-

Migración

Microsoft se anuncia como miembro de Linux Fundation, el 2016 lo volvió hacer…

Posted on

splashmicrosoft-tlf-730x480

El 2016 ha sido un año bastante extraño en sucesos, Trump presidente, Gana el NO en Colombia, Rajoy reelecto y en el mundo de la tecnología el 2016 volvió hacer de las suyas. Ahora Microsoft anuncia que será miembro activo de Linux Fundation, algo que realmente era impensable hace unos años y como dicen por ahí, sino puedes con tu enemigo, unetele.

La fundación ha destacado los proyectos en los cuales Microsoft ha colaborado como proyectos de Node.js, OpenDaylight, Open Container Initiative, R Consortium y Open API Initiative, además de asociarse con Canonical para llevar Ubuntu a Windows 10.

microsoft-joins-linux-foundation

Microsoft además será un miembro platino siguiendo los pasos de Samsung, NEC, Oracle, Cisco entre otras compañías y claro este anuncio habría dejado a muchos por sorpresa, y es que para nadie es un secreto que la mentalidad de Microsoft a cambiado mucho incluso desde que compró Xamarin y liberó su Kit de desarrollo la imagen de Microsoft ante los desarrolladores open source ha mejorado notoriamente.

Toca ahora esperar que Microsoft se mantenga en sus buenas intenciones y aporte mucho poder intelectual a la comunidad libre de internet.

y tú, ¿Qué piensas de esto?

Fuente: Cultura Informática.

El problema de la cubanía

Posted on

El problema de la cubanía

LA HABANA. La formación de la identidad nacional es un proceso histórico largo y complejo, donde en la cultura, y quizá solo en ella, se concreta cierto grado de unidad entre personas de diversos orígenes sociales y experiencias de vida diferentes.

En realidad, siempre dentro de una nación conviven o confrontan muchas culturas, por lo que la identidad nacional cuaja a partir del establecimiento de factores comunes que distinguen a estos individuos del resto de los habitantes del planeta.

Por esos misterios de la naturaleza humana, la identidad nacional actúa como un sello genético que singulariza a un grupo de personas y los acompaña de manera inevitable el resto de sus vidas, transmitiéndose con mayor o menor intensidad a sus descendientes, incluso cuando viven fuera de sus países de origen.

La cultura constituye uno de los escenarios fundamentales de las luchas nacionales, toda vez que define al sujeto social que debe llevarlas a cabo y las contradicciones políticas implícitas en este proceso.

Cuba es un buen ejemplo de ello. A pesar de la gran diversidad de sus componentes, el tránsito hacia una identidad nacional, definida como la “cubanía”, ha estado marcado por la tendencia a la consolidación de expresiones culturales muy homogéneas, en contraposición con proyectos de nación no solo diversos, sino en ocasiones antagónicos.

Aunque la rápida extinción o asimilación de las culturas aborígenes limitó las diferencias étnicas y su condición insular los problemas territoriales presentes  en otros pueblos de América, la nacionalidad cubana tuvo que abrirse paso enfrentándose al colonialismo, la esclavitud y el anexionismo. Esta identidad, basada en la independencia, antecedió a la República y devino un sentimiento muy poderoso, aun cuando lo alcanzado estaba lejos de ser la patria “con todos y para el bien de todos”, que había soñado José Martí.

La influencia cultural norteamericana estuvo presente desde los primeros momentos en la formación de la nacionalidad cubana y devino un recurso hegemónico del modelo neocolonial implantado en el país a partir de 1902. Como resultado de esto, el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 constituyó también una confrontación en el plano cultural, que tuvo implicaciones en la propia interpretación del concepto de la nacionalidad.

La aplicación de un “nacionalismo excluyente” desde el bando revolucionario, como lo definió el intelectual cubano Ambrosio Fornet, o la acusación de que Cuba se había convertido en un satélite soviético, por parte de sus contrarios, definieron los extremos cuestionadores de la nacionalidad de cada una de las partes, en los momentos más agudos del enfrentamiento.

En particular, los emigrados fueron víctimas de esta diferenciación. Bastaba emigrar del país para dejar de ser considerado cubano y en buena medida el discurso político revolucionario se articuló a partir de este presupuesto. La ideología de la contrarrevolución también contribuyó a esta percepción, debido a su vínculo orgánico con Estados Unidos, la promoción de proyectos antinacionales que incluían la invasión militar del país y el desprecio a una cultura popular que no identificaban como propia.

El surgimiento del cubanoamericano, resultado de la integración de los emigrados cubanos a la sociedad norteamericana, vino a complicar más las cosas. Para algunos, simplemente resultaba la confirmación de que habían dejado de ser cubanos, pero en realidad se trataba de un proceso mucho más complejo: la emergencia de una identidad cultural cubana que se expresaba en un entorno nacional distinto.

Tal parecía que estábamos en presencia de dos culturas cubanas separadas por la política, pero Fidel Castro, el más radical de los revolucionarios cubanos, se encargó de rectificar conceptos, esclarecer la problemática y establecer pautas para su análisis. Tan temprano como 1978, Fidel decía a un grupo de periodistas procedentes de Estados Unidos de visita en Cuba:

“La comunidad cubana, como todas las comunidades que están en otro medio, en otro medio nacional, digamos que trata de mantener su identidad nacional (…) No importa, no importa lo que sean, si es un millonario cubano en la emigración o es trabajador cubano en la emigración (…) no se trata aquí de una cuestión de clase, es un problema de tipo nacional (…) Y eso, lógicamente despierta la solidaridad nuestra (…) No importa que ellos no simpaticen con la Revolución, pero a nosotros nos satisface saber (…) que la comunidad cubana trata de mantener su idioma, sus costumbres, su identidad nacional cubana”.

