Día: diciembre 17, 2012

Cuba: Peregrinación por San Lázaro

Posted on

 

Yamil Lage/AFP

Yeniel Zamole se arrastró cinco kilómetros con un bloque de cemento encadenado a un pie para agradecerle a San Lázaro por la salud de su hija, mientras otros creyentes pidieron este lunes al santo más venerado de Cuba que interceda por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

 

“Esta promesa yo la hago por la devoción de mi hija, que volvió a caminar aquí gracias a San Lázaro”, dijo Zamole, un ceramista de 25 años que pagó una promesa a un ser milagroso venerado por católicos y santeros (practicantes de cultos de origen africano), en un país comunista que hasta 1992 era oficialmente ateo, antes de convertirse en laico.

Cada 17 de diciembre, cientos de miles de cubanos acuden al Santuario de San Lázaro en El Rincón, 30 kilómetros al suroeste de La Habana, a venerar a quien los católicos identifican con San Lázaro Obispo y los santeros con Babalú Ayé.

Visitada por el Papa Juan Pablo II en su histórico viaje en enero de 1998, esta pequeña ermita es junto a un leprosario el principal lugar de devoción a esta deidad de creación popular, en una peregrinación en la que las plegarias se mezclan con el reggaeton, el pan con lechón, el ron y los habanos.

La caminata de cinco kilómetros, desde el pueblo de Santiago de las Vegas hasta el Santuario, muchos la cumplen vestidos con tejidos de yute o ropa de color morado. Decenas de fieles se martirizan durante el camino y entran al templo extenuados, arrastrándose, de rodillas, rodando o dando volteretas.

Yeniel Zamole arrastró un bloque de cemento, otros llevaban rocas, grilletes o incluso un trozo de raíl. Un hombre rodó por la ruta con dos velas encendidas sujetadas con los dedos de los pies.

La caminata, que partió el domingo, se desarrolló bajo una fuerte vigilancia policial, en un ambiente de feria -como en años anteriores-, con puestos de comida criolla y música a todo volumen, que se mezclaba con las ventas de flores, velas y estatuillas de yeso de San Lázaro de diferentes tamaños.

Una vez en el templo, los creyentes y pagadores de promesas depositaban su ofrenda al santo y rezaban, mientras el público se renovaba incesantemente.

“Mi niña cuando nació se vio muy grave. Yo le hice una promesa a él (San Lázaro) que si mi niña no iba más nunca a un hospital ingresada, yo iba a venir todos los años que yo pudiera venir”, dijo a la AFP Yaniset Avila, quien acudió con su hija, que ahora tiene 11 años.

“Vengo porque mi niña estuvo grave hace tres años y ya está bien. Hice una promesa por 10 años”, dijo a la AFP Jorge, quien se gana la vida haciendo y vendiendo dulces en La Lisa, un suburbio del oeste de La Habana.

Algunos fieles tuvieron este año un nuevo motivo para rogarle a San Lázaro: la salud del presidente de Venezuela, principal aliado político y socio comercial de Cuba, quien fue operado el martes de la semana pasada por cuarta vez de cáncer en La Habana.

“Chávez es lo máximo, es muy bueno, él es un presidente bueno”, dijo a la AFP Patricia Ascuí Martínez, una anciana de la provincia occidental de Pinar del Río que encendió velas y oró ante una pequeña foto del mandatario que otro peregrino pegó en un muro dentro del Santuario.

Olivia Valle, otra mujer de Pinar del Río que le rezaba a la foto del mandatario venezolano, expresó: “Él es muy humano, se preocupa por todo el mundo, estamos pidiendo por él en las oraciones que hacemos”.

“Rezo para Chávez, pobrecito, para que le ayude San Lázaro. Le deseo mucha salud, él es bueno, yo no soy boba, él es bueno”, indicó María Caridad González, de la provincia central de Villa Clara.

En el plano económico, hay vecinos de El Rincón que aprovecharon la masiva afluencia de gente para ganar algún dinero vendiendo flores o comida, pero algunos se quejaron de que las ventas no fueron muy buenas.

“La venta está floja, porque hay muchos vendedores”, dijo Walnier Pérez Morales, quien vendía girasoles y extrañas rosas fuera de su casa.

“La devoción por San Lázaro sigue siendo la misma, pero (las autoridades) dieron muchas licencias de venta este año”, se lamentó.

