Día: mayo 14, 2013

Descubriendo verdades: El sueño posible… y necesario, pero algo desentonó

Posted on Actualizado enn

Papel peculiar tuvo la valoración de Harold Cárdenas Lema, quien escribió una nota en La Joven Cuba, titulada ¨El #twitthab 2.0: menos vitrina y más conspiración¨.

Discrepo totalmente con sus apreciaciones y señalo que camina por un rumbo equivocado. No se si sea la inquietud de un joven que aspira honestamente a que las cosas caminen con mayor rapidez o hay en ella una matriz de opinión que tiende a la negación de las cosas. Para él hay varias cosas preocupantes que debiera responder con más detalles:

– ¿Por qué el evento, según él, fue enrarecido? ¿Quién lo enrareció?

– ¿A qué le llama él conspirar? Muchas veces las grandes obras no necesitan salones lujosos o instituciones formales que minan la socialización entre jóvenes. ¿Qué entiende él por conspiradores y por qué endilga este término a nuestros blogueros?

– ¿Por qué tildarlo de fracaso cuando la mayoría de los asistentes lo ven como un logro?

– ¿Qué aspiraba a criticar en ese evento fuera de formalismos? ¿Añlguien se lo impidó, si haste mister Tribble habló hasta por los codos sin que se le interrumpiera?

– ¿Qué metas para él han de tener las redes sociales en Cuba?

– ¿Cuál es el nivel de tolerancia a la que él aspira en las redes sociales cubanas?

– ¿Cómo llegar a decir, simplemente, que este evento, aplaudido por muchos, fue salvado por un poco de ron y de música?

– ¿Cuál fue, para él, la demasiada gente presente allí? ¿Por qué temer, si era un evento abierto?

– ¿Qué desea construir en las redes sociales cubanas, realmente caracterizadas por su diversidad, pero predominantemente patriotas y afines a la Revolución? ¿No encaja su proyecto en ese contexto, por lo que prefiere conspirar ¨en las sombras¨?

Realmente apoyo este proyecto y creo que debe dar mayor interés por el mismo. Que acudan los que deben escuchar los criterios y aspiraciones de estos jóvenes, legitimizando sus aspiraciones en la era digital. Mas hay que recordar que esta era digital también impone compromiso y responsabilidad, alineamiento con la verdad y con la defensa de los más elevados valores políticos, éticos, morales y convicciones predominantes dentro de nuestro pueblo.

Luego de este evento, Mister Tribble habrá sacado sus conclusiones e iniciará un desenfrenado acercamiento a nuestros twiteros y blogueros. Son cosas de la CIA.

Percy Francisco Alvarado Godoy

http://percy-francisco.blogspot.com/2013/05/el-sueno-posible-y-necesario-pero-algo.html?spref=fb
via Facebook http://percy-francisco.blogspot.com/2013/05/el-sueno-posible-y-necesario-pero-algo.html?spref=fb

Erotismo sudcoreano o nalgas brasileñas

Posted on

Por Claudio Pelaez Sordo

Mi bella dama

Mi bella dama

“Pero que una televisora de servicio público promueva y propicie la difusión de productos anticulturales resulta inadmisible.” Así finaliza Pedro de la Hoz su comentario del jueves 9 de mayo bajo el título “Anestesia rosa” para referirse a las novelas sudcoreanas que a finales de febrero comenzaron a transmitirse en Canal Habana durante su horario habitual de telenovelas, de 10:00pm a 11:00 pm.

Primero corrió “La reina de las esposas” y al finalizar le siguió “Mi bella dama”, ambas de Corea del Sur. Al concluir esta última, a partir del lunes 6 de mayo comenzó a transmitirse la nueva novela brasileña Río del Destino. Es como si la tormenta hubiese pasado.

¿Pero podemos llamarle tormenta a las novelas sudcoreanas?

No voy a negar que al principio vi a muchas seguidoras del espacio novelero capitalino hacerle rechazo, pero mientras pasaban los capítulos algunas se iban convenciendo, sobre todo porque tenían la oportunidad de conocer otra cultura menos fogosa que la nuestra, y más sugerente que explícita frente a las cámaras.

