Día: enero 17, 2013

Raúl Castro, el verdadero disidente

Posted on Actualizado enn

 

Por: Salim Lamrani

Opera Mundi

http://operamundi.uol.com.br/view/id/26621/titulo/raul+castro+el+verdadero+disidente.shtml

Contrariamente a una idea ampliamente difundida, particularmente en Occidente, el debate crítico está presente en la sociedad Cuba. Así, el crítico más virulento del país se llama Raúl Castro.

En Occidente, Cuba es representada como una sociedad cerrada sobre sí misma, donde el debate crítico es inexistente y la pluralidad de las ideas prohibida por el poder. En realidad, Cuba está lejos de ser una sociedad monolítica que compartiría un pensamiento único. En efecto, la cultura del debate se desarrolla cada día más y la simboliza el Presidente cubano Raúl Castro que se ha convertido en el primer crítico de las vicisitudes, contradicciones, aberraciones e injusticias presentes en la sociedad cubana.

La necesidad de cambio y del debate crítico

En diciembre de 2010, en una intervención ante el Parlamento cubano, Raúl Castro tuvo un discurso más alarmista y puso al gobierno y a los ciudadanos frente a sus responsabilidades: “O rectificamos o ya se acabó el tiempo de seguir bordeando el precipicio, nos hundimos, y hundiremos”.[1] También agregó poco tiempo después: “es imprescindible romper la colosal barrera sicológica que resulta de una mentalidad arraigada en hábitos y conceptos del pasado”.[2]

Raúl Castro también fustigó la debilidad del debate crítico en Cuba. También fustigó los silencios, la complacencia y la mediocridad. Lanzó un llamado a más franqueza. “No hay que temerle a las discrepancias de criterios […], las diferencias de opiniones, que […] siempre serán más deseables a la falsa unanimidad basada en la simulación y el oportunismo. Es por demás un derecho del que no se debe privar a nadie”. Castro denunció “el exceso de secretismo a que nos habituamos durante más de 50 años” para ocultar errores, fallos y yerros. “Es necesario cambiar la mentalidad de los cuadros y de todos los compatriotas”, agregó[3].

Sobre los medios, dijo lo siguiente:

Nuestra prensa habla bastante de eso, de los logros de la Revolución, en los discursos también abundamos; pero hay que ir a la médula de los problemas […]. Soy un defensor de la lucha contra el secretismo, porque detrás de esa adornada alfombra es donde se ocultan las fallas que tenemos, y los interesados en que sea así y siga así. Y yo recuerdo algunas críticas; “sí, saquen en el periódico tal crítica”, le orienté yo mismo […]. Inmediatamente la gran burocracia empezó a moverse: “Esas cosas no ayudan, desmoralizan a los trabajadores”. ¿A qué trabajadores van a desmoralizar? Como en una ocasión, en la gran empresa estatal lechera, El Triángulo. Se llevaba semanas, porque uno de los camiones de esa vaquería que estaba ahí en Camagüey estaba roto, y entonces toda la leche que se producía en las vaquerías de esa zona, de ese lugar se la echaban a unos cerdos que estaban criando. Fue entonces que le digo a un secretario del Comité Central para atender la agricultura en esa etapa, mete en Granma, cuenta todo esto que está pasando, haz una crítica. Algunos vinieron y hasta me comentaron que: “Esas cosas no ayudan, porque desmoralizan a los trabajadores”. Lo que no sabían que era yo el que lo había orientado.[4]

El 1 de agosto de 2011, durante su discurso de clausura de la VII Legislatura del Parlamento Cubano, Raúl Castro reiteró la necesidad del debate crítico y la controversia en la sociedad: Todas las opiniones deben ser analizadas, y cuando no se alcance el consenso, las discrepancias se elevarán a las instancias superiores facultadas para decidir y además nadie está mandatado para impedirlo”. [5] Llamó a acabar con “el hábito del triunfalismo, la estridencia y el formalismo al abordar la actualidad nacional y generar materiales escritos y programas de televisión y radio, que por su contenido y estilo capturen la atención y estimulen el debate en la opinión pública” para evitar “materiales aburridos, improvisados y superficiales” en los medios de comunicación.[6]

