Mes: junio 2013

Supuestos.

Posted on Actualizado enn

Supuestos.

Por lilith alfonso

Vamos a suponer que a oídos de un periodista llegaran rumores de un fraude masivo, de un tren, con suficiente tiempo como para desenmascarlo y que no queden dudas.

Supongamos, para ser más explíticos, que ese periodista tiene por lo menos dos de esas posibles pruebas en las manos, y otras que ya salieron. Y vayamos más allá, supongamos que el medio de prensa para el cual trabaja desde hace todos los años que también podrán suponer…decide publicarlo.

Como es de suponer, en ese caso lo más probable es que las palabras se suavicen porque el sólo hecho de publicar un asunto espinoso como ese vale todos los esfuerzos que requiere decir gris cuando las cosas nos llegan en blanco y negro.

Supongamos además que el periodista que, casi casi, siente el olor de la tinta en sus palabras esa noche, cuando llega a su casa, no puede acallar una sonrisa boba que lo acompañará unas dos horas más, hasta la terrible noticia.

Porque, como incluso el reportero supuso alguna vez, era demasiado bueno, demasiado arriesgado, demasiada primicia; al final quien decide en última instancia puso el no y la excusa.

Supongamos que no pasa una semana y en la TV sale Talía y habla sobre el fraude y no pasan tres días cuando Granma, la dirección de Granma, hace lo mismo.

Y el periodista del principio se siente, como siempre, un bobo, un subnormal, un apestado porque como no dijo, como no publicó es como si no supiera, como si no hubiera reaccionado como periodista que es, de escuela y todo.

Pero es una suposición, por supuesto: Quién podría creer que en un país como el nuestro alguien negara la denuncia de un problema que nos daña tanto, que es un puñal en el pecho de cualquier sociedad que se respete…

http://eskinalilith.wordpress.com/2013/06/28/supuestos/
via Facebook http://eskinalilith.wordpress.com/2013/06/28/supuestos/

Anuncios

Brasil: lecciones del vínculo Indignados-Gobierno

Posted on

Brasil: lecciones del vínculo Indignados-Gobierno
Por Noel Manzanares Blanco

Dilma Es muy difícil la complacencia en el reino del Capital/ La sincera voluntad política de la Administración puede mitigar —mientras las condiciones no permitan construir un sistema sin predominio de la propiedad privada

Dieciocho meses atrás, redacté en Brasil, un proyecto paradigmático:

“Las excelentes relaciones entre el Gigante Sudamericano y la Isla; los preparativos de su Presidenta Dilma Rousseff para visitar a Cuba; los asombrosos resultados económicos que hoy exhibe aquel país, en medida muy apreciable a causa de la gestión gubernamental iniciada por Lula Da Silva; y los saludables índices de progreso humano en crecimiento, me sirven de pretexto para encarar este rótulo.

“Recuerdo que más de una vez leí que Brasil era un corpulento económico con unos pies sociales endebles. Pero en la actualidad esas dimensiones han sido sobrepasadas y apuntan al porvenir positivamente, a contrapelo de que en sus similares occidentales la producción y los servicios no vislumbran buenos augurios y muchísimo menos la persona está colocada en el centro de atención del quehacer de los estadistas.

“¿Cuál es el secreto del ‘milagro’ brasileño, si en esa nación también persiste el dominio de la propiedad privada? En una expresión, no vacilo en sentenciar: ‘La voluntad política, primero de Lula y ahora de Dilma’”.

Justamente sobre este presupuesto, escribí Apuesto a Dilma Rousseff y la inscripción que continúa: “El minuto que vive Brasil demanda Solidaridad con las acciones de su Presidenta para viabilizar la política, más aún porque ella sabe que ‘es la ciudadanía la que debe ser escuchada y no el poder económico’” —tema que complementaré en otros párrafos del presente título.

Luego, leí El mensaje de los indignados de Brasil donde consta que los hechos sucedidos en ese país en los últimos días muestran cómo una sociedad satisfecha en sus necesidades básicas puede exigir un mejor Gobierno; y que el alentador panorama acabó prácticamente en una noche, con el aumento del precio del transporte público en San Pablo, que subió de 3 a 3,2 reales.

Asimismo, se devela que si bien la clase media (las familias que viven con más de 10 dólares diarios por cada integrante del hogar) pasó del 19,6% al 46,6% de la población total, al mismo tiempo la presión impositiva general creció al aumentar en 12 puntos porcentuales, casi un 50% en 20 años —una realidad que nunca habían experimentado los que ahora acceden a una escala social superior.

Sin lugar a dudas, por aquí anda la explicación de la revuelta de estos Indignados. Mejor, en el juicio sostenido por Atilio A. Boron en Brasil: ¿un nuevo ciclo de luchas populares?, donde aparece:

“[…] Brasilia haría muy bien en mirar lo ocurrido en los países vecinos y tomar nota de esta lección que presagia crecientes niveles de ingobernabilidad si persiste en su alianza con la derecha, con los monopolios, con el agronegocios, con el capital financiero, con los especuladores que desangran al presupuesto público de Brasil. La única salida a todo esto es por la izquierda, potenciando no en el discurso sino con hechos concretos, el protagonismo popular y adoptando políticas coherentes con el nuevo sistema de alianzas. No sería exagerado pronosticar que un nuevo ciclo de ascenso de las luchas populares estaría dando comienzo en el gigante sudamericano. Si así fuera lo más probable sería una reorientación de la política brasileña, lo cual sería una muy buena noticia para la causa de la emancipación de Brasil y de toda Nuestra América”.

Es precisamente a partir de tales interpretaciones de la realidad de la hermana nación que deseo complementar mi Apuesto a Dilma Rousseff.

Según diversos reportes de prensa, la Presidenta acaba de plantear un serio reto a los partidos tradicionales al proponer un plebiscito para concretar una postergada reforma política, que es una de las tantas demandas de las protestas que se extienden por la nación.

En su más reciente encuentro con Alcaldes y Gobernadores para analizar lo que calificó de “delicado momento” para Brasil, ella manifestó: “Quiero proponer un debate sobre la convocatoria de un plebiscito popular que autorice el funcionamiento de un proceso constituyente específico para hacer la reforma política que el país necesita”.

A la luz de la Rousseff, la materialización de un sufragio que transforme la dinámica política en el territorio nacional —“entró y salió muchas veces” de la agenda del Parlamento durante “las últimas décadas”— sería una manera de responder a una de las tantas exigencias de las multitudinarias manifestaciones.

Es insoslayable tener en cuenta que en su propuesta de plebiscito Dilma encuadró el combate a la corrupción —otra de las demandas de las manifestaciones— y planteó la necesidad que los delitos que impliquen dinero público sean castigados “con penas severas, mucho más severas” de las que existen en la actualidad.

Simultáneamente, abogó por un gran “Pacto Nacional” que implique reforma política y acciones inmediatas para mejorar los servicios públicos, el transporte, la salud pública, la educación y, además, mantener la responsabilidad fiscal y el combate a la inflación —otra manera de hacer suya las demandas populares.

Comoquiera que la Dignataria considera que hay que trabajar para que “los cambios continúen, se amplíen y sean aún más rápidos”, resulta comprensible su posición, a saber: “Confío en que los señores congresistas aprobarán eso con la debida urgencia constitucional” —tema que a su vez tiene oposición de determinados sectores del Legislativo.

En este orden de ideas, igualmente debe meditarse en el hecho que la Presidenta de Brasil sostuvo una reunión con los líderes del Movimiento Pase Libre que encabezó la ola de protestas, sin despreciar que ellos consideran que el “diálogo es un paso importante, pero sin acciones concretas que aseguren esas mejoras para la población, no existe avance” —al decir de Mayara Vivian, una de las líderes del citado Movimiento.

No obstante, otros reportes de la prensa acreditan que Dilma Rousseff se anotó varios goles en la “Copa de las Manifestaciones”, como denominan muchos a las protestas desde la víspera de la inauguración de la Copa de las Confederaciones.

Se alega que de cara a quienes dudaban de su osadía política, dejó en claro que no les teme a los desafíos, a repensar la situación; al tiempo que está dispuesta a recuperar la iniciativa que parecía haber perdido su Gobierno en las últimas semanas e incluso meses.

También, que reforzó la imagen positiva que se había ganado durante el primer año de su mandato, cuando pidió la renuncia a siete de sus ministros acusados de irregularidades. Recuérdese que fue esa actitud inflexible con la corrupción, justamente, la que le hizo alcanzar récords de popularidad en las encuestas.

Conjuntamente, que resultó significativo que ella “pateó la pelota” al Congreso en el tema educativo, un asunto que había propuesto el año pasado al abogar por destinar el 100% de las ganancias provenientes de la explotación petrolera a ese sector, mas los legisladores lo han mantenido prisionero —cuestión que será difícil dejar intacta ante una sociedad vivamente reclamante.

Además, que ganó ese indicador político clave denominado Tiempo de cara a las elecciones de octubre de 2014, cuando se juega su segundo mandato. Puede esperarse que entre la organización del Plebiscito y de la Asamblea Constituyente, el proceso acabe recién antes de los comicios, lo que le serviría como una carta de triunfo precisamente para ser consecuente con su actitud de cara a las demandas populares.

He aquí algunas lecciones del vínculo Indignados-Gobierno en Brasil, cuestión que es muy difícil armonizar en medio del reino del Capital pero que sí es posible mitigar en medida nada despreciable ante la sincera voluntad política de la Administración de Brasilia.

Por tanto, reitero que de cara al minuto actual de Brasil es pertinente apoyar las gestiones de Dilma Rousseff, más afincado en un refrán: “Del Lobo, al menos un pelo” —o sea, mientras las condiciones no permitan construir un sistema sin predominio de la propiedad privada.

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/61338-brasil-lecciones-del-v%C3%ADnculo-indignados-gobierno.html
via Facebook http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/61338-brasil-lecciones-del-v%C3%ADnculo-indignados-gobierno.html

Dos ahijados de Pinochet pretenden la presidencia de Chile

Posted on Actualizado enn

Dos ahijados de Pinochet pretenden la presidencia de Chile

Por Hernán Uribe (*)

Son responsables políticos de crímenes. Dos políticos extremo derechistas pretenden hoy la Presidencia de Chile pero sólo uno de ellos podrá intentarlo luego de una elecciones primarias o eliminatorias que se realizarán este 30 de junio.

Andrés Allamand (AA) y Pablo Longueira (PL) son, respectivamente, los precandidatos de los partidos Renovación Nacional (RN) y Unión Demócrata Independiente (UDI) que emergieron en los años ochenta en plena dictadura del general Augusto Pinochet Ugarte (APU) quien permaneció en el poder durante 17 años a partir de 1973.

La dictadura suprimió a todos los partidos políticos y además a las organizaciones de cualquier naturaleza como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y convirtió en “delito” toda clase de elecciones incluidas las entidades deportivas como clubes de fútbol. Sin embargo y como efecto del enorme repudio universal, la Junta Militar autorizó la creación de la UDI y la reaparición del Partido Nacional que había fomentado el golpe de Estado y al cual se le remozó con aquello de “Renovación.”. Todo este teatro tenía el propósito de aparecer como democráticos…

En 1988 se efectuó el plebiscito en el que se votaba por Si o No sobre la permanencia de APU en el poder. Las dos entidades mencionadas respaldaron por supuesto al tirano pero como es conocido perdió el “Si” y se fortaleció se esa manera el repudio a Pinochet y sus crímenes de los cuales UDI y RN han sido y son responsables políticos y morales.

El apelativo de UDI es risible pues ¿cómo puede ser demócrata una entidad que nació de las entrañas de la tiranía? Más falso resulta, además, lo de “independiente” pues se trata de una copia fiel del Partido Popular de España que emergió luego de fallecer Francisco Franco quien tuvo un discípulo en Pinochet.

Los comicios presidenciales y del Congreso Nacional (diputados y senadores) se realizarán en Chile en noviembre próximo casi al término de la presidencia de Sebastián Piñera (RN) único derechista electo en una veintena de años post tiranía. Allamand fue ministro de la Defensa de Piñera y Longueira se desempeñó en la cartera de Economía. Ahora, otros dos ministros han renunciado, Joaquin Lavin y Luciano Cruz-Coke para asumir como jefes de las campañas electorales de los postulantes derechistas.

¿Hay división en la derecha política chilena? De ninguna manera. Se trata sólo de matices pues ambas colectividades se han distinguido por su amor eterno para Pinochet y con ello al régimen que, a sangre y fuego, estableció en Chile el primer intento del capitalismo salvaje. Recuérdese que Milton Friedman, el teórico de la tesis que propugna la privatización total y que incluye la supresión del Estado, viajó con rapidez a Santiago del Nuevo Extremo para aplaudir en persona a Pinochet y los suyos.

Ocho años después del retiro forzado de APU se registró un episodio demostrativo del amor eterno de los conservadores chilenos por quien mató, torturó, encarceló y exilió a millares de compatriotas. A finales de octubre de 1998 quien abandonó el poder en 1990 y se ostentaba como “senador vitalicio” fue detenido en Londres y amenazado de ser llevado y juzgado en España al tenor de una petición de los abogados Baltasar Garzón y Joan Garcés miembros del Departamento Jurídico de Amnesty Internacional quienes le imputaban el homicidio en Chile de ciudadanos hispanos.

Al inicio de noviembre/98 ya estaba instalada en Londres la plana mayor de UDI y RN que visitaron al general ya declarado reo en el Groveland Hospital pues se había auto declarado enfermo. De la partida fueron Alberto Espina, entonces presidente de RN y actual senador; Pablo Longueira, diputado, presidente de UDI; Patricio Melero, diputado, actual presidente de UDI y Joaquín Lavin, en esa época precandidato presidencial de UDI.

Acudieron a rendir pleitesía al ex dictador, pero también pudieron constatar que en Londres había manifestaciones públicas de repudio APU. En uno de esos actos realizado en Trafalgar Square estuvo presente la chilena Sola Sierra, entonces presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos. Fue en esos días cuando Pinochet con marcado cinismo dijo: “Me quieren condenar sin probar cargos” (sic y antológico).

Fue “The Sunday Times” el periódico que divulgó tal afirmación a la cual agregó que su arresto “socavaría los esfuerzos de lograr una reconciliación en Chile”. Otra: “Me entristece que la experiencia de mi arresto haya sacudido mi confianza en Gran Bretaña”. En Chile se registró el coro a favor del preso. Algunas voces: Andrés Chadwick, actual ministro del Interior de Piñera: “La autoridad tiene el deber de resguardar el bien común y, muchas veces, eso exige que no se dé a conocer toda la verdad” (revista “Que Pasa”, 2-9-91), Evelyn Mattei, actual ministra del Trabajo: ¡Cállense, comunistas de mierda” (resic)(Revista “El Sábado”,7-10-98); Joaquín Lavin: “Es un senador y un ex Presidente de la República que viaja con pasaporte diplomático y, por lo tanto, con la protección de Chile” (Diario “La Nación”, 18-10-98).

Hubo asimismo palabras de otra índole. Por ejemplo, las del obispo católico Carlos Camus, registradas por “La Nación” el 1-3-99: “¿Cuál es el destino de Pinochet? Tendrá que pagar en la otra vida. El juicio de Dios es mucho más profundo. En esta vida nunca podría pagar el sufrimiento de los torturados, de los asesinados, de los desaparecidos”.¿Cómo se hace aparecer a un desaparecido cuyo cuerpo fue triturado, echado al mar o destruido por fosfato? ¿Cómo se repara ese dolor?”

El propio Pinochet contribuyó a su condena cuando menos moral. He aquí sus afirmaciones: “No se ejecutó a personas, sino a bestias”, y otra: “Cuando el ejército sale (sic) lo hace para matar, porque para eso está entrenado” (Madrid, diario “El País”, 1985)

Pinochet pudo regresar a Chile como supuesto inválido, falso mal que utilizó para evitar la extradición a España. Sin embargo, el episodio de Londres fue útil para lograr que fuera enjuiciado en Chile lo que ocurrió en 2001. Su defensa invocó de nueva cuenta motivos de salud, pero el juez Juan Guzmán, ministro de la Corte de Apelaciones, pudo enjuiciarlo como autor de 57 homicidios y 18 secuestros.

Hoy, en 2013 y con APU ya fallecido, prosiguen en Chile y en el extranjero, los procesos por las incontables víctimas de una pesadilla que comenzó hace cuarenta años y permaneció por más de tres lustros. En febrero pasado, España la solicitado la extradición de los siete asesinos del diplomático madrileño Carmelo Soria quien se desempeñaba en CEPAL con sede en Santiago de Chile.

Se ha planteado asimismo Por la Corte Suprema chilena la extradición desde Estados Unidos del chileno Pedro Barrientos Núñez que es uno de los ocho oficiales que en una prisión mataron en 1973 al conocido músico Victor Jara cuyo cadáver tenía 44 impactos de balas.

Fuentes consultadas: -Salinas, Luis A. The London Clinic, Santiago, LOM, 1999 . -Archivo del autor

*Periodista/escritor chileno

Fuente: http://www.surysur.net/2013/06/dos-ahijados-de-pinochet-pretenden-la-presidencia-de-chile/
via Facebook http://www.surysur.net/2013/06/dos-ahijados-de-pinochet-pretenden-la-presidencia-de-chile/

Un mal que corroe a los cubanos

Posted on Actualizado enn

Un mal que corroe a los cubanos
Por Luis Ernesto Ruiz Martínez.

La bloguera Karina Marrón publicó hace unos días una interesante alerta sobre un mal que corroe a muchas esferas de la sociedad cubana: el reunionismo. No puedo dejar de manifestar una visión 100% coincidente pues sufro cada vez que me siento “obligado” a compartir espacio con “especialistas en la materia” que lo que menos buscan es escuchar a los demás. Las reuniones debería recibir una propuesta para darle la vuelta al mundo, en más de 80 días.

En su post Reuniones compate una duda con sus lectores: “No dejo de preguntarme si esto es acaso un requerimiento de la complejidad del mundo que vivimos hoy, porque no logro imaginarme a Martí perdiendo tiempo en hacer reuniones para preparar reuniones, cuando estaba claro que lo que necesario era unir a los cubanos, recaudar dinero, comprar armas e ir a la guerra por la independencia”.

No creo que pueda “quitarme de encima” muchas reuniones en la nueva etapa laboral que comienzo muy pronto en mi universidad, pero haré lo posible por aprovechar mejor el tiempo que dedique a ellas. De lo que si estoy convencido es que nuestra vida sería mucho menos estresante en una Cuba con menos reuniones.

http://visiondesdecuba.com/2013/06/27/un-mal-que-corroe-a-los-cubanos/
via Facebook http://visiondesdecuba.com/2013/06/27/un-mal-que-corroe-a-los-cubanos/

Portal Cubarte :: Opinión :: El cable no lo resuelve todo

Posted on Actualizado enn

El cable no lo resuelve todo
Por: Rafael de la Osa Díaz

Mucho se habla por estos días en Cuba de Internet, ancho de banda, fibra óptica, cable submarino, banda ancha y otro grupo de términos relacionados con el mundo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), pero que cada cual lo interpreta a su manera y saca sus propias conclusiones, incluyendo la prensa y lo que se difunde por diferentes medios.

Creo que parte de la culpa de este enjambre de dispares comentarios lo tiene la falta de comunicación que ha existido sobre estos temas y la inapropiada forma en que casi siempre se ha hecho referencia cuando de los mismos se ha hablado. El síndrome del triunfalismo que aún nos acompaña, en cercana alianza con el establecido secretismo que se mantiene, azuzado por las hostiles condiciones en que nuestro país enfrenta sus relaciones comerciales internacionales, frente a un inhumano e irracional bloqueo de todo tipo, establecido y mantenido durante años por los diferentes gobiernos de Estados Unidos desde la década de los años 60 del pasado siglo, conforman una sólida mezcla con la que se construye con mayor o menor grado de justificación el muro que impide el acceso a la información que sobre el tema debería conocerse.

Por eso me pareció importante añadir un comentario más, para reflexionar un poco sobre estas tecnologías, sus implicaciones y posibilidades de uso en nuestro país, para comprender mejor la realidad a la que nos enfrentamos en materia de comunicaciones a corto y mediano plazo. Tan perjudiciales pueden ser los cantos de triunfo y victoria anticipados, como los pesimistas pensamientos de que todo está mal y nada ha cambiado.

Comencemos por el famoso cable de fibra óptica.

¿Si Cuba tiene acceso a Internet desde 1996, qué mejora trae el Cable con Venezuela? En primer lugar tenemos que comprender lo que significa una conexión a través de un cable y la que funciona de manera inalámbrica.

Por el bloqueo aplicado por Estados Unidos a Cuba, nuestro país no contaba con un cable físico para sus comunicaciones con el mundo. Existió en Cuba este tipo de conexión, precisamente con Estados Unidos, antes de 1959, a través del cual se realizaban las llamadas telefónicas internacionales. Una vez más por el bloqueo, Cuba tuvo que establecer sus comunicaciones a través de enlaces satelitales, para lo que hay que pagar, permanentemente, una cuota mensual en dependencia del “ancho de banda” que se contrate para este servicio.

A diferencia del servicio a través del satélite, cuando Ud. cuenta con un cable, paga por su instalación y ya no tiene que pagar más por el uso del soporte o medio de transporte. Evidentemente el cable tendrá un tiempo de vida útil, y requerirá de mantenimientos cada cierto tiempo; pero si se planificó bien, se supone que el costo por mes durante un período, digamos de 10 años, es muy superior al arrendar mediante satélite el mismo ancho de banda que el habilitado mediante un servicio por cable físico.

Podríamos concluir que establecer conexiones por vía satelital permite contratar el ancho que uno quiere, para el uso que uno se proponga, el tiempo que necesite, sin realizar mayores inversiones. Por otra parte establecer una conexión vía cable implica una inversión inicial, tiende a utilizarse para comunicaciones estables a mediano y largo plazo y permite un variado número de servicios de gran demanda, lo que abarata sus costos en el tiempo.

Sin dudas las necesidades de comunicación de un país se asemejan más a las posibilidades que brindan las conexiones vía cable, especialmente cuando son, como en nuestro caso, a través de un cable de fibra óptica, que permite utilizarlo según las necesidades, con una expectativa bastante grande en relación con el incremento de su uso a largo plazo.

Ahora bien, contar con la posibilidad de una conexión vía cable submarino de fibra óptica no quiere decir que ya tenemos habilitados los servicios sobre él. Contamos solamente con el medio de transporte.

El primer servicio en que se piensa, aún en la era de Internet, al contar con un canal de comunicación internacional, es el servicio de telefonía. Es un servicio aún muy demandado, que típicamente crece exponencialmente en la misma medida que se abarata el pago por el mismo. Es también muy bondadoso, económicamente hablando, pues recibe dinero tanto la compañía que contrata el servicio como la que lo brinda y es de los servicios que más rápido permite recuperar las inversiones realizadas en infraestructura.

Por lo general la empresa que busca tener este tipo de servicio, a través del canal de transporte de que disponga, contrata el mismo a una empresa suministradora (carrier), la cual se busca según el análisis que se haga de los lugares y países desde donde mayor cantidad de llamadas puedan realizarse o recibirse. Por ejemplo, digamos que España es un país con el cual Cuba tiene habitualmente un alto tráfico de comunicaciones telefónicas en Europa, no así con otros países como Alemania, Italia, Francia e Inglaterra, aunque no dejan de ser mercados interesantes. Pues Cuba puede contratar los servicios a una empresa española y esta “enruta” hacia Cuba además, todo el tráfico telefónico de el resto de los países de Europa. Así, a través de un solo “carrier”, se contrata el servicio de una región más amplia que permite aumentar el volumen de llamadas. Este proceso se puede repetir con otros países en Asia o América, quedando conformada una cadena de empresas que cubran la mayor parte del mundo en sus comunicaciones con Cuba. Independientemente del punto de origen de la llamada, suele ser un arreglo muy común.

Del conjunto de llamadas que se realiza desde y hacia Cuba, se pacta un por ciento de ganancias con el “carrier” que tramita las mismas en una región. Por ejemplo, 50% para ambas partes de todo el tráfico.

Es de suponer que Cuba trabaja en establecer estos contratos internacionales, en busca de rebajas considerables a las extraordinariamente caras tarifas actuales, para favorecer un incremento del tráfico y monetizar el servicio y la inversión. Este proceso tampoco es ajeno a las presiones y limitaciones que el Gobierno de Estados Unidos establece sobre los posibles socios comerciales de Cuba.

Pero la situación no es la misma si se trata del servicio de Internet con todos los servicios asociados al mismo. En este caso solo se paga según el ancho de banda que se contrate, pero el ingreso solo se genera desde adentro del país, pues el pago de Internet se hace en una sola vía, en dirección al punto más cercano a su “espina dorsal” o “backbone”, situado en los Estados Unidos, tema que ha sido objeto de discusión en la arena internacional innumerables veces pero sin cambios hasta la fecha.

Por tanto, atendiendo a la situación económica del país, la más rápida amortización del canal de comunicaciones que representa el cable submarino, se logrará con el servicio de voz (telefonía) y no con el de acceso a Internet. Es lógico entonces comprender que se contratará un ancho de banda para acceder a Internet, proporcional a la capacidad de pago que se tenga, y por un rato no será ni siquiera suficiente para cubrir la actual demanda de las capacidades instaladas, en permanente estado de congestión con índices superiores al 95%.

Por tanto es imposible por el momento eliminar el enlace satelital, ni incrementar la conectividad de manera sensible a los usuarios, ni reducir considerablemente las tarifas, pero claro que ayuda contar ya con el cable submarino que cada día será más y mejor utilizado permitiendo un sensible crecimiento en su uso en el mediano plazo.

Veamos entonces la situación interna del país.

¿A donde se conecta este cable? Pues a una especie de “espina dorsal” o “backbone” nacional que interconecta todas las centrales principales de ETECSA.

En la primera mitad del primer decenio de este siglo, ETECSA acometió un fuerte proceso inversionista que modernizó su estructura principal, pasando a ser completamente digital, con una conexión entre sus principales nodos por canales de fibra óptica.

La fiabilidad de un cable de fibra óptica es muy superior a todos sus antecesores, no solo por la cantidad de disímiles conexiones que se pueden establecer a través de él, sino por su fiabilidad y bajos índices de pérdida, que tienden a cero. Por tanto es lógico que las principales conexiones del país se realicen con conectores de este tipo, pero es un proceso costoso y difícil de llevar a todos los puntos de la red.

El planificado proceso de modernización de ETECSA se vio frenado por los problemas económicos del país, por lo que no llegó a cubrir los cambios previstos en todas las centrales de abonados (o sea a donde realmente nos conectamos cuando hacemos una llamada) y mucho menos hasta la casa de cada abonado, que era la última etapa del mismo.

No pretendo explicar cómo funcionaban las tradicionales plantas telefónicas de los años 90, pero es importante entender que su modernización las lleva a parecerse mucho al esquema de una red local. Para los que conocen un poquito de comunicaciones y redes, diríamos que una moderna central telefónica no es más que una red tipo Ethernet con protocolo ip y tráfico de paquetes similar a Internet. Traduciendo a un lenguaje más coloquial, diríamos que se parece mucho a una red local de computadores de cualquier empresa con acceso a Internet incluido, pero dedicado a trasmitir voz, aunque también trasmite datos como las redes informáticas.

El ancho de banda existente hoy entre las centrales principales de ETECSA está aún utilizado muy por debajo de sus posibilidades. Como la mayoría de las personas que se conectan a una red de información en Cuba lo que trata de buscar en primer lugar es información fuera de Cuba y como la mayoría de las redes privadas o por sector de nuestro país son redes estructuradas desde su inicio de forma vertical, con muy poco nivel de interconexión con sus homólogos de otros sectores, pues la gran capacidad instalada para la trasmisión de datos a nivel nacional alcanza cifras similares al ancho de banda del país para acceder a Internet, que en descarga no supera los 390 Mbps.

Pongamos un ejemplo. Si desde un hospital en una provincia del país se trata de consultar el sitio Web del periódico local hospedado en un servidor de la prensa en la propia provincia, la señal viaja desde la computadora del hospital hasta el nodo central de la red Infomed ubicado en La Habana, según las condiciones y velocidad que esta red tenga contratado en cada tramo desde el hospital provincial hasta el nodo central de Infomed, de ahí transita por un canal hacia las Red de ETECSA que lo enruta por el camino más corto al servidor donde está hospedado el sitio Web del periódico provincial, según las velocidades y ancho de banda de estos enlaces. Si esto estuviera estructurado de otra forma, del hospital se llegaría al periódico de la provincia sin salir de las conexiones de ETECSA de esa provincia y aprovechando todo el ancho de banda disponible de la Red de ETECSA que es el proveedor de servicios del país y cuenta con conexiones de fibra óptica entre sus centros principales con una gran capacidad de ancho de banda. Más incluso se notaría la velocidad si desde el mismo hospital trataran de descargar un libro del sitio Web de la Biblioteca Nacional ubicado en algún servidor de La Habana si estuviera también conectado directamente a la red de ETECSA.

Quedaría hablar entonces de la forma en que se conectan los usuarios finales de una red a todo este andamiaje de redes, cables, nodos y sistemas.

Cuando un usuario se conecta a la Red Nacional desde una computadora ubicada dentro de la red local de una entidad que a su vez está enlazada a la Red de ETECSA mediante un enlace solo dedicado a este fin, es como si tuviéramos una extensión o ramificación de esa red nacional dentro de esta entidad.

Pero no siempre es así como se produce la conexión de los usuarios en Cuba. En muchos casos esta conexión se realiza mediante un modem y estableciendo la conexión mediante una llamada telefónica. Es lo que se conoce como un enlace conmutado. La conexión por esta vía es mucho más lenta, pues nunca logra superar los 52 Kbps y precisamente la velocidad del último tramo de la conexión determina en el tope de la velocidad que se puede alcanzar por un usuario en la Red.

Como es de suponer la solución estaría en lograr que todos los usuarios se conectaran de manera similar al primer caso, pero esto requiere de inversión, y no cualquier inversión sino la más costosa de todo el proceso por su dimensión. Por suerte existen diversos medios y formas de conectar este “último tramo” de la red (se conoce como “la última milla”) y no necesariamente mediante un cable, sino también de forma inalámbrica.

Pero este tema lo podemos tratar de manera más amplia en otro trabajo.

Como conclusión podríamos decir que son significativas las ventajas de contar con un cable submarino para las comunicaciones internacionales, aunque esto no representa una mejora directa en el incremento de las facilidades de acceso a Internet de los usuarios cubanos si no median otros desarrollos intermedios.

La lógica indica que el país irá contratando la velocidad del canal que sea capaz de ir pagando y que inicialmente la recuperación económica se realizará mediante el incremento de las llamadas telefónicas a partir de la disminución de las tarifas internacionales.

Paralelamente se irán implementando soluciones diversas para la conexión de los usuarios finales, utilizando diversas tecnologías desde las zonas con mayores facilidades tecnológicas hacia las que tienen menos infraestructura.

Será un proceso más visible en el mediano y largo plazo que irá acompañado de otras medidas como el incremento de las salas colectivas para el acceso a la Red y de las posibilidades de las redes ya existentes favoreciendo determinadas áreas como las Universidades, el Polo Científico del país, áreas productivas que lo necesiten y diversos sectores sociales, según las capacidades de pago.

Una aclaración más. Aunque aún se discute a qué llamar “banda ancha” en la región de América Latina, los indicadores están por encima de 1 Mbps a nivel de usuario, por tanto es todavía un sueño que se pueda generalizar el mismo, aún en un sector de la población.

Quizás sea solo una opinión más al caótico concierto de interrogantes y contradicciones, pero reafirmo que el cable no lo es todo… aunque es el camino. CLIC

http://www.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/el-cable-no-lo-resuelve-todo/24559.html
via Facebook http://www.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/el-cable-no-lo-resuelve-todo/24559.html

La crítica social en TV: ¿interpretación o adjetivo?

Posted on Actualizado enn

La crítica social en TV: ¿interpretación o adjetivo?

“Yo me pregunto lo mismo que todo el mundo: ¿por qué el único espacio de opinión que tiene la televisión es la Mesa Redonda?” (Raúl Garcés)

Entrevista a Raúl Garcés publicada originalmente en EnVivo

El periodismo en Cuba vive hoy tiempos de cambio. Sin embargo, el ejercicio periodístico de los medios no lograr satisfacer las necesidades informativas de una sociedad en transformación que, a su vez, demanda mayor cantidad y calidad de los contenidos en la prensa.

Uno de los más grandes vacíos que afecta al periodismo nacional es la falta de análisis en la “crítica” ejercida por los diferentes medios, sobre todo, en la televisión.

Nuestro Apóstol decía con respecto a la prensa: “No es el oficio de la prensa periódica informar ligera y frívolamente sobre los hechos que acaecen o sincerarlos con mayor suma de afectos o adhesión. Toca a la prensa encaminar, explicar, enseñar, guiar, trabajar. Tiene la prensa periódica altísimas misiones: es la una explicar en la paz y en la lucha fortalecer y aconsejar: es la otra hacer estudio de las graves necesidades del país, fundar sus mejoras y facilitar la obra de la administración que rige”.

En nuestra búsqueda de opiniones al respecto, el periodista y profesor Raúl Garcés Corra, además presentador de la Mesa Redonda de Telesur, conversó con En Vivo.

– ¿Qué es la crítica en un medio de prensa?

– Lo primero es decirte que yo no soy un “crítico”, soy profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana; pero creo que criticar lleva un especial análisis, porque una cosa es criticar desde el sentido común, o desde la condición de ciudadano, y otra cosa es valerse de un sistema de categorías, de herramientas conceptuales que permitan desmontar un hecho, ya sea artístico, social, político, etc., e interpretarlo sobre esa base.

Ejercer la crítica es darle herramientas a los receptores para que descubran con ellas una arquitectura, un andamiaje que les permita ir ejerciendo la crítica progresivamente y convertirse en receptores críticos, activos, que renuncien a una visión pasiva de la realidad. Lo otro es propaganda. Uno puede decir que algo es malo, no sirve para nada, es funesto, pero eso es atribuirle adjetivos a la situación, no significa ejercer la crítica.

– ¿Podemos hablar entonces de que la crítica es una interpretación de la realidad?

– Sí. Creo que la crítica es una interpretación serena. El crítico no puede ser una persona que le haga muchas concesiones a la emoción, o a un determinado estado de ánimo que prejuicie sus criterios. Una condición esencial es la serenidad, la objetividad… y sabemos que la objetividad no existe, pero por lo menos hay que proponerse el contraste de diferentes visiones, diferentes fuentes en torno al hecho.

Y tiene que ver con el arte de ver las cosas desde la inteligencia, desde una apropiación cultural y de sentidos compartidos con los receptores que les permitan construir, incluso, si es posible colectivamente una visión sobre un hecho determinado.

Rufo Caballero tiene un artículo en El Caimán Barbudo el cual siempre cito, dice que la crítica tiene tres niveles: un primer nivel referativo, donde uno tiende a encuadrar el hecho que va a criticar; un segundo interpretativo, donde el crítico se vale de determinadas herramientas y conceptos que le permitan desmontar el hecho criticado o criticable; y un tercer nivel de evaluación. Y en el mismo artículo, Rufo plantea que nuestra crítica adolece mucho de ir de un nivel referativo a uno evaluativo, sin pasar por el interpretativo, y entonces deja al público desprovisto de ese sistema de categorías que le permita entender, a partir de la mirada compartida con el crítico, esa realidad.

– En un artículo publicado en el sitio digital Cubahora, llamado “La prensa cubana, en la encrucijada”, usted valoraba: “Probablemente nunca como ahora se impone la discusión en torno a qué tipo de prensa debiera acompañar ese proceso y cómo generar una comunicación a la altura y la complejidad de esta época. Si no entendemos la necesidad de ajustar las competencias, prácticas y modos de gestión de nuestra prensa a las demandas del cambio cultural actual, corremos el riesgo de perder credibilidad frente a las audiencias y retrasar no solo el desarrollo profesional del campo periodístico, sino el de toda la sociedad”. ¿Cómo ve el contexto del periodismo cubano actual?

– El modelo de la prensa cubana está en crisis, y entiendo esta del modo chino citado por ahí: como una amenaza y una oportunidad. Una crisis que lleva a una necesidad de cambio constituye una oportunidad, porque este país tiene los recursos humanos y la capacitación suficientes para dar un salto cualitativo en el periodismo.

La actualización del modelo económico tiene que ir acompañada, y de hecho está siendo acompañada, por otras actualizaciones que tienen que ver con los cambios en la sociedad. Si no seríamos profundamente antimarxistas.

Esos cambios económicos –que pueden ser el centro de las transformaciones- generan nuevas subjetividades –porque los hombres piensan como viven– y el dueño de una paladar no piensa necesariamente como el conductor de una Mesa Redonda de Telesur: hay diferentes formas de apropiación de la realidad. Y esas nuevas subjetividades también van a requerir, necesariamente, una prensa diferente, que asuma la responsabilidad de socializar, ser vehículo de expresión de esas subjetividades.

La prensa debe darle más voces a la gente, no necesariamente a las fuentes conocidas por todos, sino a la gente de la calle, al cuentapropista, al tipo que le hace al cuentapropista el cartelito sin ningún criterio de diseño y afea la ciudad. O lo hace o va a perder más credibilidad. Aunque la gente sabe que nuestra prensa no miente, y sí se queda trunca en su propósito de decir todas las verdades –la verdad es una conjugación de muchas verdades. Creo que la prensa debe tener un papel más protagónico en la construcción de esa verdad nacional.

– En la televisión, ¿cómo ve la crítica social?

– Peor que en ningún otro medio. No solo por la importancia de la imagen para comunicar, sino porque un error en televisión es un error para todos los tiempos, lo ve todo el mundo, lo critica, demoniza y pide cuentas.

– ¿Por qué cree que sea así?

– Deviene un fenómeno global, no solo de Cuba. El medio más censurado en los Estados Unidos es la televisión. No creas que las cosas dichas en la National Public Radio (organización mediática independiente y pública sin fines de lucro de EE.UU.) que tiene un montón de televisoras comunitarias, o el sitio Demoracy Now, de Amy Goodman, es lo planteado en NBC, o en CBS, o en CNN, profundamente sometidas a determinados esquemas editoriales en amplias relaciones con intereses políticos, económicos y de otros tipos.

Pero nosotros tenemos la responsabilidad de hacer una prensa liberadora. El hecho que la televisión norteamericana sea censuradora no es argumento para que la nuestra lo sea. La televisión tiene que parecerse, igual que los demás medios, a la vida, a la creciente diversidad de este país.

Yo me pregunto lo mismo que todo el mundo: ¿por qué el único espacio de opinión que tiene la televisión es la Mesa Redonda? La Mesa Redonda tiene un encuadre bien definido a la hora de hacer periodismo de opinión, algunos lo critican más, otros menos, unos temas se tratan mejor, otros no tan bien… bueno, ¿y por qué no hay otro espacio de opinión?, ¿alguien lo prohíbe? Depende también de romper determinadas inercias en las cuales deben involucrarse los directores, realizadores, cuadros de dirección. Todo eso implica asumir riesgos, pero asumirlos es una tarea de los directores, del cuadro de dirección, que no están para ser poleas transmisoras de lo dicho por otros, están para arriesgarse en pos de conducir procesos comunicativos que respondan a procesos históricos.

– Para ese cambio, ¿sería necesario reconfigurar las rutinas productivas de los medios?

– Se dice fácil. Generar una nueva rutina productiva no implica meterle a toda la gente de la TV el bichito de la nueva rutina productiva y convertirlos genéticamente en personas preparadas. Porque quienes trabajan en la TV son las consecuencias de la sociedad donde viven, pertenecen al sistema de relaciones sociales en las cuales la TV está inserta.

– ¿Cómo pudiera hacerse ese cambio que redunde en mejores contenidos, en un ejercicio realmente crítico, interpretativo de la realidad cubana?

– Bueno, no soy Nostradamus. Pero depende de muchas cosas: de la capacitación de los recursos humanos, del nivel de libertad y autonomía que tengan los cuadros para llevar adelante los proyectos, que tengan creatividad y estén preparados culturalmente para llevar adelante ese cambio y no fracasar, que sean capaces de generar colectivos de trabajo con capacidad creativa, con voluntad para tener en cuenta ese cambio.

Depende de que las audiencias se comprometan mucho más con la gestación de esa programación televisiva y se tenga en cuenta cada vez más el criterio de la opinión pública, no cuantitativamente sino desde las causas, lo cualitativo. También diseñar programas informativos conectados cada vez más con los intereses de las audiencias.

La TV tiene que buscar mecanismos empresariales que le permitan generar grupos creativos. La vanguardia informativa debe formar parte de grupos creativos. A esa gente, en el contexto actual, donde no se le puede pagar salarios millonarios a nadie, su trabajo creador debe serle remunerado de una manera justa.

Y hay que tratar de ir construyendo generaciones de guionistas, realizadores, periodistas que generacionalmente sean capaces de producir un cambio. Si tú tienes una prensa brillante en un contexto donde no puede hacer nada, llega a la conclusión de que tiene que dedicarse a otra cosa y no a poner su talento en función de un cauce institucional.

Las instituciones culturales como el ICRT necesitan buscar los modos productivos, creativos, de facilitarle a los creadores que se dediquen a crear y encuentren en esos modos la manera de realizar sus proyectos personales y profesionales y puedan seguir cambiando las cosas.
via Facebook http://esquinasdecuba.com/2013/06/25/la-critica-social-en-tv-interpretacion-o-adjetivo/

Amigos ‘tóxicos’ en Facebook ¿Soportarlos, ocultarlos o eliminarlos directamente?

Posted on

Corbis

 

Casi todo el mundo, incluso nuestros abuelos, exagerando un poco, tiene un perfil en Facebook, la red social por excelencia y que está más de moda. Pero a menudo Facebook cambia la personalidad de las personas, o al menos la impresión que producen.

Navegar en Facebook le puede hacer perder la fe en la humanidad, pero se pueden tomar ciertas precauciones para no acabar desesperándose al leer a los amigos más pesados. Un artículo publicado en la revista ‘Time’ los clasifica en ocho grupos y le dice cómo actuar con ellos:

Corbis

1. El exhibicionista. Normalmente despierta un sentimiento de odio. No hace más que contar sus fantásticos viajes, no desaprovecha la oportunidad de informar sobre su ascenso en el trabajo, ni de los numerosos regalos que le hicieron por su cumpleaños, etc. Sin embargo, la autora sospecha que la vida de esas personas realmente no es tan fantástica como cuentan, y cree que podrían estar muy endeudadas o sufrir algún tipo de trastorno obsesivo-compulsivo.

Solución: El artículo recomienda ocultar las publicaciones de esas personas y esperar a que le caiga una oleada de mala suerte.

Corbis

2. El Oprah (por el ‘Show de Oprah Winfrey‘). Constantemente publica aforismos que tienen como objetivo inspirar y subir el estado de ánimo, con fotografías de amaneceres o enlaces a artículos sobre cómo ser positivo. Son como los exhibicionistas pero con un toque empático. Así que, si uno de sus amigos publica constantemente en su muro frases como “Un día llegará la armonía y todo tendrá sentido” o “Me encanta como brilla el sol sobre mí antes de despertarme”, entonces está frente a un Oprah.

Solución: La autora recomienda ser tolerantes con ellos, ya que sus brotes de sabiduría veces pueden ser ciertos.

Corbis

3. El llorón. Cada post es una queja. Cuando no sufre insomnio le está saliendo la muela del juicio. Los llorones también suelen presumir ocultamente: “Ya no puedo más. Apenas desarmé mis maletas después de llegar de México y ahora tengo que volver a hacerlas para viajar el fin de semana a Nueva York”. Para ellos Facebook es un refugio, algo que cansa a los que no lo ven así.

Solución: Bórrelos de sus amigos, pero si son ingeniosos o divertidos puede ocultarlos.

Corbis

4. El misterioso. Nunca se le ve, pero cuando aparece siempre es desconcertante e inquietante. Sus actualizaciones insinúan algun drama de película, y escriben cosas como “Solo diré que no me gusta la gente de doble cara, que dicen que no les gusta alguien, pero luego son muy amigos cuando los veo”. Si analiza profundamente sus publicaciones encontrará una personalidad histérica e infantil que quiere llamar la atención. Y si les pregunta qué les sucede le responderán: “Te lo cuento en privado”. 

Solución: A estos hay que eliminarlos de la lista de amigos, a menos que verdaderamente tengan un problema y pueda ayudarlos.

Corbis

5. El profesional. Es aquel que siempre pide que ponga “me gusta” en su página oficial, le invita a participar en promociones, publica todos sus logros profesionales y escribe sin pelos en la lengua todo sobre su trabajo. El profesional no ve diferencias entre una charla con amigos y una conversación laboral.

Solución: Todos nos buscamos la vida como podemos, así que podemos tolerar a estas personas. Pero, si se pasan de la raya, es mejor ocultarlos.

Corbis

6. El activista. Escribe constantemente sobre temas relacionados con la protección de animales, política, etc. Para llamar su atención utiliza el miedo y expresiones provocadoras, y cuelga fotografías acordes. Tienen opiniones claras, pero sin un auditorio no son nadie. Por eso, en Facebook se sienten poderosos e influyentes.

Solución: Se recomienda ocultarlos, pero si sus comentarios comienzan a generar mucho odio, lo mejor es eliminarlos de la lista de amigos.

Corbis

7. El fiestero. Parece que lo hayan clonado y mandado a todas las fiestas, inauguraciones de restaurantes, discotecas y eventos deportivos, y está al tanto de todas las tendencias de la moda, dice la autora. Una nueva marca de whisky, un concierto de Pink, los últimos dispositivos electrónicos… El fiestero nunca se olvida de etiquetarse en algún lugar. Este tipo de usuarios solo quiere compartir con todos aquello que él considera interesante y sinceramente desea que todo el mundo se divierta junto a él.

Solución: Hay que vencer la envidia y soportarlos. Tal vez puedan proporcionarnos alguna información interesante, pero hay que prepararse para encontrarse a uno mismo etiquetado en las fotos que colgará la mañana siguiente.

Corbis

8. El padre perpetuo. Su foto de perfil son sus tres hijos, él no está. Ve todo a través del prisma de la paternidad y escribe únicamente sobre niños, contándolo todo con detalles. Su lema es “Yo soy mis hijos”. Algunos presumen de lo bien que crían a sus hijos. Un blog familiar cansa, y las fotos de niños también.

Solución: La autora aconseja tolerarlos sin son familiares suyos; si no, puede ocultarlos sin ningún remordimiento.

“Siga mi consejo y será menos propenso a enfermar por culpa de Facebook”, concluye el artículo.

Fuente: RT Actualidad.