Dicho unos meses antes de la convocatoria al “diálogo con figuras representativas de la comunidad cubana en el exterior”, algunos de los cuales habían combatido duramente a la Revolución, marcó un punto de inflexión de la política migratoria cubana. Con seguridad Fidel no era ajeno a la importancia política que tenía alimentar este sentimiento nacional para el futuro de la nación cubana.

Tal apreciación es mucho más actual ahora, donde las transformaciones ocurridas en la emigración alientan de manera natural la reafirmación de la identidad nacional cubana en ese escenario. En primer lugar, porque es una necesidad de los cubanoamericanos dentro del contexto multiétnico que le impone la sociedad norteamericana, lo que potencia el interés por el vínculo con su patria de origen, pero también porque ha cambiado la apreciación de la sociedad cubana respecto a la emigración y las condiciones políticas que determinaban las relaciones entre ambas partes.

Se dan así las condiciones para que la “cubanía” se imponga una vez más sobre otras diferencias, incluso entre personas que por una razón u otra adquieren otra nacionalidad o sean descendientes de cubanos nacidos en otros países, y ello tiene una importancia estratégica para Cuba, no solo en el plano político o económico, sino también en lo cultural, por todo lo que puede contribuir a su enriquecimiento.

Como dijo el sabio Fernando Ortiz, “cubano es quien quiere serlo”, y para el bien de Cuba, a todos nos conviene alentar el orgullo compartido de ser cubano.

Fuente: Progreso Semanal.

Entrevista a Harold Cardenas por Yadira Escobar (+VÍDEO) #Cuba

Posted on

IMG_1052_

Transcripción de entrevista a Harold Cardenas

BY YADIRA ESCOBAR

Hoy estamos con Harold Cardenas, que nos visita desde Cuba y se define como socialista, revolucionario y que realiza una serie de criticas al sistema cubano junto a otros jóvenes universitarios, para así perfeccionar el modelo, salvar el socialismo y ofrecerle a la ciudadanía mayor participación.

Ahora lo tenemos aquí, y le vamos a hacer unas cuantas preguntas, espero que lo disfruten.

Harold, ustedes escriben en la Joven Cuba, en la Internet, porque es un medio digital pero…mi pregunta es:

¿Quien exactamente esta leyendo todos esos escritos, esas buenas criticas, porque que yo sepa los jóvenes cubanos, e incluso la mayoría de la población cuando logra conectarse, yo diría que mas bien intenta comunicarse con sus parientes o amigos en el exterior. ¿Están escribiendo ustedes para algún funcionario que tiene privilegios a la conectividad o… para nosotros en la emigración, o hay un tercer público?

HC: Si Yadira, creo que estamos escribiendo para todo el mundo, lo estamos escribiendo para el que quiera leer y básicamente cuando uno escribe no lo hace pensando en la persona que lo va a leer, lo hace pensando en la idea que quiere transmitir y que sea un vehículo de transformación de algo para bien, entonces, básicamente sabemos que nos leen en muchas universidades del país, sabemos que nos leen mucho en la emigración, tenemos muchos emigrados que comentan todo el tiempo, sabemos que, la mayor parte de los cubanos que nos leen en la isla no pueden comentar en el blog, están–problemas de conectividad y esas cosas que no se nos permite, pero también sabemos que nos leen muchos funcionarios del país, y eso es interesante porque…porque es decir lo que se publica en un blog de repente ya no queda en un blog, ya Internet no es Las Vegas, que lo que ocurre en Internet queda en Internet, no, de repente ya un blog puede ser un vehículo de transformación y puede ser un espacio de negociación incluso con el estado no, puede ser una herramienta de la sociedad civil cubana para comunicarle ideas al estado, y tener esa interacción con el estado y que por ejemplo… congratular cosas que ocurran bien y criticar cosas que estén mal, y que sirva como un vehículo también para transformar esas cosas malas.

YE: yeah, y como dices, es cierto, lo que queda en Internet, está ahí, entonces estamos hablando que dentro de un año quizás no, pero dentro de dos o tres finalmente eso quedará y es para todos esos públicos juntos, no es para uno en particular, sino toditos, toditos los cubanos, o algún extranjero que sepa hablar español [suave risa] y está interesado igual, para conocer lo que está sucediendo, ahora…hay muchos cubanos jóvenes que están consumiendo bienes materiales producidos en el capitalismo. Estamos hablando que quieren teléfonos inteligentes, gafas de marca, automóviles, todo eso, ahora, yo creo que eso es un indicador de que cada vez más están cansados del discurso ideológico, de la-de la permanente movilización ¿No crees entonces… que mov– iniciativas estas como, que… que surgen dentro de la izquierda cubana, como la red de jóvenes anti-capitalistas creen[sic] que ellos van a poder lograr levantar un entusiasmo en esa juventud?…porque ¡es muy dificil! Estamos hablando que la hegemonía cultural la tienen los capitalistas del primer mundo ¿crees que va a ser posible… eso?

HC: Si, a ver la hegemonía de que cosa es la cultura correcta, en un mundo globalizado está claro cuál es, si, no han impuesto el código

YE: Exactamente

HC: de cual es la cultura correcta y que debemos asimilarla como objeto como persona

YE: El patrón

HC: si…yo creo que también eso depende de la capacidad nuestra de generar nuestra propia cultura. Cuba logró durante muchas décadas general una propia cultura…de resistencia, una cultura contestataria a lo que era lo correcto, que en realidad yo creo que no es, con muchas [sic] con muchos de los códigos de lo correcto en realidad no lo son, y logró crear el país esa cultura, pero la falta de códigos y la falta de símbolos en los últimos años…está perdiendo terreno esa cultura de izquierda ante los símbolos del capitalismo, y está perdiendo terreno ante los códigos correctos en el resto del mundo. Creo que tenemos—no sólo tenemos que verlo como una agresión cultural, tenemos que verlo también como nuestra incapacidad para generar nuestra propia cultura, hay que concentrarnos en hacerlo.

harold_cardenas_lema_yadira_escobar_entrevista_blog_joven_cuba_red_de_jovenes_anticapitalistas

Quizás estamos generando esa propia cultura desde lo políticamente correcto, desde la—desde, desde el esquema, y para generar una cultura revolucionaria no la puedes hacer siguiendo esquemas.

YE: si, si, no solamente que la hegemonía cultural es de[sic]sea muy potente y clara sino…un poco de auto crítica también, exacto, si curioso…ahora, vamos a saltar a otro tema muy polémico…matrimonio homosexual. Esto es una pregunta de si o no, porque no hay terreno aquí de titubeos ni algo intermedio. Si o no, ¿Estás a favor de ese matrimonio?

HC: si

YE: ok, me imaginé eso[risa]ahora…¿Cómo se lleva a cabo eso? ¿Vamos a hacerlo desde arriba, impuesto como un decreto ahí…incuestionable, obligado o lo llevamos a Referéndum y se le pregunta a todo el pueblo cubano, que se debe hacer al respecto.

HC: a ver, yo en lo personal creo que el matrimonio homosexual es una meta civilizatoria que tiene mi país, que debió haberla cumplido hace mucho tiempo…lo que, pero bueno, eso también…lo más importante en este proceso es respetar el proceso democrático de decisión del pueblo, es decir la decisión del matrimonio homosexual no puede quedar en un grupo de personas, aunque estén designados por el pueblo, tiene que quedar en el pueblo cubano, debería hacerse un Referéndum, debería hacerse…no consultarse, debería ponerse la decisión en manos del pueblo, y que él decida lo que va a hacer. Durante mucho tiempo el matrimonio homosexual ha estado en la asamblea nacional en Cuba, ha sido uno de los tópicos más calientes, ha sido uno de los tópicos en los que hay personas que le han puesto un gran freno, yo creo que hay personas que están frenando el matrimonio homosexual protegidos por la invisibilidad también, es decir, nosotros no sabemos quienes son los funcionarios que están deteniendo el código de la familia, con el matrimonio homosexual tod– una serie de leyes que están siendo detenidas y no sabemos cuales son los nombres de esos funcionarios. Si lo supiéramos, y si eso fuera público, quizás ellos no se atrevieran a detenerlo así.

YE: Entonces si, preguntemosle al pueblo. Ahora, sobre…la política, de nuevo [risas], estamos cambiando aquí, de bando en bando ¡vas a salir todo sacudido de esta![risas] Lo único que me falta ya preguntarte cuál es tu favorito…sabor de helado[risas]chocolate o fresa…y no estoy pensando en la película por cierto, no.

HC: pero eso después de la pregunta anterior es muy…[risas]

YE: ocurrió[risas] Mira, los disidentes ahora, estos que tenemos en la palestra pública, las celebridades como me gusta llamarles, muchos de ellos, bueno, algunos de ellos ya se han manifestado con cierto interés de llegar al más cargo—al cargo este de ejecutivo, a hacer gobierno ¿Quieres llegar allá arriba para transformar ese-el país básicamente, porque hacer gobierno te da ese poder. Entonces, mi pregunta para ti es: ya que está sucediendo esto, esta lucha, porque sabemos que ya Raúl Castro en el 2018 se va a salir del cargo, entonces si estos disidentes que conocemos están haciendo sus propuestas desde la derecha, ¿Te ha pasado por la mente que quizás tu desde la izquierda puedas tener esa ambición política?

HC: [pausa] Yadira[risa]…Yo creo que Cuba es un país con suficientes profesionales como para que ninguno pueda, tenga que, porque aspirar a un cargo, es decir Cuba tiene un ejercito de personas que pueden dirigir el país. A mi lo que me preocupa de la disidencia en Cuba es que…que no tienen otro plan político que no sea hacerse con el poder…y cualquiera…

YE: eso asusta ¿no? [risa]

HC: y eso a mi me preocupa muchísimo, es decir, tampoco se puede generalizar porque la disidencia no es una cosa homogénea

YE: Lógico

HC: Como tampoco lo es la izquierda, no es una cosa homogénea que, que todos son iguales y que todos son asi…

YE: Por eso te dije las celebridades, los que siempre están en el bombardeo, en las cámaras ahí, los tres o cuatro que conocemos.

HC: Pero a grandes rasgos yo diría que la disidencia tiene una obsesión por el poder sin un programa político, y han cometido muchos errores. Han cometido muchos errores como errores de patriotismo no, es decir han hecho concesiones…

YE:Exacto.

yadira_escobar_harold_cardenas_blog_joven_cuba_miami_entrevista

HC:…a intereses foráneos, han cometido errores al creer que el pueblo cubano le interesa una primavera cubana, es decir eso, eso es no entender nada, no tomarle el pulso a la realidad cubana, y vivir dentro de Cuba y no tomarle el pulso a tu país en política es el error más grave que puedas hacer.

YE: Entonces estamos hablando que ellos pretenden hacer un gobierno fuera de contexto ¿no? [risa] fuera de comunicación con el pueblo realmente…

HC: Si Yadira…

YE: Es que yo creo se llevan tanto con el Departamento de Estado, con los reyes de Noruega, con toda esta gente, con las ONG, que yo creo que se han olvidado que están en Cuba ¿verdad?

