José Martí

El problema de la cubanía

Posted on

El problema de la cubanía

LA HABANA. La formación de la identidad nacional es un proceso histórico largo y complejo, donde en la cultura, y quizá solo en ella, se concreta cierto grado de unidad entre personas de diversos orígenes sociales y experiencias de vida diferentes.

En realidad, siempre dentro de una nación conviven o confrontan muchas culturas, por lo que la identidad nacional cuaja a partir del establecimiento de factores comunes que distinguen a estos individuos del resto de los habitantes del planeta.

Por esos misterios de la naturaleza humana, la identidad nacional actúa como un sello genético que singulariza a un grupo de personas y los acompaña de manera inevitable el resto de sus vidas, transmitiéndose con mayor o menor intensidad a sus descendientes, incluso cuando viven fuera de sus países de origen.

La cultura constituye uno de los escenarios fundamentales de las luchas nacionales, toda vez que define al sujeto social que debe llevarlas a cabo y las contradicciones políticas implícitas en este proceso.

Cuba es un buen ejemplo de ello. A pesar de la gran diversidad de sus componentes, el tránsito hacia una identidad nacional, definida como la “cubanía”, ha estado marcado por la tendencia a la consolidación de expresiones culturales muy homogéneas, en contraposición con proyectos de nación no solo diversos, sino en ocasiones antagónicos.

Aunque la rápida extinción o asimilación de las culturas aborígenes limitó las diferencias étnicas y su condición insular los problemas territoriales presentes  en otros pueblos de América, la nacionalidad cubana tuvo que abrirse paso enfrentándose al colonialismo, la esclavitud y el anexionismo. Esta identidad, basada en la independencia, antecedió a la República y devino un sentimiento muy poderoso, aun cuando lo alcanzado estaba lejos de ser la patria “con todos y para el bien de todos”, que había soñado José Martí.

La influencia cultural norteamericana estuvo presente desde los primeros momentos en la formación de la nacionalidad cubana y devino un recurso hegemónico del modelo neocolonial implantado en el país a partir de 1902. Como resultado de esto, el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 constituyó también una confrontación en el plano cultural, que tuvo implicaciones en la propia interpretación del concepto de la nacionalidad.

La aplicación de un “nacionalismo excluyente” desde el bando revolucionario, como lo definió el intelectual cubano Ambrosio Fornet, o la acusación de que Cuba se había convertido en un satélite soviético, por parte de sus contrarios, definieron los extremos cuestionadores de la nacionalidad de cada una de las partes, en los momentos más agudos del enfrentamiento.

En particular, los emigrados fueron víctimas de esta diferenciación. Bastaba emigrar del país para dejar de ser considerado cubano y en buena medida el discurso político revolucionario se articuló a partir de este presupuesto. La ideología de la contrarrevolución también contribuyó a esta percepción, debido a su vínculo orgánico con Estados Unidos, la promoción de proyectos antinacionales que incluían la invasión militar del país y el desprecio a una cultura popular que no identificaban como propia.

El surgimiento del cubanoamericano, resultado de la integración de los emigrados cubanos a la sociedad norteamericana, vino a complicar más las cosas. Para algunos, simplemente resultaba la confirmación de que habían dejado de ser cubanos, pero en realidad se trataba de un proceso mucho más complejo: la emergencia de una identidad cultural cubana que se expresaba en un entorno nacional distinto.

Tal parecía que estábamos en presencia de dos culturas cubanas separadas por la política, pero Fidel Castro, el más radical de los revolucionarios cubanos, se encargó de rectificar conceptos, esclarecer la problemática y establecer pautas para su análisis. Tan temprano como 1978, Fidel decía a un grupo de periodistas procedentes de Estados Unidos de visita en Cuba:

“La comunidad cubana, como todas las comunidades que están en otro medio, en otro medio nacional, digamos que trata de mantener su identidad nacional (…) No importa, no importa lo que sean, si es un millonario cubano en la emigración o es trabajador cubano en la emigración (…) no se trata aquí de una cuestión de clase, es un problema de tipo nacional (…) Y eso, lógicamente despierta la solidaridad nuestra (…) No importa que ellos no simpaticen con la Revolución, pero a nosotros nos satisface saber (…) que la comunidad cubana trata de mantener su idioma, sus costumbres, su identidad nacional cubana”.

Dicho unos meses antes de la convocatoria al “diálogo con figuras representativas de la comunidad cubana en el exterior”, algunos de los cuales habían combatido duramente a la Revolución, marcó un punto de inflexión de la política migratoria cubana. Con seguridad Fidel no era ajeno a la importancia política que tenía alimentar este sentimiento nacional para el futuro de la nación cubana.

Tal apreciación es mucho más actual ahora, donde las transformaciones ocurridas en la emigración alientan de manera natural la reafirmación de la identidad nacional cubana en ese escenario. En primer lugar, porque es una necesidad de los cubanoamericanos dentro del contexto multiétnico que le impone la sociedad norteamericana, lo que potencia el interés por el vínculo con su patria de origen, pero también porque ha cambiado la apreciación de la sociedad cubana respecto a la emigración y las condiciones políticas que determinaban las relaciones entre ambas partes.

Se dan así las condiciones para que la “cubanía” se imponga una vez más sobre otras diferencias, incluso entre personas que por una razón u otra adquieren otra nacionalidad o sean descendientes de cubanos nacidos en otros países, y ello tiene una importancia estratégica para Cuba, no solo en el plano político o económico, sino también en lo cultural, por todo lo que puede contribuir a su enriquecimiento.

Como dijo el sabio Fernando Ortiz, “cubano es quien quiere serlo”, y para el bien de Cuba, a todos nos conviene alentar el orgullo compartido de ser cubano.

Fuente: Progreso Semanal.

Teresita Fernández

Posted on Actualizado enn

Foto: Kaloian (La Jiribilla) | La Jiribilla
Julio M. Llanes
El escándalo de los escándalos. Así calificó el famoso escritor Julio Cortázar a la muerte. En eso pienso cuando escucho la noticia que entristece a Cuba, a los niños de varias generaciones y a la canción latinoamericana… Difícilmente exista un niño cubano de las últimas seis décadas que no haya tarareado una de sus melodías. Bastarían solo dos de ellas para rememorarla como un ciclón emocional de nuestra infancia: “A las cosas que son feas ponles un poco de amor”, eso nos enseñó. “Y verás que la tristeza va cambiando de color”, para que aprendiéramos por siempre a conjurar la congoja, a mirar la vida con los ojos de la esperanza.
………………………………………………………….
Enrique Pérez Díaz
La autenticidad y ese lirismo natural de Teresita desarmaban a cualquiera. El verla ser feliz en aquella especie de galpón medio abandonado, en medio de tantos animales recogidos de la calle y sin preocuparse más que por cantar y disfrutar de su albedrío, representaron para mí una libertad envidiable y hasta un cuestionamiento de la supuesta vida perfecta que llevaba entonces. La suya era una libertad que nace de la renuncia a lo que otros nos inculcan y el abrazarnos al mismo guijarro que la Loynaz, el guijarro que, no por duro, deja de ser nuestro.
………………………………………………………….
Alicia Elizundia
Desde la distancia casualmente —o quizá no tan casual—, vinieron a mi mente unas palabras de Teresita Fernández: “Después de recorrer parte del mundo, de conocer mucha gente, de ver tantos paisajes y ciudades, el lugar donde más feliz soy es cuando me siento en mi sillón, y cuando estoy en mi corazón”. Momentos más tarde sonó el teléfono. La noticia de su muerte me dejó sin aliento en la fría mañana de Quito.
………………………………………………………….

Teresita, Joaquinito, Yanisbel y yo

Rubén Darío Salazar
Ha muerto Teresita Fernández y la música cubana está de luto, los niños y los adultos de la Isla también. Seguro que para Vinagrito la luna ya no será un queso metido en un mar de añil, sino una inmensa foto de su amiga villareña; una imagen final donde se ve a la eterna trovadora rodeada de cocuyos, grillos, lagartijas, lombrices de tierra, peces, ballenas, manatíes, jicoteas, zunzunes, lechuzas, jutías, perros y un osito azul. Pocos conocen a este último animalito que dormía en la cajita oscura de su guitarra.

………………………………………………………….

Joel del Río
Teresita parecía convencida —y no solo porque me lo dejara entrever aquel día, sino a partir del testimonio precioso que encierran las muchas canciones suyas que conocí luego— de que toda gran alegría dependía de tres casi inconquistables certezas.
………………………………………………………….
Alexis Díaz Pimienta
Hoy, Cuba entera llora. Nuestra infancia llora. Se nos fue Teresita Fernández, esa grande a lo Vallejo, una mujer grande, grande y otra vez grande, esa poeta de todos, con la que crecimos y reímos y lloramos y cantamos varias generaciones. Una maestra en la más amplia acepción de la palabra.
………………………………………………………….
Joaquín Borges-Triana
Ahora, cuando me entero de que nuestra querida Teresita ha fallecido, me digo que no, porque alguien que como ella es cantada por los niños para nada está muerta. En todo caso, prefiero decir que Teresita, la abuela de los niños y niñas cubanos de cualquier edad, se ha ido de viaje y que nosotros, los que tanto le debemos y a fin de estar a tono con su eterno legado, en una palangana vieja sembraremos violetas para ella.
………………………………………………………….
Canta Teresita Fernández
(Selección de canciones)
1. Príncipe enano (letra: Jose Martí)
2. Mi caballero (letra: Jose Martí)
3. Mi reyecito (letra: Jose Martí)
Concierto A Guitarra Limpia con Teresita Fernández.
Grabaciones cortesía del Centro Pablo de la Torriente Grau.
Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana. 26 de enero de 2002
………………………………………………………….
Teresita es un gatico que parece de algodón
Maité Hernández-Lorenzo.
Tere siempre ha sido la maestra que canta. En la sala de su casa: un busto de Martí, la bandera cubana y unas ristras de ajo por cortinas. Le teme a los rayos porque un día, cuando niña, mientras cazaba mariposas la sorprendió un aguacero con relámpagos que encendieron el cielo y desde ese momento no hay temor mayor. Esto me lo contó en su estrecho apartamento durante una tarde cuando estaba a punto de estallar la lluvia. Todos quieren a Teresita, todos van preguntando por ella y ella siempre responde feliz, con la mano dispuesta a brindar.
………………………………………………………….
Víctor Casaus
Teresita ha llenado, llena, un espacio insustituible en el panorama de la canción cubana: lo ha hecho con perseverancia y con amor, con poesía y con humildad. Y al mismo tiempo llenó, ha llenado, los pequeños, enormes espacios de nuestras vidas personales (si las hay): ahí está en las noches del Coctel, en los 60, y en los días del Parque Lenin después, y en los discos de Martí y en la Ronda de Gabriela, y en tanta melodía que nos ha ayudado a vivir, a ser y a estar, como precisaría el Bola que una vez dijo el más hermoso piropo a esta trovadora indetenible: “Usted no necesita más adorno que la canción”.

………………………………………………………….

Teresita, entre columnas…

Luis Luque Álvarez
¡Pero es que sigue ahí! Es la dulce condena que acompaña a los buenos poetas y a los músicos de valía: que su creación les ancla en este mundo. Que no podrían marcharse, aun si lo quisieran. De los tontos, de los que hacen mediocre melodía y letra al gusto del bolsillo, no suele quedar poso. Pero de los que han cantado a la virtud, de quienes disfrutan, en el sereno ocaso de su existencia, del recuerdo de haber obrado bien, quedan columnas.
………………………………………………………….
Paquita Armas Fonseca
Tere me confesó que “Visité Cuba de punta a cabo; muchos países… pero nunca dejé que los éxitos se me subieran para la cabeza. Es que no me propuse ser famosa. Quería cantar y ya; por eso soy feliz. Mi estilo es como la vida misma. Me gusta contemplar a los gorriones que vienen a mi ventana; me fijo en las flores silvestres, en las nubes… disfruto el amanecer, el mar… la naturaleza es superior a la vida que nosotros mismos nos imponemos y limitamos. Es preciosa y vivimos dentro de ella.”
………………………………………………………….
Audiovisual donde la cantora mayor nos abre las puertas de su casa, su alma y sus canciones.
(c) Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, Cuba
………………………………………………………….

Activismo juvenil para la Cuba de hoy

Posted on

Un debate en torno a la participación en las primeras etapas de la vida tuvo lugar en el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, el cual contó con la presencia de  Armando Hart Dávalos, director de la Oficina del Programa Martiano.

https://i0.wp.com/www.juventudrebelde.cu/file/img/fotografia/2013/08/31573-fotografia-m.jpg

Un debate en torno al activismo juvenil reunió la mañana del sábado a estudiantes, jóvenes y especialistas del Centro de Estudios sobre la Juventud (CESJ), junto a Armando Hart Dávalos, director de la Oficina del Programa Martiano, como continuidad del Diálogo de generaciones, que en esta ocasión tuvo lugar en el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

Entender qué es la participación en estas primeras etapas de la vida fue una de las premisas que motivó la reflexión de los presentes, quienes tuvieron referencias de los resultados de la última Encuesta Nacional de Juventud y de Participación Juvenil.

Ana Isabel Peñate, subdirectora del CESJ, explicó que para una parte de los jóvenes —según los resultados— participación se traduce solo en movilización y presencia en las acciones a las que son convocados, por lo que se hace necesario educar más, desde edades tempranas, para que hombres y mujeres aprendan a participar desde la expresión de criterios, y la propia toma de decisiones.

Yusuam Palacios, presidente del Movimiento Juvenil Martiano, destacó la importancia de que la juventud sea protagonista y partícipe en las transformaciones de la Cuba actual, en defensa de los principios más genuinos de la Revolución.

En ello coincidió Fernando Martínez, de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana, quien significó que no se puede ver el activismo desligado de la participación de los jóvenes en las acciones de su tiempo, ni del compromiso para con las esencias que impulsaron el proceso revolucionario.

Expuso la necesidad de potenciar lo bueno en el funcionamiento de las organizaciones políticas y estudiantiles, con la frescura propia de los jóvenes, desde proyectos sostenibles y prósperos.

Hart convidó a formar un equipo de estudio integrado por filósofos, sociólogos y psicólogos, para reflexionar en torno a conceptos básicos de la vida que dan lugar a todos los fenómenos de la sociedad contemporánea.

Entre ellos destacó que los seres humanos no pueden desligarse del placer mayor que produce la historia natural, que es la creación de la vida, como génesis de cada generación.

El periodista Enrique Ubieta, director del periódico La Calle del Medio, exhortó a los presentes a debatir sobre el concepto de rebeldía y su vínculo con el de revolucionario, siempre que no responda a actitudes superficiales que no defienden ideales verdaderos.

Señaló que la rebeldía debe ser entendida en la juventud como una fuerza transformadora, que moverá una causa justa, de acuerdo a las metas históricas de un proceso social.

Por su parte, Lisandra Montero, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas en el municipio de Plaza de la Revolución, insistió en los retos que tienen hoy las nuevas generaciones en medio de las complejidades de la Cuba actual, y el papel de la historia como referente en los ideales de cambio y perfeccionamiento.

Sobre la necesidad de reconquistar espacios por parte de las organizaciones políticas y estudiantiles, comentó el joven Dagoberto Evian, secretario de la UJC de la Universidad de La Habana, quien recalcó la importancia de que el revolucionario se geste y actualice todos los días, desde la claridad política y el amor a la unidad de pensamiento.

Joel Pérez, segundo secretario del Comité Nacional de la UJC, significó lo esencial de tener una juventud guiada por un pensamiento de vanguardia, en la que no sean solo los cuadros los encargados de enamorar y convidar a los jóvenes, sino que ese sentir debe llegar desde cada uno, como sentido de pertenencia con su organización y la sociedad.

Destacó que los jóvenes deben estar comprometidos con su tiempo y ser partícipes en las acciones y transformaciones que experimenta el país, como parte del perfeccionamiento de su sistema social.

En el encuentro estuvo presente también Kenia Serrano, presidenta del ICAP,  junto a otros funcionarios de la organización juvenil e invitados de otros centros estudiantiles y laborales.

 

Fuente: Juventud Rebelde.cu

Convocatoria II Taller Internacional de Redes Sociales y Medios Alternativos (+Programa)

Posted on

 

II Taller Internacional: Las redes sociales y los medios alternativos, nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digitalLa Habana 11 al 13 febrero de 2013

Sobre la base de los positivos resultados alcanzados por el I taller internacional homónimo, efectuado en noviembre del 2011 en La Habana y considerando las nuevas posibilidades que se siguen generando a partir del vertiginoso desarrollo de las tecnologías de la comunicación y la información, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, con el objetivo de debatir sobre las nuevas realidades y retos que surgen, ha estimado conveniente convocar al II Taller Internacional: “Las redes sociales y los medios alternativos, nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital”.

El encuentro se desarrollará del 11 al 13 de febrero de 2013, en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

Los objetivos estarán encaminados a propiciar el debate sobre:

1.      Las modificaciones del escenario mediático internacional, a partir de los desarrollos tecnológicos.
2.      Utilización política de las nuevas plataformas e instrumentos surgidos a partir de la expansión de la hipermedia.
3.      Experiencias sobre el uso de las redes sociales, como herramientas para contrarrestar el discurso hegemónico de los medios tradicionales y en las propias redes sociales. Alternativas viables y eficaces.
4.      Tendencias sobre el desarrollo de los medios de comunicación e información.

El Taller sesionará en paneles de discusión, cuyas temáticas son:

1.         Las nuevas modalidades de comunicación en la red y las batallas políticas.
2.        Ciberguerra.
3.        Retos de los países del Tercer mundo ante el nuevo escenario de la comunicación digital.
4.        Incidencia de los medios alternativos y las redes sociales en la opinión pública y en el hacer de la política internacional.

PROGRAMA BÁSICO – II Taller Internacional de Redes Sociales y Medios Alternativos

 PROGRAMA BÁSICO

II TALLER INTERNACIONAL “REDES SOCIALES Y MEDIOS ALTERANTIVOS, NUEVOS ESCENARIOS DE LA COMUNICACIÓN POLÍTICA EN EL ÁMBITO DIGITAL”  
La Habana, 11 – 13 de febrero de 2013

PANELES

FECHA Y HORARIO

Retos de los países del Tercer mundo ante el nuevo escenario de la comunicación digital.

Lunes,  11 de febrero
09:00 – 12:00 horas

Panel especial “Las redes sociales por los Cinco”.

Lunes, 11 de febrero
12:15 – 13:00 horas

Las nuevas modalidades de comunicación en la red y las batallas políticas.

Lunes, 11 de febrero
15:00 – 19:00 horas

Visitas a lugares de interés e interacción con cibernautas del país.

Martes, 12 de febrero
Mañana (dirigido)
Tarde (opcional)
Mesa especial para intercambio entre delegaciones oficiales.
Martes, 12 de febrero
15:30 – 18:30 horas

Ciberguerra.

Miércoles, 13 de febrero
09:00 – 13:00 horas

Incidencia de los medios alternativos y las redes sociales en la opinión pública y en el hacer de la política internacional.
Miércoles, 13 de febrero
15:00 – 18:00 horas

Resumen de relatoría y recomendaciones.
Miércoles, 13 de febrero
18:00 – 18:30 horas
Clausura

Miércoles, 13 de febrero
18:30 – 19:00 horas
Cóctel de despedida y actividad cultural de clausura.
Miércoles, 13 de febrero
19:00 – 20:00 h

 
Año: 2 013

 

 

(Tomado de Ventana Política)

José Martí: La Edad de Oro

Posted on

https://i1.wp.com/www.lanuevacuba.com/graficas/la-edad-de-oro.jpg

Hoy en día, bueno antes del Internet, encontramos la obra infantil de Martí, La Edad de Oro, en las librerías y bibliotecas en forma de un libro. En realidad fue una revista mensual que Martí publicó para los niños, “y para las niñas, por supuesto”. Durante su larga estancia en Nueva York y en el proceso de preparar una revolución para liberar a Cuba de los abusos que cometía allí el Imperio Español, Martí nunca no se olvidó de “la esperanza del mundo”. Con un esfuerzo sobrenatural logró publicar esta obra para la posteridad de América.

Por razones que no han de ser difíciles de imaginar en un hombre con tantas responsabilidades, Martí eventualmente tuvo que suprimir esta labor. Sólo cuatro números le fueron posibles imprimir. A pesar que todos los que hemos leído esta obra nos hemos maravillado, fue tan perfecta, que no se ha podido continuar.

Índice de las composiciones en La Edad de Oro por su publicación

Primer Número
A los niños que lean “La Edad de Oro”
Tres Héroes
Dos Milagros
Meñique
Cada uno a su oficio
La Ilíada de Homero
Un juego nuevo y otros viejos
Bebé y el señor Don Pomposo
La última página
Segundo Número
La Historia del Hombre contada por sus casas
Los dos príncipes
Nené traviesa
La perla de la mora
Las ruinas indias
Músicos, poetas y pintores
La última página
Tercer Número
La Exposición de París
El camarón encantado
El Padre las Casas
Los zapaticos de rosa
La última página
Cuarto Número
Un paseo por la tierra de los anamitas
Historia de la cuchara y el tenedor
La muñeca negra
Cuentos de elefantes
Los dos ruiseñores
La Galería de las Máquinas
La última página

Índice de las composiciones en La Edad de Oro por su género

Poesías

 

A los niños que lean “La Edad de Oro”

 

Para los niños es este periódico, y para las niñas, por supuesto. Sin las niñas no se puede vivir, como no puede vivir la tierra sin luz. El niño ha de trabajar, de andar, de estudiar, de ser fuerte, de ser hermoso: el niño puede hacerse hermoso aunque sea feo; un niño bueno, inteligente y aseado es siempre hermoso. Pero nunca es un niño más bello que cuando trae en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amiga, o cuando lleva del brazo a su hermana, para que nadie se la ofenda: el niño crece entonces, y parece un gigante: el niño nace para caballero, y la niña nace para madre. Este
periódico se publica para conversar una vez al mes, como buenos amigos, con los caballeros de mañana, y con las madres de mañana; para contarles a las niñas cuentos lindos con que entretener a sus visitas y jugar con sus muñecas; y para decirles a los niños lo que deben saber para ser de veras hombres. Todo lo que quieran saber les vamos a decir, y de modo que lo entiendan bien, con palabras claras y con láminas finas. Les vamos a decir cómo está hecho el mundo: les vamos a contar todo lo que han hecho los hombres hasta ahora.

Para eso se publica La Edad de Oro: para que los niños americanos sepan como se vivía antes, y se vive hoy, en América, y en las demás tierras; y cómo se hacen tantas cosas de cristal y de hierro, y las máquinas de vapor, y los puentes colgantes, y la luz eléctrica; para que cuando el niño vea una piedra de color sepa porqué tiene colores la piedra, y que quiere decir cada color; para que el niño conozca los libros famosos donde se cuentan las batallas y las religiones de los pueblos antiguos. Les hablaremos de todo lo que se hace en los talleres, donde suceden cosas más raras e interesantes que en los cuentos de magia, y son magia de verdad, más linda que la otra: y les diremos lo que se sabe del cielo, y de lo hondo del mar y de la tierra; y les contaremos cuentos de risa y novelas de niños, para cuando hayan estudiado
mucho, o jugado mucho, y quieran descansar. Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo. Y queremos que nos quieran, y nos vean como cosa de su corazón.
Cuando un niño quiera saber algo que no este en La Edad de Oro, escríbanos como si nos hubiera conocido siempre, que nosotros le contestaremos. No importa que la carta venga con faltas de ortografía. Lo que importa es que el
niño quiera saber. Y si la carta está bien escrita, la publicaremos en nuestro correo con la firma al pie, para que se sepa que es niño que vale. Los niños saben más de lo que parece, y si les dijeran que escribiesen lo que saben, muy buenas cosas que escribirían. Por eso La Edad de Oro va a tener cada seis meses una competencia, y el niño que le mande el trabajo mejor, que se conozca de veras que es suyo, recibirá un buen premio de libros, y diez ejemplares del número de La Edad de Oro en que se publique su composición, que será sobre cosas de su edad, para que puedan escribirla bien porque para escribir bien una cosa hay que saber de ella mucho. Así queremos que los niños de América sean: hombres que digan lo que piensan, y lo digan bien: hombres elocuentes y sinceros.
Las niñas deben saber lo mismo que los niños, para poder hablar con ellos como amigos cuando vayan creciendo; como que es una pena que el hombre tenga que salir de su casa a buscar con quien hablar, porque las mujeres de la casa
no sepan contarle más que de diversiones y de modas. Pero hay cosas muy delicadas y tiernas que las niñas entienden mejor, y para ellas las escribiremos de modo que les gusten; porque La Edad de Oro tiene su mago en la casa, que le cuenta que en las almas de las niñas sucede algo parecido a lo que ven los colibríes cuando andan curioseando por entre las flores. Les diremos cosas así, como para que las leyesen los colibríes si supiesen leer. Y les diremos cómo se hace una hebra de hilo, cómo nace una violeta, cómo se fabrica una aguja, cómo tejen las viejecitas de Italia los encajes. Las niñas
también pueden escribirnos sus cartas, y preguntarnos cuanto quieran saber, y mandarnos sus composiciones para la competencia cada seis meses. ¡De seguro que van a ganar las niñas!
Lo que queremos es que los niños sean felices, como los hermanitos de nuestro grabado; y que si alguna vez nos encuentra un niño de América por el mundo nos apriete mucho la mano, como a un amigo viejo, y diga donde todo el mundo lo oiga: “¡Este hombre de La Edad de Oro fue mi amigo!”

Cuadro de Edwarol Magum en A los niños que lean La Edad de Oro, por José Martí

 
José Martí

 

 

(Tomado del Blog Damisela)

 

 

 

José Martí: El Presidio Político en Cuba

Posted on Actualizado enn

Martí publicó esta protesta en 1871. En ella el joven de 18 años denunció los horrores que presenció durante su encarcelamiento. Fue publicada por la imprenta de Ramón Ramírez en el mismo Madrid, sede del sistema que le
condenaba y donde él se encontraba desterrado.

Ésta es la primera obra de Martí que se da a la prensa. No cabe duda que es de carácter político, pero en ella podemos ver el desenvolvimiento narrativo, el simbolismo, las similitudes y el juego de simetría que emplea para darle
énfasis a la narración.

Le advertimos al lector que el contenido de esta obra no es agradable. Fueron muchos los abusos que Martí presenció y recibió, abusos que causarían el fin de la dominación española en América. Martí sólo nos cuenta de algunos, los
detalla de tal forma que es muy posible perder el apetito o tener una mala digestión. Le recomendamos que proceda con cautela, y si se altera, mañana lo puede seguir leyendo.

El Presidio Político en Cuba se encuentra separado en doce secciones o capítulos. Los presentamos en esta forma para facilitar su lectura.

Capítulo I     Capítulo VII

Capítulo II     Capítulo VIII

Capítulo III    Capítulo IX

Capítulo IV      Capítulo X

Capítulo V        Capítulo XI

Capítulo VI     Capítulo XII

 

(Tomado del Blog Damisela)

 

Portal Martiano: http://www.josemarti.cu/