Mes: abril 2013

Jorge Perugorría y la vigencia de la película Fresa y Choclate

Posted on

Fernando Ravsberg

“El resultado cinematográfico fue una película entrañable” Foto: Raquel Pérez

“El resultado cinematográfico fue una película entrañable”.

La película Fresa y Chocolate cumple 20 años convertida ya en un clásico del cine que fue capaz de tocar la fibra de los cubanos enfrentándolos a sus propios prejuicios. Nació de una novela de Senel Paz y fue dirigida por Tomás Gutiérrez Alea (Titón) y Juan Carlos Tabío.

La película es un canto a la diversidad que sacudió la conciencia nacional, conectándose con el espectador para mostrarle todo el dolor y el sufrimiento que provoca su propia homofobia. En la sociedad cubana siempre habrá “un antes y un después” de Fresa y Chocolate.

Para el papel protagónico eligieron un joven actor, Jorge Perugorría, quien tuvo ante sí el enorme reto de interpretar a un intelectual gay doblemente discriminado, debido a sus preferencias sexuales y a su pensamiento crítico respecto de la ortodoxia soviética.

Jorge Perugorría -“Pichi” para los cubanos- nos recibió en su casa en las afueras de La Habana y nos confesó que durante la filmación sabian que estaban haciendo una película necesaria, pero muchas veces se preguntaban: ¿ustedes creen que pongan esto en los cines?.

P: ¿Por qué Fresa y Chocolate tuvo esa enorme repercusión?

El impacto de Fresa y Chocolate se produce por la necesidad del país y del cine cubano de abordar un tema que hasta ese momento había sido tabú. Éramos conscientes de que estábamos haciendo una película necesaria y ese era nuestro combustible.

Aparte del tema tratado, yo creo que el resultado cinematográfico fue una película entrañable. Nunca se me olvidara el estreno en el Festival de Cine del 93, fue una proyección mágica, ahí yo descubrí hasta donde el arte podía conectarse con el espectador.

Y después cuando presentábamos la película en Europa, en EEUU, en Japón y la gente se asombraba de que hubiéramos podido hacerla en Cuba. Hasta ese momento nos habían percibido como un bloque, como los coreanos o como la peor etapa del stalinismo.

La película fue estrenada en los cines de la isla en 1993 pero la TV cubana la mantuvo censurada durante 20 años.  Foto: Raquel Pérez

La película fue estrenada en los cines de la isla en 1993 pero la TV cubana la mantuvo censurada durante 20 años.

La película rompió esquemas y demostró que Cuba estaba llena de contradicciones, de personas que pensaban diferente, practicaban religiones distintas, y, aunque tuvieran sus problemas, esa gente existía y constituían una sociedad llena de matices.

P: Realmente yo también me pregunto cómo pudieron hacer esa película.

No fue fácil pero fue determinante que el proyecto lo dirigiera Tomás Gutiérrez Alea, el maestro del cine cubano. El proyecto nace de a poco y se hace muy difícil de censurar después de  la publicación de la novela de Senel y la premiación del guión en el Festival de Cine de La Habana.

De todas formas, durante la filmación, cuando tocábamos temas difíciles, nosotros preguntábamos en broma, ¿ustedes creen que pongan esto en los cines?.

P: Sí la pusieron en los cines pero la TV tardó 20 años en emitirla.

Esto demuestra que hay un divorcio entre la política cultural de este país y los medios de difusión masiva. Hay dos políticas, la de los artistas donde hay mucha más libertad y el filtro que determina lo que va a la TV, la radio o la prensa plana.

Es increíble que haya pasado pero la gran pregunta que me hago yo es ¿quién determinó que el pueblo cubano no estaba preparado para ver Fresa y Chocolate y quien decidió que 20 años después ya podía asimilarla?.

P: Que significó para ti como actor?

Mucho, yo soy de la generación del personaje que encarné y la propia construcción de “Diego” me enriqueció como persona, me abrió nuevos horizontes, me aportó mucho porque era un personaje que tenía una tremenda formación cultural, fue un proceso de aprendizaje.

Antes mi sueño era hacer teatro, alguna película cubana, soñaba algún día trabajar con Titón, Tabío o Solá pero nunca se me había pasado por la cabeza tener una proyección internacional y de pronto se me abrieron las puertas del cine europeo y latinoamericano.

Perugorría sostiene que “aún no hemos llegado como sociedad a ese abrazo final de Diego y David”.   Foto: Raquel Pérez

Perugorría sostiene que “aún no hemos llegado como sociedad a ese abrazo final de Diego y David”.

P: Te marcó como actor hacer el papel de un gay?

Después de hacer Fresa y Chocolate, Titón me dijo en broma “ahora vamos a filmar Guantanamera para reivindicarte” porque en esa nueva película me dio un papel de camionero, machista y con una mujer en cada provincia.

Yo no tenía ningún prejuicio, venía del teatro y allí se es tolerante con la sexualidad de las personas. Pero uno vive en una sociedad machista y el país sigue teniendo prejuicios en ese tema y ha cambiado poco a pesar de todos los esfuerzos que se hacen.

P: 20 años después como vez a Fresa y Chocolate?

Lamentablemente la película tiene todavía mucha vigencia en aspectos que uno quisiera que fueran cosas del pasado. Este país está inmerso en cambios pero todavía debemos seguir aprendiendo de Fresa y Chocolate.

 

Aún no hemos llegado como sociedad a ese abrazo final de Diego y David, esa reconciliación respetando las diferencias entre dos personas que piensan distinto pero que pueden convivir e incluso ser amigos.

 

 

Tomado de Cartas desde Cuba

 

 

 

El deber de evitar una guerra en Corea

Posted on

Hace unos días me referí a los grandes desafíos que hoy enfrenta la humanidad. La vida inteligente surgió en nuestro planeta hace alrededor de 200 mil años, salvo nuevos hallazgos que demuestren otra cosa.

No confundir la existencia de la vida inteligente con la existencia de la vida que, desde sus formas elementales en nuestro sistema solar, surgió hace millones de años.

Existe un número prácticamente infinito de formas de vida. En el trabajo sofisticado de los más eminentes científicos del mundo se concibió ya la idea de reproducir los sonidos que siguieron al Big Bang, la gran explosión que tuvo lugar hace más de 13.700 millones de años.

Sería esta introducción demasiado extensa si no fuese para explicar la gravedad de un hecho tan increíble y absurdo como es la situación creada en la península de Corea, en un área geográfica donde se agrupan casi 5 mil de los 7 mil millones de personas que en este momento habitan el planeta.

Se trata de uno de los más graves riesgos de guerra nuclear después de la Crisis de Octubre en 1962 en torno a Cuba, hace 50 años.

En el año 1950 se desató allí una guerra que costó millones de vidas. Hacía apenas 5 años que dos bombas atómicas habían estallado sobre las ciudades indefensas de Hiroshima y Nagasaki, las que en cuestión de minutos mataron e irradiaron a cientos de miles de personas.

En la península coreana el General Douglas MacArthur quiso emplear las armas atómicas contra la República Popular Democrática de Corea. Ni siquiera Harry Truman se lo permitió.

Según se afirma, la República Popular China perdió un millón de valientes soldados para impedir que un ejército enemigo se instalara en la frontera de ese país con su Patria. La URSS, por su parte, suministró armas, apoyo aéreo, ayuda tecnológica y económica.

Tuve el honor de conocer a Kim Il Sung, una figura histórica, notablemente valiente y revolucionaria.

Si allí estalla una guerra, los pueblos de ambas partes de la Península serán terriblemente sacrificados, sin beneficio para ninguno de ellos. La República Popular Democrática de Corea siempre fue amistosa con Cuba, como Cuba lo ha sido siempre y lo seguirá siendo con ella.

Ahora que ha demostrado sus avances técnicos y científicos, le recordamos sus deberes con los países que han sido sus grandes amigos, y no sería justo olvidar que tal guerra afectaría de modo especial a más del 70 % de la población del planeta.

Si allí estallara un conflicto de esa índole, el Gobierno de Barack Obama en su segundo mandato quedaría sepultado por un diluvio de imágenes que lo presentarían como el más siniestro personaje de la historia de Estados Unidos. El deber de evitarlo es también suyo y del pueblo de Estados Unidos.

Fidel Castro Ruz
Abril 4 de 2013
11 y 12 p.m.

Capítulo Cubano: un blog entre ‘oficialismo, trinchera y disidencia’

Posted on Actualizado enn

Hace pocos meses llegó el primer aniversario de Capítulo Cubano, mi bitácora personal. Desde que decidí abrir este espacio íntimo, esta válvula de escape, mi visión del acontecer diario cubano ha madurado mucho, gracias a tantas nuevas experiencias y -sobre todo- a nuevos extraordinarios encuentros virtuales que me han abierto una ventana constante sobre la Isla, y consecuentemente mi propiedad de lenguaje ha mejorado de una manera que nunca hubiera podido imaginar en las largas tardes del colegio, cuando fatigaba en memorizar las conjugaciones de los verbos irregulares en mis libros de gramática española.

 

Aunque sea claramente consciente de que no soy cubano y sepa que no pertenezco a la blogosfera cubana propiamente dicha, con el pasar del tipo me he ido siempre más identificando con ella, con los jóvenes blogueros cubanos revolucionarios, quienes por definición son inconformes, rebeldes, críticos, perennemente cuestionadores, en una sola palabra, disidentes, disidentes por Revolución.

 

Este creciente grupo virtual trata de los más diversos temas relacionados con la cotidianeidad de la Isla, de los problemas diarios de los cubanos, de las aspiraciones para el futuro, y resulta claro -como todo lo que se refiere a la cuestión cubana- que la connotación política es inevitable. Lo expresaba meses atrás con esas palabras tan gráficas Roberto Peralo, bloguero de La Joven Cuba: “Yo creía que bloguear era un juego para utilizar mi tiempo ocioso, a lo mejor en otro lugar si, pero lamentablemente en Cuba no. Como me gustaría poder escribir un día en el blog “quiero que mi suegra desaparezca” y que no salga un titular en la prensa internacional “gobierno castrista insta a jóvenes a masacrar a las madres cubanas”.

 

Estas parlabas sintetizan perfectamente el reto que encuentra toda persona -cubana o extranjera- que llegue a tener un blog que trata problemas y cuestiones de la Isla o que simplemente se atreve a comentar algún aspecto -político o no político- de Cuba. ‘El hombre es un animal político’ dijo una vez Aristóteles. Quien sabe qué diría hoy el filósofo griego si conociera al hombre cubano.

 

A pesar de todo eso, lo que más me ha sorprendido, y no lo digo con sentido crítico sino con gana entender, es que -sobre todo en los últimos tiempos- muchos jóvenes ‘colegas’ cubanos, a pesar de la irrefutable veracidad de la afirmación de Roberto Peralo, me han tildado de ‘peleador’, de ‘oficialista’, de alguien que ‘coge lucha’ y que escribe textos ‘de trinchera’, de alguien que escribe artículos caracterizados por una fuertísima carga ideológica y política, y eso solamente por dedicarme principalmente a comentar las manipulaciones mediáticas internacionales contra la realidad de Cuba, mientras que ellos -justamente como debe ser- se ocupan más de temas cotidianos y localmente circunscritos, lo que -según ellos- aliviaría a la connotación política de sus textos.

 

No sé por que razón, me ha surgido la impelente necesidad de explicar las razones del ‘matiz político de mi blog’, los motivos que me llevan a escribir esos artículos de trinchera y, consecuentemente, a coger lucha.

 

Admito que cuando decidí abrir el blog mi idea originaria era, como dijo José Martí, “cantar todo lo bello, encender el entusiasmo por todo lo noble, admirar y hacer admirar todo lo grande”. Ese era mi objetivo. Quería abrir una ventana sobre la realidad diaria de Cuba, quería enseñarle al mundo lo maravilloso que puede ser esa hermosa Isla, con su gloriosa y heroica historia de lucha revolucionaria y al mismo tiempo criticar todo lo que debe ser criticado, todos los aspectos negativos de la realidad isleña que he vivido en mi propia piel, evitando así innecesarios y anacrónicos triunfalismos y evitando de convertir mi blog en una especie de catálogo turístico para románticos soñadores anclados al siglo pasado.

 

Y así fue. Mi primera publicación en el blog -llena de errores e imperfecciones- titula “Las razones de mi amor”, en la que intenté expresar las innumerables sensaciones que atravesaron mi cuerpo y mi espíritu cuando por primera vez, en el año 2008, viajé a Cuba. Y esa hubiera tenido que ser la línea editorial de mi página personal. Contar trozos de la Isla. Lanzar al mundo virtual pequeñas fotografías de la imperfecta realidad cubana.

 

Pero, claramente, ese propósito resultó inmediatamente arduo y con el tiempo imposible; es difícil ‘cantar todo lo bello’ o criticar todo lo que debe ser criticado de una realidad que no se vive diariamente; es imposible poder dibujar fielmente una verdad tan lejana, sin caer en exageraciones, tópicos o simplificaciones. Entrar en contacto con la realidad cubana significa -como escribí una vez- entrar en un ciclón del cambio que nunca se detiene, y quedarse un solo instante afuera de ese vórtice, hace perder la visión general y sistémica de los hechos y hace caer definitivamente la capacidad de analizar con la debida prudencia el suceder corriente de esa realidad.

 

Por esas razones puse a un lado mi inicial propósito y me di cuenta de que la manera más eficaz para poder sacar el máximo provecho de la ventaja tecnológica que poseía era dedicarme a la destrucción de las manipulaciones mediáticas contra la Revolución cubana. Esa fatal decisión ha condicionado el rumbo de mi blog y ha traído las consecuencias mencionadas al principio.

 

Pero sigo llevando dentro mi original idea. Quizás un día, cuando estaré definitivamente en la Isla, pueda volver a escribir lo bello, lo que enciende los entusiasmos, y criticar lo absurdo. ¡Cómo me gustaría analizar el problema de la conectividad, hablar del asfixiante transporte, de la dualidad monetaria, de la apática prensa cubana! Mientras tanto, esperando ese fatídico día, me dedicaré a lo que más me resulta posible viviendo al otro lado del mundo, es decir, encontrar mentiras e internar destruirlas, con la fundamental aclaración que ignorar los problemas internos no significa desconocerlos o subestimarlos.

 

Ese primer año de actividad y los muchísimos comentarios que han llegado me han llevado a sacar la conclusión que mi blog es incalificable. Mis textos a veces pueden resultar demasiado ‘indisciplinados’ para los ‘oficialistas’, y en ese sentido muchos anónimos comentaristas me lo han confirmado, y demasiado parecidos a los ‘oficialistas’ según los blogueros revolucionarios ‘disidentes’. Ni hablar de los verdaderos contrarrevolucionarios: para ellos soy un agente castrista.

 

 

Se trata claramente de epítetos muchas veces fastidiosos que no me gustan y que nunca he pedido. Mi blog es un espacio libre e independiente. Si eso me convierte en un oficialista o en un disidente, no sé decir. Para mi, el resultado es irrelevante. Éste es y seguirá siendo mi indefinido rincón personal, mi bitácora íntima, perennemente pendiente en un limbo entre oficialismo, trinchera y disidencia, pero siempre y en cualquier caso al lado de Cuba, su pueblo y su auténtico e irrefrenable proceso revolucionario.

 

 

Tomado del Blog Capitulo Cubano.

La Polémica Digital

Posted on

Espacio para debatir sobre Cuba

Posible emigrante

con 19 comentarios

Hay un papel en mi mesa de noche. Se revuelve con la ropa recién lavada y la colcha de dormir y la sábana destendida de una cama que se niega a aprender a recogerse por sí misma, a independizarse de mí, a crecer. Un papel en blanco y negro, con alguna firma garabateada, que ni siquiera es original, apenas una fotocopia de una copia de, quizás, trece copias más, de la firma de un funcionario del gobierno norteamericano cuyo nombre no me he animado a memorizar.

Hay una oración en ese papel. Una oración compuesta que emplea exquisitamente la ironía como principal figura retórica. Una oración que intenta explicar la ley número 214, inciso b – para mí, desconocida hasta ayer –  donde refiere que todos aquellos que se presentan a una entrevista para pedir una visa hacia Estados Unidos son considerados posibles emigrantes hasta tanto demuestren lo contrario ante el oficial que realiza las preguntas.

Entonces, oficial que me realizó las preguntas, ¿o puedo llamarlo Rocco?, hagamos las cosas bien. Utilizaré la computadora por la cual me preguntó – únicamente a mí y no como parte de un sondeo como me comentó – y la conexión a Internet desde mi trabajo, porque no tengo en la casa – como le comenté en esa rara encuesta que solo sondea a una persona – para entrar, de gratis, sin largas filas, sin dejar mis memorias flash y sin pagar la cifra de 160 dólares a la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

En mi entrevista no necesitaba saber a qué iba a Estados Unidos, la carta de invitación de LASA estaba presillada con el resto de mis documentos. Tampoco quién financiaba mi viaje, la respuesta era la misma. Quizás era de algún interés colateral saber a dónde había viajado antes, por qué y durante cuánto tiempo. Brasil y Kenya debieron parecerle poca cosa. Pero, Rocco, debimos ir directo al grano en nuestro desafortunado primer encuentro. Mi entrevista constaba de una sola pregunta, ¿por qué una joven no casada, sin hijos, con un salario de 578 pesos y que técnicamente vive con su madre regresaría a Cuba después de pasar 7 días en la capital de Estados Unidos?

Mi respuesta hubiera sido corta. “No lo sé”. Porque es difícil explicarle de ese par de segundos donde defines por qué regresas a Cuba. Casi siempre es un instante lluvioso, antes de aterrizar, cuando reconoces cada calle, las luces – o la ausencia de ellas – los autos viejísimos, el mar, y ya no te parece jodido que esté  ”por todas partes”, y las colas no son tan deslucidas, y las calles tan sucias y los edificios de La Habana Vieja apenas están cortorsionándose porque, Rocco, has llegado a casa.

Ese es el único motivo. Mi hogar, ese lugar donde sientes que estarás siempre a salvo yace escondido en el kilómetro tres y medio de Campo Florido y yo necesito saber que la posibilidad de volver depende de un peso cubano y mis ganas de lidiar con el transporte. La reserva de un avión o atravesar el mar nublarían mi juicio y ya no podría volver a ser. Porque Cuba, Rocco, es el lugar donde he sido.

Usted, obviamente, no habría entendido nada. Y el final sería el mismo. Pero me denegaría la visa por los motivos justos, no por posible emigrante, sino por la insolencia de escoger el “infierno comunista” a pesar de ser una joven, no casada, sin hijos, con un salario de 578 pesos y que técnicamente vive con su madre. Ambos habríamos descansado en paz.

Denega Visa la sección de intereses de EE.UU en Cuba a Bloguera Cubana. #visadenial

Posted on Actualizado enn

La denegación de la visa a la editora de este blog es una de las 1000 maneras de miedo que demuestra el gobierno norteamericano.

Miedo a la libertad de expresión, pues todos los que están en la red saben que es una Mariana Grajales de los tiempos modernos.

mi solidaridad para ti Elaine.

Kokacub@

#visadenial: Pedro Caribé habla desde Brasil

by Elaine Díaz

 

En la tarde del 3 de abril, el gobierno de los Estados Unidos decidió negarme la visa de entrada a este país, que me permitiría participar en uno de los eventos más importante de Ciencias Sociales, LASA. Mi ponencia se titulaba “Deliberar en red: consenso y disenso en la blogosfera cubana”. Estaré compartiendo en mi blog mensajes de apoyo llegados desde diferentes países del mundo a través de Facebook, Twitter y correo electrónico. Agradezco profundamente toda su solidaridad.

 

Conheci Elaine Díaz num encontro sobre internet e liberdade de expressão no fim de 2012 no Rio de Janeiro. De lá para cá tenho acompanhado diversos posicionamentos críticos complexos e ricos dela; desde ações de monitoramento da CIA às suas atividades, mecanismos impeditivos à imigração no Equador do bolivariano Rafael Correa, mercantilização do conhecimento por parte do google, extremismo da direita e esquerda em Cuba…

Ela integra o projeto de Observatório da Blogosfera Cubana. Um País criticado pelos limites à democracia e liberdades, contudo, que não consegue se comunicar com o mundo plenamente via internet porque empresas norte-americanas controlam os cabos submarinos que trafegam os dados da rede. Ainda assim, tem crescido a atividade digital no País, bem como seus potenciais de ampliar a organização coletiva, a expressão individual e também educação e cultural. E lá está Elaine, participando e divulgando esses processos.

À distância, a sensação que tenho é que Elaine é peça chave em reformulações profundas em Cuba, mesmo que ela não queria ou não pretenda. A diferença é que ela busca esta reformulação de forma equilibrada e também sob visão mais próxima da esquerda.

Talvez seja este o motivo que os EUA negaram teu visto. Elaine Díaz Rodríguez representa uma nova Cuba, longe da que as empresas norte-americanas desejam.

Pedro Caribé –  jornalista, associado @intervozes, representante da soc. civil no Conselho de Comunicação da Bahia.

Fuente: La Polémica Digital.

Los Objetivos del Milenio en Cuba

Posted on

 FERNANDO RAVSBERG

Algunos de los Objetivos del Milenio ya eran logros sociales en Cuba. Foto: Raquel Pérez

 

Algunos de los Objetivos del Milenio ya eran logros sociales en Cuba.

Leo en la prensa que Cuba ya cumplió los “Objetivos del Milenio”, aquellos que la ONU se puso como meta para el año 2015. No le presto demasiada atención, supongo que se trata del optimismo que caracteriza a los medios oficiales.

 

Sin embargo, días después me caen en las manos declaraciones del Secretario General de las Naciones Unidas al respecto y me despierta la curiosidad. Me tomo entonces el trabajo de pasar a Cuba por el filtro de esos objetivos.

Trato de ir más allá de las estadísticas oficiales y encuentro que UNICEF asegura que en Cuba no hay desnutrición infantil, lo cual es un síntoma inequívoco de la contención del “hambre o pobreza extrema”, el primero de los Objetivos del Milenio.

Mis caminatas por el campo me han llevado a conocer cubanos que viven sin electricidad y he visitado más de un barrio de chabolas pero debo reconocer que nunca vi la miseria de los cantegriles de Uruguay, de las comunidades mayas de México o de las calles de Río.

Los salarios están por debajo de los propuestos en los Objetivos de Milenio pero lo compensan con gratuidades y subvenciones que incluyen la salud, la educación, una cuota de alimentos, el transporte, teléfonos, agua y la reparación de las viviendas.

Crearon además un sistema de Seguridad Social que dedica sus recursos a financiar comedores de jubilados, entregar módulos de ropa, muebles y elementos de limpieza a las familias vulnerables y mantener centros de acogida para huérfanos.

Justamente la política de protección a los menores sin amparo filial es una de las razones por las que no hay niños de la calle. En todos los años que llevo en Cuba jamás me he topado con un pequeño durmiendo en un parque o en un portal.

La ONU propone también que “la enseñanza primaria sea universal”, algo que Cuba logró hace muchos años, alcanzando el noveno grado obligatorio. La educación beneficia hasta los niños que habitan en lo más intrincado de las montañas.

Se puede debatir horas sobre la calidad de la enseñanza, sus problemas materiales y la preparación de los maestros, ya he escrito sobre eso. Pero sería tonto negar el éxito que representa el hecho de que todos los niños cubanos vayan a la escuela.

Hace muchos años que todos los niños y niñas en Cuba están escolarizados. Foto: Raquel Pérez

Hace muchos años que todos los niños y niñas en Cuba están escolarizados.

Y hablando de la enseñanza, otro de los objetivos es que las niñas tengan acceso a las aulas para avanzar hacia “la igualdad de género y la autonomía de la mujer”, mediante su preparación profesional y su incorporación al trabajo.

En Cuba las cifras hablan por sí solas, siendo ellas la mitad de la población ocupan el 63% de las plazas universitarias. A nivel laboral, entre 1970 y el 2008, el número de mujeres dirigentes creció 7 veces y el de las técnicas se multiplicó por 6 (1).

Y no se trata solo de datos cubanos, el Foro Económico Mundial sitúa a Trinidad Tobago y Cuba como los países latinoamericanos donde hay mayor equidad de género. Ocupan lugares muy por delante de Colombia, Brasil y México. (2)

El cuarto objetivo es justamente el mayor éxito de la salud cubana: la “reducción de la mortalidad infantil”. En la isla mueren menos de 5 niños por cada 1000 mil nacidos vivos, un índice solo comparable al de algunos países desarrollados.

Y un tema que va de la mano del anterior es mejorar la salud maternaotra área en la que se han alcanzado resultados alentadores. Las gestantes reciben atención médica, gratuita y permanente, desde el primer mes de embarazo.

No hace mucho hice un reportaje en el que reflejé todo el sistema, desde los hogares maternos donde se hospedan por largos periodos las embarazadas que enfrentan riesgos, hasta las clínicas neonatales, especializadas en atender los casos más difíciles.

“Combatir el VIH SIDA y la Malaria” es otra de las metas mundiales. Cuba forma parte de un reducido número de países donde todos los portadores del virus tienen acceso al tratamiento antiretroviral, conocido popularmente como “cóctel”.

Los laboratorios cubanos producen el paquete de genéricos y se los entregan de forma gratuita en las farmacias de su barrio. Gracias a esto durante los últimos años el número de enfermos y fallecidos se redujo sustancialmente.

Los pacientes tienen atención médica permanente y ambulatoria, lo cual les permite llevar una vida normal, en la que las mujeres portadoras del virus pueden incluso parir niños sanos (3) asesoradas por los médicos especializados que las atienden.

La necesidad de cambios en Cuba es algo en lo que coinciden los ciudadanos, los disidentes, los exiliados y hasta el propio gobierno. Sin embargo, sea cual sea la sociedad futura, los Objetivos del Milenio ya alcanzados deberían protegerse como uno de los mayores tesoros de la nación.

(1)    Oficina Nacional de Estadísticas.

(2)    http://www.dinero.com/edicion-impresa/en-que-va/disparidad-generos_78437.aspx

(3)  http://www.bbc.co.uk/blogs/mundo/cartas_desde_cuba/2012/02/canto_a_la_vida.html#more

Motivos para bloguear

Posted on

blogger-o-wordpress 

A nadie pido que crea todo lo que digo, no soy un oráculo
Soy una pieza de muchas que juntas componen todo el espectáculo
Nunca aspiré a que desfilen por todas las líneas de mi pensamiento
Ojalá que te construyas en tus experiencias y tus sentimientos

No compro el pan que me llevo a la boca con esto que creo mi vergüenza
Amo el sinfín de saberes entrando y saliéndome de la cabeza
Lucho con todas mis fuerzas para que no crezca mi lado ladino
Canto pa’ que una tormenta vaya acompañándote por el camino

Hay quien tiene enemigos que derrotar
Puentes que levantar, cuerpos que curar
Pues yo tengo, yo tengo el papel en blanco
Donde me invento, me borro, me vuelvo a tachar
Me compongo, desarmo y me vuelvo armar
Mi amuleto, mi credo, mi reto, mi asecho
Papel en blanco, papel en blanco

 

Nadie me hirió tan profundo que tras dos canciones no haya perdonado

Ya no proclamo ser nada que haga un par de años no haya practicado
Cada regalo que me ha hecho la vida venía dentro de un problema
Padecí patadas que honran y loas que a veces queman

 

La soledad me acompaña pero entre proyectos casi nunca crece
Pegamento de las almas, los comunes intereses
Nunca le he pedido a Dios pues  nos dio bastante si es que me está oyendo
Sólo le pido a la muerte permita acabar el concierto

Hay quien tiene horizontes que explorar
Tesoros que encontrar, tierras que sembrar
Pues yo tengo, yo tengo el papel en blanco
Hidra de cien cabezas con hambre total
Dentelladas  blancas sin piedad
Sólo para tenerme, saberme sangrando negras letras

Hay quien tiene enemigos que derrotar
Tesoros que encontrar, tierras que sembrar
Pues yo tengo, yo tengo el papel en blanco
Donde me invento, me borro, me vuelvo a tachar
Me compongo, desarmo y me vuelvo armar
Mi amuleto, mi credo, mi reto, mi asecho
Papel en blanco, papel en blanco

Buena Fe – Letra – Papel en blanco
por Israel Rojas