Propuesta sospechosa

Posted on

Arthur Gónzalez

ESPACIO-LAICALCon aparente candidez, la revista católica cubana Espacio Laical  propuso recientemente que existan regulaciones separadas para cada iglesia en Cuba, afirmando que una ley de cultos establecería una igualdad rígida y  endeble para todas las religiones.
Esta propuesta presentada “como quien no quiere las cosas”, recuerda la estrategia seguida en 1982 contra el gobierno socialista polaco por parte del gobierno norteamericano y la CIA, a partir de la directiva secreta del Consejo de Seguridad Nacional denominada NSDD32, firmada por el presidente Ronald Reagan, posterior a su entrevista con el Papa Juan Pablo II.

Los objetivos principales de esa directiva eran desestabilizar al gobierno a través de operaciones encubiertas, que incluían la promoción de los derechos humanos, particularmente aquellos relacionados con el derecho al culto y la iglesia católica, presiones económicas y el aislamiento diplomático.

La actual propuesta aparecida en la revista Espacio Laical, plantea que “Sería más conveniente establecer dichas condiciones a través de convenios  jurídicos entre el Estado y cada religión”, más que dictar una ley misma participarían de forma protagónica en el diseño de sus  garantías legales”.

¿Por  qué ahora esta propuesta? ¿Qué es lo que se desea lograr con ella?
El gobierno revolucionario cubano nunca cerró un templo, prohibió culto alguno, ni limitó a los religiosos a usar sus hábitos dentro de sus recintos. Año tras año la iglesia celebra las fiestas patronales sin ninguna interferencia estatal, se llevan a cabo procesiones y en la Semana Santa el Vía Crucis, con la alocución del Cardenal en los medios estatales de comunicación masiva y los asilos dirigidos por órdenes religiosas femeninas cuentan con total reconocimiento y apoyo oficial.

Las relaciones Iglesia-Estado pasan por su mejor momento y han quedado en la lejanía la época en que miembros de la institución religiosa participaron en la ejecución de la tenebrosa Operación Peter Pan de conjunto con religiosos norteamericanos y la CIA, en la que salieron del país  más de 14 mil niños,  bajo el engaño de que “el Estado le quitaría la patria potestad a sus padres”, entre otras actividades contrarrevolucionarias que dieron origen a fuertes contradicciones.

En Cuba  el respeto y el derecho de los religiosos y las iglesias son iguales para todos, sin privilegios ni desventajas para unos u otros. Diferenciarlas pudiera ser de facto algo discriminatorio que las aparte o divida.

Por tanto, no existe una justificación clara de lo que se pretende, pero pudiera haberla y quizás sea para sembrar alguna semilla de la discordia, dada las constantes críticas que se le hacen a la alta jerarquía católica cubana, por aquellos que desde Miami miran recondenados la excelente armonía en que se desarrollan las actuales relaciones con la máxima dirección de la Revolución.

 

Fuente: Heraldo Cubano.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s