HC: A mi me preocupa, porque hay reuniones que ha hecho la disidencia en Cuba con la bandera de Cuba y con la bandera de los Estados Unidos en la mesa, es decir, tu no puedes hacer un proyecto de país..

YE: ¡no!

HC: …con una bandera que no sea del tuyo, y no importa si es Estados Unidos, o si es no se Alemania, o si es Nueva Zelanda, no puedes hacer un proyecto de país pensando en otro país también o…¿Para que país tu quieres hacer el futuro?

YE: Claro, y no puedes hacer un proyecto de país encerrado ahí tras, en una casita bonita en Miramar, como lo hacen algunos, tu tienes que hacer realmente, los proyectos nacionales teniendo en cuenta a la población porque…¿para que? ¿Lo haces para entretenerte no?[risa]entonces…

HC: Tambien te digo, muchas de estas cosas que yo hago en la actualidad, las hago por una conciencia cívica de que es un momento propicio para empujar hacia el fin del bloqueo a Cuba, lo hago también, es decir, hay una batalla en varios frentes, la primera batalla es por la soberanía de Cuba con los Estados Unidos.

YE: Esa es sagrada

HC: Esa es una batalla importantisima. La segunda batalla tiene que ver también con…dentro de Cuba también hay un pensamiento ortodoxo que hay que romper porque sino la Revolución dejara de ser una Revolución.

YE: Claro

HC: Eso es gravisimo también, y hacer las dos batallas a la misma vez no es fácil, entonces, yo estoy consciente de que esta época para mi va a ser de desgaste político, es decir va a ser de desgaste y…pero para mi lo importante es poner a Cuba en un punto de no retorno hacia el fin del bloqueo y que después, mucha de la gente que conozco pueda hacer de Cuba un país mejor no…yo me contentaré con verlo desde el televisor de mi casa.

YE: Si eso que dices, que hablaste ahora del desgaste político, es verdad que ha sido muy difícil simplemente opinar, porque el pueblo cubano, nosotros tenemos una diversidad de pensamiento que se ve refleja en el hecho de que antes de la Revolución teníamos presidentes que duraban un par de días, eso te dice lo revoltoso que somos, y…pero yo creo que ahora con las relaciones, creo que ese desgaste cada vez va a ser menor, porque ya se…se ha impuesto una nueva dinámica. Yo creo que las reglas del juego han cambiado bastante, porque hoy en día opinar no es lo mismo que lo era hace cinco o diez años, osea el desgaste creo que cada vez va a ser menor y eso es bueno porque así no tiene uno que estar siempre a la defensiva, sino realmente generar ideas. ¡No estar defendiéndote siemp[sic]todo el tiempo!¿Verdad? Realmente ¿Quien puede sobrevivir eso? Ahora…manteniéndonos en el tema de los opositores estos, celebridades. ¿Tú crees…ya parece esto un game show (competencia televisiva) de farándula, ahora…ellos sabemos que en el contexto cubano viven unas vidas de privilegios, de confort material, todo tipo de placeres que no se lo puede dar el cubano promedio, porque claro, estas personas están recibiendo dinero desde afuera, desde las potencias, ahora, como mismo les exigimos a ellos transparencia, yo creo que como ya tú cada vez estás más—te has convertido en una persona, en una figura pública, nos debes un poco más de transparencia…te tengo que hacer la pregunta Harold:

-¿Quién paga tus viajes a Europa y a Estados Unidos?

harold_cardenas_video_lema_yadira_escobar_entrevista_blog_joven_cuba_red_de_jovenes_anticapitalistas

HC: Si,yo realmente te agradezco la pregunta, porque yo creo que ante los prejuicios de las personas no hay nada mejor que…el mejor desinfectante es la luz del sol. Un sol como este que estamos acá. Yo he venido este viaje a los Estados Unidos por invitación de la Universidad de la Florida (FIU), por la invitación de la Universidad de Columbia en New York, y eso es lo que me ha ayudado a costearme el viaje, entre parte y parte, porque venir a los Estados Unidos no es barato. Igual yo soy de la idea … yo soy de la idea que tú no puedes recibir dinero por tu trabajo político, ya. No es legitimo hacerlo o…no sé, quizás es legitimo, pero yo no lo hago, entonces para mi es muy importante, por ejemplo a mi lo que me sostiene, yo soy colaborador de BBC en Cuba, un programa de radio sobre cultura, no tiene nada que ver con política, soy colaborador de BBC, escribo también para otros medios internacionales, pero lo que hago ahí no tiene que ver con política. La parte de mi vida política la hago en mi blog, donde lo hago gratis. Es muy importante para mi diferenciar en que en la política no te pueden pagar por ella, porque sino dejas de ser creíble para mucha gente.

YE: ok…has llegado aquí a Miami aparentemente para empezar el debate, traer la discusión a esta orilla, más o menos en tus palabras si recuerdo bien…aquí en Miami más o menos está la idea de que personas como tú, aunque hayan hecho sus criticas al gobierno, están integradas más o menos al modelo. No eres un opositor. Ahora, estás haciendo política de cierta manera ya en este país ¿No crees que Cuba debería, aceptar el reto y ofrecer mayor espacio, mayor participación a cubanos que…como yo, han sido exiliados, pero reconocemos las reformas que están sacudiendo al país, y a la vez hemos promovido la reconciliación entre cubanos durante años desde la sociedad civil emigrada?

HC: Yo creo que hay heridas con la emigración cubana que no se han cerrado todavía, creo que hay prejuicios en ambas orillas, todavía… creo que… es necesario que hayan interlocutores que busquen san-cerrar esas orill- esas heridas, entonces es importante que exista gente que vaya a Cuba, no…lo que pasa es que hay que crear un espacio para ello, y lo primero es que haya conciencia, por parte de los dirigentes del país, en Cuba, de que eso es importante. Es decir tú no puedes priorizar algo que tú no conoces o que tú todavía no entiendes, y el primer paso para arreglar un problema es reconocerlo. No estoy seguro si reconocen esas heridas, o la importancia de arreglarlo.

YE: ¡Es que para curarse del alcoholismo primero tienes que admitir que tienes un problema! ¿Verdad? [risas] Sino no hay cura, primero aceptarlo. Entonces, vamos a finalizar esta entrevista, que se ha convertido en una agradable conversación, entre dos cubanos, más o menos de la misma edad, más o menos, pero con unas crianzas muy diferentes, pero que nos une ese amor…que no tiene fin para nuestra Patria, porque ¡aquí tenemos dos grandes patriotas!, y no es una falta de modestia, ¿Te consideras un patriota no?

HC: ¡Si claro!

YE: Claro, ¿Qué no hariamos por nuestra patria? Vamos a terminar esta agradable conversación con este clima maravilloso que tiene frio, pero tenemos el sol, esto ya es mediterráneo…finalmente¿Cuál es la virtud más bonita que tú crees que tienen los cubanoamericanos, y por qué no, ¿Cual es el peor defecto?

HC: Es una tremenda pregunta

YE: [risas]

IMG_1051_

HC: A ver la respuesta más honesta sinceramente es la primera que te llega no, yo creo que la mejor virtud que he visto en los cubanoamericanos acá es que siguen siendo cubanos, gran parte de ellos. Es decir, los códigos de su país no los han perdido, se sienten orgullosos de ser cubanos no importa la ideología que profesen, y eso para mi es lo más importante, es decir, la patria primero sobre la mesa, y después hablamos del resto de las cosas eso me ha gustado muchísimo, y lo que menos me gusta…la polarización, no se, el… veo, veo que todavía quedan tantas heridas en la emigración, veo que quedan muchos prejuicios, veo que también hay un sector de los emigrados cubanos que nos están dispuestos al dialogo, o que no están dispuestos a ver las cosas de una manera distinta, ni siquiera a debatir, ni siquiera a dialogar, y eso si me preocupa, es decir…nuestro país no puede ser un país de polos políticos, tiene que ser un país de construcción entre todos. El gran problema en la historia de Cuba ha sido de que siempre alguien ha querido hacerse con el poder, quizás el desafio generacional nuestro es de aprender como gestionar el poder entre todos, sin presión extranjera, que es lo que muchas veces nos limita mucho no.

YE: Sin presión extranjera, pero… sin enemigos ¿verdad? Vamos a pen– vamos a ser idealistas, vamos a ser utópicos, y pensar que realmente vamos a lograr ese proyecto nacional donde tengamos esa soberanía pero que no sea a costa de llevarnos mal con el resto del mundo [risa]

HC: Si claro, claro. Mi aspiración realmente es a tener un país normal Yadira.

Ah Normal, eso es tan cómico, como yo escucho eso todo el tiempo “Quiero ser normal”, pero ¿porque no queremos ser extraordinarios Harold? ¿Por que no aspirar a algo maravilloso?

HC: Si a ver, que nos permitan ser normales como queremos nosotros, tampoco quiero la normalidad latinoamericana en la que hay drogas, hay violencia en las calles, hay un montón de cosas que…

YE: No ese tipo de status quo

HC: Me refiero al normal cubano, el normal cubano es: poder desarrollarnos con las cosas que tenemos buenas y ya, con las cosas buenas que tenemos que hemos logrado como país, y poder hacer las que hasta ahora estamos impedido. Cuba puede ser mucho más de lo que es ahora, pero tienen que, tienen que dejar de sabotearnos para poder hacerlo.

YE: Y tú estas consciente que a ti…a ti te va a tocar verlo, y a mi también.

HC: Si

YE: ¡Que maravilloso! ¿verdad?…ay ya, vamos a terminar esto, dame la mano, que esto ha sido un placer.

HC: Dale, un gusto!

 

Fuente: Yadira Escobar.

Sambo se come a #Zika

Posted on Actualizado enn

El “pez sambo”, ¿la solución definitiva al virus del Zika?

Una comunidad costeña de El Salvador está combatiendo el amenazante brote del virus del Zika con la implementación de un original proyecto que incluye la presencia de “peces sambo”.

Fuente: RT Actualidad.

Los olvidados, los que se quedan #Cuba #AsíEstamos

Posted on

Por: Harold Cárdenas Lema

Son tiempos de fetichismo con el socialismo tropical cubano. Hay preguntas que hacen eco en todas las esquinas de esta isla y confieso que me tienen cansado. ¿Por qué se van los jóvenes cubanos? ¿Piensas irte también? ¿Qué pasará en un país sin juventud? Las respuestas son obvias: emigrar es su derecho, hay muchos que aspiran a hacerlo pero también otros que se quedan a conciencia. Aun así, molesta bastante que el protagonista hoy en día sea el emigrante y no quienes se quedan a construir el futuro de Cuba.

Los olvidados entonces somos los enraizados, los que quedamos aquí en este país cargado de contradicciones. Eso tiene que ver con otras actitudes, como aquella amiga de antaño que regresó el otro día y quería enseñarnos a utilizar Facebook porque “este país es un atraso”. O los que piensan que en Cuba quedan los que no tienen oportunidad de marcharse, reduciéndonos a una suerte de perdedores. Esos y otros mitos circulan todos los días, dando una visión simplificada de este país según la cual todos nos queremos marchar. Y no es así.

Conozco muchos jóvenes que les iría bien en otras tierras pero se quedan en Cuba porque los mueven fuerzas mayores. Muchos desconocidos que hacen bien anónimamente, muchísimos que trabajan cada día por un salario simbólico y son los héroes olvidados de este país. De esos no escribe casi nadie, es más fácil visibilizar a supuestos “ganadores” o preocuparse por el desangramiento migratorio y no por la solución para terminarlo.

¿Por qué se van los jóvenes? Muchas razones, entre ellas la ausencia de un paradigma del éxito que sí tuvieron nuestros padres y nosotros carecemos, que toca construir. Quizás la respuesta para esto sea precisamente visibilizar, ¿a quiénes? A los que se quedan.

Por otra parte, el éxodo del 2016 no es el mismo que la crisis de los balseros en 1994. Aquello fue una respuesta ante la escasez más cruda que hoy en día ya no es tan así. ¿Qué pasa entonces? Por alguna razón en los momentos más duros del Período Especial el consenso nacional soportó embates que hoy no podemos superar. ¿Por qué? Quizás porque el proyecto de nación estaba más claro en ese entonces, porque existía el liderazgo carismático de Fidel Castro como mecanismo de unidad o sencillamente porque creíamos que era posible un regreso a la estabilidad de los años 80.

El día que aceptamos que no había un regreso posible, desaparecieron los paradigmas y las certezas. Nuestra incapacidad de generar un consenso y enviar señales claras sobre el rumbo del país o sobre cuál es el plan gubernamental para nuestro futuro, provoca el desaliento y la mirada hacia alternativas foráneas. Parte de la emigración cubana es también responsabilidad nuestra entonces como proyecto de país incapaz de generar un mayor consenso.

En el extranjero tengo a todos mis amigos de la infancia menos uno, que quizás se marche pronto también. Allá están mis compañeros de aula, mis novias y si quisiera hacer una reunión de clase, sería más fácil hacerla en Miami que en mi ciudad natal. La empatía con el emigrado es inevitable porque con solo un par de giros en el destino cualquiera de nosotros pudo haber sido uno de ellos. Aun con su participación y apoyo, el futuro de esta isla tienen que decidirlo los que viven dentro. Irónico entonces que esos sean los grandes olvidados en esta historia, los que se quedan.

Fuente: La Joven Cuba.

Registran en #EE.UU. el primer contagio de #zika por vía sexual. ( #UsaCondón )

Posted on Actualizado enn

Al menos un paciente con el virus del Zika fue infectado vía relación sexual y no mediante una picadura, confirman las pruebas realizadas por un centro sanitario especializado en Texas.

63069

En Texas se ha registrado el primer caso de transmisión sexual del virus del Zika en Estados Unidos. Según afirma el canal de televisión NBC FDW, en el territorio de ese estado no hay ningún mosquito que pueda servir de intermediario, por lo que el caso en cuestión sería el primero confirmado de contagio de una persona a otra.

Los afectados son una persona infectada durante un reciente viaje a América Latina y su pareja. Según una práctica habitual, los médicos no hacen pública la identidad de los pacientes ni ninguna otra información adicional, como la condición física de los enfermos.

Anteriormente los médicos estadounidenses solo detectaron enfermos contagiados durante los viajes a la región más afectada por el brote del zika. Ambos pacientes han sido atendidos por los Servicios Sanitarios y Humanos del condado de Dallas.

El nivel de alarma por el virus del Zika es “extremadamente alto”, admitió la directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan. La infección, dijo, “se propaga de manera explosiva”, especialmente en América del Sur. Con este motivo la OMS convocó una reunión de emergencia el 1 de febrero, donde se estimó que el virus puede llegar a infectar entre tres y cuatro millones de personas en ambas partes del continente.

Fuente: RT Actualidad.

Una tormenta perfecta sobre los cubanos varados en #CostaRica

Posted on

Una tormenta perfecta sobre los cubanos varados en Costa Rica

La grave situación humanitaria que viven cerca de dos mil cubanos varados en Centroamérica son solo los nubarrones de una tormenta que viene formándose hace varios años y amenaza con desatar una nueva crisis.

En enero de 2013 Cuba actualizó su política migratoria y eliminó algunos mecanismos de control que por décadas habían servido como barrera para contener la migración legal.

Aunque la llamada “carta blanca” del gobierno para autorizar la salida de todos sus nacionales generaba un evidente descontento popular, constituía un mecanismo relativamente efectivo para filtrar a aquellas personas que tenían la clara intención de abandonar el país.

El costo político de asumir esa responsabilidad no era sostenible por más tiempo. Además, quienes encontraban cerradas las puertas de la aduana siempre podían optar por salidas ilegales, poniendo en riesgo sus vidas y generando una imagen negativa a nivel internacional.

El Estado optó por dejar de ser el malo de la película y devolvió a las respectivas embajadas la tarea de reconocer quién quería visitar a sus familiares o hacer turismo y quién buscaba asentarse de manera permanente, lo que es mucho más lógico y la práctica habitual en cualquier lugar del mundo.

A pesar de algunos malentendidos iniciales, la nueva ley fue bien recibida y puso fin a la interpretación restrictiva de un derecho básico.

Los cubanos descubrieron de la noche a la mañana cuán difícil es obtener legalmente una visa, en especial si se trata de un país del primer mundo, que son muy cuidadosos a la hora de escoger sus visitantes. Los profesionales jóvenes son usualmente bienvenidos, pero no sucede igual con personas poco calificadas o con alguna limitación.

Pero Cuba no juega con las mismas reglas en un lugar muy especial, ubicado a solo 90 millas de sus costas, que es el santo grial de todos los migrantes del mundo: Estados Unidos.

Mientras sus pares latinoamericanos o africanos son perseguidos y deportados por las autoridades norteamericanas, los cubanos tienen una vía expedita a la residencia en el país más desarrollado del mundo.

A estos privilegios pueden aspirar no solo aquellos que viajan legalmente, sino todos los que alcancen territorio estadounidense, sea por la vía que sea. La misma persona que aplicó para una visa y fue rechazada en La Habana, tiene vía libre en caso de que ponga en riesgo su vida en el mar o en una larga y peligrosa travesía por tierra.

La Ley de Ajuste Cubano de 1966 y la política de pies secos-pies mojados, establecida por el gobierno de Bill Clinton en 1995, son una muestra clara de la hostilidad que ha marcado las relaciones bilaterales desde el triunfo de la Revolución.

Por más que se intenten encubrir con un manto humanitario, su objetivo no puede ser otro que el de desestabilizar el país, drenar su capital humano e intentar desacreditar el modelo social y político escogido en 1959.

EL DETONANTE DEL 17 DE DICIEMBRE

La persistencia de EE.UU. en utilizar la migración como un arma y la actualización de la política cubana de 2013 (que como se explicó respondió a una coyuntura sobre todo interna), eran de por sí una mezcla explosiva, pero el detonante que faltaba llegó el 17 de diciembre del año pasado.

Sin que casi nadie lo previera, los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron ese día que Cuba y Estados Unidos estaban dispuestos a abrir un nuevo capítulo en sus relaciones bilaterales, tras más de medio siglo de distanciamiento.

Si la Ley de Ajuste Cubano viene tambaleándose desde hace rato — pues resulta cada vez más difícil catalogar de exiliados políticos a personas que vienen de vacaciones a Cuba tres veces por año — , pocos dudaron de que el nuevo deshielo era casi una sentencia de muerte para esa reliquia de la Guerra Fría.

¿Quién puede encontrarle un espacio cuando ambas naciones emprenden el camino hacia la normalización de sus relaciones, con canales abiertos en diferentes sectores, incluido el de la migración?

La pregunta de si la Ley tenía futuro fue sustituida por cuándo sería su fin.
Las autoridades estadounidenses, incluido el secretario de Estado John Kerry, mantienen hasta hoy la posición de que la Casa Blanca no tiene intenciones de cambiar su legislación, pero a nadie se le escapa el detalle de que ese no es el tipo de medidas que se anuncia por adelantado, pues equivaldría a una invitación a lanzarse al mar para tratar de llegar antes de que se cierre la puerta del “sueño americano”.

La política de pies secos-pies mojados es gubernamental, es decir que no requiere de aprobación del Congreso para derogarla, y la propia Ley de Ajuste puede interpretarse de distintas maneras, pues su letra no indica que todos los cubanos tengan el derecho al asilo político exprés.

Esos detalles no pasaron inadvertidos a este lado del Estrecho de la Florida, donde una parte considerable de la población tiene aspiraciones de migrar.

LOS PIES SUCIOS

El número de cubanos que ingresan a los Estados Unidos comenzó a dispararse desde los anuncios del 17 de diciembre. Cerca de 30 mil llegaron por esa vía durante los nueve primeros meses de este año, un 78 % más que en igual período del 2014, según cifras oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza norteamericana.

A su vez, las entradas por vía marítima también se duplicaron en relación al año anterior hasta llegar a 7000, un número notablemente inferior al de la vía terrestre, a pesar de que tienen que recorrer cerca de 3000 kilómetros y cruzar varios países.

Este fenómeno no es nuevo. Incluso se le ha dado el nombre de “pies sucios” (dusty-foot) a aquellos que entran por la frontera mexicana, principalmente desértica, en lugar de mojarse los pies en el Estrecho de la Florida.

Pero a partir de las medidas de 2013, los cubanos aprovecharon legislaciones especiales de países como Ecuador — cuya reforma constitucional incluyó un concepto muy abierto de nacionalidad y eliminó el requerimiento de visados — para salir legalmente del país y de ahí emprender una complicada travesía hacia el norte.

El trayecto se puede extender por varios días e incluir tramos por vía marítima. En la mayoría de los casos son organizaciones criminales la que se encargan del lucrativo negocio, que incluye a ancianos y menores de edad.

Existen reportes de agresiones, violaciones, maltrato, días enteros sin comida o agua, viajes sofocantes y uso de medios de transportes sobrecargados, expuestos a accidentes.

Se desconoce el número total de personas que han muerto durante esos viajes.

Muchos sudamericanos y latinoamericanos utilizan vías y métodos similares, pero mientras ellos tienen que huir de las autoridades migratorias e insertarse en el desierto, sus pares de la Isla solo tienen que presentarse en el puesto aduanero.

EL TAPÓN DE COSTA RICA

Fue precisamente ese flujo el que se vio repentinamente cortado la semana pasada, cuando las autoridades de Costa Rica desmantelaron una banda de trata de personas.

Más de mil cubanos quedaron varados en Paso Canoas, un puesto fronterizo con Panamá, y cada día llegaban decenas más.

Según las versiones de los medios locales, tras varios días de presiones y protestas, el ejecutivo tico decidió otorgar un salvoconducto a los cubanos para que siguieran su paso hacia el norte por Nicaragua.

Pero resulta evidente que, más allá de las razones humanitarias, Costa Rica estaba tratando de pasarle la bola a un país con el que está enfrentado hace varios años precisamente por problemas limítrofes, y que da la casualidad que su presidente es un amigo de Cuba y miembro del ALBA.

Es difícil saber realmente lo que pasó cuando los cubanos intentaron cruzar a Nicaragua por Peñas Blancas. Los reportes indican que se utilizaron gases lacrimógenos y se hizo un uso excesivo de la fuerza para dispersar a casi dos mil personas, incluidos niños y ancianos.

Habría que haber estado en el lugar parar verificar el grado de violencia que utilizó el Ejército de Nicaragua, que de haber sido injustificado constituiría una afrenta grave a un país que puso muertos en la Revolución Sandinista y que ha aportado lo poco que tiene para su desarrollo.

Pero, en cualquier caso, los nicaragüenses tenían el derecho soberano a negarle la entrada a su país, especialmente si consideró que se trataba de una maniobra costarricense.

Habría que precisar si el grupo venía en zafarrancho después de su éxito en Costa Rica, algo que no ha trascendido en los medios. Sin embargo, los cortes de carretera y las manifestaciones que están llevando a cabo en la frontera con Nicaragua son una mala señal.

¿UN NUEVO MARIEL?

Algunos fantasmas del pasado han regresado mientras el foco de atención se centra en el drama personal, manipulado para sacar réditos políticos, pero sin dudas real.

Las autoridades de Costa Rica comienzan a defender la idea de un corredor humanitario para solucionar el problema. Sin embargo, no aclara si sería solo para los que están en la situación actual o para todos aquellos que quieran pasar por Centroamérica.

La diferencia es clave.

Si las reuniones regionales que se van a llevar a cabo durante los próximos días acordaran la creación de una vía directa y segura hasta la frontera estadounidense, estaríamos ante la posibilidad real de un nuevo Mariel.

Pues ese mecanismo no solo sería usado por el grupo que está hoy en Costa Rica, sino por decenas de miles de cubanos esparcidos por América Latina que, de no tener que arriesgar su vida ni la de su familia con los coyotes, seguramente valorarían la opción de asentarse en Estados Unidos.

Además, sería una vía segura y relativamente barata para que cientos de miles de cubanos que potencialmente pudieran aspirar a emigrar, lo hagan combinando salidas legales con el tránsito por el corredor.

Esto no debe sorprender a nadie. Costa Rica es uno de los países con mejores indicadores sociales en Centroamérica y en América Latina en general, pero si se les diera la opción de un viaje expedito a los EE.UU. y tuvieran una ley de ajuste para acceder a la residencia, la cifra de potenciales migrantes también sería millonaria.

En el caso de otros países de la región, afectados por la violencia y la pobreza, el número sería aún mayor.

PRESIÓN EN LA CALDERA

Por el contrario, la crisis en Costa Rica pudiera convertirse en el primer tapón a este flujo migratorio. El presidente Luis Guillermo Solís viajará a Cuba en diciembre y sin dudas ese será uno de los temas a abordar.

Otro freno podría ser el acuerdo que acaban de firmar las autoridades cubanas y mexicanas, uno de los países que más está implicado en esta situación.

Todavía se desconoce su contenido pero hay especulaciones de que se podrían activar los mecanismos para combatir la trata de persona que han sido ineficaces hasta ahora.

Pero la tapa definitiva sería, sin dudas, que Estados Unidos decidiera cambiar la política de pies secos-pies mojados o la interpretación de la Ley de Ajuste, como muchos esperan que haga.

Ambas medidas son un problema también para una administración que busca resolver el estatus de millones de inmigrantes ilegales y que hace con Cuba una excepción difícil de justificar.

En ese sentido, el propio Fidel defendía la idea de que lo más justo era aplicar una legislación similar para todos los migrantes, pues la clave del problema estaba en la selectividad que se hacía con la Isla y no la ley en sí.

Otras crisis en el pasado han llevado a la Casa Blanca a sentarse en la mesa de negociaciones. Sucedió con la administración de Bill Clinton después de la crisis de los balseros, que derivó en los acuerdos migratorios de 1995, aún vigentes.

De llegar a ese escenario, que conllevaría sin dudas una renegociación del monto de visas legales que otorga la embajada de Estados Unidos, Cuba estaría frente a un reto adicional.

Más allá de los mecanismos de control que aplica cada país, las tensiones sociales, especialmente después de la crisis económica de los años noventa, se han solventado fundamentalmente de dos maneras: en primer lugar el aparato de asistencia social que se mantiene en pie para garantizar condiciones dignas a la población, el cual tiene logros indiscutibles que han sido reconocidos por organismos internaciones; y en segundo la salida de aquellos que aspiran a más.

La migración de sur a norte resulta un fenómeno natural, pero también es cierto que aquí se llevó cabo una Revolución para transformar la realidad económica y social y superar esas contradicciones. Incluso por encima de las agresiones como el bloqueo.

Sirve de bien poco el consuelo de que los cubanos emigran igual que los demás.

Si el descontento que se ha visto en Costa Rica se vuelca a las calles del país, sería mucho más lógica la prisa que la pausa para lograr un impacto real en el nivel de vida de la mayoría de los ciudadanos.

Además, el deshielo de las relaciones con Estados Unidos genera expectativas en amplios sectores, y capitalizar las frustraciones puede ser una parte de la estrategia norteamericana, que ha dejado claro que cambia sus métodos pero no sus objetivos.

Y esta tormenta perfecta que se está formando en torno a la crisis en Costa Rica, pero sobre todo sus derivaciones finales, coincidirán en el tiempo con la transición generacional en el máximo liderazgo de la Revolución.

Cuba es sobre todo un proyecto de sociedad diferente. En cualquier escenario, la prosperidad es la única garantía para su estabilidad.

Fuente: Medium.

A %d blogueros les gusta esto: