Día: enero 28, 2013

José Martí: La Edad de Oro

Posted on

https://i0.wp.com/www.lanuevacuba.com/graficas/la-edad-de-oro.jpg

Hoy en día, bueno antes del Internet, encontramos la obra infantil de Martí, La Edad de Oro, en las librerías y bibliotecas en forma de un libro. En realidad fue una revista mensual que Martí publicó para los niños, “y para las niñas, por supuesto”. Durante su larga estancia en Nueva York y en el proceso de preparar una revolución para liberar a Cuba de los abusos que cometía allí el Imperio Español, Martí nunca no se olvidó de “la esperanza del mundo”. Con un esfuerzo sobrenatural logró publicar esta obra para la posteridad de América.

Por razones que no han de ser difíciles de imaginar en un hombre con tantas responsabilidades, Martí eventualmente tuvo que suprimir esta labor. Sólo cuatro números le fueron posibles imprimir. A pesar que todos los que hemos leído esta obra nos hemos maravillado, fue tan perfecta, que no se ha podido continuar.

Índice de las composiciones en La Edad de Oro por su publicación

Primer Número
A los niños que lean “La Edad de Oro”
Tres Héroes
Dos Milagros
Meñique
Cada uno a su oficio
La Ilíada de Homero
Un juego nuevo y otros viejos
Bebé y el señor Don Pomposo
La última página
Segundo Número
La Historia del Hombre contada por sus casas
Los dos príncipes
Nené traviesa
La perla de la mora
Las ruinas indias
Músicos, poetas y pintores
La última página
Tercer Número
La Exposición de París
El camarón encantado
El Padre las Casas
Los zapaticos de rosa
La última página
Cuarto Número
Un paseo por la tierra de los anamitas
Historia de la cuchara y el tenedor
La muñeca negra
Cuentos de elefantes
Los dos ruiseñores
La Galería de las Máquinas
La última página

Índice de las composiciones en La Edad de Oro por su género

Poesías

 

A los niños que lean “La Edad de Oro”

 

Para los niños es este periódico, y para las niñas, por supuesto. Sin las niñas no se puede vivir, como no puede vivir la tierra sin luz. El niño ha de trabajar, de andar, de estudiar, de ser fuerte, de ser hermoso: el niño puede hacerse hermoso aunque sea feo; un niño bueno, inteligente y aseado es siempre hermoso. Pero nunca es un niño más bello que cuando trae en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amiga, o cuando lleva del brazo a su hermana, para que nadie se la ofenda: el niño crece entonces, y parece un gigante: el niño nace para caballero, y la niña nace para madre. Este
periódico se publica para conversar una vez al mes, como buenos amigos, con los caballeros de mañana, y con las madres de mañana; para contarles a las niñas cuentos lindos con que entretener a sus visitas y jugar con sus muñecas; y para decirles a los niños lo que deben saber para ser de veras hombres. Todo lo que quieran saber les vamos a decir, y de modo que lo entiendan bien, con palabras claras y con láminas finas. Les vamos a decir cómo está hecho el mundo: les vamos a contar todo lo que han hecho los hombres hasta ahora.

Para eso se publica La Edad de Oro: para que los niños americanos sepan como se vivía antes, y se vive hoy, en América, y en las demás tierras; y cómo se hacen tantas cosas de cristal y de hierro, y las máquinas de vapor, y los puentes colgantes, y la luz eléctrica; para que cuando el niño vea una piedra de color sepa porqué tiene colores la piedra, y que quiere decir cada color; para que el niño conozca los libros famosos donde se cuentan las batallas y las religiones de los pueblos antiguos. Les hablaremos de todo lo que se hace en los talleres, donde suceden cosas más raras e interesantes que en los cuentos de magia, y son magia de verdad, más linda que la otra: y les diremos lo que se sabe del cielo, y de lo hondo del mar y de la tierra; y les contaremos cuentos de risa y novelas de niños, para cuando hayan estudiado
mucho, o jugado mucho, y quieran descansar. Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo. Y queremos que nos quieran, y nos vean como cosa de su corazón.
Cuando un niño quiera saber algo que no este en La Edad de Oro, escríbanos como si nos hubiera conocido siempre, que nosotros le contestaremos. No importa que la carta venga con faltas de ortografía. Lo que importa es que el
niño quiera saber. Y si la carta está bien escrita, la publicaremos en nuestro correo con la firma al pie, para que se sepa que es niño que vale. Los niños saben más de lo que parece, y si les dijeran que escribiesen lo que saben, muy buenas cosas que escribirían. Por eso La Edad de Oro va a tener cada seis meses una competencia, y el niño que le mande el trabajo mejor, que se conozca de veras que es suyo, recibirá un buen premio de libros, y diez ejemplares del número de La Edad de Oro en que se publique su composición, que será sobre cosas de su edad, para que puedan escribirla bien porque para escribir bien una cosa hay que saber de ella mucho. Así queremos que los niños de América sean: hombres que digan lo que piensan, y lo digan bien: hombres elocuentes y sinceros.
Las niñas deben saber lo mismo que los niños, para poder hablar con ellos como amigos cuando vayan creciendo; como que es una pena que el hombre tenga que salir de su casa a buscar con quien hablar, porque las mujeres de la casa
no sepan contarle más que de diversiones y de modas. Pero hay cosas muy delicadas y tiernas que las niñas entienden mejor, y para ellas las escribiremos de modo que les gusten; porque La Edad de Oro tiene su mago en la casa, que le cuenta que en las almas de las niñas sucede algo parecido a lo que ven los colibríes cuando andan curioseando por entre las flores. Les diremos cosas así, como para que las leyesen los colibríes si supiesen leer. Y les diremos cómo se hace una hebra de hilo, cómo nace una violeta, cómo se fabrica una aguja, cómo tejen las viejecitas de Italia los encajes. Las niñas
también pueden escribirnos sus cartas, y preguntarnos cuanto quieran saber, y mandarnos sus composiciones para la competencia cada seis meses. ¡De seguro que van a ganar las niñas!
Lo que queremos es que los niños sean felices, como los hermanitos de nuestro grabado; y que si alguna vez nos encuentra un niño de América por el mundo nos apriete mucho la mano, como a un amigo viejo, y diga donde todo el mundo lo oiga: “¡Este hombre de La Edad de Oro fue mi amigo!”

Cuadro de Edwarol Magum en A los niños que lean La Edad de Oro, por José Martí

 
José Martí

 

 

(Tomado del Blog Damisela)

 

 

 

José Martí: El Presidio Político en Cuba

Posted on Actualizado enn

Martí publicó esta protesta en 1871. En ella el joven de 18 años denunció los horrores que presenció durante su encarcelamiento. Fue publicada por la imprenta de Ramón Ramírez en el mismo Madrid, sede del sistema que le
condenaba y donde él se encontraba desterrado.

Ésta es la primera obra de Martí que se da a la prensa. No cabe duda que es de carácter político, pero en ella podemos ver el desenvolvimiento narrativo, el simbolismo, las similitudes y el juego de simetría que emplea para darle
énfasis a la narración.

Le advertimos al lector que el contenido de esta obra no es agradable. Fueron muchos los abusos que Martí presenció y recibió, abusos que causarían el fin de la dominación española en América. Martí sólo nos cuenta de algunos, los
detalla de tal forma que es muy posible perder el apetito o tener una mala digestión. Le recomendamos que proceda con cautela, y si se altera, mañana lo puede seguir leyendo.

El Presidio Político en Cuba se encuentra separado en doce secciones o capítulos. Los presentamos en esta forma para facilitar su lectura.

Capítulo I     Capítulo VII

Capítulo II     Capítulo VIII

Capítulo III    Capítulo IX

Capítulo IV      Capítulo X

Capítulo V        Capítulo XI

Capítulo VI     Capítulo XII

 

(Tomado del Blog Damisela)

 

Portal Martiano: http://www.josemarti.cu/

 

 

La Unión Europea: Protagonismo e intervención.

Posted on

Por el Gu@jiro de Cienfuegos.

Observando las noticias que nos vienen de Chile por la cadena Telesur, hemos podido constatar que la Unión Europea está apostando mucho a su relación con América Latina.

Y yo me pregunto ¿A qué se debe esto ahora?, ¿Quieren cambiar su imagen?, o hacerle la competencia a Estados Unidos en la región, o tratar de frenar  la influencia ya creciente de China, India y Rusia en América Latina. Creo hay de todo esto, pero soy un convencido que más allá de una proyección, se trata como siempre de una estrategia imperial.

Veamos, la Unión Europea se encuentra hoy en su mayor crisis cíclica de la historia, su modelo económico es arcaico, sus pueblos sufren del desempleo y se acelera la pobreza como nunca antes, no lo digo yo, lo plantean sus propios representantes, pero paralelamente a ello su discurso sigue siendo neoliberal y convencidos apostadores del mercado libre. ¿Es esto lo que nos quieren trasladar a nuestros pueblos en un futuro inmediato?

La estrategia de la UE en lo político no se aleja obviamente de la económica, su “descubrimiento” de la CELAC y la avalancha que ha tenido en su primera cumbre trata a mi juicio buscar resonancia para aplicar la máxima de divide y vencerás, lamentablemente encontrara en aquellos, por cierto pocos, que en América Latina creen en sus discursos y promesas vacías.

Evidentemente quieren revivir el neoliberalismo, y no tan solo eso, sino tratar de volverlo a instaurar en nuestra querida región.

No obstante pienso que la UE llegó tarde, la presidencia de Cuba en la CELAC, Venezuela y los países del ALBA jugaran un rol decisivo para desenmascarar la nueva estrategia imperial.

 

 

 

¿Y usted que opina al respecto?

 

 

Exclusivo para KOKACUB@ por el Gu@jiro de Cienfuegos.

 

 

Chile: El fantasma de Pinochet y la CIA en torno a Cuba en la CELAC.

Posted on

 

cumbre celac

 Por Arthur González.

Es evidente que la derecha chilena, muy cercana a la de los Estados Unidos y a la mafia anticubana de Miami, se ha trazado un grupo de actos para intentar enturbiar la presencia del presidente cubano Raúl Castro Ruz en Santiago de Chile durante la próxima Cumbre de la CELAC, y para recibir la presidencia del nuevo bloque regional, algo que disgusta claramente a los norteamericanos, al ser considerada dicha organización como el entierro de la vieja y desprestigiada OEA, conocida como un ministerio de colonias yanqui.

El inicio de las acciones encomendadas a la extrema derecha chilena debutó con la Democracia Cristiana Chilena, la que inventó a toda carrera la celebración del “Primer encuentro internacional Oswaldo Payá”, con el propósito de enrarecer el ambiente en esa capital antes de la visita de Raúl.
Por eso invitaron a la hija de ese contrarrevolucionario, el que estuvo al servicio del gobierno norteamericano durante varios años y perdió la vida el pasado 2012 junto a otro cubano, debido a la irresponsabilidad del español Ángel Carromero, dirigente de la juventud del Partido Popular español, al conducir un auto a exceso de velocidad, mientras viajaban por el interior de la Isla entregando financiamiento a los mercenarios para la ejecución de acciones subversivas contra el gobierno de la Isla, en total injerencia en los asuntos internos cubanos y estimulando actividades provocativas diseñadas desde el exterior para desestabilizar al sistema cubano.

Ante el fiasco del citado “Encuentro”, la derecha chilena tomó como campaña denunciar al presidente cubano por considerarlo “implicado” en el apoyo a los responsables del asesinato en 1991 del senador derechista chileno Jaime Guzmán, al asegurar que vivían en Cuba, información que incluso defiende el actual ministro del Interior, Andrés Chadwick.

Jaime Guzmán es considerado uno de los ideólogos de la dictadura del asesino Augusto Pinochet (1973-1990) y fue fundador de la Unión Demócrata Independiente (UDI).
A tal punto ha llegado el caso, que el presidente actual de Chile Sebastián Piñera, y su canciller, Alfredo Moreno se vieron obligados a declarar que Castro tiene total inmunidad y nada perturbaría su presencia en Santiago.  No obstante ahora se asegura que le entregarán al presidente cubano los antecedentes de los asesinos de Guzmán, al especular que residen en la Isla.
La UDI acusó a Cuba de “amparar” a Ricardo Poblete, autor material del mencionado crimen, y a otros tres implicados, además de anunciar la intención de hacer que Castro declare en el proceso judicial que se sigue en Chile, pues los pinochetistas sueñan con meterle preso.

Mientras la UDI emplaza a Cuba a que aporte información sobre el paradero de los acusados por el asesinato del Senador Jaime Guzmán, esa organización formada casi en su totalidad por ex militares que participaron en el Golpe de Estado al Dr. Salvador Allende, o que sirvieron durante la dictadura de Pinochet en distintas áreas, no dicen ni una palabra de los cientos de miles de chilenas y chilenos que asesinaron, torturaron brutalmente, e hicieron desaparecer a otros miles en fosas comunes.

Tampoco hablan de los secuestros de niños y su relación directa con la CIA para la ejecución de sus acciones, contra la verdadera democracia constitucional de Chile. Son tan poco democráticos que acaban de celebrar un homenaje al dictador Pinochet, e incluso exhibieron un documental en el Teatro Caupolicán, con la participación en dicho homenaje del torturador Miguel Krasnoff en el Club Providencia.

Repugnancia debería darle a los que apoyan a la UDI, ya que sus miembros tienen machadas las manos y pies de la sangre generosa de los mejores hijos de la patria de San Martín y Hogigins.

¿Por qué nunca le han exigido a los Estados Unidos y a sus presidentes, que entreguen a Michael Townley, oficial de la policía secreta de Pinochet, radicado en Miami y cómplice del asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier y su colaboradora Ronni Moffitt, a Guillermo Novo Sampoll, Virgilio Paz Romero y a José Dionisio Suárez Esquivel, alias “Charco de Sangre”,  cómplices en el mismo crimen, que residen plácidamente en Miami?

Se necesita de mucha paciencia para soportar tanta desvergüenza en ese mundo corrupto plegado de terroristas y asesinos a sueldo de la CIA que aun se pasean por las calles de las ciudades latinoamericanas, después de haber cursado la Escuela de las Américas, donde aprendieron a matar y torturar, sin ni siquiera ser juzgados.

 

 

(Tomado de El Heraldo Cubano)