Yo quiero entrevistar al presidente

Posted on

 

micrófonos de Cuba

Por Alberto Manuel León Pacheco

Hace pocos días conversaba con un periodista que durante 12 meses estuvo como corresponsal de la Televisión Cubana en Bolivia. Como aprendiz del oficio que soy, me interesé por la condiciones para trabajar y el trato de los dirigentes bolivianos.

El periodista en cuestión me dijo Entrevisté a Evo Morales 6 veces en menos de un año, Las entrevistas eran fáciles. Los ministros de cualquier cartera estaban siempre disponibles para la prensa boliviana y para la foránea. Solo teníamos que presentarnos y ahí mismo lo abordábamos.

Escuchándolo yo decía Coño que diferente es en Cuba. Aquí para entrevistar a un funcionario de una empresa u organización tienes que esperar muchas veces a que lo autorice su superior, a veces del nivel central. Entrevistar a un ministro es casi imposible, solo preguntas sobre un temas puntuales en pequeño encuentros, recorridos o reuniones generalmente bien organizados y planificados. Nada de entrevistas súbitas o improvisadas. Para una entrevista así hay que consultarlo y además saber de antemano de que se va a hablar.

Que decir del presidente. En Cuba el presidente no da entrevistas a los periodistas del patio. Parece que no tenemos el nivel como para hacerlo. A Fidel primero y ahora a Raúl Castro solo lo entrevistan periodistas famosos de importantes cadenas del mundo o amigos de nuestro país. Nunca un simple periodista, de un medio provincial o una pequeña revista, de los tantos que tenemos ha tenido la oportunidad de intercambiar preguntas sobre la situación en Cuba.

No estoy seguro pero creo que ni Granma en su condición de Órgano Oficial del PCC tiene o ha tenido ese honor.

Desde que empecé en esta carrera siempre me he preguntado porqué nosotros no podemos tener la posibilidad de tener a mano a nuestros dirigentes de máximo nivel y poder preguntarles normalmente por las cosas que suceden en Cuba. Chávez tiene su Aló presidente y Rafael Correa tiene Enlace Ciudadano donde los ciudadanos pueden ver a sus líderes semanalmente y estos, a su vez, explicar las medidas tomadas por el gobierno y mantener un contacto directo y cercano con los habitantes de sus países y no solo verlos en actos esporádicos y en la Asamblea Nacional como pasa en Cuba en la actualidad.

Yo solo quiero que los que me gobiernan y toman las decisiones por mí, estén al alcance de la prensa y que la información fluya como debe ser, para que la prensa recupere la credibilidad y el respeto que merece. Termino con un fragmento de un post del blog esteban Morales:

“Pero no obstante, haber modestos avances, es lamentable ver, cómo nuestros periódicos nacionales van perdiendo adeptos. La población los compra casi por inercia, o porque no hay otros, esperando encontrar en ellos algún día sus inquietudes o aquello sobre lo que desea saber e informarse. No es para dudar, que con una prensa así, las batallas a librar están pérdidas de antemano, por las razones siguientes:

La población termina por cansarse de leer una prensa que no refleja nuestras realidades, ni con amplitud lo que está pasando.

– La separación entre lo que esa prensa refleja y la realidad introduce la desconfianza.

– El ciudadano se mueve buscando otras alternativas para informarse mejor. Lo cual es muy peligroso.

-El ciudadano apela a la radio nacional, que siempre es más espontánea. De ahí pasa a las emisoras extranjeras que nos rodean, alguna de las cuales transmiten incluso en español, estando muchas de ellas diseñadas para intentar que sean escuchadas en Cuba. La peor de las cuales es la mal llamada Radio Martí.

-Se va generando una mentalidad que busca afuera la información que debiera recibir adentro. Regalando muchas veces la inmediatez de las noticias e informaciones.

– El ciudadano se hace entonces más sensible a las llamadas bolas y a las distorsiones de la información.

-Debe ser más realista, democrática, abierta, eliminar definitivamente el secretismo, la autocensura, el discurso viejo, dogmático y apologético.

-Debe abrir espacio a la intelectualidad cubana revolucionaria, reflejando su discurso más realista, crítico abierto e inteligente. Aliándose con aquellos que enfrentan la crítica contrarrevolucionaria desde posiciones que reconocen nuestras deficiencias, antes de que el enemigo nos las tire a la cara y las convierta en armas de una diplomacia subversiva, apoyada por la política del Cambio de Régimen preconizada por la administración norteamericana actual.

-Debe ganar conciencia de que la superioridad técnica del enemigo no tiene por qué ser una desventaja para nosotros, si sabemos utilizar de manera inteligente las armas de la verdad, la coherencia, la sistematicidad critica, y el valioso potencial científico e intelectual revolucionario de que disponemos”.

Nota: Aclarar (porque sé que algunos faltos de sentido común lo pensarán) que el título y lo dicho aquí no significa que busque protagonismo ni que sueño con entrevistar a Raúl o algún ministro. Lo escribo por los cientos de periodistas sagaces y capaces que tenemos en los medios cubanos y que pueden hacerlo muy bien.

 

Vea: Algunos retos de la prensa cubana por esteban Morales.

 

 

(Tomado de la Chiringa de Cuba)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s