-

Crimen

PROHIBIR: Malas costumbres de funcionarios estatales en #Cuba

Posted on

La manía de prohibir que tenemos los cubanos sin saberse las leyes o las normas, es un mal a erradicar urgente, pero tiene un camino largo, bien largo.

Julio C. M. editor del blog.

Públicamente privado

fotografiar

“¿Qué van a hacer ustedes?”, fue la pregunta al presentar nuestra credencial de prensa e intentar acceder al Cementerio de Reina, en Cienfuegos, para tomar unas fotografías. “Deben venir con una carta de Comunales; aquí nos prohibieron que las personas del Periódico, televisión y todo tiraran fotos”. Evidentemente, la regulación solo limitaba a nuestro gremio, pues ya dentro, y cámara en mano, una pareja de turistas lograba instantáneas del lugar. “Sí, porque sus fotos no son para hacer propaganda, nos explican en la entrada. Lo de ustedes es periodismo y en la empresa de nosotros eso lo ‘articulan’ como chisme, brete…”. Divertidas, más que ofendidas, asumimos el absurdo: ¿y si no nos hubiésemos presentado?

Una experiencia similar, un tanto más extrema, vivió hace unas semanas el colega Boris García Cuartero, de Perlavisión, cuando intentaba reportar desde la Feria agropecuaria en la Calzada. “Llegamos a grabar el desorden en la cola del quiosco de Cartoqui. Mi propósito era hablar de la falta de civismo, además de nuestro desordenado y desabastecido mercado interno (…) y llegó un miembro de la Brigada Especial diciéndome que le entregara el carné del camarógrafo y el mío y lo acompañara al carro de la patrulla. Yo no tenía por qué grabar eso, me dijo, y tampoco podía publicar las imágenes; él así lo consideraba. Mi respuesta siempre fue que él carecía de autoridad para decidir qué podía o no grabar. Por suerte, me reconoció otro policía, de lo contrario me hubieran detenido. El lunes me llamaron del MININT para ofrecerme disculpas”.

Y si un periodista, con un respaldo institucional y la reconocida función de informar, denunciar o exponer, encuentra en su ejercicio tamañas arbitrariedades, ¿qué defensa le queda al ciudadano común cuando, en espacios públicos o de uso colectivo, enfrenta situaciones como estas?

“Quedé sorprendido hace unos días en el Bazar Guanaroca (perteneciente a la cadena TRD) cuando una empleada casi me fue arriba, pues ‘no podía hacer fotos dentro de la tienda’, relataba en una carta al Periódico un lector. Yo retrataba unos adornos para que mi suegra, en cama, escogiera el de su preferencia y adquirirlo. Le pregunté a la empleada dónde decía eso, lo de no poder fotografiar y por qué. ‘No se puede’, insistió ella y gritando a voz de cuello, con gesto desafiante, llamó a la gerente. Esta, muy correctamente, repitió el ‘está prohibido’ y entonces la llevé al cartel con los derechos y deberes de los consumidores, demostrándole que allí no decía nada al respecto. ‘Es una orientación interna porque algunos extranjeros filmaban para publicarlo en Internet y desprestigiar al país’, concluyó. ¿Será secreto militar lo de esa unidad? ¿Estaría yo filtrando al ‘enemigo’ los productos de las TRD?”.

Prohibiciones como la anterior se repiten en los establecimientos de Cimex y Caracol, espacios de obligada visita para los usuarios en la búsqueda de los artículos indispensables en su cotidianidad. Las respuestas coinciden: no se puede y, en el mejor de los casos, precisa el burocrático trámite de los permisos.

Ahora, en cada uno de los ejemplos antes mencionados ¿no es de dominio público todo lo referente a precios, imágenes e información sobre el objeto a fotografiar?

Defensa, sí, ¿permitida?

Para empezar, en ninguno de los casos antes referidos aparece una indicación gráfica anunciando tales restricciones; como sí las tienen las instituciones bancarias, por ejemplo. En la actualidad, cuando el obturador de un teléfono celular es prácticamente imperceptible, violar “lo establecido” constituye casi un juego de niños. Prohibidas o no, las imágenes publicadas en las redes sociales sobre los más disímiles espacios hablan, en bien y en mal, de nuestro país.

Sin embargo, algunos pujan por mantener su feudo. Según Benito Rangel Beltrán, director municipal de Servicios Comunales, la normativa con el Cementerio de Reina era una indicación de “arriba” aunque, al avanzar el diálogo, terminó reconociendo lo contrario: fue su decisión personal. Tiene un carácter general, no atañe exclusivamente a los periodistas, dijo, si bien en la práctica solo nosotros estamos obligados a cumplirla.

A su criterio, “la prensa hoy en día para construir no está, está para destruir”, y ellos “no prohíben ni esconden nada, solo necesitan conocer los intereses detrás de la fotografía”, aclaró. En cambio, nadie conoce ni pregunta los “intereses detrás de la fotografía” de los visitantes extranjeros o cualquier personal no periodístico de visita en el lugar. ¿Quién asegura que sus instantáneas no se utilicen como propaganda? Por cierto, ahora hablamos de un cementerio; pero bajo la administración de Comunales están también los parques, prados, calles, avenidas… ¿También en ellos requerirán autorizaciones las fotografías si otro funcionario así lo decidiera?

A la espera de las respuestas de TRD y Caracol, a cuyas divisiones provinciales enviamos cartas solicitando explicaciones desde el martes 13 del presente mes y aún no recibimos noticias, apelamos a la réplica de Cimex. Jorge Luis Álvarez Álvarez, al frente de dicha sucursal en Cienfuegos, expone el punto de vista institucional.

En el caso de dichas Tiendas Recaudadoras de Divisa, la prohibición la sustentan instrucciones ministeriales. De acuerdo con Álvarez Álvarez, “tenemos regulaciones internas que, independientemente de tratarse de espacios públicos, incluye este particular sobre la toma de fotografías y filmaciones de videos al azar, pues en un momento determinado pueden debilitar la seguridad o el control interno”.

Ante la gravedad de las razones por él enunciadas, encuestamos sobre cómo afectaría una foto la seguridad y el control interno. “Puede aparecer algún nivel de brecha o vulnerabilidad que en algún momento determinado alguien pueda utilizar o se pueda modelar, esa es la palabra científica y por ahí ocurrir algún hecho extraordinario o alguna indisciplina. Para los clientes quizá sea un poco molesto; pero les queda la opción de coordinar con la dirección de la entidad, al menos te da la posibilidad de hacerlo”. Similar acontece con las cafeterías, espacios más abiertos y varias de ellas con servicio de WiFi.

Más allá de cuanto dificultan tales regulaciones a la gestión comercial y atentan contra la satisfacción del cliente, aparece otro sin sentido: si la intención es no divulgar fuera de Cuba cuestiones en apariencia privada o íntima, ¿cómo se justifican las tiendas en Internet de Cimex y TRD donde publican fotografías, precios e información de los artículos en venta?

Ni coherentes ni convincentes son los argumentos que sostienen hoy dichas restricciones, en cualquiera de las esferas mencionadas. Quizá al decretarse respondían a un contexto; pero si los detalles están a la vista de todos, y literalmente hasta se pueden tocar, ¿qué diferencia hace una fotografía? ¿Dónde está el secreto a proteger?

En cuanto al tratamiento con la prensa, los obstáculos resultan más desconcertantes, máxime al violar derechos establecidos por el Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba: “garantizar el rápido acceso de los periodistas a las fuentes de información, con las únicas limitantes de lo establecido por la ley del control del secreto estatal y las orientaciones específicas de la dirección superior del Partido”.

Si mañana alguien demuestra que los productos de una tienda, feria o las esculturas de un cementerio atentan de forma directa contra la seguridad del país, ofreceremos disculpas. Hasta entonces, todo parece tratarse de un mal intento de restringir lo que, por derecho y lógica, es público.

Contradictoriamente, datos económicos de carácter interno aparecen a la vista del público. Foto: 5 de septiembre.

Contradictoriamente, datos económicos de carácter interno aparecen a la vista del público. Foto: 5 de Septiembre.

precios-trd-cienfuegos

¿Por qué prohibir las fotos dentro de las tiendas, si en Internet aparece la información detallada de cada artículo?

Fuente: Cubadebate.

La Revolución se hizo para evitar casos así! #Cuba @lajovencuba

Posted on

Familias colaterales

3 Hijo y nieta de Vlady y DianePor: Harold Cárdenas Lema

Hay historias que ponen a prueba todo lo que hemos construido en el último medio siglo, esta es una de ellas. Vladimir Rafuls es un mecánico de 43 años que vive en una zona rural con su familia y está a punto de perderlo todo. El terreno que le otorgó el Estado hace dos décadas está siendo impugnado en una lucha entre instituciones y la soga acaba de romperse por el lado más flojo. Vladimir no sabe explicar a los niños en casa qué es un daño colateral y por qué unos funcionarios le dieron ultimátum de desalojo. El hombre no sabe qué hacer, la única opción es la guardarraya y si algo han aprendido los pequeños en la escuela, es que la Revolución se hizo para evitar casos así.

En 1996 el presidente del Consejo Popular Guanabo orienta a varios inspectores de vivienda que marquen con estacas un pequeño terreno rural en Peñas Altas, a las afueras de La Habana. Le han otorgado el lugar a Vladimir y su incipiente familia, estos son tan humildes que pasarán dos décadas sin terminar de construir su casa. Aunque no imagina los caminos de la burocracia, paga puntualmente el terreno al banco y en 2001 recibe la Escritura Notarial que lo hace dueño del lugar. Sin razones para preocuparse por el documento de propiedad, ese será el hogar de hijos y nietos, hasta hoy.

Una casa sin terminar después de 20 años
Una casa sin terminar después de 20 años

Un día de octubre 2015 está trabajando en su garaje cuando llega una docena de policías e inspectores a su puerta. Le piden los documentos legales de la casa, los recibos de electricidad, licencia de cuentapropista y le inspeccionan totalmente el taller. Irónico que en un país donde cuesta tanto armar un equipo multidisciplinario para temas necesarios, se conformen fácilmente para tareas así. Desde entonces comienzan a llegar las visitas con frecuencia, a menudo dos en un día, en busca de irregularidades que les permita multar. El expediente en su contra va tomando forma sin que el hombre sepa responderle al niño cuando este le pregunta si les van a quitar la casa.

Un día le dicen que el muro que ha construido para defenderse en un lugar tan desolado, es demasiado alto y no permite mirar hacia dentro. El hombre rebajó el muro, como no se hace con los de Siboney, Cubanacán y otros barrios insignes a donde no llegan los inspectores, donde no hay familias colaterales. El caso es tan injusto que después de presentarle la demanda oficial de Fiscalía, uno de los inspectores le aconseja en confidencia que busque un abogado inmediatamente. Vladimir no es hombre de entregarse a la contrarrevolución para resolver su problema, ni de sobornar un funcionario, apela a la justicia pero con frecuencia esta también se equivoca.

4 La guardarraya...
La guardarraya

Esta situación forma parte de la campaña del momento: la lucha contra las indisciplinas sociales e ilegalidades. Algo necesario que debiera ser cotidiano y no campaña fugaz pero que en manos de funcionarios entusiastas por mostrar su carácter, termina en extremos. No es la primera vez que algo coyuntural se nos escapa de las manos. De igual forma se pudiera prestar más atención a la lucha contra los nuevos ricos y la corrupción, en vez de los ciudadanos más humildes sin capacidad de defensa. Cuba carece de un Tribunal de Garantías Constitucionales, la función de defender a los individuos recae en la Fiscalía, la misma institución que los acusa.

Construcción de edificios biplantas a 80 mts de casa Vladimir
Construcción de edificios a 80 mts de la casa

Podríamos suponer que esta medida drástica ocurra porque existe un interés en la zona que hasta el momento no es evidente. Lo que legisla la Constitución es que se les otorgue un hogar en otra parte si fuera que hay interés en despoblar el lugar, pero parece que no es así. Mientras Vladimir tiene fecha de desalojo, a unos metros de su casa se construye un edificio de 61 apartamentos para personal militar, contrastes así tienen más peso que cualquier acción contrarrevolucionaria.

Si en un inicio los querían desalojar bajo el supuesto de que estaban ilegales, al presentar la documentación los fiscales cambiaron de estrategia e impugnaron la Resolución 565 del 2000 en la Dirección Municipal de Vivienda, inhabilitando entonces la escritura de la casa. Los métodos de la burocracia son inescrutables, puede llegar a contradecirse ella misma con tal de salirse con la suya. Es un caso clásico de pugna entre instituciones donde el daño colateral lo pone el individuo desprotegido.

1 Vladimir Rafuls
Vladimir Rafuls, diciembre de 2015

Había escuchado esta historia dolorosa pero hoy conozco al protagonista. Vladimir está frente a mí, mientras habla no puedo evitar notar sus manos temblorosas y la voz que se quiebra en ocasiones. En el desenlace de su caso se juega la credibilidad de las instituciones cubanas, el futuro de una familia con tres generaciones y dos niños. La campaña actual es válida pero es solo una herramienta para hacer de este un país mejor, no se puede perder de vista el objetivo, que es la gente. Si no hay indisciplina mayor que la injusticia, sería imperdonable que los Rafuls se conviertan en una familia colateral.

 

Tomado del Blog La Joven Cuba

Intolerable cualquier acto de terrorismo! ‪#‎NomásGuerras‬

Posted on

Ya sabes de que lado esta Facebook, a este solo le duele lo que al poder occidental le conviene.

Los dejo este articulo donde se justifica la hipocresía, no sin dejar de compartir el dolor de las víctimas de los fundamentalismos y ambiciones económicas e ideológicas.  

Intolerable cualquier acto de terrorismo!, ni del Estado Islámico ni el de la OTAN…

Julio C.M. editor de Kokacuba

 

 

¿Por qué Facebook activó su herramienta de seguridad para los ataques en París y no en Beirut?

Publicado: 16 nov 2015 17:22 GMT
Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa / Reuters / RT / Deviantart

La red social Facebook se ha visto sometida a críticas por activar la herramienta de seguridad para los ataques terroristas en París el 13 de noviembre, pero no para las explosiones mortales registradas en Beirut un día antes. ¿Estima Facebook la vida de los europeos más que la de los habitantes del Oriente Medio? ¿Emplea la red doble rasero? Estas son algunas preguntas que inquietan a los comentaristas.

Numerosos usuarios de redes sociales han lanzado críticas y expresado su indignación sobre el hecho de que Facebook haya aplicado la herramienta de comprobación de seguridad tras los atentados en París y no con motivo de las explosiones registradas en la capital libanesa.

El ataque ocurrido el pasado jueves en una mezquita situada en un suburbio al sur de Beirut, que dejó 43 personas muertas y otras 240 heridas, no ha provocado la misma reacción internacional que los atentados de París, informa el periódico francés ‘Le Monde’.

