Mes: octubre 2015

Retos legales del marketing digital

Posted on

marketing_mx

Por Joel Gómez Treviño

Varias veces al año salen al mercado nuevos y mejores dispositivos electrónicos, desde los tradicionales teléfonos inteligentes y tabletas, hasta drones, pantallas holográficas y dispositivos de vestir. Cada avance tecnológico representa una nueva oportunidad de hacer marketing de una manera novedosa, pero sobre todo, muchas veces abre una posibilidad de llegar a más gente en menor tiempo. De ahí la esmerada atención que se le ha puesto a los fenómenos informáticos del “big data” y el “internet de las cosas”, tanto por sus beneficios como por sus riesgos.

Debo reconocer que el derecho siempre irá varios pasos atrás de la tecnología. Los procesos legislativos son lentos por naturaleza, y usualmente los diputados y senadores están más preocupados por otro tipo de temas; legislar sobre temas tecnológicos no es una de sus prioridades.

En algunos países se dice que las mejores oportunidades para hacer negocios (particularmente los “disruptivos”) se dan cuando no están regulados. Tal vez sea cierto, la gente puede hacer mucho dinero con negocios innovadores o disruptivos que no están regulados, pero… ¿a costa de qué? En muchas ocasiones estos negocios se aprovechan de vacíos legales -o incluso de la ausencia total de regulación- para crecer desmesuradamente, a veces pisando a muchos en el camino.

Ante este panorama legal incierto o de lenta implementación, ¿podrían los marketeros tener un código de ética en la adopción de nuevas tecnologías como medio o estrategia para hacer publicidad? ¿Qué elementos podría tener ese código de ética? ¿Cuáles serían los retos legales a superar? A continuación comparto algunas ideas, traducidas en “derechos del consumidor en la era digital”:

El consumidor debe:

  • Conocer qué información tratas de él (datos personales).
  • Saber cómo obtienes dicha información, a través de qué medios o procesos.
  • Comprender de manera detallada para qué usas esa información, así como poder negarse a determinado tratamiento.
  • Entender si compartes o transfieres dicha información con terceros.
  • Autorizar (otorgar su consentimiento) de manera inequívoca el que trates sus datos personales para determinados fines, así como la transferencia de los mismos.
  • Poder revocar de manera inmediata su consentimiento para evitar que sigas tratando sus datos personales.
  • Ejercer sin dilación sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en el tratamiento de sus datos personales.
  • Tener garantías de que adoptarás todas las medidas de seguridad necesarias –tanto físicas como técnicas y administrativas– para proteger sus datos personales contra robo, pérdida, alteración, uso, acceso o tratamiento no autorizado.
  • Tener garantías de que usarás siempre sus datos de manera confidencial y que respetarás la ley aplicable, así como cualquier otro acuerdo al que hayas llegado con él, a través de tu aviso de privacidad.
  • Poder acudir ante cualquier autoridad competente en caso de que sus derechos sean vulnerados.

¿Estás listo para enfrentar estos retos?

Fuente: Observatorio Iberoamericano de Protección de Datos.

Control posesivo o Si no estas conmigo estas contra mi?

Posted on

En ocasiones me he visto frenado también y es por la habitual palabra de  “orientaciones”, hay que esperar no se puede hacer nada. De hacerlo,  es peligroso,  si te sale bien, no pasa nada y tampoco se entera nadie. Si sale mal…..

Bien, acá les dejo las palabras de Harold.

Julio C. Moreno editor de Kokacuba

 

La iniciativa

descargaPor: Harold Cárdenas Lema

No es lo mismo luchar por el poder que gestionarlo, no es lo mismo hacer una revolución que mantenerla así, sin que sus partes se vayan volviendo conservadoras. Dentro de los muchos desafíos que implica construir un país mejor, está la mirada que se tiene hacia el ímpetu de los jóvenes. Lamentablemente la iniciativa a menudo es mal vista, por espontánea, por cometer el pecado de no estar reflejada en el plan de trabajo mensual. Y si eso no cambia pronto, se perderán los corazones y las mentes de la juventud cubana.

Recuerdo perfectamente el 5 de marzo de 2013, estaba de viaje en otra universidad y había un sol infernal, ese día murió Hugo Chávez. En el momento que llega la noticia los profesores y estudiantes queríamos hacer algo, había que hacer algo, decir algo para sacarnos el dolor de dentro. Ahí recibimos el primer freno, la administración avisaba que no se podía hacer nada hasta recibir indicaciones, incluso mencionaron que debíamos esperar el noticiero de la noche en la TV para saber qué hacer. Como si no lo supiéramos.

Si Fidel y su grupo sabían qué hacer en 1953, medio siglo después esta juventud formada en la Revolución lo sabe también de sobra pero según las reglas del juego actuales, podemos hacer bien poco. Quizás la culpa sea nuestra, por pedir demasiado permiso para las cosas, por esperar que nos dejen hacer lo que en nuestras conciencias sabemos que toca. El caso es que en las ocasiones que ha surgido un grupo de jóvenes con ganas y capacidad para relanzar el proyecto nacional, por alguna razón termina cercenado. Una vez un funcionario me lo dijo a las claras, eso pasaba por “creer que ellos eran la vanguardia, cuando la vanguardia es el Partido”. Sobre esa idea tan suicida me reservo los comentarios.

Ese día que murió Chávez no se hizo actividad alguna, me daba pena con los estudiantes extranjeros presentes, me dolía la verticalidad del asunto. Cuando nos reunimos la mañana siguiente en el patio de la universidad, no estaba presente la dirección de la FEU ni de la administración, ese momento sensible no lo compartieron con aquellos que representaban, su presencia era requerida en otra reunión. Y el problema no eran esos dirigentes que me consta tienen valores positivos, solo estaban haciendo lo que se requería de ellos, el problema es más de raíz.

Hace unos días se hizo una manifestación de jóvenes en las calles de La Habana pidiendo justicia por lo ocurrido en Ayotzinapa. Lo ocurrido apenas si trascendió a un periódico provincial, era imposible publicarlo en nuestros grandes diarios porque al no existir otra prensa que no sea la oficial, hacerse eco del asunto podría provocar un problema diplomático. Esto además de señalar las deficiencias del sistema de prensa nacional, es una triste ironía porque entonces las actitudes más revolucionarias son impublicables. Para colmo, ¿cuándo la FEU o la UJC convocaron a la juventud cubana para hacer algo parecido? ¿Cuánta iniciativa puede tener un dirigente juvenil sin que le acusen de creerse la vanguardia?

Estas son algunas de las contradicciones de nuestra realidad. Me gustaría pensar que el sector partidista que trabaja con los jóvenes es el más revolucionario, por las características de no-subordinación que debe tener la relación Partido-Juventud, pero recibo señales mezcladas. Tenemos muchos cuadros “confiables”, con valores positivos y diríamos de ellos que son buenas personas, pero su trabajo no es ser simpáticos o nobles sino cumplir bien su función. Y a menudo para no violar el orden de las cosas, no darle armas al enemigo o lo que es peor, “por si acaso”, frenan la iniciativa de la juventud.

Ahora el Partido debe dejar las posiciones paternalistas y la manía controladora, o el relevo del futuro estará compuesto por lo que el Che tanto temía: “asalariados dóciles del pensamiento oficial”. Y mejor que estos cambios ocurran pronto, o nos veremos un día haciendo una manifestación en las calles pero desde la oposición, con represión incluida quizás. Ahí sí estamos fuera de práctica, mejor tener iniciativa ahora que improvisar en el futuro.

 

Tomado del Blog La Joven Cuba

Nueva pesadilla para #Facebook : un joven Jurista

Posted on

Hace a penas una semana escuche que la tendencia a cambiar a nuevas redes sociales es algo que se avecina, a mi entender como que Facebook desaparecía como red social. Hoy leyendo este articulo se me hace mas evidente la razón o una parte de las razones por lo que los internauta cambian de redes.

Debemos prepararnos para estos cambios, y muy pronto.

Julio C. M editor de Kokacuba

 

El estudiante que se ha convertido en una pesadilla para Facebook

El ciudadano austríaco Max Schrems, estudiante de jurídicas, esperando el veredicto sobre el acuerdo EEUU-UE de transferencia de datos en el Tribunal de Justicia europeo, en Luxemburgo, el 6 de octubre de 2015

El joven jurista austríaco Max Schrems, que logró que la justicia europea invalidara este martes el acuerdo entre la UE y Estados Unidos para transferir datos personales, se ha convertido en una pesadilla para Facebook.

Cuatro años después de que Schrems, que cumplirá 28 años este mes, iniciara su combate contra el Goliat de internet, el Tribunal de Justicia europeo invalidó el acuerdo, debido a las revelaciones de espionaje masivo de las agencias estadounidenses, una decisión que afecta a gigantes como Facebook.

Schrems, usuario de Facebook desde 2007, cuenta habitualmente a los periodistas cómo surgió la idea de esta lucha durante una conferencia en Silicon Valley (Estados Unidos). “Los estadounidensesse burlaban abiertamente de los europeos” por insistir en los derechos fundamentales, recuerda. “Decían que no pasaría nada si no se respetaban” las leyes europeas sobre protección de datos personales.

A su regreso a Austria, el estudiante pidió a Facebook que le enviara una recopilación de sus datos personales y recibió un archivo con 1.222 páginas que detallaba todas sus informaciones presentes en esta red social, incluso las que creía haber suprimido.

Para los gigantes de internet, “los datos personales son el nuevo petróleo. Quieren adquirirlos, eso es todo”, subraya Schrems, quien en agosto de 2011 denunció a Facebook por primera vez por detención abusiva de datos personales en Irlanda, sede europea de esa red social.

Cuatro años después, la decisión de este martes “es un hito en lo que concierne a la privacidad en línea”, estimó Schrems en una declaración. “Aclara que la vigilancia masiva viola nuestros derechos fundamentales. La decisión es un golpe mayor a la vigilancia global de Estados Unidos que reposa principalmente en empresas privadas”, agregó.

No obstante, Schrems continúa utilizando Facebook, “una herramienta formidable para mantenerse en contacto con sus conocidos”. “Pero nunca he compartido informaciones demasiado personales”, se apresura a agregar.

Por otra parte, Schrems lidera la mayor demanda colectiva interpuesta en Europa contra Facebook por presunto uso ilegal de datos personales, tras apelar el fallo de un tribunal de Austria que se declaró incompetente en julio para juzgar esta acción colectiva.

El joven militante apeló a todos los usuarios de Facebook para que apoyaran su iniciativa ante la justicia austríaca a través de la web http://www.fbclaim.com.

A falta de medios para verificar la identidad de cada uno, el joven limitó por ahora a 25.000 el número de codemandantes, quienes reclaman a Facebook 500 euros (650 dólares) cada uno en concepto de daños y perjuicios.

Fuente: Yahoo!

Tener 5.000 amigos en Facebook es postureo: la ciencia demuestra que solo podemos manejar 150 de forma adecuada

Posted on

No son pocos los usuarios que ven Facebook como una competición. Los reconocerás porque ellos son los que más fotos suben, más peticiones de juegos mandan y sobre todo, más amigos tienen. Pero esa furia coleccionista es pura vanidad y es imposible de manejar. Y no hablamos de los que tienen 4.000 amigos. Cualquiera que tenga más de 150 lo hace por puro postureo.  Al menos eso es lo que asegura un estudio científico llevado a cabo en Inglaterra y que concluye que ningún ser humano es capaz de cuidar a más de 150 amigos en la red social. 

Robin Dunbar, profesor de Antropología Evolutiva de la Universidad de Oxford, quería saber si los círculos de amistad de los seres humanos se habían ampliado gracias a Facebook.Este docente ha dedicado buena parte de su vida académica a estudiar este asunto, algo que le ha llevado a analizar las relaciones que se establecían desde la prehistoria hasta la actualidad.

Y por muy atrás que se fuera en el tiempo, el profesor siempre encontraba los mismos patrones. Los hombres y mujeres solo son capaces de establecer lazos afectivos con un número limitado de personas, y suelen mantenerlos a lo largo de la vida. Tras decenas de estudios, Dunbar llegó a la conclusión de que los seres humanos solo podemos manejar adecuadamente la amistad de 150 personas. Según su teoría, el neocórtex, la parte del cerebro encargada de la conciencia, el lenguaje y el pensamiento, solo es capaz de recordar de manera afectiva a ese número de individuos.

Pero Dunbar pensaba que Internet, al ser la herramienta más poderosa de comunicación que ha tenido la Humanidad, había cambiado nuestra forma de relacionarnos. ¿Quizás ahora establecíamos vínculos con un mayor número de personas?

Para descubrirlo, acudió a Facebook, la red social más utilizada, y dentro de ella, a sus usuarios más populares, aquellos que tenían por encima de 1.500 amigos.Tras analizar sus interacciones descubrió que, aunque tuvieran miles de amigos, en realidad solo entablaban relación con un número muy reducido de ellos. Exactamente 150.

Lo interesante es que a pesar de ver que una persona tiene miles de amigos en Facebook, solo se relaciona con un número muy limitado, como ocurre en la vida real”, explica Robin Dunbar en declaraciones concedidas al Daily Mail.

El docente también revela que en Facebook se da los mismos patrones que en la vida real: “Las mujeres saben mantener una relación mucho mejor en la red social, ya que les basta con hablar. Los hombres, sin embargo, mantienen una relación haciendo cosas juntos”.

Para Dunbar, mantener el contacto en Facebook es al menos tener una conversación una vez al año. Y no, no vale poner un ‘me gusta’ de vez en cuando o solo felicitar el cumpleaños. Eso solo crea frágiles amistades virtuales.

 

Fuente: Yahoo!

Karina Marrón: “el cambio en el Periodismo cubano está en nosotros”

Posted on Actualizado enn

¿En qué consiste el desafío de pensar cada día el periódico Granma? Sobre ello nos cuenta Karina Marrón, quien dirige la redacción nacional de ese periódico…

Karina marrón, jefa de información nacional en el diario Granma.
Karina Marrón, jefa de información nacional en el diario Granma.

Tener no mucho más de 30 años y dirigir la redacción nacional del periódico de mayor circulación de un país no es una misión fácil. De ello puede dar cuenta Karina Marrón, quien es la jefa de la redacción nacional del diario Granma, y cada día se enfrenta al enorme reto de intentar llevar a sus páginas una Cuba con balances. No es sencillo eso de lograr que se vean en apenas ocho páginas nuestros matices: más personajes, hechos, presencia de todas las provincias, reconocimiento y a la vez crítica —me asegura—;  pero Karina no renuncia al deseo de transformar para bien el ejercicio del periodismo cubano desde su espacio cotidiano.

Sobre los necesarios cambios dentro de la prensa cubana y los desafíos, amenazas y oportunidades de Granma en el escenario de la Cuba de hoy, conversamos con Karina, a propósito del 50 aniversario de este órgano de prensa.

—Cuando llegas a dirigir la redacción nacional de Granma ya tenías una trayectoria en el periódico Ahora ¿Cuánto de ruptura y de continuidad hubo entre lo que hacías pensando fundamentalmente en Holguín y lo que comenzaste a concebir para el público nacional?

—Llegué a Granma en octubre del 2013 y aunque ciertamente el trabajo en el ¡Ahora! fue una gran escuela —por la calidad de los profesionales con los que compartí y las concepciones del periodismo que se han convertido en tradición de ese periódico—, Granma era bien diferente.

“Si hablamos de continuidad creo que puedo mencionar dos cosas fundamentales: el ser órgano oficial del Partido —cada medio ajustado a su alcance— y la necesidad de abordar temas que fueran de trascendencia para la población. El reto de conciliar ambas cosas, de profundizar en los asuntos que demanda la gente y hacerlo con la responsabilidad social que impone el ser la voz oficial del Partido, eso es algo que vi como continuidad, aun cuando, como decía, el alcance es diferente.

“Cuando pienso en ruptura, obligatoriamente me remito al diarismo. No es ni remotamente parecido trabajar en un semanario que en un diario, pues aun cuando te esfuerces por tener una buena edición digital de tu periódico, todavía en nuestras mentes el papel tiene el lugar primordial. Entonces, tuve que adaptarme a otro ritmo de trabajo, a distintas concepciones del espacio, a pensar en un país y no solo en una provincia, a diferentes relaciones con las fuentes de información, a nuevos estilos de trabajo.

“En esencia la labor sigue siendo la misma, porque el trabajo de cualquier medio de prensa, aun el más pequeño, implica prepararse para informar bien, sacrificio para investigar y encontrar la manera adecuada de decir. La gran diferencia es el impacto, lo que se puede lograr desde un medio como Granma”.

—¿Cómo era tu relación con el Granma como diario antes de llegar a trabajar en él? El Granma que leías y el que ahora formas parte de su conformación ¿Cuánto ha cambiado en la mente de Karina la imagen de ese periódico?

—Honestamente, creo que era bastante severa. Como lectora y como periodista estaba llena de insatisfacciones con lo que leía y tenía muchas ideas sobre cómo debía ser. Creo que no soy la única. Pienso que cada persona que lee Granma es como yo entonces, porque para quienes nos leen —sea en el impreso, en Granma Internacional o en la Web—, las batallas que se libran internamente cada día para que el periódico salga son invisibles, y lo único que importa es el resultado. La gente espera siempre más de este periódico y eso está bien, porque significa que la gente sigue confiando en que podemos llegar a sus expectativas. La cuestión, el reto, es no dejarlos con las ganas, no quedarnos tan lejos de lo que las personas están esperando.

“Ahora que soy parte del equipo del periódico y específicamente de su dirección entiendo muchas cosas: las limitaciones profesionales, las mediaciones en el proceso de preparación del periódico y hasta los problemas materiales. Pero como te decía, nada de eso nos justifica ante quienes siguen nuestra publicación en cualquiera de sus presentaciones y eso es lo que no podemos perder de vista.

“Considero que el Granma que “veía desde la barrera” y este del cual soy parte en estos momentos son diferentes. La versión Web del periódico es quizás el ejemplo más notorio, no solo por la nueva imagen y las posibilidades de interacción con los usuarios a través de los comentarios, sino también por los modos de asumir las coberturas periodísticas de determinados acontecimientos. En el periódico de papel también hay diferencias, especialmente en el acercamiento, todavía tímido, a la investigación, y la diversidad de géneros periodísticos. Son diferentes, pero todavía no es el Granma que me gustaría leer”.

—En tu opinión ¿Cómo es la Cuba que presenta en Granma? ¿En qué consiste el desafío de llenar cada día un periódico nacional? ¿De qué te enorgulleces? ¿Qué cambiarías?

—Creo que a la Cuba que se presenta en Granma le faltan todavía muchos matices, le faltan personajes y a veces, le faltan hechos. Es bien difícil en ocasiones conciliar todos los intereses para que Cuba esté en toda su extensión a diario en esas 8 páginas, porque el periódico no es solo el lugar donde la gente busca información, un instrumento en la lucha ideológica que libra nuestro país y un documento que queda para la historia; sino que también es visto por mucha gente como un espacio de reconocimiento. Entonces, todo el mundo quiere verse ahí, pero no en una crítica.

“Y es muy complejo porque por un lado la gente cuestiona que Granma publique trabajos sobre experiencias positivas de diferentes sectores: la agricultura, la construcción, la salud, la educación… cuando hay tantos problemas que resolver, pero al mismo tiempo no quieren que dejemos de reconocerles su labor.

“Creo que esa es la parte más difícil de llenar cada día un periódico nacional: el balance; que haya representación de las diferentes provincias, que estén la crítica y el reconocimiento, que podamos cumplir con la labor de informar y hacer reflexionar. Esa es una deuda que todavía no está saldada, porque cuando más nos hemos acercado siempre descubres que falta algo, por ejemplo, crónicas o historias de vida, que son otra forma de contar a Cuba y que tanto oxigenan una publicación.

“En lo personal me enorgullece pertenecer a este colectivo, y por eso mismo me da mucha alegría cuando algo que hacemos es bien aceptado por quienes nos leen. No importa si es algo de mi redacción, o de cultura o internacionales, porque si algo hay en Granma es que no hay parcelas, lo más importante es el periódico, más que la propia firma en un trabajo.

“En cuanto a cambiar… cambiaría muchas cosas. Algunas dentro de Granma; otras fuera, pero que también influyen en lo que pasa dentro. Sin embargo, hay cambios que no ocurren solo porque lo desees y más cuando se trata de un periódico. Hay cambios que dependen de mucha gente y que llevan tiempo. Por eso creo que lo mejor es cambiarme a mí misma poco a poco (cuesta trabajo desprenderse de determinados hábitos y formas de pensar) y tratar de ser parte de ese cambio en los demás, en las cosas”.

—La redacción del Granma desde hace varios años se caracteriza por ser eminentemente joven ¿Cómo es ese reto de dirigir siendo muy joven y a su vez trabajar con tantos jóvenes? ¿Qué papel tú le ves a estos en el periodismo que estamos llamados a hacer?

—Lo más complejo es que uno mismo está aprendiendo y a veces no tienes mucho que enseñar. Aunque tengo diez años de graduada no creo que mi experiencia acumulada sea suficiente para poder convertirme en la mentora que necesitan los jóvenes a quienes dirijo, en la guía que les hace falta para poder desarrollar al máximo todo su potencial. Las fallas que tiene hoy lo que pasa en Nacionales son mis fallas, mis propias carencias, y lo mismo siento cuando alguno de los trabajos de mis muchachos es rechazado.

“Pero es muy gratificante poder trabajar con jóvenes, más en estos tiempos en los que los saltos generacionales se dan más rápido, al menos así lo percibo yo. Hoy una diferencia de cinco años puede ser una distancia enorme en cuanto a la forma de ver el mundo, y trabajar con quienes miran diferente puede abrirte los ojos a cosas que antes no habías visto. Eso en el periodismo me parece fundamental.

“En cuanto al papel que deben representar… Creo que es ese mismo esencialmente: hablar con la voz de estos tiempos. Lo ideal sería que sin que se apagara esa voz nueva, polémica, llena de color que tiene siempre la juventud, se hablara en Granma de los temas tan serios que le tocan por su rol en la sociedad cubana”.

—Si te pidiera una especie de matriz DAFO con respecto al Granma hoy ¿qué oportunidades, amenazas, fortalezas y debilidades identificas? ¿Cómo podemos transformarlo para bien? ¿Cómo te gustaría por ejemplo el Granma de los próximos cinco años?

—Es una pregunta como para hacer una tesis, pero trataré de responder brevemente a partir de los análisis que hemos hecho en el propio consejo de dirección de Granma.

Amenazas: la desleal competencia con medios llamados alternativos, tanto impresos como digitales, que ofrecen mejor remuneración económica y no tienen la presión editorial de los medios oficiales. A eso le añadiría las incoherencias en la política informativa del país y en general la ausencia de una cultura de la comunicación a escala social (de ahí el excesivo secretismo y la excesiva regulación, etc).

“Debilidades…La continua desprofesionalización y la emigración de una parte importante de los periodistas jóvenes formados en el medio, debido a múltiples causas; y los problemas materiales de los cuales no podemos desprendernos, lo cual se une a una limitada autonomía administrativa (créeme, también influye en el periódico que hacemos).

“Son apenas dos, pero podría mencionar otros como los insuficientes estudios de lectoría para conocer a nuestros públicos, los vacíos generacionales que hay en nuestras redacciones, las autolimitaciones y la falta de autopreparación de algunos profesionales, no solo periodistas.

“En cuanto a las fortalezas…El haber logrado un sistema de dirección colegiada en la toma de decisiones y una creciente construcción colectiva de la agenda del medio, en la que se tiene muy en cuenta la interrelación con los lectores. Además, es también muy positivo contar con una página Web que técnicamente nos permite estar “al día” con lo que sucede en el mundo del periodismo hipermedia, así como que haya comprensión de la necesidad de la convergencia entre el medio tradicional y el digital.

“Si tomamos en cuenta la oportunidad que representa el contar con profesionales que en su mayoría tienen disposición para realizar los cambios, y preparación para ello, especialmente los jóvenes; entonces podría decirse que una parte del camino hacia la transformación que queremos está despejada. Pero por supuesto, hay cosas que no dependen de Granma, y además es cuestión de tiempo y empeño. Y de encontrar el cómo hacerlo, que no siempre es tan fácil como identificar los problemas”.

—Desde hace varios años tienes un blog “Espacio Libre”, muy gustado. Veo que hace unos meses no escribes. ¿Cómo es la relación entre la Karina bloguera y la Karina que tiene sobre sus hombros un órgano nacional? ¿Cuánto tú crees que le aporta la blogosfera al periodismo que construimos en los medios?

—La Karina bloguera tiene muchas deudas con quienes la leen, porque dedico mucho tiempo al periódico y el blog es el que más se reciente. Por otro lado, se ha encontrado con un dilema ético, porque cuando quiero escribir algo para el blog enseguida pienso: por qué no escribo sobre eso para Granma.

“A veces uno se deja seducir por la magia de que en el blog tú eres el periodista, el editor, el que dicta las políticas informativas, editoriales y los manuales de redacción; y por tanto es en cierto modo más fácil escribir sobre cualquier cosa, pues ni siquiera tienes que convencer a quienes te leen, al final quien llega a tu blog sabe de antemano que se va a encontrar con tu criterio personal y puede compartirlo o no, pero ese es tu espacio para opinar.

“Un medio público como Granma tiene que respetar ese servicio público y, por tanto, aunque estés opinando, tienes la obligación de argumentar, de pensar bien qué quieres trasmitir a los que te leen, qué utilidad pueden encontrar en lo que haces; no es un espacio para la catarsis personal.

“Es por eso que te hablaba de un dilema ético, porque si quiero escribir sobre algo polémico en mi blog, por poner un ejemplo, siempre me cuestiono por qué no hacerlo para el periódico, que también necesita de esas cosas. Muchas veces esas ideas terminan en reportajes que le pido a mis propios reporteros, porque me doy cuenta que para Granma no puedo dejar ciertos temas solo en mi limitada visión personal. De ese modo el blog se ha ido quedando seco, o con textos más cercanos a mis vivencias como persona que al periodismo.

“Esa competencia que tienen la Karina bloguera y la editora, creo que es uno de los principales aportes que le está haciendo hoy la blogosfera al periodismo: mostrarle todos los caminos que todavía le faltan por recorrer. Si los medios aprovecháramos más la multiplicidad de voces que están allí, ya sea para nutrirnos con temas o incluso publicando lo mejor que nos encontremos en los blogs, el periodismo cubano respiraría otros aires.

—En torno al debate sobre la necesidad de un cambio en la prensa cubana ¿Qué papel tú le ves a la ética, la participación y el liderazgo de los jóvenes en ese periodismo que todos quisiéramos ver? ¿Qué podemos hacer desde nosotros mismos?

—Creo que si en algo estamos de acuerdo quienes trabajamos en los medios en Cuba y la población, es en que la prensa cubana debe cambiar. Yo diría mejor que el sistema de prensa en Cuba debe cambiar. Ahora, en ese cambio la ética es esencial.

“Queremos una prensa que tenga matices, colores, donde cada publicación se distinga por sus contenidos exclusivos, y que esté más cerca de la gente. Sin embargo, para alcanzar ese objetivo no podemos convertirnos en una prensa frívola, sensacionalista. La ética es lo único que puede salvarnos cuando no logremos ver bien los límites entre lograr un producto que sea atractivo —entretenido incluso— y el entretenimiento per se, el populismo.

“La prensa cubana tiene una tradición de defensa de la verdad, de patriotismo, que por más que les suene a algunos como “muela”, yo creo que son valores a los cuales no podemos renunciar nunca.

“Y es ético también el prepararse más cada día para hacer un mejor trabajo en los medios, luchar contra quienes quieren ocultar información… Por eso para mí cualquier ruta hacia el cambio tiene que ir ligada a la ética.

“En ese cambio, además, los jóvenes son la clave, porque tienen la fuerza, el ímpetu, los nuevos saberes y el tiempo a favor para ir derribando los muros. Pero para eso primero tienen que sentir el compromiso de hacerlo.

“El mundo de hoy promueve de muy diversas formas la desconexión, el individualismo. Hay mucha gente esperando que sea el de al lado el que resuelva los problemas que nos afectan a todos, mientras él se detiene solo en los suyos. Yo creo que lo primero que podemos hacer es comenzar a darnos cuenta que el cambio también está en nosotros y unir fuerzas con quienes piensan igual. Solo así estaremos dando el paso en la dirección correcta. Al menos, así lo veo yo, y lo intento”.

Fuente: Cuba Ahora.

Leer el resto de esta entrada »