Cubriendo distancias

Posted on

8

Al parecer, cubrir la distancia entre Guáimaro y Viñales, con todas las madrugadas, etcéteras buenos y etcéteras diferentes que eso implica -los etcéteras no los detallo porque ya otros se encargan de esos chismes- me enfermó ligeramente, de lo cual ya estoy recuperado.

La primera opinión especializada diagnosticó una hiperyurimariagretelgricellosis múltiple, provocada por el exceso y luego la falta total de algunas sustanciosas proteínas indispensables para que el cuerpo, pero sobre todo el alma, sigan Adelante.

La situación se complicó aún más cuando me confirmaron una Disamia, que es algo parecido a la anemia pero provocada por la falta de arroz con pollo de Guanabacoa. Por supuesto no se cura si te mandan el pollo, tienes que comértelo allá, donde no se puede meter La Habana.

Por suerte hay cura. Me recetaron una pelusitaria, que no es tener parásito, sino ser el parásito de mi pelusita. En este caso ella debe tomarme cuatro veces al día, no importa el orden ¿No suena mal, verdad?  Por eso continúo el tratamiento.

Ustedes no tengan miedo a los males menores que implica reunirse cerca o lejos.  Bien la pasamos allá, donde Cuba nació como isla. Así que nos vemos acá, donde Cuba nació como República.

 

Fuente: Gelen por Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s