Prensa Extranjera

Lo que ve y no ve la lupa inmensa de “El País”

Posted on

16 JUNIO 2011

el-pais-diario-portadaOmar Pérez Salomón
La pupila insomne

Cuando se trata de Cuba, el periódico español El País, como dijera el escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, “aplica una lupa inmensa que magnifica todo lo que allí ocurre cada vez que conviene a los intereses enemigos, llamando la atención sobre lo que pasa en la Revolución, mientras la lupa se distrae y no alcanza ver otras cosas importantes”. Pocas horas después de construir de la nada una refinería de petróleo en Cuba y confundir la tortura con la resistencia, el diario madrileño publicó este 13 de junio una noticia que titula “El Gobierno de Raúl Castro reduce en un 14% el área sanitaria, Cuba refuerza su política de austeridad y pone en peligro los logros sociales“.

El cotidiano español alude a los problemas que el pueblo cubano identificó en la masiva discusión de los Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución, y tergiversa los cambios introducidos para hacer más viable y robusto al sistema de salud cubano. Con algunos datos extraídos de fuentes cubanas y otros de su cosecha, tratan de demostrar que “la atención médica en la isla es universal y gratuita pero, con la crisis, ya no es lo que era”.

En la información se obvian los esfuerzos que se hacen en el reordenamiento de los servicios de salud en busca de un uso óptimo y de calidad, y las discusiones que se realizan a en la sociedad sobre estos asuntos, para terminar diciendo que “…en la educación también ha habido recortes. Y más que habrá”, en un discurso dirigido a los indignados que protestan en las calles españolas pero que se inscribe en su operativo tradicional contra la Revolución cubana.

Recientemente, en la asamblea de balance del Partido Comunista de Cuba en la provincia de Las Tunas, refiriéndose a las insatisfacciones de la población y las posibilidades que hay para emplear mejor los recursos humanos y materiales, los problemas de calidad y la falta de comunicación con pacientes y población, el Primer Vicepresidente cubano José Ramón Machado Ventura, reconoció el esfuerzo que hacen muchos médicos, enfermeras y trabajadores de la salud en general por atender adecuadamente al pueblo, y señaló que se sabe que los menos no lo hacen, provocando que la población tenga razón al emitir opiniones. Recordó que “hasta ahora hubo cierta desproporción, hoy se ordena el sistema de salud y debemos potenciar el uso del método clínico, como refiere el lineamiento 156 aprobado por el VI Congreso del Partido, explicarlo, dar una mejor información, en primer lugar a los profesionales del sector, para que transmitan al pueblo la importancia de su empleo, y los daños que puede ocasionar a la salud humana la utilización indiscriminada de las nuevas tecnologías, así como también la necesaria racionalidad en el uso de esos nuevos recursos”.

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte sobre dificultades que enfrentan entre 110 y 190 millones de personas discapacitadas en el mundo, como estigmatización y discriminación, falta de atención de salud y servicios de rehabilitación adecuados, inaccesibilidad a prestaciones de transporte, edificios y tecnologías de comunicación, y reconoce que son pocos los países que disponen de mecanismos adecuados para responder a sus necesidades, en Cuba el 100% de las personas con alguna discapacidad reciben una atención apropiada y gratuita. Paralelamente, en tierra ibérica la policía se encarga del tratamiento a los minusválidos que reclamen sus derechos, como ha testimoniado el joven Sebastián Ledesma, víctima de la bárbara represión de los Mossos d’Esquadra en la Plaza de Cataluña hace pocos días.

La lupa de El País se distrae y no se entera de que el sistema de salud cubano, que se ajusta para garantizar una atención más efectiva a todos sin exclusiones, obtuvo en el 2010 la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia y que detrás de esas cifras hay una sociedad sin lujos pero con las condiciones de alimentación, salubridad y educación que no concuerdan con el cuadro de crisis absoluta que ese periódico vende a sus lectores sobre Cuba.

El diario del grupo PRISA tampoco alcanza a ver la proyección humanista y solidaria de Cuba, que cuenta con más de 41 mil colaboradores de la salud en 68 naciones, a pesar de los documentados planes de EE.UU. para impedirlo, de los que tampoco El País jamás ha dicho una palabra. Y es que no pueden hablar de la filosofía solidaria de un sistema -reconocida por amigos y enemigos de la Revolución, incluyendo medios como The Independent– y mucho menos entender que la actualización del modelo económico cubano no busca -como los recortes de moda en toda Europa- beneficiar a políticos y banqueros, sino que lejos de poner en peligro los logros sociales se propone garantizar su sostenibilidad y permanencia.

 

 

Las lavanderías de Wall Street

Posted on

16 JUNIO 2011  /  Argentina

Se puede pasear por Queens y encontrar decenas y decenas de lavanderías sin un solo cliente en toda la jornada y en ninguna otra jornada. Suelen ser negocios modestos, atendidos por una sola persona que no frecuenta a los vecinos. Nada que ver con los imponentes edificios de los bancos de Wall Street, que tampoco lavan ropa: se dedican a otra clase de limpieza.

Es difícil calcular el volumen de dinero lavado que entra en el flujo financiero mundial. En 1996 el FMI afirmó que ascendería del 2 al 5 por ciento del total, pero hay estimaciones actuales que superan esa aproximación. El distinguido economista John Walker propone, con base en un modelo económico comparativo de bases de datos internacionales sobre el crimen organizado, que su monto anual es de unos 2,85 billones de dólares (www.economywatch.com, 14/6/11). De los cuales: un 46,3 por ciento se higieniza en el sistema bancario de EE.UU. y, mucho menos, en los de Italia (150.000 millones de dólares) y Rusia (147.000 millones), y a más distancia todavía en los de Alemania, Francia, Rumania, Canadá y otros países de Occidente y Asia. Como siempre, la gran potencia del Norte en primer lugar.

Walker sostiene que esto es posible porque los intentos de combatir el lavado de dinero son ineficaces y las penalizaciones legales estadounidenses, muy leves. Cuando se aplican.

Un caso muy notable y muy notorio es el de la financiera Wachovia que, por intermedio de la mexicana Casa de Cambio Puebla, inyectó en el mercado financiero 378.400 millones de dólares sólo en el período 2004/2007 (www.huffingtonpost.com, 14/7/10). ¿El castigo? Una multa de 160 millones de dólares, aunque las autoridades judiciales de EE.UU. calificaron de “operaciones delictivas continuadas” las actividades de Wachovia. A juicio del especialista Daniel Hopsicker, la lenidad de la sanción habla “del trato preferencial acordado a algunos participantes en el comercio internacional de drogas” (www.alternet.org, 12/6/11).

Un estudio del año 2009 de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) reveló que los bancos violan la gran mayoría de las normas establecidas para prevenir el lavado de dinero: “En momentos en que se produce la quiebra de grandes bancos -subraya-, los banqueros parecen creer que el dinero no tiene olor. Los ciudadanos honestos, que se enfrentan con esfuerzo a este tiempo de dificultades económicas, se preguntan por qué no se confiscan las utilidades del delito, que se convierten en propiedades, automóviles, yates y aviones ostentosos” (www.unodc.com, 24/6/09). Y aun en otras cosas, claro.

Una posible respuesta a esa pregunta provino del Dr. Antonio María Costa, entonces subsecretario general de la ONU y director ejecutivo de la Unodc: “Los miles de millones de dólares del dinero de la droga mantuvieron a flote el sistema financiero cuando la crisis global llegó a la cima… eran el único capital de inversión líquido” del que dispusieron ciertos bancos al borde del colapso en el 2008 (www.guardian.co.uk, 13/12/09). Como consecuencia, la mayoría de los beneficios del narcotráfico ingresó al sistema económico mundial.

“Los préstamos interbancarios se financiaron con dinero procedente del narcotráfico y de otras actividades ilegales -agregó-. Hay evidencias de que algunos bancos fueron rescatados de ese modo.” El Dr. Costa contó con información de fuentes fidedignas, investigaciones y datos de varios servicios de inteligencia para asegurar que la posterior y “progresiva liquidez del sistema y el mejoramiento paulatino del valor de las acciones de algunos bancos (se tradujo) en que el problema (del dinero ilegal) se ha convertido en algo mucho menos grave de lo que alguna vez fue”.

Se podría sumar otro elemento a las consideraciones del Dr. Costa: es política oficial de la Casa Blanca no penalizar a los grandes bancos y Obama demostró que más bien hay que premiarlos. El experto Michael Smith lo explica claramente: “Ningún banco de EE.UU. ha sido enjuiciado por violar la ley de secreto bancario o cualquier otra ley federal (en la materia). En cambio, el Departamento de Justicia establece cargos en el marco de acuerdos de procesamiento diferido, por los cuales un banco paga una multa y promete no volver a violar la ley… Los megabancos están protegidos por una variante de la teoría ‘demasiado grande como para caer’. Fallar contra un gran banco podría… causar pánico en los mercados financieros” (www.bloomberg.com, 28/6/10).

Es conocido el involucramiento de la CIA en operaciones de narcotráfico, incluso hoy en Afganistán, convertido en el productor del 90 por ciento del opio que invade el mundo. Corren además rumores de que algunas familias estadounidenses de pro lavarían dinero “negro” en bancos de Wall Street y/o habrían invertido en el tráfico de drogas. Finalmente, Warren Delano, abuelo del ex presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt, acumuló una fortuna con el tráfico ilegal de opio de China. Tradiciones son tradiciones.

(Tomado de Página 12, Argentina)