En un mensaje compartido más de 10.000 veces en Facebook, el bloguero libanés Joey Ayoub criticó la disparidad evidente en las reacciones hacia las dos series de ataques, argumentando que las muertes en Beirut no parecen importar tanto como las registradas en la capital gala.

Nuestro plan es activar el control de seguridad ante desastres humanos de aquí en adelante

El propio fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, publicó un mensaje en el que explica la postura de la red social en relación a la aplicación de la herramienta de comprobación de seguridad.

“Hasta ayer [sábado], nuestra política de activación de seguridad solo estaba destinada a situaciones de desastres naturales. Acabamos de cambiarla y ahora nuestro plan es activar el control de seguridad ante desastres humanos de aquí en adelante”, señaló Zuckerberg.

Además, el vicepresidente de Crecimiento de Facebook Alex Schultz declaró que la red decidió usar esta herramienta para los atentados en París “porque se observó una gran cantidad de actividad en la red social ” tras la situación en la capital francesa. La herramienta fue usada por primera vez en los atentados ocurridos en París, “así que tomamos la decisión de probar algo que nunca habíamos hecho antes: la activación de verificación de seguridad para algo más que un desastre natural”, agregó Alex Schultz.

La herramienta de comprobación de seguridad permite determinar qué usuarios que se encuentran en la zona del desastre. Si una persona se encuentra cerca del lugar donde ha ocurrido el desastre natural, Facebook le envía una notificación preguntando si se encuentra en una situación segura. Si es así, el usuario hace clic en el botón “Estoy en una situación segura” de forma que automáticamente todos sus amigos recibirán este aviso.

Pero incluso con estas explicaciones surge una pregunta: ¿por qué el “volumen de actividad” en Beirut les pareció demasiado bajo a los ejecutivos de Facebook en comparación a los de París como para no introducir la opción?

Fuente: RT Actualidad. 

Enemigo Público

Posted on

Tomado del Blog La Joven Cuba

Libertad para Oscar López Rivera #PidoPorOscar

Posted on

Jornada de Solidaridad con el pueblo Boricua

El líder nacionalista puertorriqueño de 72 años Oscar López Rivera lleva en cárceles Norteamericanas 34 años ya, de ellas 12 en aislamiento.

“Mi papá de pocos metros de estatura, 5,30 cm para ser especifica, pero gigante en todos los tiempos por ser un luchador de las causas justas… ”

Así nos contaba en la mañana de hoy Clarisa López, hija de Oscar, a tono con la Jornada de Solidaridad con el pueblo Boricua. Explicaba al auditorio como es que vive su padre en la cárcel, enfatizando los largos años de aislamiento que tuvo con ella y su hija Karina. En esta conversación nos explico que la mejor manera de conocer a Oscar y su injusta condena esta reflejada en las cartas que tiene entre su padre e hija.

Acá les dejo una serie de cartas que me encontré bien recogidas en el blog El Microwave del amigo, Rafa González Escalona

Kokacub@ #PidoPorOscar

Cartas de Oscar López Rivera a su nieta

Carta I: “Las manos en el cristal”

Querida Karina, No ha sido fácil escoger un título para estas cartas que pienso enviarte periódicamente desde la cárcel.

Escribiéndote a ti, cuya niñez y adolescencia irremediablemente me he perdido ya, siento que les hablo a miles de jóvenes puertorriqueños, para quienes mi nombre apenas significa nada.

Soy un luchador de 70 años. Hace 32 que estoy encarcelado. No voy a abundar en las razones políticas que me condujeron a este encierro, porque otros ya lo han hecho. Sólo quiero reiterar que respeto la vida por encima de todas las cosas, y que no he lastimado ni lastimaré jamás a ningún ser humano.

La primera vez que te vi, en el verano del 91, en la cárcel de Marion, Illinois, donde estaba recluido entonces, fue a través de un cristal. Tú estabas en brazos de tu madre, y movías los ojos con curiosidad. Sin embargo, poco había que ver allí. El cubículo donde se sentaban las visitas era muy estrecho, y había un teléfono a cada lado para que habláramos por él. Clarisa, tu madre, levantó el suyo y me pidió que te dijera algo. Fue la primera vez que escuchaste mi voz y pude ver tu reacción, la extrañeza que te causó comunicarte con ese hombre que empezaba a quererte, pero que no podía besarte, ni susurrarte al oído las promesas de abuelo que te quería cumplir.

A Clarisa le dejaban pasar en el bulto tres pañales y algunas botellas de leche. Había en el área de visitas, tanto del lado de los familiares como del lado de los confinados, cámaras con las que grababan todos nuestros movimientos, pero, irónicamente, nunca me pude tomar una fotografía con mi hija y mi nieta. Siempre me escoltaban tres o cuatro guardias, y estaba encadenado por los pies. Era el único preso que iba tan custodiado al área de visitas.

Se hacía difícil entretenerte mientras estabas en el cubículo de las visitas, así que para distraerte y ayudar a tu madre, que intentaba pasar el mayor tiempo posible conmigo, inventamos un juego peculiar: ponías tus pequeñas manos de bebé en el cristal, y yo también ponía las mías, de modo que coincidieran las cuatro y pudieran «tocarse». Las manos saltaban, se perseguían, se comportaban como arañas envueltas en los hilos invisibles del cariño. No nos tocábamos, el cristal lo impedía, pero surgió un lenguaje especial entre tú y yo; entre las tiernas manos tuyas, Karina, y mis viejas manos, pálidas de encierro, deseosas de poder volar, pero contentas y sumisas cuando tú las acariciabas.

Durante años utilizamos esa danza de las manos para comunicarnos. El tiempo pasaba y tú crecías. No me estaba permitido el contacto físico con mis familiares, por lo tanto en los años que estuve recluido en Marion, no pude besarte, abrazarte, o sentir el roce y el olor de tu pelo. Tampoco el de tu madre, que me despedía con lágrimas, aunque yo sabía contener las mías.

Un día, por fin, me trasladaron a la prisión de Terre Haute, en Indiana. Allí me comunicaron que podría recibir visitas y tener contacto físico con mis seres queridos. Llegó tu madre contigo y con mi sobrina Wanda. Tú, Karina, tenías sólo siete años. Mi hija y mi sobrina me abrazaron. Tú, en cambio, te paraste frente a mí, levantaste tus manos y las pegaste contra un cristal imaginario, esperando que yo hiciera lo mismo. A tu corta edad, después de tantos años de soportar esa barrera, pensaste que debíamos continuar el juego. Tu madre te dijo: «Ahora puedes tocar a tu abuelo», y tú corriste a abrazarme, nos tocamos por primera vez.

Ese cristal, a pesar de todo, sigue siendo el cómplice entre tú y yo. A través de él, en estas páginas, te seguiré contando mis recuerdos, mis historias presentes, añorada nieta.

Con muchísimo amor, en resistencia y lucha…

Carta II: “Donde respira el mar”

Querida Karina. Después de la familia, lo que más echo de menos es el mar.

Ya han pasado 35 años desde la última vez que lo vi. Pero lo he pintado muchas veces, tanto la parte del Atlántico como la del Caribe, esa espuma sonriente en Cabo Rojo, que es de la luz mezclada con la sal.

Para cualquier puertorriqueño, vivir lejos del mar es algo casi incomprensible. Es distinto cuando uno sabe que está en libertad de moverse a cualquier parte y de viajar a verlo. No importa que sea gris y frío. Aunque veas el mar en un país lejano, te das cuenta de que recomienza siempre (como dijo un poeta), y que por ese mar pueden pasar los peces que se acercaron a tu tierra, y que llegan de allá trayéndote recuerdos.

Aprendí a nadar a muy temprana edad, debía tener unos tres años. Un primo de mi padre, que vivía con nosotros y era para mí como un hermano mayor, me llevaba a la playa donde solía nadar con sus amigos, y me lanzaba al agua para que yo aprendiera. Luego, cuando estaba en la escuela, solía escaparme con otros niños hasta un río cercano. Todo eso ahora me parece lejano.

Aquí en la cárcel he sentido muchas veces la nostalgia del mar; de olerlo a todo pulmón; de tocarlo y mojarme los labios, pero enseguida me doy cuenta de que quizá tengan que pasar años antes de darme ese sencillo gusto.

El mar se extraña siempre, pero creo que nunca lo necesité tanto como cuando me trasladaron desde la prisión de Marion, en Illinois, a la de Florence, en Colorado. En Marion, yo salía al patio una vez a la semana, y desde allí veía los árboles, los pájaros… Oía el ruido del tren y el cantío de las chicharras. Corría por la tierra y la olía. Podía agarrar la yerba y dejar que las mariposas me rodearan. Pero en Florence todo eso terminó.

¿Sabes que la ADX, que es la prisión de máxima seguridad de Florence, está destinada a los peores criminales de Estados Unidos y se considera la más inexpugnable y dura del país? Allí los presos no tienen contacto entre sí, es un laberinto de acero y cemento construido para aislar e incapacitar. Yo estuve entre los hombres que estrenaron esa cárcel.

Al llegar, me despertaban varias veces por la noche y en mucho tiempo no logré dormir por un período mayor de 50 minutos. En aquella galera éramos sólo cuatro presos, pero uno de ellos tenía un largo historial de problemas mentales y se pasaba la noche y el día gritando obscenidades, peleando su guerra contra enemigos invisibles. Estábamos casi todo el tiempo en las celdas, y hasta teníamos que comer en ellas. Todo el mobiliario era de hormigón y nada se podía mover. No comprendía cómo los vecinos del pueblo de Florence habían aceptado una cárcel tan inhumana entre ellos. Pero, hoy por hoy, la industria de las prisiones es de las más fuertes en Estados Unidos. Deja dinero y eso parece ser lo único que importa.

En Florence, por las noches, los presos se comunicaban a través de una especie de respiradero que estaba cerca del techo. Había que gritar para hacerse oír, todos gritaban y aquello lo que hacía era alterar los nervios.

Yo callaba y trataba de concentrarme en el ruido de las olas, cerraba los ojos y las veía romper contra la Cueva del Indio. El griterío de la cárcel se iba desvaneciendo. El mar subía y bajaba como un torso, contagiándome su fuerza y su respiración.

Sé que algún día pasaré toda una noche en la costa, y esperaré a que despunte el día. Luego quisiera hacer lo mismo en Jayuya, ver la salida del sol sobre la cordillera.

Con esa esperanza, en resistencia y lucha, te abraza tu abuelo…

Carta III: “La razón detrás de toda lucha”

Querida Karina. Hace pocas semanas te escribí para felicitarte con motivo del día más grandioso y memorable de tu vida: a tus 22 años, te graduabas de la Universidad de Chicago.

Te dije entonces que la vida está llena de retos y, en algunos momentos, de decepciones. Que nunca permitas que nada ni nadie te desaliente, porque tienes la fortaleza para enfrentar y superar cualquier obstáculo.

Cuando entraste a la universidad, seguramente te tocó vivir en un ambiente muy diferente del que me tocó a mí. Me alegro de eso: la razón por la que las personas luchan, en lo colectivo y en lo personal, es que las cosas cambien para que sus hijos y nietos vivan un mejor futuro.

Yo tenía tres años cuando me acerqué a la escuela, pues caminaba detrás de mis hermanos mayores, que protestaban porque los seguía. Tanto los molesté, que mi hermana decidió enseñarme a leer y escribir. Como era zurdo, ella me ataba la mano izquierda y me obligaba a usar la derecha. A los cinco años, cuando empecé el primer grado en la escuela del barrio Aibonito-Guerrero, del pueblo de San Sebastián, estaba muy adelantado gracias a esas lecciones. Me aburría en la clase y me dedicaba a hacer travesuras, invitaba a los otros niños para que nos escapáramos al río, y allí nos poníamos a tumbar naranjas.

Cuando terminé el sexto grado, aunque travieso, gané el primer premio de honor de mi clase. De allí me fui a la escuela intermedia de Hoya Mala, pero al poco tiempo de empezar las clases me enfermé. Me llevaron al médico en Aguadilla, quien me diagnosticó que había cogido un parásito en el río. Era la “justa” recompensa por mis travesuras. Me dieron desparasitantes, pero no mejoré. Cuando entré al noveno grado estaba tan raquítico que mi madre, desesperada, decidió mandarme con mis tíos a Chicago. Fui aceptado en una escuela secundaria, y al llegar tuve que pasar por un examen físico: mi estatura era de 53 pulgadas y mi peso de 58 libras. Todos los demás alumnos de esa escuela, la Tuley High School, parecían gigantes comparados conmigo. Mi vocabulario en inglés era de menos de 100 palabras. Cada vez que abría la boca, los demás muchachos se reían, y entonces me convertí en una persona introvertida. En Tuley, para la década del 50, sólo había un puñado de estudiantes puertorriqueños. Había que bregar con el discrimen, y eso te lo puedo asegurar ahora, que miro hacia atrás y veo las injusticias que se cometían. No éramos muchachos acomodados que íbamos a estudiar a los mejores colegios. Éramos los emigrantes, teníamos fama de problemáticos y, a veces, nos daban castigos que no nos merecíamos. A mí, por ejemplo, me acusaron de copiarme en un examen de álgebra. Me gustaba tanto el álgebra y estaba tan seguro de que lo dominaba, que le contesté de mala forma a la maestra y ésta me expulsó del salón y me envió a la oficina del director. Allí le dije al míster que no me había copiado y que, para demostrarlo, podía darme otro examen en ese mismo instante, frente a él, con preguntas del último capítulo del libro, que aún no habíamos dado en clase. Él me había matriculado cuando llegué a Tuley y conocía mis buenas notas, así que sonrió y me dijo que no me preocupara.

Dentro de aquel mundo duro para un muchacho puertorriqueño que apenas podía expresarse, conocí a un puñado de personas maravillosas.

Por ejemplo, tuve una maestra inolvidable en el Colegio Wright, un junior college al que asistí cuando terminé la secundaria. Éramos pobres y te confieso que me avergonzaba de mi ropa, tan ajada y fea y de mis tenis viejos, los únicos zapatos que tenía. Pero a esa maestra, que daba clases de dicción, no le importaba mi apariencia. Me dedicó mucho tiempo, con paciencia y cariño. Descubrió que yo tartamudeaba cuando hablaba inglés y me explicó cómo solucionarlo, me mandó a hacer ejercicios y lecturas. Por esa época empecé a pasar los ratos libres en un área de Chicago donde jangueaban los beats, un grupo de escritores y artistas con un gran sentido de la libertad.

Me di de baja de la Wright College cuando mi padre nos abandonó y tuve que empezar a trabajar para ayudar a mi madre. No fue hasta 1967, cuando volví de Vietnam, que regresé a la universidad. La escena había cambiado de manera drástica. Había muchos profesores progresistas, debates sobre derechos humanos en los salones y un activismo político que influyó mi vida.

Ahora veo tu éxito universitario como una prolongación de mis aspiraciones. Según sigas adelante en la vida, llena tu corazón con amor, compasión, esperanza y valor. Ámate a ti misma, a tu familia, a tus compañeros y compañeras, a la tierra, al mar, a la libertad y a la justicia, y a todo aquello que represente y haga posible la vida.

Un beso y un abrazo con brazos puertorriqueños pequeños, pero con mucho amor. En resistencia y lucha…

Carta IV: “Una callada sombra”

Querida Karina,

En estos días, he estado recordando un episodio que creo que marcó mi vida. Es curioso que la memoria guarde, de entre tantos horrores que hemos visto, un hecho en particular, que a lo mejor no es el más sangriento, ni el que más dolor causó, pero sí el que se queda para siempre en el alma, y se revive cuando somos mayores.

Tenía tu edad cuando fui llamado a pelear en Vietnam. Llegué a la guerra en marzo de 1966.

Me asignaron a la base de Lai Khe, aunque sólo estuve allí unos pocos días. Pronto me mandaron a participar en operaciones itinerantes, que duraban semanas, casi siempre bastante cerca de Saigón.

Fue en los alrededores de esa base, la de Lai Khe, donde vi por vez primera el efecto que causaba el “agente naranja”, ese defoliante usado para arrasar la selva. En la base se guardaban los barriles (con franjas de color naranja), y los aviones de asperjar el químico, que parecían inofensivos, como los de fumigar el campo. El efecto era terrible. Las plantas se secaban y morían en menos de tres días. Todo quedaba arrasado, ennegrecido, un amasijo en que era difícil distinguir cuáles huesos eran de personas y cuáles eran de animales.

Un día, ordenaron a nuestro pelotón que rodeara una aldea. Se estableció el cerco, un perímetro con puestos de control para que nadie entrara o saliera. Estuvimos seis semanas en aquel lugar, vigilando a los campesinos, que se dedicaban a cultivar arroz. Trabajaban con el agua a media pierna, siempre bajo nuestras miradas. Uno de ellos, que era de mi edad, se me acercó una tarde, luego del trabajo, puso su brazo junto al mío y dijo: “same thing”. Yo miré y me impresionó descubrir que, en efecto, teníamos los mismos brazos, fibrosos del trabajo duro.

Varias noches después, un guardia reportó haber visto movimientos y sombras sospechosas alrededor de nuestro campamento. Nos llamaron a todos y corrimos con las armas listas, apuntando hacia el lugar que el guardia señalaba. Nos dieron la orden de disparar y una lluvia de balas barrenó el follaje. Cuando nos mandaron detener el fuego, nos quedamos paralizados, sin atrevernos casi a respirar. Aquella sombra sospechosa volvió a moverse en la maleza. El jefe del pelotón ordenó que apuntáramos de nuevo, y allí cayó otra lluvia de disparos. No se volvieron a ver sombras, mas nos quedamos intranquilos durante toda la madrugada.

Tan pronto comenzó a clarear, oímos gritos desgarrados que provenían de los campos de arroz y fuimos corriendo al lugar. Tres o cuatro campesinos lloraban frente al cadáver de un búfalo de aguas, el único que había en toda la aldea para labrar la tierra. Ese animal había sido la callada sombra que matamos.

El más joven de los hombres que lloraban era el muchacho que había puesto su brazo junto al mío. Tenía la ropa y la piel manchadas de la sangre del búfalo. Me miraba fijo.

Luego, parte del pelotón fue trasladado a un área que estaba sembrada de minas y de aquellas trampas llamadas “booby traps”, con las que muchos resultaron heridos. De 31 hombres que éramos en el grupo, 17 quedaron fuera de combate. Trabajamos mucho localizando aquellas trampas, despejando el terreno para que los helicópteros bajaran, y abriendo paso para que las camillas pudieran llevarse a los heridos.

El muchacho que lloró a su búfalo debe tener mi edad, si es que aún vive. No podrá imaginarse que he estado preso por 32 años y que, en ese tiempo, he pensado a menudo que él tenía razón: su brazo y el mío eran la misma cosa.

En resistencia y lucha, te abrazo tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta V: “La historia de Jíbara Soy”

Querida Karina:

Querida Karina, he oído hace poco la noticia de un perro labrador que murió a balazos en una casa de Santurce y no he podido evitar acordarme de los perros que me acompañaron en la vida, y que estuvieron a mi lado, en las buenas y en las malas, hasta el mismo día en que me arrestaron, cuando me despidieron con sus miradas sabias.

Siempre tuve perros a mi lado. De niño, en San Sebastián, y luego en mi juventud, cuando emigré a los Estados Unidos. Y hasta en Vietnam, donde también ellos sufrieron los horrores de la guerra. Eso se echa de menos en la cárcel: la cercanía de un animal tan noble, que es capaz de entenderte, de compartir nostalgias y asimilar tristezas que brotan de nosotros.

En 1973, cuando vivía en Chicago, tuve una perra singular: una doberman pincher que se llamaba Jíbara Soy. Era la mascota más popular del barrio. Protectora e inteligente, queriendo siempre llamar la atención. Para entonces, yo había rentado un pequeño apartamento en la misma propiedad donde mi hermano mayor tenía su casa. Una de las condiciones para el alquiler era que no podía tener la perra, pero ocurrió que una noche entraron unos ladrones a la casa y convencí a mi hermano para que la aceptara.

Pocas semanas después me ausenté por unas horas y al llegar encontré que Jíbara Soy había convertido el hermoso jardín que mi hermano cuidaba con esmero en una especie de campo de batalla. Había hecho enormes agujeros de los que sacó ratas del tamaño de un gato. La bañé, la llevé al veterinario para asegurarme de que no tenía heridas y no corría peligro de contraer alguna enfermedad.

De vuelta a casa, hice lo que pude en el jardín, tratando de arreglar los destrozos. Cuando regresó mi hermano del trabajo, le dije que le tenía dos noticias, una buena y otra mala. La buena era que Jíbara Soy había matado nueve ratas. La mala la pudo ver con sus propios ojos: el jardín estaba estropeado y habría que trabajar el doble para devolverle su lozanía.

Mi hermano y su esposa se encariñaron con la perra, que nos acompañó varios años. Tenía su propia butaca, escuchaba con atención la música clásica y, siempre que yo me ponía a leer en la sala, mantenía sus ojos clavados en mí, como si me leyera el pensamiento y se enterara del significado de la lectura.

Un día se puso de parto y murió. Hasta entonces, creía simplemente que estaba muy gorda, pues el veterinario le daba pastillas anticonceptivas. Algo falló y murió dando a luz a 16 cachorros.

Tu mamá, Clarisa, es gran amante de los animales. Tú también te desvives por ellos. Entonces comprenderán cuando les diga lo difícil que fue dejar atrás a mis dos perros el día que me arrestaron. Yo vivía en la clandestinidad y ellos me hacían compañía, sobre todo cuando la situación era desesperante. Un día, descubrieron mi paradero y me arrestaron. De mis sentimientos en ese instante, y de mis temores cuando me alejaba, te hablaré en otra ocasión. Solo quiero contarte que aquel día de mayo de 1981, estando bajo arresto, se me acercó un agente del FBI que se identificó como puertorriqueño. Lo primero que le pregunté fue que qué habían hecho con mis perros. Me respondió que los habían llevado a ASPCA, que era el “animal shelter”. Algo en su expresión me hizo pensar que no era cierto. Le insistí para que me dijera la verdad. Hubo un silencio largo que yo sabía lo que significaba. Pensé en la fidelidad de esos dos perros, y la memoria me trajo, uno tras otro, el recuerdo de todos los que había tenido, desde que me criaba en San Sebastián. Pensé en los animales malheridos que había visto en Vietnam. Y al final, me pareció escuchar los ladridos valientes de mi Jíbara Soy. Entonces oí lo que ya sospechaba: “Los tuvimos que matar”.

Treinta y dos años han pasado desde entonces.

Amo a los animales que perdí. A los que fueron míos y no pudieron morirse con mis palabras de consuelo y mi mano rascándoles el lomo. Y amo a los que tendré en Puerto Rico algún día.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta VI: “Para ser lo que somos”

Querida Karina,

Estoy seguro de que a veces te preguntarás por qué tu abuelo escogió un camino diferente. Por qué nunca te recogió en la escuela, ni está en las fotos de tu cumpleaños, ni en las de Navidad, sentado frente al arbolito.

Ahora, viendo hacia atrás en la memoria, creo que te puedo responder que es el camino el que nos escoge a nosotros; la lucha te atrapa si tienes abierto el corazón y la voluntad para combatir las injusticias.

A fines de los años sesenta, había muchas denuncias de discrimen contra los hispanos en una empresa de teléfonos de Chicago que se llamaba Illinois Bell. Un grupo de latinos nos organizamos para protestar en el downtown, donde estaba la oficina principal de esa empresa.

El presidente de la Illinois Bell era entonces Mr. Charles Brown, pero a nosotros sólo nos permitían hablar con uno de sus asistentes, también latino, un peruano que no tenía autoridad para ayudarnos.

Un día nos dijeron que Mr. Brown solía acudir a una iglesia presbiteriana en Lake Forrest, el suburbio más exclusivo de Illinois.

Allí nos presentamos un domingo, celebramos un acto ecuménico frente a la iglesia y luego entramos. Los feligreses se asustaron al ver esa invasión de latinos que avanzaba por los pasillos repartiendo hojas sueltas. Sólo hubo un problema: Mr. Brown no había asistido aquel domingo al servicio religioso. Sin embargo, nos paramos frente al púlpito y le explicamos al público que todo lo que queríamos era hablar con Mr. Brown y presentarle nuestras demandas laborales, pues en su empresa atropellaban a los hispanos. Dicho esto, les dimos las gracias y nos retiramos.

Poco después, cuando regresamos a nuestro local, recibimos la llamada de una de las personas que estaban en la iglesia: quería darnos la dirección de Mr. Brown.

Algunos compañeros volvieron a Lake Forrest para identificar el lugar. Varias semanas más tarde, alquilamos autobuses y nos metimos en ellos con nuestras familias para protestar de nuevo, esta vez frente a su propia casa. A los niños les habíamos dicho que íbamos de picnic y cada cual llevaba una «luncherita» con golosinas.

En aquellos años no había control de acceso en las urbanizaciones de lujo, y ni siquiera portones en la propiedad. Nos sentamos alrededor de la piscina y fue imposible evitar que los niños se tiraran al agua. Enseguida vimos que desde la mansión se abría una puerta y Mr. Brown en persona nos invitaba a pasar.

Diez de nosotros nos acercamos para hablar con él, y la reunión fue en la cocina. En un momento dado se excusó para llamar a su hijo, que sabía español y quería que sirviera de intérprete. Le dijimos que no hacía falta, porque todos éramos bilingües.

Entonces nos citó para la mañana siguiente en la empresa y allí nos volvimos a reunir. Estuvo de acuerdo en contratar de inmediato a 125 trabajadores latinos para distintos departamentos de la Illinois Bell, y en abrir dos oficinas en sendas comunidades hispanas, una para mexicanos y otra para puertorriqueños, a fin de darles servicios en español.

También aceptó contratar a un determinado número de obreros latinos cada año.

Aquel acuerdo con Mr. Brown fue una gran victoria para nosotros, que, casi sin proponérnoslo, habíamos fundado la Coalición Hispana del Trabajo. De ahí en adelante, reivindicamos el derecho de los obreros en otras empresas, sobre todo en la construcción.

Demandábamos que emplearan a trabajadores hispanos, y fuimos muy exitosos logrando que accedieran a nuestros reclamos. No hubo violencia en todo aquello, solamente trabajo y más trabajo, y una gran movilización étnica, planificada al mínimo detalle.

A los latinos, por fin, se nos empezaron a abrir las puertas de las empresas y las uniones obreras que habían estado cerradas para nosotros.

Más tarde, todo ese esfuerzo se concentró en las escuelas y universidades. Pienso que, para ser lo que somos, tenemos que hacer sacrificios de todo tipo. Quizá nunca te ayudé a soplar las velitas de tu cumpleaños, como hacen tantos abuelos con sus nietos, pero me consuela pensar que he puesto mi granito de arena para construir un mundo más iluminado y justo para ti.

En resistencia y lucha, te besa

Oscar López Rivera

Carta VII: “Todos escucharon”

Querida Karina,

Cuando hace poco te conté de las luchas de los hispanos contra el discrimen laboral, me acordé de mi primer intento por organizar una protesta. Muchos inmigrantes puertorriqueños vivían en condiciones infrahumanas, en edificios llenos de alimañas, con escaleras inseguras y techos que se caían a pedazos. Los dueños de aquellos edificios nunca se ocupaban de darles mantenimiento, pero sí se ocupaban de mandar a cobrar la renta cada mes, y hacerle la vida imposible a todo aquel que se atrasaba.

Empecé a visitar a las personas que vivían en las peores condiciones, tocando a cada puerta para organizarlos. La primera mujer con la que hablé me dijo: «¿Quién va a escuchar a una puertorriqueña?». La respuesta me salió del alma: yo la escucharía a ella, y luego los dos iríamos a escuchar al resto, y al final todos escucharíamos a todos. La convencí y empezamos a hablar con los demás inquilinos. Nuestro único propósito era que limpiaran el edificio, arreglaran las tuberías y pasamanos dañados, y eliminaran la multitud de ratas y cucarachas con las que tenían que convivir tantas familias.

Al propietario de uno de los edificios lo confrontamos y le advertimos que los vecinos no pagaríamos la renta hasta que adecentara el lugar. Él nos ignoró, pero cuando vio que llegaba la hora de pagar y nadie lo hacía, accedió a limpiar y hacer algunas reparaciones. No podía imaginarme entonces que corríamos un gran riesgo: la mayoría de los dueños de esos edificios levantaban fortunas a costa de atropellar a las personas que se veían forzadas a vivir en la inmundicia. Si tenían que invertir dinero en muchas reparaciones, preferían prender fuego a la estructura para cobrar el seguro.

Había un político en Chicago que poseía varios edificios. Todos estaban en malas condiciones, pero allí tenían que vivir muchos puertorriqueños sin que nadie oyera sus reclamos. Hasta que un día, entre varios vecinos, atraparon algunos ratones y los metieron en una caja. Aquella caja se envolvió en papel de regalo y fue llevada por nuestras mujeres a la mansión del político, donde la recibieron porque ellas dijeron que era un obsequio en agradecimiento a sus buenas acciones. La esposa del político fue la que abrió la caja y se formó un gran escándalo. Entonces mandaron a asear los edificios.

