Buenas señales e insólitas autocríticas

Posted on

Blogs personales, pagados por la política de “cambio de régimen” de Washington hacia Cuba, emprenden contra EcuRed, el sitio web cubano más visitado, tanto desde fuera como dentro de la isla…

Por: Iroel Sánchez Espinosa
https://i1.wp.com/www.cubahora.cu/uploads/materiales_images/thumbnail-f6fa33db8b9535015ca44f767726e6bbf71f673a.jpg
  • EcuRed. Espacio que nace de la voluntad de crear y difundir el conocimiento con todos y para todos; desde Cuba y con el mundo. Su nombre recupera varios significados que remiten, en primer lugar, a la Ecúmene, antes parte habitada de la tierra, y hoy conjunto del mundo y culturas conocidas.

Ya no son los llamados grandes medios como El País o El Nuevo Herald los que atacan a EcuRed, la enciclopedia colaborativa online que se hizo pública hace menos de tres años en Cuba. Al parecer, aquellos comprendieron que hacían un buen favor amplificando, desde el prejuicio ideológico, su existencia.
Ahora son los negocios personales, pagados por la política de “cambio de régimen” de Washington hacia Cuba, quienes emprenden la tarea contra el sitio web cubano más visitado, tanto desde fuera como dentro de la isla.
Penúltimos días —cuyo editor es célebre por solicitar la intervención militar de Estados Unidos en Cuba y retratarse orgullosamente con George W. Bush junto a la bandera de las barras y las estrellas— y Cubaencuentro —con las mayores asignaciones financieras de esa pantalla de la CIA que es, según The New York Times, la National Endownment for Democracy— han sido recientemente las plataformas de ataque contra EcuRed.
¿El motivo? No lo dicen pero es obvio: el crecimiento del posicionamiento y la ampliación de los servicios de EcuRed a través de la televisión digital y el perfeccionamiento de sus demandadas versiones portátiles para PC y móviles con Android son malas noticias para quienes quieren condenar a Cuba al ostracismo digital. Tienen ¿la delicadeza? de acusar a EcuRed de “extremadamente lenta”, sin mencionar las limitaciones que se nos imponen —por los mismos que les pagan a ellos— para poder acceder nosotros a medios tecnológicos y financieros.
Nada tenemos contra Wikipedia, cuya versión en inglés es bastante rigurosa, pero es, cuando menos, poco delicado, que nos reprochen hacer EcuRed en vez de colaborar en Wikipedia en español, quienes han callado ante las censuras, manipulaciones y bloqueos ejecutados allí sobre temas cubanos y otros como los relacionados con el Oriente Medio, los que han sido documentados ampliamente. En EcuRed —como en cualquier sitio cubano— sufrimos las censuras de servicios como Google Analytics y Google Earth y no contamos con las onerosas “donaciones” que los buenos de Google, Microsoft y George Soros hacen a la “enciclopedia libre”, cuya versión en castellano está considerada la peor entre todas las existentes en distintas lenguas.
Hoy no hay poblado de Cuba, hecho relevante, o destacada personalidad histórica cubana, que no tenga su ficha en EcuRed; y asuntos de la historia y la cultura universales —como la Segunda Guerra Mundial o la Egiptología— tienen allí artículos de calidad, incluyendo temas como los Tanques Pensantes, inexistente en Wikipedia en español.
EcuRed es un proyecto donde la participación es realmente libre y, como tal, imperfecta, está impulsado por la creencia en el potencial colaborativo e intelectual de los cubanos y desde un principio convocó —no siempre con éxito— a las entidades mejor informadas de nuestro país en cada rama del conocimiento.
Con la convicción de que son muchos en el planeta a los que se les impone una visión ajena a sus culturas y se les escamotea su memoria, EcuRed se abre al mundo sin dejar de invitar a todos los que en Cuba deseen participar en su enriquecimiento, ya sea como colaboradores o realizando cualquier observación por los correos electrónicos ecured@jovenclub.cu y ecured@idict.cu, a las dos instituciones que lideran la moderación de sus contenidos: Joven Club de Computación y Electrónica y el Instituto de Información y Documentación Científico Técnica.
¿Duele? Seguro que mucho, y lo cierto es que en las últimas semanas unos pocos hechos como la apertura de más de cien salas de navegación en Internet, el envío de noticias del portal Cubadebate por SMS, los nuevos servicios de EcuRed, el abordaje en el programa televisivo Mesa Redonda de la situación de las redes informáticas en Cuba, el inicio de las pruebas con la Televisión Digital y la presentación de un libro con el pensamiento de Fidel sobre las TIC han hecho poco rentable la inversión multimillonaria para presentar al gobierno cubano como enemigo de la tecnología. Y el dolor llega al extremo de que el gran teórico de la ciberdisidencia cubana y editor de Penúltimos días ha cambiado insólitamente de discurso y ahora se autocritica:
“Un exceso de discurso y publicidad sobre las ventajas de las ¿nuevas tecnologías? (tentación periodística a la que yo mismo he sucumbido en ocasiones) hace que muchos activistas sigan usando sin reparo estos medios cuando la realidad es que están facilitando enormemente el trabajo de sus represores”.
Cosas veredes, Sancho… pero son, sin dudas, buenas señales que envía quien el 3 de agosto de 2008 dijo: “Mi opinión más íntima sobre la situación cubana es que una intervención militar de EE. UU. sería la manera más rápida y productiva de acabar con el castrismo”. Quizás algún día lo citen en EcuRed, pero la categoría de invasor por cuenta ajena aún no existe.

 

Fuente: CUBAHORA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s