario complicado —abunda—, no solo porque el Ébola es ya una epidemia, sino porque solo el 20 por ciento de la población habla inglés, el resto se comunican con dialectos y, además, no hay una situación sociopolítica que facilite nuestra labor“.

Rubén Carballo Herrera (Cienfuegos). Licenciado en Enfermería. Máster en Salud de los Trabajadores.  Cumplió misiones en Haití (2001-2003) y en Venezuela (2006-2009). Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

A diferencia de Luis Alberto y Ronald, el destino de Rubén Carballo Herrera es Guinea Conakry, pero como ellos es un dechado de seguridad. Al menos esto se puede concluir de su declaración.

No me parece una misión tan riesgosa. No, no, no, de verdad que no“, repite una y hasta cuatro veces antes de argumentar su negación.

“Es que ya estuve en Haití en un lugar que estoy seguro es más hostil, más difícil que el que encontraré en Guinea Conakry. Estoy seguro.

“Imagina que estuve en la Isla de Gonâve (isla de Haití situada al oeste de Puerto Príncipe en el golfo de idéntico nombre), un médico y yo solos. Estuve con pacientes que podían contagiarte de Sida, poliomielitis, fiebre tifoidea, malaria, tuberculosis… Podría ser igual de riesgoso, pero no más.

La otra razón es que nos han cuidado muy bien desde que nos escogieron y, como dijeron mis compañeros, la preparación ha sido óptima. Por esto agradecemos a los profesores de la OMS y la OPS, y también a la dirección de la Revolución.

Trasmita al pueblo cubano que tenga confianza. La misión va a ser satisfactoria. De eso estoy seguro y puedo decir que ninguno de los que partimos hoy tiene dudas“.

De esta manera, con la única diferencia de las comparaciones con sus experiencias internacionalistas previas, se declaran todos los integrantes del contingente que ahora, cuando usted lee estas líneas, se acercan al vórtice de una enfermedad que, desde marzo de 2014, azota a Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona, Mali, Nigeria…, fuera de control, con altísima capacidad de propagarse y que ya afectó a más de 11 000 africanos.

Lo que hicimos antes de tomar esta decisión, fue pensar, antes que todo, en los niños, en los jóvenes, en el futuro de África y también del resto del mundo. Por eso partimos con esta tranquilidad que algunos asombra“, resume de este modo Carballo Herrera, quien no vacila en hablar por sus compatriotas.

Y a uno no le queda otra que pensar que, si en este principio se basa todo lo demás, llevan todos los asideros, cargan todas las razones para emprender el camino que este martes (re)iniciaron.

Les ocurre, se me antoja pensar, como a Woody Allen, que les valen los sacrificios del presente pensando en el mañana que tanto les interesa, porque es allí, en el futuro, donde vivirán el resto de su vidas. Ellos y, más importante aún, sus descendientes.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Fuente: Cubadebate.

El ébola, en dos minutos (+Observación) #ALBATCPvsEbola

Posted on

Las claves del virus, en gráficos: el contagio, los síntomas y el traje de bioseguridad


¿Cómo se contagia el ébola y cómo no?

El virus del ébola no se transmite por el aire, ni por el agua, ni por mordeduras de insectos que hayan picado a enfermos. El contagio solo se produce por contacto directo entre personas a través de la sangre, el sudor, la saliva y cualquier otro fluido. Las secreciones corporales también pueden encontrarse en objetos contaminados. Aunque el virus no se encuentra en el aire, si un enfermo de ébola estornuda o tose cerca de alguien, puede infectarle si ese fluido cae en los ojos, la boca o la nariz.

¿Cuáles son los síntomas del virus? 

El periodo de incubación —o intervalo de tiempo que puede transcurrir desde la infección hasta la aparición de los síntomas— oscila entre los 2 y 21 días, según la Organización Mundial de la Salud. Entre el séptimo y noveno día, el enfermo puede empezar a sentir hasta seis síntomas: fiebre, cansancio, dolor de cabeza, de garganta, articular y muscular. Entre el décimo y undécimo día, se suceden: sangrados en nariz, boca y ojos, dolores estomacales y vómitos, erupciones en la piel y hematomas, diarreas, fatiga extrema y alucinaciones. A partir del duodécimo día, comienzan los síntomas más graves para el enfermo, como la pérdida de conciencia, convulsiones, disfunciones renal y hepática y hemorragias internas.

¿Qué elementos tiene el traje de bioseguridad?

Los equipos utilizados para tratar a los dos sacerdotes españoles infectados por ébola y a la auxiliar de enfermería contagiada han sido criticados por personal del Instituto Carlos III de Madrid y por expertos por no cumplir con las medidas de protección suficientes. La normativa determina que para manejar virus como el ébola es necesario un nivel 4 de bioseguridad. Los equipos empleados en España solo alcanzan el grado 2, según las críticas de los trabajadores del Carlos III y los profesionales consultados.

 

Observaciones:

Cuando se integran en el centro de las células, los  virus  no se dividen, sino que se replican constantemente.

Como los antibióticos   actúan en otras estructuras celulares, como las membranas, es fácil entender, que su  actividad es nula dentro de los núcleos. En cierta manera los virus son intratables.

los virus están en el origen de la vida  y acompañan a los  humanos desde hace millones de años, produciéndoles enfermedades como el sarampión, la varicela, las paperas, la rabia, el sida, la culebrilla. O el catarro. Hay unos 200 que son los que “conviven” mas frecuentemente junto a nosotros

lo sorprendente de los virus  es su tropismo. Esa cierta selectividad para algunas células, guiándose  así para su supervivencia. El porque   el virus de la hepatitis se dirige al hígado; el de las paperas  a las parótidas o el del sida al sistema inmunológico,  es algo que la ciencia   aun no ha podido dilucidar plenamente.

El virus del ébola tiene un cierto tropismo por el sistema de la coagulación. Es una de las 25 virosis que producen fiebres hemorrágicas. Se bautizo  cuando se  confirmo su presencia en una  aldea cercana  al rio ébola en la republica del Congo, África, en 1974- 1976.

El ébola virus es un  conviviente habitual de grandes simios, los antílopes y los murciélagos fruteros en las intricadas  regiones de la floresta africana. La invasión de los seres humanos al  hábitat centroafricano y la proximidad, cada día mayor  de estos animales  a las villas   y aldeas, han hecho posible  la transmisión de la enfermedad. En palabras mas sencillas: hoy en día es mas fácil y habitual comerse un antílope –las cacerías abundan — domesticar un orangután, o ser mordido por un murciélago.

El virus pasa de los animales  y de los humanos enfermos  hacia los sanos, a través de  las conjuntivas oculares, y  la de la boca –aunque estén intactas– o a través de un contacto con la piel  dañada por heridas, abrasiones  o roces casi siempre minúsculos, microscópicos. Todas las secreciones son potencialmente contaminantes. El “truco” para recordarlas es la letra “s”, secreciones, saliva, sudor, semen y sangre.

Se explica, que los trabajadores sanitarios deben usar mascara, espejuelos, batas sanitarias desechables, etc. Para tratar a los enfermos.  Los cadáveres  tienen que ser cremados rápidamente.

La mortalidad del ébola es muy alta: hasta un 70 %. Recuerde que un 10 % o diezmo es  una catástrofe gigantesca. — de grandes proporciones —  en cualquier  grupo humano.

El meollo de la epidemiologia del ébola es que tiene hasta tres semanas de periodo de incubación. Quiere decir que el infectado esta normal, asintomático,  pero ya tiene el virus dentro de su cuerpo, aunque no  sea detectable. Esto, teóricamente, es un tiempo muy largo que le permite a cualquiera viajar en avión alrededor del mundo en varias oportunidades.

El otro problema es que  una de las naciones  más  expuestas es Liberia: la primera y única colonia de los EE.UU. En el mundo. Desde Monrovia se mantiene mucho intercambio comercial, de vuelos, etc.  Con el territorio americano.

El ébola solo tiene tratamiento sintomático. Hay dos vacunas — inglesa y francesa — en  experimentación. Algunos hospitales tienen excelentes cuartos de aislamiento y cada medico  tiene que reportar fiebre o síntomas similares al flu en cada paciente que haya salido del país en las tres semanas precedentes. No hacerlo significa un crimen medico de lesa  humanidad.  (Esa aberración ya sucedió en Texas y en España)

 

Fuente: El País.

Observación: Anonimo.

#WashingtonPost: En respuesta al #Ebola, #Cuba aporta como nadie

Posted on Actualizado enn

 Adam Taylor.– Si bien la comunidad internacional ha sido acusada de flojera frente a la crisis del Ébola, Cuba, un país de sólo 11 millones de personas que todavía goza de una tensa relación con Estados Unidos, se ha convertido en un proveedor crucial de la experiencia médica en las naciones de África Occidental golpeadas por el Ébola.El jueves, 165 profesionales de la salud del país llegaron a Freetown, Sierra Leona, para unirse a la lucha contra el Ébola – el equipo médico más grande que ha llegado de cualquier nación extranjera, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y después de haber recibido entrenamiento para tratar con el Ébola, aproximadamente 296 médicos y enfermeras cubanos irán a Liberia y Guinea, los otros dos países más afectados por la crisis.Cuba, bajo cualquier medida, no es un país rico. Tenía un Producto Interno Bruto (PIB) de poco más de $68 mil millones en 2011, según el Banco Mundial, solo un par de lugares más altos que Belarús. Con 6051 dólares, su PIB per cápita era menos de una sexta parte que el de Gran Bretaña de. Sin embargo, su respuesta oficial al Ébola parece mucho más sólida que la que países mucho más ricos pueden aportar -una evidencia más de que los profesionales de la salud están a la altura del ron y los tabacos en términos de las exportaciones cubanas.

El sistema universal de atención de la salud de Cuba permite esa exportación. El país nacionalizó sus servicios de salud poco después de su revolución, poniendo fin a la sanidad privada y garantizando la atención médica gratuita en su Constitución. Los resultados han sido ampliamente elogiados. En 2008, al evaluar 30 años en este campo, la OMS valoraba la “revolución de la atención primaria de salud” de Cuba, con avances impresionantes en ciertos indicadores de salud. “Estos indicadores – que están cerca o igual a los de los países desarrollados – hablan por sí mismos”, señaló Gail Reed, quien llamaba la atención sobre una gran reducción en el número de muertes de niños menores de cinco años y la alta esperanza de vida de Cuba, 77 años.

El éxito de la salud de Cuba se basa en su formación médica. Después de la revolución cubana, huyó la mitad de los 6.000 médicos del país y el país se vio obligado a reconstruir su fuerza de trabajo. El sistema de formación creció tanto que para el 2008 estaba entrenando a 20.000 extranjeros al año para ser médicos, enfermeras y dentistas, en gran medida de forma gratuita.

El caso del Ébola no es la primera vez que los trabajadores de la salud cubanos han sido enviados a hacer frente a un desastre global. Ya en 1960, inmediatamente después de la Revolución, Cuba envió médicos a Chile para ayudar en las secuelas de un devastador terremoto, y la práctica ha continuado durante décadas desde entonces. En 2005, Cuba se ofreció a enviar personal médico a los Estados Unidos después del huracán Katrina en 2005 (que al parecer fueron rechazados).

Reuters informa que Cuba cuenta actualmente con alrededor de 50.000 trabajadores de la salud en 66 países. Además de los actos destacados de la asistencia humanitaria, la diplomacia médica suele servir a menudo a propósitos más prácticos – un estimado de 30 mil trabajadores de la salud se encuentran actualmente en Venezuela lo que se retribuye parcialmente por el petróleo, por ejemplo.

La exportación de conocimiento médico prevé que producirá un ingreso neto a Cuba de 8 200 millones en 2014, según un informe reciente en el periódico estatal Granma. Hay esperanzas de que el turismo médico y la exportación de tecnología médica podrían un día proporcionar cifras similares.

No es una simple foto. Los críticos se han quejado de que Cuba ha comenzado a sacrificar la salud de sus ciudadanos en casa para ganar dinero con el envío de trabajadores médicos al extranjero, y las condiciones de estos trabajadores de la salud han recibido críticas. El diario Los Angeles Times informó a principios de este año que un número importante de trabajadores de la salud cubanos en Venezuela han huido del país para escapar de las “aplastantes” cargas de trabajo. (*)

Aun así, la enorme respuesta de Cuba a la crisis del Ébola parece haber dejado de lado estas críticas, al menos por ahora. El número de personal médico cubano en Sierra Leona, Liberia y Guinea parece que va a ser mayor que el conjunto de los enviados por países mucho más grandes como China. Israel, un país rico con una población similar, causó polémica esta semana al rechazar la convocatoria para enviar equipos médicos.

“El dinero y los materiales son importantes, pero esas dos cosas solas no pueden detener la transmisión del virus de Ebola”, dijo el mes pasado la doctora Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud. “Los recursos humanos son claramente nuestra necesidad más importante.”

(*) Nota de Cubadebate: Al hablar de las prestaciones de salud en Cuba y la migración de algunos trabajadores de la salud desde las misiones, The Washington Post, desconoce u obvia algunos elementos de análisis, que nos parece importante apuntar :

-Pese a los miles de médicos cubanos en misiones solidarias, Cuba sigue estando entre los 5 primeros países del mundo con mayor proporción de médicos por habitantes prestando servicios en su sistema nacional de salud. Los indicadores de salud de la población no han retrocedido en estos años, sino que siguen mejorando cualitativamente.

-El país ha emprendido un amplio plan de reparaciones de sus instalaciones de salud y de perfeccionamiento de su sistema de atención, profundizando en las insatisfacciones reconocidas con los servicios.

-Estados Unidos desarrolla un programa de estímulo al éxodo de profesionales de la salud cubana que cumplen misiones en otras naciones, para el cual destina recursos financieros y humanos, además de conceder la entrada expedita a territorio norteamericano de estos profesionales; aunque es no signifique garantías laborales en el sistema de salud norteamericano.

Texto tomado de The Washington Post. Versión al español de Cubadebate

#Cuba : Arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que combatirán el Ébola (+ Fotos)

Posted on

En la mañana de este miércoles arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que se unirán a la lucha contra el ébola en ese país. Foto: Embajada de Cuba en Ghana/ Facebook

Una brigada de 165 trabajadores de la salud cubanos llegó este jueves al aeropuerto internacional de Freetown, capital de Sierra Leona, para unirse en la lucha contra el Ébola, informó Xinhua y la página de Facebook de la Embajada cubana en Ghana.

El equipo fue recibido en el aeropuerto por la Viceministra de Salud, Madina Rahman, quien les dio la bienvenida en nombre del presidente, el gobierno y el pueblo de Sierra Leona.

Rahman señaló que han abandonado la comodidad de sus hogares y familia para venir  y ayudar al pueblo de Sierra Leona en su lucha para erradicar la terrible enfermedad.

Reconoció la relación entrañable entre ambos países, demostrada al ”venir a ayudarnos a luchar contra esta enfermedad”.

La Viceministra aseguró que esta delegación también compartirá sus conocimientos con sus colegas locales a quienes acompañarán para acabar con el flagelo.

El embajador cubano en Ghana, Jorge F. Lefebre Nicolas, quien también estaba en el aeropuerto, describió el virus Ebola como “otra guerra”.

El diplomático dijo que el equipo médico cubano dejó sus hogares con el compromiso de salvar vidas de sus hermanos y hermanas de Sierra Leona.

Elogió los esfuerzos realizados por el  Gobierno de Sierra Leona contra  el virus, y sostuvo que “estamos aquí para unirnos en la lucha para librar a este país del virus del Ébola”.

Un grupo de avanzada ya se encontraba en el país realizando un estudio de viabilidad y ha sostenido reuniones con el Ministro de Salud, Abu Bakarr Fofanah.

Con China, Cuba y un equipo médico de Gran Bretaña que también está ayudando al país en la creación de laboratorios y centros de tratamiento en las cuatro regiones de Sierra Leona, se espera “que puedan poner el virus en retirada”, declaró el Ministro de Salud a Xinhua.

De acuerdo con un comunicado de la OMS, los cubanos tienen más de 15 años de experiencia en este tipo de brigadas especializada en control de epidemias.

En la mañana de este miércoles arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que se unirán a la lucha contra el ébola en ese país. Foto: Embajada de Cuba en Ghana/ Facebook

En la mañana de este miércoles arribaron a Sierra Leona los médicos cubanos que se unirán a la lucha contra el ébola en ese país. Foto: Embajada de Cuba en Ghana/ Facebook

 

(Tomado de Cubadebate)

¡Alerta sanitaria!: Peligroso caracol africano fue introducido en La Habana

Posted on Actualizado enn

achatina

Al parecer la Aduana General de la República de Cuba está tan ocupada  prohibiendo, multando o reduciendo lo poco que se puede introducir al país, que hechos tan importantes como este suceden con normalidad poniendo en peligro la salud humana y el desequilibrio de la fauna nacional.

Deberían prestarle más atención a estas cosas y dejar de perseguir y cuestionar tanto a los cubanos, que más que nada, lo que hacemos es para sobrevivir en esta orilla sin tener que largarnos hacia otro lado.

Pero atentos, las nuevas restricciones aduanales han puesto un nuevo precio al pago por las ilegalidades en todas nuestras fronteras. Entonces habría que preguntarse a quién realmente beneficia tanto absurdo. Yo personalmente creo que a la misma aduana, que como bien sabemos es una de las instituciones más corruptas de todo el país, ya que si chocas con la ¨persona adecuada¨ todo tiene su precio y nada se hace imposible. Nótese que en la aduana se sobran las “personas adecuadas”.

Mientras tanto un “descuido” ha hecho evidenciar la vulnerabilidad de nuestro excelente sistema aduanal, por lo que al menos se imponen dos preguntas de orden:

1- ¿Qué estaba haciendo la aduana cuando un ciudadano nigeriano introducía al país semejante ejemplar?

2- ¿Asumirá la Aduana General de la República la responsabilidad por este hecho, reponiendo los daños causados por la Achatina fulica?

A la espera…

Carlos Alberto Pérez
¨La Chiringa de Cuba¨

!Alerta sanitaria en La Habana por caracol africano introducido al país! Leer el resto de esta entrada »

En #Cuba: Otra arma contra el cáncer

Posted on

En Cuba: Otra arma contra el cáncer (+ Fotos y Video)

Nimotuzumab, foto tomada de InternetSus ojos son los de un guerrero que no se amedrenta en la batalla por superior que sea el enemigo al que se enfrenta. Lucha. Resiste. Mantiene la calma. No pierde la fe. Ayer la lucha en la Sierra Maestra por la independencia de su país; hoy, una batalla por su vida.

Desde hace unos meses, Ovidio Almendral es paciente del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, en La Habana, y cada semana llega a ese centro de salud para tratarse con Nimotuzumab, un medicamento creado en el Centro de Inmunología Molecular (CIM), que controla el crecimiento de las células cancerígenas, y que ya muestra esperanzadores resultados.

Este hombre de 80 años, diagnosticado con una adenopatía cervical, metástasis de un carcinoma epidermoide de vías aéreas-digestivas superiores, comenta sentirse diferente luego de que se le combinara el Nimotuzumab con la radioterapia. “Yo me siento bien, normal. Lo único que me estoy sintiendo, por la radioterapia, es la sequedad en la boca. Tengo mi ánimo. Me mantengo perfecto.”

Para padecimientos similares al mencionado, el tratamiento más habitual es, en un primer momento, extirpar el tumor mediante cirugía; luego, la quimioterapia. Pero a Ovidio, por su edad y otras enfermedades que padece, no se le pudo hacer, explica el Doctor Elías García, Especialista en Oncología.

“Cuando analizamos esta situación tampoco era posible adicionar la quimioterapia al tratamiento de la radioterapia- acota el especialista- y decidimos adicionarle el Nimotuzumab a la radioterapia debido que de esta forma, se obtienen mejores resultados.”

En este sentido Gustavo Maragues y Norberto Maceo, diagnosticados con Adenocarcinoma Prostático y, como a Ovidio Almendral, también se les agregó a su tratamiento el Nimotuzumab. Hoy, ya sienten la mejoría.

“Yo estaba un poco exceptivo-confiesa Gustavo Maragues- pero en la medida que avanzo con los ciclos de quimioterapia más el Nimotuzumab, he notado que mi enfermedad no ha progresado, eso realmente es un aliento para uno seguir avanzando en la vida”.

Norberto Maceo dice que en un inicio perdió las fuerzas, “pero ya me siento otra vez algo de lo que era antes”, manifiesta sonriente.

Ovidio Almendral en la Sala Quimioterapia Ambulatoria. Foto: Analeida Puerto/Cubadebate

NIMOTUZUMAB CONTRA TUMORES DE ORIGEN EPITELIAL

Según la Organización Mundial de la Salud, en Cuba fallecen de cáncer unas 21 000 personas y se diagnostican más de 31 000 nuevos casos anualmente con esa enfermedad, constituyendo así la primera causa de muerte en el país desde 2012.

Por ello, varios son los esfuerzos encaminados para desarrollar tratamientos cada vez más efectivos contra ese padecimiento. De ahí que el Nimotuzumab o Cimaher, como también se le conoce, sea uno de ellos.

Kaleb León, Doctor en Ciencias y Director de Investigaciones y Desarrollo del CIM, explica que el Nimotuzumab es un anticuerpo monoclonal que reconoce el factor del crecimiento epidérmico y controla el desarrollo de las células cancerígenas, fundamentalmente en tumores de origen epitelial.

Por su parte, Ariamna Cuevas, Máster en Ciencias y Gerente del Nimotuzumab en el CIM, expone que ese fármaco “está registrado para cáncer de cabeza y cuello en estado avanzado, de esófago, y gliomas (tipo de cáncer cerebral en adultos y niños). También se encuentra en investigación en otro conjunto de localizaciones como pulmón, estómago, páncreas, cérvico-uterino, y próstata”.
Sobre cómo el Nimotuzumab modifica al organismo, el Doctor Elías García, manifiesta que es un medicamento muy seguro y de baja toxicidad comparado con sus homólogos en el mundo.

“Las personas que recibimos este medicamento podemos trabajar. Luego de haber sido expuestos al tratamiento puedes hacer una vida normal en el centro de trabajo, en la casa”, afirma el paciente Gustavo Maragues.

EXPERIENCIAS EN PINAR DEL RÍO Y MATANZAS

La Doctora Yamilka Sánchez, Jefa del Grupo de Oncología en Pinar del Río revela que en el Hospital Oncológico de esa provincia, III Congreso, está el caso de una joven de 31 años que debutó con un cáncer de cuello uterino infiltrante en el año 2010 con una recaída loco-regional en 2012.

“La paciente aún está viva después de haber recibido su línea de quimioterapia adicionada al Nimotuzumab, explica la especialista. En estos momentos la joven, a pesar de estar en progresión de la enfermedad, cuenta con muy buena calidad de vida.”

Por su parte, el Doctor Eduardo Santiesteban, especialista en Oncología de la provincia de Matanza, comenta sus experiencias con los pacientes con cáncer de pulmón, quienes luego de que se les aplicase la primera línea de quimioterapia presentaban un cuadro general deteriorado, han mejorado su calidad de vida luego de que se les adicionara el Nimotuzumab.

“Muchos de ellos llegaron con disnea y dolor torácico, y en la actualidad, se mantienen vivos con lesiones estables, es decir, con la lesión tumoral aún presentes en el pulmón, pero sin falta de aire y ni dolor, además hacen sus actividades diarias.”

En Cuba, desde la creación y aplicación del Nimotuzumab en 2002, anualmente se benefician entre 400 y 500 pacientes. “Nuestro objetivo es siempre tratar de beneficiar a la mayor cantidad de pacientes posibles y obtener en el menor tiempo que se pueda la evidencia, la confirmación que el producto es seguro y eficaz”, acota la Msc. Ariamna Cuevas.

La Doctora Yamilka Sánchez, asevera que contar con este producto en Cuba es un logro de la ciencia y la biotecnología de nuestro país. “Tenemos puesto en ello todas las esperanzas porque es un arma más contra este flagelo que es el cáncer”.

Centro de Inmunología Molecular. Foto: Analeida Puerto/Cubadebate

MÁS ALLÁ DE LAS FRONTERAS CUBANAS

El Nimotuzumab ha trascendido las fronteras de Cuba. En la actualidad está registrado en más de 20 países, fundamentalmente en América del Sur, África y Asia. De ahí que a escala mundial, haya sido utilizado en unas 47 mil personas.

Sobre el proceso de registro, Ariamna Cuevas, Gerente del Nimotuzumab en el CIM, comenta que es un asunto complejo, porque es necesario documentar todo el desarrollo del medicamento y luego presentárselo a la Agencia Regulatoria. “Además, con el agravante de que cada agencia regulatoria, en dependencia de su nivel de desarrollo, pide más o menos nivel de explicación”.

Como parte del proceso para registrar un medicamento está la realización de ensayos clínicos en esos países donde se pretende comercializar el producto.

Al respecto, el Doctor Kaleb León asevera: “Tenemos una red muy grande en diferentes países: en Alemania, en tumores de páncreas y gliomas. También hay ensayos clínicos actualmente en Japón, en diferentes localizaciones como pulmón, esófago. Existen además ensayos clínicos en Indonesia y en Brasil”.

Otras naciones en las que se desarrollan ensayos clínicos, aunque de manera muy insipiente son Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, uno de los retos que tiene el CIM con el Nimotuzumab es lograr un registro en un país del primer mundo, acota Kaleb León, Director de Investigaciones y Desarrollo de ese Centro.

No obstante, hoy la ciencia cubana ha logrado penetrar en mercados de países desarrollados y en vías de desarrollo, por el conocimiento científico y el gran valor de sus investigaciones. “Eso es lo que hace que muestren interés hacia nosotros y los resultados están ahí en con el Nimotuzumab”, afirma Ariamna Cuevas.

Sin embargo, el Nimotuzumab no es el único medicamento del CIM que se ha registrado en Cuba y en otras naciones. Otros de los que ya se comercializan para tratamientos contra el cáncer son:

CIMAvax-EGF (vacuna terapéutica para el tratamiento del cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadíos avanzados).

ior®EPOCIM o Eritropoyetina Humana Recombinante (para el tratamiento de la Anemia en pacientes oncológicos).

ior®LeukoCIM o FILGRASTIM (Factor estimulador de colonias granulocíticas (G-CSF) para el tratamiento de la Neutropenia).

VAXIRA® o racotumomab (vacuna terapéutica para el tratamiento de cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadíos avanzados).

LOGROS Y RETOS

Cuando en 1994, Fidel Castro inauguraba el Centro de Inmunología Molecular dejaba como misión principal lograr ofrecer productos novedosos para la salud de los cubanos.

“Eso es una meta que va a permanecer con el CIM porque no es un lujo, es una promesa de salud para nuestro pueblo. Ha sido un reto para nosotros, comenta Ariamna Cuevas.

Pero los científicos de ese Centro, a punto de cumplir los 20 años de trabajo, no se han quedado en el punto de arrancada. Los avances han sido constantes. En la actualidad ya está terminada una segunda facilidad que está en operaciones. “Pero además, hay una nueva inversión que se encuentra bastante avanzada, y eso significa que hemos crecido”, manifiesta Cuevas.

Para Kaleb León, otro de los retos que tiene el CIM es el tecnológico. Las drogas biotecnológicas, no solo tienen un reto científico en su desarrollo, sino también regulatorio. “Esta es una industria muy regulada, de altos estándares de producción y control de calidad, que requiere de una tecnología muy grande a la hora de producir estos medicamentos, y es un reto para nuestro país poder pasar esos estándares”, concluye Kaleb.

CONFIANZA

Ovidio, Gustavo y Norberto se mantienen firmes porque saben que no están solos. A un lado, las enfermeras y médicos del Hospital Oncológico de La Habana; al otro, los científicos del Centro de Inmunología Molecular.

Por eso para Ovido Almendral conocer por dentro todo lo que brinda un hospital, es maravilloso, “y pensar que a nosotros, los que lo usamos, no nos cuesta nada”, dice. Mientras, Norberto no necesita decir con palabras lo que su rostro sonriente y confiado muestra.

Gustavo, por su parte, se siente agradecido por haber tenido acceso a un medicamento como el Nimotuzumab. “En ocasiones a nosotros no nos dicen, pero sabemos que es bien costoso, y tenerlo a nuestra disposición es muy importante para quienes padecemos de este tipo de enfermedad.”

“Eso es lo que le da fuerza a uno para quedarse cuando haga falta -comenta, con los ojos aguados, Ariamna Cuevas- hasta las 10, o hasta las 12 de la noche, o trabajar el sábado, el domingo; incluso, ir y cuidar esa obra, esa inversión, que significa tener un nuevo laboratorio y poder hacer más investigaciones. Eso es lo que alimenta el alma”.

Manos por la vida. Foto Analeida Puerto/Cubadebate

Hospital Oncológico de La Habana. Foto: Analeida Puerto/Cubadebate

Norberto y Gustavo, junto a otra paciente en la Sala de Quimioterapia Ambulatoria. Foto: Analeida Puerto/Cubadebate