Mami, ¿qué será lo que quiere Ravsberg?

Posted on

Por: Arthur Gónzalez

BBC

Iroel Sánchez ha escrito un post con el título de “Paradojas de la blogosfera cubana” que devela las manipulaciones del corresponsal en Cuba de la BBC, Fernando Ravsberg, quien es considerado por algunos ingenuos “el mejor periodista de Cuba”. Iroel, al comentar su texto en Twitter, interpretaba un reciente artículo de Ravsberg como un llamado a la autocensura de los blogueros cubanos y algunos pudieran pensar que exagera.

En ese artículo, envuelto en un análisis que busca la simpatía fácil al reclamar que los mismos gobiernos que criticaban la política migratoria cubana, den ahora visas a los ciudadanos de la Isla, Fernando Ravsberg hace una primera trampa: iguala la actitud de Ecuador, un gobierno del ALBA que nunca criticó a Cuba, con la de EE.UU, y países europeos.

Pero su mayor perversidad radica en que critica la excepción que esas embajadas occidentales hacen al otorgar visados a los llamados “disidentes” sin dejar de desacreditar como “pro gubernamentales” a quienes han denunciado los viajes de estas personas con el objetivo de amplificar desde fuera de Cuba las acciones subversivas que con apoyo de esas mismas embajadas realizan en la Isla. Para ello entresaca una frase de una profesora de la Universidad de la Habana y otra del editor de una revista católica –serían para él los creíbles, auténticos, no gubernamentales- y los enfrenta a supuestas “críticas burlescas” que le habrían hecho aquellos blogueros que Ravsberg llama “publicistas de las autoridades de gobierno”.

Aunque Iroel demuestra que la piedra de toque utilizada para esto por Fernando Ravsberg, una caricatura que procedía de Miami, es falsa, quiero insistir en el objetivo siniestro que realmente persigue el artículo publicado en el sitio de la BBC: En un momento en que se inician las “giras internacionales” de estos personajes que Ravsberg y otros como él han contribuido a fabricar, se busca cohibir a quienes se sientan inclinados a denunciarlos amén de que serán llamados “pro gubernamentales” y “publicistas”.

Difícil será la recepción de esta denuncia. Aprovechando silencios y deficiencias de la prensa cubana, el periodista uruguayo-sueco se ha construido una imagen de objetivo, flexible y preocupado por los cubanos “de a pie” con los escritos de su blog “Cartas desde cuba” que, soportado por el sitio de la BBC (www.bbc.co.uk/blogs/mundo/cartas_desde_cuba/), no tiene que preocuparse por posicionamiento. Como se dijo en un debate en la Facultad de Comunicación, busquen en Alexa el posicionamiento del blog que Ravsberg tiene fuera de la BBC (www.cartasdesdecuba.com) , que incluso actualiza más frecuentemente, y comprobarán que su popularidad está muy por debajo de la mayoría de los blogs cubanos. O sea, que sin la BBC –propiedad del gobierno británico-, este “bloguero”, “el mejor periodista de Cuba”, prácticamente no existiría en la web.

Una lectura avisada de sus posts revela que más que “Cartas desde Cuba” se trataría de “Cartas a los cubanos”. El público al que se dirige Ravsberg no es el de un corresponsal en la Isla que, como es lógico, tendría sus lectores en el extranjero. Haciendo críticas válidas y presentes en el imaginario del cubano, en un acto típico de demagogia, él se preocupa –entre otros temas- por los ingresos de médicos, maestros y jubilados, sin profundizar en las causas que los limitan.

Una muestra del oportunismo y cálculo de Fernando Ravsberg es el post “El traspaso generacional” que acaba de publicar. El tono laudatorio que el bloguero de la BBC dedica al nuevo Primer Vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel,  busca ganar patente de corso para las manipulaciones que habrá de hacer en el porvenir. “Estoy casi seguro que mientras la Rep. Ileana Ros-Lehtinen ”sugiere” que Miguel Díaz-Canel es un castrista no llamado Castro; las verdaderas agencias de cambio en EEUU están verificando (seguro lo han hecho ya), si en el nuevo Primer Vicepresidente hay algún síntoma gorbachoviano.”, escribió el filósofo cubano Emilio Ichikawa desde Miami y Ravsberg parece creer que acariciar la vanidad del dirigente recién promovido, materia prima que la prensa de Occidente trabajó abundantemente en el último líder soviético, le facilitará su labor de manipulación contra Cuba.

Tras la salida de Mauricio Vicent, ex corresponsal del diario El País en Cuba, Fernando Ravsberg ha asumido la función de principal motor interno para la glasnost  cubana. Su coincidencia con lo que Ichikawa llama “agencias de cambio” estadounidenses no parece ser casual.

 

Me pregunto “qué será lo que quiere Ravsberg” y pienso que tal vez ese deseo está más cerca de quienes le pagan que de las expectativas de aquellos cubanos que con un entusiasmo ingenuo lo aplauden y le cultivan un ego que parece no ser pequeño.

 

 

Fuente: El Heraldo Cubano.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s