También escuché algunas opiniones que preferían el ritmo latino de las novelas brasileñas. Pero me impresionó muchísimo ver la aceptación de un público adaptado a novelas latinas en televisión, aceptar otro producto sin mucha resistencia.

Y agradezco haber disfrutado de otro tipo de novela. El monopolio que han ejercido los culebrones brasileños en nuestras pantallas es extremadamente dañino. Al punto creo, de provocar en nuestra audiencia un rechazo en mayor medida hacia la novela cubana Santa María del Porvenir  -que se pasa ahora por pantalla nacional lunes, miércoles y viernes- más allá de sus  limitaciones evidentes de guión y actuación. ¿Habría que ver diez años atrás cuál hubiera sido la reacción ante Santa María del Porvenir?

Pero no critico férreamente las novelas brasileñas, entiéndase, pues hasta en esos “productos culturales enajenantes” se encuentran las críticas más duras al sistema. O alguien duda que Insensato Corazón se burla grandilocuentemente de la vida elitista, vanidosa, escandalosa y superficial de Río de Janeiro. Todo depende también de los referentes del sujeto. Un brasileño quizás lo vea como su máxima aspiración de vida. O quizás no.  El error del dominador consiste en creer tenerlo todo bajo su poder, es en ese momento donde pasa a convertirse en dominado.

Es por ello que hablar de las novelas coreanas como “Pop adormecedor, machacón y baladí en la banda sonora. Actuaciones esquemáticas. Edulcorados primeros planos y close up. Cero erotismo, insulsos abrazos y apenas besos robados” hace preguntarme qué novela carece de esos ingredientes.

A mí me encantan las nalgas de Natali Portman cada vez que las luce y la cámara desesperada va tras ellas en Insensato Corazón. Pero no dejo de reconocer que nuestra mujer latina continúa condenada a ser vista como un objeto sexual y eso se contrapone a la política que defiende nuestro país. Y no me frustro por no tocar nunca unas como esas, me avergüenzo más bien porque detrás de esos planos provocadores hay resortes que se disparan.

Habría, antes de cuestionar las aeróticas novelas sudcoreanas, que preguntarse qué transmiten las novelas brasileñas.  La interrogante es ¿cuáles son esos productos anticulturales, los que hicieron aparición espontánea o los que llevan años en nuestra pantalla?  Conclusión, que si fuéramos a decantar nos quedaríamos solamente con nuestras novelas cubanas y sus constantes estereotipos hacia el negro, el homosexual, la mujer. Finalmente nos quedaríamos sin ese ritual latino: la novela.

Cada cual ve lo que quiere ver, o lo que su cultura le permite ver. Y es ahí donde la educación que seamos capaces de transmitir y recibir tiene su papel protagónico.

La mejor televisión es la que uno mismo se puede gestionar hoy día gracias a las nuevas tecnologías, pero antes debe existir esa formación que nos ayude a conformar una buena parrilla para nuestro puerto USB.

Lo inadmisible es que Canal Habana esté tratando de romper la hegemonía de ciertos productos anticulturales y se salga a decirle que en casa del trompo se baila lo que el trompo diga.

BOOM…

 

Tomado de Tremendo Explote.

 

Míster Tribble responde… (+ invitación formal)

Posted on Actualizado enn

428719_10200747270539112_857867931_n

A forma de comentario, en el anterior Post titulado Aclaración necesaria a Míster Conrad Tribble sobre TwittHab, el Jefe Adjunto de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana Míster Conrad Tribble, respondió de la siguiente manera:

Conrad dice:

13 mayo, 2013 a las 10:06 PM

Carlos Alberto,

Primero que nada, me alegro que a usted (y aparentemente a muchos) le gusto mi camisa. :)

Gracias por la “aclaración” – no hubiera esperado que mi presencia provocara tanta reflexión. Me acusa de mucho, relata algunas sospechas que tal vez la historia difícil entre EEUU y Cuba hayan producido. Pero la verdad es muy a menudo lo mas sencillo. Si, soy diplomático de la SINA, pero si también, mi interés en abrir un dialogo con blogueros y tuiteros cubanos es real. Dialogo a pesar de diferencias políticas u ideológicas es lo esencial de la diplomacia.

No me sorprendió por nada el hecho de que los tuiteros me acordaron una bienvenida respetuosa — los cubanos son así y eso supe. Por eso me gusta tanto el pueblo cubano, a mi tal como a la mayoría de norteamericanos.

Usted dice que “aprendió” de mi presencia el viernes. Cuenteme — que aprendió? Tengo mucho curiosidad!

Si no hubiera tenido a dos hijos en casa, con quienes tuve que ir a cenar, me habría quedado mas tiempo. He participado en numerosos Tweet-ups como el #Twithab y usted tiene todo razón — lo mas importante sale de las conversaciones informales – a veces, sí, acompañadas con guitarra y vista al mar.

Espero que tendremos la oportunidad en el futuro no tan lejos de continuar este dialogo.

Saludos!

Conrad

Respuesta a Míster Conrad Tribble

Señor Conrad Tribble:

Un saludo ante todo y el agradecimiento por tomarse su tiempo al comentar en este blog. Creo que definitivamente su visita al TwittHab, como a la blogosfera cubana, ha desatado una ola de reacciones que más que nada, encuentro verdaderamente interesante.

Y es que nunca antes, al menos que sepa yo, un funcionario de tan alto nivel de la SINA se había detenido con tanto interés ante un encuentro informal de jóvenes cubanos, y mucho menos había sido casi sin proponérselo el visitante de lujo. Eso sin contar su activa participación en la red, la cual evidentemente está siendo muy provechosa por estos días.

Ahora bien, como usted mismo dice, la ¨historia difícil entre Estados Unidos y Cuba¨ es motivo suficiente para destapar cualquier tipo de alarma, sin temores de por medio claro está, pero cuando un diplomático de su nivel cambia su agenda y de pronto se interesa por cosas tan ¨aparentemente poco trascendentales¨, como un encuentro de blogueros y tuiteros en medio de un parque de La Habana, no puede negar que resulta en alguna medida un acontecimiento fuera de lo común. ¿Tiene esto precedentes en cualquier otro país del mundo Mr. Tribble?

Estoy casi seguro que no. Por ello, la historia de su país contra el mío Mr. Tribble, no deja más opción que quedar a la espera de alguna jugarreta disfrazada de buenas intenciones (la cual usted asegura que no es así), más eso no suele ser suficiente cuando por más de 50 años el gobierno que usted representa no se ha cansado de acosarnos tanto política como económicamente, una política de hostigamiento que a estas alturas del siglo XXI casi todos condenan y aún ustedes mantienen arbitrariamente. Entienda entonces Míster Tribble, que es un joven de 31 años el que le habla, alguien que mucho ha visto sufrir a este país precisamente por acciones de políticos como los que usted hoy representa (no digo que sea su caso, pruebas de ello no tengo), pero el pasado habla por sí solo y la vida nos ha enseñado a no ceder tan fácilmente, a ser precavidos, a obrar con suficiente tacto e inteligencia.

Entonces señor Conrad, lo que le quise decir con mi anterior post es que aquel grupo de jóvenes que usted conoció el pasado viernes, como muchísimos en este país, no se creen tan fácilmente cualquier cuento de ¨muchachos vamos a ser amigos¨. Ojalá y así fuera, de veras le digo, pero por mucho que usted incluso quiera, recuerde que por encima de todo usted tiene una misión y un objetivo en este país, que no es precisamente ser un catalizador de buena voluntad entre ambos países.

Me preguntaba qué aprendí, y le respondo que mucho más de lo que usted imagina. Pero lo que más me llama la atención es precisamente la notoriedad que su oficina ha decidido darle abiertamente a los jóvenes que desandamos la red en Cuba, un acto que me confirma lo tanto que han decidido apostarle ustedes a la nueva generación de nativos digitales en esta isla. ¿Por qué será?, me tocaría preguntarle a usted. Como también me pregunto, ¿por qué no me habló en su comentario sobre la Doctrina del ¨Poder Inteligente y Poder Blando¨ a la que hago referencia en el anterior post? Sería interesante escuchar su posición al respecto Míster Tribble.

De hecho, lo invito a seguirle el vuelo a esta chiringa, a debatir desde este espacio sobre Cuba, Estados Unidos, el deporte, la música, el medio ambiente, en fin, sobre todo lo que le parezca interesante, siempre y cuando se respeten todos los criterios divergentes y distintos puntos de vista. Así podríamos lograr un verdadero ¨diálogo a pesar de diferencias políticas e ideológicas¨ como bien usted sugiere.

Pero…no espere al próximo año para volvernos a encontrar Mr. Tribble. Tanto mis compañeros del Twitthab como yo, estamos en la red todos los días. Be our guest.

Un saludo revolucionario.

Carlos Alberto Pérez
¨La Chiringa de Cuba¨

 

 

Articulos relacionados:

Twitthab en Cuba reconfigura formas de socialización

Aclaración necesaria a Míster Conrad Tribble sobre #TwittHab

Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab

Las conclusiones de Conrad Tribble sobre el #Twitthab 2.0

I have a dream

 

I have a dream

Posted on Actualizado enn

por JORGE LEGAÑOA ALONSO
@cronicasdecuba
Yo tengo un sueño, al igual que Martin Luther King Jr. No es que hoy haya amanecido especialmente romanticón, pero no puedo evitar compartirlo, porque tuve la oportunidad de hablar con muchos amigos en el #twitthab y pasaron cosas interesantes. Volvimos a salir detrás de la @ y vernos las caras para soñar juntos mil aventuras en las redes sociales.
Mi sueño son muchos sueños, pero el más grande es precisamente ese en el que todos los @cubanos inundemos Twitter, Facebook, la blogosfera, con un mensaje de la Cuba de hoy, tan sencillo como efectivo, que sea no un calco y copia, sino una bandera de colores, tan diversa y genuina como nosotros mismos.
En el parque Villalón nos vimos las caras alrededor de 60 personas para hablar de redes sociales, blogs, e Internet en Cuba. ¡Qué desafío! Siempre hubo su poco de pena, es propio de quienes se conocen mucho en la red, pero no han cruzado palabra alguna en la esfera física. No obstante, el ambiente estuvo sabroso, algún que otro roncito y trovador incluido hizo que muchos compartieran sus experiencias y anhelos.
 
 Trova revolucionaria en el #Twitthab.
Hay quienes esperaban mucho del encuentro: más resultados y menos cámaras y “vitrinas”. Pero lo cierto es que esta socialización también es importante. Las relaciones humanas son un motor fundamental a la hora de concebir proyectos. Lo que nos dejará el #twitthab en materia de “resultados” dependerá fundamentalmente de cada uno de nosotros en lo personal, en el entendido de qué puedo aportar y como complementarme con los otros.
No tengo dudas que el Parque Villalón tiene su “aché”. En esa diversidad de blogueros y twitteros siempre hubo quien llamara más la atención, no tanto por lo que dijo, sino por su estampa de tipo salido de la nada, espejuelos oscuros y camisa de flores. Qué coincidencia, su nombre es Conrad, y me recordó inmediatamente a cuando en los ’90 pasaron aquellas aventuras, “Konrad el niño que nació de una lata de conserva”: “Conrad Tribble me llamo –dijo– y soy funcionario de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana”.
Más de uno se sorprendió; pero el señor Tribble –luego supimos que en la concreta, es el segundo de la SINA en Cuba– levantó su mano y comenzó a hablar en nuestra “reunión” informal de twitteros y blogueros cubanos a la sombra de un flamboyán. ¿Y los hay se quejan que en Cuba no hay democracia, ni libertad de expresión? Pregúntenle a @conradtribble si a mí no me creen.
 
#Twitthab en el Parque Villalón acompañados de @conradtribble
Le escuchamos hablar de cuánto nos une a estadounidenses y cubanos la cultura, el beisbol, la música etc. y que podemos conversar incluso de temas en los que tenemos diferencias “como es el caso de René González y Los Cinco”, dijo; pero algo muy poderoso lo atrajo al #twitthab y hasta se confesó: “quería saber quiénes están en Twitter y qué está haciendo el mundo de Twitter en Cuba”. El #Twitthab tuvo su impacto y hasta terminó convertido en evento internacional.
De lo que dijo Conrad –alejado de cualquier discurso confrontativo– se pueden sacar alguna que otra puntada interesante: reconoció que gracias a cuánto los grandes medios de comunicación tergiversan nuestra realidad, “Cuba es un país con muchos más aspectos de los que se saben desde afuera. Yo tengo mucho entusiasmo por conocer aspectos de la vida aquí en Cuba”.
Lo cierto es que hasta trajo su propuesta: “Hay cosas que no nos unen, esos son los temas más importantes para el diálogo y yo trato de hacerlo desde Twitter. Espero tener la oportunidad de estar en diálogo en temas como hemos visto: René González, Los Cinco, y todo lo demás. Tal vez no ahora, pero por eso vine. Me encantó estar y ver que hay una diversidad de generaciones y estilos de comunicación”.
El funcionario de la SINA participó y habló en el #Twitthab con la mayor tranquilidad del mundo. Hasta estuvo en la foto de todos los twitteros –con su sonrisa de extranjero contento por la aventura de descubrir lo novedoso– pero la anécdota simpática vino cuando alguien le pidió twittear desde su celular y él, nada solidario, contesto: “No, no tengo Internet”.
 En el #Twitthab hasta @conradtribble pudo hablar
Hay quienes se han hecho agua los sesos buscándole explicaciones a la presencia del estadounidense allí en el Parque Villalón. Aunque quiso aparentar ingenuidad y un interés desmedido por el uso de Twitter en Cuba con pregunticas en lo personal como, ¿desde cuándo lo utilizas? ¿para qué? ¿puedes twittear con facilidad? o ¿por qué no se reúnen más a menudo?, quedan muchas preguntas que hacerse:
¿Es genuino este interés de un funcionario de la SINA por el diálogo con la juventud que confluye en las redes sociales para hablar de Cuba? Si es así, bienvenido sea. ¿Qué querría decir Míster Tribble con eso de dialogar sobre Los Cinco y otros temas “tal vez no ahora”? ¿Estarán preparándose para conversar de tú a tú y tumbar el bloqueo?
Busco un poco en internet y un artículo me ilustra La doctrina de Obama, el denominado poder inteligente y poder blando. ¿Vendría por ahí el de la bacteria de flores y sandalias con cara de buena gente? Confieso no soy de los que se conforman con el blanco y el negro. Me gusta la diversidad de las palabras, pero más que eso, los hechos. Si el gobierno de los Estados Unidos mandó a uno de sus funcionarios, espero que fuese a “conspirar” con nuestros twitteros para ayudar en ese diálogo sincero –que reiteradamente Cuba ha propuesto de igual a igual– sin recibir respuesta.
Sonaron “lindas” y melodiosas sus palabras, como las del sueño de libertad, emancipación y respeto que comparto con Martin Luther King Jr. Espero por las acciones que hagan realidad mi “dream”.

 

Tomado de Crónicas de Cuba

 

Articulos relacionados:

Twitthab en Cuba reconfigura formas de socialización

Aclaración necesaria a Míster Conrad Tribble sobre #TwittHab

Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab

Las conclusiones de Conrad Tribble sobre el #Twitthab 2.0

 

Las conclusiones de Conrad Tribble sobre el #Twitthab 2.0

Posted on Actualizado enn

 

!cid_D15E0D0C3C00403FAD319BE575B9B561@cemae4abdf33f4  Por: Dayron El Suplente

En la tarde de ayer se comunicó con nosotros un funcionario de la SINA y nos propuso convertirse en agente de La Joven Cuba en ese lugar. De inmediato nos dimos cuenta de lo importante que podía ser una fuente como esa y nos preparamos para la acción.

Leímos varios libros de John Le Carré, repasamos “17 instantes de una primavera” y “A solas con el enemigo” e intentamos contactar –aunque infructuosamente- con Elizardo Sánchez, con amplia experiencia en el campo de la Seguridad del Estado. Al final nos decidimos y le llamamos a nuestra fuente: Agente Picadillo.

La primera pregunta que le hicimos fue: ¿qué rayos fue a hacer Conrad Tribble, Jefe Adjunto de la Sección de Intereses de Estados Unidos en el Twitthab 2.0 el pasado viernes? Nos dice el Agente Picadillo que en realidad él llegó allí por equivocación pues algunos “disidentes” lo habían invitado a una fuerte concentración que se realizaría en el mismo lugar para contrarrestar el Twitthab 2.0.

El llegó, vio el grupo y se acercó. La primera señal de que estaba en el lugar equivocado le llegó cuando los presentes no se abalanzaron encima de él para ser el primero en saludar. Eso lo hizo sospechar pero más raro fue cuando los participantes daban sus criterios sin pedirle a él permiso para hablar y sin repetir cada dos palabras: ¿no es así Mr Tribble? Nos dice Picadillo que el jefe – él lo llama así, aunque le aclaramos que a partir de ahora sus jefes somos nosotros- decidió comprobar si no estaba en el lugar equivocado.

Para sorpresa del representante –enviado- de la SINA cuando pidió la palabra lo dejaron hablar libremente, eso lo aturdió y se preguntó si acaso no era una cámara escondida… ¿cómo era eso posible? Al final la foto, todo risueño, aunque dentro de su cabeza solo había un pensamiento: “Tantos millones de dólares gastados para nada”.

En una reunión efectuada en la SINA, Conrad Tribble dio las conclusiones de su intercambio con los presentes en el Twitthab 2.0 y la diferencia de las reuniones con sus protegidos “disidentes”:

  1. Los asistentes fueron al encuentro sin que le prometieran comida, bebidas y jabitas.
  2. No hubo necesidad de cuidar la cartera.
  3. Nadie le pidió que le pusiera dinero a su celular.
  4. Nadie pidió visa para hacer viajes por el mundo para luchar por la libertad de Cuba….bla bla bla
  5. Al despedirse nadie le habló mal de los demás y se presentó como el futuro presidente de Cuba.

 

Tomado de La Joven Cuba

 

Articulos relacionados:

Twitthab en Cuba reconfigura formas de socialización

Aclaración necesaria a Míster Conrad Tribble sobre #TwittHab

Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab

 

 

Cuando se fue la cámara empezó el #Twitthab

Posted on

Durante el opening contundente

Durante el opening contundente

Por Claudio Pelaez Sordo

Por momentos pensé que en vez de a una cita de amigos twitteros, facebooleros y blogueros asistía a una reunión políticamente formal y tediosa. Frases como “Vinimos porque nos dio la gana”, “Yo soy oficialista”, “Esta es una asamblea de revolucionarios” trucaron por momentos la idea que tenía del Twitthab. Llovía sobre mojado.

Me preguntaba por qué perder tiempo en lo obvio, por qué reducirnos a ese círculo vicioso en el que nos han encerrado, por qué emplear palabras y tiempo en aclarar nuestra asistencia voluntaria, o si soy o no oficialista, en ratificar el carácter del encuentro que quisieron ver como una asamblea. Al escuchar discursos extensos quise que la regla de los 140 caracteres se hiciera efectiva en el espacio real.

Pero todo tenía sentido. La presencia de una cámara de video de la prensa extranjera tenía que captar un discurso lo más contundente posible. Se llegó a hablar hasta de un código de ética para la blogosfera revolucionaria cubana, lo que me pareció error garrafal. Eso sería como encerrar al tocororo en la jaula. Por suerte a quienes asistíamos no nos hizo ninguna gracia eso del código de ética.

Pasado el opening , y dicho todo lo que la camcorder Sony debía escuchar, comenzó el Twitthab con quienes quedamos. Si eso fue con una cámara, no me imagino si hubiesen asistido nuestros medios de comunicación tradicionales. A mí no me molestó la exclusión en su agenda noticiosa del Twitthab. Noticia hubiera sido la inclusión en sus páginas. Pero dejemos que nuestra prensa siga padeciendo su letargo en paz y agradezcamos su voluntaria ausencia, de lo contrario la experiencia del comienzo hubiera resultado más amarga.

Al retirarse la cámara quedamos los que habíamos ido para conocernos fuera de las redes sociales. Hubo quien encontró el Windows Live para actualizar su blog pues la lentitud de su conexión le estaba impidiendo acceder a wordpress. Otros hicieron gala de sus nuevas tarjetas de presentación.

Se discutieron algunos post con los cuales existían serias diferencias de opinión. ¿Por qué no dejar un comentario en el mismo blog  y esperar a un encuentro face to face para discutirlo?

Se habló del pasado de Cuba y cuál debe ser su futuro. Y seguramente se discutieron muchos temas más, pero es imposible colarse en todas las conversaciones de esos pequeños grupos surgidos, que terminaron frente al Malecón compartiendo su brisa y los acordes llegados a manos del Rafa y Fidelito.

Ese fue el Twitthab que yo pensé. Sin consignas, con polémica alrededor de todos los temas posibles. Conociendo a twitteros, facebooleros y blogueros desconocidos, que ni siquiera tenía de amigos en Facebook, para cuando apenas me conecte mandarles una solicitud de amistad o clickear en Seguir, para no perder de vista cada post de su blog.

También hay personas que nunca serán amigos, ni en el Twitthab, ni en Facebook y en ningún otro lugar. Y no son enemigos. Hasta que se demuestre lo contrario.

Twitthab nos sacó de las redes sociales para compartir, comentar y decir me gusta o no me gusta. Sin embargo, nos devuelve irremediablemente a su origen con amigos reales que encontraremos más en su condición virtual y  que no volveremos a ver hasta una próxima edición.

Segunda edición del Twitthab

Segunda edición del Twitthab

Fernando Ravsverg en el opening del Twitthab

Fernando Ravsberg en el opening del Twitthab

René González hizo llegar un saludo a los que se reunieron

René González hizo llegar un saludo a los que se reunieron

Este fue uno de los momentos que más me impresionó Fidel Díaz Castro mostrándole una canción a Eduardo Sosa, de trovador a trovador

Este fue uno de los momentos que más me impresionó Fidel Díaz Castro mostrándole una canción a Eduardo Sosa, de trovador a trovador

Sobre el gran sofá cubano

Sobre el gran sofá cubano

El Fide no solo compartió canciones, también compartió su guitarra

El Fide no solo compartió canciones, también compartió su guitarra

Tomado de Tremendo Explote.

 

 

Aclaración necesaria a Míster Conrad Tribble sobre #TwittHab

Posted on

 

946326_10200746875089226_1738463584_n

Si lo que buscaba el señor canoso de la majatica floreada era protagonismo en la segunda edición del Encuentro de Tuiteros en La Habana (TwittHab 2.0), quizás a su llegada a la casa imperial de Malecón su jefe le sonó un par de palmaditas en el hombro y le regaló alguna mustia sonrisa. Pero si esperaba inquietar, incomodar, o poner nervioso a alguno de los allí presentes al identificarse abiertamente como Conrad Tribble, Jefe Adjunto de la Sección de Intereses de Estados Unidos, quizás para su sorpresa el trato inclusivo y de respeto mutuo que allí se le dio, lo dejó tan perplejo que seguramente no se creyó que incluso le ofreciéramos la palabra sin condiciones previas para que hiciese ejercicio de su libre expresión frente a un heterogéneo grupo de revolucionarios, pero así sucedió.

Y resulta que lejos del rechazo, de un mitin de repudio, o de su expulsión del parque Villalón a empujones y consignas como casi seguro él se hubiese imaginado, como muestra de transparencia y tolerancia que nos caracteriza este personaje quedó incluido hasta en la ¨foto final¨ (¿oficial?) del encuentro, algo sin precedentes en la historia de la subversión de la SINA y sus ¨astutos acercamientos¨ a la juventud cubana.

Ahora bien Míster Tribble, no crea que se puede equivocar tan fácil con ninguno de nosotros. Ni se piense por un segundo que los allí presentes no entendimos el mensaje nada más verlo aparecer en su aparente y desinteresado acercamiento a los blogueros y tuiteros cubanos. Sabe usted mejor que nadie qué fue a hacer allí, como también sabe bajo qué estrategia debía hacerlo. Conocemos de sobra, precisamente, la Estrategia de la Política Exterior de su gobierno denominada Doctrina del ¨Poder Inteligente y Poder Blando¨, suspicaz coartada bajo la cual usted intentó colarse en nuestro grupo haciéndose pasar por un sano funcionario estadounidense en la isla que solo quería estrechar lazos de amistad y dejarnos saber (como si nosotros no supiésemos nada de historia) los puntos de confluencia que unen a nuestros pueblos.

 

No obstante a ello Míster Tribble, le agradecemos el detalle de su presencia, porque aprendimos de ella. Porque además, ya sabemos a ciencia cierta lo tanto que le interesamos a ustedes (SINA) los jóvenes que defendemos la Revolución desde la blogosfera y tuitosfera cubana, y además; porque también sabemos bajo qué sombras se mueven quienes pretenden acercarse sigilosamente para acosarnos ideológicamente.

El enviado de la SINA repartió orgullosamente su tarjeta de presentación a algunos de los participantes en TuittHab.

Sepan bien claro que nosotros no somos ni seremos un hueso fácil de roer Míster and company! No se crean que tratar de regularizar este tipo de encuentros logrará legitimar algún día una relación que sobre la base de la mentira, el acoso y la subversión a los jóvenes que coexistimos en la red, llegará a florecer una sincera amistad o relación de ningún tipo.

Si usted pensó que el Tuitthab 2.0 solo fue aquel informal encuentro del pasado viernes en el parque Villalón, sepa que se quedó con ganas de conocer el verdadero sentir de quienes no creemos en discursos de tribunas improvisadas. Sí Míster Tribble, el Tuitthab 2.0 fue mucho más allá de los válidos intercambios y posiciones que allí usted vio, pues en su debido momento traspasó las fronteras de aquel parque y sus discursos confluyendo articuladamente con otro importante grupo de la red que usted no llegó a conocer ese día. Seguramente le costará trabajo digerirlo, pero tendrá que asumir que Tuitthab 2.0 superó con creces sus expectativas, y como usted mismo pudo monitorear, pasó de ser un esquemático y controlado encuentro de tuiteros (como seguramente le dijeron iba a ser) a ese genuino y original espacio de encuentro que hasta usted mismo tuvo que disfrutar.

Y claro que hubo de todo, pues a mí particularmente en cierto momento me pareció hasta un poco aburrido toda vez que ciertas personas se apropiaron del espacio para darle nuevamente a la matraca, pero teniendo en cuenta que ese era precisamente un momento para escuchar a todos, así como para expresar libremente lo que cada cual quisiera, no quedó otra alternativa que escuchar a cada uno de los interlocutores sin interrumpirlos ni por un instante, dijeran lo que dijeran, incluyéndolo a usted Míster Conrad, quien seguramente no me dejará mentir.

No obstante a esto y como casi siempre sucede, un segundo momento más informal y de estrecho marco se trasladó hasta el malecón habanero, donde hasta altas horas de la noche se debatieron a ritmo de trova y vasitos de ron las más disímiles temáticas de esa Cuba que tanto nos gusta debatir.

¿Quedó eso fuera de su informe Míster Tribble?

We´re so sorry Míster, pero no somos para nada predecibles y mucho menos nadie tiene derecho de enrarecernos nuestra propia fiesta.

I hope you enjoy it, we definitely did.

Carlos Alberto Pérez
¨La Chiringa de Cuba¨

Articulos relacionados:

Publicado originalmente en OnCuba: Twitthab en Cuba reconfigura formas de socialización.