 

Yamil Lage/AFPYamil Lage/AFPYamil Lage/AFP

(Tomado de Cubadebate)

 

Blogueros revolucionarios, no daños colaterales

Posted on

Blogueros asistentes al BlogazoXCuba en el Morrillo, Matanzas 

Por: Harold Cárdenas Lema (La Joven Cuba) en Cubainformación

“Cuídate de la política, tan emocionante como laberíntica” “Cuídate de la política, lo mismo te eleva que te deja con la lengua fuera”.

Buena Fe (2012)

La blogosfera cubana ha crecido mucho, se ha diversificado y han surgido nuevos espacios en los últimos tiempos que la hacen más rica y se va pareciendo cada vez más a la sociedad cubana.

Hemos ganado un poco de reconocimiento en algunos espacios, algunas personas ya saben qué es un bloguero, aunque la mayoría de la población nacional todavía permanece al margen de lo que para nosotros es una realidad cotidiana.

Entre nuestros desafíos quizás el mayor sea superar el desigual combate ideológico (y tecnológico) que tiene lugar en Cuba. Mientras se amplifiquen los errores y se silencien los aciertos de la Revolución, la pelea está amañada. Pero está claro que no podemos responder con la misma moneda, dar una imagen de que “todo está bien” cuando tenemos tantas contradicciones por resolver, ese enmascaramiento (entre muchas razones) le costó el Socialismo a los soviéticos y sería realmente tonto repetir los errores de otros.

En los últimos meses son varios los ejemplos que demuestran cuánto camino falta por recorrer, cuántas incomprensiones e ignorancia hacia nuestra labor existe todavía, y cuan vulnerables somos todos nosotros. Uno de los objetivos incumplidos durante el BlogazoxCuba que reunió a un buen número de cibernautas cubanos, fue crear un mecanismo de defensa que nos represente, porque en un país en el que aún no tenemos una ley que regule de forma clara y sin ambigüedades el uso de Internet, estamos supeditados a la subjetividad de cualquier funcionario.

Lamentablemente todavía estamos en un contexto muy agresivo para nosotros: cuando un bloguero se equivoca está cometiendo un error imperdonable pero cuando un funcionario equivocadamente arremete con una y otra represalia contra nosotros, se trata de un “exceso de celo” que demuestra cuán comprometido está ese compañero con nuestras ideas, aunque lo

 

que esté haciendo vaya en perjuicio de la Revolución. No podemos imitar a los yanquis en ese relativismo injusto, no pueden existir errores buenos y errores malos porque si no, ¿para qué diablos estamos luchando los once millones de cubanos?

Por suerte, en varios casos he visto que un dirigente de más alto nivel salva a un bloguero de una situación difícil, lo que está claro es que no siempre habrá una mano salvadora para nosotros. Tampoco se puede bloguear si algunos funcionarios o instituciones ven con malosojos esta labor, o la asumen (y soy testigo de esto) como una orientación a la que le ponen incluso metas cuantitativas de cuántos tweets y cuántos amigos en Facebook se deben tener para cumplir bien esa “tarea”.

El mayor problema no es ese sino que la contrarrevolución se está perfeccionando a un paso mayor que el nuestro. Los mercenarios han aprendido a trabajar en conjunto en Internet, buscando caras jóvenes que transmitan empatía, cambiando incluso su mensaje por uno mucho más atractivo, que los presenta como que ellos son los verdaderos revolucionarios que se contraponen al poder hegemónico del Estado, olvidando cuál es la verdadera hegemonía en el mundo, aportando mucha imagen con el objetivo de desviar la atención de su mensaje, carente de ideas sólidas y un proyecto concreto. Pero cuidado, esa estrategia se ha ensayado en otras naciones anteriormente y ha funcionado.

Lo cierto es que para ser un bloguero verdaderamente consecuente se necesita arriesgar mucho, estar sujeto a muchas críticas por parte de muchos oportunistas o personas que por estar ajenas el medio, no entienden las características de esta contienda. También tenemos que estar conscientes de quenos pueden utilizar o desechar según vaya la marea, pero es una pelea que vale la pena.

Y hay que estar preparados, porque como dice Buena Fe:“el océano nunca demuestra piedad con navegantes de lagunas”, así que si estás en esto debes tener conciencia de los riesgos (que son muchos) y hacerlo bien.Hacerlo mal es fácil y provechoso, tan solo tienes que repetir lo que dice el Granma o el Herald. Pero no es a eso a lo que nos convocó Raúl, sino a tener un papel más activo en la sociedad que tenemos que construir y de la que somos hijos.

No puede ser que perezca más de un proyecto en el camino producto de la incomprensión, los blogueros no podemos ser los daños colaterales en medio de un cambio de mentalidad que lucha por producirse con no poca resistencia por parte de algunos sectores. Me niego a entrar en esta clasificación inventada por los yanquis, soy un bloguero revolucionario, no un “daño colateral” ni una “pérdida aceptable”.

Los blogueros tenemos un secreto, pese a todo el apoyo yla compañía tanto física como virtual de los amigos, estamos solos frente al teclado. En esta guerra, al igual que en la última lucha mambisa, al final solo nos queda la satisfacción del deber cumplido y la posible ingratitud de los hombres. Cada uno con su conciencia, yo me limito a parafrasear las palabras del líder de la Revolución, que de haber nacido en esta época, seguro habría sido uno de nosotros. Blogueros revolucionarios: la historia nos absolverá.

 

Lo último: Buena Fe se solidariza públicamente con La Joven Cuba (+ 1 iniciativa)

Posted on

En su perfil personal de Facebook Harold Cárdenas, uno de los tres autores del blog “La Joven Cuba”, espacio crítico de debate sobre la isla injustamente censurado y puesto en “pausa indefinida” a pesar de los reclamos a todos los niveles, publicó una foto con Israel Rojas, Director y voz líder de la popular agrupación musical cubana Buena Fe, donde comenta algo bien interesante sobre lo que sucedió en el concierto que se ofreciera anoche en la ciudad de Matanzas: Lo copio textualmente:

“Anoche Buena Fe en pleno concierto en Matanzas dedicó una canción al blog La Joven Cuba, y pidió la continuación de este, el aplauso de un millar de personas me corroboró que el sentido común existe…”

Buena Fé hace un llamado Por la joven cuba

Nota 1: Ojalá y, como casi no ha sucedido con el movimiento de “blogueros revolucionarios” que estuvieron en el BlogazoXCuba (ya que después de tantas alabanzas la mayoría no se ha solidarizado personal ni públicamente en favor de la causa por la que luchan estos jóvenes cubanos, nuestra misma causa), artistas de este calibre musical así como de la plástica, escritores, cineastas, periodistas, en fin, todos los intelectuales que sienten que aportan con ideas de buen tino revolucionario un granito de arena al avance de este país, tomen la iniciativa de movilizarse y crear un concierto gigante, un coloquio internacional, o un evento solidario de gran magnitud que de una vez y por todas retumbe en lo oídos sordos de quienes por rabia y poca información, dejaron en la sombra del silencio al mejor blog de la blogosfera cubana. Esta sería la mejor de las iniciativas y el acto de mayor valentía y transparencia revolucionaria que pudiéramos predicar a las nuevas generaciones de estos tiempos.

La invitación ha quedado hecha, y yo pido ser el primero en la lista.

Revolucionariamente

Carlos Alberto Pérez Benítez

Lic. Comunicación Social y Community Manager del Instituto Superior de Artes

“La Chiringa de Cuba”, diciembre 7 de 2012. 12:50 pm

Nota 2: Se aceptan todo tipo de iniciativas y proposiciones, siempre y cuando contribuyan de manera acertada y coherente con el objetivo de esta propuesta.

 

A los muchachos del blog La Joven Cuba

Posted on

IMG_1074
Por: Vicente Feliú Miranda

Especial para: www.cubano1erplano.com

Quiero felicitarlos por la labor que realizan para dar a conocer nuestra realidad, que tiene luces y sombras, pero no es el perenne apagón que suelen pintar los mercenarios de la pluma (o de las teclas).

Así se refirió Gerardo Hernández Nordelo, uno de los Cinco Héroes Cubanos prisionero en la cárcel norteamericana de Victorville, al blog La Joven Cuba (LJC) que cumplirá en abril próximo su primer aniversario.

Lo ocurrido con La Joven Cuba -no la organización político militar de Antonio Guiteras, el incomprendido por los cómodos y cobardes, sino la de los muchachos del blog del mismo nombre de la Universidad de Matanzas, los incomprendidos por los dueños de la defensa de la Revolución- me recuerda muchos episodios con los trovadores que luego conformaríamos el Movimiento de la Nueva Trova (Trova por la raíz patriótica de esa vertiente de la cultura cubana cantada; Movimiento porque existíamos en todo el país y nos sentíamos gremio -y recordando de muchos modos el 26 de julio-, y Nueva porque por primera vez en la historia de Cuba existía una nueva situación social, política, económica: cultural, en la que estábamos inmersos como jóvenes y en quienes Fidel había dicho enfáticamente que creía, entre otras cosas porque sabía que no era posible construir un país sin la participación decidida de la juventud y porque él mismo era un gigantesco joven de 33 años).

La mayoría de los fundadores de la Nueva Trova teníamos entre 10 y 15 años en enero de 1959, por lo que la epopeya de construcción de la nueva sociedad que se inauguraba nos tocó de lleno, no así la guerra de liberación. Lógicamente, los destinos políticos, económicos y sociales del país estaban en manos de quienes habían combatido con las armas en la mano y derrotado a la tiranía de Batista, luego a la contrarrevolución interna y las bandas armadas apoyadas por los Estados Unidos y a la brigada mercenaria que vino por Playa Girón. La gente de mi generación por lo general no participó de esas hazañas, porque sencillamente no tenía edad suficiente. Sin embargo, en todo lo que estuvo ocurriendo desde 1959 los trovadores estuvimos involucrados en mayor o menor medida (hasta el día de hoy, 10 de diciembre de 2012). Y teníamos las urgencias de la juventud, la velocidad conque la propia Revolución avanzaba y la ética que nos habían enseñado los mayores más cercanos, en especial Fidel y el Che.

De manera que cuando empezamos a cantar lo hicimos tanto desde la exaltación de los hechos revolucionarios pasados y presentes, de nuestras experiencias individuales y colectivas, como de los sueños que esperábamos alcanzar. En un país recién alfabetizado, que cada vez tenía más altos niveles de educación y de cultura, en el que la solidaridad antiimperialista crecía con el prestigio de su Revolución, que había errores, oportunistas, lobos con disfraces de ovejas, traidores explícitos e implícitos y vividores corchos típicos en cualquier sociedad, los trovadores cantábamos sin pedir permiso, como se canta siempre. Y chocamos con muchas personas que no entendían que se criticara absolutamente nada de lo que hacía el gobierno. Ni siquiera que se hablara de lo que no estaba autorizado (como si hubiera siempre un documento escrito sobre lo que estaba o no autorizado a decir y hasta pensar). Los argumentos más manidos eran los de siempre: que si esto puede ayudar al enemigo, que si qué derecho tú tienes de criticar a la Revolución (como si la Revolución y el gobierno y cualquier dirigente fueran la misma cosa), que si cuántos tiros tiraste, que si ahora no conviene hablar de eso

A Silvio un individuo del ICR llegó a decirle algo así como que en este país no podía cantar (y tengo entendido que además de escuchar que este país no era exclusivamente SUYO se ganó un cenicero que le lanzó Silvio por la cabeza). De mí un funcionario político dijo que no podría entrar en Santiago de Cuba (luego de escuchar una canción de 1970 llamada Elegía a la incoherencia). De todos dijeron que éramos desde homosexuales en su sinónimo más fuerte- hasta gusanos, y no precisamente de seda. Una vez un machazo muy machote dijo, muy provocadoramente en una guagua: ¡Si tuviera unas tijeras! (aludiendo a nuestros pelos largos) y la respuesta fue: Te las meterías en el c. Y aunque estábamos en ese instante en pie de guerra la sangre no llegó al río porque el provocador se quedó con la boca abierta y viró la cara hacia su mujerona.

No obstante la decisión de la más alta dirección de la Revolución Cubana de apoyar a aquellos muchachos que si han llegado hasta aquí es porque son muy revolucionarios, y si no son mejores, es por causa nuestra (*), conformándose en diciembre de 1972 el Movimiento de la Nueva Trova, en el que tuvimos una considerable independencia en cuanto a opiniones, y que funcionó como un doble aprendizaje para la dirección de la Unión de Jóvenes Comunistas y para nosotros, muchas personas buenas seguían sin tragarnos. Hasta que aparecimos en los escenarios de la guerra de Angola desde principios de 1976. Los más de 60,000 hombres y mujeres cubanos, angolanos, portugueses, guineanos, namibios, y los soldados sudafricanos presos y el mercenario argentino que nos vieron actuar a aquel primer grupo conformado por Silvio Rodríguez, Manguaré, Los Cañas, el mago José Álvarez Ayra y yo, con las indumentarias propias del soldado en campaña y las armas correspondientes a la guerra, además de las guitarras, todavía nos recuerdan, 36 años después. Me comentó un amigo de la sección de cultura de la UJC que, estando nosotros todavía en Angola llegó un mayor de las FAR y preguntó: ¿Ustedes son los que atienden a los trovadores? Sí, contestaron. Vine a decirles que tenía la peor opinión de ellos, pero acabo de regresar de Angola y los vi cantar para nosotros, en igualdad de condiciones y quizás hasta con más riesgo, y he cambiado radicalmente mi opinión. Son muy revolucionarios. Y con la misma viró la espalda y se fue, dejando atónitos a los compañeros que no atinaron siquiera a preguntarle el nombre (razón por la cual nunca había escrito esta anécdota).

Me gustaría preguntarles a los nuevos dueños de la defensa de la Revolución qué se requiere para que autoricen a los jóvenes (ahora que no tenemos guerras) a defenderla como único se puede: con la valentía que ha caracterizado siempre a los revolucionarios criticando las situaciones erróneas o ya extemporáneas impostergables, criticando a los que esperan que las soluciones caigan del cielo, criticando a los funcionarios que temen perder sus condiciones materiales, exigiendo respuestas y transparencia a infinidad de cuestiones pendientes y que socavan la credibilidad del gobierno, democratizando todas las instancias de dirección, y comenzando por el Partido. Decía Che a principios de los años 60: No debemos esconder nuestros desaciertos para que no los vean. Eso no sería honrado ni sería revolucionario. Por cosas parecidas que decía y hacía se le recuerda solamente los 8 de octubre, y se lo saca a la luz cuando se le quiere presentar a los jóvenes como paradigma de lo que muchos no son capaces de hacer.

A estas alturas del partido la lucha mayor está en la web, en Internet, en las redes sociales. Es cierto que hay miles de millones de personas en el mundo que no tienen acceso a internet pero los que tienen (que son muchísimas) deciden lo que los miles de millones no están en capacidad de decidir. Cuba, por el propio desarrollo logrado en estos 50 años, es un país idóneo para entrar en esta lucha que cada vez se vuelve más enconada y que como siempre y por supuesto, el centro está en manos de nuestro vecino del norte. Y además de entrar en la lucha, tenemos muchas posibilidades de entablar un combate de iguales y como creemos en la defensa de lo nuestro sin que nos tengan que pagar un centavo, también de ganarlo. Pero si los que deciden a quién le otorgan el favor de conectarse, o el derecho a defender lo nuestro, quienes deciden que el cable esté donde está y no donde debiera sigan en sus 13, estarán traicionando todo lo que este pueblo mil veces heroico ha logrado.

Todos sabemos, los de enfrente y los de adentro, que tenemos una espada sobre nuestras cabezas. La trampa está en que el poder no se regala, ni se entrega así como así. Por lo general se otorga o se arrebata. Y quienes han tenido el poder, en cualquier sociedad o país, no les hace ninguna gracia darlo a otros. En nuestro caso, si se arrebata, en cinco minutos estarán las tropas estadounidenses en La Habana, con gobierno de gusanera nuevecito y todo. La mejor solución para nosotros es que quienes lo ostentan terminen de comprender que deben cederlo, paulatinamente. Y digo el poder, no los cargos. Hay personas suficientemente revolucionarias y probadas en múltiples esferas de la vida cubana capaces de llevar adelante el proceso revolucionario que bastante estancado está. El riesgo de seguir alargando la situación actual de demasiados patriotas que no pueden vivir decentemente y de forma legal de su trabajo sin caer en inevitables manejos turbios porque no tienen otra opción para sobrevivir, lo cual lleva a nuestros hijos a desentenderse de la sociedad en que vivimos (que a pesar de la salud pública y educación gratuitas es bastante injusta y no les ofrece perspectivas no ya económicas ni de mejoramiento de vida, sino inclusive éticas porque ella también está herida), ese riesgo está en lo que dijo Fidel hace unos años en la Universidad de la Habana, sobre que la Revolución solo podría ser destruida desde adentro, por nosotros mismos. Y tengo la impresión de que hay personas que lo están intentando, y con logros. Porque acallar a los revolucionarios de cualquier edad, sobre todo después de vivir durante más de 50 años en una Revolución, con mayúsculas y otras virtudes, y dirigida por el más lúcido y valiente desde José Martí, puede llevarnos al combate, aunque como en 1917 en la Rusia de Lenin, haya que combatir al mismo tiempo a los de afuera y a los de adentro.

(*) Comentario que nos llegó a través de Haydeé Santamaría.