Bajas “militares” no contadas

Posted on

El arca belicista

Los recientes conflictos humanos han reavivado el debate sobre los estragos que ocasionan las guerras en el ámbito de la fauna

El perro, “fiel amigo del hombre”, va con él a la guerra
Foto: animalplanet.tudiscovery.com

 

El perro, en su calidad de mejor amigo del hombre, lo sigue acompañando a cualquier campo de batalla.

Tras recibir múltiples bombardeos israelíes, el zoológico de Al Bisan, en Gaza, perdió todo su atractivo de antaño. A propósito de las labores de recuperación del parque, un reportaje de la cadenaTeleSur mostró hace poco el panorama de devastación donde varias especies fueron igualmente víctimas.

Aparte de los que mueren enjaulados -por hambre, estrés o detonaciones-, los hay que participan directamente en las acciones bélicas, al ser utilizados con esos fines. De ahí que, más allá de lo concebible, las guerras también son cosas de animales.
No en vano durante siglos, paquidermos, equinos, aves, roedores, gatos, canes y cetáceos han sido esgrimidos como armas contra eladversario. Los sórdidos intereses de algunos humanos han signado el destino de muchos ejemplares, obligados a librar absurdas hostilidades donde todo vale, menos la vida.

Reclutando inteligencia animal 

Por su inteligencia, son muy usados como guerreros
Foto: stopalmaltratoanimal.blogspot.com

Lejanos de su inocente imagen y animadas
actuaciones en acuarios, los delfines son muy
recurridos como guerreros, dada su elevada
inteligencia.
Desde la Antigüedad, célebres conquistadores y militares pasaron a la historia montados sobre lomos de elefantes, de cuya exaltación y agresividad innatas se auxiliaron Alejandro Magno, el rey Pirro y el cartaginés Aníbal, entre otros, para amedrentar, pisotear y romper las líneas contrarias.

Se afirma que en la I Guerra Mundial la explotación de la fauna alcanzó niveles jamás vistos. En su curso murieron más de ocho millones de caballos. Los perros fueron usados para rescatar heridos, llegar a puntos inaccesibles y luchar en las trincheras. Para que se tenga una idea, en 1916, solo el Ejército alemán tenía en su plantilla unos ocho mil cánidos.

Mientras las luciérnagas dieron luz para la lectura de mapas y documentos en las noches, las palomas movieron mensajería y los camellos fueron artillados. Aunque en la mayoría de los casos los animales desempeñaron roles vitales y de alto riesgo, hallaron suplicio y muerte como habituales recompensas.

Por su parte, durante la II Guerra Mundial, las potencias implicadas exprimieron su creatividad al respecto. Entre los usos más polémicos estuvo el de los “perros antitanques” por los soviéticos frente a los alemanes. Estos, que portaban explosivos en sus espaldas, fueron entrenados para buscar comida debajo de los blindados y una vez allí, se activaba la carga.

Estados Unidos fue otro que planeó crear “murciélagos-bomba”, bajo análogos principios de detonación a distancia. Al servicio del Reino Unido combatieron miles de macacos de Marruecos. Canarios y ratones fueron introducidos en túneles para detectar gases venenosos. Además, se manejaron 500 mil palomas como mensajeras o “informantes”. De ellas 17 mil fueron utilizadas en área enemiga, y apenas una de cada ocho retornó al punto de partida.

Más cercana en el tiempo figura la guerra de Irak, en la cual George W. Bush no se sacó conejos del sombrero, sino que montó un verdadero circo. Aparte de perros y caballos, envió monos marroquíes para localizar minas terrestres, así como pollos y palomas encargados de advertir posibles ataques químicos. Aun delfines resultaron alistados como “patriotas” de la Unión.

Los roedores, en los laboratorios de la guerra: desactivando minas
Foto: blogs.lainformacion.com

 

Por su tamaño, ligereza y olfato, los roedores son utilizados para desactivar minas antipersonales.

Top secret

Justamente las fuerzas armadas estadounidenses figuran entre las de más vasto historial en este tipo de abusos. Tales oficios son clasificados como Top secret. No obstante, las investigaciones publicadas revelan que han experimentado diversos tipos de armamentos en animales, desde rifles, agentes biológicos y químicos, hasta explosivos atómicos.

Por supuesto, estos ensayos militares llegan a ser intensamente dolorosos, reiterados, costosos, e incluso no confiables, y se convierten muchas veces en verdaderos fiascos, toda vez que muchos de los resultados ya fueron observados con anterioridad, o porque no son extrapolables al género humano.

Así, se han probado ojivas nucleares sobre rebaños de ovejas; ratas vivas han sido sumergidas en agua hirviente o prendidas con etanol por 10 segundos; monos atados a simuladores de vuelo, irradiados con rayos gamma para ver si resistían durante las 10 horas que tardaría un supuesto bombardeo a Moscú; esto, por citar algunos ejemplos.

En los macabros laboratorios, además, se inoculan virus a conejos y simios; o se someten a efectos de descompresión, ingravidez, drogas, alcohol, inhalación de humo y oxígeno puro. Otras pruebas incluyen colgar a cerdos y cabras con sogas, y dispararles a sus ancas para luego practicarles cirugías. No importa si algún ejemplar logra sobrevivir, igual termina muerto.

Los belicosos procedimientos parecen no tener límites. Quizá por ello los proyectos más contemporáneos se centran en el manejo de “insectos-ciborg”, preparados para realizar espionaje en zonas peligrosas y de difícil acceso mediante cámaras de vídeo, micrófonos u otros sensores minúsculos, acoplados a sus cuerpos.

Víctimas inocentes

Elefantes de enormes colmillos encarnaron un arma portentosa en las batallas antiguas
Foto: helepolis.blogcindario.com

Elefantes de enormes colmillos encarnaron un arma
portentosa en las batallas antiguas.
Hace unos meses corrió la noticia de que tres delfines de combate, miembros de las fuerzas armadas de Ucrania, habían escapado de su base naval en el Mar Negro. Y es que, dados su cota de inteligencia y su fácil amaestramiento, estos mamíferos son aprovechados en lugar de operaciones suicidas o para descubrir minas submarinas.

Todavía por estos tiempos las palomas -pese a ser símbolo universal de paz- vuelan calzadas con cámaras en función de filmar territorios hostiles. Los perros, en calidad de mejores amigos del hombre, lo siguen acompañando al campo de batalla. Asimismo ocurre con los caballos, que se mantienen sirviendo de transporte en litigios en los confines del Oriente Medio.

El tema pudiera tener aristas sugestivas y entrañables, como el amor de los soldados por sus mascotas o la devoción recíproca de estas; pero en general la asociación del reino animal con la guerra trae lamentables consecuencias. Ya sean bestias de carga, cabalgaduras, mensajeros, guardianes, rescatadores, localizadores de bombas, simples fetiches o armas en sí mismos, los animales enrolados en escenarios bélicos padecen a veces más que las personas.

En una era de armamentos modernos, siguen viéndose enredados en luchas ajenas a su naturaleza, donde solo tienen derecho a esperar a que otros decidan su destino. Por su espíritu de lealtad y avasallamiento lo acatan, tratando de servir al amo con todo su instintivo honor.

Fuera de Las Crónicas de Narnia u otros filmes de ficción, las guerras no pertenecen al mundo animal. Pero, lo cierto es que se han vuelto protagonistas involuntarios de combates innombrables, en los que, con su sacrificio, solo satisfacen la consecución de los objetivos (in)humanos.

Bajas “militares” no contadas
Cada año, al menos 320 mil primates, perros, gatos, aves, cerdos, ovejas, conejos y roedores, entre otros animales, son lacerados y asesinados por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, como parte de experimentos considerados altamente nocivos. Se estima que el costo de esas pruebas excede los cien millones de dólares.

Fuente: Bohemia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s