Dos monedas, el debate y un apagón

Posted on

ultimo-jueves 

Por Alexei Padilla, especial para ¨La Chiringa de Cuba¨

Collage de fotos: Beatriz Palo

La pertinaz lluvia del más reciente frente frío, dejó anegadas varías calles de la capital, mas no impidió que más de 200 personas nos reuniéramos en la galería de arte del Centro Cultural Fresa Chocolate para debatir en torno a uno de los temas que más motiva la polémica en todos los escenarios imaginados a lo largo y ancho de la Isla.

A la existencia y persistencia de una dualidad monetaria en el contexto económico de Cuba, estuvo dedicado el espacio “Último jueves”, convocada por la revista Temas y conducido por su director Rafael Hernández.

Rafael que encarnando todo lo jovial, jodedor y hasta lo irónico que puede ser un cubano, presentó a los invitados y advirtió que se trataba de una discusión reflexiva, franca y abierta, no del “chance” para hacer catarsis de cuanto mal nos asedia en nuestra convulsa cotidianidad.

La doctora Oneida Álvarez, profesora de Economía de la Universidad de La Habana y el ingeniero Carlos Fernández Aballí, profesor del Instituto Politécnico “José Antonio Hecheverría”, fueron los panelistas de una mesa que quedó coja por la ausencia de dos de sus patas: un representante del Ministerio de Economía y Planificación y un funcionario de la Fiscalía General de la República. Este último hablaría sobre los efectos de la doble moneda en el comportamiento del delito.

La interrogante del por qué la adopción del Peso Convertible (CUC) como moneda paralela al Peso Cubano (CUP) marcó el inicio del diálogo. La Dra. Álvarez explicó que el colapso de la Unión Soviética provocó que el producto interno bruto de Cuba cayera en más de un 30 %, de ahí que la moneda nacional sufriera una brutal reducción de poder de compra. La adopción de la moneda convertible fue tan solo una de las disímiles consecuencias directas del fin de los subsidios soviéticos a la Mayor de las Antillas que debió salir a flote en un mar revuelto y sin viento a favor.

 

El ingeniero que además dirige un negocio por cuenta propia, y que parece ser el pionero en nuestro país de la elaboración de ajo deshidratado, se refirió a las batucadas que la existencia de los monedas causa en las vidas de millones de compatriotas que reciben como promedio 25 dólares mensuales por concepto de salario. En ese punto la profesora acotó que no debía olvidarse el alto nivel subsidio que tienen muchos productos y servicios.

Otros de los aspectos abordados son las deformaciones que este peculiar fenómeno ha traído. Recordemos que en el sector empresarial 1 CUC = 1 CUP, mientras que para la población 1 CUC = 24 CUP.

El ingeniero narró los tropiezos que como pequeño emprendedor ha enfrentado escollos a la hora de vender sus productos a entidades del turismo que le ofrece un trato mucho más lucrativo a empresarios extranjeros, acción que desestimula el desarrollo del sector empresarial privado en una nación que gasta centenas de millones de dólares importando alimentos, muchos de los cuales pueden obtenerse en su suelo.

Raúl Garcés, profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana y único rostro visible del programa de televisión Mesa Redonda, presente en el debate, preguntó si se observaba en el horizonte el día en que tal cuestión fuera resuelta. La investigadora lamentó no trabajar en las instituciones que ejecutan la política económica del país ni poseer una bola de cristal pero aclaró que solo será posible ir cerrando ese abismo, en la medida en que aumente la productividad, la competitividad la exportación de bienes con valor agregado, el ahorro externo e interno; misión imposible sin la implementación de tecnología y más presencia de inversión extranjera. Agregó también que entre el sector empresarial estatal y el privado debe ocurrir un encadenamiento. El tema de cómo elevar la productividad y la eficiencia con los mismos salarios insuficientes es uno de los mayores dolores de cabeza de este círculo vicioso.

Los integrantes del público fueron cuestionadores e incisivos en sus interrogantes y planteamientos. Uno de ellos arrancó risas y aplausos cuando calificó el contexto económico nacional como esquizofrénico. Un escritor de ciencia ficción con pinta de conductor de una Harley Davidson, alegó que nada pasaría si una de los dos monedas desapareciera, porque al final el problema está, según él, en los bajos salarios y el alto costo de producto esenciales, y no en “papelitos” de tal o más cual color.

Varias intervenciones giraron no solo alrededor de la descentralización de las empresas -a lo que la profesora agregó que más que de eso se precisa de empresas autónomas- sino también del poder político, disparo que provocó muecas, encogimiento de hombros y hasta expresiones de “le cayó comején al piano”. En esa cuerda otra persona expresó que si países como Ecuador y Bolivia estaban muy atrasados, hoy esa realidad es distinta, y lo es en gran medida por la participación real que los pueblos de ambos países tienen en sus economías, por eso llamó a tomar como ejemplo el nuevo constitucionalismo latinoamericano, que ha dado más empoderamiento a la ciudadanía. En Cuba sigue primando un sistema de representatividad simiente de una clase burocrática decisora en todos los ámbitos de la nación.

Una de las críticas más severas a la política económica actual fue que mientras se aprecia el impulso que se le da a los negocios que no son de carácter familiar y por ende contratan empleados para explotar su fuerza de trabajo, iniciativas como las cooperativas no agropecuarias, donde realmente se socializan los medios de producción y las ganancias, no parecen recibir el mismo aliento. Fomentar la explotación es una expresión capitalista, concluyó.

El encuentro tuvo, para variar, hasta un pequeño apagón, incapaz de detener en intercambio que concluyó con el elogio a panelistas e invitados. Si bien no encontramos la panacea para resolver la locura de la dualidad monetaria en Cuba, sí hicimos gala de que es posible la confrontación de ideas no siempre coincidentes, con madurez política, civismo, respeto y tolerancia. Sigo lamentando que los medios de comunicación de propiedad estatal, carezcan de espacios de debate similares al convocado por Temas, una ausencia que ojalá no perdure tanto como las dos monedas.

Hoy leí algunos comentarios en la página de Facebook de Último jueves y no creo que tan nefasto haya sido el debate. Baches, definitivamente hubo, pero ojo, que no es allí donde se encuentra la solución del problema. Estamos recogiendo los frutos de un modelo económico obsoleto, ineficiente e inadaptado a las condiciones actuales. Quizás una de los misterios a descifrar sea la ausencia de los “compañeros del Ministerio de Economía y Planificación y de la Fiscalía General de la República. No voy a caer en especulaciones…

 

 

Fuente: La Chiringa de Cuba

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s