CONTIGO EN LA DISTANCIA. @LaJovenCuba

Posted on

ljc-debate

Por: La Joven Cuba (lajovencuba@umcc.cu)

El que siga buen camino, tendrá sillas peligrosas que lo inviten a parar…” Silvio Rodríguez

Hace cinco años tres jóvenes profesores universitarios hicimos un blog como mecanismo de participación política. No éramos francotiradores críticos sino la dirección de la juventud comunista en nuestro centro de altos estudios. Nacimos inconscientemente en la ilegalidad, varias resoluciones ministeriales prohibían hacernos un blog y sostener la militancia que nos propusimos desde un inicio. Años después, nuestra voluntad de acompañar al Partido y el Estado en esta compleja lucha ideológica, es reciprocada por algunos con la marginación o el reconocimiento incómodo.

Mucho de lo que hicimos al comienzo y se veía como pecado, ahora se considera “normal”. Existió una época en la que existían relaciones de reconocimiento y respeto con sectores amplios de la blogosfera hasta el 2012 que surgieron obstáculos en el camino. Pensamos que esas heridas habían sanado pero quienes apostaron públicamente a denostar a los blogueros y luego quedaron descolocados cuando se impuso el sentido común, persisten en tratar de probar su punto.

Ser revolucionario no es ser cuentapropista, no requiere una licencia o permiso para ejercerlo. Existen funcionarios que no aceptan la iniciativa, ven con malos ojos aquellos que participan en procesos que normalmente son asignados a nuestras instituciones. Estar fuera de su control y no formar parte de mecanismos verticales, es el pecado original de blogueros como nosotros. No obstante, estamos convencidos que también debe respetarse nuestro derecho a defender la Revolución y hacerlo a través de una voz crítica.

La lejanía que algunos provocan activamente entre nosotros y las instituciones, la marginación de eventos nacionales, el reclamo que se nos hace de jugar un papel responsable y profesional en nuestros escritos mientras estamos imposibilitados de recibir superación periodística o comunicativa dentro de nuestro país, todo eso a quien único favorece es a nuestros adversarios. Aunque algunos nos quieran ver como intrusos en una estrategia ya perfectamente organizada en alguna oficina climatizada, seguiremos insistiendo en participar desde espacios físicos y virtuales, en el acontecer nacional. Afortunadamente existen otras organizaciones nuestras y personas que nos abren nuevas puertas, nuestra tranquilidad es que estos son precisamente aquellos que no necesitan un cambio de mentalidad.

La falta de reconocimiento y la marginación de un sector crítico en la blogosfera revolucionaria, provoca que intereses foráneos se acerquen con más facilidad a estos. Comienza entonces una percepción errada de que esta blogosfera es objeto de interés y potenciada por ellos cuando el trasfondo real es la ceguera política de algunos funcionarios que no perciben el valor de este nuevo fenómeno y lo van regalando nuestros adversarios.

El contexto cambió desde que los presidentes de Cuba y Estados Unidos cambiaron las reglas un 17 de diciembre y comenzó un nuevo juego que implica proximidad. Los blogueros implicados en esta lucha negociadora tendremos el desafío entonces de establecer un contacto sin que esto implique hacer concesiones políticas. Lo triste es que en este momento tan importante y definitorio, en el momento en que surgen sillas peligrosas que nos invitan a parar, algunos de los nuestros nos cierran puertas cuando más los necesitamos.

Después de utilizar las vías institucionales para establecer un diálogo que nos permita explicarnos, nos aclare por qué se sabotean nuestros esfuerzos y se nos margina cuando más comunicación debería existir, no recibimos respuesta alguna. Seguimos siendo militantes comunistas y sirva esto como una llamada de atención de lo que no debería ocurrir. Fidel habló hace muchos años sobre los amagos de Saturno, el mito de que las revoluciones se alimentan de sus propios hijos y nos toca a nosotros desmentirlo.

Hace cinco años hicimos un blog para defender el proyecto político cubano acompañando a nuestras organizaciones políticas, hoy lo seguimos haciendo, aunque nos obliguen a hacerlo desde la distancia.

 

Fuente: La Joven Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s