-

Mes: noviembre 2017

Guerrilla Santaclareña: las malas compañías.

Posted on

 

La semana pasada tuve la visita de nuestro grupo de blogueros viajantes que llegaron y se fueron progresivamente entre miércoles y lunes. Vinieron a conocer Santa Clara y lo que fuese posible de un poquito más allá. Planifiqué un programa modesto y concreto para que en tres días pasaran por lugares diferentes. Lamentando ausencias y alegrándome por quienes sí vinieron, fue este el recorrido que ejecutamos.

Mis amigos son unos atorrantes, se exhiben sin pudor, beben a morro,
se pasan las consignas por el forro y se mofan de cuestiones importantes.

El jueves estuvimos rondando el parque Leoncio Vidal y su entorno. Conocieron la única plaza de cabecera provincial atacada por fuerzas insurgentes en la Guerra de los Diez Años, la Guerra del ’95 y la gesta final en 1958. Se familiarizaron con sus peculiares monumentos, que van de la fuente del Niño de la Bota Infortunada a la farola con el hoyo de un disparo español en el sitio que marca el lugar donde cayó el coronel mambí que le da nombre al espacio urbano. Entramos a la Biblioteca Provincial José Martí para ver la sala donde sesionaba el Gobierno Provincial republicano y supieron de los edificios principales que rodean el lugar.

Mis amigos son unos sinvergüenzas que palpan a las damas el trasero,
que hacen en los lavabos agujeros y les echan a patadas de las fiestas.

Luego fuimos a El Carmen, parque que marca el momento fundacional de la ciudad mediante misa a la sombra del modesto tamarindo el 15 de julio de 1689. Allí está la iglesia con sus visibles retoques de tres siglos que fue cárcel de mujeres villaclareñas en el XIX y la espiral de dieciocho columnas que representa a las familias remedianas originarias con sus impresionantes impactos de bala de la toma a la estación de policía en diciembre de 1958. De ahí, pasamos por el Tren Blindado, ese hierro vencido por la claridad como lo llamara Silvio Rodríguez en una de sus canciones.

Mis amigos son unos desahogados que orinan en mitad de la vereda,
contestan sin que nadie les pregunte y juegan a los chinos sin monedas.

Más tarde, nos atendieron amablemente en el Museo Provincial donde hicimos un recorrido por la historia de Villa Clara dentro de la historia de Cuba. Nos impresionó su rica colección que merece más atención para preservarla por parte del Estado. Para terminar les había preparado como sorpresa especial un breve encuentro con la hermana de El Vaquerito, que tuvo la delicadeza de aceptar vernos y dialogar sobre la breve vida de su hermano, ya acoté que antes estuvimos en parque de El Carmen donde cayera Roberto Rodríguez Fernández, el bravo capitán y jefe del Pelotón Suicida de la columna 8 Ciro Redondo.

Mi santa madre me lo decía: ¡Cuídate mucho, Julito, de las malas compañías!,
por eso es que a mis amigos los mido con vara rasa, los tengo muy escogidos
son lo mejor de cada casa.

El viernes lo empezamos poniendo las flores de los 39 nichos del Mausoleo que guarda los restos del Che Guevara y sus hermanos de guerrilla y visitamos el Museo aledaño relativo al Guerrillero Heroico. Luego visitamos el interesante proyecto Corazón Solidario del enfermero Víctor Cuevas, una especie de hospital de día para enfermos psiquiátricos por cuenta propia. Allí hicimos una modesta donación material de artículos de aseo y recibimos una extensa explicación de su origen y funcionamiento.

Mis amigos son unos malhechores, convictos de atrapar sueños al vuelo
que aplauden cuando el sol se trepa al cielo
y me abren su corazón como las flores.

La tarde fue para viajar hasta Encrucijada para ir al Museo Casa Natal de Abel Santamaría, el segundo jefe del asalto al Moncada del que recién se celebró su 90 natalicio. Teníamos dos viajes planificados en un transporte que al final no pudo ser, entonces gracias a que Enrique Luis, integrante agramontino del grupo, pagó la mitad de este pudimos viajar dos veces fuera de la cabecera en camiones de alquiler. Ese es un gesto de desinterés que no puedo dejar de mencionar aunque de antemano sé que a él no le gustará que lo refleje.

Mis amigos son sueños imprevistos que buscan sus piedras filosofales
rondando por sórdidos arrabales donde bajan los dioses sin ser vistos.

El sábado fue la otra travesía: el destino fue San Juan de los Remedios, la Octava de Cuba, como la bautizara Eusebio Leal en su 500 aniversario. Reinaldo, el conservador de la ciudad, nos mostró el interior de la Parroquial Mayor y nos llevó al Museo de las Parrandas, donde está el testimonio de esas fiestas en que se retan los barrios de El Carmen y San Salvador cada 24 de diciembre. Allí disfrutamos de la controversia fraterna y eterna entre las que cuidan el Museo, que está en San Salvador, pero entre sus trabajadoras hay fervientes simpatizantes del bando carmelita. Este fue el final de este sencillo periplo por mi ciudad y dos de sus municipios. Hicimos el cierre en el restaurante El Internacional que los tres días nos garantizó muy buen almuerzo.

Como anfitrión y coordinador quedé inconforme.  Es inevitable que algo salga mal pero ellos no se lo merecen y eso da muy mal sabor. Hubiese querido darles mejores condiciones de alojamiento, transporte y alimentación pero desde mi condición de simple ciudadano es muy difícil lograrlo. Hice todo lo que pude para que lo que de mí dependiera quedase bien. El fallo del transporte un día antes y el clima de lluvia intermitente nos apartó de la Universidad Central, El Mejunje y la Loma del Capiro, lugares que fue imposible concretar. Les agradezco su confianza por haber viajado la mayoría desde muy lejos esperando que valiese la pena. Quiero pensar que lo que vieron, las personas que conocieron y las pequeñas singularidades locales que compartieron los hayan hecho regresar a casa con algo que contar a los que aman. ¡Gracias a todos por su compañía!

sta_clara_encrucijada_remedios_2017_0058.jpg

Mis amigos son gente cumplidora que acude cuando saben que yo espero,
si les roza la muerte, disimulan, que pa’ ellos la amistad es lo primero.

Tomado del Blog El Café de Nicanor.

Con los héroes en Santa Clara

Posted on Actualizado enn

Para “Camarero” con el mayor de los agradecimientos posibles.

Santa Clara tiene muchos héroes: los que son un referente para millones de personas y los que, también sin esperar nada a cambio, marcan la diferencia aunque sea para una simple persona; y eso ya es suficiente, creo yo.

En Palpé muy de cerca la fugaz existencia de Roberto Rodríguez, El Vaquerito”,  cuya hermana todavía hoy tiene que juntar fuerzas para hojear sin desmoronarse el álbum familiar que resume la biografía de aquel muchachito valiente que se fue de este mundo a los 23 años.

Muy cerca, en Encrucijada, anduve por la casa donde vio la luz Abel Santamaría que de niño quería ser Maceo e hizo algo igual de grande: ser el alma de la Generación del Centenario.

Con una flor en la mano derecha y sumido en la semi-penumbra del Mausoleo me vi frente al nicho donde reposa el Che Guevara. Confrontado ante el reto de expresar algo a nombre de nuestra guerrilla de blogueros dije algo así:

Podría intentar un discurso grandilocuente para el Che y los demás guerrilleros que aquí reposan, pero ellos no pueden escucharnos. Así que estas palabras son para cada uno de nosotros, para que hagamos de este momento algo único y lo convirtamos en un impulso, una fuerza que nos empuje a ser más justos y definitivamente más revolucionarios.

Regreso con el placer se haber conocido a otro héroe aunque probablemente él no tenga conciencia de su condición y eso lo hace mejor todavía.

Víctor venció las oscuridades que pretendieron apoderarse de su mente; y como si eso no fuera ya suficiente, no se permitió el pecado de olvidar su sueño. Se hizo enfermero y después de muchos tropiezos sacó adelante Corazón Solidario, una iniciativa que a puro cariño y paciencia trae a la luz a quienes han perdido el rumbo de su psiquis.

De Santa Clara guardaré la satisfacción de haber visto a los heroísmos que nutren las esencias de Cuba: los del pasado que no deben olvidarse ni mistificarse porque se volverían inverosímiles, y los cotidianos que merecen apoyo para que crezcan.

Tomado del Blog Cuba Izquierda.

Le Thi Rieng: una escuela muy especial

Posted on

Cuba en Resumen

Texto: Laura V. Mor, Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

Fotos: Yaimi Ravelo Rojas.

Yendo por la carretera a Mayabe, en las afueras de la ciudad de Holguín, nos encontramos con la Escuela Especial Le Thi Rieng, donde nos reciben acalorados con esa manera única y fresca que tienen los niños.

Ya desde el portal se ve a parte del colectivo de trabajadores esperándonos con una rosa roja para cada uno de nosotros en una mano y en la otra mano algo que no distinguíamos bien a lo lejos, y que luego vimos, era una foto del bello paisaje que los rodea con una dedicatoria agradeciendo nuestra visita, como para que no los olvidásemos.

Ver la entrada original 854 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: