Los Buscaminas o La Fiebre del Oro en #Cuba

Posted on

Los “Buscaminas”

personas en río calentura

Por Luis Mario Rodríguez Suñol

Alberto Ochoa llevaba días escarbando en el mismo sitio. Su olfato minero le decía que cada vez estaba más cerca del preciado metal, y estuvo bien cerca, pero de cavar, literalmente, su propia tumba. La suerte y el rápido auxilio de un colega le salvaron de una muerte tan paradójica. Ahora, se queja del calor que le provoca el vendaje en su cuerpo y se alegra de estar vivo para hacer el cuento.

En nuestra provincia, varias personas como Alberto han despertado su topo interior. Pico y pala en mano han abierto huecos por doquier en busca de un pedacito de oro que llene de resplandor a sus bolsillos. El estado “febril” que los aqueja ha quemado sus pocas neuronas racionales, esas que en un momento de lucidez los hubiese despertado del trance lucrativo, para comprender el daño que ocasionan al medio ambiente y a su salud.

Lo que en un inicio se convirtió en prácticas intermitentes en la vieja mina de la comunidad de Aguas Claras, en el municipio cabecera, se ha extendido hasta localidades de Moa, “Rafael Freyre” y Báguano.

SECUELAS DE UNA FIEBRE

Un recorrido por algunas zonas de extracción muestra un paisaje apocalíptico. La comunidad de Tres Fiebres, ubicada en las montañas moenses, parece un cráter dentro de ese paraíso natural que es el Parque Nacional Alejando de Humboldt, Patrimonio de la Humanidad desde el 2001. Varios “sobrecalenturados” han llegado hasta allí para taladrar la belleza del entorno.

En las cercanías del río Calentura, uno de los que aporta a la Presa Moa, han talado indiscriminadamente árboles para construir campamentos provisionales. Allí cocinan sus alimentos y duermen durante las semanas de estadía. No todos son holguineros, pues hay “visitantes” de Guantánamo y Santiago de Cuba. También, aunque resulte alarmante, hay mujeres y menores de edad.

cabañas cerca del rio calentAl preguntarles si estaban seguros de que las partículas extraídas eran oro, afirmaron que otras personas se dedicaban a comprobarlo, lo que demuestra que detrás de estos mineros improvisados hay magnates con conocimiento y experiencia en la materia, que al final se llevan la mayor tajada del negocio sin pasar ningún trabajo.

A lo largo de la franja de protección de la rivera existen varias excavaciones que muestran afectaciones morfológicas al terreno y daños al sedimento de la red fluvial. En el suelo hay pedazos de nailon, pomos plásticos, cartones y restos de alimentos.

Rolber Reyes, jefe en funciones de la Unidad de Medio Ambiente en la delegación provincial del Citma, comenta: “La extracción ilícita del oro genera, en términos ambientales, impactos bastante negativos, sobre todo por las afectaciones en las franjas hidrorreguladoras, la erosión de los suelos, el desbroce de la vegetación y la contaminación de las aguas”.

excavaciones en cchEl oro se encuentra siempre en cantidades muy pequeñas y su extracción se torna complicada. Para separarlo se utilizan sustancias muy peligrosas, como mercurio y cianuro de sodio, cuyo manejo irresponsable en las cercanías de los ríos puede generar daños irreparables al ecosistema y a la salud humana. Por supuesto, dichos componentes químicos no llegan a sus manos por arte de magia, sino son “gestionados” a través de entidades estatales.

“En el caso del cianuro la muerte es rápida, pero una intoxicación con metales pesados como el mercurio suele llevar a un largo sufrimiento. Los peces que ingieren este metal en las aguas contaminadas no mueren y cuando son consumidos por las personas se lo transfieren. La delegación del Citma se encuentra en un proceso de control e inventariado, por organismos, de las sustancias que se pueden utilizar en la minería ilegal. De este modo, tendremos una información sistemática sobre su uso y existencia en cada entidad”, explica Rolber Reyes.

SÍNTOMAS ILEGALES

El afán de lucro que comparten estas personas no les permite detenerse en consideraciones ecológicas ni de contaminación. Según Rafael, joven que se dedica a la actividad: “En el mundo hay una pila de gente haciendo cosas peores con el medioambiente, y lo que yo hago no es tan grave. Además, me estoy ganando el dinero con el sudor de mi trabajo, sin robarle nada a nadie”.

El medioambiente es patrimonio e interés fundamental de la nación; en tal sentido, se deben aprovechar sus recursos, según la política ambiental y de desarrollo. No se puede llegar y cavar, así como así. Se necesitan procedimientos legales, amparados en leyes, decretos-leyes y normas jurídicas.

Vicente Alberto de la Cruz, director nacional de la Oficina de Recursos Minerales, manifiesta: “Las concesiones para la explotación minera las otorga el Comité Ejecutivo; por regla general, la explotación de los minerales metálicos es, hasta el momento, una actividad exclusiva del Estado, porque se necesita de una infraestructura compleja, así como de capacidad técnica y financiera para desarrollarla”.

Jorge Morales, especialista principal del Grupo de Inspección del Citma, señala: “Quienes practican la minería ilegal violan la Ley 81 del Medio Ambiente, que exige la posesión de una licencia ambiental para cualquier actividad susceptible de producir efectos significativos sobre el entorno. También la Ley de Minas, varias normas cubanas por la explotación del suelo y áreas protegidas, así como el Decreto-ley sobre la protección de la biodiversidad”.

deforest en cchEl Decreto-Ley 200 establece las sanciones que se pueden aplicar. En el caso de las multas, el máximo de imposición es de 500 CUP, suma a la que hacen caso omiso estas personas, pues les resulta factible pagarla y continuar con la actividad ilícita.

“Desde el 2011 venimos actuando contra esta actividad, y en lugar de frenarse ha ido incrementando. En el 2012 se impusieron más de 50 multas y en lo que va de año hemos aplicado 34 sanciones en sus diversas categorías”, destaca Jorge Morales.

SIN PAÑOS TIBIOS

Las máximas autoridades de la provincia han replegado una ofensiva para erradicar la minería ilegal de oro. En este sentido han dado orientaciones puntuales a los organismos implicados, de modo que las responsabilidades adquieran su necesaria fuerza de gravedad.

Juan Miguel Morán, vicepresidente del CAP para la Defensa, explica: “Creamos un Grupo de Enfrentamiento a la extracción ilícita de oro, cuyo objetivo es contrarrestar la tendencia creciente de esta actividad y revertir los niveles de impunidad y tolerancia existentes, con la aplicación de medidas en las que intervengan los organismos responsabilizados”.

El Minint ha desempeñado un rol fundamental en la prevención y enfrentamiento de la minería ilegal de oro. Sus fuerzas han llegado hasta los lugares más recónditos para contrarrestar esta nociva práctica. Las sanciones aplicadas han tenido un efecto inmediato en la disminución del laboreo minero.

El mayor Juan Carlos Calderón, jefe del Cuerpo de Guardabosques en la provincia, comenta: “En el presente año hemos actuado contra 378 personas vinculadas a esta ilegalidad, las cuales, previamente, han tenido llamadas preventivas. Las medidas iniciales son decomisos de las sustancias y medios utilizados, y multas de hasta 2 mil pesos en moneda nacional por violar los decretos-leyes 268 y 169, por provocar daños al recurso forestal y al suelo, respectivamente. Los que reinciden son procesados penalmente por delitos de desobediencia, actividad económica ilícita y receptación. En estos momentos hay 59 instruidos de cargo y de ellos 34 están a disposición de los tribunales”.

Desmonte de veg en río calenturaNotable impacto ha tenido también el trabajo de educación ambiental desarrollado por los especialistas del Citma en las comunidades, pues en esta batalla la labor preventiva es esencial para minimizar la práctica.

“Además, hemos orientado evaluar la calidad de las aguas en los embalses que se alimentan de ríos ubicados en los lugares de extracción, y en el municipio de Holguín se han iniciado labores de recuperación en las zonas afectadas. Todo ello forma parte de un plan de acción que debemos cumplir antes de cerrar el año”, comenta Juan Miguel Morán.

Cayo chiquito, cárcavasDe vital importancia resulta garantizar la estabilidad y seguridad de las áreas protegidas afectadas por esta actividad. En este sentido, es fundamental el trabajo conjunto entre los factores de la comunidad y los organismos encargados de restablecer la legalidad.

Las acciones de enfrentamiento y control han reducido la extracción ilícita de oro en el territorio, pero no se puede bajar la guardia. La labor tiene que ser sistemática y los tenentes de las áreas en explotación deben administrar eficazmente su patrimonio.

La fiebre del oro hay que bajarla sin paños de agua tibia. No podemos permitir que se convierta en epidemia. Las huellas que hoy no borremos quedarán tatuadas en el paisaje. Nosotros, al menos, contamos con un medio; dejémosles, aunque sea, un tercio de ambiente a nuestros hijos.

Tomado del Blog Mi Cubaneo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s