La fuerza de la buena influencia: Telesur y lo que viene

Posted on

Cuba ya ve Telesur

La cadena de noticias Telsur al fin entró en Cuba

Cambiarán. No lo duden, la prensa y el pueblo cubano cambiarán. A partir de este domingo, Telesur dará a las pantallas cubanas la calidad de una televisora comprometida con el periodismo y la realidad del mundo y, sobre todo, del sur y desde el sur.

Pero, ¿por qué digo que cambiarán?, ¿acaso no somos accionistas de Telesur y contribuimos a su materialización todos los días?, ¿acaso no compartimos su visión? Sí y no, no y sí, más o menos… Ahora les digo mi opinión.

Somos uno de los países que forman parte activa de la Cadena Multiestatal Telesur, eso está claro. Incluso, su visión latinoamericanista y revolucionaria es uno de los principales fundamentos defendidos por Cuba desde la arena internacional y nacional con sobradas acciones: desde médicos hasta maestros, desde combatientes hasta trabajadores sociales han llegado a diferentes países para generar cambios para el bien de los pueblos.

Pero, el pollo del arroz con pollo no es ese: es que Telesur cubre, en el mismo momento que se suceden, acontecimientos que la prensa cubana tarda horas, e incluso días en valorar la forma de su divulgación; y, socialmente, da protagonismo a los pueblos que reclaman las cosas como se debe: a voz en cuello y sin tapujos –recordemos que en América Latina la desigualdad alcanza grandes proporciones y los pueblos dominan las formas de reclamar sus derechos, sean cuales sean.

Ahora, inserten esos modelos de periodismo y sociedades en convulsión en un país donde la prensa está burocratizada, o donde los escuetos y pequeños resúmenes internacionales de los noticieros apenas dan una visión parcializada y muchas veces parca –por la poca contrastación y el escaso tiempo del que disponen–, de la realidad internacional –en contraste a los “acontecimientos en pleno desarrollo” que cubre genialmente Telesur–; o donde el pueblo cubano, más allá de su acostumbrada crítica indiscriminada con lo que sea, carece de la espontaneidad necesaria, siquiera, para organizar actos en apoyo a los Cinco o por la salud de Chávez, si no median instituciones.

El encontronazo de realidades es brutal. Pero yo contento, porque puede ser el motor necesario para que una y otro –prensa y pueblo– se incorporen con valentía y fuerza suficientes al proceso de cambios políticos, económicos y sociales que realiza el Estado cubano con la dirigencia de Raúl Castro.

Los cambios en el periodismo cubano comenzarán –gústele a quien le guste y pésele a quien le pese–, cuando los profesionales y/o “desprofesionales” del sector se den cuenta de a “qué” periodismo sometemos todos los días a nuestros los televidentes, radioyentes y lectores, salvo, como siempre, contadas y geniales excepciones en cada medio, pero que, por desgracia, no son mayoría.

La forma y los contenidos con que trabaja Telesur rebasan por mucho las prácticas periodísticas, condiciones técnicas y amplitud de visión de sus semejantes cubanos. El análisis social, político, económico como premisa; la inmediatez con que cubren los acontecimientos; la profesionalidad y soltura que profesan sus corresponsales y demás trabajadores; así como la eficacia de sus políticas editoriales, la originalidad en la propaganda y la frescura de su imagen, son la prueba irrefutable de que, si “los malos” venden muy bien empacadas y con mucha inteligencia sus dañinas y manipuladas ideas, entonces nosotros, “los buenos”, tenemos que vender mucho mejor nuestras buenas y necesarias ideas. ¿Quién dijo que la verdad, la justicia y/o la bondad tienen en sí mismas la capacidad de triunfar y de aceptarse como necesarias? Lo que no se anuncia –y bien– no se vende, sea un producto comercial o una idea. Y eso lo tiene claro Telesur, y parece, nosotros no.

Telesur, además, es la punta de lanza comunicativa y noticiosa de la integración bolivariana y se ha encargado de difundir el mensaje de cambio de los países del ALBA con magníficas estrategias comunicativas, ¡no por gusto tienen los recursos que tienen! Ojalá, entonces, alguien se dé cuenta en Cuba de que la buena prensa es fundamental para cualquier Revolución.

En cuanto al pueblo, “aprepárense”, va a tener todas las herramientas para diseccionar el trabajo de los periodistas nacionales, y contrastará, por primera vez en décadas, su realidad nacional con otras realidades que hasta hace días, a la gran mayoría, solo les llegaba por medio de cuentos, novelas, películas, o cortos resúmenes nocturnos llamados “Lo mejor de Telesur” que se trasmitían con un día de atraso.

Pero con todo esto, nadie dude que la decisión de dotar a los cubanos de uno de los mejores canales de noticias de toda América era necesaria y se revertirá en inmejorables resultados. La democratización de la información, así como la socialización del poder son y deben ser siempre la mejor divisa de cualquier sociedad revolucionaria, y Cuba busca recuperar el terreno perdido, por disímiles factores, en estos campos. Tanto así que, puedo asegurar desde ahora, la manipulación mediática contra el pueblo cubano perderá muchas posibilidades con el acceso a esta televisora, al igual que estaremos combatiendo eficazmente la idiotización enajenante de los DVDs y las computadoras a la que tanto apuestan los enemigos de la Revolución en la lucha ideológica.

 

Como dice un amigo: “seguiremos informando a nuestro pueblo”, ahora, desde Telesur

 

 

(Tomado de Al doblar la Esquina)

 

 

2 comentarios sobre “La fuerza de la buena influencia: Telesur y lo que viene

    recovering hard drive data escribió:
    mayo 26, 2013 en 8:07 pm

    Consult with your agent and ask which ones they have
    and which ones you qualify for a special commuter discount.

    find out here now escribió:
    junio 11, 2013 en 10:57 am

    Let’s commencement by seeming at to target the bulwark and maneuver your eyes, with out changing trueness about abs your aspect, top to nates on the bulwark. Bit By Bit lower your legs back Rugged halting, tennis. I in reality met Mike formerly at an internet commercialising group discussion, yields you 770 kilocalories. Some someone only uptake the dieting drops but do not do bit of get trueness about abs without expending a lot of try? Blood course to the gut is qualified is on par with gym free-based singles, but in to a lesser extent time and without making any in reality workout.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s