Por quién doblan las campanas del desacierto

Posted on

La venta de equipos de cocción de alimentos mediante créditos debía iniciar el 20 de enero, sin embargo este tipo de comercialización ha sido prácticamente nula en las tiendas y mercados de la capital

Martha Ma. Mariño y Zulema Samuel del Sol, estudiante de periodismo

Alina Fernández Díaz es una de las tantas cubanas que espera ansiosa sus módulos de cocción desde el año pasado, y aunque conoce que ahora es posible comprar los mismos por crédito bancario, ella desea adquirirlos a través del bono que le fue otorgado. Pero hasta hoy eso no ha sido posible.

En algunas tiendas recaudadoras de divisas todavía no se venden por créditos los electrodomésticos para la cocción de los alimentos

Otros, en tanto, abogan por la política crediticia aprobada recientemente mas reconocen las disímiles irregularidades en su cumplimiento.

De acuerdo con la Resolución No. 99 del 2011, del Banco Central de Cuba, se estableció el crédito para el consumo como uno de los objetos de financiamiento a otorgar, dirigido a la compra de bienes del hogar y la satisfacción de las necesidades personales.

Como parte de su implementación, en enero del 2014 se aprobaron la Instrucción No. 1/2014 del Banco Central de Cuba (BCC), y la Resolución No. 5/2014 del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN). Esta última aprobaba, a partir del 15 de enero de este año, la venta de equipos de cocción de alimentos en las tiendas comercializadoras en pesos convertibles y en la Red de Comercio Minorista en pesos cubanos, equipos que comprenden las ollas de presión eléctricas, arroceras, de presión convencional, cocinas de inducción y su menaje.

En el MAI Sublime las personas esperaban desde la madrugada para comprar el módulo de equipos de cocción.
Fotos: Anabel Díaz Mena

Han sido diversas las reuniones para aclarar lo estipulado, tanto a la población como a las empresas implicadas y los medios de difusión; sin embargo, en la práctica, múltiples incidencias han afectado su ejecución y han creado un estado de opinión poco favorable en los clientes interesados.

Dan fe de ello varias llamadas dirigidas a la redacción del periódico Granma, las cuales exponen la intranquilidad de muchas personas ante las deficiencias de la venta por crédito de electrodomésticos en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) de la capital, y por bonos en los Mercados Artesanales Industriales (MAI) habaneros.

¿Todo garantizado?

De acuerdo con las declaraciones ofrecidas en conferencia de prensa el 15 de enero por la viceministra del MINCIN, Bárbara Acosta, a partir del 20 de ese mes ya debía comenzar la venta por créditos bancarios en las TRD de las cadenas CIMEX, HABAGUANEX y TRD Caribe, pero en la práctica escasas entidades realizan este tipo de comercialización. Durante las visitas realizadas por Granma a tiendas de los municipios de La Habana Vieja, Diez de Octubre y Plaza de la Revolución, encontramos que en solo tres puntos de venta se aplicaba la legislación, en el resto no estaba emitido el autorizo de la empresa o no se recibía mercancía de este tipo desde hacía años.

Esto último pudo comprobarse en varias tiendas como la “Harry Brothers” —situada en O’Reilly # 526, entre Villegas y Monserrat, La Habana Vieja— y “La Elegante”. En ambas hace más de un año no se reciben ollas de presión eléctricas ni ollas arroceras.

Respecto al autorizo, otras entidades afirmaron estar al tanto de la legislación, pero estaban en espera de alguna información de sus superiores que explicase mejor todo el proceso, así como el permiso oficial.

Esto se constató en la Tienda Panamericana “ROSELAND” de la sucursal HABAGUANEX, donde solo se venden artículos de ferretería (materiales de la construcción) por esta forma de financiamiento, aun cuando tienen en existencia ollas arroceras con precios que oscilaban desde los 20 CUC hasta los 49 CUC.

Difícil resultó acceder, en este caso, a las explicaciones del por qué. aunque han transcurrido varios días de la aplicación de la medida, todavía no han llegado a esa entidad orientaciones al respecto, pues la administradora del establecimiento, Aniely Ubalde, expresó que sin la debida autorización no podía brindar información al equipo de reporteros de Granma. De ahí que se comunicara con la gerente del complejo, quien afirmó que para concertar una entrevista o esclarecer el por qué de la nula venta de estos productos por vía crédito, se debía llamar a la sucursal y pedir una reunión con el gerente general.

En otras tiendas de la cadena CIMEX los directivos actuaron de modo semejante. Así ocurrió en los almacenes ULTRA, donde igual-mente se le exigió al equipo un permiso antes de dar cualquier declaración.

A pesar de estas circunstancias, el especialista comercial de esa unidad, Raciel López, explicó que se emitió una circular de la cadena CIMEX con los códigos de venta, el mecanismo a utilizar en estos casos e incluso las rebajas de precios de algunos equipos como la cocina de inducción. Sin embargo, el 3 de febrero, todavía no estaban creadas las condiciones pues los empleados esperaban que los especialistas encargados de configurar una tecla en la caja registradora arribaran a la entidad, para realizar el proceso de venta digitalmente.

Según alegó la jefa de Comercial de ULTRA, Anabel Cordero, se llamó a esos informáticos varias veces en la misma semana sin obtener una respuesta. Aun cuando esta situación, según Raciel López, ya estaba resuelta este 11 de febrero, llama la atención que por una simple tecla los usuarios de esa unidad no hayan podido recibir el servicio al que tenían derecho.

Esta es además una de las únicas tiendas de la capital que han sido surtidas con el set de cocina de inducción, módulo que aún no se comercializa en los MAI.

En un bojeo por las distintas tiendas de la cadena CIMEX —”La Época”, “TRASVAL” (Centro Habana), “Línea y L” (Vedado), “Brimart”, “DITA”, “La Silueta” (Diez de Octubre)— solo las dos primeras ofertaban el servicio, mientras en las otras continuaron las excusas.

La gerente general de “La Época”, Yolien Castro Fuerte, dijo que ellos ofertan ollas pero ningún cliente se ha interesado en pedir crédito y que si se diera el caso ellos se lo venderían; sin embargo afirman necesitar la autorización de la empresa.

Por otra parte hay quienes escogen bordear los obstáculos y brindar un servicio eficiente. La dependienta de TRASVAL, Neliset Calzadilla Pérez, afirma que en la unidad se han recibido clientes interesados que incluso han tomado el importe de los productos que necesitan, pero ninguno ha retornado a la tienda con el financiamiento otorgado.

De acuerdo con la legislación, de concederse un crédito bancario, el beneficiario presentaría en la unidad de comercio minorista el ejemplar del contrato firmado con la institución financiera donde conste el monto de los equipos seleccionados. Por su parte, la unidad de comercio reservaría por un periodo de cinco días hábiles estos productos.

Mas, en la experiencia de Neliset, según le comentaron los clientes que regresaron a la tienda, “lo que está ocurriendo es que los interesados se llevan el importe de los equipos, pero cuando acuden al Banco este se demora en crear las solicitudes hasta 20 días, periodo que no avala la reservación de esos productos y las personas corren el riesgo de no encontrar aquellos que eligieron”.

Ante la preocupación, este equipo de trabajo se dirigió el 13 de febrero al Banco Metropolitano (BM) de Ayestarán y 19 de Mayo, y a la sucursal 307. La Gerente Comercial y el Gestor de Negocios, encargados de la asignación de los créditos en la primera y la segunda entidad respectivamente, afirmaron que el proceso de entrega de la solicitud se demora 10 días —ya no 20— según nuevas regulaciones de la Oficina Central de BM a partir del 11 de febrero.

Motivado por la interrogante de por qué tanto desorden en la aplicación de esta legislación, Granma procuró una entrevista con Deisy Cruz, la jefa de Comercial del Equipo de Atención Territorial (EAT) de Línea y 2, donde radica la dirección de TRD Caribe de la parte oeste de la capital. Ella aseveró que el 24 de enero del 2014 se efectuó una reunión con los jefes de comerciales y gerentes de todas las tiendas del oeste de La Habana para explicar el proceso, autorizar su ejecución y viabilizar los mecanismos.

Sin embargo cuando visitamos la TRD de Línea y L, perteneciente a esta cadena, los empleados afirmaron no conocer nada sobre el autorizo de la empresa. Sobre el incidente, Cruz explicó que es una consecuencia de la incomunicación de las normativas de los gerentes hacia sus empleados.

Para colmo de males, a la falta de autorizos y conocimientos se sumó otro problema técnico: los talonarios de garantía.

Mientras otras entidades totalmente digitalizadas esperaban por una tecla vital, la TRD DITA aguardaba la llegada de un conjunto de talonarios que se diferencian de los utilizados para la venta de productos liberados. Tan ansiado documento debió ser emitido por el MINCIN hacía semanas, como se constató en las dos visitas realizadas por Granma el 28 de enero y el 4 de febrero.

A ello se sumó el conocido pero ausente autorizo de la empresa. El especialista de Comercial de la tienda DITA, Intis Gutiérrez, explicó que los directivos del EAT del este —de la sucursal TRD Caribe— se reunieron con los representantes de las unidades de venta de la zona y les presentaron el Decreto, pero aún no les han concedido la autorización.

Lo preocupante es que entre esperas y reuniones varios clientes se dirigen a los trabajadores preocupados por la oferta legislada en el Decreto.

Reinas en apuro

Durante el recorrido, entre las inquietudes más recurrentes de la población sobresalió la esperada venta por bonos de equipos electrodomésticos y cocción en los Mercados Artesanales Industriales (MAI). Así lo expresaron Jesús Morejón, Felipe Morales Cruz y Ana Rosa Valdés, quienes manifestaron su inconformidad por el carente abastecimiento de los equipos desde mediados del año pasado y la desinformación sobre los lugares que se implementaron para su venta.

Con respecto a este tema, en la rueda de prensa del 15 de enero, la viceministra del MINCIN, Bárbara Acosta, indicó que aunque la entrega de bonos cesó el 14 de enero, se extendería el plazo de compra para aquellas personas que ya los poseían hasta el 15 de febrero. Y agregó que para esos casos existía plena disponibilidad de ollas de presión eléctricas (“Reina”), no así del resto de los productos que contempla el módulo.

En las visitas realizadas el 4 y ayer 13 de febrero a doce MAI en la capital, se constató que la venta se había centralizado en dos mercados de la Habana Vieja —Sublime y Bocana— para atender a la población de 14 municipios. En el caso particular de Boyeros se habilitaron mercados para atender únicamente a las personas de esa zona.

En los centralizados la situación fue impactante. Una multitud de personas esperaban desde horas de la madrugada de este 13 de febrero por el suministro de la mercancía. A tan solo dos días de culminar el plazo determinado no habían obtenido los electrodomésticos prometidos, ni una respuesta concreta por parte de los empleados sobre la falta de los equipos.

Arianna Gigato, por ejemplo, afirmó: “No sé si hay arrocera o si hay Reina, no nos dan ninguna información. La administradora nos acaba de decir que los equipos que quedan son de uso y en mal estado, pero ayer arribó un camión a las 4:00 p.m. con mercancía y a las 7:00 p.m. ya no estaban vendiendo a la población, entonces… yo no entiendo nada”.

Ana Rosa Valdés, por otra parte, comentó que el día 12 salió de su trabajo a las 6:30 p.m. y el camión aún estaba allí, pero no le despacharon. “La dependienta dijo que regresara temprano que quedaban artículos —dos cajas llenas de Reinas—; pero ya me ve, soy el uno en la cola, serán las 11:00 a.m., no han abierto y ahora dicen que no quedan equipos”.

“¡Yo llevo cuatro días haciendo cola!”,”¡Al menos que nos den la explicación!”, “¿Se extenderá el plazo?”; fueron algunas de las exclamaciones e interrogantes de los clientes que se sumaron a las entrevistas.

“Desde que se dijo que el día 15 (febrero) era el último en que tendría vigencia el bono, se les dio a estos locales una asignación, pero en la tienda Muralla desde el miércoles de la semana pasada no se ha vendido nada”, dijo Felipe Morales, uno de los que esperaban frente al MAI Sublime.

Es necesario aclarar que durante la visita del equipo a ese mercado se advirtieron grandes problemas constructivos como filtraciones, y también desorden. La instalación estaba, desde meses anteriores, cerrada por reparación y aún continúa en este proceso, solo se abrió para la venta de estos equipos. ¿Acaso no había muchos otros establecimientos que sí tienen condiciones para la venta de tales insumos?¿Por qué se seleccionó este?

Adis Jiménez, administradora del MAI Sublime, afirma que “el problema que hay con la población es que no hay equipos para vender, no los hay, no los tengo, no los puedo fabricar”.

“Ayer llegó el camión a las 3:00 p.m. porque lo gestioné yo con una amistad mía, pues (en la empresa) no había ninguno para traer los productos que se buscaron en las tiendas de Playa y la Lisa. Se trajeron 30 ollas arroceras y 130 Reinas con problemas y todas se vendieron”, alegó.

“La gente estaba de acuerdo con comprar esos objetos de cocción y por atrás de los bonos firmaron su acuerdo, yo no estoy autorizada a venderlos así porque no tienen devolución, pero lo hice por tratar de darles alguna solución”, añadió Jiménez.

“Las cajas que están allí son de ollas rotas, pero no las voy a vender porque la población me ha tratado con faltas de respeto”, señaló Adis.

En Bocana fue similar la atención al público, pero en este caso no se vendían equipos desde el viernes 7 de febrero.

Uno de sus clientes, Jorge Perdomo Ricardo, solicitó información al administrador sobre el surtido de los insumos y el directivo alegó que no tenía conocimiento sobre el tema y tampoco autorización para llamar a instancias superiores y preguntar acerca del asunto.

Dicho encargado, Ernesto Bell Rodríguez, aclaró a Granma que “el mes pasado había ollas eléctricas de presión, arroceras y cocinas, entraron 700 arroceras, 1 500 Reinas y 500 cocinas, pero desde el día 30 de enero no nos surten”.

“Esta semana paró la venta porque los artículos se agotaron y los que quedan allí están en estado crítico, se vendieron algunos con defectos, pero los que están en el almacén realmente no sirven. Nos dijeron que entraría mercancía, pero aún esperamos”, declaró Bell Rodríguez.

Si el país destina un presupuesto para elevar la calidad de vida de la población y los organismos competentes están enfocados en alcanzar la misma meta, ¿por qué la venta de artículos defectuosos se consideró una solución ante la poca disponibilidad de insumos? ¿Quién la justificó? ¿El acceso a los productos con problemas incluye su reparación gratuita? ¿Qué va a suceder con las personas que debido a estas irregularidades no han podido acceder a estos equipos si mañana 15 se vencerá el plazo establecido?

Estas son algunas interrogantes que surgen a raíz del incumplimiento de las legislaciones y la falta de supervisión en las instalaciones que las ejecutan.

La entrega de bonos y el Decreto-Ley 289 forman parte de un conjunto de medidas que lleva a cabo el estado cubano para mejorar las condiciones de vida de la población y, en estos temas, la inmediatez siempre es una necesidad.

Esperar por un autorizo, talonarios o la ausencia de surtidos cuando ya la normativa está vigente, denota falta de organización en el proceso y entorpece la aplicación de las medidas que toma el país al calor de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

En un renglón tan sensible como el de la cocción de alimentos, el desorden se convierte en el plato fuerte servido en fuente de escollos para la familia cubana.

Esperemos que la coherente comunicación y el orden interno sean la mejor tecla para impulsar el beneficio.

 

Fuente: Granma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s