Derecho

XIV Congreso Internacional de Información

Posted on

Palacio de Convenciones de La Habana, Cuba, 31 de octubre al 4 de noviembre del 2016

Telf. (537) 202-7591 y 202-6011 ext. 1511, Emails: info@idict.cu ykatia@palco.cu, Sitios Web: www.congreso-info.cu,   www.congreso-info.com, Facebook

 Estimado colega:

El Instituto de Información Científica y Tecnológica (IDICT), del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la República de Cuba (CITMA), tiene el placer de convocarlo a participar en el XIV Congreso Internacional de Información, Info’2016, que sesionará del 31 de octubre – 4 de noviembre de 2016, en el Palacio de Convenciones de La Habana, Cuba, bajo el lema general:“Información, Evolución y  Sostenibilidad“. Este evento se desarrollará en el marco de la II Convención de Ciencia y Tecnología.

Coordinadores: Yarina Amoroso Fernández, Armando Plasencia Salgueiro

Temática: Derecho, Open Data, Big Data e Internet de las cosas

Alcance: Las tecnologías emergentes proporciona muchos beneficios a la sociedad al permitir la creación de nuevas herramientas y nuevas formas para el acceso a la información y la interacción entre las personas. Sin embargo como sucede con muchos avances tecnológicos al ser tecnologías disruptivas suelen desafiar los límites éticamente aceptados y jurídicamente establecidos. Para pensar el Derecho de la sociedad tecnológicamente avanzada desde la Sociocibernética se convoca al Taller: Protección de datos y tratamientos masivos de información. Open Data, Big Data e Internet de las Cosas.

Tópicos:

  • El Derecho e Internet de las Cosas: imbricación y protección legal
    • Gestión de Información Personas-Cosas
    • Gestión de Información Cosas-Cosas – Robótica
    • Gestión de Información Personas-Personas
    • Computación en la nube
    • Ciudades inteligentes
  • Gobierno de la información
  • Los derechos en el internet de las cosas
  • El impacto del Big Data en la protección de datos
  • Infoética y Derecho de la Información
  • Protección por diseño
  • Tecnologías libres: protección legal
  • Contratos y servicios: solución de conflictos y buenas prácticas

Comité científico

Nombres y apellidos; Institución; País

MSc. Yarina Amoroso Fernández Sociedad Cubana de Derecho e Informática, Cuba (Coordinadora)

Dr. Armando Plasencia Salgueiro Instituto de Cibernética, Matemática y Física, Cuba

Lic. Pedro Urra Peláez Universidad de La Habana, Cuba

MSc. Guillermo Alvarez Bestard Instituto de Cibernética, Matemática y Física, Cuba

Dra. Julia Shichkina  Universidad de Rusia, Rusia

MS.c. Julio César Díaz Vera Universidad de las Ciencias Informáticas, Cuba

Dr. Alejandro Barrios Universidad de la Plata, Argentina

Laura Nahabietan, Universidad de Uruguay

 

Fechas importantes

1 de junio de 2016: última fecha de envío de resumen

16 de julio de 2016: Último día para el envío de los trabajos completos y de la hoja curricular (no más de 200 palabras).

Hasta el 30 de septiembre de 2016: Publicación de resultados de la evaluación académica

14 de octubre: Publicación definitiva del programa académico

Más información: Congreso Info 2016. 

 

Fuente: Unión de Juristas de Cuba.

El debate equivocado. Por @HaroldC4rdenas

Posted on

Por: Harold Cárdenas Lema

Los últimos días han sido una vergüenza. Tanto hemos luchado por alcanzar espacios de pensamiento en el mundo físico y virtual que nos ayuden a construir un país mejor. Ahora que los vamos logrando, lo empleamos en rencillas y ajustes de cuentas ante un público que se polariza o divierte como en el Coliseo romano.

Si el mejor tema de conversación que tenemos los cubanos es la bandera que abraza un deportista o el derecho a publicar una opinión que de por sí es compartida por la mayoría, muy mal andamos. Podemos convertir las redes sociales, la blogosfera y los medios de prensa en una universidad colectiva donde se coincida y discrepe a fuerza de pensamiento. O podemos promover linchamientos mediáticos que no tardarán en llegar al mundo físico.

En lo personal me parece sana una esfera pública donde se discutan abiertamente asuntos de relevancia nacional, mucho mejor que dejarlo a desconocidos que lo hagan tras puertas cerradas. Pero el actual es el debate equivocado. Y lo que estamos viendo ahora es una radiografía de lo que vendrá en los próximos tiempos. Dicho esto, voy a dar mi opinión sobre varios de estos debates descarriados. De una sola vez y sin ganas de seguir en ello:

Tenemos el mismo derecho que cualquiera de irnos a vivir a otra parte y jurar lealtad a otra bandera. Lo que nos hace cubanos va más allá de las leyes y lo que nos hace buenas personas va más allá de las nacionalidades. Conozco compatriotas deleznables y extranjeros sublimes, y por supuesto que viceversa. Nadie deja de ser cubano al competir por otro país, siempre que se siga sintiendo así.

