Una herramienta para construir el socialismo

Posted on

construccion-socialismoPor: Roberto G. Peralo (La Joven Cuba)

El 1ro de enero del 2013 constituye una fecha histórica; la puesta en funcionamiento de la nueva Ley 113 del sistema tributario aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular, marcará un antes y un después en el proceso de construcción del socialismo cubano.

Uno de los problemas aún sin solución y que debe enfrentar nuestra generación, es la “teoría económica del socialismo”. ¿Cómo a través de las estructuras sociales y de la organización del sistema político se puede dar cumplimiento a la ley fundamental del socialismo “de cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades”? Buscando respuestas en los manuales (que el Che caracterizara como “ladrillos soviéticos que tienen de inconveniente no dejarte pensar”), la solución que se brinda es utilizar los instrumentos económicos como la dirección planificada de la economía nacional por un estado que centraliza todas las decisiones, vinculándola con la Ley del Valor, tales como el dinero, el crédito, el comercio y el cálculo económico.

Está más que demostrado, la utilización de estos métodos destruye las bases económicas de cualquier país y lo alejan de cualquier intento de construir una sociedad justa, aunque esas sean las intenciones.

También es evidente que una ley tributaria por si sola no garantiza el desarrollo sostenible de la economía, ni una distribución equitativa de la riqueza. Ejemplo de esto los tenemos de sobra: Bush con sus políticas fiscales, ha llevado a la quiebra al Estado más poderoso del mundo. Cuando vemos las estadísticas de los países de America Latina después de 20 años de gobiernos neoliberales, contamos con la región más desigual del planeta, el 5 porciento de la población es dueña del 80 porciento de las riquezas.

Al estudiar la ley tributaria cubana, me percato que va en busca de establecer los principios para el reordenamiento de la economía. Si se aplica bien este instrumento puede garantizar los niveles suficientes de ingresos para respaldar los gastos sociales del país. Era una práctica habitual del Ministerio de Finanzas pedir una modificación al presupuesto del Estado por quedarse sin financiamiento, provocando un déficit no planificado, causa fundamental de la inflación de los precios. Ahora se puede controlar el déficit en rangos sostenibles para la economía.

También busca garantizar la redistribución de los ingresos percibidos por sectores con mayor capacidad económica, protegiendo a las personas de más bajos ingresos. Algo muy importante en este aspecto es que tiene como base el principio de generalidad, combinando este con regímenes especiales y beneficios fiscales. Con estos mecanismos económicos se puede incentivar una cultura ecológica en el sector empresarial, además de ir estimulando que predominen las relaciones de propiedad colectiva y la distribución de la riqueza que se genera del trabajo en colectivo por encima de la propiedad individual.

Lo más significativo e importante a mi entender y que marca un antecedente para el resto de la leyes que están por venir es que las medidas tributarias serán aplicadas de manera gradual, tendrán un carácter activo y flexible que permiten cambiar las bases imponibles, tipos impositivos, formas y plazos de pago, según las particularidades de un sector o territorio. Esto a su vez de ser una gran oportunidad para los gobiernos municipales y provinciales se convierte en un gran reto. ¿Estarán preparados nuestros dirigentes para aplicar una herramienta tan compleja?

¿Serán capaces, sin violar leyes económicas, ir ubicando el capital que genere la sociedad en el lugar, el momento y la cantidad adecuada, garantizando el desarrollo sostenible de la sociedad en su conjunto y no de un sector o parte de ella?

Las políticas fiscales pueden ser el timón que conduzcan a la sociedad por la senda de la construcción del socialismo. Pero alerto que no pueden ser los incentivos económicos el motor impulsor, vuelvo a recurrir al Che El Socialismo es un fenómeno de conciencia y hay que desarrollar esa conciencia en el hombre, de donde la educación individual y colectiva para el comunismo es una parte consustancial a él…” por lo que a la ley tributaria se le debe de dar un enfoque educativo y a través de los incentivos económicos ir educando y transformando la conciencia del hombre para poder construir esa sociedad mejor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s