Mes: abril 2014

Por hacerme el periodista

Posted on

humor_0Por Rodolfo Romero Reyes

Estaba en primer año de la universidad y estudiaba Periodismo, de eso hace ya ocho años y todavía no logro reponerme. Paso por su lado y no lo saludo. Coincido en eventos gremiales y espero que no recuerde mi cara. ¡Qué pena! Ojalá él se haya olvidado para siempre de aquel estudiante primerizo que cometió uno de los errores más graves que puede ­cometer un periodista.

Aquellas fueron mis primeras prácticas laborales. Me ubicaron en el periódico Granma por ser de los alumnos más destacados con cierta profesora que me tenía mucho cariño y que después de graduado, un buen día, decidió apenas ­saludarme y hoy me trata con frialdad. Pero bueno, volviendo al tema, me ubicaron en Granma.

Todos querían Juventud Rebelde que sin dudas ofrecía más oportunidad a los estudiantes para publicar. Pero a mí no me fue mal, al menos al principio. El primer día salí a una cobertura y ya a la mañana siguiente en mi casa todos disfrutaron ver mi nombre en la página dos del periódico.

Además de aprender con veteranos periodistas las dinámicas de producción, tuve otras experiencias, algunas simpáticas y otras simplemente diferentes. La que más repercusión tuvo en mi vida estudiantil fue una carta que le escribí al presidente de los Estados Unidos y que salió publicada en una de las páginas del Granma. Además de la carta que me enviaron los representantes de la SINA (Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana), la respuesta que les envió el director del periódico donde les decía que la carta era para Bush y no para ellos, y el abrazo emocionado de mi profesora de Periodismo Impreso, lo que más impacto tuvo fue el chucho que durante años me dieron mis compañeros de aula y algunos profesores con los que luego compartiría los guiones del programa Privadamente Público.

En otra ocasión ocurrió que fuimos a cubrir la inauguración de unaexposición plástica el día antes porque no leímos bien la fecha en la tarjeta de presentación. Pero eso lo pudimos solucionar tomando todos los datos y tirando una foto en la que el custodio y la recepcionista de la Casa del Alba observaban detenidamente uno de los cuadros. ¡Vaya modo ético de aplicar lo que aprendimos en clases!

Pero de aquellos días de práctica, el mejor de los cuentos, el hecho más bochornoso, la vergüenza de la que aún no me he recuperadoocurrió aquel día en que quise cubrir la premiación de un concurso musical que tendría lugar en mi natal Guanabacoa. Como la actividad sería un viernes en la noche estaba obligado a llevar la nota el sábado en la mañana, pero el domingo no hay tirada, así que la noticia saldría ­irremediablemente el lunes. Tres días después ya no sería noticia. Perdería la primicia, lo cual es pecado para cualquier periodista.

Entonces tuve aquella genial-estúpida idea. Iría el día antes a hablar con los organizadores de la actividad. Ellos me darían el orden de los números culturales y el nombre de los premiados. Yo podría redactar la nota en tiempo pasado, entregarla el viernes antes de que empezara la actividad y así saldría el sábado en la mañana. Todo bien, todo perfecto.

El sábado compré el periódico y allí estaba mi nota, anunciando los premiados a los cuatro vientos. Como era mi última semana de prácticas no regresé al periódico hasta que, una semana después, alguien me dio el recado: «el jefe de la página Culturales te estaba localizando urgentemente».

Cuando llegué a su oficina, a pesar de que él insistió en que aquello le pasaba a cualquiera, que todos debíamos aprender de nuestros errores, que yo solo estaba en primer año y que no me preocupara, pasé la peor pena de mi vida.

Resulta que aquella noche de viernes llovió en Guanabacoa y las autoridades municipales decidieron ­suspender la premiación. Al día siguiente, llovieron entonces las llamadas al periódico cuando todos leyeron en la prensa la noticia de un hecho que aún no había ocurrido. Nunca más he vuelto a colaborar con el periódico Granma. No me he recuperado de semejante vergüenza. Y eso me pasó… por hacerme el periodista.

 

Fuente: Letra Joven.

Ecuador suprime requerimiento de carta de invitación para cubanos

Posted on

El Gobierno ecuatoriano ha eliminado el requisito de la Carta de invitación para el ingreso a su territorio a cubanos en calidad de turistas por un plazo de hasta 90 días, según un comunicado reciente de la cancillería de ese país.

Esta nueva decisión rectifica la política anterior de Ecuador, implementada a la sazón de las modificaciones a las normas migratorias cubanas en enero de 2013.

Mientras Cuba eliminaba restricciones, Ecuador, que desde 2008 no le exige a los cubanos visa, impuso la carta de invitación con la finalidad de “contribuir a la vigencia de un flujo migratorio ordenado entre ambos países e impedir el tráfico de personas”, según se informó entonces.

Solo en 2012 entraron a ese país 21 480 cubanos, según estadísticas oficiales. Actualmente residen en ese país, en diferente estatus legales, unos 40 mil cubanos, que ya comienzan a conformar una comunidad diferenciable y que no en todos los casos ha sido bien recibida por los locales.

extEl gobierno ecuatoriano fundamenta ahora esta decisión en las “excelentes relaciones  bilaterales, en los campos de la cooperación mutua en diversas materias, una de las cuales es la migratoria, en la que se han logrado varios entendimientos en beneficio de los dos países.”

“Profesionales de nacionalidad cubana, prestan sus servicios en ramas como la salud, educación, deporte, áreas técnicas, entre otras, constituyendo al igual que ciudadanos de otras nacionalidades, un aporte para el desarrollo del país.”, continua diciendo la nota de la cancillería ecuatoriana.

El viernes pasado el presidente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Fernando Cordero, anunció que en unos dos meses llegarán a Ecuador 226 especialistas médicos cubanos que se incorporarán a los hospitales del Seguro.

Ellos llegan a cubrir las plazas que no se han podido llenar “con todos los concursos realizados, médicos ecuatorianos”, dijo Cordero.

La nueva medida migratoria entrará en vigor a partir de hoy 1 de abril, y seguramente será bien recibida por muchos cubanos, interesados o no en emigrar definitivamente a ese país.

ecuador-carta-invitacion

Progreso Semanal/ Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.

 

Fuente: Progreso Semanal.

 

Sí agredieron a Ramón Pacheco y sí hubo violencia policial

Posted on

jonron_jose

No sé qué le habrán dicho a algunos de mis colegas, pero revienta que en tiempos que se exige transparencia y apego irrestricto a la veracidad, se silencie un acontecimiento, e incluso se demonice a quien intente ir en busca de la verdad.

Desde horas tempranas no se habla de otra cosa en Matanzas, incluso la radio provincial emitió una información de un hecho lamentable, ocurrido en el Sandino tras la culminación del juego de ayer entre Villa Clara y Matanzas, cuando fuerzas del orden agredieron a un grupo de matanceros que se encontraba en las gradas vitoreando a su equipo. Es decir, donde primero se corrió la noticia fue en la radio provincial.

Fue a media mañana cuando llegó a este reportero la noticia de lo acaecido en el parque beisbolero santaclareño, y grande fue mi insultó al saber que mi colega y amigo Ramón Pacheco había sido víctima de una cobarde agresión.

Sin pesarlo mucho y sin contrastar fuentes, publiqué en Facebook lo que había escuchado porque sé cuando un suceso es verídico y cuando no. Después, con el tiempo, los detalles y pormenores aflorarán. Lo que más me llamó la atención fue el silencio en los medios de esa hermana provincia.

De más está decir que me convertí en el blanco de mucho colegas que vieron en mí el enemigo, el mercenario, el contrarrevolucionario, por el delito de intentar buscar la verdad. Nada, que al parecer el embullo que siento cuando escucho hablar a Raúl o a Díaz Canel sobre el papel de la prensa es puro espejismo.

Hablé con varios periodistas de esa hermana provincia, y extrañamente todos negaron lo ocurrido.

Uno que otro refirió algo sobre un incidente, pero nada más. También supe que le arreglaron la cámara a Ramón Pacheco, que al parecer se desajustó sola, que tomaron café, mucho café, y nada más. El malo era yo, con esa conducta negativa de querer ver fantasma donde no los hay.

Pues para que vean que entre cielo y tierra no hay nada oculto, una colega me hizo llegar el audio de una llamada que realizó un oyente a Radio 26  en horas de la mañana.

El compañero, que se llama Jesús Sánchez, y es entrenador de béisbol en el municipio de Perico, sin pelos en la lengua, sin titubear, como los verdaderos revolucionarios, denunció lo ocurrido ayer en el Sandino.

Con gran indignación denunció el oprobioso obrar de las fuerzas del orden una vez culminado el juego.

“¡Eso fue un abuso lo que hicieron! Un policía agredió con un bastón a un joven de mi municipio, mientras le decía: esto es por Lunar”, relata Jesús con pesar.

“A Pacheco, el fotógrafo de Girón, cuando iba saliendo lo cogieron por el cuello y lo metieron contra la patrulla. Yo creo que le rompieron la cabeza al pobre hombre”.

La razón del desaguisado Jesús aún no la comprende. “Cuando terminó el juego los parciales matanceros se quedaron vitoreando a su equipo, y a Víctor Mesa, entonces los policías les ordenaron que desalojaran el Estadio. Los yumurinos trataron de obtener una explicación, en cambio recibieron golpes y maltratos”, asegura Sánchez con un nudo en la garganta.

El entrevistado aún no se explica la actuación desmedida de la policía. Cuenta que ellos solo vitorearon el nombre de Víctor, y las fuerzas del orden sin mediar palabras los inmovilizaban contra el piso, y después eran dirigidos hacia la perseguidora.

El entrevistado, que valientemente hizo su denuncia a la radio matancera, relata como el fotorreportero preguntaba por qué lo agredían así.

Hasta aquí una parte de la historia. A pesar del silencio de los medios de Villa Clara, la verdad se abrió paso por sí sola. Pronto tendremos más detalles.

Las enseñanzas son varias, desde hace algún tiempo me preocupa el accionar de algunos policías. Y debe entenderse que si bien a diferencia de otras fuerzas del orbe las nuestras son las más pacíficas, no temamos reconocer que cometen errores, y que tienen que pagar por ellos.

Otra cosa, por fin qué,  ¿hacemos periodismo o no hacemos periodismo? Seguiremos escudándonos tras la vieja matraca de que así le damos armas al enemigo.

 

Fuente: Revolución.