Día: junio 20, 2014

Mujica juega rol clave en acercamiento entre Cuba y EE.UU.

Posted on

En la cumbre del G77 que se llevó a cabo el 14 y 15 de junio en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, el presidente José Mujica dio un paso clave en pos de la mejora en el relacionamiento entre Cuba y Estados Unidos, y el fin del embargo que el país norteamericano ejerce sobre la isla desde hace más de 50 años, informa Búsqueda esta mañana.

En su viaje oficial a La Habana en 2013, en el que se reunió con Raúl y Fidel Castro, Mujica puso sobre la mesa la posibilidad de lograr un acercamiento con Washington. Algunos meses más tarde, el 12 de mayo pasado en su tan difundida reunión con Barack Obama, el presidente uruguayo se llevó en secreto la noticia de que Obama tiene intenciones de llegar a un “acuerdo” con Cuba.

“Me quedan dos años. Este es el momento”, le dijo Obama a Mujica en Washington.

Un mes más tarde, el sábado 14 de junio, durante la cena de la cumbre en Bolivia, el presidente Mujica se acercó a su par cubano y dedicó unos cuantos minutos para facilitar un acercamiento entre los dos países.

Según informa Búsqueda, Castro se mostró interesado en la propuesta, hubo señales de distensión y buena disposición de parte del gobierno cubano.

Finalizada la reunión, el presidente José Mujica se fue bastante optimista, informaron fuentes oficiales al semanario.

El bloqueo impuesto en 1960 tiene varias partes interesadas que desean derribarlo. El 52% de los cubanos radicados en Miami, que siempre fueron una presión a favor del embargo, ahora se pronuncian en contra, informó El País de Madrid este miércoles. Por otra parte, varios prominentes empresarios estadounidenses como David Rockefeller enviaron al presidente Obama una carta firmada pidiendo que acabe con la medida.

 

Fuente: Progreso Semanal.

Judy Gross: “un golpe devastador para Alan y nuestra familia”

Posted on

LA HABANA. Esto declaró a la prensa la esposa del contratista estadounidense Alan Gross,  cuya madre ha muerto hoy a los 92 años en Texas, a causa de un cáncer de pulmón.

“Me preocupa que ahora Alan vaya a renunciar a toda esperanza de volver a casa y hacer algo drástico. Seguramente, debe haber algo que el presidente Obama pueda hacer para asegurar la liberación inmediata de Alan”, dijo la señora Gross.

Su esposo, quien permanece preso en Cuba desde diciembre de 2009, y fue condenado a 15 años por actividades de subversión contra el Estado cubano, no pudo ver a su madre por última vez: ni el gobierno de Cuba dió su permiso para que viajara, ni el de Estados Unidos ha intentando, que se sepa, un diálogo en pos de negociar su liberación, a pesar de las reiteradas invitaciones que ha hecho públicamente La Habana.

En abril pasado Gross comenzó una huelga de hambre durante más de una semana. A su término, declaró que “otras protestas ocurrirán”, sin especificar la fecha ni la modalidad de las mismas.

“El 2 de mayo cumplo 65 años y será mi último cumpleaños aquí”, comunicó Gross por aquellos días, desde su celda en La Habana.

El periodista Peter  Kornbluh, testimonió una conversación con Gross en 2013 que retrató su “volátil estado mental”.

Mostraba “motivaciones irracionales para hacer ejercicios. Lo cual, admitió, era parte de un estratégico y aparentemente suicida plan de salida. Cuando le pregunté si estaba incrementando sus reservas para hacer una huelga de hambre, me dijo que no. En su lugar, miró hacia una puerta que separaba nuestra sala de reuniones del corredor exterior y señaló que era  endeble. Cuando señalé que había guardias bien armados al otro lado, declaró con una loca bravata: “No temo a nadie y Dios libre a la persona que se enfrente a eso. Soy una bomba de tiempo… tick, tick, tick hace el reloj”.

Alan Gross sigue a la deriva. La muerte de su madre ahora, lejos, podría recordar a las autoridades de ambos gobiernos que vale la pena intentar una solución, antes de que vuelva a ser demasiado tarde.

Fuente: Progreso Semanal.

Un virus sin cura amenaza con causar una epidemia en América Central y el Caribe

Posted on

© REUTERS/Marie Arago

Desde que el pasado diciembre se registrara un primer caso en América, el virus chikungunya, que aún no tiene cura, se expande rápidamente por el continente. Solamente en el Caribe se han registrado 165.990 casos de infección.

El virus chikungunya se transmite por una especie de mosquito y es muy parecido al dengue, lo que dificulta su diagnóstico. El virus no es curable, y el tratamiento se limita al alivio de los síntomas, como fiebre, erupciones cutáneas, así como severo dolor muscular, articular y de cabeza. El chikungunya muy pocas veces causa la muerte (mayormente entre la gente anciana), pero sus consecuencias pueden sentirse durante meses o incluso años.

El virus se originó en África, el sudeste de Asia y Oceanía, pero en diciembre pasado fue registrado un primer caso en América, en la isla caribeña San Martín. Desde entonces y hasta el pasado 13 de junio solo en el Caribe fueron reportados 165.990 casos con síntomas similares a la enfermedad, aunque de estos solamente 4.576 fueron confirmados oficialmente como chikungunya, según datos de la Organización Panamericana de la Salud. Los 14 casos resultaron letales. La mayoría absoluta de los casos documentados se han registrado en la Republica Dominicana y Martinica.

El miércoles las autoridades de Cuba confirmaron al menos los priemros seis casos en la isla. Además, el virus ya se ha difundido por la mayor parte del continente, llegando hasta EE.UU., así como a 18 países y territorios americanos incluyendo Brasil, Panamá, Venezuela, Chile y Puerto Rico, informa el periódico ‘El Espectador’, citando datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) de EE.UU. De hecho, la región que podría resultar la más afectada es América Central, donde el chikungunya amenaza con adquirir carácter epidémico.

El miércoles el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, anunció que se declarará una situación de alerta para combatir a los transmisores del chikungunya en los lugares donde ha aparecido la enfermedad y evitar así que se extienda a todo el país, argumentando que “puede convertirse en una epidemia”, especialmente durante la presente temporada de lluvias. Hasta ahora en este país, que no tiene salida al Mar Caribe, alrededor de 1.119 personas han resultado afectadas. También Nicaragua y Costa Rica han tomado medidas para afrontar una posible epidemia del virus.

Fuente: RT Actualidad.