Y no pasa ná.

Posted on

 

Por: Osmany Sánchez / La Joven Cuba

En los últimos 2 ó 3 años han sucedido cosas en Cuba que eran impensables décadas atrás. Las transformaciones que se llevan a cabo dentro del proceso de actualización del modelo económico cubano abarcan todas y cada una de las esferas de la sociedad.

Trabajo por cuenta propia, venta de computadoras, posibilidad de hospedarse en hoteles, acceso a la telefonía celular, eliminación de restricciones para viajar, entrega de tierras, inversión extranjera en la industria azucarera, cooperativas no agropecuarias, posibilidad de vender casas y carros.y vienen otras “más complejas y de mayor impacto”. Todo esto se ha hecho y como me decía un amigo hace poco: “se hacen y no pasa ná”.

No pasa ná porque es lo que se ha estado pidiendo durante mucho tiempo y la gente lo esperaba. Con cada uno de estos cambios se le van acabando las “balas” a los detractores de la Revolución. Los más serios reconocen que en Cuba a la gente lo que le afecta son los problemas económicos.

Muchos de estos cambios necesitan meses de estudio pues es mejor demorarse que luego dar un paso atrás cuando ya esté puesto en práctica, un ejemplo es la eliminación de la doble moneda. Todos queremos que eliminen esa dualidad pero sabemos que no es tan sencillo. Eso se entiende y se comprende.

Lo que es difícil de entender es cuando no se ponen en práctica cosas que a todas luces no parecen complicadas o al menos no se explica cuál es la complicación. Para alegría de muchos se están poniendo por la televisión juegos de la NBA y para agradable sorpresa mía también un compendio de las mejores jugadas de las Grandes Ligas.

¿Por qué no hacerlo? Todos esos materiales circulan en la calle por memorias flash o son vendidos en DVD. Hace poco un primo mío me mostraba en la computadora todos los juegos de la última Serie Mundial, los juegos le llegaban todas las semanas y él vive en un “pueblo de campo”. Si ponemos lo mejor del fútbol mundial porqué no hacer lo mismo con nuestro deporte nacional.

Una razón pudiera ser que en esos juegos aparecen muchos jugadores cubanos pero es que todo el mundo sabe que están allá, esconder ese hecho es imposible, lo que se debe hacer es enfrentar esa realidad y hacerlo con dignidad. ¡Cuánta indignación causó entre los que estaban viendo el juego de Cuba y un equipo mexicano cuando cada vez que hablaban de peloteros cubanos en Grandes Ligas, se producía una “Falla de origen”! Eso es una burla a la inteligencia de las personas.

En el deporte nacional los Cienfuegueros son los “Elefantes”, los Espirituanos son los “Gallos” y los Avileños son los “tigres”. Sus mascotas son parte del espectáculo en cada juego de pelota sin embargo en sus uniformes llevan camarones o puentes, pero no esas figuras que los identifican. Si los aficionados lo piden, si los periodistas lo piden, entonces ¿quién es el que decide eso?

A cuántos no les ha sucedido que luego de meses y hasta años enamorados en secreto de una mujer, sin decirle algo por temor a ser rechazado, se decide un día y en entonces le dicen: “al fin te decidiste” o “qué lástima que te decidiste ahora, es demasiado tarde”.

Nosotros nos decidimos a cambiar, de nada servirá que nos dediquemos a analizar si debimos o no debimos hacerlo antes, lo que importa es que se hagan y si como hasta ahora las decisiones coinciden con el deseo del pueblo, entonces no pasa ná como decía mi amigo y los agoreros se quedarán con las ganas y las maletas preparadas: una vez más.

jovencuba | enero 10, 2013 en 8:45 am | Categorías: Cuba | URL: http://wp.me/pRuWw-1SH

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s