A la misma vez, luchábamos para que los bancos dejaran de discriminar contra los inmigrantes. La mayoría de nosotros tenía cuentas de ahorro y mantenía buen crédito, pero el banco nunca nos prestaba para la hipoteca o para comprar un carro. Se nos ocurrió una idea: les dimos a los niños de la comunidad unos potes grandes llenos de chavitos. Los llevamos un sábado por la mañana al banco, que era el día en que se abarrotaba de clientes, para que cada niño abriera una cuenta y exigiera al cajero que contara chavito a chavito. La fila se hizo interminable, con todos los chamaquitos haciendo ruido y gritando a la vez. Entonces alguien sugirió que los chavitos también servían para trabar las puertas giratorias… Eso hicimos. Nadie podía entrar ni salir del banco. Pronto llegó la policía y se topó con un piquete de latinos que exigía que se les diera un trato digno. El escándalo se llevó a cabo en una sucursal que quedaba en la esquina de la calle Division con la avenida Ashland. Uno de los altos ejecutivos del banco se allegó hasta el lugar y accedió a hablar con nosotros. Se comprometió a atender nuestras demandas y a contratar personal latino para las sucursales.

Las puertas del banco se destrabaron y los niños celebraron tirando los chavitos al aire. Una mujer puertorriqueña, abuela de dos, fue la que encabezó la protesta contra el banco. Sus ojos brillaban más que el reflejo de las monedas al vuelo. Todos nos habíamos escuchado unos a otros, y así nació una fuerte solidaridad.

En resistencia y lucha, tu abuelo

Oscar López Rivera

Carta VIII: “De frente a la cara del miedo”

Querida Karina,

Cada cual decide su destino y arriesga el alma según lo dicta su conciencia. El miedo siempre está presente. En cada momento. Día y noche. Pero uno aprende a usar el miedo en beneficio propio. En Vietnam, por ejemplo, fue el miedo lo que me ayudó a ser cauteloso, atento a todo cuanto me rodeaba, a los movimientos y los sonidos inusuales. Hubo meses, años enteros en los que sobreviví gracias al instinto, olfateando el aire para poder detectar el peligro.

Cuando llegaba algún soldado nuevo al batallón y lo veía presumiendo de su fuerza o de su valentía, me mantenía observándolo. Me daba cuenta de que ésa era su forma de impresionar a los demás, escondiendo el pánico que sentía. Luego, cuando le tocaba entrar en combate, ocurría una de dos: o se quedaba paralizado, o se comportaba de forma temeraria. En cualquier caso, me lo llevaba aparte y le explicaba que todos sentíamos miedo y era normal. Que lo importante era reconocerlo, porque al no tomar precauciones o quedarse «freezado» en pleno fuego, ponía en peligro su vida y la de los demás.

Creo que haberme criado en las calles de Chicago fue un buen entrenamiento para manejar el miedo.

Años más tarde, cuando me destinaron a la prisión de Marion y enfrenté por primera vez lo que llaman «régimen de privación sensorial», no tenía idea ni de lo que iba a encontrarme, ni de la gente con la que iba convivir. Me ubicaron en la «gang unit», con pandilleros peligrosos de todo el país. Nadie con honestidad puede decir que no teme por su vida en un lugar así. Casualmente, reconocí a un par de reclusos que habían estado conmigo en la cárcel de Leavenworth y se mostraron solidarios. Sabían que yo no procedía del mundo de las pandillas y que era un preso politico.

Tan pronto supe que tendría tan sólo quince minutos mensuales para hablar por teléfono, que en la práctica eran menos, pues las llamadas las cortaban o se interrumpían, me oprimió la pena. Mi madre era mayor y estaba enferma; era ella quien me mantenía al tanto de mis hermanos y el resto de la familia en Puerto Rico. Lo más doloroso era no poder hablar con mi hija, que entonces era una niña. Como ella casi no me conocía, era poco lo que me contaba por teléfono. Cuando recibía visitas, me prohibían el contacto físico con mis familiares. Aún recuerdo la primera vez que me visitó mamá, tu bisabuela, que rompió a llorar al verme esposado al otro lado del cristal. En aquella ocasión le dije que tenía que ser fuerte y contener el llanto para no demostrar a los carceleros que ese régimen abatía a toda la familia. De ahí en adelante, cuando me visitaba, la veía apretar la boca y contener el llanto. En mi presencia, no derramó otra lágrima. Fue una puertorriqueña valiente.

Distinto a la cárcel de Leavenworth, en Marion revisaban o interceptaban toda mi correspondencia y el material de lectura que recibía. A veces, pasaban semanas o meses hasta que me entregaban las cartas, revistas o periódicos. Me lo daban todo el mismo día, y al siguiente entraban a la celda para registrarla y confiscar lo que ellos llamaban «un exceso de papeles», muchas cosas que yo no había tenido tiempo de leer.

Hasta que se me ocurrió la manera de conservar los periódicos, repartiéndolos, cuando me los daban, entre los demás reclusos, quienes poco a poco me los iban devolviendo. En la prensa eran noticias viejas, pero igual las leía todas.

Hay que leer siempre, Karina, la lectura también sirve para aplacar el miedo. Para alejar la soledad, de la que te hablaré algún día.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta IX: “Aire de libertad en el rostro”

Querida Karina,

Hace unas noches, quizá porque te escribí antes de acostarme, tuve un sueño con tu madre y contigo. Estábamos los tres frente al mar, ese que anhelo ver más que ninguno, que es el que rompe contra la Cueva del Indio.

Te preguntarás, ahora que te cuento esto, con qué sueñan las personas que han estado durante tantos años privadas de la libertad. Es posible que, aunque estemos encerrados, nos obstinemos en soñar con las calles y la luz, y con los rostros que nos están vedados.

Para mí fue así: durante los primeros tiempos mi patrón de sueño era esencialmente el mismo que antes de ser encarcelado. Pero todo cambió cuando me colocaron en régimen de «privación sensorial». Entonces los sueños se tornaron nerviosos, entrecortados, fugaces. El aislamiento y el encierro absoluto alteraron la calidad de mi descanso. A partir de aquella experiencia, casi nunca he vuelto a dormir un sueño relajado o profundo.

Si tú o tu madre Clarisa aparecen en mis sueños, usualmente es por corto tiempo. De vez en cuando hay algo de conversación y lo mismo sucede con otros miembros de la familia y con mis compañeros.

En la oscuridad de la celda, la soledad golpea doblemente. Es triste el no poder compartir mis ideas, pensamientos y tribulaciones con otros que están en la misma situación que yo. ¿Sabes lo que echo de menos? No poder dialogar acerca de un libro que acabo de leer. Parece algo insignificante, algo banal con tantas penas que trae la soledad, pero no lo es.

Hace años, yo disfrutaba mucho resolviendo problemas de matemáticas y leía cuanto libro podía conseguir sobre ese tema. De vez en cuando me encontraba a un prisionero que también lo había leído, y era motivo de regocijo para ambos, pero eso no ocurría con frecuencia. Ahora paso las horas pensando cómo se resolverán otros problemas: los de la violencia en las comunidades; la deserción escolar, la corrupción… Es difícil intercambiar ideas a través de las cartas, porque uno ansía reacciones inmediatas, el diálogo fecundo con los demás.

Toda mi vida disfruté de la lectura, del placer de leer a solas. Quizá por esa razón me resultó más fácil enfrentar los rigores del confinamiento, en especial eso que llaman solitaria. Con el tiempo me di cuenta de que la única manera de sobrevivir es mantenerse ocupado. Por supuesto que hubo y hay momentos de melancolía, que es la soledad que muerde. Pero rápido alejo esos nubarrones de mi mente y pienso en otra cosa. El simple hecho de que me dejen hacer una llamada breve, o mandar un correo electrónico, o recibir una visita, hacen de la prisión actual algo más llevadero que en aquellos años de aislamiento.

En cuanto a esa pregunta que me hiciste sobre mi futuro, te diré que en las noches, en esos baches de insomnio, miro al techo de la celda y medito en las cosas que quisiera hacer. El futuro para mí es algo impredecible, pero el miedo no es parte de un futuro fuera de este gulag. Ni siquiera me planteo si voy a sentirme cohibido, o si la realidad me será extraña, o si me encogeré frente a un mundo que me costará reconocer. Puerto Rico ha cambiado. El Chicago de mi adolescencia también. Esas noches en que me desvelo pensando en mis proyectos, me animo diciéndome que, al fin y al cabo, he sobrevivido 70 años y he caminado bajo la sombra de la muerte en muchas ocasiones.

Si un hombre ha podido sobrevivir a eso, ¿cómo le va a temer al aire de la libertad cuando le dé en el rostro?

En resistencia y lucha, tu agradecido abuelo,

Oscar López Rivera

Carta X: “La danza del recuerdo”

Querida Karina, Hace poco recordaba que el gran músico Andy Montañez tiene un cuadro que pinté hace tiempo y en el que están los dos, tú junto a él. A ambos los admiro por razones distintas. A ti, porque estudias con ahínco y te enorgulleces de pertenecer a donde perteneces.

A Andy, por motivos obvios, porque es una institución de la música de mi País y porque siempre ha sido fiel a sus principios, un artista que pone la valentía por delante.

¿Sabes por qué nunca he querido que la gente se refiera a mi “liberación”? Porque soy libre, Karina. Y la música ha contribuido mucho a esa libertad. Prefiero que se diga la “excarcelación” de Oscar. La libertad no la he perdido nunca.

Mis gustos por la música han sido siempre eclécticos, me gustan muchos géneros. Pero la música puertorriqueña me conmueve más que cualquier otra.

Empecé a bailar salsa hace muchos años, antes que se llamara salsa. La primera vez que Cortijo y su Combo fueron a Chicago, un primo mío me pidió que fuéramos a verlos. Y, por supuesto, fuimos, pero para ese entonces yo no sabía bailar. Sin embargo, como buen boricua, me atreví a sacar a una muchacha, que al fin y al cabo quedó decepcionada con mi poca aptitud. Luego de aquel bochorno, poco a poco me dediqué a aprender yo solo. Para la época en que decidí que iría a otro baile, la verdad que no era precisamente el bailarín con que sueña una mujer.

Más tarde empecé a frecuentar diferentes áreas de la ciudad donde los jóvenes puertorriqueños celebraban fiestas que en Puerto Rico llamarían “de marquesina”, pero para nosotros eran “de apartamento”.

A medida que se abrían algunos locales con música latina, me acercaba a ellos y creo que bailaba cada vez mejor. Cierta noche, conocí a una puertorriqueña a la que le encantaba bailar. La primera vez, mientras bailábamos, me preguntó si le podía dar pon hasta su casa. Le dije que lo haría encantado, aunque, tan pronto entramos al carro me advirtió que no esperara nada que no fuera una buena amistad.

Las cosas quedaban claras y ella agregó que esa amistad sería beneficiosa para mí. De hecho, lo fue. Era como cuatro pulgadas más alta que yo y siete años mayor. Me empezó a llevar a lugares donde todo el mundo la conocía como una excelente bailarina. Un domingo por la tarde, en uno de esos clubes, un puertorriqueño de mediana edad se nos quedó mirando y de pronto comentó que ella era demasiado para mí, como mujer y como pareja de baile. Me quedé preocupado, yo era un muchacho y pensé que aquel hombre me estaba invitando a pelear, pero ella se paró en medio de todos, puso los brazos en jarra y sacó una voz dura para decirle que yo, probablemente, era más hombre y mejor bailarín que él. Ahí terminó el incidente.

Recuerdo a esa mujer cuando oigo música, y me lamento de haber decepcionado a tantas muchachas bailando regular como bailaba; y de hacer pasar tantas malas noches a los vecinos cuando organizábamos bailes durante los fines de semana y nos amanecíamos haciendo ruido.

Bailé con la música de El Gran Combo, de Tito Puente, de Tito Rodríguez, de Eddie y Charlie Palmieri, de Joe Cuba, Tommy Olivencia, Pete “El Conde” Rodríguez, Ray Barreto y orquestas de salsa menos conocidas que iban surgiendo en Chicago.

Ya no tuve tiempo para bailar cuando empecé en la labor comunitaria y me uní a la lucha política. Pero aún tarareo las canciones de mi juventud y pienso que el baile también nos da una libertad, que es la de la memoria.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta XI: “Oración entre cuchillas”

Querida Karina,

¿Has leído sobre el caso de George Stinney, un niño de 14 años que murió en la silla eléctrica, acusado de haber cometido un crimen que al parecer no cometió? Fue la persona más joven a la que se le aplicó la pena de muerte en Estados Unidos. Ocurrió en en el año 1944, y ahora ha surgido un movimiento interesado en reabrir el caso.

A Stinney, que era delgado y bajito, hubo que calzarlo con un libro, porque no daba la talla para la silla eléctrica, que estaba construida para matar hombres. Eso me ha hecho recordar a un muchacho que conocí durante mis primeros tiempos en la prisión de Marion. Tenía dieciocho años y había sido convicto por asaltar un banco, a punta de cuchillo, para llevarse 265 dólares. Supe, por otros prisioneros, que arrastraba problemas familiares y que cuando cometió el delito, trataba de llamar la atención de su papá, que había abandonado el hogar. El juez le dio una sentencia mínima y ordenó que lo ingresaran en una institución para jóvenes descarriados. Y así fue. Pero al parecer tuvo varios encontronazos con los guardias penales, llegó a golpear a uno de ellos y pronto fue transferido a otra instalación sin ningún tipo de programas para rehabilitarlo.

Su situación fue de mal en peor, y volvió a enfrentarse al personal de la prisión, especialmente a un capitán puertorriqueño que, sabiendo ya que el muchacho venía de haber golpeado a otro guardia, le hizo la vida imposible.

Por último, dándolo por incorregible, lo trasladaron a Marion. Fue a parar a la misma unidad en que yo estaba, y un día que lo vi deprimido, le di papel y lápiz y me di cuenta de que era capaz de dibujar muy bien. Sólo había que tenerle paciencia y dejar que se expresara.

A pesar de eso, seguía dando muestras de desequilibrio. De vez en cuando me decía que el «dios» que hablaba en su cabeza lo mandaba a hacer esto o aquello. Yo sabía que algo andaba mal, pero lo animaba para que leyera, para que siguiera dibujando y se mantuviera calmado. No le daban ningún tipo de ayuda psicológica, ni lo medicaban.

Hasta que un día vino a decirme que «dios» le había ordenado que abandonara la prisión. Le pedí que no cometiera esa locura; que era bueno que rezara y leyera la biblia, pero que tenía que enfocarse en sus aspiraciones y en su talento para dibujar.

Al día siguiente, mientras estábamos en el patio, se formó un gran alboroto y vimos que el muchacho había tratado de brincar una verja. Lo hizo tan rápido que ni nosotros, ni siquiera el guardia de la torre de vigilancia más cercana se dio cuenta. Desde otra torre avisaron que había un hombre que intentaba fugarse, y todos alzamos la vista y pudimos divisarlo arriba, entre los alambres de cuchillas, arrodillado y con las manos juntas, como si estuviera rezando. Lo recuerdo y se me parte el alma. Noté que el uniforme que llevaba puesto poco a poco tomaba otro color, rojo de sangre.

Nos mandaron a desalojar el patio y entramos todos a las celdas. Sé que a los guardias les tomó como quince minutos alcanzar el lugar donde estaba el muchacho. Una hora después oí en la radio la noticia de que acababan de frustrar una evasión en Marion.

Nunca supe cómo terminó aquel joven. Uno de los guardias me contó que, cuando al fin pudieron bajarlo, todo su cuerpo estaba cubierto de heridas. ¿Por qué lo enviaron a una prisión como aquélla, con hombres mucho mayores que él, algunos de los cuales habían cometido crímenes horribles? El juez había recomendado que lo llevaran a un lugar donde pudieran ayudarlo, y, por el contrario, terminó en aquel duro agujero, más despiadado que cualquier gulag.

Por aquella época, cuando todavía estábamos impresionados por el episodio, sabiendo que en los periódicos lo comentaban, uno de los prisioneros se me acercó y me dijo que una cosa era leer y oír sobre la prisión de Marion, y otra muy distinta experimentar la realidad que estábamos viviendo.

Tú, Karina, ante toda realidad, mantente fuerte.

En resistencia y lucha, tu abuelo,

Oscar López Rivera

Carta XII: “Una ventana perfecta”

Querida Karina,

Raramente veo la televisión, pero el jueves 21 de noviembre, por pura intuición, me senté a ver los Grammy’s latinos junto con otros prisioneros.

Cuando Ricky Martin dijo  «¡Justicia y libertad para Oscar López!», me estremecí de emoción y gratitud. Ricky es un hombre valiente cuya voz es respetada. En ese mismo instante pensé en la caminata que tendría lugar el sábado 23, y en mi mente imaginé un extraordinario evento. Sin saber a ciencia cierta todo el trabajo que se estaba haciendo, presentí que muchos se unirían.

Llegado el sábado, cuando pude llamar a tu mamá, ella me dijo cuán asombroso empezaba a ser todo. La marcha aún no había salido, y esperé un rato para volverla a llamar. Los minutos se me hacían eternos. Quería reservar el poco tiempo que puedo hablar por teléfono, a fin de que la actividad estuviera en todo su apogeo cuando volviera a llamar.

Y lo logré. Cuando me volví a comunicar con Clarisa, pude oír la música y las consignas de los manifestantes. Querría explicarte la conmoción que envuelve a una persona que está encarcelada, cuando se da cuenta de que miles de hombres y mujeres, bajo el sol y el cielo y el aire de las calles, se unen para pedir que se abran los barrotes y vayas a reunirte con ellos. Es una felicidad, y a la vez una pena indescriptibles. Hace falta ese apoyo, el calor inmediato de la gente, te dan ganas de abrazarlos a todos, y te afliges porque te das cuenta de que no puedes hacerlo.

Más tarde, hablé con Jan Susler, que estaba en la caminata y a través de su celular pude saludar a varias personas que marchaban con ella. A unos los conocía de antes; a otros no, pero de cualquier forma me emocionó establecer ese contacto con tanta gente que estaba sacrificando la tarde del sábado para pedir mi excarcelación.

El entusiasmo era contagioso. Conversé con los congresistas Nydia Velázquez y Luis Gutiérrez. Ambos me llenaron de ánimo y prometieron venir a visitarme. ¿Cómo les puedo agradecer su gesto, las peticiones que han hecho en favor de mi excarcelación?

Oyendo esas voces, comprendí que la palabra es una ventana perfecta para contemplar el mundo exterior. Gracias a la palabra, a todo lo que me contaban, logré apreciar con ojos propios la maravilla del espectáculo que celebraron.

En verdad pienso que ese evento ha validado todos los demás esfuerzos llevados a cabo durante este año para tratar de sacarme de prisión. Es también un grandioso ejemplo de lo que es el alma puertorriqueña, su bondad y su nobleza.

Me enorgullece saber que miles de personas olvidaron sus diferencias políticas, cruzaron líneas ideológicas y credos religiosos, y se congregaron por encima de distancias generacionales: jóvenes con viejos. Al ver las fotos, me recordó un gigantesco «quilt», una de esas colchas confeccionadas con diferentes trozos de tela, pero que sirven para una misma cosa: abrigar al ser humano. Yo me sentí abrigado.

Pude ver a los 32 Niños x Oscar y a los alumnos de la escuela Montessori en la Playa del Escambrón. Y pude ver, también, a las 32 Mujeres, vestidas con sus coloridas ropas, pidiendo mi regreso a casa.

Adiviné las caras, incluso aquellas que no he visto nunca. Ha sido una gran lección para mí entender cuán creativo y laborioso puede ser mi pueblo cuando se lo propone.

Me divertí como un niño viendo a las mariposas Monarca creadas por las manos de artistas puertorriqueños. Fíjate, Karina, que esas mariposas viajan miles de kilometros desde Canadá y Minnesota para refugiarse en los bosques de oyamel, una especie de abeto que hay en México. Esta vez, las mariposas volaron en dirección distinta, viniendo desde Puerto Rico a mí, hasta esta cárcel y a la ventana de mi imaginación.

Toda esa marcha, desde principio a fin; todo ese pueblo que clamaba libertad y justicia, ha llenado de esperanza mi pobre y limitada vida. Demuestra también el coraje de mucha gente para pensar de forma diferente, y significa, por último, que hasta el más pequeño de los niños es capaz de participar en la búsqueda de una vida mejor, dirigida a descolonizar el País y descolonizar de paso nuestras propias mentes.

Tendré por siempre en mi memoria, hasta el día en que muera, el recuerdo del 23 de noviembre y la caminata que me dedicaron.

En resistencia y lucha, tu abuelo, su conmovido corazón,

Oscar López Rivera

Perdón amigo…

Posted on

1

Perdóname Amigo, porque para comer algo te hayas tenido que convertir en ladrón.

Perdóname, por que las bestias somos nosotros, tú recorres el mundo con gesto amable, moviendo tu cola al son del viento y si alguien te toca saltas de alegría, a todo el mundo brindas tu afecto sincero y por un simple pan te volverías mi mejor compañero.

Perdón amigo, por que cuando te veo en la calle, veo tus ojitos tristes y me cuentas historias de abandono, de hambre y de frío;  hablan de que un día tuviste familia que te lo dio todo y de que aún los buscas, porque seguro, seguro ellos también lo hacen, eso dicen tus ojitos tristes.

Perdóname compañero, porque cuando te veo en los ojos de perros apaleados por sus dueños, veo que te han robado el recuerdo de una caricia y te han sembrado el rencor, el miedo  y veo en ti un gran dolor.

Cuando te veo en forma de un perro callejero bajo la lluvia, con la mirada decepcionada, puedo ver que te he dejado solo en un mundo donde somos millones de habitantes, veo que cargas una soledad inmensa, inmensa en un pequeño cuerpo de perro.

2

Amigo mío, fuiste mi compañero desde que era un niño, jamás me juzgaste y las mejores conversaciones las tuve contigo a pesar de que jamás dijiste una sola palabra.

Hoy  sentí como respiraste por última vez; hoy amigo, ya no estás conmigo, es por eso que ahora veo tus ojos en todos los perros del mundo, ahora te veo convertido en ladrón por el hambre, ahora te veo sintiéndote solo.

Ahora amigo, ve y cuéntale a Dios de las horas que pasábamos juntos… Hoy sé, que si los perros no van al cielo yo no quiero ir al cielo, quiero ir a donde tu estés compañero.

Fuente: Ser Mejor Persona.

A un año de #Ayotzinapa, #México ….. #NiUnoMás #AyotzinapaSomosTodos

Posted on

#NiUnoMás
#NiUnoMás

Solo faltan días para cumplirse un año del cruel asesinato de los los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, México. Aquel 26 de septiembre dejó su huella para siempre en el mundo. Evidenció que el narcotráfico no es la solución para los problemas de ninguna sociedad. El culpable es el Estado.

Los Blogueros cubanos de la Comunidad Blogosfera Cuba manifestaron su solidaridad hace un tiempo. Hoy recordamos que #AyotzinapaSomosTodos y Blogosfera Cuba lo manifestó en este video. #Niunomás: la vida se respeta.

Tomado de Blogosfera Cuba

Fallece la mujer protagonista de una de las fotos más icónicas del 11-S

Posted on

Marcy Borders, una mujer que sobrevivió a los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York, en una imagen de aquel día en la que aparece cubierta de ceniza
AFP/AFP/Archivos – Marcy Borders, una mujer que sobrevivió a los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York, en una imagen de aquel día en la que aparece cubierta de ceniza.

Marcy Borders, una mujer que sobrevivió a los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York y que fue fotografiada en una de las imágenes más icónicas de aquellos ataques, murió de cáncer de estómago a los 42 años, anunció su familia.

En el momento de los atentados, Borders, que tenía entonces 28 años, acababa de ingresar a trabajar hacía un mes en las oficinas del Bank of América en las Torres Gemelas.

Al desplomarse una de las torres, Borders se refugió en un edificio cercano, donde el fotógrafo de AFP Stan Honda le tomó una inolvidable fotografía en la que aparece cubierta por una espesa capa de ceniza, que le granjeó el apodo de ‘The dust lady’ (‘La dama de polvo’).

En la imagen, el aire luce espeso y una consternada Borders aparece como un espectro en medio de una nube de polvo e iluminada por una inquietante luminosidad amarillenta.

“No puedo creer que mi hermana haya muerto”, escribió su hermano Michael Borders en Facebook.

Su primo Elnardo Borders afirmó en las redes sociales: “Ella descansa en paz ahora!!!”.

Tras los atentados, Borders ingresó en una profunda depresión que incluyó abuso de drogas y alcohol, aunque logró recuperarse tras más de una década. Perdió su trabajo en el Bank of America, ignorando reiteradas ofertas para ser transferida. Pasaba la mayor parte del tiempo recluida en su piso de dos habitaciones en una de las zonas más pobres de Bayonne, ciudad de Nueva Jersey al otro lado del puente de Manhattan.

– “Todavía vivo con miedo” –

Algo dentro de ella murió aquel terrible día: “Todavía vivo con miedo. No puedo pensar en estar allí, en esos objetivos, esos puentes, esos túneles, esas estaciones (de metro)”, afirmó a AFP con voz baja en una entrevista en marzo de 2012.

“El padre de mi hija se la llevó. No puedo ocuparme de mí, así que no puedo ocuparme de ella”, confesó.

Su nevera estaba vacía y su televisión apagada. “Solía ver mucho la televisión, pero ahora tengo miedo de que lo que pasa en Jerusalén pase aquí. Toda esa violencia. Así que la dejo apagada”, explicó.

En aquel momento, Borders era ayudada por su madre para conseguir comida y decía que nadie había contactado con ella en los meses que siguieron a los ataques, que dejaron un balance de unos 3.000 muertos. Ninguna organización la ayudó ni nadie le dijo que los supervivientes del 11-S podían contar con tratamientos psicológicos gratuitos.

“Básicamente no hago nada. Me quedo en casa. Me siento segura dentro”, dijo. “Siento que tendría que haber muerto para que mi hija tuviese algo. A veces pienso que hay que ser la esposa de un bombero o policía para recibir dinero. Es tan deprimente. A veces estás listo para suicidarte”, agregó.

Tras ser diagnosticada con la enfermedad, Borders dio a entender que la exposición a sustancias químicas contaminantes emitidas por la caída de las Torres Gemelas pudo haber tenido un papel en su salud.

Fuente: Yahoo Noticias.

400.000 focas son asesinadas en Canadá. #‎EarthDay‬

Posted on Actualizado enn

Una Raza no debe reducir o extinguir a otra, se estuviera extinguiendo la misma con el tiempo.

En un día como hoy deberíamos escuchar a la Madre Tierra.

Julio C. Moreno, Editor del Blog KokaCuba

 

400.000 focas están siendo asesinadas en Canadá

En este contexto, IFAW reclama al Gobierno de Canadá que deje de desperdiciar dinero público y paralice el gasto de vidas de focas. Además, pide al Gobierno que deje de conceder subsidios a la industria de la caza comercial y alinee la caza comercial de focas con otros usos de caza que favorezcan la vida salvaje y haga extensivo este mandato a todos los ejemplares.

Reguetoneros incitan a la violencia. #Cuba #AsíEstamos

Posted on Actualizado enn

Sueños de mafiosos

Por Claudio Pelaez Sordo Los sueños de los reguetoneros  Mientras niños en México luchan contra el narcotráfico algunos reguetoneros juegan a hacerse los capos de Cuba en uno de sus videos clips. Si los reguetoneros presentes en el clip No Hay Break como Los Desiguales, Eddy K (al parecer de retorno a Cuba luego de su estancia en Miami), El Yonki,  supieran que esos personajes que imitan son responsables de la desaparición de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa a lo mejor pensaran dos veces antes de hacer ese video clip que a pesar de advertir  que “Las imágenes filmadas para la realización de este video clip constataron con un equipo especializado y entrenado. Constituye enteramente una obra de ficción y no pretende reflejar ninguna realidad ni postura moral de sus realizadores y músicos”, toma como narración el conflicto entre pandillas de barrios habaneros . Lo que ha llamado la atención de muchos es la participación en el clip de Armando Valdés Freire, quien interpretó en el filme Conducta el personaje de Chala, y aparece como un justiciero o más bien como un encomendado de esos capos que alardean de su poder y exhiben el dinero que le pagarán a Chala cuando cumpla con el asesinato de los jefes de la pandilla. Sin duda toda una obra de ficción que no deja de hacer guiños a nuestra realidad como la aparición de los inyectores,armas caseras fabricadas aquí en Cuba, pero más que criticarla lo que hace es elogiarla. Los realizadores y protagonistas del video clip tuvieron esa oportunidad en sus manos, pero al parecer ellos no se creen capaces de hacer críticas a la sociedad donde viven, principalmente para no perder los escenarios que las instituciones estatales le ceden a sus conciertos que cierran por capacidad. El video clip está producido por el sonado Gilbert Man quien no solo trajo un dinerito de Estados Unidos, sino que vino con ansias de mostrar cómo vivirían esos supuestos mafiosos en Cuba, pero esta vez demostró también cómo pueden terminar tras las rejas. Ojalá estos sueños peligrosos sigan siendo en nuestro país solo de algunos cantantes de reguetón que todavía no acaban de entender que sin quererlo se han convertido en modelos para muchos jóvenes que los siguen y los imitan. Pero si ellos imitan a mafiosos fraticidas no demorará nuestro país en tener su caso Ayotzinapa y eso no lo quiere nadie.    

Vídeo porno infecta en #FaceBook a miles de usuarios

Posted on

Un virus camuflado en un falso vídeo porno infecta en Facebook a miles de usuarios

Etiqueta automáticamente a tus amigos y se propaga con facilidad // No es la primera vez; Facebook avisa que se trata de algo pasajero

Ver videos pornográficos en los que aparecen tus amigos es de mal gusto —al menos para la mayoría de la gente—, pero acaba de aparecer una nueva razón para no hacerlo, en especial cuando estás navegando en Facebook. Un especialista en seguridad informática descubrió que en el muro de varias personas está apareciendo un misterioso post que reproduce un video XXX, el cual supuestamente pertenece a alguien de la lista de contactos. Por supuesto, se trata de un engaño y después de algunos segundos, la reproducción se detiene, ante el pretexto de que el plug-in de Flash se dañó, así que te pide reinstalarlo y una vez que haces clic en el link, la pesadilla de virus comienza.

Captura de pantalla del engañoCaptura de pantalla del engaño

El experto en seguridad informática Mohammad Faghani asegura que este malware ya infectó a más de 110,000 usuarios en tan sólo 2 días.

No es la primera vez que aparece un malware en Facebook, pero a diferencia de otras amenazas similares, esta nueva variante toma posesión de los permisos de la cuenta para publicar posts públicos y etiquetar a varias personas de la lista de amigos, lo que significa que su propagación es sumamente veloz. Todavía no hay mucha información sobre la mecánica que sigue el virus para infectar los sistemas, pero de acuerdo con la investigación de Mohammad Faghani, quien descubrió este malware, el código malicioso se apodera de los ejecutables vinculados a navegadores web, como Chrome.exe y Firefox.exe. Obviamente sólo afecta a PCs con Windows.

Los representantes de Facebook aseguran que este tipo de amenazas son pasajeras y que si bien lo recomendable es no hacer clic en publicaciones de dudosa procedencia o con contenido sospechoso, la infraestructura de la red social está diseñada para eliminar automáticamente y de manera sistemática cualquier malware. “Cuando aparece un link que es potencialmente peligroso, lo removemos de inmediato y ofrecemos a la gente varias opciones para limpiar su sistema. Nuestra intención es que todos los usuarios tengan una experiencia óptima al navegar Facebook.”, declaró la compañía. Así que lo mejor es resistir la tentación, olvidar el morbo y no hacer clic cuando veas esta clase de contenido.Fuente: Yahoo En Español / Qore.com

Kaspersky Lab revela cómo espía la NSA

Posted on

54c8b1aa72139e827c8b45b1

RT – Especialistas de la empresa de seguridad informática Kaspersky Lab han identificado que un fragmento del virus Regin pertenece al código fuente del programa maligno QWERTY, que, de acuerdo con las revelaciones de Edward Snowden, utilizan expertos de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU, la NSA.

“Hemos llevado a cabo un análisis técnico que demuestra que QWERTY es idéntico al complemento maligno 50251 para Regin”, cita la revista alemana ‘Der Spiegel’ a Kostin Rayu, director de I+D de la compañía informática rusa.

Según Rayu, se trata del ‘módulo keylogger’, una herramienta de software que le permite grabar todas las acciones del teclado de la computadora infectada y luego enviar la información a otro ordenador. Dichas codificaciones también se repiten a nivel de los ‘drivers’ del teclado del computador infectado con el fin de ‘memorizar’ contraseñas, textos, correos electrónicos, etc. del panel QWERTY, de ahí el nombre ‘keylogger’, ‘el anotador de claves’.

Los resultados también sugieren que Regin fue utilizado al mismo tiempo “por diversas instituciones de diferentes países”, dijo Rayu.

Regin es un virus descubierto en noviembre de 2014 y operativo en Internet desde 2008. El virus fue revelado por Edward Snowden, quien contó al mundo que gracias a este sistema, la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense espiaba a algunos Gobiernos de la Unión Europea.

Los periodistas de ‘Der Spiegel’ creen que la opinión de los expertos es una “prueba inequívoca de que Regin es en realidad una herramienta de los servicios secretos que forman la llamada ‘Alianza de los Cinco Ojos’, integrada por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda y Australia”.

 

Fuente: Contrainjerencia.

Bajas “militares” no contadas

Posted on

El arca belicista

Los recientes conflictos humanos han reavivado el debate sobre los estragos que ocasionan las guerras en el ámbito de la fauna

El perro, “fiel amigo del hombre”, va con él a la guerra
Foto: animalplanet.tudiscovery.com

 

El perro, en su calidad de mejor amigo del hombre, lo sigue acompañando a cualquier campo de batalla.

Tras recibir múltiples bombardeos israelíes, el zoológico de Al Bisan, en Gaza, perdió todo su atractivo de antaño. A propósito de las labores de recuperación del parque, un reportaje de la cadenaTeleSur mostró hace poco el panorama de devastación donde varias especies fueron igualmente víctimas.

Aparte de los que mueren enjaulados -por hambre, estrés o detonaciones-, los hay que participan directamente en las acciones bélicas, al ser utilizados con esos fines. De ahí que, más allá de lo concebible, las guerras también son cosas de animales.
No en vano durante siglos, paquidermos, equinos, aves, roedores, gatos, canes y cetáceos han sido esgrimidos como armas contra eladversario. Los sórdidos intereses de algunos humanos han signado el destino de muchos ejemplares, obligados a librar absurdas hostilidades donde todo vale, menos la vida.

Reclutando inteligencia animal 

Por su inteligencia, son muy usados como guerreros
Foto: stopalmaltratoanimal.blogspot.com

Lejanos de su inocente imagen y animadas
actuaciones en acuarios, los delfines son muy
recurridos como guerreros, dada su elevada
inteligencia.
Desde la Antigüedad, célebres conquistadores y militares pasaron a la historia montados sobre lomos de elefantes, de cuya exaltación y agresividad innatas se auxiliaron Alejandro Magno, el rey Pirro y el cartaginés Aníbal, entre otros, para amedrentar, pisotear y romper las líneas contrarias.

Se afirma que en la I Guerra Mundial la explotación de la fauna alcanzó niveles jamás vistos. En su curso murieron más de ocho millones de caballos. Los perros fueron usados para rescatar heridos, llegar a puntos inaccesibles y luchar en las trincheras. Para que se tenga una idea, en 1916, solo el Ejército alemán tenía en su plantilla unos ocho mil cánidos.

Mientras las luciérnagas dieron luz para la lectura de mapas y documentos en las noches, las palomas movieron mensajería y los camellos fueron artillados. Aunque en la mayoría de los casos los animales desempeñaron roles vitales y de alto riesgo, hallaron suplicio y muerte como habituales recompensas.

Por su parte, durante la II Guerra Mundial, las potencias implicadas exprimieron su creatividad al respecto. Entre los usos más polémicos estuvo el de los “perros antitanques” por los soviéticos frente a los alemanes. Estos, que portaban explosivos en sus espaldas, fueron entrenados para buscar comida debajo de los blindados y una vez allí, se activaba la carga.

Estados Unidos fue otro que planeó crear “murciélagos-bomba”, bajo análogos principios de detonación a distancia. Al servicio del Reino Unido combatieron miles de macacos de Marruecos. Canarios y ratones fueron introducidos en túneles para detectar gases venenosos. Además, se manejaron 500 mil palomas como mensajeras o “informantes”. De ellas 17 mil fueron utilizadas en área enemiga, y apenas una de cada ocho retornó al punto de partida.

Más cercana en el tiempo figura la guerra de Irak, en la cual George W. Bush no se sacó conejos del sombrero, sino que montó un verdadero circo. Aparte de perros y caballos, envió monos marroquíes para localizar minas terrestres, así como pollos y palomas encargados de advertir posibles ataques químicos. Aun delfines resultaron alistados como “patriotas” de la Unión.

Los roedores, en los laboratorios de la guerra: desactivando minas
Foto: blogs.lainformacion.com

 

Por su tamaño, ligereza y olfato, los roedores son utilizados para desactivar minas antipersonales.

Top secret

Justamente las fuerzas armadas estadounidenses figuran entre las de más vasto historial en este tipo de abusos. Tales oficios son clasificados como Top secret. No obstante, las investigaciones publicadas revelan que han experimentado diversos tipos de armamentos en animales, desde rifles, agentes biológicos y químicos, hasta explosivos atómicos.

Por supuesto, estos ensayos militares llegan a ser intensamente dolorosos, reiterados, costosos, e incluso no confiables, y se convierten muchas veces en verdaderos fiascos, toda vez que muchos de los resultados ya fueron observados con anterioridad, o porque no son extrapolables al género humano.

Así, se han probado ojivas nucleares sobre rebaños de ovejas; ratas vivas han sido sumergidas en agua hirviente o prendidas con etanol por 10 segundos; monos atados a simuladores de vuelo, irradiados con rayos gamma para ver si resistían durante las 10 horas que tardaría un supuesto bombardeo a Moscú; esto, por citar algunos ejemplos.

En los macabros laboratorios, además, se inoculan virus a conejos y simios; o se someten a efectos de descompresión, ingravidez, drogas, alcohol, inhalación de humo y oxígeno puro. Otras pruebas incluyen colgar a cerdos y cabras con sogas, y dispararles a sus ancas para luego practicarles cirugías. No importa si algún ejemplar logra sobrevivir, igual termina muerto.

Los belicosos procedimientos parecen no tener límites. Quizá por ello los proyectos más contemporáneos se centran en el manejo de “insectos-ciborg”, preparados para realizar espionaje en zonas peligrosas y de difícil acceso mediante cámaras de vídeo, micrófonos u otros sensores minúsculos, acoplados a sus cuerpos.

Víctimas inocentes

Elefantes de enormes colmillos encarnaron un arma portentosa en las batallas antiguas
Foto: helepolis.blogcindario.com

Elefantes de enormes colmillos encarnaron un arma
portentosa en las batallas antiguas.
Hace unos meses corrió la noticia de que tres delfines de combate, miembros de las fuerzas armadas de Ucrania, habían escapado de su base naval en el Mar Negro. Y es que, dados su cota de inteligencia y su fácil amaestramiento, estos mamíferos son aprovechados en lugar de operaciones suicidas o para descubrir minas submarinas.

Todavía por estos tiempos las palomas -pese a ser símbolo universal de paz- vuelan calzadas con cámaras en función de filmar territorios hostiles. Los perros, en calidad de mejores amigos del hombre, lo siguen acompañando al campo de batalla. Asimismo ocurre con los caballos, que se mantienen sirviendo de transporte en litigios en los confines del Oriente Medio.

El tema pudiera tener aristas sugestivas y entrañables, como el amor de los soldados por sus mascotas o la devoción recíproca de estas; pero en general la asociación del reino animal con la guerra trae lamentables consecuencias. Ya sean bestias de carga, cabalgaduras, mensajeros, guardianes, rescatadores, localizadores de bombas, simples fetiches o armas en sí mismos, los animales enrolados en escenarios bélicos padecen a veces más que las personas.

En una era de armamentos modernos, siguen viéndose enredados en luchas ajenas a su naturaleza, donde solo tienen derecho a esperar a que otros decidan su destino. Por su espíritu de lealtad y avasallamiento lo acatan, tratando de servir al amo con todo su instintivo honor.

Fuera de Las Crónicas de Narnia u otros filmes de ficción, las guerras no pertenecen al mundo animal. Pero, lo cierto es que se han vuelto protagonistas involuntarios de combates innombrables, en los que, con su sacrificio, solo satisfacen la consecución de los objetivos (in)humanos.

Bajas “militares” no contadas
Cada año, al menos 320 mil primates, perros, gatos, aves, cerdos, ovejas, conejos y roedores, entre otros animales, son lacerados y asesinados por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, como parte de experimentos considerados altamente nocivos. Se estima que el costo de esas pruebas excede los cien millones de dólares.

Fuente: Bohemia.

Cómo protegerse contra escuchas telefónicas e interceptación de información personal

Posted on Actualizado enn

 

. Reuters

Últimamente el espionaje se ha convertido en un problema importante no solo para las autoridades, sino para todos los ciudadanos. Tras el ‘hackeo’ de la compañía Sony ha surgido la necesidad urgente de protegerse contra los ataques cibernéticos todo tipo para evitar la violación de la privacidad.

Existen varias herramientas para controlar a cualquier ciudadano, entre ellos las escuchas, intercepción de mensajes SMS, localización y el ‘hackeo’ a través de Internet. Sin embargo hay algunos métodos para protegerse de tales intrusiones, informa el portal Ferra.ru.

1. Escuchas. La mayoría de los teléfonos móviles operan con GSM, sistema global para las comunicaciones móviles que es muy vulnerable al espionaje. A pesar de que el GSM es muy común, existe otro análogo, el CDMA, acceso múltiple por división de código, que es un estándar más caro, pero más seguro. Los teléfonos que suelen llevar CDMA por su estructura son muy limitados, aunque proponen a sus usuarios más seguridad para que sus conversaciones telefónicas no sean interceptadas.

2. Intercepción de SMS. La regla principal, según los expertos, es no entregar el teléfono a nadie. El segundo modo de protección es el cifrado. Diferentes compañías han elaborado varias aplicaciones para la codificación de los mensajes. Así Android cuenta con Secret Message e iOS con iCrypter, las cuales en parte ayudan a resolver el problema.

3. Localización. Si uno quiere protegerse de dicha detección, los expertos recomiendan simplemente sacar la tarjeta SIM del móvil. Por otra parte existen unas aplicaciones que permiten a los usuarios crear puntos de localización falsa en París o en Roma. Para Android la aplicación se denomina ‘Fake gps’ y la de iOS Fake-A-Location.

4. ‘Hackeo’. La regla número uno, según el sitio, es no limitarse con la contraseña para entrar en las redes sociales. Hay que recurrir a verificación instantánea a través de SMS, apoyada por la mayoría de los operadores y de gigantes como Facebook, y recomendada por expertos.

Además, para navegar con seguridad en Internet sin el temor de que los datos sean robados es necesario estar conectado al servidor proxy. Aparte de eso se pueden usar las siguientes aplicaciones: Tor y Orbot para los equipos Android y Red Onion para los de iOS.

 

Fuente: RT Actualidad.

Leer el resto de esta entrada »

Bloquean cuenta bancaria de Bloguera Cubana en los #EEUU. #DDHHCuba

Posted on Actualizado enn

Bloqueo de Estados Unidos a Cuba se ensaña con becaria cubana en Harvard

La cancelación de la cuenta bancaria en una sucursal del Bank of América a una estudiante cubana en la Universidad de Harvard, reafirma hoy la crueldad del bloqueo económico que Estados Unidos impone a Cuba desde hace más de medio siglo.

La más reciente medida discriminatoria, adoptada contra Elaine Díaz, profesora de periodismo en la Universidad de La Habana y la primera cubana en obtener una beca Nieman, de la Universidad de Harvard, fue destacada hoy por el diario The New York Times, en un editorial firmado por Ernesto Londoño.

Según el diario neoyorquino, Díaz abrió una cuenta bancaria en Bank of América -que incluía tarjetas de débito y crédito- al arribar a Cambridge en agosto pasado, donde depositaba el dinero necesario para cubrir los gastos universitarios

El Times destaca que este mes, el banco estadounidense notificó a la becaria que no podía hacer negocios con ella, salvo que presentara documentos que la acreditaran como una ciudadana cubana que emigró definitivamente a Estados Unidos.

“Nuestros registros indican que usted es un ciudadano de Cuba, un país que es objeto de sanciones económicas generales”, dice el texto de la carta enviada por el Bank of América a Elaine Díaz, confirmando que no podían mantener cuentas bancarias con cubanos poseedores de visas temporales.

El editorial de The New York Times subraya que, aunque el gobierno estadounidense autoriza las transacciones financieras relacionadas con los intercambios profesionales entre ambos países, muchos bancos optaron por renunciar a negociar con cubanos residentes en la isla, considerándola una responsabilidad innecesaria.

Otros profesores cubanos que han participado en los intercambios profesionales y culturales, han tenido sus cuentas bancarias congeladas, lo que les impide acceder a los pagos de sus estipendios.

El Times cita el caso de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, que enfrenta un problema similar, después que el M & T Bank dejó de operar este año con las finanzas de la misión diplomática cubana.

Destaca el Times que la becaria cubana Elaine Díaz está tratando de encontrar una manera de recibir el pago por cheque durante el resto de su beca de un año, en lugar del prohibitivo depósito directo, que ahora le niega el Bak of América.

Un conocido de Díaz -agrega el periódico- le sugirió a la joven profesora de la Facultad de Comunicación Social en La Habana que solicitara asilo político en Estados Unidos para “solucionar” el problema en cuestión.

“Tu vida será más fácil”, dijo la persona que insinuó que abandonara su país de origen, de acuerdo con un intercambio que transmitió en la red social de Twitter.

Pero Elaine, segura de sí, respondió:

“No en esta vida, y ciertamente no en la siguiente”.

 

Tomado del Blog: Cuba, la isla Infinita.

La CIA y la tortura; la punta del iceberg. #DDHHCuba

Posted on

5b4fd-cia

Exclusivo para KOKACub@ por el Guajiro de Cienfuegos.

¿Habrá que esperar otros cincuenta años, para conocer que los gobiernos de Estados Unidos, hacen tal o más cual atrocidad amparado en no se cuales códigos imperiales?.

Ahora la culpa no es “gubernamental”, sino de la tenebrosa y desprestigiada Agencia Central de Inteligencia (CIA), como si no hubiese sido siempre la mano tenebrosa del gobierno de turno para realizar cuanta cosa sucia se les ocurra a unos y a otros.

Salen a luz pública los “nuevos métodos” últimamente empleados con los supuestos autores de terrorismo, pero vayamos un poco más allá en la historia, ¿Acaso la tristemente célebre Escuela de Las Américas, no era en realidad una escuela para enseñar técnicas de tortura?, En la escuela de marras, ¿A caso no se enseñó a cientos de militares golpistas en América Latina el empleo de la tortura?, ¿La Operación Cóndor, no existió?, el asesoramiento por parte de la CIA y el FBI a regímenes militares en América Latina para ahogar en sangre y tortura a los que se oponían ¿No fue así?. Los cubanos tenemos aún frescos esos recuerdos, cuando en la época batistiana asesoraban al BRAC (Buro de represión anticomunista), y donde lamentablemente murieron muchos hijos dignos de nuestro pueblo.

Realmente es insólita la forma de pensar imperial, se piensan que con sacar ahora la punta del iceberg es suficiente, para ellos la historia ¿Acaso existe?, parece que no. Como tampoco parecen conocer lo legislado por la ONU, sobre la tortura refrendado en la Resolución 39/46, de 10 de diciembre de 1984.

En fin, se reafirma el pensar Guevariano :

“..Del imperialismo, no se puede confiar, ni un tantito así”…..

 

La #ONU responsabiliza al Estado mexicano de la desaparición de los 43 estudiantes

Posted on

El representante en México del alto comisionado de la ONU, Javier Hernández Valencia, ha declarado que los 43 estudiantes desaparecidos fueron atacados por servidores públicos, lo que determina la responsabilidad del Estado.

“Los muchachos de la Normal Rural fueron atacados, capturados por servidores públicos, y esa diferenciación es fundamental para determinar no solo la responsabilidad estatal, sino el tipo de acción y esfuerzo en la búsqueda que hay que emprender”, afirmó Hernández Valencia durante una visita a la escuela normal de Ayotzinapa, informa ‘El Universal‘.

“No hay otra forma de explicarlo: Cuando las autoridades cometen ese tipo de arbitrariedades, que son crímenes, se está frente a una desaparición forzada. No tiene otro nombre”, apuntó.

Hernández Valencia dijo que “este dolor que se concentra en Ayotzinapa está extendido en muchos otros lugares del país”, y recordó que hay un planteamiento encaminado a ratificar el artículo 31 de la Convención de Naciones Unidas sobre la desaparición forzada para darle viabilidad a la posibilidad de que el Comité sobre Desapariciones Forzadas reciba casos directos.

Asimismo, prometió durante la conferencia a los familiares de los desaparecidos que la ONU los respaldará en su exigencia de justicia.

Fuente: RT Actualidad.

El Blog de un espía cubano. bueno eso dicen de nuestro héroe @Rene4the5 #Freethefive

Posted on

Bienvenido a la redReneGonzalez. @rene4the

Kokacub@

Por qué me enredo en la red

Rene Gonzalez computadora

(Read english version)

Este post constituye mi presentación en el mundo de la blogosfera. Para él he contado con la gentileza de personas que me han precedido en este campo. No todos comparten el mismo pensamiento, pero les une el deseo de una Cuba mejor y una honestidad intelectual que respeto. También les une el apoyo a la causa de los Cinco. En este punto representan a millones de personas tanto en Cuba como en el resto del mundo.

He querido que este cuestionario responda a algunas de las interrogantes de esos millones de personas. Aspiro a que con el desarrollo del blog vayan apareciendo más respuestas, incluso para muchos otros que no conocen del caso o que conociéndolo, por razones diversas, no están hoy del lado de los Cinco.

Creo sinceramente en la verdad como valor. Creo que acceder a ella beneficia a todos, aun los que se rehúsen a escucharla. Confío en que se abrirá paso a través de esta bitácora.

1. Por Acerca de Cuba y Blogs Cubanos:  Josephcalvet

Cuando se abre un blog se tiene presente por qué se hace, qué se desea compartir. En tu caso, René, qué pretendes con el blog. Mucha suerte y seguro que será muy bien acogido.

Obviamente, todo lo que me mueve tiene relación con la causa de mis hermanos presos. Espero que el blog sea una contribución a la ruptura del muro de silencio que se ha tendido sobre el caso. Se trata de un juicio largo y complejo, viciado por la venganza y fragmentariamente divulgado. En mis contactos con las personas me doy cuenta de que esa fragmentación se refleja en el conocimiento sobre sus pormenores.

El blog ofrece una oportunidad de que la historia sea abordada directamente por nosotros Cinco, utilizando un formato que permite el diálogo personal, fluido y permanente con quienes deseen aproximarse a ella. Aspiro a una contraposición respetuosa de los diversos abordajes al caso y a través de ella a esclarecer los puntos oscuros del mismo. Espero que este formato sirva para extender el conocimiento del tema a audiencias que si bien no tienen que ser de izquierda, por un sentido de justicia elemental pudieran rechazar la burda revancha que motivó a los fiscales. Este rechazo desde fuera de la izquierda ya se ha dado, y si no se ha replicado más es precisamente debido a la poca exposición de las personas al proceso.

En ese sentido, el blog será también un repositorio de documentación original sobre el juicio y su zaga, de modo que el que lo desee pueda usarlo como referencia y –al decir de un amigo- “sacar sus propias conclusiones”.

2. Por La Joven Cuba: Harold, Osmany y Roberto.

En el proceso de cambios que atraviesa el país la blogosfera cubana participa activamente, según su opinión: ¿Resulta legítimo que medios alternativos como los blogs cubran los silencios que deja la prensa nacional? ¿Existen límites para la crítica en un bloguero revolucionario?

Creo que lo que legitima a un blog es el ser una manifestación de un derecho natural: El derecho a expresarse. Es normal y legítimo que si la prensa deja silencios estos sean llenados por otras manifestaciones de la expresión, y los blogs serán una de ellas; pero aun cuando se invente la prensa sin silencios –y este blog busca precisamente llenar uno de los más ensordecedores que pueda concebirse, erigido alrededor del caso de los Cinco- las personas seguirán ejerciendo el derecho legítimo a expresarse ya sea a través de blogs o de cualquier otra manera. Claro, luego estará la opinión del lector en cuanto a la legitimidad o no de lo que expresa el blog, pero eso es otra historia.

Yo pienso que el límite a la crítica en un bloguero revolucionario debe de ser autoimpuesto a partir de su sentido de la responsabilidad; lo que plantea sobre ese bloguero un reto más elevado que el que enfrentaría otro bloguero no comprometido con los fenómenos sociales. Las aseveraciones tienen impacto en el mundo real; y ese impacto debe de ser medido en todo lo posible por quien las va a emitir desde el compromiso con la suerte de sus semejantes. La verdad, la objetividad y el rigor son valores intrínsecamente revolucionarios y límite suficiente para el ejercicio de la crítica por quien lo sea.

3. Por La Pupila Insomne: Iroel Sánchez.

Desde que leí en la prensa fragmentos del diario que escribiste durante el juicio contra ti y tus compañeros, me impresionó tu facilidad para redactar de manera atractiva, con una gran capacidad de síntesis, aguda observación y el empleo hábil de recursos como la ironía. Pero hace alrededor de un año, en un encuentro con blogueros cubanos, en que evidenciaste un conocimiento profundo del fenómeno de los blogs en Cuba, dijiste “la blogosfera es una vocación, yo no tengo esa vocación” ¿Qué ha cambiado en ti, o en las circunstancias, para que te hayas decidido a dar este paso y abrir un blog? 

Gracias por los elogios, que espero merecer. En realidad lo único que cambió fue que me reuní con ustedes. Todo lo demás sigue igual.

Desde luego, compartía con ustedes el concepto de que hay que ir dando la batalla también en las redes, y de que es un campo como cualquier otro que no hay por qué ceder al adversario. Sólo que ustedes me convencieron de que yo debía de participar personalmente en él y eso fue lo que hice.

No sé si algún día desarrollaré la vocación por la blogosfera. Entre mis vocaciones está la de revolucionario, y como tal la del ejercicio del debate. Por lo pronto lo que me impulsa es la lealtad hacia mis tres hermanos injustamente presos y la urgencia de hacer algo para poner fin a tal injusticia. Entretanto, me alegra que haya tantos cubanos talentosos que tengan esa disposición. Ellos son los precursores de una blogosfera que espero algún día, bajo mejores condiciones, pueda aportar un rico y profundo contenido a unas redes que bien lo necesitan.

4- Por Paquito el de Cuba: Francisco Rodríguez Cruz.

Todavía retenido en los Estados Unidos después de salir de prisión, nos sorprendiste con tu apoyo a quienes en Cuba hacemos activismo por los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y trans, y fue tu participación en la Jornada Cubana contra la Homofobia una de tus primeras actividades públicas al regresar de manera definitiva a tu patria. ¿Cómo la blogosfera te permitió estar al tanto de las nuevas luchas revolucionarias en nuestro país y en qué medida piensas que este nuevo blog tuyo pueda contribuir a combinar la justa causa de la libertad de los Cinco con otras tantas aspiraciones de nuestra juventud y nuestro pueblo?

Aún en prisión pudimos tener cierto contacto con la blogosfera a través de los compañeros de la Sección de Intereses en Washington, que nos proveyeron sistemáticamente de contenidos diversos generados en ella. Así entramos en contacto con una pluralidad de opiniones que no habíamos experimentado en la época en que vivíamos en la isla. Luego aprovechamos la libertad supervisada para conectarnos y palpar “en vivo” esa pluralidad; reflejo natural de una realidad que demanda cambios más profundos de los que demandábamos entonces.

La causa de los Cinco y las aspiraciones de nuestra juventud y de nuestro pueblo están ligadas por su justicia inherente, más allá de la existencia de este blog. Nuestro pueblo y sus jóvenes nos manifiestan un cariño que sólo puede ser respondido por la adhesión con que nosotros decidimos un día arriesgarlo todo por ellos, y por el compromiso hacia todos en que ese cariño nos pone en lo adelante. Tan justo es luchar por la libertad de los Cinco como por la construcción de esa sociedad con todos y para el bien de todos que aspiramos heredar a nuestros hijos. No se pueden separar ambas causas.

Creo que esa comunión se manifestará espontáneamente en los intercambios que se produzcan en el blog; y aunque no debo de pecar de presuntuoso sería bueno si en alguna medida tales intercambios contribuyen al debate abierto y plural que necesitamos en el camino a la materialización de esas aspiraciones a que haces referencia.

5- Por Yadira Escobar:  Yadira Escobar:

René González, usted nació en los Estados Unidos, pero por razones particulares se vio en la necesidad de renunciar a su ciudadanía. También se relacionó e hizo amigos dentro de la comunidad cubano-americana. Es una comunidad donde viven muchos que rechazan el terrorismo, y que aunque no comparten los valores de la Revolución cubana, conservan lazos sentimentales con su país de origen ¿Cree usted que a pesar de las diferencias ideológicas vale la pena una gestión de acercamiento cultural con vistas a una reconciliación entre cubanos en el área política? 

Como bien dices dejé buenos amigos en la comunidad cubano-americana. También una familia que se portó muy bien conmigo, y que puso a un lado sus preferencias políticas para apoyarme cuando más lo necesité. Cada uno ha respetado los criterios políticos del otro sin necesidad de que intervenga un proceso de reconciliación, dado que nunca medió un conflicto personal entre nosotros.

Por eso me pregunto si el quid de la solución a nuestras separaciones radica en verdad en una reconciliación, o si es que reside en el fin de la política de agresiones contra Cuba desde el gobierno norteamericano. ¿Qué pasará cuando todos a ambos lados del Estrecho de la Florida dejemos de ser rehenes de tal política? Quizá en lugar de reconciliación lo que veremos será, en la inmensa mayoría de los casos, un reencuentro. Al menos eso es lo que ha demostrado la práctica. Por lo pronto, esa política sigue condicionando actitudes y conductas en ambas orillas que me atrevería a decir son impuestas por esa circunstancia, pero no resistirían la normalización de relaciones entre los dos países. Son comportamientos que se irían desvaneciendo porque hemos sido forzados por una política deliberada a sostenerlos.

Por el mismo hecho de ser anormales, las circunstancias actuales tienen que desaparecer. Quienes se resisten a ese inevitable ven un peligro en el intercambio cultural, y lo combaten como pueden. Los que queremos que esas condiciones desaparezcan creemos que es válido el intercambio, y pensamos que es un buen paso en la consecución de la normalización de relaciones. Una vez levantado ese obstáculo se producirá ese proceso que –repito- en mi opinión para la abrumadora suma de los cubanos en ambas orillas será no una reconciliación sino un reencuentro. Claro, habrá casos particulares de rencores –justificados o no- y también quienes con más o menos razón se sienten victimizados por eventos desarrollados en estos años, pero estamos hablando del impacto que para el cubano promedio tendría en ambas orillas un cambio en la situación.

Desde luego, se refinarán las mañas del gobierno norteamericano para conquistarnos mediante otras formas bajo las nuevas circunstancias. No se puede ser ingenuo en eso, y quienes defendemos el proyecto revolucionario tenemos que lograr que sea ese proyecto el que defina las condiciones de tal reencuentro. Pero esto no significa que haya que rehuir el reto. Yo apuesto por la normalización, y creo que el intercambio cultural tiene un papel positivo que jugar en ella. De hecho lo está jugando, a juzgar por las reacciones de quienes se le oponen.

6- Por El Adversario CubanoRaul Capote.

¿Cómo piensas se inserte tu bitácora en la blogosfera cubana en medio del debate de ideas que generan los cambios en el modelo económico cubano?

Aunque no es el propósito primario de esta bitácora el insertarse en un debate de ideas de naturaleza más amplia que la idea que la anima, por lógica es de esperar que la participación de los foristas haga derivar ciertos intercambios hacia el tema. Quizá uno que otro post se aventure al abordaje de los cambios en el modelo económico, por las implicaciones que tiene para todos y el lógico interés que para cualquier revolucionario despiertan.

No se puede obviar que alrededor de esos cambios se gestan también proyectos de restauración capitalista. La gama de posiciones tanto desde la Revolución como desde la contrarrevolución es muy amplia. Es imposible que un blog comprometido con la construcción del socialismo se pueda sustraer a la discusión de dichos temas.

Dando eso por descontado, lo que resta es tratar de que el blog juegue un papel constructivo en relación a la realidad en que se insertarán mis tres hermanos presos una vez que hayamos logrado traerlos de vuelta a casa.

7- Por Cartas desde Cuba: Fernando Ravsberg.

La distancia a veces nos engaña y tendemos a idealizar lo que amamos. Al llegar a Cuba te habrás encontrado con corrupción, ineficiencia, falta de productividad, una burocracia de fábula y un duro bloqueo interno. ¿Cómo fue tu choque con la realidad?

Bueno, la distancia desde Miami tiene otra connotación. Allí engaña la prensa para hacerte creer que lo que amamos dejó de existir. De hecho, se requiere de un considerable esfuerzo para encontrar esa realidad aprisionada entre la idealización que te  acompaña y la propaganda perversa de los medios.

Tanto los familiares en sus visitas a la cárcel, como los compañeros de la Sección de Intereses en Washington, me fueron revelando no solo la realidad cubana sino también la diversidad de interpretaciones que de ella han derivado. De modo que yo no utilizaría la palabra “choque”. Tal vez mejor decir que un abordaje. No he encontrado muchas cosas que me sorprendan, de lo que me alegro.

Aplicando una perspectiva dialéctica y acudiendo a Lenin, la historia avanza dos pasos y retrocede uno. No se puede ignorar lo que significó para Cuba la humillante rendición incondicional de los soviéticos. Casi se puede decir que el mundo retrocedió dos pasos. Falta por ver si logramos avanzar tres. Por lo pronto, regresamos a un universo en que prima la corrupción –comenzando por la de los más elementales valores-, en que la productividad y la eficiencia de un polo se erigen sobre la miseria de otro, en que la burocracia ya había sentado cátedra y el bloqueo yanqui se ha extremado. Aspirar a que el mundo sufriera esa reversión y esta pequeña islita siguiera siendo igual era ilusorio. No se puede construir el socialismo en una burbuja.

Yo creo que al final es una etapa interesante para estar en Cuba y participar de su proceso político. En la cárcel aprendes que se puede crecer a la sombra de las peores circunstancias, y eso también es aplicable a un pueblo que despierta a un entorno nuevo y más agresivo, aun cuando ese cambio ha inducido retrocesos. También ha promovido avances como la superación de dogmas, una pluralidad de visiones que es saludable y un debate que vale la pena estimular.

Ahora se trata -parafraseando ese aforismo que algunos atribuyen a la madre África- de encontrar el valor para cambiar lo que puede ser cambiado, la serenidad para aceptar lo que no puede ser cambiado, y la sabiduría para distinguir entre ambas cosas.

Con ese espíritu asumo este abordaje de la situación cubana.

7- Por La isla Desconocida: Enrique Ubieta.

René, los superhéroes norteamericanos (ya sean del “tipo” de Superman o de Rambo) son inimitables y expresan un poder superior. Elpidio Valdés, en cambio, se apoya en la valentía, la inteligencia y la picardía. ¿Esas construcciones se corresponden con un concepto y un paradigma de héroes que se asocia, respectivamente, a cada proyecto de nación? ¿Cómo describirías el paradigma cubano del héroe?

Obviamente no es lo  mismo construir un imperio que levantar sobre una nación de la periferia neocolonial un proyecto de estado soberano. Los héroes ficticios –y los ejemplos que pones tanto de uno como de otro proyecto lo son- al final terminan representando lo que cada uno de esos diseños ha tomado de su historia real para representar al héroe; a lo que se suma en el caso del establishment norteamericano el extravío histórico como herramienta de alienación y adormecimiento. Sería mucho pedirles que asumieran como héroes a hombres como Nat Turner o John Brown. Para ellos es más eficaz glorificar a Custer o a Roosevelt, cuya heroicidad en la vida real tiene tanto de ficticio como la humanidad de los paradigmas suyos a que haces referencia. Al final los héroes son construidos –o seleccionados- a imagen y semejanza de quienes rigen la comunidad que representan. Es difícil imaginarse una sociedad en que el presidente pueda hacer el ridículo que hizo Bush al aterrizar en un portaaviones para proclamar la supuesta victoria en un conflicto, sin que hubiera consecuencias políticas. Hay algo de alienación colectiva en eso que requiere de un “trabajo de mesa” multigeneracional; incluyendo la narrativa de la que resultan caricaturas como Supermán o como Rambo.

Elpidio Valdés representa a ese sencillo mambí que hasta que la guerra se lo impuso probablemente era ajeno a su propia valentía. Fue ese cubano, lo mismo soldado como general, que terminada la guerra se regresaba a su conuco y seguía labrando la tierra. Es el mismo guajiro que luego protagonizara en la Sierra una hazaña militar asombrosa; pero también el cubano que en la paz se fue a alfabetizar o se movilizaba buena parte del año hacia la zafra. A diferencia del ciudadano común que observa boquiabierto cómo Spiderman le resuelve el problema con “los malos” nuestro héroe es el ciudadano común mismo, escribiendo la historia como protagonista de un proceso de emancipación colectiva, pero también individual en cada miembro de ese colectivo.

Ese es mi paradigma de héroe: El ciudadano común, consciente de su mortalidad y de la vulnerabilidad de su condición humana para quien la conducta que lo enaltece implica un sacrificio, pero sin otras pretensiones lo acepta como costo por hacer sencillamente lo correcto.

 

Tomado del Blog de Rene Gonzalez: Rene 4 the 5.

El bloqueo de #EEUUvsCuba se ha convertido en una guerra financiera. (+informe en PDF) #CubavsBloqueo

Posted on

Abelardo Moreno: “El bloqueo de EEUU contra Cuba se ha convertido en una guerra financiera” (+ PDF)

 

Abelardo Moreno,  Vicecanciller cubano durante la presentación ante la prensa del Informe de Cuba sobre la resolución 68/8 de la Asamblea General de la ONU “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, realizada en la escuela especial Solidaridad con Panamá, en La Habana, el 9 de septiembre de 2014.  AIN FOTO/Roberto MOREJON RODRIGUEZ

  • Descargue el informe “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, 2014 (versión en Español, Inglés y Francés)

“El bloqueo de EEUU contra Cuba es cada vez más dañino. Se ha convertido en una guerra financiera”, aseguró este martes el Vicecanciller cubano Abelardo Moreno, al presentar ante la prensa el Informe de Cuba sobre la resolución 68/8 de la Asamblea General de la ONU “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

El informe será sometido para su aprobación el próximo 28 octubre, en el 68 periodo de sesiones de la Asamblea General de ONU.

El daño económico ocasionado a la Isla, “considerando la depreciación del dólar frente al valor oro en el mercado internacional, asciende a más de un billón de billones”, aseguró Moreno, quien ofreció la cifra exacta: 1 112 534 000 000 de dólares, a pesar de la reducción del precio del oro en comparación con el año anterior.

“A precios corrientes, durante todos estos años, el bloqueo ha provocado perjuicios por más de 116 880 millones de dólares”, añadió Moreno, quien ofreció una conferencia de prensa en la Escuela Especial “Solidaridad con Panamá”, que acoge a cientos de niños con discapacidades físico- motoras o múltiples.

El Vicecanciller recordó, por ejemplo, que la Educación Especial en la Isla cuenta con 982 talleres docentes para integrar a los niños a la vida social y laboral. Sin embargo, las restricciones que impone el bloqueo impide adquirir materias primeras, insumos y tecnologías para esos talleres. Esta afectación a 22 872 estudiantes con necesidades educativas especiales.

Explicó que a causa de esta política, los niños cubanos que sufren de cáncer de retina no pueden beneficiarse del tratamiento de braquiterapia ocular, porque las placas de yodo radiactivo necesarias para este tratamiento solo son producidas por la empresa estadounidense 3M.

Tal y como cita el informe, “el bloqueo, además de ilegal es moralmente insostenible” y “no existe un sistema de sanciones unilaterales similar que se lleve a cabo con ningún otro país del mundo por un periodo tan prolongado”.

Recordó que a pesar de la condena internacional, este se agrava sin que exista la menor justificación política, ética, moral y económica.

Acoso financiero

El Vicecanciller recordó que cuando se habla del bloqueo no se trata solo de una Ley, sino de una trama de legislaciones que tienen una proyección extraterritorial. “No existe ámbito en la vida económica y social que escape de los efectos desestabilizadores de esa política hostil impuesta a la isla por más de medio siglo”, añadió.

Recordó que Cuba no puede importar ni exportar de territorio norteamericano, ni usar el dólar. No puede acceder a créditos, y debido a la Ley Helms Burton, todo barco que toque puerto cubano para hacer negocios tiene que esperar 180 días para poder tocar territorio norteamericano. “Es una afectación brutal para la economía y la sociedad cubana”, concluyó.

Aseguró que existe la falacia de la supuesta “flexibilización” de la política agresiva de la administración norteamericana. Sin embargo, los datos de la realidad lo contradicen a diario. La principal característica de las acciones de EEUU en la actualidad es la insistencia de sancionar a terceros por mantener relaciones con la Isla, y la absurda pretensión de que su legislación tiene carácter  universal cuando del pueblo cubano se trata.

Ejemplificó cómo una empresa australiana que debe regirse por la leyes de ese país no puede mantener relaciones con Cuba porque su casa matriz en Washington se lo prohíbe, dejando sometida su legislación a las de un Estado que no es donde esa empresa está radicada.

Sostuvo el Vicecanciller que esa extraterritorialidad es más férrea e intensa, y lo peor es que se ha convertido en una guerra financiera por parte del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Muestra de la marcada persecución financiera contra Cuba es el hecho que, de acuerdo al informe, “solo desde enero de 2009 hasta el 2 de junio del presente año, la Administración Obama ha obligado a 36 entidades estadounidenses y extranjeras a pagar casi 2.6 miles de millones de dólares, por mantener vínculos con Cuba”.

La implacable persecución de las transacciones financieras cubanas es una de las características más visibles de esa decisión de asfixiar la economía cubana, y puso de ejemplo la mega multa impuesta al banco francés Paribas por realizar transacciones financieras con el país caribeño, entre otros países.

El bloqueo fue aplicado desde 1960 por el gobierno republicano de Dwight Eisenhower y después mantenido por el demócrata de John F. Kennedy con el fin expreso de “sembrar el hambre y la desesperación en la población cubana, con el fin de derrocar al gobierno revolucionario”, comentó Moreno.

El Vicecanciller se refirió a la prórroga anual de la Ley de Comercio con el Enemigo, promulgada en EEUU como medida de guerra en 1917 para restringir el comercio con naciones consideradas hostiles. Barack Obama prorrogó como cada año y bajo los conocimientos de esta Ley, las medidas de bloqueo contra Cuba, una decisión que mantiene intacta la política de agresión y hostilidad contra la Isla, añadió.

 

Fuente: Cubadebate.

Debatirá la ONU proyecto de resolución de Cuba contra el bloqueo #CUBAvsBLOQUEO

Posted on

 

infografia-votaciones4.jpg

La Habana, 27 oct (AIN) El proyecto de resolución cubano contra el bloqueo estadounidense será discutido mañana en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (AGNU) por vigésimo tercera ocasión consecutiva.

Bajo el título Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos de América contra Cuba, el texto será sometido a la consideración de más de 190 estados representados en el organismo internacional.

En noviembre de 1992 la AGNU aprobó por primera vez el texto por 59 votos a favor, tres en contra y 71 abstenciones.

Desde entonces, cada año la cifra de sufragios condenatorios a la criminal política norteamericana ha subido incesantemente hasta llegar a los 188 obtenidos el pasado año, con las solitarias oposiciones de Estados Unidos e Israel.

El informe de Cuba recoge las multilaterales afectaciones que para la Isla representa el cerco norteamericano.

Este se encuentra avalado por un cuerpo legal establecido entre las que destacan las leyes Torricelli y Helms Burton.

Según el texto del informe de Cuba a la AGNU “El daño económico ocasionado al pueblo cubano por la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, asciende a 1 112 534 000 000 de dólares,a pesar de la reducción del precio del oro en comparación con el período anterior. A precios corrientes, durante todos estos años, el bloqueo ha provocado perjuicios por más de 116 880 millones de dólares norteamericanos.”

Pero dadas sus ilegales implicaciones extraterritoriales, impide o dificulta seriamente las relaciones comerciales de La Habana con terceros.

 

Fuente: AIN.

A %d blogueros les gusta esto: