Me disculpo

Posted on

Por Luis Ernesto Ruiz Martínez.

Recuerdo que siempre me enseñaron que en Cuba la propiedad sobre los principales medios de producción es social, por lo tanto (al menos en teoría) todos somos dueños. Esto no cambiará en esencia, aunque algunos andan preocupados por los cambios que se están operando en la isla.

Como “dueño” de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional “José Martí” de La Habana, tengo la obligación moral de disculparme con los pasajeros que este jueves en horas de la noche tuvieron que soportar innumerables irregularidades.

Confieso que en los meses anteriores no había pasado por estas dificultades que anoche pude comprobar que aquejan a los pasajeros en la Terminal de Vuelos Nacionales. Ello me deja una ventana abierta para creer que se trata de una excepción y no de la regla, aunque eso solo podrán afirmarlo o desmentirlo las autoridades o quienes viajan con más frecuencia. Estoy convencido de que siempre se puede mejorar lo que hacemos pues nuestro pueblo merece un servicio de calidad, aunque los pague en Moneda Nacional.

Me disculpo con Alfredo Depaigne, ese joven granmense que tantas alegrías le ha dado a este pueblo, por haber escogido viajar precisamente este 10 de julio con destino a Holguín. Tal vez en otra ocasión le resulte más grato.

Me disculpo con Magdiel Pérez e Ismael Rensoli, realizadores del popular espacio “Haciendo Radio” de Rebelde por las molestias ocasionadas.

Me disculpo con el joven que regresaba de Ecuador y sus bultos excedían en “1 kg” la reglamentaria cifra de 31kg, mientras (como él mismo pudo comprobar) otros chequeaban equipajes más voluminosos sin contratiempos. Aunque molesto, comprendió que la justeza no siempre es para todos y que lo que está normado es “para cumplirse”.

Me disculpo con los viajeros que tuvieron que hacer larguísimas colas para chequear sus boletos, para adquirir alguno de los desmejorados alimentos que se ofrecen y con los que tuvieron que disputarse el único teléfono público en servicio para avisar a sus familiares de su partida o su llegada.

Me disculpo con los pasajeros de Gerona que esperaban que alguien les dijera cuándo salía su demorado vuelo.

Me disculpo con todos por el calor insoportable que reinaba en aquella terminal.

Me disculpo, en fin, en nombre de los que nunca tuvieron la delicadeza de disculparse con sus pasajeros. Al parecer nunca comprenderán que los viajeros les condicionan su existencia. No podemos permitir que tantas deficiencias empañen los esfuerzos del país por mejorar nuestra existencia. Ojalá que los que me acompañan en este “proceso de dirección” tomen las medidas correspondientes para evitar que cosas como estas se repitan.

 

Fuente: Visión desde Cuba.

 

( http://visiondesdecuba.com/2014/07/11/me-disculpo/ )

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s