Mi vida post CUC

Posted on

CUC - CUPPor Ruslán Olivares (ruslan.olivares@jovenclub.cu).

Dicen por ahí que ya estamos en el conteo regresivo hacia el Día Cero, la fecha en que desaparecerá de la circulación el CUC tras años de dualidad monetaria.

A mí, en realidad me importa poco. Yo soy de aquellos que nunca ha recibido ni una remesa ni un estímulo en CUC y que ha tenido que aprender a sobrevivir al día y por adelantado; teniendo, cada vez que termina un mes, más deudas que América Latina.

Para mí la eliminación de la doble moneda es transparente, pues no alterará mi monotonía en lo más mínimo, como antes no la alteraron la posibilidad de hospedarme en un hotel, comprarme u carro o viajar sin tener necesidad de pedir permiso a las once mil vírgenes; pues mi mismo, quiera o no, sigue sin poder entrar a los hoteles, cogiendo guaguas y sin moverse de aquí. A veces pienso que los derechos de nada les sirven a los que no pueden ejercitarlos.

La doble moneda se irá, y con ella tal vez se darán el piro algunas incomodidades como las colas de CADECA para comprar una u otra, en dependencia de si se necesita una libra de boniato o un desodorante; o la inexplicable firma del contravalor de la divisa en la nómina para erogar el pago del estipendio alimenticio, que la administración te carga en vez de asumirlo; como si el trabajador no tuviera suficiente con pagar sindicato, MTT y diversos etc. Pero yo seguiré ganando lo mismo, o quizás hasta menos si a alguien se le ocurre en el ínterin del cambio revaluar el CUP para no tener que cargar los futuros presupuestos con estipendios alimenticios, estímulos y primas que en la actualidad reciben algunos trabajadores; entonces, como siempre perdemos los de abajo, ya la equivalencia de los CUC que recibimos en la actualidad por estos conceptos no sería sobre la base de 25, sino sobre alguna tasa cambiaria que alguien establecería a la baja.

Y sería hasta mejor, porque nos ahorraría a muchos el impacto psicológico de tener que interactuar con algunas verdades muy duras que hasta el día de hoy permanecen camufladas en la existencia de la doble moneda, como el hecho de que una buena parte de los trabajadores laboramos por poco menos que un plato de mala comida, pues no tiene otra lectura que un trabajador reciba como estipendio alimenticio (por una comida) 14 CUC, que serían unos 350 pesos al cambio actual; mientras que se le paga por concepto de salario una cifra semejante para poder satisfacer el resto de sus necesidades y las de su familia.

 

Fuente: El Colimador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s