Día: febrero 5, 2016

Sambo se come a #Zika

Posted on Actualizado enn

El “pez sambo”, ¿la solución definitiva al virus del Zika?

Una comunidad costeña de El Salvador está combatiendo el amenazante brote del virus del Zika con la implementación de un original proyecto que incluye la presencia de “peces sambo”.

Fuente: RT Actualidad.

El periodismo ciudadano de la #Cuba actual

Posted on Actualizado enn

blog

Hace solo unos días completé un cuestionario para una joven colega que basaba sus preguntas en la hipótesis sobre la existencia en la actualidad de una presunta, creciente y sospechosa “tranquilidad” en la blogosfera de Cuba. No voy a adelantar todas mis respuestas, pero aprovecho para llamar la atención sobre esta percepción que comienzo a escuchar con cierta frecuencia y, de paso, darles una muy buena noticia.

En su encuesta la periodista planteaba que algunos estudiosos consideran que hoy en internet cobra mayor fuerza una modalidad de blog de blogs, con varias firmas y estilos, o la revista digital en formato blog, e inquiría mi opinión al respecto.

“No soy estudioso del tema, pero creo que todas las variantes comunicativas de participación ciudadana y del periodismo digital podrían coexistir sin que unas vayan en detrimento de las otras. Si alguna de ellas perdiera preponderancia de manera abrupta, podría ser una situación coyuntural, o habría que revisar si existen mecanismos coercitivos que la limitan o desestimulan”, respondí.

El tema merecería debate y seguimiento. Hay que estar alertas a cualquier señal de retroceso en los espacios de participación, y a todas sus posibles causas si así fuera. No debemos volver atrás en lo que ya parecía una victoria, que avalan incluso investigaciones teóricas dentro y fuera de Cuba.

portadaok-blog

Portada de la tesis de Gretel.

Y aquí viene la noticia: precisamente ese fue el tema de la tesis de maestría con el título Participación política en red: La blogosfera y la toma de decisiones de la esfera pública en Cuba: cuatro casos de estudio entre 2010-2015, que en diciembre último la joven investigadora cubana Gretel Rafuls Trujillo defendió ante el Departamento de Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, en la Universidad Autónoma de Barcelona.   

“A Carli chiringuero, Harold Joven Cuba, Ravsberg y Paquito el de Cuba; los protagonistas de esta fiesta por un periodismo ciudadano que nos haga crecer. (Quizás algún día, hasta yo me anime a “bloguear Cuba por cuenta propia”, inspirada en ustedes)”, esta es la frase que la autora —graduada de Licenciatura en Comunicación Social, en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, en 2012— nos regaló en la dedicatoria del trabajo a sus cuatro “objetos de estudio”.

Por mi parte, agradezco que seleccionara este blog para su tesis y todavía más hacerles compañía a otras tres iniciativas de comunicación que mucho respeto y admiro —La Chiringa de CubaLa Joven Cuba y Cartas desde Cuba—, y de cuyos autores soy amigo personal.

Precisa Rafuls Trujillo que el suyo es “un estudio de caso múltiple, centrado en la actividad desplegada por los autores de cuatro bitácoras monitoreadas por las instituciones de gobierno, que resultan representativas en el abordaje a problemáticas nacionales, durante el período 2010-2015”.

Como parte de su enfoque cualitativo, la autora ofrece una abarcadora investigación bibliográfico-documental; la entrevista en profundidad a expertos en participación política a través de la web, a decisores y a cuatro blogueros de la muestra.

Analiza también el contenido de decenas de post, su eco en los propios blogs investigados y en relevantes medios digitales independientes e internacionales seguidos por el gobierno cubano; y finalmente, las respuestas publicadas por este.

Sería imposible resumir aquí esto texto de casi 140 páginas y múltiples honduras conceptuales y apreciativas que le permitieron a Rafuls alcanzar el grado de Máster Internacional en Comunicación y Educación. Tampoco me resultaría cómodo hacerlo, al estar yo también bajo su lupa.

Pero aprovecharé una de las conclusiones de la tesis —muy conveniente para mí—, cuando Gretel escribe que “Paquito el de Cuba es el menos identificado por las autoridades como adversario, pues su autor trabaja como directivo en un medio de prensa oficial”, para enfatizar en tres de sus consideraciones:

“Los posts críticos publicados por los blogueros estudiados —dice en otra de sus 21 conclusiones— se pueden clasificar, como tendencia, en reflexiones generales, noticias o denuncias concretas, aunque suelen hallarse piezas híbridas. Las demandas específicas suelen ser las más efectivas en la obtención de respuestas estatales favorables, sobre todo si son acompañadas de acciones concretas de los blogueros, que trasciendan el ciberespacio”.

grc3a1fico-vida-del-post

Interesante ciclo de vida del post que la autora construyó, a partir también de las sugerencias y aportes en Facebook de blogueras y blogueros de Cuba.

Y dos recomendaciones de las 13 que realiza Gretel:

• “Cuidar la ética periodística en el lenguaje y el tratamiento de las fuentes, en todas las publicaciones de los blogueros, sobre todo aquellas, que puedan constituir respuestas a los intentos de desacreditación de las autoridades”.

• “Mantener la práctica de denunciar colectivamente cualquier acto de censura estatal que pueda intentarse contra las bitácoras; así como el reflejo en los blogs del ciclo íntegro del proceso de debate y deliberación según los eventos y posts relacionados, impulsados por los blogueros”.

En la investigación hay múltiples contribuciones más que pudieran ser de gran utilidad para las distintas partes involucradas en el proceso de deliberación pública en Cuba a través de los medios tradicionales y emergentes de comunicación, incluso aunque no las compartamos todas al 100%.

Solo seleccioné tres, a modo de ejemplo e incitación, que podrían — ¿por qué no?— servir como consejos para quienes lidiamos con una bitácora y contribuir a conseguir una mejor blogosfera, que cada día quisiéramos y tendría que ser, por el bien de la sociedad cubana, más “intranquila”.

Tomado del Blog Paquito el de Cuba

Los olvidados, los que se quedan #Cuba #AsíEstamos

Posted on

Por: Harold Cárdenas Lema

Son tiempos de fetichismo con el socialismo tropical cubano. Hay preguntas que hacen eco en todas las esquinas de esta isla y confieso que me tienen cansado. ¿Por qué se van los jóvenes cubanos? ¿Piensas irte también? ¿Qué pasará en un país sin juventud? Las respuestas son obvias: emigrar es su derecho, hay muchos que aspiran a hacerlo pero también otros que se quedan a conciencia. Aun así, molesta bastante que el protagonista hoy en día sea el emigrante y no quienes se quedan a construir el futuro de Cuba.

Los olvidados entonces somos los enraizados, los que quedamos aquí en este país cargado de contradicciones. Eso tiene que ver con otras actitudes, como aquella amiga de antaño que regresó el otro día y quería enseñarnos a utilizar Facebook porque “este país es un atraso”. O los que piensan que en Cuba quedan los que no tienen oportunidad de marcharse, reduciéndonos a una suerte de perdedores. Esos y otros mitos circulan todos los días, dando una visión simplificada de este país según la cual todos nos queremos marchar. Y no es así.

Conozco muchos jóvenes que les iría bien en otras tierras pero se quedan en Cuba porque los mueven fuerzas mayores. Muchos desconocidos que hacen bien anónimamente, muchísimos que trabajan cada día por un salario simbólico y son los héroes olvidados de este país. De esos no escribe casi nadie, es más fácil visibilizar a supuestos “ganadores” o preocuparse por el desangramiento migratorio y no por la solución para terminarlo.

¿Por qué se van los jóvenes? Muchas razones, entre ellas la ausencia de un paradigma del éxito que sí tuvieron nuestros padres y nosotros carecemos, que toca construir. Quizás la respuesta para esto sea precisamente visibilizar, ¿a quiénes? A los que se quedan.

Por otra parte, el éxodo del 2016 no es el mismo que la crisis de los balseros en 1994. Aquello fue una respuesta ante la escasez más cruda que hoy en día ya no es tan así. ¿Qué pasa entonces? Por alguna razón en los momentos más duros del Período Especial el consenso nacional soportó embates que hoy no podemos superar. ¿Por qué? Quizás porque el proyecto de nación estaba más claro en ese entonces, porque existía el liderazgo carismático de Fidel Castro como mecanismo de unidad o sencillamente porque creíamos que era posible un regreso a la estabilidad de los años 80.

El día que aceptamos que no había un regreso posible, desaparecieron los paradigmas y las certezas. Nuestra incapacidad de generar un consenso y enviar señales claras sobre el rumbo del país o sobre cuál es el plan gubernamental para nuestro futuro, provoca el desaliento y la mirada hacia alternativas foráneas. Parte de la emigración cubana es también responsabilidad nuestra entonces como proyecto de país incapaz de generar un mayor consenso.

En el extranjero tengo a todos mis amigos de la infancia menos uno, que quizás se marche pronto también. Allá están mis compañeros de aula, mis novias y si quisiera hacer una reunión de clase, sería más fácil hacerla en Miami que en mi ciudad natal. La empatía con el emigrado es inevitable porque con solo un par de giros en el destino cualquiera de nosotros pudo haber sido uno de ellos. Aun con su participación y apoyo, el futuro de esta isla tienen que decidirlo los que viven dentro. Irónico entonces que esos sean los grandes olvidados en esta historia, los que se quedan.

Fuente: La Joven Cuba.