-

Sancionados

Julian Assange sí accederá a la extradición a EEUU tras haberse conmutado la sentencia de Manning, según WikiLeaks

Posted on

Julian Assange sí accederá a la extradición a EEUU tras haberse conmutado la sentencia de Manning, según WikiLeaks

Hace unas horas saltaba la noticia de que Obama finalmente conmutaba la sentencia de Chelsea Manning, condenada a una pena de 35 años por traición al haber filtrado documentos a WikiLeaks. Y es este portal el que ahora asegura que Julian Assange accederá a entregarse para afrontar los cargos de los que se le acusa en Estados Unidos.

Una promesa en referencia a la determinación que Obama podía tomar con respecto a la clemencia a Manning, y que de hecho casi se comunicó cuando su mandato está prácticamente finalizado. Esta supuesta decisión de Assange se emitía desde la cuenta WikiLeaks, tanto la semana pasada como el pasado mes de septiembre.

Hemos ampliado con las declaraciones del abogado de Julian Assange en The Hill .

Lo que dice WikiLeals

Mientras Edward Snowden pedía la clemencia a Manning desde su cuenta personal en un tweet hace justo una semana, en el caso de Julian Assangese ha tratado siempre de comunicaciones a través de la cuenta de WikiLeaks, como el tweet que también se emitía la semana pasada. Una cuenta que aunque se asume que gestiona parcialmente el propio Assange no se trata de una suya personal.

¿Qué implicaría esto? Que Julian Assange aceptaría la extradición a los Estados Unidos abandonando la embajada de Ecuador en Londres, donde vive desde 2012. De este modo, Assange se enfrentaría a los cargos de traición y espionaje en la corte estadounidense, si bien personalmente continúa negando los de violación y abusos sexuales, implicando la aceptación de su extradición a Estados Unidos desde Suecia (según Assange una invención para lograr su extradición a Suecia y posteriormente a EE.UU.).

Lo que dice su abogado

No obstante, como recientemente han transmitido desde The Hill, Barry Pollack (abogado de Assange) especifica que la conmutación de la sentencia no reúne las condiciones para que se produzca la extradición a EE.UU.

Assange agradece el anuncio de que la sentencia de Manning se reduzca y que sea liberada en mayo, pero esto no es exactamente lo que él esperaba.

Sin dar más detalles, el defensor deja ver que pese a los anuncios reiterados de WikiLeaks por el momento no se cumplen las condiciones para que Assange acceda a abandonar su asilo político.

Si pese a esta comunicación la decisión fuese adelante, llegaría dos años después de rumorearse su marcha de dicha embajada, aunque finalmente no se produjo prolongándose su asilo político en Reino Unido. Ahora, además, se plantea un posible perdón a Assange por parte del que será el nuevo presidente de EE.UU., Donald Trump, debido a que WikiLeaks tuvo un papel en las pasadas elecciones al filtrar los correos de Hillary Clinton.

Fuente: Xataka.

¿Cómo se afectará el internet y la tecnología con la presidencia de TRUMP?

Posted on

trump-internet-ban

A todos nos cogió por sorpresa que Donald Trump haya sido elegido como presidente de los EE.UU, pero ahora más que estar sorprendidos debemos estar preocupados por el futuro de Internet en la era Trump. ¿Por qué deberíamos estarlo? En este articulo analizaremos varias posturas del Presidente Electo Donald Trump frente a internet y la tecnología en general y en resumen no es nada esperanzador.

¿Por qué nos debería preocupar que Trump sea presidente? 

Partiendo de lo que ya sabemos y conocemos de Donald Trump, su xenofobia y forma de pensar en temas migratorios que ya de por sí debe ser una preocupación en cuanto al ámbito tecnológico nos deben preocupar su postura en contra de la libertad de expresión que existe en Internet y es que en uno de sus debates el presidente electo Trump hace alusión a cerrar partes de Internet.

Cerrar o apagar internet en ciertas partes, y de ser necesario lo hará…

Luego de los ataques el 2 de Diciembre del año pasado en San Bernardino Donald Trump decía a la luz pública el 8 de diciembre su intención de tomar medidas para controlar el uso que los terroristas hacen de Internet. ¿La principal? Cerrar “partes” de la red. 

Como si esto fuera poco el magnate y nuevo presidente de EE.UU habla de infiltrarse en internet para espiar a ISIS y desde ese punto es de cierto modo algo entendible pero quién garantiza que solo lo harán con ISIS y no con demás países, lo que está claro es que esto ya lo hacen.

Donald trump en contra del cifrado de Apple, más que preocupante para los chicos de cupertino…

trump_apple

Luego de los ataques de San Bernardino Donald se refirió a la negación de Apple de crear una BackDoor en su sistema para que el FBI pudiera extraer la información del iPhone y trato de Apple de Boicot. Ahora imagínate como están los chicos de la manzana de preocupados teniendolo de presidente, además de ello una de sus “propuestas” a pesar de que en los debates jamás habló de ello tomaremos esta como una de sus propuestas, dijo que obligará a Apple a crear su computadoras y dispositivos en suelo estadunidense de lo contrario podría gravar sus productos con el 35% de impuestos.

Para Apple sería devastador si esto llegase a pasar y para los seguidores de la marca ya que como bien sabemos la mano de obra norteamericana no es la mejor y mucho menos la más barata así que por ello Apple como corporación recurre a mano de obra de calidad y de menor costo, pero porque los consumidores de la marca se verían afectados? básicamente toda compañía debe manejar márgenes de costos, inversión y ganancias, esto haría que sus dispositivos tuvieran que aumentar de valor.. Si más de lo que están y por supuesto sus inversionistas perderían la confianza en la compañía y claramente venderían sus acciones y finalmente Apple la empresa más costosa del planeta caería, por ende la economía de EE.UU se vería afectada y como tal sería una “Puñalada trasera” hacia su mismo país.

Condenar sin piedad a Snowden, para Trump él es un traidor.

El mundo le debe mucho a Snowden si no hubiese sido por el escándalo de la NSA jamás hubiera salido a la luz pública y por ende esta problemática hubiera llegado a niveles inimaginables y claro si más y menos Trump siempre se mostró muy de acuerdo con el espionaje de la NSA de hecho la aprueba y de seguro en la era Trump será un hecho.

“Creo que Snowden es una amenaza terrible, creo que es un traidor terrible, y ya sabes lo que solíamos hacer en los viejos tiempos cuando éramos un país fuerte. Sabes lo que le hacíamos a los traidores, ¿verdad?” – Donald Trump

¿En que me afecta que Trump piense así sobre internet?

Probablemente tu teléfono móvil se ejecuta con Android, con iOS o Windows Phone. Probablemente usas Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat. Probablemente esta noche verás una serie o peli en Netflix… Desde el punto de vista de la tecnología, las decisiones que se tomen en Estados Unidos en relación a Internet y a la industria tecnológica nos afectarán irremediablemente, porque todos estos productos de los que somos consumidores están hechos por empresas con sede en EEUU a las que sin duda afectarán de lleno las medidas de Trump.

El político republicano ha atacado y criticado en más de una ocasión a los intocables de Silicon Valley por temas como la privacidad y la inmigración y siendo sincero el panorama estos 4 años venideros a partir del 31 de enero de 2017 no preveo cosas buenas para la tecnología y mucho menos para el mundo, esperamos que nada extraordinario ocurra.

Fuente: Cultura Informática.

El debate equivocado. Por @HaroldC4rdenas

Posted on

Por: Harold Cárdenas Lema

Los últimos días han sido una vergüenza. Tanto hemos luchado por alcanzar espacios de pensamiento en el mundo físico y virtual que nos ayuden a construir un país mejor. Ahora que los vamos logrando, lo empleamos en rencillas y ajustes de cuentas ante un público que se polariza o divierte como en el Coliseo romano.

Si el mejor tema de conversación que tenemos los cubanos es la bandera que abraza un deportista o el derecho a publicar una opinión que de por sí es compartida por la mayoría, muy mal andamos. Podemos convertir las redes sociales, la blogosfera y los medios de prensa en una universidad colectiva donde se coincida y discrepe a fuerza de pensamiento. O podemos promover linchamientos mediáticos que no tardarán en llegar al mundo físico.

En lo personal me parece sana una esfera pública donde se discutan abiertamente asuntos de relevancia nacional, mucho mejor que dejarlo a desconocidos que lo hagan tras puertas cerradas. Pero el actual es el debate equivocado. Y lo que estamos viendo ahora es una radiografía de lo que vendrá en los próximos tiempos. Dicho esto, voy a dar mi opinión sobre varios de estos debates descarriados. De una sola vez y sin ganas de seguir en ello:

Tenemos el mismo derecho que cualquiera de irnos a vivir a otra parte y jurar lealtad a otra bandera. Lo que nos hace cubanos va más allá de las leyes y lo que nos hace buenas personas va más allá de las nacionalidades. Conozco compatriotas deleznables y extranjeros sublimes, y por supuesto que viceversa. Nadie deja de ser cubano al competir por otro país, siempre que se siga sintiendo así.

Ahora, cuando un cubano deja por el piso mi bandera y pide otra por encima de ella, el mambí que llevo por dentro se rebela. Y no diría que deja de ser de la isla pero ciertamente no lo es tanto como Mijaín López o cualquiera que bajo otra bandera, siga llevando la nuestra en el corazón.

karina marron
Karina Marrón es de las mejores periodistas de nuestra generación

Karina Marrón habló por muchos en el pleno de la UPEC que nos sentimos orgullosos al leerla. Nunca debieron ser secretas sus palabras porque están respaldadas por el sentido común, ese que todavía es impublicable en ningún periódico o noticiero. La contradicción era de raíz, empezaba por ahí y se extendió como un cáncer de efecto dominó.

No debemos seguir poniendo a nuestros profesionales en la disyuntiva de publicar o silenciar hechos de interés público por secretismos que hasta el presidente ha criticado.

Agradezco que hayan transcrito sus palabras porque sin ellas nunca hubiera comprobado cuán bien Karina representa a los revolucionarios de nuestra generación. Yo hubiera consultado con ella antes de publicarlas, no sé si la ética profesional lo exige o no, pero cuando se habla a camisa quitada a veces omitimos matices y esto puede ser usado por quienes están a la caza de cualquier desliz con potencial de escándalo.

El periodista que distribuyó la información en Holguín cometió ese error inicial de lanzarse aventuradamente a una acción que pronto escapó de su control. Y podemos suponerle mil defectos o virtudes pero no los sabemos así que debemos concentrarnos solo en hacer justicia. ¿La sanción impuesta sobre él es acorde al hecho? En realidad parece más ejemplarizante que justa y debería revisarse seriamente. Pero el mayor perdedor en este asunto es la Unión de Periodistas de Cuba.

Su imagen se ve enturbiada cuando en pleno proceso de reclamación de la medida, uno de sus principales funcionarios se expresa contra el periodista holguinero. Puede ser criticable el hecho de divulgar las palabras de Karina sin su consentimiento pero también son lamentables las palabras de Aixa Hevia, precisamente por su larga trayectoria profesional. La UPEC es una organización no gubernamental que tiene como primer objetivodefender a los periodistas en el ejercicio legal y ético de su profesión, así como su derecho de acceso a las fuentes“. Y ciertamente dio la impresión de que la UPEC se lanzó con entusiasmo a la expulsión.

ravsberg
Conocí a Ravsverg hace años, desde entonces hemos coincidido y discrepado juntos, pero siempre buscando lo primero y respetando lo segundo

Quizás esto ocurrió al calor de otro debate alrededor del periodista uruguayo Fernando Ravsberg. Lo conozco desde hace 5 años, lo he visitado en su casa y viceversa, lo he entrevistado y viceversa. Hemos discrepado tanto como un periodista extranjero y un militante de la juventud comunista cubana pueden hacerlo. Cuando veo la polémica alrededor de su persona y su trabajo, me parece también que es la discusión equivocada.

Desde que conocí a Fernando lo veo dar informaciones que deberían estar en nuestros periódicos y no las veo. Análisis que deberían salir en televisión con una mirada de izquierda y están ausentes. Iniciativas que deberían venir de nuestras organizaciones y nunca nacieron. Críticas que deberían ser nuestras para mejorarnos, y nunca llegan.

A diferencia de sus detractores no le pido un periodismo militante con nuestra causa porque esa es nuestra función, si no la hacemos bien es culpa nuestra, no suya. Le pido que sea responsable con sus lectores, que no se sume a sembrar el desaliento y la incertidumbre que generan otros medios, que sea profesional con sus colegas, incluso en momentos de tensión.

Si el tiempo que se emplea en criticar a otros se utilizara en mejorar la UPEC y terminar las mediaciones que aquejan a nuestra prensa, estaríamos mucho mejor.

iroel-sanchezSe puede coincidir o discrepar con Iroel Sánchez pero marginarlo o silenciarlo sería injusto. Es callar la voz de un sector que él representa.

Para nadie es un secreto el debate que desde hace un tiempo viene teniendo lugar entre Iroel Sánchez y Fernando Ravsberg, desde sus respectivas plataformas. Que en ocasiones es productivo porque genera pensamiento y alternativas, en otras solo provoca ofensas y ataques personales. Iroel representa a un sector de Cuba que respeto y me recuerda a mis tíos, que quiero un montón pero discutimos cantidad, porque teniendo los mismos objetivos vemos caminos distintos. Quizás sea la diferencia generacional.

Ravsberg me parece un profesional que escribe lo que piensa con honestidad, no convertirá a nadie en algo que no sea ni mucho menos lo convertiremos a él. Como diría Diego en Fresa y Chocolate, este país sin Iroel y Ravsberg, quizás le faltaría un pedazo. Intentar deslegitimar a uno u otro resulta un intento vano e injusto, es atacar el mensajero cuando esto es un debate en el campo del pensamiento. Más que polemizar sobre proyectos o personas, discutamos sobre las ideas que cada uno propone.

Ojalá el efecto final de todo esto no sea botar el sofá una vez más. Con reuniones de la UPEC a puertas cerradas donde pidan juramento de sangre a los miembros de no comentar lo que ocurre en el recinto. Con una mayor polarización del debate en Internet centrado en las personas que lo sostienen y no en sus ideas concretas. Ojalá esta incipiente Internet cubana no siga tomando la costumbre de generar escaramuzas y crear grupos polarizados que se linchen unos a otros, sino que exista una noción de construcción común utilizando el pensamiento.

Todavía puede imponerse el sentido común y aplicarse una sanción menor al periodista holguinero, Aixa Hevia puede hacer buen periodismo sin que este episodio empañe su carrera profesional, Ravsberg puede seguir informando en su blog y los cubanos pueden ganar medallas que nos enorgullezcan sin importar la bandera que lleve al podio. Podemos dedicarle entonces el tiempo a discutir cuál será el país que viviremos y dejaremos a nuestros hijos. Porque reconozcámoslo, somos mejores que esto.

Para contactar al autor: haroldcardenaslema@gmail.com

Tomado del Blog La Joven Cuba

De nuevo el periodismo ¿La última carta de la baraja?

Posted on Actualizado enn

 

boxer-in-corner-sitting-with-gloves

Lo confieso. Soy una lectora fiel de Cartas desde Cuba. Lo leo para enterarme de lo que se mueve en Cuba, de lo que pasa en el mundo y nos puede afectar. A veces, para buscar una segunda voz, otro prisma de un asunto que siempre me resulta interesante, aunque no lo comparta.
Lo leo porque es balanceado, y además de los materiales de Fernando Ravsberg, se hacen excelentes selecciones de la prensa oficial de Cuba y de los blogs, de modo que de muchas maneras me hace más fácil el hecho de estar o por lo menos sentirme informada. Y como yo, muchísimos otros.
Ahora mismo hay olas contra ese blog, no sé si campaña o personas unidas por algún tipo de concatenación universal -para no ser tan paranoica-, pero en la práctica la gente, los cubanos de adentro con conectividad y de afuera, incluidos muchos periodistas, lo leen y lo siguen, y se dan por enterados en esa página de temas que deberían haber sido publicadas en los medios oficiales, y hablo ahora de Fernando, pero lo anterior se vale para Oncuba, Progreso Semanal, El Toque…., sino miren y verán.
En Cartas desde Cuba he leído el alcance de la vacuna cubana contra el cáncer de pulmón y lo de los indios importados como obreros en una obra de la construcción en la Isla. He encontrado lo bueno, lo malo y lo regular.
Ahora se le demoniza como si tuviéramos tiempo suficiente como para perderlo criticando el periodismo que hacen otros, cuando sería mucho más productivo -para adeptos y opositores- trabajar para hacer nosotros uno mejor, mejor que el que hacemos y mejor que el de Fernando, si es que la idea es “darle en la cabeza”.
La prensa cubana, la prensa oficial cubana, no está en desventaja con los medios digitales, o por lo menos no es una desventaja en principio.Ellos no son los reyes todopoderosos y nosotros los pobres vasallos a sus expensas. Estamos, en todo caso, al mismo nivel, con las mismas armas, si no es que las nuestras son mejores.
Los medios oficiales tienen periodistas trabajando exclusivamente o casi exclusivamente para ellos, y tienen los canales para que sus contenidos tengan un largo y fácil alcance. Los medios alternativos solo pueden ser vistos en internet, quizás en el paquete semanal, o sea que su alcance, al menos dentro de Cuba, es mínimo.
La existencia de unos no implica el descrédito obligado de los otros. El buen periodismo de unos, no implica el mal periodismo en los otros, y que conste que para mí el buen periodismo no es necesariamente el que se hace en los medios alternativos, como tampoco el malo se hace exclusivamente en los oficiales.
Pero digamos que, a pesar de todo, nos sintamos irremediablemente en guerra. Entonces, es lícito defenderse, esquivar, atacar…, pero con ética, con medida, con sentido de lo necesario y lo justo.
Yo, por ejemplo, no estuve de acuerdo con la expulsión del colega de Holguín, primero por simple solidaridad con alguien que comparte mi profesión, y segundo porque noté muchas cosas fuera de lugar, mucho de escarmiento…, pero incluso si la hubiera apoyado, no podría compartir, por ejemplo, lo que publicó en su perfil en facebook -un perfil que, acorde a su cargo, se considera institucional-la vicepresidenta primera de la UPEC, cuando acusó a Pantoja de querer buscarse un puesto en la prensa de Miami y, por si no fuera poco, insinuó que se debería expulsar a Ravsberg del país.
Nunca es buena la fórmula que para elevarnos requiere de hundir al otro. Si tenemos algo que decir, digámoslo y hagámoslo bien. Tenemos los medios, tenemos las fuentes, tenemos el tiempo, las computadoras, la internet que no es solo para colgar fotos de los nietos o replicar lo que escribe otro.
Yo creo en la libertad. Creo, por ejemplo, en la libertad de Cuba de querer ser libre, aunque sea a la sombra de la potencia militar y económica más grande del mundo, y que la ansía desde hace décadas.
Creo en la libertad del periodista o del cubano que vive en Cuba de creer y decir que vive en un país en el, a pesar de las carencias, hay educación gratuita, y salud gratuita, y que tiene muchas otras cosas buenas, y crece o eso intenta…, como también creo en la libertad de quien ve una Cuba diferente o con otros matices.
Y por tanto, me abstengo de buscar fantasmas y potencias malévolas detrás de cada palabra, aunque cada vez son menos los que tienen esa deferencia con los demás. Lo he vivido en carne propia: Si digo que creo en el socialismo, los de la esquina azul me dicen que soy una perra comunista obediente que escribe solo lo que le mandan. Si me atrevo a criticar demasiado, los de la esquina roja empiezan a cuestionar mis afectos. Masoquista que soy, al seguir insistiendo. Masoquistas que somos muchos, por suerte.
Dicho todo lo anterior, lo repito. Soy y seguiré siendo una lectora fiel de Cartas desde Cuba, creo en su derecho a ser, aunque le cambien el membrete.
PD. No quiero un puesto de nada en ninguna parte.

OSTRACISMO o ¿HASTA CUANDO? (+Correo del lector) #Cuba

Posted on

Recibo en la mañana esta nota de un lector habitual del blog  y que hoy quiere compartir su criterio con respecto al post del lunes 7 de marzo. Un post perderá su cubanía por las censuras de su Ministerio” 

Sin mas lo dejo e invito a que tengan el suyo.

Exclusivo para Julio César M. editor de Kokacuba.

 

Correo del Lector y profesor del Departamento de Ciencias Jurídicas

Muy buena tu entrada sobre el colimador, esta es mi respuesta:

A veces me pregunto donde queda el cumplimiento del PRINCIPIO DE LEGALIDAD establecido por las Leyes cubanas. ¿Lo conocerán las personas que ahora toman la decisión de “quitar por un bien” el colimador?. Creo que nuevamente estamos en presencia del llamado OSTRACISMO, sólo que esta vez de una forma más renovada y aparentemente inofensiva. ¿En un final, causa daño el colimador?¿ Por mostrar verdades que no sé por qué razón las esconde la televisión? ¿Comentarios duros? ¿ Realidades a esconder?. Siempre digo que la lucha interna del pueblo cubano contra el cambio de mentalidad ha sido más duro que miles de batallas juntas. ¿HASTA CUANDO? Hasta que nos demos cuenta que “la verdad” aunque se censure, sale a flote. Que con esas acciones sólo lograr que la POBLACIÓN desconozca cada vez más el verdadero significado de Democracia. Uno de los rasgos que caracteriza a todo Estado es el PODER POLÍTICO PÚBLICO, pero la cosa está en que ese PODER no se use en detrimento de la población y sí a favor. ¿Censuras por no pensar iguales? Estoy seguro que se ataca de forma directa uno de los elementos esenciales de todo ESTADO, LA POBLACIÓN.

¿Los que censuran hoy dominan el texto de la Constitución? ¿La han leído? Su artículo 53 es claro cuando afirma que se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista.  ¿Ser precisos, claros y hablar sin rodeos es atentar contra los principios de la sociedad socialista? LOS QUE REALMENTE ATENTAN SON LOS QUE SIN CAUSA PRECISA CENSURAN.

Cabe preguntar: ¿Miedo? Cualquiera que sea la respuesta no cambiará el destino del colimador. PERO HA JUZGAR POR SU ACTITUD, BIEN LEJOS ESTÁN DE PONER EN ALTO EL TALENTO POLÍTICO DE LA NACIÓN.  La frase del siempre querido FIDEL toma de nuevo vigencia absoluta: LA HISTORIA ABSOLVERÁ LOS HECHOS.

Ahora, para completar esta obra de teatro y baje el telón, censuren también mi comentario, de todas formas otras plataformas lo harán notorio.

“O nosotros somos capaces de destruir con argumentos las ideas contrarias, o debemos dejar que se expresen”

Lic. Yuliesky Amador Echevarria

Departamento de Ciencias Jurídicas

Universidad de Artemisa

Nueva pesadilla para #Facebook : un joven Jurista

Posted on

Hace a penas una semana escuche que la tendencia a cambiar a nuevas redes sociales es algo que se avecina, a mi entender como que Facebook desaparecía como red social. Hoy leyendo este articulo se me hace mas evidente la razón o una parte de las razones por lo que los internauta cambian de redes.

Debemos prepararnos para estos cambios, y muy pronto.

Julio C. M editor de Kokacuba

 

El estudiante que se ha convertido en una pesadilla para Facebook

El ciudadano austríaco Max Schrems, estudiante de jurídicas, esperando el veredicto sobre el acuerdo EEUU-UE de transferencia de datos en el Tribunal de Justicia europeo, en Luxemburgo, el 6 de octubre de 2015

El joven jurista austríaco Max Schrems, que logró que la justicia europea invalidara este martes el acuerdo entre la UE y Estados Unidos para transferir datos personales, se ha convertido en una pesadilla para Facebook.

Cuatro años después de que Schrems, que cumplirá 28 años este mes, iniciara su combate contra el Goliat de internet, el Tribunal de Justicia europeo invalidó el acuerdo, debido a las revelaciones de espionaje masivo de las agencias estadounidenses, una decisión que afecta a gigantes como Facebook.

Schrems, usuario de Facebook desde 2007, cuenta habitualmente a los periodistas cómo surgió la idea de esta lucha durante una conferencia en Silicon Valley (Estados Unidos). “Los estadounidensesse burlaban abiertamente de los europeos” por insistir en los derechos fundamentales, recuerda. “Decían que no pasaría nada si no se respetaban” las leyes europeas sobre protección de datos personales.

A su regreso a Austria, el estudiante pidió a Facebook que le enviara una recopilación de sus datos personales y recibió un archivo con 1.222 páginas que detallaba todas sus informaciones presentes en esta red social, incluso las que creía haber suprimido.

Para los gigantes de internet, “los datos personales son el nuevo petróleo. Quieren adquirirlos, eso es todo”, subraya Schrems, quien en agosto de 2011 denunció a Facebook por primera vez por detención abusiva de datos personales en Irlanda, sede europea de esa red social.

Cuatro años después, la decisión de este martes “es un hito en lo que concierne a la privacidad en línea”, estimó Schrems en una declaración. “Aclara que la vigilancia masiva viola nuestros derechos fundamentales. La decisión es un golpe mayor a la vigilancia global de Estados Unidos que reposa principalmente en empresas privadas”, agregó.

No obstante, Schrems continúa utilizando Facebook, “una herramienta formidable para mantenerse en contacto con sus conocidos”. “Pero nunca he compartido informaciones demasiado personales”, se apresura a agregar.

Por otra parte, Schrems lidera la mayor demanda colectiva interpuesta en Europa contra Facebook por presunto uso ilegal de datos personales, tras apelar el fallo de un tribunal de Austria que se declaró incompetente en julio para juzgar esta acción colectiva.

El joven militante apeló a todos los usuarios de Facebook para que apoyaran su iniciativa ante la justicia austríaca a través de la web http://www.fbclaim.com.

A falta de medios para verificar la identidad de cada uno, el joven limitó por ahora a 25.000 el número de codemandantes, quienes reclaman a Facebook 500 euros (650 dólares) cada uno en concepto de daños y perjuicios.

Fuente: Yahoo!

Libertad para Oscar López Rivera #PidoPorOscar

Posted on

Jornada de Solidaridad con el pueblo Boricua

El líder nacionalista puertorriqueño de 72 años Oscar López Rivera lleva en cárceles Norteamericanas 34 años ya, de ellas 12 en aislamiento.

“Mi papá de pocos metros de estatura, 5,30 cm para ser especifica, pero gigante en todos los tiempos por ser un luchador de las causas justas… ”

Así nos contaba en la mañana de hoy Clarisa López, hija de Oscar, a tono con la Jornada de Solidaridad con el pueblo Boricua. Explicaba al auditorio como es que vive su padre en la cárcel, enfatizando los largos años de aislamiento que tuvo con ella y su hija Karina. En esta conversación nos explico que la mejor manera de conocer a Oscar y su injusta condena esta reflejada en las cartas que tiene entre su padre e hija.

Acá les dejo una serie de cartas que me encontré bien recogidas en el blog El Microwave del amigo, Rafa González Escalona

Kokacub@ #PidoPorOscar

Cartas de Oscar López Rivera a su nieta

Carta I: “Las manos en el cristal”

Querida Karina, No ha sido fácil escoger un título para estas cartas que pienso enviarte periódicamente desde la cárcel.

Escribiéndote a ti, cuya niñez y adolescencia irremediablemente me he perdido ya, siento que les hablo a miles de jóvenes puertorriqueños, para quienes mi nombre apenas significa nada.

Soy un luchador de 70 años. Hace 32 que estoy encarcelado. No voy a abundar en las razones políticas que me condujeron a este encierro, porque otros ya lo han hecho. Sólo quiero reiterar que respeto la vida por encima de todas las cosas, y que no he lastimado ni lastimaré jamás a ningún ser humano.

La primera vez que te vi, en el verano del 91, en la cárcel de Marion, Illinois, donde estaba recluido entonces, fue a través de un cristal. Tú estabas en brazos de tu madre, y movías los ojos con curiosidad. Sin embargo, poco había que ver allí. El cubículo donde se sentaban las visitas era muy estrecho, y había un teléfono a cada lado para que habláramos por él. Clarisa, tu madre, levantó el suyo y me pidió que te dijera algo. Fue la primera vez que escuchaste mi voz y pude ver tu reacción, la extrañeza que te causó comunicarte con ese hombre que empezaba a quererte, pero que no podía besarte, ni susurrarte al oído las promesas de abuelo que te quería cumplir.

A Clarisa le dejaban pasar en el bulto tres pañales y algunas botellas de leche. Había en el área de visitas, tanto del lado de los familiares como del lado de los confinados, cámaras con las que grababan todos nuestros movimientos, pero, irónicamente, nunca me pude tomar una fotografía con mi hija y mi nieta. Siempre me escoltaban tres o cuatro guardias, y estaba encadenado por los pies. Era el único preso que iba tan custodiado al área de visitas.

Se hacía difícil entretenerte mientras estabas en el cubículo de las visitas, así que para distraerte y ayudar a tu madre, que intentaba pasar el mayor tiempo posible conmigo, inventamos un juego peculiar: ponías tus pequeñas manos de bebé en el cristal, y yo también ponía las mías, de modo que coincidieran las cuatro y pudieran «tocarse». Las manos saltaban, se perseguían, se comportaban como arañas envueltas en los hilos invisibles del cariño. No nos tocábamos, el cristal lo impedía, pero surgió un lenguaje especial entre tú y yo; entre las tiernas manos tuyas, Karina, y mis viejas manos, pálidas de encierro, deseosas de poder volar, pero contentas y sumisas cuando tú las acariciabas.

Durante años utilizamos esa danza de las manos para comunicarnos. El tiempo pasaba y tú crecías. No me estaba permitido el contacto físico con mis familiares, por lo tanto en los años que estuve recluido en Marion, no pude besarte, abrazarte, o sentir el roce y el olor de tu pelo. Tampoco el de tu madre, que me despedía con lágrimas, aunque yo sabía contener las mías.

Un día, por fin, me trasladaron a la prisión de Terre Haute, en Indiana. Allí me comunicaron que podría recibir visitas y tener contacto físico con mis seres queridos. Llegó tu madre contigo y con mi sobrina Wanda. Tú, Karina, tenías sólo siete años. Mi hija y mi sobrina me abrazaron. Tú, en cambio, te paraste frente a mí, levantaste tus manos y las pegaste contra un cristal imaginario, esperando que yo hiciera lo mismo. A tu corta edad, después de tantos años de soportar esa barrera, pensaste que debíamos continuar el juego. Tu madre te dijo: «Ahora puedes tocar a tu abuelo», y tú corriste a abrazarme, nos tocamos por primera vez.

Ese cristal, a pesar de todo, sigue siendo el cómplice entre tú y yo. A través de él, en estas páginas, te seguiré contando mis recuerdos, mis historias presentes, añorada nieta.

Con muchísimo amor, en resistencia y lucha…

Carta II: “Donde respira el mar”

Querida Karina. Después de la familia, lo que más echo de menos es el mar.

Ya han pasado 35 años desde la última vez que lo vi. Pero lo he pintado muchas veces, tanto la parte del Atlántico como la del Caribe, esa espuma sonriente en Cabo Rojo, que es de la luz mezclada con la sal.

Para cualquier puertorriqueño, vivir lejos del mar es algo casi incomprensible. Es distinto cuando uno sabe que está en libertad de moverse a cualquier parte y de viajar a verlo. No importa que sea gris y frío. Aunque veas el mar en un país lejano, te das cuenta de que recomienza siempre (como dijo un poeta), y que por ese mar pueden pasar los peces que se acercaron a tu tierra, y que llegan de allá trayéndote recuerdos.

Aprendí a nadar a muy temprana edad, debía tener unos tres años. Un primo de mi padre, que vivía con nosotros y era para mí como un hermano mayor, me llevaba a la playa donde solía nadar con sus amigos, y me lanzaba al agua para que yo aprendiera. Luego, cuando estaba en la escuela, solía escaparme con otros niños hasta un río cercano. Todo eso ahora me parece lejano.

Aquí en la cárcel he sentido muchas veces la nostalgia del mar; de olerlo a todo pulmón; de tocarlo y mojarme los labios, pero enseguida me doy cuenta de que quizá tengan que pasar años antes de darme ese sencillo gusto.

El mar se extraña siempre, pero creo que nunca lo necesité tanto como cuando me trasladaron desde la prisión de Marion, en Illinois, a la de Florence, en Colorado. En Marion, yo salía al patio una vez a la semana, y desde allí veía los árboles, los pájaros… Oía el ruido del tren y el cantío de las chicharras. Corría por la tierra y la olía. Podía agarrar la yerba y dejar que las mariposas me rodearan. Pero en Florence todo eso terminó.

¿Sabes que la ADX, que es la prisión de máxima seguridad de Florence, está destinada a los peores criminales de Estados Unidos y se considera la más inexpugnable y dura del país? Allí los presos no tienen contacto entre sí, es un laberinto de acero y cemento construido para aislar e incapacitar. Yo estuve entre los hombres que estrenaron esa cárcel.

Al llegar, me despertaban varias veces por la noche y en mucho tiempo no logré dormir por un período mayor de 50 minutos. En aquella galera éramos sólo cuatro presos, pero uno de ellos tenía un largo historial de problemas mentales y se pasaba la noche y el día gritando obscenidades, peleando su guerra contra enemigos invisibles. Estábamos casi todo el tiempo en las celdas, y hasta teníamos que comer en ellas. Todo el mobiliario era de hormigón y nada se podía mover. No comprendía cómo los vecinos del pueblo de Florence habían aceptado una cárcel tan inhumana entre ellos. Pero, hoy por hoy, la industria de las prisiones es de las más fuertes en Estados Unidos. Deja dinero y eso parece ser lo único que importa.

En Florence, por las noches, los presos se comunicaban a través de una especie de respiradero que estaba cerca del techo. Había que gritar para hacerse oír, todos gritaban y aquello lo que hacía era alterar los nervios.

Yo callaba y trataba de concentrarme en el ruido de las olas, cerraba los ojos y las veía romper contra la Cueva del Indio. El griterío de la cárcel se iba desvaneciendo. El mar subía y bajaba como un torso, contagiándome su fuerza y su respiración.

Sé que algún día pasaré toda una noche en la costa, y esperaré a que despunte el día. Luego quisiera hacer lo mismo en Jayuya, ver la salida del sol sobre la cordillera.

Con esa esperanza, en resistencia y lucha, te abraza tu abuelo…

Carta III: “La razón detrás de toda lucha”

Querida Karina. Hace pocas semanas te escribí para felicitarte con motivo del día más grandioso y memorable de tu vida: a tus 22 años, te graduabas de la Universidad de Chicago.

Te dije entonces que la vida está llena de retos y, en algunos momentos, de decepciones. Que nunca permitas que nada ni nadie te desaliente, porque tienes la fortaleza para enfrentar y superar cualquier obstáculo.

Cuando entraste a la universidad, seguramente te tocó vivir en un ambiente muy diferente del que me tocó a mí. Me alegro de eso: la razón por la que las personas luchan, en lo colectivo y en lo personal, es que las cosas cambien para que sus hijos y nietos vivan un mejor futuro.

Yo tenía tres años cuando me acerqué a la escuela, pues caminaba detrás de mis hermanos mayores, que protestaban porque los seguía. Tanto los molesté, que mi hermana decidió enseñarme a leer y escribir. Como era zurdo, ella me ataba la mano izquierda y me obligaba a usar la derecha. A los cinco años, cuando empecé el primer grado en la escuela del barrio Aibonito-Guerrero, del pueblo de San Sebastián, estaba muy adelantado gracias a esas lecciones. Me aburría en la clase y me dedicaba a hacer travesuras, invitaba a los otros niños para que nos escapáramos al río, y allí nos poníamos a tumbar naranjas.

Cuando terminé el sexto grado, aunque travieso, gané el primer premio de honor de mi clase. De allí me fui a la escuela intermedia de Hoya Mala, pero al poco tiempo de empezar las clases me enfermé. Me llevaron al médico en Aguadilla, quien me diagnosticó que había cogido un parásito en el río. Era la “justa” recompensa por mis travesuras. Me dieron desparasitantes, pero no mejoré. Cuando entré al noveno grado estaba tan raquítico que mi madre, desesperada, decidió mandarme con mis tíos a Chicago. Fui aceptado en una escuela secundaria, y al llegar tuve que pasar por un examen físico: mi estatura era de 53 pulgadas y mi peso de 58 libras. Todos los demás alumnos de esa escuela, la Tuley High School, parecían gigantes comparados conmigo. Mi vocabulario en inglés era de menos de 100 palabras. Cada vez que abría la boca, los demás muchachos se reían, y entonces me convertí en una persona introvertida. En Tuley, para la década del 50, sólo había un puñado de estudiantes puertorriqueños. Había que bregar con el discrimen, y eso te lo puedo asegurar ahora, que miro hacia atrás y veo las injusticias que se cometían. No éramos muchachos acomodados que íbamos a estudiar a los mejores colegios. Éramos los emigrantes, teníamos fama de problemáticos y, a veces, nos daban castigos que no nos merecíamos. A mí, por ejemplo, me acusaron de copiarme en un examen de álgebra. Me gustaba tanto el álgebra y estaba tan seguro de que lo dominaba, que le contesté de mala forma a la maestra y ésta me expulsó del salón y me envió a la oficina del director. Allí le dije al míster que no me había copiado y que, para demostrarlo, podía darme otro examen en ese mismo instante, frente a él, con preguntas del último capítulo del libro, que aún no habíamos dado en clase. Él me había matriculado cuando llegué a Tuley y conocía mis buenas notas, así que sonrió y me dijo que no me preocupara.

Dentro de aquel mundo duro para un muchacho puertorriqueño que apenas podía expresarse, conocí a un puñado de personas maravillosas.

Por ejemplo, tuve una maestra inolvidable en el Colegio Wright, un junior college al que asistí cuando terminé la secundaria. Éramos pobres y te confieso que me avergonzaba de mi ropa, tan ajada y fea y de mis tenis viejos, los únicos zapatos que tenía. Pero a esa maestra, que daba clases de dicción, no le importaba mi apariencia. Me dedicó mucho tiempo, con paciencia y cariño. Descubrió que yo tartamudeaba cuando hablaba inglés y me explicó cómo solucionarlo, me mandó a hacer ejercicios y lecturas. Por esa época empecé a pasar los ratos libres en un área de Chicago donde jangueaban los beats, un grupo de escritores y artistas con un gran sentido de la libertad.

Me di de baja de la Wright College cuando mi padre nos abandonó y tuve que empezar a trabajar para ayudar a mi madre. No fue hasta 1967, cuando volví de Vietnam, que regresé a la universidad. La escena había cambiado de manera drástica. Había muchos profesores progresistas, debates sobre derechos humanos en los salones y un activismo político que influyó mi vida.

Ahora veo tu éxito universitario como una prolongación de mis aspiraciones. Según sigas adelante en la vida, llena tu corazón con amor, compasión, esperanza y valor. Ámate a ti misma, a tu familia, a tus compañeros y compañeras, a la tierra, al mar, a la libertad y a la justicia, y a todo aquello que represente y haga posible la vida.

Un beso y un abrazo con brazos puertorriqueños pequeños, pero con mucho amor. En resistencia y lucha…

Carta IV: “Una callada sombra”

Querida Karina,

En estos días, he estado recordando un episodio que creo que marcó mi vida. Es curioso que la memoria guarde, de entre tantos horrores que hemos visto, un hecho en particular, que a lo mejor no es el más sangriento, ni el que más dolor causó, pero sí el que se queda para siempre en el alma, y se revive cuando somos mayores.

Tenía tu edad cuando fui llamado a pelear en Vietnam. Llegué a la guerra en marzo de 1966.

Me asignaron a la base de Lai Khe, aunque sólo estuve allí unos pocos días. Pronto me mandaron a participar en operaciones itinerantes, que duraban semanas, casi siempre bastante cerca de Saigón.

Fue en los alrededores de esa base, la de Lai Khe, donde vi por vez primera el efecto que causaba el “agente naranja”, ese defoliante usado para arrasar la selva. En la base se guardaban los barriles (con franjas de color naranja), y los aviones de asperjar el químico, que parecían inofensivos, como los de fumigar el campo. El efecto era terrible. Las plantas se secaban y morían en menos de tres días. Todo quedaba arrasado, ennegrecido, un amasijo en que era difícil distinguir cuáles huesos eran de personas y cuáles eran de animales.

Un día, ordenaron a nuestro pelotón que rodeara una aldea. Se estableció el cerco, un perímetro con puestos de control para que nadie entrara o saliera. Estuvimos seis semanas en aquel lugar, vigilando a los campesinos, que se dedicaban a cultivar arroz. Trabajaban con el agua a media pierna, siempre bajo nuestras miradas. Uno de ellos, que era de mi edad, se me acercó una tarde, luego del trabajo, puso su brazo junto al mío y dijo: “same thing”. Yo miré y me impresionó descubrir que, en efecto, teníamos los mismos brazos, fibrosos del trabajo duro.

Varias noches después, un guardia reportó haber visto movimientos y sombras sospechosas alrededor de nuestro campamento. Nos llamaron a todos y corrimos con las armas listas, apuntando hacia el lugar que el guardia señalaba. Nos dieron la orden de disparar y una lluvia de balas barrenó el follaje. Cuando nos mandaron detener el fuego, nos quedamos paralizados, sin atrevernos casi a respirar. Aquella sombra sospechosa volvió a moverse en la maleza. El jefe del pelotón ordenó que apuntáramos de nuevo, y allí cayó otra lluvia de disparos. No se volvieron a ver sombras, mas nos quedamos intranquilos durante toda la madrugada.

Tan pronto comenzó a clarear, oímos gritos desgarrados que provenían de los campos de arroz y fuimos corriendo al lugar. Tres o cuatro campesinos lloraban frente al cadáver de un búfalo de aguas, el único que había en toda la aldea para labrar la tierra. Ese animal había sido la callada sombra que matamos.

El más joven de los hombres que lloraban era el muchacho que había puesto su brazo junto al mío. Tenía la ropa y la piel manchadas de la sangre del búfalo. Me miraba fijo.

Luego, parte del pelotón fue trasladado a un área que estaba sembrada de minas y de aquellas trampas llamadas “booby traps”, con las que muchos resultaron heridos. De 31 hombres que éramos en el grupo, 17 quedaron fuera de combate. Trabajamos mucho localizando aquellas trampas, despejando el terreno para que los helicópteros bajaran, y abriendo paso para que las camillas pudieran llevarse a los heridos.

El muchacho que lloró a su búfalo debe tener mi edad, si es que aún vive. No podrá imaginarse que he estado preso por 32 años y que, en ese tiempo, he pensado a menudo que él tenía razón: su brazo y el mío eran la misma cosa.

En resistencia y lucha, te abrazo tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta V: “La historia de Jíbara Soy”

Querida Karina:

Querida Karina, he oído hace poco la noticia de un perro labrador que murió a balazos en una casa de Santurce y no he podido evitar acordarme de los perros que me acompañaron en la vida, y que estuvieron a mi lado, en las buenas y en las malas, hasta el mismo día en que me arrestaron, cuando me despidieron con sus miradas sabias.

Siempre tuve perros a mi lado. De niño, en San Sebastián, y luego en mi juventud, cuando emigré a los Estados Unidos. Y hasta en Vietnam, donde también ellos sufrieron los horrores de la guerra. Eso se echa de menos en la cárcel: la cercanía de un animal tan noble, que es capaz de entenderte, de compartir nostalgias y asimilar tristezas que brotan de nosotros.

En 1973, cuando vivía en Chicago, tuve una perra singular: una doberman pincher que se llamaba Jíbara Soy. Era la mascota más popular del barrio. Protectora e inteligente, queriendo siempre llamar la atención. Para entonces, yo había rentado un pequeño apartamento en la misma propiedad donde mi hermano mayor tenía su casa. Una de las condiciones para el alquiler era que no podía tener la perra, pero ocurrió que una noche entraron unos ladrones a la casa y convencí a mi hermano para que la aceptara.

Pocas semanas después me ausenté por unas horas y al llegar encontré que Jíbara Soy había convertido el hermoso jardín que mi hermano cuidaba con esmero en una especie de campo de batalla. Había hecho enormes agujeros de los que sacó ratas del tamaño de un gato. La bañé, la llevé al veterinario para asegurarme de que no tenía heridas y no corría peligro de contraer alguna enfermedad.

De vuelta a casa, hice lo que pude en el jardín, tratando de arreglar los destrozos. Cuando regresó mi hermano del trabajo, le dije que le tenía dos noticias, una buena y otra mala. La buena era que Jíbara Soy había matado nueve ratas. La mala la pudo ver con sus propios ojos: el jardín estaba estropeado y habría que trabajar el doble para devolverle su lozanía.

Mi hermano y su esposa se encariñaron con la perra, que nos acompañó varios años. Tenía su propia butaca, escuchaba con atención la música clásica y, siempre que yo me ponía a leer en la sala, mantenía sus ojos clavados en mí, como si me leyera el pensamiento y se enterara del significado de la lectura.

Un día se puso de parto y murió. Hasta entonces, creía simplemente que estaba muy gorda, pues el veterinario le daba pastillas anticonceptivas. Algo falló y murió dando a luz a 16 cachorros.

Tu mamá, Clarisa, es gran amante de los animales. Tú también te desvives por ellos. Entonces comprenderán cuando les diga lo difícil que fue dejar atrás a mis dos perros el día que me arrestaron. Yo vivía en la clandestinidad y ellos me hacían compañía, sobre todo cuando la situación era desesperante. Un día, descubrieron mi paradero y me arrestaron. De mis sentimientos en ese instante, y de mis temores cuando me alejaba, te hablaré en otra ocasión. Solo quiero contarte que aquel día de mayo de 1981, estando bajo arresto, se me acercó un agente del FBI que se identificó como puertorriqueño. Lo primero que le pregunté fue que qué habían hecho con mis perros. Me respondió que los habían llevado a ASPCA, que era el “animal shelter”. Algo en su expresión me hizo pensar que no era cierto. Le insistí para que me dijera la verdad. Hubo un silencio largo que yo sabía lo que significaba. Pensé en la fidelidad de esos dos perros, y la memoria me trajo, uno tras otro, el recuerdo de todos los que había tenido, desde que me criaba en San Sebastián. Pensé en los animales malheridos que había visto en Vietnam. Y al final, me pareció escuchar los ladridos valientes de mi Jíbara Soy. Entonces oí lo que ya sospechaba: “Los tuvimos que matar”.

Treinta y dos años han pasado desde entonces.

Amo a los animales que perdí. A los que fueron míos y no pudieron morirse con mis palabras de consuelo y mi mano rascándoles el lomo. Y amo a los que tendré en Puerto Rico algún día.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta VI: “Para ser lo que somos”

Querida Karina,

Estoy seguro de que a veces te preguntarás por qué tu abuelo escogió un camino diferente. Por qué nunca te recogió en la escuela, ni está en las fotos de tu cumpleaños, ni en las de Navidad, sentado frente al arbolito.

Ahora, viendo hacia atrás en la memoria, creo que te puedo responder que es el camino el que nos escoge a nosotros; la lucha te atrapa si tienes abierto el corazón y la voluntad para combatir las injusticias.

A fines de los años sesenta, había muchas denuncias de discrimen contra los hispanos en una empresa de teléfonos de Chicago que se llamaba Illinois Bell. Un grupo de latinos nos organizamos para protestar en el downtown, donde estaba la oficina principal de esa empresa.

El presidente de la Illinois Bell era entonces Mr. Charles Brown, pero a nosotros sólo nos permitían hablar con uno de sus asistentes, también latino, un peruano que no tenía autoridad para ayudarnos.

Un día nos dijeron que Mr. Brown solía acudir a una iglesia presbiteriana en Lake Forrest, el suburbio más exclusivo de Illinois.

Allí nos presentamos un domingo, celebramos un acto ecuménico frente a la iglesia y luego entramos. Los feligreses se asustaron al ver esa invasión de latinos que avanzaba por los pasillos repartiendo hojas sueltas. Sólo hubo un problema: Mr. Brown no había asistido aquel domingo al servicio religioso. Sin embargo, nos paramos frente al púlpito y le explicamos al público que todo lo que queríamos era hablar con Mr. Brown y presentarle nuestras demandas laborales, pues en su empresa atropellaban a los hispanos. Dicho esto, les dimos las gracias y nos retiramos.

Poco después, cuando regresamos a nuestro local, recibimos la llamada de una de las personas que estaban en la iglesia: quería darnos la dirección de Mr. Brown.

Algunos compañeros volvieron a Lake Forrest para identificar el lugar. Varias semanas más tarde, alquilamos autobuses y nos metimos en ellos con nuestras familias para protestar de nuevo, esta vez frente a su propia casa. A los niños les habíamos dicho que íbamos de picnic y cada cual llevaba una «luncherita» con golosinas.

En aquellos años no había control de acceso en las urbanizaciones de lujo, y ni siquiera portones en la propiedad. Nos sentamos alrededor de la piscina y fue imposible evitar que los niños se tiraran al agua. Enseguida vimos que desde la mansión se abría una puerta y Mr. Brown en persona nos invitaba a pasar.

Diez de nosotros nos acercamos para hablar con él, y la reunión fue en la cocina. En un momento dado se excusó para llamar a su hijo, que sabía español y quería que sirviera de intérprete. Le dijimos que no hacía falta, porque todos éramos bilingües.

Entonces nos citó para la mañana siguiente en la empresa y allí nos volvimos a reunir. Estuvo de acuerdo en contratar de inmediato a 125 trabajadores latinos para distintos departamentos de la Illinois Bell, y en abrir dos oficinas en sendas comunidades hispanas, una para mexicanos y otra para puertorriqueños, a fin de darles servicios en español.

También aceptó contratar a un determinado número de obreros latinos cada año.

Aquel acuerdo con Mr. Brown fue una gran victoria para nosotros, que, casi sin proponérnoslo, habíamos fundado la Coalición Hispana del Trabajo. De ahí en adelante, reivindicamos el derecho de los obreros en otras empresas, sobre todo en la construcción.

Demandábamos que emplearan a trabajadores hispanos, y fuimos muy exitosos logrando que accedieran a nuestros reclamos. No hubo violencia en todo aquello, solamente trabajo y más trabajo, y una gran movilización étnica, planificada al mínimo detalle.

A los latinos, por fin, se nos empezaron a abrir las puertas de las empresas y las uniones obreras que habían estado cerradas para nosotros.

Más tarde, todo ese esfuerzo se concentró en las escuelas y universidades. Pienso que, para ser lo que somos, tenemos que hacer sacrificios de todo tipo. Quizá nunca te ayudé a soplar las velitas de tu cumpleaños, como hacen tantos abuelos con sus nietos, pero me consuela pensar que he puesto mi granito de arena para construir un mundo más iluminado y justo para ti.

En resistencia y lucha, te besa

Oscar López Rivera

Carta VII: “Todos escucharon”

Querida Karina,

Cuando hace poco te conté de las luchas de los hispanos contra el discrimen laboral, me acordé de mi primer intento por organizar una protesta. Muchos inmigrantes puertorriqueños vivían en condiciones infrahumanas, en edificios llenos de alimañas, con escaleras inseguras y techos que se caían a pedazos. Los dueños de aquellos edificios nunca se ocupaban de darles mantenimiento, pero sí se ocupaban de mandar a cobrar la renta cada mes, y hacerle la vida imposible a todo aquel que se atrasaba.

Empecé a visitar a las personas que vivían en las peores condiciones, tocando a cada puerta para organizarlos. La primera mujer con la que hablé me dijo: «¿Quién va a escuchar a una puertorriqueña?». La respuesta me salió del alma: yo la escucharía a ella, y luego los dos iríamos a escuchar al resto, y al final todos escucharíamos a todos. La convencí y empezamos a hablar con los demás inquilinos. Nuestro único propósito era que limpiaran el edificio, arreglaran las tuberías y pasamanos dañados, y eliminaran la multitud de ratas y cucarachas con las que tenían que convivir tantas familias.

Al propietario de uno de los edificios lo confrontamos y le advertimos que los vecinos no pagaríamos la renta hasta que adecentara el lugar. Él nos ignoró, pero cuando vio que llegaba la hora de pagar y nadie lo hacía, accedió a limpiar y hacer algunas reparaciones. No podía imaginarme entonces que corríamos un gran riesgo: la mayoría de los dueños de esos edificios levantaban fortunas a costa de atropellar a las personas que se veían forzadas a vivir en la inmundicia. Si tenían que invertir dinero en muchas reparaciones, preferían prender fuego a la estructura para cobrar el seguro.

Había un político en Chicago que poseía varios edificios. Todos estaban en malas condiciones, pero allí tenían que vivir muchos puertorriqueños sin que nadie oyera sus reclamos. Hasta que un día, entre varios vecinos, atraparon algunos ratones y los metieron en una caja. Aquella caja se envolvió en papel de regalo y fue llevada por nuestras mujeres a la mansión del político, donde la recibieron porque ellas dijeron que era un obsequio en agradecimiento a sus buenas acciones. La esposa del político fue la que abrió la caja y se formó un gran escándalo. Entonces mandaron a asear los edificios.

A la misma vez, luchábamos para que los bancos dejaran de discriminar contra los inmigrantes. La mayoría de nosotros tenía cuentas de ahorro y mantenía buen crédito, pero el banco nunca nos prestaba para la hipoteca o para comprar un carro. Se nos ocurrió una idea: les dimos a los niños de la comunidad unos potes grandes llenos de chavitos. Los llevamos un sábado por la mañana al banco, que era el día en que se abarrotaba de clientes, para que cada niño abriera una cuenta y exigiera al cajero que contara chavito a chavito. La fila se hizo interminable, con todos los chamaquitos haciendo ruido y gritando a la vez. Entonces alguien sugirió que los chavitos también servían para trabar las puertas giratorias… Eso hicimos. Nadie podía entrar ni salir del banco. Pronto llegó la policía y se topó con un piquete de latinos que exigía que se les diera un trato digno. El escándalo se llevó a cabo en una sucursal que quedaba en la esquina de la calle Division con la avenida Ashland. Uno de los altos ejecutivos del banco se allegó hasta el lugar y accedió a hablar con nosotros. Se comprometió a atender nuestras demandas y a contratar personal latino para las sucursales.

Las puertas del banco se destrabaron y los niños celebraron tirando los chavitos al aire. Una mujer puertorriqueña, abuela de dos, fue la que encabezó la protesta contra el banco. Sus ojos brillaban más que el reflejo de las monedas al vuelo. Todos nos habíamos escuchado unos a otros, y así nació una fuerte solidaridad.

En resistencia y lucha, tu abuelo

Oscar López Rivera

Carta VIII: “De frente a la cara del miedo”

Querida Karina,

Cada cual decide su destino y arriesga el alma según lo dicta su conciencia. El miedo siempre está presente. En cada momento. Día y noche. Pero uno aprende a usar el miedo en beneficio propio. En Vietnam, por ejemplo, fue el miedo lo que me ayudó a ser cauteloso, atento a todo cuanto me rodeaba, a los movimientos y los sonidos inusuales. Hubo meses, años enteros en los que sobreviví gracias al instinto, olfateando el aire para poder detectar el peligro.

Cuando llegaba algún soldado nuevo al batallón y lo veía presumiendo de su fuerza o de su valentía, me mantenía observándolo. Me daba cuenta de que ésa era su forma de impresionar a los demás, escondiendo el pánico que sentía. Luego, cuando le tocaba entrar en combate, ocurría una de dos: o se quedaba paralizado, o se comportaba de forma temeraria. En cualquier caso, me lo llevaba aparte y le explicaba que todos sentíamos miedo y era normal. Que lo importante era reconocerlo, porque al no tomar precauciones o quedarse «freezado» en pleno fuego, ponía en peligro su vida y la de los demás.

Creo que haberme criado en las calles de Chicago fue un buen entrenamiento para manejar el miedo.

Años más tarde, cuando me destinaron a la prisión de Marion y enfrenté por primera vez lo que llaman «régimen de privación sensorial», no tenía idea ni de lo que iba a encontrarme, ni de la gente con la que iba convivir. Me ubicaron en la «gang unit», con pandilleros peligrosos de todo el país. Nadie con honestidad puede decir que no teme por su vida en un lugar así. Casualmente, reconocí a un par de reclusos que habían estado conmigo en la cárcel de Leavenworth y se mostraron solidarios. Sabían que yo no procedía del mundo de las pandillas y que era un preso politico.

Tan pronto supe que tendría tan sólo quince minutos mensuales para hablar por teléfono, que en la práctica eran menos, pues las llamadas las cortaban o se interrumpían, me oprimió la pena. Mi madre era mayor y estaba enferma; era ella quien me mantenía al tanto de mis hermanos y el resto de la familia en Puerto Rico. Lo más doloroso era no poder hablar con mi hija, que entonces era una niña. Como ella casi no me conocía, era poco lo que me contaba por teléfono. Cuando recibía visitas, me prohibían el contacto físico con mis familiares. Aún recuerdo la primera vez que me visitó mamá, tu bisabuela, que rompió a llorar al verme esposado al otro lado del cristal. En aquella ocasión le dije que tenía que ser fuerte y contener el llanto para no demostrar a los carceleros que ese régimen abatía a toda la familia. De ahí en adelante, cuando me visitaba, la veía apretar la boca y contener el llanto. En mi presencia, no derramó otra lágrima. Fue una puertorriqueña valiente.

Distinto a la cárcel de Leavenworth, en Marion revisaban o interceptaban toda mi correspondencia y el material de lectura que recibía. A veces, pasaban semanas o meses hasta que me entregaban las cartas, revistas o periódicos. Me lo daban todo el mismo día, y al siguiente entraban a la celda para registrarla y confiscar lo que ellos llamaban «un exceso de papeles», muchas cosas que yo no había tenido tiempo de leer.

Hasta que se me ocurrió la manera de conservar los periódicos, repartiéndolos, cuando me los daban, entre los demás reclusos, quienes poco a poco me los iban devolviendo. En la prensa eran noticias viejas, pero igual las leía todas.

Hay que leer siempre, Karina, la lectura también sirve para aplacar el miedo. Para alejar la soledad, de la que te hablaré algún día.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta IX: “Aire de libertad en el rostro”

Querida Karina,

Hace unas noches, quizá porque te escribí antes de acostarme, tuve un sueño con tu madre y contigo. Estábamos los tres frente al mar, ese que anhelo ver más que ninguno, que es el que rompe contra la Cueva del Indio.

Te preguntarás, ahora que te cuento esto, con qué sueñan las personas que han estado durante tantos años privadas de la libertad. Es posible que, aunque estemos encerrados, nos obstinemos en soñar con las calles y la luz, y con los rostros que nos están vedados.

Para mí fue así: durante los primeros tiempos mi patrón de sueño era esencialmente el mismo que antes de ser encarcelado. Pero todo cambió cuando me colocaron en régimen de «privación sensorial». Entonces los sueños se tornaron nerviosos, entrecortados, fugaces. El aislamiento y el encierro absoluto alteraron la calidad de mi descanso. A partir de aquella experiencia, casi nunca he vuelto a dormir un sueño relajado o profundo.

Si tú o tu madre Clarisa aparecen en mis sueños, usualmente es por corto tiempo. De vez en cuando hay algo de conversación y lo mismo sucede con otros miembros de la familia y con mis compañeros.

En la oscuridad de la celda, la soledad golpea doblemente. Es triste el no poder compartir mis ideas, pensamientos y tribulaciones con otros que están en la misma situación que yo. ¿Sabes lo que echo de menos? No poder dialogar acerca de un libro que acabo de leer. Parece algo insignificante, algo banal con tantas penas que trae la soledad, pero no lo es.

Hace años, yo disfrutaba mucho resolviendo problemas de matemáticas y leía cuanto libro podía conseguir sobre ese tema. De vez en cuando me encontraba a un prisionero que también lo había leído, y era motivo de regocijo para ambos, pero eso no ocurría con frecuencia. Ahora paso las horas pensando cómo se resolverán otros problemas: los de la violencia en las comunidades; la deserción escolar, la corrupción… Es difícil intercambiar ideas a través de las cartas, porque uno ansía reacciones inmediatas, el diálogo fecundo con los demás.

Toda mi vida disfruté de la lectura, del placer de leer a solas. Quizá por esa razón me resultó más fácil enfrentar los rigores del confinamiento, en especial eso que llaman solitaria. Con el tiempo me di cuenta de que la única manera de sobrevivir es mantenerse ocupado. Por supuesto que hubo y hay momentos de melancolía, que es la soledad que muerde. Pero rápido alejo esos nubarrones de mi mente y pienso en otra cosa. El simple hecho de que me dejen hacer una llamada breve, o mandar un correo electrónico, o recibir una visita, hacen de la prisión actual algo más llevadero que en aquellos años de aislamiento.

En cuanto a esa pregunta que me hiciste sobre mi futuro, te diré que en las noches, en esos baches de insomnio, miro al techo de la celda y medito en las cosas que quisiera hacer. El futuro para mí es algo impredecible, pero el miedo no es parte de un futuro fuera de este gulag. Ni siquiera me planteo si voy a sentirme cohibido, o si la realidad me será extraña, o si me encogeré frente a un mundo que me costará reconocer. Puerto Rico ha cambiado. El Chicago de mi adolescencia también. Esas noches en que me desvelo pensando en mis proyectos, me animo diciéndome que, al fin y al cabo, he sobrevivido 70 años y he caminado bajo la sombra de la muerte en muchas ocasiones.

Si un hombre ha podido sobrevivir a eso, ¿cómo le va a temer al aire de la libertad cuando le dé en el rostro?

En resistencia y lucha, tu agradecido abuelo,

Oscar López Rivera

Carta X: “La danza del recuerdo”

Querida Karina, Hace poco recordaba que el gran músico Andy Montañez tiene un cuadro que pinté hace tiempo y en el que están los dos, tú junto a él. A ambos los admiro por razones distintas. A ti, porque estudias con ahínco y te enorgulleces de pertenecer a donde perteneces.

A Andy, por motivos obvios, porque es una institución de la música de mi País y porque siempre ha sido fiel a sus principios, un artista que pone la valentía por delante.

¿Sabes por qué nunca he querido que la gente se refiera a mi “liberación”? Porque soy libre, Karina. Y la música ha contribuido mucho a esa libertad. Prefiero que se diga la “excarcelación” de Oscar. La libertad no la he perdido nunca.

Mis gustos por la música han sido siempre eclécticos, me gustan muchos géneros. Pero la música puertorriqueña me conmueve más que cualquier otra.

Empecé a bailar salsa hace muchos años, antes que se llamara salsa. La primera vez que Cortijo y su Combo fueron a Chicago, un primo mío me pidió que fuéramos a verlos. Y, por supuesto, fuimos, pero para ese entonces yo no sabía bailar. Sin embargo, como buen boricua, me atreví a sacar a una muchacha, que al fin y al cabo quedó decepcionada con mi poca aptitud. Luego de aquel bochorno, poco a poco me dediqué a aprender yo solo. Para la época en que decidí que iría a otro baile, la verdad que no era precisamente el bailarín con que sueña una mujer.

Más tarde empecé a frecuentar diferentes áreas de la ciudad donde los jóvenes puertorriqueños celebraban fiestas que en Puerto Rico llamarían “de marquesina”, pero para nosotros eran “de apartamento”.

A medida que se abrían algunos locales con música latina, me acercaba a ellos y creo que bailaba cada vez mejor. Cierta noche, conocí a una puertorriqueña a la que le encantaba bailar. La primera vez, mientras bailábamos, me preguntó si le podía dar pon hasta su casa. Le dije que lo haría encantado, aunque, tan pronto entramos al carro me advirtió que no esperara nada que no fuera una buena amistad.

Las cosas quedaban claras y ella agregó que esa amistad sería beneficiosa para mí. De hecho, lo fue. Era como cuatro pulgadas más alta que yo y siete años mayor. Me empezó a llevar a lugares donde todo el mundo la conocía como una excelente bailarina. Un domingo por la tarde, en uno de esos clubes, un puertorriqueño de mediana edad se nos quedó mirando y de pronto comentó que ella era demasiado para mí, como mujer y como pareja de baile. Me quedé preocupado, yo era un muchacho y pensé que aquel hombre me estaba invitando a pelear, pero ella se paró en medio de todos, puso los brazos en jarra y sacó una voz dura para decirle que yo, probablemente, era más hombre y mejor bailarín que él. Ahí terminó el incidente.

Recuerdo a esa mujer cuando oigo música, y me lamento de haber decepcionado a tantas muchachas bailando regular como bailaba; y de hacer pasar tantas malas noches a los vecinos cuando organizábamos bailes durante los fines de semana y nos amanecíamos haciendo ruido.

Bailé con la música de El Gran Combo, de Tito Puente, de Tito Rodríguez, de Eddie y Charlie Palmieri, de Joe Cuba, Tommy Olivencia, Pete “El Conde” Rodríguez, Ray Barreto y orquestas de salsa menos conocidas que iban surgiendo en Chicago.

Ya no tuve tiempo para bailar cuando empecé en la labor comunitaria y me uní a la lucha política. Pero aún tarareo las canciones de mi juventud y pienso que el baile también nos da una libertad, que es la de la memoria.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta XI: “Oración entre cuchillas”

Querida Karina,

¿Has leído sobre el caso de George Stinney, un niño de 14 años que murió en la silla eléctrica, acusado de haber cometido un crimen que al parecer no cometió? Fue la persona más joven a la que se le aplicó la pena de muerte en Estados Unidos. Ocurrió en en el año 1944, y ahora ha surgido un movimiento interesado en reabrir el caso.

A Stinney, que era delgado y bajito, hubo que calzarlo con un libro, porque no daba la talla para la silla eléctrica, que estaba construida para matar hombres. Eso me ha hecho recordar a un muchacho que conocí durante mis primeros tiempos en la prisión de Marion. Tenía dieciocho años y había sido convicto por asaltar un banco, a punta de cuchillo, para llevarse 265 dólares. Supe, por otros prisioneros, que arrastraba problemas familiares y que cuando cometió el delito, trataba de llamar la atención de su papá, que había abandonado el hogar. El juez le dio una sentencia mínima y ordenó que lo ingresaran en una institución para jóvenes descarriados. Y así fue. Pero al parecer tuvo varios encontronazos con los guardias penales, llegó a golpear a uno de ellos y pronto fue transferido a otra instalación sin ningún tipo de programas para rehabilitarlo.

Su situación fue de mal en peor, y volvió a enfrentarse al personal de la prisión, especialmente a un capitán puertorriqueño que, sabiendo ya que el muchacho venía de haber golpeado a otro guardia, le hizo la vida imposible.

Por último, dándolo por incorregible, lo trasladaron a Marion. Fue a parar a la misma unidad en que yo estaba, y un día que lo vi deprimido, le di papel y lápiz y me di cuenta de que era capaz de dibujar muy bien. Sólo había que tenerle paciencia y dejar que se expresara.

A pesar de eso, seguía dando muestras de desequilibrio. De vez en cuando me decía que el «dios» que hablaba en su cabeza lo mandaba a hacer esto o aquello. Yo sabía que algo andaba mal, pero lo animaba para que leyera, para que siguiera dibujando y se mantuviera calmado. No le daban ningún tipo de ayuda psicológica, ni lo medicaban.

Hasta que un día vino a decirme que «dios» le había ordenado que abandonara la prisión. Le pedí que no cometiera esa locura; que era bueno que rezara y leyera la biblia, pero que tenía que enfocarse en sus aspiraciones y en su talento para dibujar.

Al día siguiente, mientras estábamos en el patio, se formó un gran alboroto y vimos que el muchacho había tratado de brincar una verja. Lo hizo tan rápido que ni nosotros, ni siquiera el guardia de la torre de vigilancia más cercana se dio cuenta. Desde otra torre avisaron que había un hombre que intentaba fugarse, y todos alzamos la vista y pudimos divisarlo arriba, entre los alambres de cuchillas, arrodillado y con las manos juntas, como si estuviera rezando. Lo recuerdo y se me parte el alma. Noté que el uniforme que llevaba puesto poco a poco tomaba otro color, rojo de sangre.

Nos mandaron a desalojar el patio y entramos todos a las celdas. Sé que a los guardias les tomó como quince minutos alcanzar el lugar donde estaba el muchacho. Una hora después oí en la radio la noticia de que acababan de frustrar una evasión en Marion.

Nunca supe cómo terminó aquel joven. Uno de los guardias me contó que, cuando al fin pudieron bajarlo, todo su cuerpo estaba cubierto de heridas. ¿Por qué lo enviaron a una prisión como aquélla, con hombres mucho mayores que él, algunos de los cuales habían cometido crímenes horribles? El juez había recomendado que lo llevaran a un lugar donde pudieran ayudarlo, y, por el contrario, terminó en aquel duro agujero, más despiadado que cualquier gulag.

Por aquella época, cuando todavía estábamos impresionados por el episodio, sabiendo que en los periódicos lo comentaban, uno de los prisioneros se me acercó y me dijo que una cosa era leer y oír sobre la prisión de Marion, y otra muy distinta experimentar la realidad que estábamos viviendo.

Tú, Karina, ante toda realidad, mantente fuerte.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta XII: “Una ventana perfecta”

Querida Karina,

Raramente veo la televisión, pero el jueves 21 de noviembre, por pura intuición, me senté a ver los Grammy’s latinos junto con otros prisioneros.

Cuando Ricky Martin dijo  «¡Justicia y libertad para Oscar López!», me estremecí de emoción y gratitud. Ricky es un hombre valiente cuya voz es respetada. En ese mismo instante pensé en la caminata que tendría lugar el sábado 23, y en mi mente imaginé un extraordinario evento. Sin saber a ciencia cierta todo el trabajo que se estaba haciendo, presentí que muchos se unirían.

Llegado el sábado, cuando pude llamar a tu mamá, ella me dijo cuán asombroso empezaba a ser todo. La marcha aún no había salido, y esperé un rato para volverla a llamar. Los minutos se me hacían eternos. Quería reservar el poco tiempo que puedo hablar por teléfono, a fin de que la actividad estuviera en todo su apogeo cuando volviera a llamar.

Y lo logré. Cuando me volví a comunicar con Clarisa, pude oír la música y las consignas de los manifestantes. Querría explicarte la conmoción que envuelve a una persona que está encarcelada, cuando se da cuenta de que miles de hombres y mujeres, bajo el sol y el cielo y el aire de las calles, se unen para pedir que se abran los barrotes y vayas a reunirte con ellos. Es una felicidad, y a la vez una pena indescriptibles. Hace falta ese apoyo, el calor inmediato de la gente, te dan ganas de abrazarlos a todos, y te afliges porque te das cuenta de que no puedes hacerlo.

Más tarde, hablé con Jan Susler, que estaba en la caminata y a través de su celular pude saludar a varias personas que marchaban con ella. A unos los conocía de antes; a otros no, pero de cualquier forma me emocionó establecer ese contacto con tanta gente que estaba sacrificando la tarde del sábado para pedir mi excarcelación.

El entusiasmo era contagioso. Conversé con los congresistas Nydia Velázquez y Luis Gutiérrez. Ambos me llenaron de ánimo y prometieron venir a visitarme. ¿Cómo les puedo agradecer su gesto, las peticiones que han hecho en favor de mi excarcelación?

Oyendo esas voces, comprendí que la palabra es una ventana perfecta para contemplar el mundo exterior. Gracias a la palabra, a todo lo que me contaban, logré apreciar con ojos propios la maravilla del espectáculo que celebraron.

En verdad pienso que ese evento ha validado todos los demás esfuerzos llevados a cabo durante este año para tratar de sacarme de prisión. Es también un grandioso ejemplo de lo que es el alma puertorriqueña, su bondad y su nobleza.

Me enorgullece saber que miles de personas olvidaron sus diferencias políticas, cruzaron líneas ideológicas y credos religiosos, y se congregaron por encima de distancias generacionales: jóvenes con viejos. Al ver las fotos, me recordó un gigantesco «quilt», una de esas colchas confeccionadas con diferentes trozos de tela, pero que sirven para una misma cosa: abrigar al ser humano. Yo me sentí abrigado.

Pude ver a los 32 Niños x Oscar y a los alumnos de la escuela Montessori en la Playa del Escambrón. Y pude ver, también, a las 32 Mujeres, vestidas con sus coloridas ropas, pidiendo mi regreso a casa.

Adiviné las caras, incluso aquellas que no he visto nunca. Ha sido una gran lección para mí entender cuán creativo y laborioso puede ser mi pueblo cuando se lo propone.

Me divertí como un niño viendo a las mariposas Monarca creadas por las manos de artistas puertorriqueños. Fíjate, Karina, que esas mariposas viajan miles de kilometros desde Canadá y Minnesota para refugiarse en los bosques de oyamel, una especie de abeto que hay en México. Esta vez, las mariposas volaron en dirección distinta, viniendo desde Puerto Rico a mí, hasta esta cárcel y a la ventana de mi imaginación.

Toda esa marcha, desde principio a fin; todo ese pueblo que clamaba libertad y justicia, ha llenado de esperanza mi pobre y limitada vida. Demuestra también el coraje de mucha gente para pensar de forma diferente, y significa, por último, que hasta el más pequeño de los niños es capaz de participar en la búsqueda de una vida mejor, dirigida a descolonizar el País y descolonizar de paso nuestras propias mentes.

Tendré por siempre en mi memoria, hasta el día en que muera, el recuerdo del 23 de noviembre y la caminata que me dedicaron.

En resistencia y lucha, tu abuelo, su conmovido corazón,

Oscar López Rivera

Bloquean cuenta bancaria de Bloguera Cubana en los #EEUU. #DDHHCuba

Posted on Actualizado enn

Bloqueo de Estados Unidos a Cuba se ensaña con becaria cubana en Harvard

La cancelación de la cuenta bancaria en una sucursal del Bank of América a una estudiante cubana en la Universidad de Harvard, reafirma hoy la crueldad del bloqueo económico que Estados Unidos impone a Cuba desde hace más de medio siglo.

La más reciente medida discriminatoria, adoptada contra Elaine Díaz, profesora de periodismo en la Universidad de La Habana y la primera cubana en obtener una beca Nieman, de la Universidad de Harvard, fue destacada hoy por el diario The New York Times, en un editorial firmado por Ernesto Londoño.

Según el diario neoyorquino, Díaz abrió una cuenta bancaria en Bank of América -que incluía tarjetas de débito y crédito- al arribar a Cambridge en agosto pasado, donde depositaba el dinero necesario para cubrir los gastos universitarios

El Times destaca que este mes, el banco estadounidense notificó a la becaria que no podía hacer negocios con ella, salvo que presentara documentos que la acreditaran como una ciudadana cubana que emigró definitivamente a Estados Unidos.

“Nuestros registros indican que usted es un ciudadano de Cuba, un país que es objeto de sanciones económicas generales”, dice el texto de la carta enviada por el Bank of América a Elaine Díaz, confirmando que no podían mantener cuentas bancarias con cubanos poseedores de visas temporales.

El editorial de The New York Times subraya que, aunque el gobierno estadounidense autoriza las transacciones financieras relacionadas con los intercambios profesionales entre ambos países, muchos bancos optaron por renunciar a negociar con cubanos residentes en la isla, considerándola una responsabilidad innecesaria.

Otros profesores cubanos que han participado en los intercambios profesionales y culturales, han tenido sus cuentas bancarias congeladas, lo que les impide acceder a los pagos de sus estipendios.

El Times cita el caso de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, que enfrenta un problema similar, después que el M & T Bank dejó de operar este año con las finanzas de la misión diplomática cubana.

Destaca el Times que la becaria cubana Elaine Díaz está tratando de encontrar una manera de recibir el pago por cheque durante el resto de su beca de un año, en lugar del prohibitivo depósito directo, que ahora le niega el Bak of América.

Un conocido de Díaz -agrega el periódico- le sugirió a la joven profesora de la Facultad de Comunicación Social en La Habana que solicitara asilo político en Estados Unidos para “solucionar” el problema en cuestión.

“Tu vida será más fácil”, dijo la persona que insinuó que abandonara su país de origen, de acuerdo con un intercambio que transmitió en la red social de Twitter.

Pero Elaine, segura de sí, respondió:

“No en esta vida, y ciertamente no en la siguiente”.

 

Tomado del Blog: Cuba, la isla Infinita.

Sancionan a varios ex funcionarios cubanos y empresarios extranjeros en caso Tokmakjian #Cuba

Posted on

JusticiaLa Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de La Habana dictó sentencia con sanción a varios ex funcionarios cubanos y empresarios extranjeros por cometer delitos asociados a la corrupción en sectores de la agroindustria azucarera, la minería y el turismo, que provocaron una afectación económica de $91 697 996. 98 (moneda total).

El Tribunal se pronunció después de valorar el abundante material probatorio de carácter documental, testifical y pericial aportado por la Fiscalía y los defensores, que fue practicado en la vista oral y pública celebrada, tal como fue informado oportunamente  a la opinión pública,  entre los días 9 y 21 de junio del año en curso.

La nota publicada en el diario Granma asegura que en atención a la gravedad de estos hechos y sus perjudiciales consecuencias, a la conducta de los acusados y el grado de participación de cada uno de ellos, el tribunal sancionó a los acusados, según corresponde,  por los delitos de cohecho y falsificación de do­cumentos bancarios y de comercio de carácter continuado, actos en perjuicio de la actividad económica o la contratación, actividad económica ilícita, tráfico de divisas, estafa y evasión fiscal, y les impuso las sanciones si­guientes:

1.NELSON RICARDO LABRADA FER­NÁN­DEZ a una sanción conjunta de 20 años de privación de libertad.

2. VAHE CY TOKMAKJIAN a una pena conjunta de 15 años de privación de libertad.

3. ALBERTO CIRILO PANTON GRAHAN, ERNESTO GÓMEZ CUMPLIDO y CLAUDIO FRANCO VETERE a una pena conjunta de 12 años de privación de libertad en cada caso.

4. ANTONIO GILÍ GONZÁLEZ a 11 años de privación de libertad.

5. JORGE LUIS MACHADO PÉREZ, ARMANDO ENRIQUE MARTÍNEZ GANFO y BORIS ERNESTO BARBER VELIZ a una sanción conjunta de 10 años de privación de libertad para cada uno.

6. LEONARDO FIDEL DELGADO DORTA, MANUEL HERIBERTO FER­NÁN­DEZ SANTIESTEBAN y EDMUNDO JA­VIER CABRERA DÍAZ a una pena conjunta de 9 años de privación de libertad, respectivamente.

7. JORGE LUIS MELO REYES, MARCO VINICIO PUCHE RODRÍ­GUEZ, FIDEL PENÍN OLIVA y JOSÉ RENÉ RUBIO ESCOBAR a una sanción conjunta de 8 años de privación de libertad para cada uno.

8. ELSA FERNÁNDEZ PROENZA a una sanción de 6 años de privación de libertad.

El tribunal impuso además las sanciones accesorias de comiso, confiscación, prohibición del ejercicio de profesiones relacionadas con actividades de comercio exterior y privación de derechos públicos según correspon­dían en cada caso y estableció las prohibiciones migratorias pertinentes.

Asimismo, el acusado VAHE CY TOKMAKJIAN fue declarado responsable civilmente por los delitos cometidos y deberá resarcir a las entidades cubanas que resultaron afectadas por estos hechos y al Estado cubano en particular por el delito de Evasión Fiscal, con sus bienes, derechos y acciones y de manera subsidiaria con el patrimonio de las compañías Tokmakjian Group Inc., Tokmakjian Limited, CYMC Corp., Tokmakjian Interna­tional Inc., y Perry In­tertrade Inc. que fueron declaradas terceros civilmente responsables por el actuar delictivo de aquel.

Durante la investigación y la realización del juicio oral, los acusados y terceros civilmente responsables contaron con las garan­tías establecidas en la legislación procesal penal, ejercieron su derecho a la defensa y fueron representados por los abogados de su elección.

Contra la sentencia dictada tanto los acusados, terceros civilmente responsables, co­mo el Fiscal  tendrán el derecho de establecer recurso de casación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Popular.

Hechos como estos en los que se involucraron exfuncionarios cubanos y empresarios foráneos que, a través de dádivas y prebendas, crearon mecanismos de sobornos y compromisos con el propósito de obtener beneficios patrimoniales ilegítimos, no tienen cabida en la sociedad cubana, empeñada en perfeccionar su modelo  socioeconómico en correspondencia con los intereses del pueblo y los compromisos internacionales asumidos y defendidos por Cuba en el enfrentamiento decidido y certero a la corrupción y sus nefastos efectos.

 

Fuente:  Granma

@LajovenCuba complace a Ileana Ros-Lehtinen (@RosLehtinen) con fotos de asesinatos en #Cuba

Posted on

Por: Osmany Sánchez

Nadie puede decir que el blog La Joven Cuba no es democrático pues complacemos a todo el mundo, incluso a las personas que nos quieren hacer daño.

La congresista Ileana Ros-Lehtinen se molestó porque la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en Cuba convocó a un concurso de fotografía pero las fotos que circulan por Facebook “ofrecen la representación por excelencia de los viajes turísticos a Cuba: playas, sonrisas y bikinis”

Yo me horroricé al enterarme de este concurso de fotografía auspiciado por nuestra propia Sección de Intereses en La Habana porque, si alguien conoce la realidad de la vida en la Cuba de Castro, son nuestros diplomáticos que trabajan allí”, dijo el miércoles Ros-Lehtinen en una declaración.

¿No se le ocurre a Ileana que precisamente por conocer la realidad cubana es que hacen este concurso?

Para contrarrestar este sinsentido engañoso, he pedido a la secretaria de Estado (Hillary) Clinton que investigue esto, y estoy invitando ahora a todas las personas amantes de la libertad a que presenten fotos de los muchos crímenes cometidos por el régimen de Castro a la página de USINT”, añadió.

Para complacer a la congresista aquí le mostramos algunas fotos de personas asesinadas en Cuba. Se pondrá nostálgica Ileana pues las fotos son de algunas de las víctimas de la dictadura de Batista a quien ella tanto admira.

 

Fuente: La Joven Cuba.

Las falsas promesas de Obama de cerrar Guantánamo año por año

Posted on

 

© RT/Reuters

La prisión de Guantánamo, que debería haber sido cerrada hace varios años a tenor de las promesas preelectorales formuladas por Obama ya en 2008, sigue operativa en Cuba. Les ofrecemos algunas de las promesas del presidente de EE.UU. en este sentido.

Desde el momento de su apertura en 2002, el campo de detención de Guantánamo ha sido un notorio ejemplo de cómo EE.UU. viola la presunción de inocencia y las normas de derecho internacional. Cerrar la prisión, donde se mantenían retenidos de manera permanente y sin cargo alguno entre 100 y 200 supuestos terroristas, fue uno de los compromisos claves de la primera campaña presidencial de Barack Obama en 2008. Sin embargo, la promesa sigue sin cumplirse hasta el momento.

Estos son algunos de los puntos más hipócritas de los discursos de Obama relacionados con sus continuas promesas de poner fin al funcionamiento de la controvertida prisión.

24 de junio de 2007: “Vamos a cerrar Guantánamo. Y vamos a restaurar el ‘hábeas corpus’ [una institución jurídica que persigue evitar los arrestos y detenciones arbitrarias]. Vamos a dar ejemplo, no solo con palabras, sino con hechos. Esa es nuestra visión para el futuro”, dijo ante la multitud en Texas un entusiasmado Barack Obama, entonces aspirante a la presidencia de EE.UU. y senador de Illinois.

© REUTERS Keith Bedford

22 de enero de 2009: El recién inaugurado presidente Obama firmó una orden ejecutiva para cerrar el centro de detención de Guantánamo en un año. Según el mandatario, la decisión estaba destinada a “restaurar las normas y los valores constitucionales fundamentales que han hecho grande a este país, incluso en medio de la guerra, incluso en materia de terrorismo”. En el verano de 2009 concedió una prórroga de seis meses a la comisión de cierre de Guantánamo.

© REUTERS Jim Young

21 de mayo de 2009: “… La segunda decisión que tomé fue ordenar el cierre del campo de detención Guantánamo. Tampoco hay dudas de que Guantánamo relegó la autoridad moral, que era la divisa más fuerte de EE.UU. en el mundo. En lugar de construir un marco duradero para la lucha contra Al Qaeda que se basara en nuestros valores y tradiciones, nuestro Gobierno defendió posturas que socavaban el Estado de derecho. En lugar de servir como una herramienta para la lucha contra el terrorismo, Guantánamo se convirtió en un símbolo que ayudó a Al Qaeda a reclutar terroristas. De hecho, la existencia de Guantánamo probablemente creó más terroristas en todo el mundo de los que han sido detenidos en todo este tiempo. Así que el expediente es claro: en lugar de mantenernos más seguros, la prisión de Guantánamo ha debilitado la seguridad nacional estadounidense”, declaró Obama en un dicurso llamado ‘La protección de nuestra seguridad y nuestros valores’.

© REUTERS Deborah Gembara

15 de diciembre de 2009: Obama ofrece a las autoridades federales considerar la prisión de Thompson, en el estado de Illinois, como el reemplazo de Guantánamo. La idea era trasladar a los presos de Guantánamo a esta prisión, que tiene un alto nivel de seguridad, y cerrar la controvertida prisión cubana.

© REUTERS Brennan Linsley

19 de mayo de 2010: Mediante la aprobación de una legislación que prohíbe los centros de detención dentro de EE.UU., el Comité de Servicios Armados de la Cámara rechazó el plan de la Administración Obama según el cual los prisioneros de Guantánamo podían ser transferidos a prisiones nacionales.

© REUTERS Kevin Lamarque

21 мая 2009

7 de marzo de 2011: El presidente Obama firmó otra orden ejecutiva que se centra en la creación de un proceso de revisión de los detenidos. El objetivo es “establecer, con carácter discrecional, un proceso para revisar de forma periódica continua el poder ejecutivo, el ejercicio discrecional de la autoridad de detención existente en cada caso”.

© REUTERS Brennan Linsley

20 de octubre de 2012: “Así como Estados Unidos no puede tolerar la violencia de los extremistas, nunca debemos alterar y olvidar nuestros principios. El 11-S dejó un trauma enorme en nuestro país. El miedo y la ira que causó son comprensibles pero, en algunos casos, nos hizo actuar en contra de nuestras tradiciones y nuestros ideales. Estamos tomando acciones concretas para cambiar de rumbo. He prohibido inequívocamente el uso de tortura en nuestro país y he ordenado que cierren la prisión de Guantánamo a principios del próximo año”, declaró Obama en público poco antes de ser reeligido por segunda vez.

© REUTERS Shannon Stapleton

1 de mayo de 2013: “Cuando en 2008 fui elegido indiqué la necesidad de cerrar Guantánamo. Todavía sigo opinando lo mismo. La cárcel de Guantánamo no es tan necesaria para la seguridad de los ciudadanos estadounidenses y nos está costando demasiado. Es necesario cerrarla”, volvió a repetir Obama.

© REUTERS

23 de mayo de 2013: “Guantánamo se ha convertido en todo el mundo en símbolo de un EE.UU. que se burla de la supremacía de la ley”, dijo y añadió “voy a designar a un nuevo alto representante del Departamento de Estado y el Departamento de Defensa que se harán cargo de concretar el traslado de los presos a países del tercer mundo”. “No hay justificación, más allá de la política, para que el Congreso impida el cierre de Guantánamo”, señaló Obama.

© REUTERS Bob Strong

27 de diciembre de 2013: “Desde que asumí el cargo, en varias ocasiones he pedido al Congreso que trabaje con mi Administración para cerrar el centro de detención de Guantánamo, Cuba. Su funcionamiento debilita la seguridad nacional, en particular, desperdicia los recursos, daña nuestras relaciones con los aliados y socios clave, y fomenta la violencia entre los extremistas”, dijo.

© REUTERS


22 de mayo de 2014:
“Este debe ser el año en el que el Congreso va a eliminar las restricciones sobre la transferencia de prisioneros y vamos a cerrar la prisión de Guantánamo porque estamos luchando contra el terrorismo, no solo con la inteligencia y las acciones militares, sino siguiendo fieles a los ideales de la Constitución, sentando un ejemplo para todo el mundo”, dijo Obama.

© REUTERS Larry Downing

 

 

Fuente: RT Actualidad.

 

“Ya las mañanas no me saben iguales, ya mi café no me sabe igual.”

Posted on

SAMSUNG DIGITAL MOVIE

Por: Julio C. Moreno, Editor del Blog Kokacub@

Eran pocos los elegidos para participar en el encarcelamiento en la obra “No agradezcan el silencio” de Kcho, por ser un gran número de trabajadores los que fuimos. Tuve la dicha de ser uno de los que participó en el primer grupo (ese gran sabor de ser el primero) que nos concedió el tiempo de pasearnos y ver todo de cerca, mirar los cuadros de Antonio, puertas de hierro y rayas amarillas. Luego me invitan a vivir la obra que implicaba experimentar en carne propia lo que Gerardo, Antonio, Ramón, René y Fernando sintieron en aquellos oscuros días, por lo que me dispuse a participar. En eso llega el artista plástico (Kcho) y venía bien, porque así completaba la fase de la visita.

Busqué el momento oportuno para conversar con Kcho y me comentó que los cuatro jóvenes que custodian la obra son de su equipo de trabajo. Al principio los jóvenes por no irrespetar al visitante trataban “suave” a los prisioneros. Tuvo que explicarles que los oficiales de la Unidad de Alojamiento Especial carcelaria de Estados Unidos no podían flaquear en ninguna ocasión, fuera cuales fuera la condición o estatus del proceso del reo, y que debe ser así, “Duro”, sin vacilaciones. Puesto que es muy peligroso porque grandes asesinos han intentado revelarse y ha ocurrido grandes problemas o causado la muerte a agentes de seguridad.

Kcho explicó además que hay estados en que el sistema carcelario es todo un negocio, pues existen empresas pequeñas y grandes que hacen artículos para los reos. Desde calzados, vestuarios, guantes y hasta medicamentos. Los medicamentos vienen sellados con sus nombres y la cantidad requerida prescrita por los médicos. Para que no haya fallos de intercambios entre ellos o alguien que quisiera facilitarles algún otro. Comenta además que los reos trabajan en varias obras que decida la prisión y que esos ingresos por el trabajo realizado entra netamente a la cuenta de la prisión. Por lo que no se les paga por el trabajo realizado.

Después de una foto con Kcho, me tocó entrar a vivir la experiencia, me sentía un poquito preparado después de la conversación. Tanto fue así que cuando entré a buscar la vestimenta (overol anaranjado) escogí la de Gerardo Hernández Nordelo impreso en la espalda junto a la sentencia.

SAMSUNG DIGITAL MOVIENunca nos acercaremos a sentir lo que ellos vivieron, pero una obra como esta te hace reflexionar considerablemente.

“Levante los brazos, sacúdase el pelo, saque la lengua, levante el pie izquierdo, ahora el derecho, muestre sus partes, inclínese y tosa, haga tres cuclillas…”: indica una grabación del protocolo de seguridad, revisión obligatoria para todo encarcelado.

Me esposaron…. y me invadió una mala sensación que estremeció todo dentro de mí.

En un instante ya estaba sobre la línea amarilla, pegado a la pared y escuchando la actitud fuerte del agente de seguridad, que me llevaba sin margen de que pudiera tener un chance para hacer o decir cualquier cosa, no podía sacar la vista de la pared. Luego de entrarme a la prisión, me dice con voz fuerte “siéntase libre” ¿Libre? Me pregunte sonriente.

Poco conversador fue mi compañero de celda, su rostro decía mucho, tal parece que se remontaba a alguna vivencia echa por los Cinco o de sus familiares. Conversamos un poco, merendamos y limpiamos, pero no dejamos de pensar en la situación en la que nos encontrábamos.

Me llamó la atención el ajedrez pequeño con sus bien delineadas piezas y recordé el cuadro de Antonio donde está representado gráficamente en la galería que se encuentra fuera.

Llegó el momento de salir y nuevamente me invadió esa sensación. Siempre se piensa en los seres más queridos, luego recordando el nombre que llevaba en la espalda me hizo recordar en Adriana la compañera incansable de Gerardo. En los momentos duros para ella y en estos largos y tortuosos años.

Colgando el overol anaranjado se encontraban los de René y Fernando, estos los toqué a sabiendas de que ya están en casa, pero recordando las palabras del primero cuando dijo que no faltan tres, sino cinco, “aún faltan cinco”. Después de haber pasado por una experiencia como esta se siente la falta de los otros. Pueden estar libres René y Fernando, pero seguro que sentados en la mañana tomando un sabroso café, no dejan de pensar en Ramón y de su enfermedad, en Antonio y en Gerardo, por eso siempre serán cinco.

Después de haber vivido esta experiencia, me reafirmo una vez más la necesidad de reclamar el retorno de los que no están en casa, por cualquier vía en cualquier espacio incluyendo mi blog personal. Porque ya las mañanas no me saben iguales, ya mi café no me sabe igual.

 

Julio C. Moreno

 

3

SAMSUNG DIGITAL MOVIE

SAMSUNG DIGITAL MOVIE

Un intercambio de presos para pacificar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos

Posted on

Un intercambio de presos para pacificar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos

Alan Gross, agente estadounidense, cumple una pena de prisión de 15 años en Cuba desde 2009. Por otro lado, tres agentes cubanos están encarcelados en Estados Unidos desde 1998. Existe la posibilidad de un intercambio de presos y el caso de Gerardo Hernández, uno de los tres cubanos, condenado a dos cadenas perpetuas, se prestaría particularmente a un acuerdo humanitario. He aquí las razones en 25 puntos.

1) Durante los años 1990, tras el desmoronamiento de la Unión Soviética, el sector radical del exilio cubano basado en Florida multiplicó los atentados contra Cuba, particularmente contra la industria turística –sector vital para la frágil economía cubana- Esos atentados con bombas causaron decenas de víctimas. Ante la impunidad de la que gozaban esos grupúsculos violentos por parte de las autoridades estadounidenses, el Gobierno de La Habana decidió mandar a varios agentes a Estados Unidos para que se infiltraran en esas organizaciones criminales e impidieran la realización de actos potencialmente mortíferos.

2) En junio de 1998, tras reunir las pruebas relativas a las actividades terroristas de 64 exilados de Florida, el Gobierno cubano invitó a La Habana a dos oficiales del FBI para entregarles el informe. En vez de arrestar a los responsables de los actos criminales, el FBI decidió arrestar a los cinco agentes de los servicios de inteligencia infiltrados. Se trata de René González Sehweret, Ramón Labañino Salazar, Fernando González Llort, Antonio Guerrero Rodríguez y Gerardo Hernández Nordelo.

3) Tras un juicio denunciado por muchas instituciones jurídicas por sus numerosas irregularidades, los cinco cubanos ganaron la primera apelación en la Corte de Atlanta. El Tribunal estimó que no tuvieron un juicio justo. Pero el Gobierno de Estados Unidos, a su vez, apeló esa decisión y finalmente los cinco fueron condenados en total a cuatro cadenas perpetuas más 77 años. El 13 de octubre de 2009 el Tribunal de Florida, obligado por la Corte de Apelación de Atlanta a modificar las sentencias de tres de los cinco detenidos, hizo públicas las nuevas condenas. Así, la pena de Antonio Guerrero pasó de cadena perpetua y 10 años a 21 años más 5 años de libertad supervisada. El 8 de diciembre de 2009 la condena de Fernando González pasó de 19 años a 17 años y 9 meses. En cuanto a Ramón Labañino, se rebajó su condena a una cadena perpetua más de 18 años a 30 años de prisión. Fernando González y René González salieron de prisión tras cumplir sus condenas.

4) Gerardo Hernández fue condenado a dos cadenas perpetuas más 15 años por conspiración para cometer un cuádruple asesinato. Se le acusa de estar directamente involucrado en el incidente del 24 de febrero de 1996. Ese día dos avionetas en las que se encontraban cuatro pilotos de la organización terrorista Brithers to the Rescue (BTTR), basada en la Florida, fueron derribados por las fuerzas aéreas cubanas tras violar 25 veces el espacio aéreo cubano en 20 meses.

5) José Basulto, presidente de BTTR, es un antiguo agente de la CIA que participó en la invasión de la Bahía de Cochinos. Está gravemente implicado en el terrorismo contra Cuba. Basulto admitió públicamente en una entrevista televisiva en un canal de Miami haber participado en varios atentados contra Cuba, incluso en el ataque de hotel con bazuca en agosto de 1962.

6) BTTR se fundó en 1991 para auxiliar a los cubanos que intentaban alcanzar la Florida en balsas. En 1994, Washington y La Habana firmaron acuerdos migratorios que permiten otorgar 20.000 visas al año a los cubanos que desean emigrar. Esos acuerdos estipulan también que todo candidato a la emigración encontrado en pleno mar sería automáticamente devuelto a Cuba. A partir de esa fecha, BTTR perdió su razón de ser y empezó entonces a organizar incursiones en el espacio aéreo cubano.

7) Una cronología de los hechos permite entender los principales elementos de esta historia. Durante los meses anteriores al grave incidente del 24 de febrero, las autoridades cubanas advirtieron varias veces a Estados Unidos mediante notas diplomáticas y canales no oficiales de que las reiteradas violaciones de su espacio aéreo constituía una amenaza para la seguridad nacional y que las avionetas corrían el riesgo de ser derribadas. Washington decidió ignorar esas advertencias.

8) Varias veces, las avionetas de BTTR provocaron a las fuerzas armadas cubanas en el espacio aéreo nacional e ignoraron las advertencias sobre el riesgo de ser derribadas. Además de sus incursiones en la capital, BTTR creaba interferencias entre la torre de control de La Habana y los aviones comerciales que despegaban y aterrizaban en el aeropuerto internacional José Martí, poniendo en peligro la vida de miles de pasajeros cubanos y turistas extranjeros.

9) El 13 de julio de 1995, BTTR sobrevoló el centro de la ciudad de La Habana y lanzó 20.000 folletos, incitando a la población a sublevarse contra el Gobierno.

10) Ese mismo día, las autoridades cubanas transmitieron un correo a la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos enfatizando el carácter ilegal de las incursiones en el espacio aéreo nacional y las “graves consecuencias” que semejantes actos podían ocasionar si se repitieran, aludiendo a la posibilidad de una respuesta militar.

11) El Gobierno de Estados Unidos, en vez de tomar las medidas necesarias para impedir esas graves violaciones del Derecho Internacional, dio todo el margen necesario para que BTTR multiplicara sus incursiones, a pesar de que rellenó varias veces falsos planes de vuelo que entregó a la Administración Federal de Aviación.

12) Gerardo Hernández no participó en ningún momento en las violaciones del espacio aéreo cubano ni incitó a los miembros de BTTR a que cometieran esos actos ilegales y peligrosos. Gerardo Hernández no disponía del nivel jerárquico necesario en BTTR para impedir esos vuelos. Todo se encontraba bajo el control de José Basulto.

13) El Departamento de Estado emitió varias declaraciones alertando a BTTR de que sus avionetas corrían el riesgo de ser derribadas si persistían en violar el espacio aéreo cubano.

14) En enero de 1996, BTTR lanzó 500.000 folletos sobre La Habana incitando a la población a rebelarse contra el Gobierno. El 15 de enero de 1996, Cuba exigió otra vez que Estados Unidos pusiera fin a las repetidas violaciones de su espacio aéreo.

15) Tras las violaciones del espacio aéreo nacional en enero de 1996, Cuba advirtió a Washington de que en caso de nuevos vuelos las avionetas serían derribadas. La Habana reiteró esas advertencias a todas las personalidades que visitaron la isla entre el 15 de enero de enero y el 23 de febrero de 1996.

16) El 22 de enero de 1996, el Departamento de Estado alertó a la Agencia Federal de Aviación: “Uno de esos días, los cubanos derribarán una de esas avionetas”. José Basulto declaró repetidas veces en los medios informativos que era consciente del peligro.

17) En febrero de 1996, las autoridades cubanas enviaron un mensaje a sus agentes en Miami indicándoles que de ninguna manera debían participar en los vuelos de BTTR.

18) El 23 de febrero de 1996, la Agencia Federal de Aviación transmitió una “alerta Cuba” a varias agencias indicando que BTTR había previsto una nueva incursión en el espacio aéreo cubano para el día siguiente. “El Departamento de Estado indicó que sería poco probable que el Gobierno cubano se quedara cruzado de brazos esta vez”.

19) El 24 de febrero de 1996, el Gobierno de Estados Unidos advirtió a las autoridades cubanas de que tres avionetas de BTTR acababan de despegar de Miami y que era posible que entraran en el espacio aéreo cubano.

20) Tras varias advertencias, las fuerzas armadas cubanas derribaron dos de las tres avionetas en el espacio aéreo cubano, lo que constituye un acto de autodefensa según el Derecho Internacional. Ningún país del mundo –aún menos Estados Unidos– habría esperado a la violación número 26 de su espacio aéreo por una organización, que lanzaba llamados a la sublevación, para tomar semejante medida.

21) No obstante, Estados Unidos afirma que, según sus datos satelitales, las dos avionetas fueron derribadas en la zona internacional, lo que constituiría un crimen del que se acusa a Gerardo Hernández. La publicación de los datos satelitales permitiría levantar toda ambigüedad al respecto. Ahora bien, desde 1996, Washington se niega a publicar esas informaciones por cuestiones de “seguridad nacional”, a pesar de que los abogados de Gerardo Hernández lo han pedido reiteradamente.

22) En ningún momento Hernández estuvo implicado en la decisión de derribar las avionetas que tomaron las autoridades cubanas al más alto nivel.

23) Para condenar a Gerardo Hernández, la fiscalía debía demostrar que existía un proyecto ilegal de derribar las avionetas de BTTR en el espacio aéreo internacional, que Hernández tenía un conocimiento preciso de este proyecto ilegal y que brindó su apoyo a semejante acción. La fiscalía no pudo presentar la menor prueba que demostrase la implicación de Gerardo Hernández en ese incidente. Mejor aún, el fiscal reconoció que “a la luz de las pruebas presentadas en el juicio, esto [probar la implicación de Hernández] constituye un obstáculo insuperable para Estados Unidos”.

24) La jueza Phyllis A. Kravitch, de la Corte de Apelación de Atlanta, expresó su punto de vista sobre el caso de Gerardo Hernández: “No es suficiente que el Gobierno simplemente muestre que ocurrió un derribo en el espacio aéreo internacional, el Gobierno debe probar más allá de toda duda razonable que Hernández estuvo de acuerdo con un derribo en el espacio aéreo internacional. […] El Gobierno no presentó prueba alguna, ni directa ni circunstancial, de que Hernández estuviera de acuerdo con un derribo en el espacio aéreo internacional. En cambio los indicios apuntan hacia una confrontación en el espacio aéreo cubano, lo que niega el requisito de que estuviera de acuerdo en cometer un acto ilícito”.

25) Por todas esas razones, Barack Obama debe usar sus prerrogativas como Presidente de Estados Unidos e indultar a los tres agentes cubanos que aún quedan en prisión. Ello tendría como efecto inmediato conseguir la liberación de Alan Gross y de este modo pacificar las relaciones entre Washington y La Habana.

 

Fuente: Progreso Semanal.

Cuba detiene en su territorio a terroristas procedentes de Miami

Posted on

De izquierda a derecha, los terroristas Santiago Alvarez, Osvaldo Mitat y José Hilario Pujol junto al barco Santrina, que introdujo de manera ileagal a Posada Carriles en los Estados Unidos, en el 2005. (Roberto Koltun/ El Nuevo Herald).

La Habana, 7 may (AIN) El pasado 26 de abril, fuerzas del Ministerio del Interior detuvieron a los ciudadanos de origen cubano y residentes en Miami, Estados Unidos, José Ortega Amador, Obdulio Rodríguez González, Raibel Pacheco Santos y Félix Monzón Álvarez, cuando planificaban ejecutar acciones terroristas en el territorio nacional.

Los detenidos reconocieron que pretendían atacar instalaciones militares con el objetivo de promover acciones violentas. Con tales fines, desde mediados del 2013, tres de ellos habían realizado varios viajes a la Isla para estudiar y modelar su ejecución.

Declararon, además, que estos planes se han estado organizando bajo la dirección de los terroristas Santiago Álvarez Fernández Magriñá, Osvaldo Mitat y Manuel Alzugaray, quienes residen en Miami y mantienen estrechos vínculos con el connotado terrorista Luis Posada Carriles.

Se realizarán las gestiones pertinentes con las autoridades estadounidenses competentes para investigar estos hechos y evitar oportunamente que la actuación de elementos y organizaciones terroristas radicados en ese país pongan en peligro la vida de personas y la seguridad de ambas naciones.

Nota 1:

La Red Paquete Semanal los mordió.

Nota 2:

Debemos incluir a Estados Unidos en la lista de países terroristas.

Nota 3:

No he podido actualizar el blog con más frecuencia porque he estado 12 días marcando en las colas de las papas y nada. Del tiro,  me fui al campo a cultivarlas.

 

 

Fuente: El Blog de Yohandry F.

Gross casi cinco años en una prisión cubana ¿Por qué no actúa la Casa Blanca?

Posted on

Gross casi cinco años en una prisión cubana ¿Por qué no actúa la Casa Blanca?“El 2 de mayo cumplo 65 años y será mi último cumpleaños aquí”, anunció Alan Gross la semana pasada desde su celda en Cuba. Desde que fue detenido en La Habana el 3 de diciembre de 2009, por distribuir subrepticiamente equipos de comunicación satelital, como parte del programa de promoción de la democracia de la USAID, Gross ha languidecido en prisión –un símbolo de una política fracasada de la Guerra Fría para un cambio de régimen, y un sacrificio a la ambivalencia política del presidente Obama acerca de establecer una diplomacia con sentido de futuro con Cuba.

Ni siquiera la huelga de hambre de Gross durante nueve días el mes anterior para protestar por “la ausencia de cualquier esfuerzo razonable o válido para solucionar esta vergonzosa y terrible experiencia” parece haber alentado a la Casa Blanca a iniciar conversaciones directas con los cubanos para su liberación.  En su lugar, la administración una vez más, en contra de toda evidencia, ha colocado a Cuba en la lista de terrorismo –una acción que nada ayuda a Gross o a las futuras relaciones EE.UU.-Cuba.

Gross junto a Peter Kornbluh en un visita en el 2012.

Pero la administración Obama no puede darse el lujo de ignorar el ominoso juramento de Gross de regresar a casa “vivo o muerto”. Si se hace daño él mismo, le hacen daño o hace daño a otros –lo cual en su volátil estado mental creo firmemente que es capaz de hacer– no solo sería una tragedia para su familia, sino para los actuales y futuros intereses de política exterior de EE.UU. en Cuba. El destino de Gross tiene el potencial de provocar intensas presiones políticas partidarias para que EE.UU. flexione sus músculos y realice una escalada de las hostilidades con Cuba.

Un distanciamiento adicional en las relaciones con Cuba no solo daña los actuales lazos económicos, de comercio y culturales con la isla, sino que también aísla a Washington de la Unión Europea, la cual esta semana inició un diálogo formal con Cuba acerca del comercio, inversiones y derechos humanos, así como del resto de Latinoamérica, el cual está presionando para integrar a Cuba al sistema interamericano. También debilita los intereses políticos y económicos de EE.UU. en la lenta pero firme transición de Cuba que se aleja del comunismo.

Personalmente para el presidente, el caso del encarcelado subcontratista de la USAID amenaza la capacidad del presidente para cumplir con su propia promesa de campaña de “dar vuelta a la página y comenzar a escribir un nuevo capítulo en la política EE.UU.-Cuba”.

La amenaza de hacerse daño realizada por Alan Gross no sorprende a los que hemos experimentado de primera mano su extrema indignación y frustración –dirigida a su propio gobierno, el cual lo envió a Cuba haciéndose pasar como turista, y que ahora parece prácticamente haberlo abandonado allí.

Como subcontratista privado en las ciberoperaciones “discretas” de la USAID contra Cuba –las mismas operaciones que produjeron el reciente esfuerzo encubierto por crear una red similar a Twitter en la isla bajo el nombre clave de “ZunZuneo”– Gross fue arrestado en su quinto viaje a Cuba mientras intentaba crear en la Isla redes ilocalizables de comunicaciones satelitales; subsiguientemente, un tribunal cubano lo condenó a quince años de prisión por “delitos contra el Estado”.

Además de hacer repetidos llamados para su “inmediata e incondicional liberación”, la administración Obama no ha realizado un esfuerzo concertado para obtener su libertad, ignorando repetidas ofertas del gobierno de Raúl Castro para negociar una solución sobre bases “humanitarias”. “Tengo que pensar que ellos realmente no están haciendo nada”, me dijo Gross.

Durante mis últimas dos visitas a La Habana para impartir conferencias acerca de la solución de conflictos, visité a Alan Gross en el hospital militar donde se encuentra encarcelado. Desde noviembre de 2012, cuando pasé cuatro horas con él, y el fin del año pasado, cuando lo volví a ver, su condición física claramente había mejorado. Había recuperado veintitrés de las 110 libras que perdió. Me mostró con orgullo los músculos que estaba desarrollando con un régimen diario de ejercicios.

Pero su estadio mental se había deteriorado claramente, como se reflejó en unas razones irracionales para hacer ejercicios. Lo cual, admitió, era parte de un estratégico y aparentemente suicida plan de salida. Cuando le pregunté si estaba incrementando sus reservas para hacer una huelga de hambre, me dijo que no. En su lugar, miró hacia una puerta que separaba nuestra sala de reuniones del corredor exterior y señaló que era  endeble. Cuando señalé que había guardias bien armados al otro lado, declaró con una loca bravata: “No temo a nadie y Dios libre a la persona que se enfrente a eso. Soy una bomba de tiempo… tick, tick, tick hace el reloj”.

Su desesperada frustración se enfoca en lo que él percibe como la falta de un interés real por parte del presidente Obama para llevarlo de regreso a casa. “Estoy sufriendo ahora porque él no ha hecho nada”, aseguró.

Discutimos los obstáculos políticos a los que se enfrenta el Presidente. Tanto a nivel nacional como en el decisivo estado de la Florida, las encuestas de opinión pública han cambiado hacia un apoyo mayoritario a las relaciones mejoradas, pero Obama aún confronta una rabiosa resistencia conservadora al diálogo con Cuba.

Gross descartó la posición de los legisladores cubanoamericanos de línea dura, como el poderoso Robert Menéndez, presidente del Comité Senatorial de Relaciones Exteriores, quien objeta cualquier negociación con el gobierno cubano –en particular las conversaciones que pudieran desembocar en la liberación de Gross a cambio de la puesta en libertad de los tres espías cubanos que han estado encarcelados en prisiones norteamericanas desde 1998. “Si son locos irracionales”, sugirió él, “¿por qué no los ignora usted y es decidido, señor Obama?”

El Presidente, señaló, se dedicó a una diplomacia decidida con Irán acerca de las capacidades nucleares de ese país, e incluso realizó una llamada telefónica al presidente iraní Hassan Rouhani a fin de presionar a favor de las conversaciones. ¿Por qué Obama no puede realizar el mismo tipo de diálogo diplomático atrevido con Raúl Castro? “¿Usted quiere solucionar el problema? Levante el teléfono”. Irónicamente, fue Barack Obama el que, como candidato presidencial en 2008, prometió atrevidamente sentarse con Raúl Castro para mejorar las relaciones –como parte de  su filosofía de política exterior de que “es importante para EE.UU. no solo hablar con sus amigos, sino también con sus enemigos”. En aquel momento Obama se comprometió a buscar una “agresiva diplomacia bilateral y de principios” con Cuba.

La amenaza de Gross de una nueva huelga de hambre –o una forma de protesta más peligrosa– crea tanto un incentivo inmediato como una oportunidad urgente para el presidente Obama para implementar ese enfoque diplomático “de principios”. Como presidente en su segundo período con solo su legado en juego, Obama tiene una latitud extraordinaria para cambiar la historia oscura y plena de escándalos de las relaciones de EE.UU. con Cuba.

Al llegar Cuba al final tanto de la era de los Castro como de su fracasado sistema económico socialista, Estados Unidos tiene sustanciosos intereses bilaterales y regionales para terminar con lo que Henry Kissinger una vez llamó “la perpetua hostilidad” de la política de EE.UU. hacia Cuba y unirse al resto del mundo en una postura de relaciones positivas con La Habana.

“EE.UU. y Cuba deben sentarse a hablar y “tachliss” –en Yiddish, ‘ir al grano’– “y acordar un pacto de no beligerancia,” me dijo Gross cuando lo conocí. “Quiero ver conversaciones incondicionales” reiteró en diciembre pasado. Su futuro  y el futuro de las relaciones EE.UU.-Cuba dependen de que el presidente Obama siga este consejo.

Foto: Judy Gross habla en un mitin in West Palm Beach, Florida en pro de la liberación de su ex esposo. (Reuters/Joe Skipper)

 

Fuente: Progreso Semanal.

 

Esposa de Gross ‘implora’ a Obama para que interceda por su esposo

Posted on

 

 <span class="cutline_leadin">Judy Gross </span>junto al abogado Peter J. Kahn en La Habana. Archivo.
Judy Gross junto al abogado Peter J. Kahn en La Habana. Archivo.

Javier Galeano / AP

La esposa del estadounidense Alan Gross, detenido en Cuba desde diciembre del 2009, imploró el jueves al presidente Barack Obama que intervenga para que La Habana autorice la liberación y retorno de su marido a Estados Unidos.

“Después de años de inactividad, estoy implorando al presidente Obama que intervenga personalmente en favor de Alan, para traerlo de retorno a casa, a nuestra familia”, expresó Judy Gross, de acuerdo con una nota divulgada por su equipo de abogados.

Gross, quien el viernes cumplirá 65 años, fue detenido por distribuir equipos de telecomunicaciones que el gobierno cubano consideró no comerciales, en momentos en que se desempeñaba como contratado por la Agencia Estadounidense de Ayuda al Desarrollo (USAID).

Desde el 2009 Gross, sus familiares y abogados piden reiteradamente que Obama asuma la iniciativa de buscar algún tipo de entendimiento con el gobierno cubano para obtener su liberación y retorno al país.

Este jueves, el abogado de Gross, Scott Gilbert, afirmó que “es el momento de que el presidente y su administración demuestren algún liderazgo y se implique con el gobierno de Cuba para obtener la liberación de Alan y el retorno a salvo con su familia”.

Gross mantuvo a inicios de abril una huelga de hambre de una semana después de conocer que la USAID había implementado en el 2010 una red social, llamada ‘ZunZuneo’, a pesar de saber que él había sido arrestado.

De acuerdo con Gilbert, Gross inició su huelga de hambre por considerar que la decisión de USAID de mantener su programa e implementar ZunZuneo había puesto en peligro su integridad física y complicado aún más su caso.

El gobierno cubano ha reiterado su interés en mantener negociaciones de alto nivel con Washington para tratar la situación de Gross, relacionándola a la de los tres agentes cubanos, de un grupo original de cinco, que cumplen pena en cárceles de Estados Unidos.

De acuerdo con La Habana, estos agentes tenían como misión infiltrarse entre los grupos radicales cubanos en Estados Unidos, pero fueron condenados por espionaje.

El abogado de Gross, Scott Gilbert, mantuvo el miércoles en La Habana una reunión de dos horas con el canciller Bruno Rodríguez, quien le habría expresado la disposición de su gobierno a dialogar con Washington sobre su caso, según el equipo de defensores.

Fuente:  El Nuevo Herald.

ALAN GROSS EN HUELGA DE HAMBRE

Posted on

by Yadira Escobar

https://i2.wp.com/i.huffpost.com/gen/1495269/thumbs/n-ALAN-GROSS-large570.jpg

 

El Departamento de Estado tiene deberes con los ciudadanos norteamericanos que se encuentren en dificultades o problemas fuera del país. Alan Gross esta en prisión por servir al USAID y espera que su país haga algo por resolver su difícil situación. Esto requiere una negociación inteligente que permita el intercambio de prisioneros entre Cuba y los Estados Unidos.

Sin entrar en detalles jurídicos de difícil compresión al estar sujetos a diferentes sistemas políticos, el caso de los espías cubanos y de Alan Gross esta asociado en el mundo de la diplomacia a la resolución de conflictos entre países sin amistad diplomática.No es contrario a las costumbres resolver de manera humana un problema que de continuar solo empeorara.

Alan Gross se ha declarado en huelga de hambre, y la responsabilidad moral alcanza a quienes lo embarcaron en esa misión absurda. Dice su abogado, Scott Gilbert que Alan Gross se decidió por la huelga de hambre, cuando supo el jueves de que la USAID había lanzado ZunZuneo después de su arresto. Me imagino que Gross siente que su gobierno lo ha abandonado, pero sobre todo debe sentirse usado. El ya sabe que ZunZuneo fue puesto en funciones estando el en prisión, lo cual refuerza la idea de que el era parte de un plan general subversivo basado en la creación de redes sociales artificiales entre cubanos .

Me gustaría ir a Cuba, directamente al lugar donde está Alan Gross y decirle que detenga su huelga de hambre. Desearía darle ánimos y hablar de cosas espirituales con el, pero lo más probable es que no pasará. La política es algo muy complicado, y refleja bastante el egoísmo, la irresponsabilidad y la maldad humana ¿Quien dice que somos tan buenos? Hay gente mala que quiere por ejemplo que Alan Gross muera en esta huelga, y todo para dañar al régimen que odian. También hay gente buena que quiere que Gross sea libre, y que los tres cubanos condenados por espionaje regresen a Cuba.

Aunque suene como un cliché simplista, creo que es una especie de lucha entre el bien y el mal político. En mi opinión la vida de Alan Gross está en serio peligro.

 

 

Fuente: El Blog de Yadira Escobar.

Alan Gross comienza huelga de hambre

Posted on

Alan Gross, el contratista  que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) envió a Cuba para introducir equipamientos de telecomunicaciones de forma irregular, preso desde hace cuatro años, ha comenzado una huelga de hambre, con la intención de forzar las negociaciones para su liberación, según informó su portavoz.

“Estoy ayunando para oponerme a las falsedades, engaños y la inacción de ambos gobiernos, no sólo en cuanto a su responsabilidad compartida para mi detención arbitraria, sino también debido a la falta de esfuerzo razonable o válido para resolver este vergonzoso sufrimiento”, dijo Gross mediante un comunicado dado a conocer hoy.

Por su parte Scott Gilbert, el abogado del Sr. Gross, también criticó a la USAID debido a las recientes revelaciones de que esa agencia armó una especie de twitter cubano dirigido a provocar actos de subversión contra el gobierno cubano. El llamado ZunZuneo comenzó a operarse después de que Gross fuera encarcelado en Cuba, a pesar de que, al decir de Gilbert, la agencia debería haber sabido que el esfuerzo podría amenazar la seguridad Gross.

“Una vez que Alan fue detenido, es sorprendente que la USAID pusiera en peligro su seguridad aún más mediante la ejecución de una operación encubierta en Cuba” , dijo Gilbert en el comunicado.

“La USAID ha tomado malas decisiones una detrás de otra. La ejecución de este programa es contraria a todo lo que nos han dicho los representantes de alto nivel de la administración de Obama acerca de las actividades de USAID en Cuba”.

Rajiv Shah , titular de la USAID, deberá rendir testimonio hoy frente a la Comisión de Asignaciones del Senado de los Estados Unidos, en una audiencia originalmente prevista para discutir el presupuesto de la agencia, pero que, según se prevé, se convertirá en un interrogatorio centrado en la operación Zunzuneo.

En febrero pasado Judy Gross declaró en una entrevista que “ha pasado mucho, mucho tiempo y nuestro gobierno es responsable de que Alan esté allá. No puedo creer que no puedan hacer nada. A veces me pregunto si hay algún motivo detrás de todo eso. No quiero ser paranoide, pero todavía me vuelve loca que ni siquiera mencionen el nombre de Alan”.

El propio Gross en diciembre del pasado año dirigió una carta al presidente Obama en la que preguntaba: “¿Por qué estoy aún aquí?”.

“Con el mayor respeto, señor presidente, temo que mi gobierno –el mismo gobierno al que servía en el momento en que comenzó esta pesadilla– me ha abandonado. Funcionarios de su administración han expresado compasión y han pedido mi liberación inmediata, y realmente aprecio todo eso. Pero no me ha regresado a casa.”

El gobierno cubano en repetidas ocasiones demostró tener disposición para un diálogo humanitario. Expresiones del propio presidente Raúl Castro en varias oportunidades lo han sugerido.

Una nota de la cancillería cubana de diciembre de 2013 lo expresaba así: “El gobierno cubano reitera su disposición a establecer de inmediato un diálogo con el Gobierno de Estados Unidos para encontrar una solución al caso del Sr. Gross sobre bases recíprocas, que contemple las preocupaciones humanitarias de Cuba vinculadas al caso de los cuatro [ya son tres] cubanos luchadores antiterroristas que están presos en Estados Unidos”

Por su parte el jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry, ha demostrado en las últimas semanas mayor interés en el tema. Incluso dijo tener “un par de ideas” para solucionar el problema, aunque se negó a dar más detalles.

En febrero pasado una delegación congresional encabezada por el presidente pro témpore del Senado Patrick Leahy, demócrata por Vermont, se reunió con Raúl Castro y también con Alan Gross. El grupo estuvo compuesto además por el republicano Jeff Flake (Arizona) y los demócratas Jim McGovern (Massachusetts), Sherrod Brown (Ohio), Debbie Stabenow (Michigan), Sheldon Whitehouse (Rhode Island) y Chris Van Hollen (Maryland).

Fulton Armstrong, asesor de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, en un artículo publicado originalmente en The Miami Herald en 2011, había sido enfático en afirmar que “es hora de limpiar los programas que promueven un cambio de régimen en Cuba”.

“Los programas de Cuba –diseñados para identificar, organizar, capacitar y movilizar a los cubanos para que exijan cambios políticos en su país– tienen un patrimonio especialmente problemático, incluyendo malversación, mala gestión y la politización sistémica.

“Hemos confirmado que el Departamento de Estado y la USAID no tenían política alguna para informarle a estos individuos que esas operaciones clandestinas no son legales en Cuba, y que las leyes de Estados Unidos prohíben que los agentes extranjeros que no se han inscrito como tal puedan viajar por el país distribuyendo equipos de satélite, puntos de acceso WiFi, equipos de encriptación y telefonía, además de otras asistencias de valor monetario”.

La huelga de hambre de Gross (64 años), condenado a 15 años, podría forzar la velocidad de contactos bilaterales, en curso, pero discretos.

Las revelaciones hechas por la Associated Press acerca de la misión de inteligencia contra Cuba encabezada por la USAID denominada ZunZuneo, y otras de las que también se ha tenido noticias, como Piramideo, han confirmado la responsabilidad de Washington y permiten a muchos exigir un cambio inmediato de política.

 

 

Fuente: Progreso Semanal.

Ayuda al enemigo: 35 países en los que EE.UU. apoyó a fascistas, narcos y terroristas

Posted on

© RT/AFP/Reuters

El apoyo de EE.UU. a los ultraderechistas y al reciente golpe de Estado en Ucrania es solo un ejemplo más del respaldo estadounidense al fascismo, al narcotráfico o al terrorismo a lo largo de la historia contemporánea.

En un artículo publicado en el portal AlterNet, el periodista Nicolas J. S. Davies hace un repaso a la historia del siglo XX y XXI y demuestra cómo fascistas, dictadores, narcotraficantes y señores de la guerra de todo el globo han gozado del patrocinio de EE.UU. en su implacable lucha por detentar el control mundial.

A continuación, los 35 países más destacados cuya historia reciente ha sido explícitamente perfilada por la ‘mano’, a veces no tan invisible, de EE.UU.

1. Afganistán

En la década de 1980, EE.UU. trabajó con Pakistán y Arabia Saudita para derrocar el Gobierno socialista de Afganistán. Además, la CIA fundó, entrenó y armó a las fuerzas dirigidas por los líderes tribales conservadores, cuyo poder se vio amenazado por el progreso en la educación, los derechos de la mujer y la reforma agraria que se estaban llevando a cabo en el país. Tras la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán en 1989, los señores de la guerra apoyados por EE.UU. ‘desgarraron’ el país e impulsaron la producción de opio a un nivel sin precedentes —entre 2.000 a 3.400 toneladas por año—. El Gobierno talibán redujo la producción de opio en un 95% en dos años, entre 1999 y 2001, pero la invasión de EE.UU. en 2001 restauró a los señores de la guerra y a los narcotraficantes en el poder. Afganistán ocupa en la actualidad el puesto 175 de los 177 países más corruptos del mundo, el puesto 175 de 186 en desarrollo humano, y desde 2004, detenta el récord en producción de opio (5.300 toneladas al año).

© REUTERS Baz Ratner

2. Albania

Entre 1949 y 1953, EE.UU. y el Reino Unido se propusieron derrocar al Gobierno de Albania, el país comunista más pequeño y vulnerable de Europa del Este. Numerosos exiliados albaneses fueron reclutados y entrenados para volver a Albania con el objeto de incentivar la disensión y planificar un levantamiento armado. Muchos de los que participaron en el plan eran excolaboradores de la ocupación italiana y alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Entre ellos estaba el exministro del Interior, Xhafer Deva, quien supervisó las deportaciones de “judíos, comunistas, afines y personas sospechosas” (tal como se describe en un documento nazi) a Auschwitz. Documentos desclasificados de Estados Unidos han revelado que Deva fue uno de los 743 criminales de guerra fascistas reclutados por los EE.UU. después de la guerra.

3. Argentina

Documentos estadounidenses filtrados en 2003 revelaron las conversaciones entre el secretario de Estado de EE.UU. Henry Kissinger y el canciller argentino Almirante Guzzetti en octubre de 1976, poco después de que la junta militar tomara el poder en Argentina. Kissinger aprobó explícitamente la “guerra sucia” de la junta, la cual mató en total a 30.000 personas, la mayoría de ellos jóvenes, y robó 400 bebés de familias cuyos padres había asesinado.

4. Brasil

En 1964, el general Castelo Branco lideró un golpe de Estado que estableció una brutal dictadura militar de dos décadas. Vernon Walters, a la sazón agregado militar de EE.UU., y más tarde director de la CIA y embajador adjunto ante la ONU, tenía buena relación con Castelo Branco desde la Segunda Guerra Mundial en Italia. La CIA proporcionó todo el apoyo necesario para asegurar el éxito del golpe de Estado, incluida la financiación de la mano de obra de la oposición y grupos de estudiantes en las protestas callejeras, como está ocurriendo en Ucrania y Venezuela recientemente.

5. Camboya

Cuando el presidente Nixon ordenó el bombardeo secreto e ilegal de Camboya en 1969, los pilotos estadounidenses recibieron la orden de falsificar sus registros para ocultar que mataron a al menos medio millón de camboyanos, dejando caer sobre le país más bombas que en Alemania y Japón juntas en la Segunda Guerra Mundial. A medida que los Jemeres Rojos se fortalecían en 1973, la CIA informó que su “propaganda había sido más eficaz entre los refugiados víctimas de los ataques de los [bombardeos] B-52”. Después de que los Jemeres Rojos mataran a al menos 2 millones de sus compatriotas y fueran expulsados por el Ejército vietnamita en 1979, el grupo especial estadounidense Kampuchea, con sede en la Embajada de EE.UU. en Bangkok, se dispuso a mantenerlos y a armarlos durante al menos otra década más como “resistencia” oficial al nuevo Gobierno camboyano que contaba con el respaldo de los vietnamitas.

6. Chile

Cuando Salvador Allende llegó a la presidencia en 1970, el presidente Nixon prometió “hacer chillar a la economía” chilena. EE.UU., principal socio comercial de Chile, cortó radicalmente el comercio con el país andino para causar la escasez y el caos económico. El Departamento de Estado y la CIA habían realizado sofisticadas operaciones de propaganda en Chile desde hacía una década, financiando a los políticos conservadores, a los sindicatos, a los grupos de estudiantes y a todos los medios de comunicación, mientras estrechaba sus lazos con los militares. Después de que el general Pinochet tomara el poder, la CIA mantuvo a funcionarios chilenos en nómina y trabajó en estrecha colaboración con la agencia de inteligencia de Chile DINA, mientras el Gobierno militar mataba a miles de personas y encarcelaba y torturaba a decenas de miles más.

© AFP STF
Chile

7. China

A finales de 1945, 100.000 soldados estadounidenses lucharon junto a las fuerzas del Kuomintang de China en áreas tomadas por los comunistas en el norte del país. Chiang Kai-shek y el Kuomintang fue probablemente el más corrupto de todos los aliados de Estados Unidos. Un flujo constante de asesores estadounidenses en China advertía de que la ayuda de EE.UU. estaba siendo robada por Chiang y sus compinches, algunos de ellos incluso la vendían a los japoneses, pero el compromiso de EE.UU. con Chiang continuó durante mucho tiempo.

8. Colombia

Cuando las fuerzas especiales estadounidenses y la Administración de Control de Drogas ayudaron a las Fuerzas Colombianas a perseguir y aniquilar al capo de la droga Pablo Escobar, trabajaron con un grupo de justicieros llamado ‘Los Pepes’. En 1997, Diego Murillo Bejarano y otros líderes de la banda fundaron la AUC (Fuerzas de Autodefensa Unidas de Colombia) que fueron las responsables del 75% de las muertes violentas de civiles en Colombia durante los 10 años siguientes.

9. Cuba

EE.UU. apoyó la dictadura de Batista al crear las condiciones represivas que mataron a 20.000 personas. El exembajador de EE.UU. Earl Smith testificó ante el Congreso estadounidense que “EE.UU. era tan abrumadoramente influyente en Cuba que su embajador era el segundo hombre más importante, a veces incluso más importante que el presidente cubano”. Después de la revolución, la CIA lanzó una larga campaña de terrorismo contra Cuba, formando a los exiliados cubanos en Florida, América Central y la República Dominicana para cometer asesinatos y sabotajes en la isla. Las operaciones respaldadas por la CIA contra Cuba incluyen el intento de invasión de Bahía de Cochinos, en el que murieron 100 exiliados cubanos y cuatro estadounidenses, decenas de intentos de asesinato contra Fidel Castro y los asesinatos de diversos funcionarios, varios bombardeos en 1960 y los atentados terroristas contra turistas en fecha tan reciente como 1997, además del aparente bombardeo de un buque francés en el puerto de La Habana (con al menos 75 muertos), un ataque con gripe porcina biológica que mató a medio millón de cerdos, y el atentado terrorista contra un avión cubano (78 muertos) planeado por Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, quienes permanecen libres en EE.UU.

© AFP Walter Dhladhla


10. El Salvador

La guerra civil que asoló El Salvador en la década de 1980 fue un levantamiento popular contra un régimen que gobernaba con la mayor brutalidad. Al menos 70.000 personas murieron y miles más desaparecieron. La Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas establecida después de la guerra, encontró que el 95% de los muertos fueron asesinados por las fuerzas del Gobierno y los escuadrones de la muerte, y solo el 5% por la guerrilla del FMLN. Las fuerzas gubernamentales fueron creadas, entrenadas, armadas y supervisadas casi en su totalidad por la CIA, las fuerzas especiales de Estados Unidos y la Escuela de las Américas.

11. Francia

En Francia, Italia, Grecia, Indochina, Indonesia, Corea y Filipinas a finales de la Segunda Guerra Mundial, el avance de las fuerzas aliadas se encontró con que las fuerzas de resistencia comunistas se habían hecho con el control de grandes áreas o incluso de países enteros cuando las fuerzas alemanas y japonesas se retiraron o se rindieron. En Marsella, el sindicato comunista CGT (por sus siglas en francés) controlaba los muelles que eran clave para el comercio con EE.UU. y llevar a cabo el plan Marshall. La Oficina de Servicios estratégicos de EE.UU. (OSS, por sus siglas en inglés), había trabajado con la mafia estadounidense-siciliana y los gánsteres de Córcega durante la guerra. Después de que la OSS se convirtiera en la nueva CIA tras la guerra, utilizó sus contactos para restaurar a los mafiosos corsos en el poder en Marsella, con el objeto de romper las huelgas portuarias y el control de los muelles por parte de la CGT. La CIA protegía a los corsos, ya que estos creaban laboratorios de heroína. El envío de dicha droga a Nueva York se disparó, mientras la mafia siciliana-americana también florecía bajo la protección de la CIA.

12. Ghana

No parece que haya líderes nacionales inspiradores en África estos días. Y eso puede ser culpa de Estados Unidos. En los años 1950 y 1960, hubo una estrella en ascenso en Ghana: Kwame Nkrumah, que fue primer ministro bajo el dominio británico desde 1952 hasta 1960; cuando Ghana se independizó, se convirtió en presidente. Era socialista, panafricano y antiimperialista, y en 1965 escribió un libro llamado ‘Neocolonialismo: la última etapa del imperialismo’. Nkrumah fue derrocado en un golpe de la CIA en 1966. La CIA negó su participación en el mismo, pero la prensa británica informó más tarde de que 40 agentes de la CIA operaban fuera de la Embajada de EE.UU. El exagente de la CIA John Stockwell reveló más sobre el papel decisivo de la CIA en el golpe de Estado en su libro ‘En busca de enemigos’.

13. Grecia

Cuando las fuerzas británicas desembarcaron en Grecia en octubre de 1944, se encontraron con que el país estaba bajo el control efectivo de ELAS-EAM, el grupo guerrillero de izquierdas formado por el Partido Comunista de Grecia en 1941 tras la invasión italiana y alemana. ELAS-EAM dio la bienvenida a las fuerzas británicas, pero los británicos se negaron a cualquier acuerdo con ellos e instalaron un Gobierno que incluía monárquicos y colaboradores de los nazis. Cuando ELAS-EAM celebró una gran manifestación en Atenas, la Policía abrió fuego y mató a 28 personas. Los británicos reclutaron a miembros de los Batallones de Seguridad entrenados por los nazis para perseguir y detener a los miembros de ELAS, quienes se rearmaron como un movimiento de resistencia. En 1947, inmersos en una violenta guerra civil, los británicos, que estaban en bancarrota, pidieron ayuda a EE.UU. para hacerse cargo de la ocupada Grecia. El apoyo de EE.UU. al Gobierno de corte fascista instalado en Grecia entonces estaba consagrado en la Doctrina Truman, vista por muchos historiadores como el comienzo de la Guerra Fría. Combatientes ELAS-EAM entregaron las armas en 1949 después de que Yugoslavia les retirara su apoyo, y 100.000 de sus miembros fueron ejecutados, exiliados o encarcelados.

14. Guatemala

Después de su primera operación para derrocar a un Gobierno extranjero en Irán en 1953, la CIA lanzó una operación para eliminar al Gobierno liberal electo de Jacobo Arbenz en Guatemala en 1954. La CIA reclutó y entrenó a un pequeño ejército de mercenarios bajo el mando del exiliado guatemalteco Castillo Armas para invadir Guatemala, con 30 aviones, sin símbolos estadounidenses, de apoyo aéreo. El embajador Peurifoy, enviado de EE.UU. en Guatemala, preparó una lista de los guatemaltecos que debían ser ejecutados, y Armas fue instaurado como presidente. El reinado del terror que siguió durante su presidencia condujo a 40 años de guerra civil, en la que al menos 200.000 personas murieron, la mayoría de ellos indígenas. Documentos de La CIA detallan la masacre y la destrucción de pueblos enteros.

© AFP CIRMA
Guatemala


15. Haití

Casi 200 años después de la rebelión de esclavos que creó la nación de Haití y derrotó a los Ejércitos de Napoleón, el pueblo haitiano, que tanto había sufrido, pudo elegir finalmente un Gobierno verdaderamente democrático dirigido por el padre Jean-Bertrand Aristide en 1991. Sin embargo, el presidente Aristide fue derrocado por un golpe militar apoyado por Estados Unidos después de ocho meses en el cargo, y la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. (DIA, por sus siglas en inglés) reclutó una fuerza paramilitar llamada FRAPH para atacar y destruir el movimiento Lavalas, creado por Aristide en Haití. La CIA contrató al líder del FRAPH, Emmanuel ‘Toto’ Constant, enviándole armas desde Florida. Cuando el presidente Clinton envió una fuerza de ocupación de EE.UU. para restaurar a Aristide en el poder en 1994, los miembros del FRAPH detenidos por las fuerzas estadounidenses fueron liberados por orden de Washington, y la CIA mantuvo al FRAPH para socavar a Aristide y su movimiento. Después de que Aristide fuera elegido presidente por segunda vez en el año 2000, una fuerza especial estadounidense con 200 efectivos entrenaron a 600 exmiembros del FRAPH en la República Dominicana para prepararse para un segundo golpe de Estado. En 2004, lanzaron una campaña de violencia para desestabilizar Haití, que proporcionó el pretexto para que las fuerzas estadounidenses entraran en el país caribeño y quitaran a Aristide del cargo.

16. Honduras

El golpe de Estado de 2009 en Honduras ha causado represión y múltiples asesinatos de opositores políticos, sindicalistas y periodistas. Si bien los funcionarios estadounidenses negaron cualquier participación en el mismo, rehusaron, no obstante, cortar la ayuda militar desde EE.UU. violando lo establecido en sus propias leyes para estos casos. Sin embargo, dos cables de Wikileaks revelaron que la Embajada de los EE.UU. tuvo un papel capital en la gestión del golpe de Estado contra Manuel Zelaya y la formación de un Gobierno que, según denuncian asociaciones de derechos humanos, está reprimiendo y asesinando a sus habitantes.

17. Indonesia

En 1965, el general Suharto asumió el poder tras el derrocamiento del presidente Sukarno, y su mandato desató una ola de asesinatos en masa que terminó con la vida de por lo menos medio millón de personas. Los diplomáticos estadounidenses admitieron posteriormente que proporcionaron listas con los nombres de 5.000 miembros del Partido Comunista que debían ser asesinados.


18. Irán

Puede que Irán sea el caso más ilustrativo de los golpes de Estado de la CIA y sus consecuencias a largo plazo. En 1953, la CIA y el MI6 del Reino Unido derrocaron al Gobierno democráticamente elegido de Mohamed Mosadegh. Irán había nacionalizado su industria petrolera por el voto unánime del Parlamento, poniendo fin al monopolio de la compañía Anglo Iranian Oil, la actual BP, que solo pagaba a Irán un 16% del valor de su petróleo. Durante dos años, Irán resistió el bloqueo naval británico y las sanciones económicas internacionales. Después de que el presidente Eisenhower asumiera el poder en 1953, la CIA accedió a la petición británica de intervención. Tras el fracaso inicial del golpe y de que el sah de Persia y su familia huyeran a Italia, la CIA pagó millones de dólares para sobornar a militares y contratar a gánsters para desatar la violencia en las calles de Teherán. Mosadegh fue finalmente retirado del cargo y el sah volvió a gobernar con gran brutalidad como títere de Occidente hasta la revolución iraní de 1979.

© AFP Behrouz Mehri

19. Israel

Desde 1966, EE.UU. ha utilizado su veto en el Consejo de Seguridad para proteger a Israel en 83 ocasiones, más que los otros cuatro miembros permanentes combinados, y 42 de esos vetos han sido sobre resoluciones relacionadas con Israel y/o Palestina. Recientemente, Amnistía Internacional publicó un informe denunciando que “las fuerzas israelíes han mostrado un cruel desprecio por la vida humana, matando a decenas de civiles palestinos, entre ellos niños, en la ocupada Cisjordania en los últimos tres años, con una impunidad casi total”. Por su parte, Richard Falk, Relator Especial de la ONU sobre Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, calificó el asalto de 2008 sobre Gaza de “violación masiva del derecho internacional”, y agregó que EE.UU. “ha suministrado armas y apoyado el asedio, por lo que son cómplices de los crímenes”. La Ley Leahy requiere que EE.UU. corte la ayuda militar a las fuerzas que violan los derechos humanos, pero nunca se ha aplicado en contra de Israel.

20. Irak

En 1958, después de que la monarquía respaldada por los británicos fuera derrocada por el general Abdul Qasim, la CIA contrató a un iraquí de 22 años de edad, llamado Sadam Husein para asesinar al nuevo presidente. Husein y su banda no pudieron completar el trabajo y huyeron al Líbano. La CIA les alquiló un apartamento en Beirut y luego Husein fue trasladado a El Cairo, donde fue contratado como agente de la inteligencia egipcia, que frecuentaba con asiduidad la Embajada de EE.UU. Qasim fue asesinado durante un golpe de Estado baazista apoyado por EE.UU. en 1963, y al igual que en Guatemala e Indonesia, la CIA dio al nuevo Gobierno una lista de al menos 4.000 comunistas que debían ser “eliminados”. Pero, una vez en el poder, el Gobierno revolucionario baazista rehusó ser un títere occidental, y nacionalizó la industria petrolera de Irak, adoptó una política exterior nacionalista árabe y construyó los mejores sistemas de educación y de salud en el mundo árabe. En 1979, Sadam Husein se convirtió en presidente, llevó a cabo purgas de opositores políticos y lanzó una guerra desastrosa contra Irán, por lo que Donald Rumsfeld y otros funcionarios estadounidenses le dieron la bienvenida como un aliado eficaz contra Teherán. Cuando Irak invadió Kuwait, Husein se hizo más útil para EE.UU. como un enemigo que como aliado. Entonces el país americano comenzó su campaña propagandística mundial de descalificación del presidente irakí, el “nuevo Hitler”, lo que facilitó la invasión de Irak por EE.UU. y sus aliados internacionales en 2003.

© REUTERS Goran Tomasevic

21. Corea

Cuando las fuerzas estadounidenses llegaron a Corea en 1945, fueron recibidas por funcionarios de la República Popular de Corea (RPC), formada por grupos de la resistencia que se desarmaron al rendirse las fuerzas japonesas y comenzaron a establecer la ley y el orden en toda Corea. El general Hodge los expulsó y colocó la mitad sur de Corea bajo la ocupación militar de EE.UU. Por el contrario, las fuerzas rusas en el Norte reconocieron la RPC, lo que llevó a la división de Corea a largo plazo. EE.UU. trajo de vuelta al país asiático a Syngman Rhee, un exiliado coreano conservador, y lo colocó como presidente de Corea del Sur en 1948. Rhee se convirtió en un dictador guiado por la cruzada anticomunista, que detuvo y torturó a miles de personas acusándolas de ser comunistas y reprimió de forma brutal las revueltas, matando a 100.000 personas. Finalmente fue obligado a renunciar durante las multitudinarias protestas estudiantiles de 1960.

22. Laos

La CIA comenzó a proporcionar apoyo aéreo a las fuerzas francesas en Laos en 1950, y continuó su actividad allí durante 25 años más. La CIA ideó al menos tres golpes de Estado entre 1958 y 1960 para mantener alejados del Gobierno al izquierdista Pathet Lao. La CIA trabajó con capos de la droga laosianos de derecha como el general Phoumi Nosavan, transportando opio entre Birmania, Laos y Vietnam, y protegiendo su monopolio del comercio de opio en Laos. En 1962, la CIA reclutó un ejército mercenario clandestino de 30.000 veteranos de anteriores guerras de guerrillas de Tailandia, Corea, Vietnam y Filipinas para luchar contra Pathet Lao. Como un gran número de soldados estadounidenses en Vietnam se enganchó a la heroína, la compañía Air América, al servicio de la CIA, transportó opio del territorio Hmong a los laboratorios de heroína del general Vang Pao en Long Tieng y Vientiane para su envío a Vietnam. Después de los fallidos intentos de la CIA por derrocar a Pathet Lao, EE.UU. bombardeó el país asiático con dos millones de toneladas de bombas.

23. Libia

La intervención de la OTAN se justificó de manera fraudulenta ante el Consejo de Seguridad de la ONU como un esfuerzo para proteger a los civiles libios. Sin embargo, la OTAN llevó a cabo 7.700 ataques aéreos, durante los que entre 30.000-100.000 personas murieron, pueblos enteros fueron reducidos a escombros y se llevó a cabo una limpieza étnica. El país continúa sumido en el caos mientras las milicias islamistas entrenadas y armadas por Occidente se apoderan de las instalaciones de petróleo del país y compiten por el poder.

© REUTERS Suhaib Salem
Libya


24. México

El número de muertos en las guerras de la droga de México ascendió recientemente a 100.000. El más violento de los cárteles de la droga es el de los Zetas. Funcionarios estadounidenses llaman a los Zetas “el cártel más avanzado tecnológicamente, sofisticado y peligroso de drogas que opera en México”. Sin embargo, el cártel de los Zetas fue formado por las fuerzas de seguridad mexicanas entrenados por las fuerzas especiales de Estados Unidos en la Escuela de las Américas en Fort Benning, Georgia, y en Fort Bragg, Carolina del Norte.

25. Birmania

Después de la Revolución China, los generales del Kuomintang se trasladaron hacia el norte de Birmania y se convirtieron en poderosos señores de la droga, con la protección del Ejército tailandés, la financiación de Taiwán y el apoyo aéreo y logístico de la CIA. La producción de opio en Birmania aumentó de 18 toneladas anuales en 1958 a 600 toneladas en 1970. La CIA mantuvo a estas fuerzas como baluarte contra la China comunista, pero transformó el ‘triángulo de oro’ en el mayor productor de opio del mundo. La mayor parte del opio era transportado en recuas de mulas hasta Tailandia, donde otros colaboradores de la CIA lo enviaban a laboratorios de heroína en Hong Kong y Malasia.

26. Nicaragua

Anastasio Somoza gobernó Nicaragua como su feudo personal durante 43 años con el apoyo incondicional de EE.UU., y su Guardia Nacional cometió inimaginables crímenes, torturas, extorsiones y violaciones con total impunidad. Después de que la Revolución Sandinista derrocara a Somoza en 1979, la CIA reclutó, entrenó y financió a mercenarios de la ‘contra’ para invadir Nicaragua y realizar actos de terrorismo para desestabilizar el país. En 1986, la Corte Internacional de Justicia condenó a EE.UU. por enviar a la ‘contra’ y minar los puertos nicaragüenses. El tribunal ordenó a EE.UU. que pusiese fin a su agresión y pagase reparaciones de guerra a Nicaragua, lo que nunca se ha producido. La respuesta de EE.UU. fue declarar que dejaba de reconocer la competencia de la Corte Internacional de Justicia, saltándose las reglas del Derecho Internacional.

27 Pakistán. 28 Arabia Saudita. 29 Turquía.

De acuerdo con el excolaborador de la CIA y del Departamento de Estado de EE.UU. experto en terrorismo Larry Johnson: “El principal problema con respecto a la evaluación de la amenaza terrorista es definir con precisión el patrocinio del Estado. Los mayores culpables hoy, a diferencia de lo que pasaba hace 20 años, son Pakistán, Arabia Saudita y Turquía. Irán, a pesar de los desvaríos de su sector de derechas/neocon, no es tan activo en el fomento o facilitación del terrorismo”. En los últimos 12 años, la ayuda militar de EE.UU. a Pakistán ha sumado 18.600 millones de dólares. EE.UU. acaba de negociar el mayor negocio de armas en la historia con Arabia Saudita. Y Turquía es un miembro de larga data de la OTAN. Los tres principales patrocinadores del terrorismo en el mundo hoy en día son aliados de Estados Unidos.

30. Panamá

Funcionarios de la agencia antidrogas estadounidense querían detener a Manuel Noriega en 1971, cuando era el jefe de la inteligencia militar en Panamá. Si embargo, aunque tenían evidencias de sobra para condenarlo por tráfico de drogas, Noriega hacía mucho tiempo que actuaba como colaborador e informante de la CIA, por lo que era intocable. Aunque la CIA prescindió temporalmente de sus servicios durante el Gobierno de Carter, Noriega siguió recibiendo al menos 100.000 dólares por año del Tesoro de EE.UU. Cuando se alzó con el poder como gobernante de facto de ser Panamá, volvió a ser de gran valía para la CIA, ya que pudo informar sobre las reuniones con Fidel Castro y Daniel Ortega de Nicaragua y apoyó las guerras encubiertas de Estados Unidos en América Central. Noriega probablemente dejó el tráfico de drogas en 1985, mucho antes de que EE.UU. lo acusara de este delito en 1988. La acusación fue un pretexto para la invasión de Panamá por parte de EE.UU. en 1989, cuyo objetivo principal era dar obtener un mayor control sobre el país latino, si bien su intervención costó la vida de al menos 2.000 personas.

© REUTERS Scott Applewhite
Panama


31. Filipinas

Desde que EE.UU. lanzó su llamada guerra contra el terrorismo en 2001, una fuerza especial con 500 efectivos de EE.UU. ha llevado a cabo operaciones encubiertas en el sur de Filipinas. Ahora, bajo la política de Obama de “pivotar hacia Asia”, la ayuda militar de EE.UU. a Filipinas está creciendo rápidamente, pasando de los 12 millones de dólares en 2011 a 50 millones en este año. Pero activistas filipinos de derechos humanos han reportado que el aumento de la ayuda coincide con el aumento de las operaciones militares de los escuadrones de la muerte contra la población civil. Los últimos tres años al menos 158 personas han sido asesinadas a manos de estos escuadrones.

32. Siria

Cuando el presidente Obama aprobó el envío de armas y milicianos desde Libia hasta la base del Ejército Libre de Siria en Turquía en aviones de la OTAN no identificados a finales de 2011, pensó que EE.UU. y sus aliados podrán replicar el ‘exitoso’ derrocamiento del Gobierno libio. Unos meses más tarde, los líderes occidentales socavaron el plan de paz de Kofi Annan con su ‘Plan B’, que lejos de buscar la paz, supuso un incentivo a la escalada de la violencia al ofrecer apoyo financiero y armamentístico a los yihadistas en Siria para asegurarse de que ignoraran el plan de paz de Annan y siguieran luchando. Ese movimiento selló el destino de millones de sirios. Las conversaciones de Ginebra II fueron un esfuerzo a medias para reactivar el plan de paz de Annan de 2012, pero la insistencia occidental de que una “transición política” significa la renuncia inmediata de Al Assad revela que los líderes occidentales aún dan más valor a un cambio de régimen que a la paz.

33. Uruguay

En Uruguay, en 1970, cuando el jefe de Policía Alejandro Otero se opuso a que los estadounidenses entrenaran a sus agentes en tácticas de tortura, fue degradado. El funcionario de EE.UU. sobre el que Otero emitió varias quejas era Dan Mitrione, que trabajaba para la Oficina de Seguridad Pública de EE.UU., una división de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional. Se informó de que las sesiones de Mitrione incluían la tortura de personas sin hogar a quienes maltrataban hasta la muerte con descargas eléctricas para enseñar a sus alumnos hasta dónde podan llegar con estas técnicas.

34. Yugoslavia

El bombardeo aéreo de la OTAN en Yugoslavia en 1999 fue un delito flagrante de agresión que viola el artículo 2.4 de la Carta de las Naciones Unidas. Cuando el ministro de Relaciones Exteriores británico, Robin Cook, dijo a la secretaria de Estado de EE.UU., Madeleine Albright, que el Reino Unido estaba teniendo “dificultades con sus abogados” por el ataque planeado, esta sugirió a los británicos “buscar nuevos abogados”, según reveló James Rubin, secretario de Estado adjunto. El aliado de la fuerza terrestre de la OTAN en su agresión contra Yugoslavia fue el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK), liderado por Hashim Thaci. Tanto un informe de 2010 del Consejo de Europa como el libro ‘La caza’, de Carla Del Ponte, exfiscal del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, respaldaron las denuncias de que durante la invasión de la OTAN, Thaci dirigía una organización criminal llamada ‘el Grupo de Drenica’ que envió más de 400 serbios a Albania para asesinarlos y extraer sus órganos para venderlos en el mercado negro. Hashim Thaci es ahora el primer ministro del protectorado de la OTAN de Kosovo.

© AFP Andrej Isakovic
Belgrade


35. Zaire
(República Democrática del Congo)

Patrice Lumumba, el presidente del Movimiento Nacional pan-africanista del Congo, participó activamente en la lucha del país por la independencia y se convirtió en el primer ministro elegido por primera vez en el Congo en 1960. Fue depuesto por un golpe respaldado por la CIA dirigido por Joseph-Desire Mobutu, el jefe del Estado Mayor del Ejército. Mobutu entregó a Lumumba a los separatistas y mercenarios respaldados por los belgas contra los que había estado luchando en la provincia de Katanga, quienes lo fusilaron. Mobutu abolió las elecciones y se autoproclamó presidente en 1965, cambiando el nombre del país por el de República del Zaire y gobernando con el apoyo de EE.UU. como dictador conocido por su brutalidad durante 30 años. A pesar de que el presidente Carter se distanció públicamente del líder africano, Zaire continuó recibiendo el 50% de toda la ayuda militar de EE.UU. al África subsahariana. En la década de 1990 el apoyo de EE.UU. a Mobutu empezó a flaquear hasta que el mandatario fue derrocado por Laurent Kabila en 1997. Poco después falleció.

Fuente: RT Actualidad.

A %d blogueros les gusta esto: