-

Mes: septiembre 2015

Los servicios de salud a nuestro pueblo se garantizan y mantienen su desarrollo. #Cuba #AsíEstamos

Posted on Actualizado enn

Hospital “General Calixto García “Unidad de Cuidados Intensivos de Emergencia. (UCIE). Atiende al paciente la Dra. Susana Jaen Veliz.
Foto: Jorge Luis González

Hace tan solo unos meses, la labor desplegada por la Brigada Médica Cubana en la lucha contra el ébola llamó la atención de la comunidad internacional y ocupó algunos de los principales titulares de los grandes medios de prensa. El humanismo y la consagración de nuestros profesionales saltaron a la palestra pública como un ejemplo de las sólidas bases en las que se fundamenta el Sistema Nacional de Salud Pública.

Principios de nuestra medicina que también se manifestaron diez años atrás, en agosto del 2005 cuando, ante los visibles y destructores efectos del huracán Katrina en Nueva Orleans, Cuba ofreció desinteresadamente al gobierno de Estados Unidos enviar un contingente de trabajadores de la salud para asistir a las víctimas. Este fue el preámbulo de la creación del Con­tingente Internacional para el En­fren­ta­miento a Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, que en noviembre de ese mis­mo año dio las primeras muestras de su he­roísmo al auxiliar a los afectados por un devastador terremoto en Pa­kistán.

Cuba ha colocado entre sus prioridades mejorar el estado de salud de su pueblo. Los resultados están a la vista y han sido fruto de una permanente voluntad política, sólida participación social e intersectorial y del desarrollo constante de un sistema basado en la formación ética de un capital humano suficiente, con alto nivel de competencia de sus especialistas.

Desde el propio triunfo revolucionario han sido muchos los obstáculos que hemos tenido que sortear y los intentos por impedir o desestabilizar la concreción de un sistema sanitario que, a pesar de las limitaciones económicas propias del subdesarrollo, arreciadas por el bloqueo económico, comercial y financiero im­puesto por el gobierno de los Estados Unidos, se enorgullece de ser universal, gratuito y accesible a toda la población.

No debemos olvidar que en los primeros cinco años de Revolución cerca de la mitad de los médicos que había en el país emigraron. Apenas unos 3 600 quedaron en el territorio nacional, pero su aporte fue decisivo para formar a las nuevas generaciones e impulsar la asistencia sanitaria y la necesaria investigación científica.

Así llegamos a tener más de 85 000 médicos y el mejor indicador del mundo en el per cápita de estos profesionales: 7,7 por cada mil habitantes, o lo que es lo mismo, un médico por cada 130 personas, cifra que  aun restando los 25 000 que se encuentran cumpliendo misión en el extranjero es de 5,4, por lo que continúa entre las primeras.

Precisamente ese espíritu de compartir lo que tenemos y no dar lo que nos sobra, principio que ha caracterizado a la Revolución Cubana desde sus comienzos, llevó a nuestros profesionales a prestar sus servicios tras el terremoto en Chile (1960) y la ayuda solidaria a Argelia (1963), entre otros ejemplos.

Fueron estas las primeras páginas de una his­toria que hoy tiene como protagonistas a más de 50 000 colaboradores cumpliendo mis­ión en 68 países, de los cuales la mitad son mé­dicos. Durante todos estos años más de 325 000 trabajadores de la salud han cumplido 580 000 misiones internacionalistas.

Más de 56 500 estudiantes se forman en nues­tras aulas, de los cuales alrededor de 10 700 provienen de otras naciones, como contribución también al desarrollo de otros pueblos. Igualmente, se prepararán más de 25 000 es­pecialistas, entre ellos 2 201 extranjeros.

La calidad científico técnica de nuestro personal de salud, su formación, valores humanos, la forma en que establecen la relación médico-paciente, entre otras cualidades, han determinado que sean demandados en nu­merosos lugares del mundo. En este sentido, existen convenios de colaboración Go­bierno a Gobierno, en los que se establece determinada compensación en beneficio mu­tuo. No obstante, Cuba no olvida, ni olvidará su vocación internacionalista, continuará dando ayu­da desinteresada y gratuita a las naciones que lo requieran, como lo hace actualmente en Haití, Níger, Honduras, Eri­trea, entre otras.

Lo anterior no ha estado exento de campañas difamatorias para desacreditar la labor de nuestros galenos, ni han sido pocas las acciones contra la ética por parte de los gremios y colegios médicos, que ven en los profesionales cubanos una amenaza al lucrativo negocio que es la medicina capitalista.

El notable prestigio de nuestra salud pública en el contexto internacional ha suscitado el interés de clínicas por contratar profesionales cubanos para el ejercicio privado de la medicina. Ello viene ocurriendo incluso en países amigos, aun cuando sus gobiernos no favorecen ni comparten tales procedimientos.

Uno de los principales artífices del robo de talentos ha sido el gobierno de los Estados Unidos, que desde los primeros años del triunfo de la Revolución nos obligó a adoptar controles y regulaciones migratorias para contrarrestar esta situación y ha continuado en su interés desestabilizador mediante sorteos, emigración selectiva y la Ley de Ajuste Cu­bano.

Asimismo, se mantiene vigente el Pro­grama de Parole para Profesionales Mé­dicos Cubanos (Cuban Medical Pro­fessional Pa­role Program), diseñado para incitar la deserción de los profesionales de la medicina cu­bana durante el cumplimiento de sus misiones en terceros países, establecido por el go­bierno de George W. Bush desde agosto del 2006. Para ello, cuenta con agentes y activistas en los lugares donde laboran nuestros médicos me­diante convenios gubernamentales, que presionan y ofertan facilidades de todo tipo a quienes deserten y emigren al territorio norteamericano con la promesa de un mejor futuro profesional, que en realidad solo es posible alcanzar por una exigua minoría.

Este programa ha sido cuestionado por varios medios de prensa norteamericanos, en­tre ellos el The New York Times, que lo calificó co­mo un “instrumento de fuga de ce­rebros cu­banos, cortesía de EE.UU.”.

Ante tales circunstancias, Cuba continuará compartiendo sus modestas experiencias a través de la cooperación internacional y, al propio tiempo, reitera la necesidad de establecer negociaciones para la contratación de re­cursos humanos a través de convenios institucionales, que permitan balancear y actualizar la disponibilidad de nuestros profesionales, sin dejar desprotegidos los servicios de salud a la población.

Existe la voluntad de favorecer todas las vías posibles para mejorar las condiciones de vida y trabajo de nuestros médicos. Se avanza en incrementar el acceso a las tecnologías de la información, que les permita, entre otras facilidades, llegar a los textos más actualizados de las distintas especialidades; conceder becas en el extranjero para aprender nuevas técnicas; ampliar la modalidad de misiones de colaboración por períodos cortos (grupos itinerantes); propiciar la participación en congresos y eventos nacionales e internacionales con el objetivo de difundir sus trabajos científicos e intercambiar experiencias con sus homólogos; así como adoptar las medidas necesarias para lograr que continúen superándose y dando lo mejor dentro de la profesión que, por sus virtudes humanitarias y su definida vocación, escogieron como sentido de su vida.

Los profesionales de la salud que bajo los términos de la actualización de la política migratoria han salido del país, ya sea por un interés económico, familiar o de índole profesional, incluyendo aquellos víctimas de las engañosas prácticas del vulgar robo de cerebros, tienen la oportunidad, si así lo desean, de reincorporarse a nuestro Sistema Nacional de Salud, a los que garantizará su ubicación laboral en similares condiciones a las que tenían.

Cuba continuará apostando por la integralidad de su sistema de salud, por potenciar la investigación y la producción científico técnica, en función de solucionar los principales problemas de la población, como lo ha hecho hasta ahora.

El sistema sanitario cubano tiene como principal fortaleza, el capital humano formado durante todos estos años, que le permite garantizar la salud de nuestro pueblo y al mis­mo tiempo continuar la colaboración internacional.

Ministerio de Salud Pública

Fuente: Granma.

Perdón amigo…

Posted on

1

Perdóname Amigo, porque para comer algo te hayas tenido que convertir en ladrón.

Perdóname, por que las bestias somos nosotros, tú recorres el mundo con gesto amable, moviendo tu cola al son del viento y si alguien te toca saltas de alegría, a todo el mundo brindas tu afecto sincero y por un simple pan te volverías mi mejor compañero.

Perdón amigo, por que cuando te veo en la calle, veo tus ojitos tristes y me cuentas historias de abandono, de hambre y de frío;  hablan de que un día tuviste familia que te lo dio todo y de que aún los buscas, porque seguro, seguro ellos también lo hacen, eso dicen tus ojitos tristes.

Perdóname compañero, porque cuando te veo en los ojos de perros apaleados por sus dueños, veo que te han robado el recuerdo de una caricia y te han sembrado el rencor, el miedo  y veo en ti un gran dolor.

Cuando te veo en forma de un perro callejero bajo la lluvia, con la mirada decepcionada, puedo ver que te he dejado solo en un mundo donde somos millones de habitantes, veo que cargas una soledad inmensa, inmensa en un pequeño cuerpo de perro.

2

Amigo mío, fuiste mi compañero desde que era un niño, jamás me juzgaste y las mejores conversaciones las tuve contigo a pesar de que jamás dijiste una sola palabra.

Hoy  sentí como respiraste por última vez; hoy amigo, ya no estás conmigo, es por eso que ahora veo tus ojos en todos los perros del mundo, ahora te veo convertido en ladrón por el hambre, ahora te veo sintiéndote solo.

Ahora amigo, ve y cuéntale a Dios de las horas que pasábamos juntos… Hoy sé, que si los perros no van al cielo yo no quiero ir al cielo, quiero ir a donde tu estés compañero.

Fuente: Ser Mejor Persona.

Jaime Ortega, el afiche y la cruz

Posted on Actualizado enn

Este martes apareció el Cardenal Jaime Ortega en el programa Con dos que se quieran 2; mi padre llegó a casa con un afiche y dos pegatinas obsequiadas por una vecina de las que ya reparte la Iglesia Católica dándole la bienvenida al Papa Francisco; ante partió hacia Holguín el Cristo Crucificado de la parroquial mayor de Las Tunas para estar en la misa que oficiará el Sumo Pontífice en la Plaza Calixto García de la Ciudad de los Parques. Los tres sucesos conducen a pensar que tanto en el escenario real como en el mediático, comenzó la recta final hacia la llegada a Cuba de Jefe del Estado Vaticano.

En horario estelar el Arzobispo de La Habana conversó con Amaury Pérez sobre su vida, le respondió a sus críticos e hizo un recuento sobre la relación entre la Iglesia Católica y el Gobierno Revolucionario. Ortega se vio feliz y razones no le faltan para estarlo pues han quedado atrás las etapas de franca hostilidad entre ambas partes y Cuba puede precisarse de recibir a tres Papas en menos de 20 años, privilegio muy raro en este hemisferio.

El país se transforma y la Iglesia Católica quiere participar, dijo; y no hay nada de malo en eso, creo. Nadie puede negarle su estatus dentro de la sociedad cubana. Por supuesto que la estancia aquí del Obispo de Roma vendrá a fortalecer su prestigio, más allá de si la cuantía de la feligresía es mayor o no con respecto al resto de las instituciones religiosas que conviven en este Archipiélago. Ahora bien, que los enemigos de la nación le quieran asignar otros roles ya eso algo bien distinto. Afortunadamente el Cardenal aclaró, citando palabras de Benedicto XVI y apoyadas por su actual sucesor que, “La Iglesia no está para cambiar gobiernos”.

El regocijo del clérigo es el mismo que vi en los rostros de los creyentes que despidieron solo por tiempo al Cristo Crucificado de la Parroquia de San Jerónimo de Las Tunas, para verlo el 21 de septiembre en la misa papal de Holguín. Ambas son señales inequívocas de lo mucho que se le quiere aquí a Francisco, cuya figura goza de prestigio más allá de los fieles católicos.

Sin tener nada en contra de Amaury Pérez ni considerarme enemigo de su programa, honestamente hubiera preferido escuchar al Cardenal primero en un espacio típicamente informativo (audiovisual o escrito) y no en uno de un sentido más cultural como lo es Con dos que se quieran 2. Que Jaime Ortega fuera visto, o leído, antes en alguno de los diarios o noticieros de alcance nacional no hubiera sido entendido, opino, como una concesión a Iglesia sino como la parte de la atención mediática que requiere la institución que él representa, teniendo en cuenta la inminencia del arribo de una figura de prominencia global. De nuevo, parece, nos han trastocado los papeles.

Vivir alquilado #Cuba

Posted on Actualizado enn

Vivir alquilado

HOLGUÍN-SANTIAGO DE CUBA– Sonia, holguinera, 29 años, abrió la puerta y se le enfrió el estómago. Era la segunda vez en 15 días que el señor visitaba la casa para insistir en que debían salir de allí el mes próximo. Explicaba sus razones, con cara de “qué se le va a hacer”, y Sonia asentía, controlándose, tratando de parecer comprensiva.

Este era el cuarto arrendamiento al que acudía en el año, y no era la primera vez que le pedían salir de la casa antes del tiempo pactado. Le preocupaba el dinero, encontrar otro accesible a su salario, y sobre todo, la falta de protección ante los inesperados cambios de ánimo de sus caseros.

Dayana, 38 años, profesora universitaria residente en Santiago de Cuba, cuenta que ninguno de los alquileres a tiempo permanente en los que ha estado, o de los que ha oído hablar, son legales: “¿Preguntar?, nadie pregunta, pasamos tanto para encontrar alquiler que cuando aparecen, uno no pide nada, se sabe que va a estar ilegal y tiene que conformarse. A un amigo nuestro le robaron la laptop y otras cosas en un alquiler, y no pudo hacer la denuncia porque estaba ilegal”.

Habría que preguntarse entonces por qué si el arrendamiento de viviendas está autorizado desde la Ley 65, Ley General de la Vivienda de 1988, los arrendadores a tiempo permanente han operado durante tanto tiempo y en su mayoría, al margen de las leyes.

Un arrendador del reparto Sueño en Santiago de Cuba que prefirió no decir su nombre alega: “Es cómodo y fácil de hacer, porque uno dice que le está prestando la casa a unas amistades y ¿quién te dice que no?”. En estas condiciones no hay papeleo en Vivienda, no hay contrato y por lo tanto, el casero puede echar, separar, cesar a su arrendatario en el momento en que lo estime conveniente. El inquilino no está en condiciones de exigir, por lo tanto se conforma con lo mínimo: un espacio para estar por un tiempo.

“Además de eso, recibes la ganancia limpia, para mí los impuestos están muy altos, uno no le va a dejar la casa a cualquiera por una ganancia de solo 300 pesos, por ejemplo”, comenta el entrevistado.

Una persona que alquila habitaciones por horas, con solo un cliente diario, gana limpios unos 300 pesos a la semana, o sea, 1200 al mes, sin embargo, sus impuestos son casi los mismos que para quienes alquilan la casa a tiempo permanente (5 pesos de diferencia).

Cuando se autorizó el arrendamiento de viviendas en 1988, los caseros no tenían que pedir permiso ni pagar impuestos por esta actividad, situación que cambió en 1997 con el Decreto-Ley 171. Desde entonces se estipuló que los arrendadores debían inscribirse en las direcciones municipales de vivienda y pagar impuestos: 100 pesos por cada habitación (solo se autorizaban casas con dos o menos dormitorios) y otro monto según los metros cuadrados del resto de la casa.

El otro cambio significativo en el arrendamiento para cubanos y en moneda nacional, se da entre 2010 y 2011, etapa en la que se permite alquilar una casa con más de dos habitaciones y se establecen otras cifras a pagar, aunque el impuesto sigue superando los 100 pesos.

Finalmente en 2012, con la nueva ley del sistema tributario, Ley 113, y resoluciones adjuntas, disminuye el impuesto, aparentemente de manera significativa: 30 pesos por cada habitación a quien arriende la casa completa, se elimina el pago por los metros cuadrados del resto de la vivienda, y se incorpora el 10 por ciento de los ingresos.

Supongamos que unos jóvenes profesionales -solteros, casados o arrimados, e incluso con hijos- han decidido independizarse y alquilar una casa con dos habitaciones, 500 pesos es el promedio del costo de un alquiler, al menos en provincia. El casero debe pagar 60 pesos por las habitaciones, más 100 pesos, que es el 20% de 500, o sea, que termina abonando 160 pesos, casi lo mismo que antes de la Ley 113.

Esperar que las personas alquilen por tiempo permanente y que lo hagan de forma legal, con esos impuestos, denota desconocimiento de la realidad, o que no es una prioridad global en la agenda de medidas centralizadas que se han implementado: hay todavía una necesidad evidente fuera del territorio legal que atrae un incumplimiento agudo de lo establecido.

La cantidad de profesionales –principalmente jóvenes, con expectativas de desarrollo–, viviendo en estos apuros, ya sea en provincias como en la capital del país, reclama que debe asumirse con sentido común el alquiler a tiempo permanente. Una voluntad, por cierto, para nada nueva: laResolución 20 de 1997, revela que en otros momentos no solo ha estado el asunto sobre la mesa, sino casi a la medida de lo que se requiere:

“Los sujetos que de forma continuada arrienden viviendas o habitaciones exclusivamente a ciudadanos cubanos residentes permanentes en el territorio nacional por un plazo superior a tres (3) meses, coadyuvando a solucionar los problemas de vivienda existentes, siempre que demuestren que el arrendamiento se extenderá por más de ese periodo y cuando los ingresos que perciban por el mismo no excedan de doscientos (200.00) pesos mensuales, estarán exentos del Impuesto por el Arrendamiento de Viviendas, Habitaciones o Espacios. (…)” (Resuelvo Décimo de la Resolución 20, del 22 de mayo de 1997).

Del modo en que está redactado y por las exigencias que plantea no se ajusta a los tiempos actuales, sin embargo revela una sensibilidad y el germen de un posible estímulo a la legalidad, al menos para nacionales. Una de las mayores competencias que tienen Sonia, Dayana y compañía, son los estudiantes extranjeros que residen temporalmente en la Isla. Pueden pagar precios de hasta 80 y 100 CUC mensuales, lo cual no le crea conflicto grave al casero sobre todo si subdeclarara impuestos, otra tendencia dentro de las tácticas más comunes.

Otra manera de estimular la legalidad o de incentivar la actividad en general es hacerla visible. Hasta ahora los logotipos utilizados para señalar los arrendamientos solo se diferencian según la moneda, azul para los que operan en CUC y rojo para quienes utilizan moneda nacional. Sin embargo, una persona que busca un arrendamiento a tiempo permanente no se guía por estas pegatinas, debido a que de los escasísimos arrendamientos legales de este tipo, muchos se dedican al alquiler por hora o por noche, usual en el jugoso negocio para parejas que buscan pasar un rato a solas.

Argumentarán algunos que la mayoría de las personas apostarán por esta última opción, mucho más rentable, sin embargo, hay una extensa gama de situaciones en las que una persona preferiría alquilar por tiempo permanente y no en esas otras modalidades, sobre todo si vive distante de la vivienda que desea arrendar.

Durante la investigación conocimos algunas: 1. hombre que vive solo en el Reparto La Quinta de Holguín, se muda a la casa de su nueva pareja, al otro extremo de la ciudad y quiere arrendar su vivienda; 2. doctora que vivía en el centro de la ciudad de Holguín en una casa en mal estado, le otorgan una vivienda por el trabajo, en un reparto lejano; 3. vecina del Reparto Veguita de Galo en Santiago de Cuba, vivía en un pasillo estrecho con su hija y logra construirse una casa mejor encima de la de su hermana; 4. muchacha de unos 27 años que se ha mudado para La Habana y recibe una casa por herencia en Santiago de Cuba. Cada una de estas personas piensa en conservar eso que para muchos es el patrimonio más necesario.

Hasta hoy los mayores esfuerzos que ha realizado el Estado cubano van dirigidos a cumplir la máxima de “que cada familia viva en su propia casa o apartamento” proclamada en La Historia me absolverá. Con la Ley de Reforma Urbana de 1960 se convirtieron en propietarios todos los que en esos momentos ocupaban viviendas como arrendatarios.

Desde entonces cada uno de los esfuerzos de modernización siguen la doctrina que se establece, acaso con las mejores intenciones, en los párrafos introductorios de la Ley 65: “sin pago alguno después de abonar su precio, sin que en ningún caso pueda el derecho de propiedad personal de la vivienda convertirse en un mecanismo de enriquecimiento ni de explotación”.

La realidad obliga a otra cosa, no solo existen múltiples caminos para que una persona disponga de dos casas –vetado por la ley-, sino que, además, el Estado cubano no ha logrado, ni logrará a largo plazo, satisfacer la demanda de hogares que cumplan con el ideal requisito de “sin pago alguno después de abonar su precio”. Mientras tanto, miles de parejas como las de Sonia, en Holguín y Dayana en Santiago, por cualquier razón que las haya sacado de sus hogares, duermen cada día con el sobresalto, la ansiedad, de que en cualquier momento un intempestivo cambio de opinión, de circunstancias, o de conveniencias, toque a sus puertas.

 

Fuente: Progreso Semanal

Increíble gesto con la pertiguista tetrapléjica. #Cuba #Solidaridad

Posted on Actualizado enn

  • La cubana Yarisley Silva, oro en el Mundial de Pekín, subasta el top con el que ganó para financiarle un tratamiento a Kira Grünberg “para que pueda recuperarse en el futuro”

Yarisley Silva, oro en pértiga en el Mundial de Pekín con un salto de 4,90 m., ha tenido un detallazo con Kira Grünberg, plusmarquista austríaca de la especialidad que quedó tetrapléjica tras un accidente sufrido a finales de julio pasado durante un entrenamiento.

“Que siga un tratamiento y pueda recuperarse”

Yarisley, de 28 años, subasta a través de eBay el top que llevaba cuando conquistó el título para “recaudar fondos para la familia de Kira. Es mi pequeña ayuda para que pueda seguir un tratamiento y recuperarse en el futuro”, como explica en sucuenta de Facebook.

${imageCaption}

Kira, de 21 años, cayó fuera de la colchoneta mientras estaba realizando una serie de saltos en Innsbruck ygolpeó con la quinta cervical contra el cajón. .

${imageCaption}

El gesto de Yarisley Silva ha conmovido al mundo del atletismo y en especial al entorno de Grünberg.

Fuente: Mundo Deportivo. 

A %d blogueros les gusta esto: