Ramón Pacheco confirma parte de la historia

Posted on

Ramón Pacheco con colegas de Vanguardia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El lunes dejó de ser esos días de entumecimiento cuando la noticia de un triste suceso ocurrido en el Estadio Augusto César Sandino, de Santa Clara, activó la jornada y puso en vilo a la provincia de Matanzas.

En aras de descubrir la verdad me di a la tarea de indagar sobre el acontecimiento, pero la búsqueda resultó infructuosa. Al parecer todo era una “bola malintencionada”, y yo, víctima de la desinformación, me había ido con la de trapo por publicar el hecho sin contrastar fuentes.

Si algo he aprendido en mi breve ejercicio como profesional de la prensa, es que cuando en Cuba el río no suena, ¡corre, que trae un seboruco!

Muchos me han criticado por estos días, y a la verdad, muchos más me han defendido. Se me acusa de ser liviano, mal periodista, alimentar el Morbo, poco profesional, ignorante del abc del periodismo: contrastar fuentes o triangular la información.

Pues ayer me dediqué todo el día a la tarea de buscar información sobre lo que realmente había sucedido. Curiosamente, quienes negaban el hecho, desconocían que la radio provincial de Matanzas había informado desde horas tempranas los acontecimientos, incluso, se mencionó el desaguisado sufrido por el fotoreportero Ramón Pacheco Salazar.

En horas de la tarde, luego de tanto indagar con colegas de aquel territorio, me llegó una audición afirmando lo sucedido, y temerario, como a veces también deben ser los periodistas, tomé la grabación, la transcribí y la publiqué en mi blog, con la esperanza de deshacer el manto de silencio.

Al publicar el post empezaron a llover las informaciones, y a despejarse la niebla. Una colega, que momentos antes lo había negado,  reconoció que realmente había ocurrido el triste suceso.

De más está decir que mi motivación se debe a mi amistad con Pacheco, de quien me enorgullezco de ser amigo, excelente profesional, a quien tanto respeto, por eso me lastimó que resultara víctima de tal confusión, y que nada se dijera.

Por favor, aprendamos a luchar por la verdad, a buscarla, no esconderla, el miedo a lo qué dirán los otros o el enemigo no nos puede paralizar, la verdad debe ser el alfa y la omega de todo periodista revolucionario.

Por suerte hace un rato hablé con Pacheco, y sí sufrió la violencia de la policía, sí lo esposaron, sí lo montaron en una patrulla, la cámara sufrió un golpe, y lo dirigieron a una estación de policías. ¿La razón? Como bien dice el veterano y multipremiado fotógrafo: “cumplía con mi misión y profesión”.

Me piden más fuentes y que contraste las informaciones, aquí les va: una oficial del MININT, para ser más exactos, Teniente Coronel, que asistió al encuentro deportivo del fatídico domingo, reconoció los excesos de parte de la Brigada Especial.

¿Se necesitan más pruebas?, varias personas se han dirigido a la Delegación del MININT en Matanzas, con marcas en el cuerpo para denunciar el maltrato de la policía.

Tengo muchas más pruebas, y más fuentes, pero prefiero mantenerlas en el anonimato, por su bien. Una de esas personas, las mismas que me acusaron de nada serio y poco responsable, aseguró que las fuerzas del orden no están preparadas para reconocer a los profesionales de la prensa.

Y amárrense del asiento, según esa misma fuente, ¡con cargo en medio de prensa!, lo sucedido a  Pacheco se debió a que “lo vieron negrito, bajito, y lo confundieron”. No aclaran con qué o con quién lo confundieron.

Le zumba, ya no solo peligramos los periodistas o fotorreporteros, que se cuiden también los negritos bajitos. Tienen razón, a veces hasta yo mismo dudo de mis competencias profesionales.

 

Fuente: Revolución.

Un comentario sobre “Ramón Pacheco confirma parte de la historia

    camarero escribió:
    abril 3, 2014 en 12:51 pm

    sí pasó… mi papá casualmente pasaba por allí en ese momento, hubo violencia policial a desmano, al que le tocaba y al que no… cuando pacheco estaba ya en manos de la policía y esta le decía a la gente de la peña que se fueran estos respondían: no podemos irnos sin el periodista… o sea, se dijo claramente: NO PODEMOS IRNOS SIN EL PERIODISTA…. periodista, se dijo bien claro…

    mi papá no sabía nada ni dijo nada, cuando yo hice el comentario en mi casa él recordó este detalle…

    koka, personalmente hablaremos más sobre este asunto y sus causas que tienen pero no tienen que ver con el biesbol…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s