Día: octubre 29, 2013

Mi encuentro con Darío en un Día Especial.

Posted on

Ayer, rumbo a homenajear a Camilo con unos amigos, me encontré a Darío Alejandro Paulino Escobar lanzando una flor en el malecón. Nos encontramos como si hacia rato no nos viéramos (realmente desde la terminal de Santi Espíritus).

Le di mi “COCOTAZO” y le di mi abrazo (creo que fui el primero), su cara me lo decía todo, me dijo “me falta la parte más mala”. Ayer no te lo dije pero la parte mala ya la cumpliste, y es saber reconocer que metiste la pata, no importa lo que venga ahora, sabrás cumplirlo con honores. Reconocer lo que hiciste denota en ti que vas creciendo.

Fue un día especial pues a pesar de ser agitado en la corta mañana, todo conspiraba en torno al Homenaje. Así me dispuse a dedicarle el día a unos de los grandes de este país porque solo un cubano de corazón sabe que tan grande es la fecha del 28 de Octubre.
Cada cubano sabe que hacer en ese día, los de la red no nos quedamos atrás, solo hablábamos de Camilo Cienfuegos.

Ver a un amigo homenajeando ese día dice mucho para mí, por eso sus amigos y hermanos apostamos por él. Lo único que tiene que hacer es echar palante con la cabeza erguida.

Fue un día especial.

Kokacub@.

Decomisada Virgen de la Caridad

Posted on

Tremendo Explote

Por Claudio Pelaez Sordo

Hasta Ciego de Ávila Luis Manuel Alcántara Otero había vivido una experiencia “mágica”. Me cuenta que quienes lo veían en la carretera se le acercaban para ofrecerle agua, jugo, frutas, incluso hasta dinero explícitamente para él y no para la Virgen de la Caridad. “Iba ya casi por la mitad del camino, me faltaba poco para llegar a Santiago de Cuba”.

Narra Manuel que al llegar a Falcón, preguntó dónde podía pasar la noche y que a la media de hora de encontrar donde pernoctar, casi la mitad del pueblo estaba allí para ofrecerle aguacate, jugos y todo lo que aparecía de comida en aquel batey. Tal parecía que Luis Manuel era un encomendado de la Virgen de la Caridad.

“Una experiencia mágica” así interrumpe cada pasaje que cuenta y es imposible no notarle su tono alegre con lo vivido.

Ver la entrada original 316 palabras más