Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab

Posted on

Durante el opening contundente

Durante el opening contundente

Por Claudio Pelaez Sordo

Por momentos pensé que en vez de a una cita de amigos twitteros, facebooleros y blogueros asistía a una reunión políticamente formal y tediosa. Frases como “Vinimos porque nos dio la gana”, “Yo soy oficialista”, “Esta es una asamblea de revolucionarios” trucaron por momentos la idea que tenía del Twitthab. Llovía sobre mojado.

Me preguntaba por qué perder tiempo en lo obvio, por qué reducirnos a ese círculo vicioso en el que nos han encerrado, por qué emplear palabras y tiempo en aclarar nuestra asistencia voluntaria, o si soy o no oficialista, en ratificar el carácter del encuentro que quisieron ver como una asamblea. Al escuchar discursos extensos quise que la regla de los 140 caracteres se hiciera efectiva en el espacio real.

Pero todo tenía sentido. La presencia de una cámara de video de la prensa extranjera tenía que captar un discurso lo más contundente posible. Se llegó a hablar hasta de un código de ética para la blogosfera revolucionaria cubana, lo que me pareció error garrafal. Eso sería como encerrar al tocororo en la jaula. Por suerte a quienes asistíamos no nos hizo ninguna gracia eso del código de ética.

Pasado el opening , y dicho todo lo que la camcorder Sony debía escuchar, comenzó el Twitthab con quienes quedamos. Si eso fue con una cámara, no me imagino si hubiesen asistido nuestros medios de comunicación tradicionales. A mí no me molestó la exclusión en su agenda noticiosa del Twitthab. Noticia hubiera sido la inclusión en sus páginas. Pero dejemos que nuestra prensa siga padeciendo su letargo en paz y agradezcamos su voluntaria ausencia, de lo contrario la experiencia del comienzo hubiera resultado más amarga.

Al retirarse la cámara quedamos los que habíamos ido para conocernos fuera de las redes sociales. Hubo quien encontró el Windows Live para actualizar su blog pues la lentitud de su conexión le estaba impidiendo acceder a wordpress. Otros hicieron gala de sus nuevas tarjetas de presentación.

Se discutieron algunos post con los cuales existían serias diferencias de opinión. ¿Por qué no dejar un comentario en el mismo blog  y esperar a un encuentro face to face para discutirlo?

Se habló del pasado de Cuba y cuál debe ser su futuro. Y seguramente se discutieron muchos temas más, pero es imposible colarse en todas las conversaciones de esos pequeños grupos surgidos, que terminaron frente al Malecón compartiendo su brisa y los acordes llegados a manos del Rafa y Fidelito.

Ese fue el Twitthab que yo pensé. Sin consignas, con polémica alrededor de todos los temas posibles. Conociendo a twitteros, facebooleros y blogueros desconocidos, que ni siquiera tenía de amigos en Facebook, para cuando apenas me conecte mandarles una solicitud de amistad o clickear en Seguir, para no perder de vista cada post de su blog.

También hay personas que nunca serán amigos, ni en el Twitthab, ni en Facebook y en ningún otro lugar. Y no son enemigos. Hasta que se demuestre lo contrario.

Twitthab nos sacó de las redes sociales para compartir, comentar y decir me gusta o no me gusta. Sin embargo, nos devuelve irremediablemente a su origen con amigos reales que encontraremos más en su condición virtual y  que no volveremos a ver hasta una próxima edición.

Segunda edición del Twitthab

Segunda edición del Twitthab

Fernando Ravsverg en el opening del Twitthab

Fernando Ravsberg en el opening del Twitthab

René González hizo llegar un saludo a los que se reunieron

René González hizo llegar un saludo a los que se reunieron

Este fue uno de los momentos que más me impresionó Fidel Díaz Castro mostrándole una canción a Eduardo Sosa, de trovador a trovador

Este fue uno de los momentos que más me impresionó Fidel Díaz Castro mostrándole una canción a Eduardo Sosa, de trovador a trovador

Sobre el gran sofá cubano

Sobre el gran sofá cubano

El Fide no solo compartió canciones, también compartió su guitarra

El Fide no solo compartió canciones, también compartió su guitarra

Tomado de Tremendo Explote.

 

 

3 comentarios sobre “Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab

    […] Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab […]

    I have a dream | KOKACUB@ escribió:
    mayo 14, 2013 en 6:00 pm

    […] Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab […]

    […] Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s