Crónica de una periodista

Posted on

 

Lizet Fundora Villegas

 

¨Mimi, papi quiero ser periodista¨, todavía recuerdo la cara de satisfacción de mis padres cuando le di la noticia. Creo que desde niña quise serlo, creo que esa vocación surgió en mí desde que tengo uso de razón. Alguien me preguntó un día, que si tuviera la posibilidad de volver a escoger mi carrera si estudiaría la misma. Aunque confieso que me encanta el arte y el cine, el periodismo es mi gran pasión, no me veo haciendo otra cosa.

 

Los periodistas somos artistas, somos creadores, somos hacedores, somos soldados, somos la realidad misma de nuestro país, de nuestro pueblo de nuestra gente. Cada día le agradezco a la vida esta posibilidad infinita que me ha dado de poder comunicar, de saber trasmitir, de llegar y trascender.

 

Disímiles son las personas que han ayudado a mi formación, a la formación de la primera graduación de periodistas en Camaguey, a la historia de la prensa camagüeyana. Para todos ellos un gracias no es necesario porque el agradecimiento se lo damos cada día, con nuestro trabajo, con nuestro esfuerzo y hasta con nuestras propias dudas e inquietudes.

 

Cuando el decano de mi facultad puso el título de graduada en mis manos y en las manos de mis otras compañeras, fue la aurora de mis sueños. Pero ¿saben qué? Yo no necesitaba ese diploma para saber que ya era periodista. Yo llevaba mi vocación muy dentro, en alma, en mi espíritu, en mi forma de soñar, de anhelar.

 

 

Desde el momento en el cual una persona que ni siquiera conocía en aquel entonces, me preguntó, cuando solo tenía 15 años, que quién fue el primer presidente negro de Sudáfrica, yo ya sabía que quería ser hacedora de la noticia, de la realidad.

Esa simple pregunta me introdujo en el fascinante mundo de la pluma y el papel, ese solo planteamiento me movió a investigar y colmarme de cultura, de conocimientos como una fuente insaciable.

 

 

Este chico que una vez me planteó la famosa interrogante, hoy no se por que parajes del mundo anda, pero le puedo decir dondequiera que se encuentre, que la vida me ha ofrecido un regalo increíble, porque soy periodista de oficio, de profesión y de corazón.

 

 

Fuente: Facebook / Lizet Fundora Villegas

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s