La corrupción

Raúl Castro tampoco eludió el problema de la corrupción: “Ante las violaciones de la Constitución y de la legalidad establecida no queda otra alternativa que recurrir a la Fiscalía y los Tribunales, como ya empezamos a hacer, para exigir responsabilidad a los infractores, sean quienes sean, porque todos los cubanos, sin excepción, somos iguales ante la ley”.[7] Raúl Castro, consciente de que la corrupción también afecta a los altos funcionarios, ha mandado un mensaje claro a los responsables de todos los sectores: “Hay que luchar para desterrar definitivamente la mentira y el engaño de la conducta de los cuadros, de cualquier nivel”. De modo más insólito se ha apoyado en dos de los diez mandamientos bíblicos para ilustrar sus puntos: “No robarás” y “no mentirás”. Del mismo modo, ha evocado los tres principios éticos y morales de la civilización inca: “no mentir, no robar, no ser holgazán”, los cuales deben guiar la conducta de todos los responsables de la nación. [8]

La libertad religiosa

Del mismo modo, Raúl Castro condenó severamente las derivas sectarias. Así, denunció públicamente por televisión algunos atentados a la libertad religiosa debidos a la intolerancia “enraizad[a] en la mentalidad de no pocos dirigentes en todos los niveles”.[9] Evocó el caso de una mujer, cuadro del Partido Comunista, con trayectoria ejemplar, quien fue apartada de sus funciones, en febrero de 2011, por su fe cristiana y cuyo salario fue reducido en un 40%, en violación del artículo 43 de la Constitución de 1976 que prohíbe todo tipo de discriminación. El presidente de la República denunció así “el daño ocasionado a una familia cubana por actitudes basadas en una mentalidad arcaica, alimentada por la simulación y el oportunismo”. Recordó que la persona víctima de esta discriminación había nacido en 1953, fecha del ataque al cuartel Moncada por los partidarios de Fidel Castro contra la dictadura de Fulgencio Batista, Raúl Castro expresó lo siguiente:

Yo no fui al Moncada para eso […]. De la misma forma, recordábamos que el 30 de julio, día de la reunión mencionada, se cumplían 54 años del asesinato de Frank País y de su fiel acompañante Raúl Pujol.  Yo conocí a Frank en México, lo volví a ver en la Sierra, no recuerdo haber conocido un alma tan pura como esa, tan valiente, tan revolucionaria, tan noble y modesta, y dirigiéndome a uno de los responsables de esa injusticia que cometieron, le dije: Frank creía en Dios y practicaba su religión, que yo sepa nunca dejó de hacerlo ¿Qué hubieran hecho ustedes con Frank País?[10]

La productividad, el salario mensual y la libreta de abastecimiento

En cuanto a la productividad y la política económica, Raúl Castro admite “una ausencia de cultura económica en la población”, así como los errores del pasado. “No pensamos volver a copiar de nadie, bastantes problemas nos trajo hacerlo y porque además mucha veces copiamos mal” Leer el resto de esta entrada »

Un operador de drones cuenta su historia

Posted on Actualizado enn

Nicola Abé

Exsoldado Brandon Bryant

Un soldado se propone graduarse como primero de su clase. Lo consigue y se convierte en operador de aviones no tripulados (los denominados “drones”) con destino en una unidad especial de las Fuerzas Aéreas de USA en Nuevo México. Desde su puesto de trabajo mata a docenas de personas, hasta que un día se da cuenta de que no puede seguir haciéndolo.

Durante más de cinco años, Brandon Bryant trabajó en un compartimiento rectangular sin ventanas, del tamaño de un remolque, en el que el aire acondicionado mantenía una temperatura constante a 17º grados y, por razones de seguridad, la puerta no podía abrirse. Bryant y sus compañeros de trabajo se sentaban frente a catorce monitores de ordenador y cuatro teclados. Cuando Bryant pulsaba un botón en Nuevo México, alguien moría al otro lado del mundo.

El compartimiento de pilotaje resuena con el zumbido de los ordenadores. Es el cerebro de un avión no tripulado, la cabina en la jerga de la Fuerzas Aéreas. Pero los pilotos no están volando por el aire, sólo están sentados ante los controles.

Bryant fue uno de ellos y recuerda con nitidez un incidente que ocurrió cuando un avión no tripulado Predator planeaba haciendo ochos en el cielo sobre Afganistán a más de 10.000 kilómetros de distancia. Abajo, en el punto de mira, había una casa de techo plano de barro con un cobertizo para guardar cabras. Cuando Bryant recibió la orden de disparar, presionó un botón con la mano izquierda y señaló el techo con un láser. El piloto que estaba sentado junto a él apretó el gatillo de una palanca de mandos y el Predator lanzó un misil Hellfire. Quedaban dieciséis segundos hasta el impacto.

–Esos momentos avanzan como a cámara lenta –dice hoy.

Las imágenes que transmitía una cámara de infrarrojos conectada al avión no tripulado aparecieron en su monitor, emitidas por satélite con un retraso temporal de entre dos y cinco segundos.

Faltaban siete segundos y no había nadie a la vista en tierra. Bryant todavía hubiese podido desviar el misil en aquel momento. El tiempo se redujo a tres segundos y Bryant se sentía obligado a contar cada píxel en el monitor. De repente, dice, vio a un niño que doblaba la esquina.

El segundo cero fue el instante en el que el mundo digital de Bryant chocó con la realidad en un pueblo entre Baghlan y Mazari Sharif.

Bryant vio un destello en la pantalla: era la explosión. Parte del edificio se derrumbó. El niño había desaparecido. Sintió un malestar en el estómago.

–¿Acabamos de matar a un niño? –le preguntó al hombre que estaba a su lado.

–Sí, supongo que era un niño –le respondió éste.

–¿Era un niño? –escribieron en el chat del monitor.

Entonces, una persona que no conocían respondió. Era alguien que estaba sentado en un centro de mando militar en algún lugar del mundo y que había observado su ataque.

–No, era un perro –escribió.

Revisaron la escena en el vídeo. ¿Un perro con dos piernas? Leer el resto de esta entrada »

La historia que no cuenta el Miami Herald sobre Cubana de Aviación.

Posted on

Por Arthur González.

IL 96 Tm cubana ade aviación

El 14.01.2013 El Nuevo Herald, de Miami divulgó una falsa  noticia titulada  “De la euforia callejera y la realidad cubana”, donde se cuestiona la política de la aviación civil cubana.

El diario Intenta trastocar la historia, al asegurar que   “…la baja demanda de pasajeros y la pésima dirección del país, causaron un fuerte impacto en los costos operacionales de Cubana de Aviación. El transporte aéreo del país estuvo completamente en quiebra. Cuba se quedó sin aviones y tuvo que vender su cielo, sus rutas transoceánicas y  domésticas”.

¿Y dónde dejó las presiones y prohibiciones del gobierno norteamericano y sus leyes aun vigentes del Bloqueo, que impiden a Cuba adquirir aeronaves fabricadas en los EE.UU.   o que tengan más del 10% de componentes norteamericanos? ¿Dónde dejaron escondidas las presiones al gobierno británico para que no vendiera aeronaves a Cuba, con el fin de que Cubana de Aviación quebrara?

¿Esclerosis total que les hizo olvidar que cuando las autoridades aeronáuticas de la Habana arrendaron varios aviones Boeing de la línea aérea AOM, no pudieron seguir el contrato por prohibiciones del gobierno norteamericano para el mantenimiento de las naves y  fueron paradas en el aeropuerto internacional José Martí a la vista de todos, sin que se pudieran emplear más nunca?

Los empresarios extranjeros y cubanos residentes en Miami se aprovecharon de estas circunstancias para hacer sus negocios con Cuba, logrando jugosas ganancias, dejándole de pagar a las Instituciones cubanas los adeudos millonarios que tenían. Ninguno vendió un avión a Cuba ni ayudaron a eliminar una sola de las criminales leyes de la Guerra Económica.

 

Si el gobierno norteamericano les otorgó licencias fue porque las ganancias no eran para Cuba sino para los ciudadanos norteamericanos, decir lo contrario es tergiversar la verdad, algo muy cotidiano en Miami cuando se trata de asuntos de la Isla.

 

 

(Tomado del Heraldo Cubano)

 

 

¿Quién privará ahora a los cubanos del derecho a viajar?

Posted on

cuba_viaje Por Jorge Gómez Barata

Ahora se comprobará que a norteamericanos y europeos no les interesan los derechos de los cubanos sino la posibilidad de manipularlos.

Con razones y sin ellas, principalmente para defenderse de la manipulación de los procesos migratorios utilizados por Estados Unidos como arma política contra la Revolución, desde 1959 el gobierno cubano exigió a sus ciudadanos un “Permiso de Salida” para viajar al extranjero, poco después, en 1961 estableció la autorización de entrada para los nacionales que retornaban; en 1976 introdujo el concepto de “salida definitiva” y en 1987 la “Carta de Invitación”* y sucesivamente adoptó otras medidas que objetivamente limitaban ciertos derechos, incluso a quienes no deseaban emigrar, sino solamente viajar y regresa.

De ese modo, al estimulo de la emigración ilegal y a la manipulación norteamericana y contrarrevolucionaria de los viajes, se sumaron los ataques y las críticas a la Revolución por las medidas defensivas que justificadamente adoptaba a las cuales, la burocracia nativa añadió no pocos absurdos, entre ellos controles y cobros injustificados. De ese modo a la mala fe enemiga se agregó el descontento de personas en Cuba y se configuró un cuadro que mezcló críticas legítimas con estereotipos burdamente exagerados.

Mientras esto ocurría, a lo largo de medio siglo por razones diversas pero sobre todo aludiendo la condición de “posible emigrante” o la de “funcionario del régimen”, sin que nadie lo aludiera ni lo denunciara, los gobiernos de Estados Unidos, Europa y algunos países latinoamericanos han negado sistemáticamente visas de entradas para los cubanos o han establecido para ellos exigencias adicionales.

 

Ahora de una parte todo cambio y, como los ciudadanos de casi todo el mundo, los cubanos podrán viajar adonde deseen y puedan hacerlo. Cuando lo hagan las autoridades isleñas le desearán buen viaje, buena estancia y al regreso les darán la bienvenida. Las facilidades son inmensas porque esas libertades les permiten aprovechar los privilegios de acogida promovidos por Estados Unidos y otros estados para cuyo disfrute se exigía una ruptura con el país.

En cualquier caso, todo aquello es ahora agua pasada. La rectificación llegó y aunque los encargados de la propaganda oficial se dan “un tiro en el pie” al insistir que se procura “regularizar los procesos migratorios” cuando en realidad se trata de restablecer las facilidades para viajar, internamente se han eliminado prácticamente todas las prohibiciones y trabas.

Así las cosas, ya los cubanos no necesitan permiso para viajar, la emigración no es “definitiva” y nadie viola su derecho a salir del país. Ahora bien: ¿Qué pasa con las autorizaciones de entrada? Será acaso que Estados Unidos y Europa que criticaban al gobierno cubano por exigir el “permiso de salida” se comportaran con generosidad ante los cubanos y serán liberales al otorgar visas de entrada en sus territorios.

Veinticuatro horas antes de la entrada en vigor del decreto normalizador de las facilidades para viajar (no necesariamente para emigrar) un funcionario del Consulado Español en La Habana me comentó: “Emigración nos ha pasado el petate. Los criollos que los presionaban en sus oficinas para obtener un permiso de salida ahora vendrán a por nosotros para que les otorguemos una visa…”

Cuba,  a pesar de toda la campaña norteamericana de descredito, le daba permiso a la inmensa mayoría de los cubanos para que viajaran.

La película se invirtió: ¿Quién privará ahora a los cubanos del derecho a viajar? Era hora de emplazar a los que durante décadas representaron el papel de “buenos”. Ahora se comprobará que a norteamericanos y europeos no les interesan los derechos de los cubanos sino la posibilidad de manipularlos y, otra vez serán colocados antes sus inconsecuencias.

 

 

(Tomado de la Chiringa de Cuba)

 

 

Comenzamos a dar peste: Ecuador exigirá carta de invitación a los cubanos (+Las 11 Leyes)

Posted on

 La Chiringa de Cuba 

Ecuador anuncia que exigirá carta de invitación a los cubanos

cubanosenecuador

Ecuador decidió este martes solicitar carta de invitación a los cubanos que deseen ingresar al país, según un comunicado de la cancillería reseñado por medios locales.

“La carta deberá ser legalizada ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración y cumplir con requisitos orientados a contribuir a la vigencia de un flujo migratorio ordenado entre ambos países e impedir el tráfico de personas”, reza el comunicado.

El documento será otorgado por un ecuatoriano o extranjero con visa de inmigrante, mediante declaración juramentada, en la que se compromete a cubrir gastos de alojamiento, alimentación y atención médica de su invitado.

Un ecuatoriano o extranjero residente “podrá invitar solamente a un ciudadano cubano en un periodo de doce meses”.

La decisión de introducir el requisito fue comunicada oficialmente al Gobierno de Cuba, según la cancillería.

“De conformidad con la Constitución, Ecuador reitera su adhesión a los principios de la libre movilidad de los seres humanos y a los postulados que buscan su ejercicio de manera libre, digna e informada, por lo que rechaza las políticas de discriminación y que criminalizan la migración”, expresa la nota.

Más de 100.000 cubanos han viajado a Ecuador en los últimos años, desde que el Gobierno de Rafael Correa dejara de exigir visa a los naturales de la Isla.

Fuente: DDC

Ver en pdf: Formato de la carta de invitación para viajar a Ecuador

 

Nota 1: Ya también comenzaron los reclamos de intelectuales cubanos: Elaine Díaz 

 

Querido Rafael Correa,

Consternada me deja la introducción, por parte de su gobierno, de la carta de invitación como requisito de entrada a su país. Más confusa me deja esta aclaración: “El papel debe consignar que el ecuatoriano o el extranjero con visa de inmigrante que invita a un ciudadano cubano tiene solvencia económica y se compromete a cubrir todos los gastos, incluyendo atención médica, durante la estadía del invitado”.

Le cuento, Correa, que en Cuba somos extremadamente humildes y no nos gusta hacer alarde de riqueza económica, pero muchísimos ciudadanos de mi país no necesitan que ningún otro ciudadano del mundo corra con sus gastos.

Como ciudadana cubana, cuyo salario no alcanza para visitar Ecuador sin visa o Europa con visa, me siento profundamente ofendida por este drástico cambio a solo unos días de la reforma migratoria cubana.

Si fuéramos Brasil, incluiríamos mañana una regulación que pidiera no solo carta de invitación, sino reserva de pasaje de ida y regreso, estados de cuentas bancarias y reservación en un hotel a los ciudadanos de su país.

En lugar de eso, espero que en mi país se continúen formando, gratuitamente, a sus estudiantes en nuestras universidades, curando a sus enfermos y asistiendo a su nación en programas de desarrollo social.

Latinoamericanamente,

Elaine Díaz

Fuente: FaceBook/Elaine Díaz

 

Creo que las únicas prohibiciones deberían ser estas: 

PROHIBICIONES PARA VIAJAR!!!!

 

Fuentes: Chiringa de cuba y FaceBook