Ahora, cuando un cubano deja por el piso mi bandera y pide otra por encima de ella, el mambí que llevo por dentro se rebela. Y no diría que deja de ser de la isla pero ciertamente no lo es tanto como Mijaín López o cualquiera que bajo otra bandera, siga llevando la nuestra en el corazón.

karina marron
Karina Marrón es de las mejores periodistas de nuestra generación

Karina Marrón habló por muchos en el pleno de la UPEC que nos sentimos orgullosos al leerla. Nunca debieron ser secretas sus palabras porque están respaldadas por el sentido común, ese que todavía es impublicable en ningún periódico o noticiero. La contradicción era de raíz, empezaba por ahí y se extendió como un cáncer de efecto dominó.

No debemos seguir poniendo a nuestros profesionales en la disyuntiva de publicar o silenciar hechos de interés público por secretismos que hasta el presidente ha criticado.

Agradezco que hayan transcrito sus palabras porque sin ellas nunca hubiera comprobado cuán bien Karina representa a los revolucionarios de nuestra generación. Yo hubiera consultado con ella antes de publicarlas, no sé si la ética profesional lo exige o no, pero cuando se habla a camisa quitada a veces omitimos matices y esto puede ser usado por quienes están a la caza de cualquier desliz con potencial de escándalo.

El periodista que distribuyó la información en Holguín cometió ese error inicial de lanzarse aventuradamente a una acción que pronto escapó de su control. Y podemos suponerle mil defectos o virtudes pero no los sabemos así que debemos concentrarnos solo en hacer justicia. ¿La sanción impuesta sobre él es acorde al hecho? En realidad parece más ejemplarizante que justa y debería revisarse seriamente. Pero el mayor perdedor en este asunto es la Unión de Periodistas de Cuba.

Su imagen se ve enturbiada cuando en pleno proceso de reclamación de la medida, uno de sus principales funcionarios se expresa contra el periodista holguinero. Puede ser criticable el hecho de divulgar las palabras de Karina sin su consentimiento pero también son lamentables las palabras de Aixa Hevia, precisamente por su larga trayectoria profesional. La UPEC es una organización no gubernamental que tiene como primer objetivodefender a los periodistas en el ejercicio legal y ético de su profesión, así como su derecho de acceso a las fuentes“. Y ciertamente dio la impresión de que la UPEC se lanzó con entusiasmo a la expulsión.

ravsberg
Conocí a Ravsverg hace años, desde entonces hemos coincidido y discrepado juntos, pero siempre buscando lo primero y respetando lo segundo

Quizás esto ocurrió al calor de otro debate alrededor del periodista uruguayo Fernando Ravsberg. Lo conozco desde hace 5 años, lo he visitado en su casa y viceversa, lo he entrevistado y viceversa. Hemos discrepado tanto como un periodista extranjero y un militante de la juventud comunista cubana pueden hacerlo. Cuando veo la polémica alrededor de su persona y su trabajo, me parece también que es la discusión equivocada.

Desde que conocí a Fernando lo veo dar informaciones que deberían estar en nuestros periódicos y no las veo. Análisis que deberían salir en televisión con una mirada de izquierda y están ausentes. Iniciativas que deberían venir de nuestras organizaciones y nunca nacieron. Críticas que deberían ser nuestras para mejorarnos, y nunca llegan.

A diferencia de sus detractores no le pido un periodismo militante con nuestra causa porque esa es nuestra función, si no la hacemos bien es culpa nuestra, no suya. Le pido que sea responsable con sus lectores, que no se sume a sembrar el desaliento y la incertidumbre que generan otros medios, que sea profesional con sus colegas, incluso en momentos de tensión.

Si el tiempo que se emplea en criticar a otros se utilizara en mejorar la UPEC y terminar las mediaciones que aquejan a nuestra prensa, estaríamos mucho mejor.

iroel-sanchezSe puede coincidir o discrepar con Iroel Sánchez pero marginarlo o silenciarlo sería injusto. Es callar la voz de un sector que él representa.

Para nadie es un secreto el debate que desde hace un tiempo viene teniendo lugar entre Iroel Sánchez y Fernando Ravsberg, desde sus respectivas plataformas. Que en ocasiones es productivo porque genera pensamiento y alternativas, en otras solo provoca ofensas y ataques personales. Iroel representa a un sector de Cuba que respeto y me recuerda a mis tíos, que quiero un montón pero discutimos cantidad, porque teniendo los mismos objetivos vemos caminos distintos. Quizás sea la diferencia generacional.

Ravsberg me parece un profesional que escribe lo que piensa con honestidad, no convertirá a nadie en algo que no sea ni mucho menos lo convertiremos a él. Como diría Diego en Fresa y Chocolate, este país sin Iroel y Ravsberg, quizás le faltaría un pedazo. Intentar deslegitimar a uno u otro resulta un intento vano e injusto, es atacar el mensajero cuando esto es un debate en el campo del pensamiento. Más que polemizar sobre proyectos o personas, discutamos sobre las ideas que cada uno propone.

Ojalá el efecto final de todo esto no sea botar el sofá una vez más. Con reuniones de la UPEC a puertas cerradas donde pidan juramento de sangre a los miembros de no comentar lo que ocurre en el recinto. Con una mayor polarización del debate en Internet centrado en las personas que lo sostienen y no en sus ideas concretas. Ojalá esta incipiente Internet cubana no siga tomando la costumbre de generar escaramuzas y crear grupos polarizados que se linchen unos a otros, sino que exista una noción de construcción común utilizando el pensamiento.

Todavía puede imponerse el sentido común y aplicarse una sanción menor al periodista holguinero, Aixa Hevia puede hacer buen periodismo sin que este episodio empañe su carrera profesional, Ravsberg puede seguir informando en su blog y los cubanos pueden ganar medallas que nos enorgullezcan sin importar la bandera que lleve al podio. Podemos dedicarle entonces el tiempo a discutir cuál será el país que viviremos y dejaremos a nuestros hijos. Porque reconozcámoslo, somos mejores que esto.

Para contactar al autor: haroldcardenaslema@gmail.com

Tomado del Blog La Joven Cuba

De nuevo el periodismo ¿La última carta de la baraja?

Posted on Actualizado enn

 

boxer-in-corner-sitting-with-gloves

Lo confieso. Soy una lectora fiel de Cartas desde Cuba. Lo leo para enterarme de lo que se mueve en Cuba, de lo que pasa en el mundo y nos puede afectar. A veces, para buscar una segunda voz, otro prisma de un asunto que siempre me resulta interesante, aunque no lo comparta.
Lo leo porque es balanceado, y además de los materiales de Fernando Ravsberg, se hacen excelentes selecciones de la prensa oficial de Cuba y de los blogs, de modo que de muchas maneras me hace más fácil el hecho de estar o por lo menos sentirme informada. Y como yo, muchísimos otros.
Ahora mismo hay olas contra ese blog, no sé si campaña o personas unidas por algún tipo de concatenación universal -para no ser tan paranoica-, pero en la práctica la gente, los cubanos de adentro con conectividad y de afuera, incluidos muchos periodistas, lo leen y lo siguen, y se dan por enterados en esa página de temas que deberían haber sido publicadas en los medios oficiales, y hablo ahora de Fernando, pero lo anterior se vale para Oncuba, Progreso Semanal, El Toque…., sino miren y verán.
En Cartas desde Cuba he leído el alcance de la vacuna cubana contra el cáncer de pulmón y lo de los indios importados como obreros en una obra de la construcción en la Isla. He encontrado lo bueno, lo malo y lo regular.
Ahora se le demoniza como si tuviéramos tiempo suficiente como para perderlo criticando el periodismo que hacen otros, cuando sería mucho más productivo -para adeptos y opositores- trabajar para hacer nosotros uno mejor, mejor que el que hacemos y mejor que el de Fernando, si es que la idea es “darle en la cabeza”.
La prensa cubana, la prensa oficial cubana, no está en desventaja con los medios digitales, o por lo menos no es una desventaja en principio.Ellos no son los reyes todopoderosos y nosotros los pobres vasallos a sus expensas. Estamos, en todo caso, al mismo nivel, con las mismas armas, si no es que las nuestras son mejores.
Los medios oficiales tienen periodistas trabajando exclusivamente o casi exclusivamente para ellos, y tienen los canales para que sus contenidos tengan un largo y fácil alcance. Los medios alternativos solo pueden ser vistos en internet, quizás en el paquete semanal, o sea que su alcance, al menos dentro de Cuba, es mínimo.
La existencia de unos no implica el descrédito obligado de los otros. El buen periodismo de unos, no implica el mal periodismo en los otros, y que conste que para mí el buen periodismo no es necesariamente el que se hace en los medios alternativos, como tampoco el malo se hace exclusivamente en los oficiales.
Pero digamos que, a pesar de todo, nos sintamos irremediablemente en guerra. Entonces, es lícito defenderse, esquivar, atacar…, pero con ética, con medida, con sentido de lo necesario y lo justo.
Yo, por ejemplo, no estuve de acuerdo con la expulsión del colega de Holguín, primero por simple solidaridad con alguien que comparte mi profesión, y segundo porque noté muchas cosas fuera de lugar, mucho de escarmiento…, pero incluso si la hubiera apoyado, no podría compartir, por ejemplo, lo que publicó en su perfil en facebook -un perfil que, acorde a su cargo, se considera institucional-la vicepresidenta primera de la UPEC, cuando acusó a Pantoja de querer buscarse un puesto en la prensa de Miami y, por si no fuera poco, insinuó que se debería expulsar a Ravsberg del país.
Nunca es buena la fórmula que para elevarnos requiere de hundir al otro. Si tenemos algo que decir, digámoslo y hagámoslo bien. Tenemos los medios, tenemos las fuentes, tenemos el tiempo, las computadoras, la internet que no es solo para colgar fotos de los nietos o replicar lo que escribe otro.
Yo creo en la libertad. Creo, por ejemplo, en la libertad de Cuba de querer ser libre, aunque sea a la sombra de la potencia militar y económica más grande del mundo, y que la ansía desde hace décadas.
Creo en la libertad del periodista o del cubano que vive en Cuba de creer y decir que vive en un país en el, a pesar de las carencias, hay educación gratuita, y salud gratuita, y que tiene muchas otras cosas buenas, y crece o eso intenta…, como también creo en la libertad de quien ve una Cuba diferente o con otros matices.
Y por tanto, me abstengo de buscar fantasmas y potencias malévolas detrás de cada palabra, aunque cada vez son menos los que tienen esa deferencia con los demás. Lo he vivido en carne propia: Si digo que creo en el socialismo, los de la esquina azul me dicen que soy una perra comunista obediente que escribe solo lo que le mandan. Si me atrevo a criticar demasiado, los de la esquina roja empiezan a cuestionar mis afectos. Masoquista que soy, al seguir insistiendo. Masoquistas que somos muchos, por suerte.
Dicho todo lo anterior, lo repito. Soy y seguiré siendo una lectora fiel de Cartas desde Cuba, creo en su derecho a ser, aunque le cambien el membrete.
PD. No quiero un puesto de nada en ninguna parte.

ETECSA: Una banda de lobos #Cuba

Posted on Actualizado enn

Para rematar los 20 años de internet en Cuba hoy me leo este muy buen articulo donde una vez más se manifiesta el comportamiento de la empresa MONOPOLIO de Cuba (ETECSA), dejando de cumplir su parte LEGAL en los contratos con cada cliente y eludiendo de responsabilidades. Es triste ver como una empresa socialista pierde su carácter porque es la único en su tipo en el país.
Como decía Pedro Urra ayer en el marco de la Sesión Abierta en la ACNU dedicada a los 20 años de nuestra conexión a Internet, en una de las charlas (que no me canso de escucharlo) hacia alusión a un filosofo donde manifestaba que cada hombre tiene su lobo por dentro y que estos como empresa de comunicación no dejan de serlo pero olvidan lo esencial: el ciudadano. “Todas las empresas de telecomunicación se manifiestan de igual manera” P.U.
Yo me quedo con lo ultimo porque es lo único que percibo de ellos (ETECSA), “son una banda de lobos”.
Julio C.M. editor de Kokacuba
Les dejo con algunas reflexiones del entrevistado antes de leerse el interesante articulo de Progreso Semanal.
“No hay que ‘acabar con los estafadores’: ellos surgen porque no se cubren las necesidades”, sentencia Camilo. A su juicio, la solución implica necesariamente firmar un Certificado de Seguridad correcto. Y se atreve a soñar: “Quizás parece un poco surrealista, pero #Cuba no lo pensó dos veces para implementar un montón de cosas gratuitas ¿Por qué la #wifi no puede ser una de ellas?”.
 Mario (el cazador cazado) comparte una opinión parecida: “Para mí la única salida está en bajar el precio de la conexión. En definitiva, Internet no es un lujo; es para aprender, comunicarse, resolver problemas… Es para mejorar la calidad de vida de la gente”.

————————————————————-

Hackers cubanos recorren la wifi

Hackers cubanos recorren la wifi

LA HABANA. El rumor –ese noticiero extraoficial- esta vez tiene razón: las cuentas Nauta de Internet están siendo atacadas en los puntos de acceso wifi. Para los usuarios es difícil percibirlo, y para los “piratas” resulta fácil robar tiempo de conexión. Muy fácil.

Una forma común de ataque radica en generar una señal falsa, que puede llamarse igual o parecido a la red de Etecsa. “El phishing consiste en simular algo con el objetivo de obtener información –explica Andy Velázquez (*), cibernético-.  Por ejemplo: cuando alguien se conecta al Nauta, tiene que pasar por una página de registro, en la cual pone su nombre de usuario y contraseña. Lo que la persona ve es puro diseño. Quiere decir que, con un poco de conocimiento de diseño web, se puede montar una página idéntica a la de Nauta, y engañar al usuario común”.

gráfico 1

Así, el malhechor conserva los datos de registro del cliente. Ante el fallo, este pensaría que el servicio está saturado, como suele ocurrir. La próxima ocasión que esa persona se conecte pueden suceder dos cosas: el temporizador muestra un número menor que el dejado por la persona la vez anterior; o el sistema responde que hay otro usuario conectado –con la misma identidad-, por lo tanto no se puede acceder.

En la segunda variante, si el usuario no se fijó cuánto tiempo le quedaba, apenas se da por enterado, hasta que simplemente no tiene saldo. “Tan sencillo como abrir una computadora en medio de un parque”, reafirma el informático Camilo Díaz (*).

Otra posibilidad, algo más elaborada, es el llamado Man in the middle, cuando el atacante se coloca como intermediario entre el portal de entrada y el usuario. En este caso también ocurre una suplantación de identidad: el “hacker” dice ser ETECSA y todo el tráfico del cliente pasa a través de él.

“De hecho, puedes llegar a navegar –describe Camilo-, porque tú me estás dando tu nombre de usuario y contraseña, y yo me voy a conectar con eso; y cuando lo haga voy a proporcionarte servicio a ti. Entonces te permito unos minutos de navegación, para que no sospeches, después te desconecto, y a ti te parece que hay dificultades en la red; lo normal. O puedo quedarme conectado, termino lo que necesito, y si pasa algo malo es culpa tuya, porque se conectaron desde esa dirección IP”.

gráfico 2Ante tal situación los usuarios permanecen vulnerables en extremo; apenas existen maneras individuales de protegerse contra un ataque. De todos modos, Andy recomienda evaluar siempre el saldo, antes y después de cada conexión, y si hubiera problemas, reportarlo a ETECSA, y cambiar el  nombre de usuario y contraseña.

Mario Carreras (*) no sabe cuándo ni dónde usurparon su identidad, solo que cuando volvía a navegar, tenía menos tiempo del que dejaba. Como quien llega a casa y nota que le falta algo. “No puede ser que se pierdan cinco horas”, anota. Sin embargo tampoco ha ido a reclamar a ninguna oficina de ETECSA. “Cuando me conecto gasto todo el saldo, así ya no pueden utilizar mi cuenta”.

En este ambiente donde unos devienen presas y otros cazadores, Mario ha sido las dos cosas. Sí, él también le ha quitado Internet al prójimo, y aunque reconoce esa contradicción “difícil de explicar”, no le remuerde demasiado la conciencia. “Yo estoy cogiendo la conexión de alguien, pero quizás esa persona se la puede estar robando a otro. Porque al final, lo que a mí me estafaron, ¿quién me lo repone?”.

Navegar… a la deriva

A nivel mundial resultan frecuentes los Brute Force attacks: un programa empieza a probar combinaciones de usuarios y contraseñas, hasta que logre entrar. “En realidad, a veces el hackeo a un cliente no es culpa del proveedor de servicio –señala Andy-. Si tú te llamas Fefa, y el password es 1234, un ataque de fuerza bruta tomaría poco en acceder a tu cuenta”. Aun así, la Empresa de Telecomunicaciones no debería cruzarse de brazos.

“¿Te has leído el contrato de Nauta?”, pregunta Camilo. La verdad, no. Pero, ¿quién lo lee? El documento tiene una letra diminuta, se obtiene después de esperar en una cola, y la ejecutiva de ventas observa (des)esperando por que uno acabe de firmar. Además, si la persona estuviera en desacuerdo, tampoco tiene otras opciones: firma o no firma; lo toma o lo deja.

Bueno, pues precisamente el contrato de cuenta Nauta establece entre las Obligaciones del usuario: “Informar a ETECSA de cualquier sospecha de acceso fraudulento al servicio mediante el uso de sus códigos personales y contraseñas. El costo por el tiempo utilizado de esta forma, será asumido por el usuario.”

Y más adelante: “ETECSA queda exonerada de responsabilidad civil por las limitaciones de acceso a los contenidos (…), así como por pérdida de datos por el actuar de terceros”. En suma, para estos ladrones no hay policía. “El texto es muy ambiguo –señala Camilo-, pero básicamente exime a ETECSA de toda responsabilidad, y te la transfiere a ti”.

En días recientes, la empresa desarrolla una campaña de Protección al Consumidor, que incluye su sitio web y sus cuentas de redes sociales. El correo atencion.usuarios@etecsa.cu está disponible para quejas, reclamos e información (el contrato también lo dice). Sin embargo, al escribirle como usuario averiguando por este fenómeno, ETECSA no responde. En Twitter tampoco.

tweets Etecsa_recorteSi preguntamos lo mismo en el 118, número de Información Comercial yProtección al Consumidor, atiende Daniela: “¿En la wifi? ¿Están robando las contraseñas?… No tenemos ninguna información de eso”. Volvemos a intentar y Deysi asegura: “No tenemos ninguna información de que eso esté pasando”.

Una vez más, y Anabel repite: “Nosotros como empresa no contamos con información alguna”. Insisto un poco, y la voz de mujer comienza a impacientarse: “A ver, señorita, usted sabe que en todo hay quien se dedica estafar”, y agrega que si me conecto “normal” con mi teléfono no pasa nada; la cuenta “se queda enganchada” cuando alguien se conecta a través de otra gente, y a lo mejor por ahí les estafan. “Pero la  señal de ETECSA no tiene problema ninguno”, remata, convencida de sus palabras.

No obstante, la empresa conoce lo que ocurre. En el programa Mesa Redonda del 30 de marzo, el ingeniero Eliécer Samada, alertaba sobre “personas inescrupulosas que están robando las credenciales de algunos usuarios”, y luego agotan la cuenta o la revenden. “Ese cliente, cuando logra darse cuenta de lo que pasó, no sabe a quién reclamarle, y el sistema no detecta ese proceder porque no hay anomalía en el acceso”.

El cliente –medio diezmado en su “tiene siempre la razón”- sí sabe a quién reclamar. En la unidad comercial del Edificio Focsa (en el Vedado), un custodio afirma que cada día muchas personas llegan con el mismo problema, y el procedimiento radica en modificar su nombre de usuario y contraseña. Solo eso. Y si les roban de nuevo, les vuelven a cambiar los datos. “No te sientes cercar de las laptops”, aconseja el hombre, en tono subrepticio.

mapa wifi CubaCamilo opina que la cuestión de fondo reside en el Certificado de Seguridad que utiliza ETECSA, el cual no está avalado por ninguna entidad pertinente a nivel internacional. Eso explica la advertencia que aparece cuando los usuarios se registran. “El navegador no puede comprobar matemáticamente que está conectado a ETECSA, porque no tiene ese certificado válido”. Por demás, las wifis constituyen ambientes colaborativos, no concebidos para resistir ataques.

La Resolución 127 / 2007, del Ministerio de Informática y Comunicaciones, establece el Reglamento de Seguridad para las Tecnologías de la Información. Esa normativa se centra principalmente en las instituciones, en detrimento de los usuarios individuales, y no hace referencia a la conexión wifi.

Claro, en aquel momento la penetración de Internet era menor y no existían puntos públicos de acceso. En materia de tecnología de la información y las comunicaciones, una normativa en vigor hace casi 10 años equivale a regirse por leyes del siglo pasado.

“No hay que ‘acabar con los estafadores’: ellos surgen porque no se cubren las necesidades”, sentencia Camilo. A su juicio, la solución implica necesariamente firmar un Certificado de Seguridad correcto. Y se atreve a soñar: “Quizás parece un poco surrealista, pero Cuba no lo pensó dos veces para implementar un montón de cosas gratuitas ¿Por qué la wifi no puede ser una de ellas?”.

Mario (el cazador cazado) comparte una opinión parecida: “Para mí la única salida está en bajar el precio de la conexión. En definitiva, Internet no es un lujo; es para aprender, comunicarse, resolver problemas… Es para mejorar la calidad de vida de la gente”.

(*) Los nombres han sido cambiados a solicitud de los entrevistados.

Ilustración de portada: J. Longo. Tomada de The Kernel Magazine.

Progreso Semanal

Transparencia de cara al VII Congreso del Partido

Posted on

 

No hay nada como una sociedad civil comprometida y colaborativa con su futuro. Comparto plenamente la opinión de mi amigo y militante Francisco (Paquito).

Julio César M. editor de Kokacuba

 

Carta abierta a Raúl Castro o Aplazar hasta julio el VII Congreso del Partido

La Habana, 27 de marzo de 2016
Año 58 de la Revolución

 

A: Compañero Raúl Castro Ruz,
Primer Secretario del Comité Central
del Partido Comunista de Cuba

 

Desde hace ya dos meses comencé a trasmitir mi preocupación, principalmente en el espacio de participación que me corresponde como militante, a propósito de la organización previa del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, cuyas sesiones están previstas del 16 al 19 de abril próximo.

En lo esencial, mi insatisfacción radica en la falta de discusión de sus documentos centrales —hasta hoy secretos—, tanto en las organizaciones de base del Partido, como con el resto de la ciudadanía, lo cual califiqué también públicamente como un retroceso en relación con anteriores procesos políticos.

Hasta el momento, no solo nunca obtuve ninguna respuesta directa o convincente a mi inquietud, sino que recibí por las más diversas vías las opiniones y el respaldo de otras personas, militantes y no militantes, que tienen la misma apreciación negativa sobre este procedimiento.

Además, conozco al menos de un municipio en esta capital donde el tema fue objeto de una seria discusión de sus secretarios generales. No obstante, mi intención no es asumir la representación de nadie, porque no domino en realidad en qué medida este pueda ser o no un planteamiento colectivo.

De cualquier forma, el Partido y usted nos enseñaron que una preocupación ciudadana, aunque sea la de una sola persona, puede, debe y tiene que recibir toda la atención y análisis que merezca.

Por tal motivo, en fecha reciente hice —donde me correspondía— una propuesta concreta: aplazar la realización del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba para el 24, 25, 26 y 27 de julio del 2016.

Esta postergación de solo tres meses podría permitir dedicar los meses de abril y mayo a discutir los documentos centrales del Congreso con toda la militancia del Partido, y también con el resto de la población cubana. Quedaría todavía el mes de junio para procesar, estudiar, mejorar e incorporar planteamientos.

Como ventaja estratégica, ya conocen los documentos las mil personas que son delegadas y delegados, además de las diputadas y los diputados a nuestro Parlamento, así como cientos de dirigentes del Partido en sus diferentes estructuras intermedias de dirección, quienes podrían preparar y conducir con rapidez y profundidad este análisis en la base.

Sin dudas, un debate como este, amplio y participativo, permitiría perfeccionar tales documentos programáticos y les conferiría más legitimidad aún al próximo Congreso y sus acuerdos, a partir de un mayor consenso social.

Entiendo que esto podría resultar complicado desde el punto de vista práctico, pero usted mismo nos insiste con frecuencia en que debemos ir “sin prisa, pero sin pausa”.  Es cierto que no poseo toda la información que la dirección de la Revolución maneja, pero ahora mismo no veo motivo para apresurar un proceso político tan decisivo para el futuro de nuestra patria, si todavía sus preparativos no maduraron lo suficiente.

Por último les pido a usted y a la dirección del Partido que disculpen si hay alguna incorrección de método en el modo que ahora empleo para también hacer pública esta sugerencia. Si lo consideran una indisciplina imperdonable, estoy dispuesto a responder por ella.

Mi humilde intención es tratar que esta inquietud les llegue sin intermediarios, y tal vez contribuir a motivar un debate al respecto entre el resto de la militancia y de la sociedad cubana, cuando resta tan poco tiempo —menos de un mes— para la fecha en principio prevista para la realización del Congreso.

Cumplo así, además, con mi palabra de hacer todo lo que esté a mi alcance para trasmitirles esta grave preocupación, compromiso que asumí ante un colega militante de larga data y hermosa trayectoria, quien con sentidas palabras y golpes de puño sobre su pecho, hace poco echaba de menos un Congreso más cercano, de su Partido de toda la vida.

Revolucionariamente,

Francisco Rodríguez Cruz
Militante

Tomado del Blog Paquito el de Cuba.

OSTRACISMO o ¿HASTA CUANDO? (+Correo del lector) #Cuba

Posted on

Recibo en la mañana esta nota de un lector habitual del blog  y que hoy quiere compartir su criterio con respecto al post del lunes 7 de marzo. Un post perderá su cubanía por las censuras de su Ministerio” 

Sin mas lo dejo e invito a que tengan el suyo.

Exclusivo para Julio César M. editor de Kokacuba.

 

Correo del Lector y profesor del Departamento de Ciencias Jurídicas

Muy buena tu entrada sobre el colimador, esta es mi respuesta:

A veces me pregunto donde queda el cumplimiento del PRINCIPIO DE LEGALIDAD establecido por las Leyes cubanas. ¿Lo conocerán las personas que ahora toman la decisión de “quitar por un bien” el colimador?. Creo que nuevamente estamos en presencia del llamado OSTRACISMO, sólo que esta vez de una forma más renovada y aparentemente inofensiva. ¿En un final, causa daño el colimador?¿ Por mostrar verdades que no sé por qué razón las esconde la televisión? ¿Comentarios duros? ¿ Realidades a esconder?. Siempre digo que la lucha interna del pueblo cubano contra el cambio de mentalidad ha sido más duro que miles de batallas juntas. ¿HASTA CUANDO? Hasta que nos demos cuenta que “la verdad” aunque se censure, sale a flote. Que con esas acciones sólo lograr que la POBLACIÓN desconozca cada vez más el verdadero significado de Democracia. Uno de los rasgos que caracteriza a todo Estado es el PODER POLÍTICO PÚBLICO, pero la cosa está en que ese PODER no se use en detrimento de la población y sí a favor. ¿Censuras por no pensar iguales? Estoy seguro que se ataca de forma directa uno de los elementos esenciales de todo ESTADO, LA POBLACIÓN.

¿Los que censuran hoy dominan el texto de la Constitución? ¿La han leído? Su artículo 53 es claro cuando afirma que se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista.  ¿Ser precisos, claros y hablar sin rodeos es atentar contra los principios de la sociedad socialista? LOS QUE REALMENTE ATENTAN SON LOS QUE SIN CAUSA PRECISA CENSURAN.

Cabe preguntar: ¿Miedo? Cualquiera que sea la respuesta no cambiará el destino del colimador. PERO HA JUZGAR POR SU ACTITUD, BIEN LEJOS ESTÁN DE PONER EN ALTO EL TALENTO POLÍTICO DE LA NACIÓN.  La frase del siempre querido FIDEL toma de nuevo vigencia absoluta: LA HISTORIA ABSOLVERÁ LOS HECHOS.

Ahora, para completar esta obra de teatro y baje el telón, censuren también mi comentario, de todas formas otras plataformas lo harán notorio.

“O nosotros somos capaces de destruir con argumentos las ideas contrarias, o debemos dejar que se expresen”

Lic. Yuliesky Amador Echevarria

Departamento de Ciencias Jurídicas

Universidad de Artemisa

Retos legales del marketing digital

Posted on

marketing_mx

Por Joel Gómez Treviño

Varias veces al año salen al mercado nuevos y mejores dispositivos electrónicos, desde los tradicionales teléfonos inteligentes y tabletas, hasta drones, pantallas holográficas y dispositivos de vestir. Cada avance tecnológico representa una nueva oportunidad de hacer marketing de una manera novedosa, pero sobre todo, muchas veces abre una posibilidad de llegar a más gente en menor tiempo. De ahí la esmerada atención que se le ha puesto a los fenómenos informáticos del “big data” y el “internet de las cosas”, tanto por sus beneficios como por sus riesgos.

Debo reconocer que el derecho siempre irá varios pasos atrás de la tecnología. Los procesos legislativos son lentos por naturaleza, y usualmente los diputados y senadores están más preocupados por otro tipo de temas; legislar sobre temas tecnológicos no es una de sus prioridades.

En algunos países se dice que las mejores oportunidades para hacer negocios (particularmente los “disruptivos”) se dan cuando no están regulados. Tal vez sea cierto, la gente puede hacer mucho dinero con negocios innovadores o disruptivos que no están regulados, pero… ¿a costa de qué? En muchas ocasiones estos negocios se aprovechan de vacíos legales -o incluso de la ausencia total de regulación- para crecer desmesuradamente, a veces pisando a muchos en el camino.

Ante este panorama legal incierto o de lenta implementación, ¿podrían los marketeros tener un código de ética en la adopción de nuevas tecnologías como medio o estrategia para hacer publicidad? ¿Qué elementos podría tener ese código de ética? ¿Cuáles serían los retos legales a superar? A continuación comparto algunas ideas, traducidas en “derechos del consumidor en la era digital”:

El consumidor debe:

  • Conocer qué información tratas de él (datos personales).
  • Saber cómo obtienes dicha información, a través de qué medios o procesos.
  • Comprender de manera detallada para qué usas esa información, así como poder negarse a determinado tratamiento.
  • Entender si compartes o transfieres dicha información con terceros.
  • Autorizar (otorgar su consentimiento) de manera inequívoca el que trates sus datos personales para determinados fines, así como la transferencia de los mismos.
  • Poder revocar de manera inmediata su consentimiento para evitar que sigas tratando sus datos personales.
  • Ejercer sin dilación sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en el tratamiento de sus datos personales.
  • Tener garantías de que adoptarás todas las medidas de seguridad necesarias –tanto físicas como técnicas y administrativas– para proteger sus datos personales contra robo, pérdida, alteración, uso, acceso o tratamiento no autorizado.
  • Tener garantías de que usarás siempre sus datos de manera confidencial y que respetarás la ley aplicable, así como cualquier otro acuerdo al que hayas llegado con él, a través de tu aviso de privacidad.
  • Poder acudir ante cualquier autoridad competente en caso de que sus derechos sean vulnerados.

¿Estás listo para enfrentar estos retos?

Fuente: Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos.