Sacar la cara por el Estado

Posted on

 

Por Claudio Pelaez Sordo

Sacar la cara

Sacar la cara

Hace seis años aproximadamente, cuando llegaron los ómnibus Yutong al transporte público y sustituyeron a los conductores por las alcancías un terrible problema se le vino a la población capitalina encima: el vuelto. Al menos antes se le podía replicar al conductor el vuelto de los sesenta centavos si se pagaba con un peso, aunque esto no era garantía de obtenerlo.

En ocasiones los conductores decían que sacaran cuarenta centavos que no había vuelto y quien pagaba con un peso no lo recibía. A veces había que quedarse esperando cinco minutos para recibirlo pues se hacían los “chivos con tonteras” para no devolver los sesenta centavos.

A la llegada de los ómnibus chinos que arribaron con alcancía incluida el problema con los conductores quedó resuelto. Y como todo problema resuelto, dio origen a uno nuevo. No todos pagaban en la alcancía pues ya ni siquiera podían exigir el vuelto al chivo con tonteras.

Entonces hubo quienes comenzaron a acudir a los bancos a cambiar dinero cerrado por menudo para impedir que el pago del transporte se convirtiera en un problema para la economía doméstica. Pero no todos tienen el tiempo suficiente para ir al banco y esperar durante casi una hora para cambiar en menudo.

Hay quienes deben viajar en cinco ómnibus durante el día y si no fraccionan su dinero en monedas de veinte centavos tendrían que gastar cinco pesos diarios en vez de dos. Al mes pagarían 80 pesos de transporte público en vez de 40. Y a la china de la bemba colorá, como le dicen a la alcancía, no se le puede exigir el vuelto.

El conductor antes era el encargado de exigir el pago del transporte, pero después de su sustitución por la alcancía, el chofer ha tenido que volverse todo un hombre orquesta. Ya no solo debe tener sus sentidos puestos en la carretera sino también en aquellos que no pagan.

Una solución que hemos encontrado aquellos que viajamos en el transporte público cuando tenemos un peso cerrado es ponernos a vigilar a quien va a pagar el ómnibus con los cuarenta centavos exactos para pedirle que nos lo dé y echar un peso en la alcancía por los dos. A veces alguien generoso llega a decir que no eches los cuarenta centavos que él tiene un peso por los dos.

Son varias las alternativas que hoy existen para aliviar los estragos de la alcancía: desde colarse por la puerta de atrás hasta mostrarle al chofer un billete grande de diez o veinte pesos y rezar porque no tenga cambio y deje pasar, sino la cantidad de monedas de a peso que se colectan en un minuto pueden provocarle un hueco al bolsillo del pantalón. Sí, porque los choferes guardan las monedas de a peso y las de veinte centavos no.

Sin embargo hace días conocí la alternativa más ingeniosa de todas, que en algún momento pensé practicar si quedaba disponible en mi futuro trabajo o la universidad me iba mal. Y es la venta de monedas.

Un hombre tenía en una pequeña caja muchas monedas de veinte centavos y su pregón decía más o menos así: “Me das un peso y te doy ochenta centavos”. Y muchos eran los que recurrían a ese servicio que él ofrecía. Como  todos no tienen el tiempo de acudir a los bancos a cambiar en menudo, este hombre se ofrece voluntariamente y cobra veinte centavos por ello.

Un servicio que se agradece ante la inamovible alcancía que ha sido a fin de cuentas una opción necesaria del Estado para lograr pagar los ómnibus Yutong, pues antes entre conductor y chofer no llegaba todo el dinero que la población pagaba en el transporte público. Ahora tampoco, pero uno es menos que dos.

Solo espero que el ingenioso servicio que ofrece este cubano luchador no sea visto como una ilegalidad pues al final está resolviendo un problema creado por el Estado y al cual hasta hoy no se le ha dado respuesta. Y los ciudadanos están sacando la cara por el Estado.

 

Canje

Canje

¿No muerde?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s