Día: julio 9, 2012

El silencio genera efectos negativos

Posted on Actualizado enn

 

Todos los temas que trata el periódico en sus columnas de los viernes son muy actuales y reciben una amplia atención de la población que, por supuesto, espera encontrar respuestas adecuadas a sus inquietudes y preocupaciones; estoy seguro de que todos persiguen, al igual que yo, el mismo interés del fortalecimiento de nuestro sistema social para perfeccionar nuestro socialismo. Pero hay un tema muy específico y es el interés demostrado por conocer respuestas a sus inquietudes; ya que las que se reciben hasta ahora, en mi modesta opinión, en ocasiones son justificativas de cosas y hechos que no debieran suceder.

Pero lo que pretendo abordar está relacionado con el silencio administrativo. A pesar de que se ha reiterado que debemos eliminar el secretismo, ocurren cuestiones que trascienden a la población por diversas vías, lo cual es inexplicable, sobre todo si no existen pronunciamientos oficiales, lo que, por supuesto, puede dar lugar a diversas interpretaciones.

Existe silencio sobre cosas que me es imposible enumerar en este escrito porque son muchas, pero las más recurrentes y de las que más se esperan resultados por la población, en mi criterio particular, son:

1) El tema de la contratación entre entidades estatales, que a pesar de lo que se ha dicho y escrito, las entidades incumplen con la legislación actual y siguen exigiendo montones de documentos, sobre todo las comercializadoras y de servicios, so pena de que no te venden si no lo haces o no te prestan el servicio;

2) sobre los revendedores, que genera impunidad si no existe una respuesta inmediata, porque, además, como no hay pronunciamiento alguno, se sienten fortalecidos y continúan y amplían esta ilegal actividad, a pesar de encontrarse recogida estas conductas en el Código Penal;

3) la prohibición de las entidades comercializadoras del área de divisas que impiden el acceso a la prensa; que salió publicado en la prensa televisiva y existe una gran expectativa con ello;

4) el aumento de los precios en diversos productos, sobre todo en el área de divisas;

5) las ilegalidades en la vivienda y las construcciones ilegales que dañan la gestión de la planificación física;

6) la sacrosanta condición de cuadro; violaciones cometidas en algunos casos, muy pocos pero reales, cuando el primero en cuidar su imagen y darse a respetar debe ser y es el cuadro, cuidar a su familia, cumplir con el Código de Ética y no mentir jamás, como lo señala el concepto de Revolución expresado por nuestro Comandante en Jefe.

El silencio genera efectos negativos porque genera impunidad y da lugar a que se crea, por los infractores, en un “dejar hacer”; no es beneficioso para la población porque crea inseguridad o molestias por la no solución de un problema que le atañe directa o indirectamente, ni lo es tampoco para la administración pública ya que esta última es la obligada a resolver las cuestiones que le atañen de manera directa o indirecta a la sociedad, y no puede entenderse el dejar hacer como si fuera la voluntad administrativa, pero sí pone de manifiesto la inactividad administrativa, ya que incumple su obligación de resolver de forma expresa todo lo concerniente al ámbito social.

Existen muchos temas más, pero con estos ejemplos pretendo señalar la propuesta a lo que pudiera, y que debe, darse una respuesta oficial.

R. Sánchez Acosta

(Tomado de Granma)

La nariz en la pared no deja ver el camino

Posted on

Haber hecho una revolución socialista a 90 millas del imperio tiene un gran mérito. Mantenerse en posiciones de principios por más de 50 años bajo el feroz bloqueo de la mayor potencia del capital mundial, es otro gran mérito. Haber sobrevivido el profundo hueco del periodo especial, es sin lugar a dudas un mérito mayor. Plantearse la tarea de renovar nuestro modelo social sin abandonar a los pobres de la tierra es, a mi modesto juicio, una gran demostración de humanidad y valentía.

Pero el camino no es fácil porque el enemigo mayor está dentro y no forma parte de la oposición virtual. Por lo que resulta difícil de detectar, pero esta ahí, poniendo zancadillas, tratando de mantener sobre todo su posición y unos mendrugos de poder desde sus puestos burocráticos. A ese es al que hay que quitar del medio para avanzar, sin prisa pero sin pausa, como dijera nuestro Presidente.

Pensemos juntos, si hay una organización de ingenieros y arquitectos que durante más décadas ha dado muestras de que puede hacer muchas cosas, que cuenta además con unos cuantos miles de asociados, dentro de los cuales hay verdaderas lumbreras dentro de su especialidad, demostrado en Cuba y fuera de ella; unas cuantas decenas han viajado por su profesión a muchos países donde les han hecho numerosas ofertas que no han aceptado y han preferido quedarse en nuestra tierra y continuar luchando por ella.

Si podemos aprovechar esa extraordinaria fuerza calificada que solo con mirar lo que hacen en los talleres, construcciones, plantas eléctricas, refinerías, por solo nombrar algunas de nuestras ramas productivas, se da cuenta lo que está mal hecho y, además, es capaz de decir cómo hacerlo mejor, si se tiene ese potencial ¿le pondría una camisa de fuerza y lo subestimaría? ¿No estaría del lado de los que frenan la renovación socialista? ¿No se convertiría, consciente o no, en una mano peluda que conspira contra el gran esfuerzo de un pueblo que no se da por vencido?

Darle vueltas a esta situación no puede esperar diez años, porque simplemente muchos de nosotros ya no estaremos en este mundo y se le habrá hecho el juego al que a 90 millas espera que no podamos hacer lo que se acordó en el VI Congreso.

Pensando con calma es posible que me dé la razón. Si es así, no debe esperarse más, el país se beneficiará y los miembros de esa única organización de ingenieros y arquitectos de Cuba pondrán sus capacidades en función del desarrollo económico y podrán vivir mejor sobre la base de sus conocimientos.

Parafraseando a la Presidenta de la Unión de Ingenieros Panamericanos, cuya XXXIII Convención se celebró recientemente en nuestra capital: Miren a su alrededor y verán que lo que Dios no hizo, lo han hecho los ingenieros (y yo le añado, y los arquitectos).

O. Ortiz Núñez

(Tomado de Granma)

Una preocupación sobre la base alimentaria y la producción de leche en Cuba

Posted on


El país está desarrollando un conjunto de medidas para la recuperación ganadera, en la cual la base alimentaria, la cooperativización, la descentralización y la capacitación, jugarán un papel muy importante, entre otros, en el desarrollo local.

¿No es posible estimular las áreas que poseen autosuficiencia alimentaria, independiente de las formas de propiedad? Esta es la base de la producción.

¿Se puede lograr autosuficiencia sin áreas que produzcan la semilla para la multiplicación de las especies, que son la base de la alimentación?

¿Cuándo se impulsará la siembra de plantas forrajeras proteínicas? Hoy solo se siembran, en la mayoría de las áreas, plantas energéticas que no cubren los requerimientos para producir leche y carne.

¿Se socializan las orientaciones sobre planes de siembra, producción de leche y carne, y calidad del producto?

Tomando como ejemplo la producción de leche, que es una de las cadenas más complejas, tenemos que si no se desarrolla una base alimentaria en pastoreo con especies mejoradas, adaptadas con potencialidad y un mínimo de potreros, así como áreas forrajeras que consideren las especies proteínicas, no es posible cuidar el medio ambiente y lograr una buena alimentación; de lo contrario, el suplemento que se entregue sea importado o de fabricación nacional, no cumplirá su objetivo porque se convierte en sustituto de los pastos y forrajes y se siguen erosionando los suelos con especies que no soportan la carga animal.

¿Se puede fijar la carga cuando no existe el balance forrajero?

La capacidad de carga está en función del balance forrajero y no del área total de que se disponga, ni de la capacidad del ordeño. Los pastos en el potrero deben cubrir el 70 % o más de los requerimientos.

André Voisin, un eminente científico francés, dijo desde 1963, que no podía decir qué carga puede tener un área porque esta depende de la cantidad de biomasa o disponibilidad del pasto. Pero está demostrado que no se pueden sembrar especies porque nos gustó donde las vimos o porque tienen determinado rendimiento o valor nutricional: las especies tienen requerimientos de suelo y clima que no se pueden obviar y no se debe practicar el monocultivo en ninguna especie, sean arbóreas o herbáceas. En el caso de las pratenses o de pastoreo debe existir un manejo de la fitotecnia y la rotación para que no desaparezcan, lo cual influye sobre la capacidad de carga, los efectos sobre el suelo y sobre la adaptación del sistema productivo al cambio climático. Nuestro Comandante, en época tan temprana como 1963, cuando la visita de Voisin a Cuba ya conocía como un científico la importancia del manejo de los pastos.

Sin semilla es imposible proyectar estrategias para la alimentación del ganado y existen tecnologías para producirlas en Cuba y debemos pensar también cómo producir los abonos (también existen tecnologías), por la extracción de minerales que hacen muchas de las especies propuestas. El rendimiento, valor nutricional y persistencia de las especies dependen del suelo, el clima, los abonos y del manejo que hagamos con los animales.

La producción también depende del potencial de producción de los animales, y de la garantía del reemplazo (hay razas que fueron propuestas por genetistas cubanos, un ejemplo es la Mambí, la cual se manejó en la empresa genética de Matanzas con excelentes resultados y se aprobó eliminarla, eso debe valorarse, estaba bien adaptada a estas condiciones).

Otros aspectos como la energía renovable, la infraestructura, los equipos, también son necesarios, pero podemos recuperar todo con un alto costo y si no existen la aptitud, la base alimentaria y animales con posibilidades de garantizar la producción y el reemplazo, no habrá resultados para el futuro, volveremos a una ganadería subsidiada, cuando lo que se necesita es eficiencia económica. Para eso es importante cambiar la mente del que cambia las cosas y no la gente ni las cosas, eso implica conocimientos, socialización, empoderamiento, a todos los niveles y orientar debidamente las prioridades.

No se puede analizar la producción separada de los factores socioeconómicos, el hombre es el primer eslabón de esa cadena. A eso nos ha convocado la dirección del país.

El productor primario, hoy más que nunca, necesita motivación, remuneración, reconocimiento y capacitación para el manejo técnico-económico de sus áreas. Los nuevos usufructuarios, al igual que los nuevos vaqueros del sector estatal, necesitan conocimientos. Unos poseen el dominio, pero existen muchos que no conocen las especies que deben sembrar ni cómo manejar, ya sea técnica y económicamente, los animales y las áreas.

Cuando se analiza la cadena productiva agroindustrial, está la parte agro que tiene todo el peso sobre el productor primario, por donde se rompe la soga, y la parte industrial que recibe los mayores beneficios.

Es importante mejorar la gestión del segmento de la cadena, ordeño-acopio-refrigeración y análisis de la calidad de la leche. El primer eslabón para producir necesita comida para el ganado, área de ordeño con higiene, dominar la rutina del ordeño como elementos primarios, esto es decisivo, no obstante, el diálogo y la negociación con decisores y campesinos se impone, hoy existen problemas que pueden resolverse en esta y en otras partes de esa cadena.

El productor primario no es el único responsable de la calidad de la leche, ellos resolvieron cuando el llamado de nuestro Presidente Raúl Castro los convocó al cruzamiento para la entrega a las bodegas; sin embargo, el programa de estimulación no se ha cumplido en su totalidad, algunos de los recursos no están, como los coladores, y otros muy necesarios, y en muchos casos las áreas donde se ordeña no poseen las condiciones para garantizar la calidad del producto.

Existen normas que no se deben violar por ninguna de las partes de la cadena y no deben existir contradicciones. Según los especialistas, el tiempo que debe mediar entre el traslado en cántara y el acopio no debe ser superior a dos horas y en el suplemento No. 1 de la resolución No. 412/2011 plantea más de cuatro horas. Existe un centro rector de las investigaciones y asesoría en el tema de la calidad de la leche que es el CENSA. También se cuenta con la experiencia que desarrolló la Asociación Cubana de Producción Animal en dos provincias, sobre los puntos de leche, deben analizarse las recomendaciones de este proyecto.

Hay que tomar los principios de las tecnologías sobre alimentación, calidad y otros y adecuarlos a las disímiles condiciones del país. Se ha hecho en algunos lugares, pero falta camino por recorrer en la integración.

M. C. Milera Rodríguez

(Tomado de Granma)

Detener la especulación: sí, ¿y qué más?

Posted on


Muchos argumentan que la especulación existe por la escasez, la “oferta que no satisface la demanda”, acudiendo a un lenguaje que expresa mucho más que lo que dice. Se plantea por algunos compañeros que es indispensable la “acción resuelta de quienes tienen el encargo de enfrentarla”, y otros, con un enfoque “más socializador” insisten en que es responsabilidad de todos. Como casi todos los fenómenos sociales, es casi imposible dar una causa estricta y única, y cuando eso se hace, lo más frecuente es que nos equivoquemos.

Muchos debemos tener frescos los años 90. Y por lo menos a mí me surge la duda: ¿la oferta era mayor en esos años que ahora? No se puede olvidar el papel que desempeñaron los Consejos Populares en Ciudad de La Habana, impulsados por nuestro Comandante en Jefe, en la lucha por mantener el orden en una ciudad compleja, y en una situación que en cualquier otro país del mundo hubiera conducido al caos total. Los Consejos Populares, con sus delegados y todos sus miembros, organizaron inspectores populares que sin cobrar un centavo ni recibir dádivas corruptoras comenzaron una labor de control que finalmente se frustró; los mismos que, como pidió Fidel a sus presidentes, no tenían oficinas ni vivían de reunión en reunión, porque la oficina era la calle y la reunión permanente era el contacto directo con la realidad, enfrentando lo que dañara a la sociedad, apoyando y coordinando lo que pudiera fortalecerla en momentos tan complejos como aquellos. No fue fácil, pero el orden se mantuvo. Y comenzamos la recuperación, con sus pro y sus contra.

¿Es problema de “oferta insatisfecha” que pueda llegar a una tienda de divisas alguien y comprar cajas de pollo, de salchichas, o de otros productos que el cubano no puede adquirir en otros lugares? ¿Se resolverá el problema cuando se abra el mercado mayorista para los cuentapropistas? Comparto el criterio de que no debería dilatarse más la apertura de ese mercado, que, como se ha dicho, “se está estudiando” cómo organizarlo.

¿Es un problema de oferta y demanda que casi en cualquier esquina se puedan comprar productos elaborados industrialmente, algunos incluso provenientes del extranjero?¿Qué figura jurídica de cuentapropismo tiene esto en sus contenidos? O, ¿de qué cuentapropismo estamos disfrutando? Y quiero subrayar: no estoy en contra del trabajo por cuenta propia. ¿Qué ha cambiado de los 90 acá, que ahora nos debatimos casi interminablemente sobre cómo enfrentar la especulación mientras que ella y otros fenómenos negativos crecen?

La situación de la ausencia del mercado mayorista para el trabajo por cuenta propia manifiesta sus consecuencias muy a la vista. Pero estamos en un proceso de cambios en lo económico y en otras esferas de nuestra sociedad, durante el cual se están haciendo y se estudian modificaciones que pueden ser de mayor significación aún, y cuando sus efectos negativos se manifiesten, pudiera ya ser tarde para enfrentarlos.

Se insiste mucho en el enfrentamiento a la corrupción. Afortunadamente —si es que cabe la palabra—, los casos conocidos bajo ese concepto son puramente hechos delictivos, robo liso y llano que, si bien es cierto corresponden a conductas socialmente corruptas, descompuestas, antisociales, no son quizás el exponente mayor y estratégicamente más dañino de los fenómenos de corrupción, tal como se les conoce en otras sociedades. No obstante, debemos interiorizar que la corrupción en un proceso de construcción socialista es un fenómeno mucho más complejo, porque abarca comportamientos que en otras sociedades son compatibles con su naturaleza, pero en la nuestra actúan decididamente contra las relaciones que queremos desarrollar.

El trabajo por cuenta propia no es por su naturaleza hostil a nuestro proceso de desarrollo socialista, pero no debemos cometer errores en su desarrollo, y si en algo nos equivocamos, tenemos que andar muy rápidos para evitar que se conviertan en tendencias estratégicas. Tan importante o más que el necesario mercado mayorista para quitarle la justificación a muchos males que están ocurriendo, es pensar en profundidad el alcance de cuestiones tales como la posibilidad de contratación de empleados por un dueño o la más reciente medida que incluye en las Páginas Amarillas de la Guía Telefónica de ETECSA a los cuentapropistas, seguramente con el doble buen objetivo de brindar información útil a la población, a la vez que recauda por concepto de anuncios: ¿son simples facilitadores de información los anuncios o alcanzan a ser promotores del que tenga más recursos para pagar el mejor diseñado y sea más llamativo? Objetivos tan importantes y vitales como el ordenamiento y la eficiencia de nuestra economía, no pueden tratar de conseguirse sin la visión que siempre nos ha reclamado nuestra Revolución, y en particular nuestro Comandante en Jefe cuando en 1986 alertaba que: “En el esfuerzo por buscar la eficiencia económica hemos creado el caldo de cultivo de un montón de vicios y deformaciones, y lo que es peor, ¡corrupciones!”.

J. P. García Brigos

(Tomado de Granma)

El Lineamiento 183 está por implementar

Posted on


Uno de los errores que se comete en ocasiones, es confundir las políticas con los principios básicos. Las políticas pueden transformarse o adecuarse cuando lo recomienden las circunstancias, o sea, los resultados de su aplicación. Repetir mecánicamente por su número cada Lineamiento aprobado por el Sexto Congreso de nuestro Partido, no equivale a implementarlos, sería otra manera de engavetarlos, y el país no puede permitirlo.

Vayamos al espíritu y la letra del Lineamiento número 183: “Transformar el sistema de acopio y comercialización de las producciones agropecuarias mediante mecanismos de gestión más ágiles que contribuyan a reducir las pérdidas, al simplificar los vínculos entre la producción primaria y el consumidor final, incluyendo la posibilidad de que el productor concurra al mercado con sus propios medios”. La verdad es que está por implementar todavía.

El creciente número de intermediarios entre la ciudad y el campo, sean legales o ilegales, aleja la producción primaria del consumidor final, encarece cada producto agrícola y desmotiva la concurrencia directa al mercado de los productores con sus propios medios, porque les pagan bien sus productos y al contado allí en la finca.

Como explicaba en reciente Mesa Redonda, un erudito en estos temas, el doctor Sergio Rodríguez, si le pagan la yuca al productor a 60 centavos la libra y después la venden a dos pesos, ese intermediario puede darse el lujo de dejar podrir una parte antes que bajarle el precio. Esta inmoralidad, que también ocurre en los mercados estatales, contradice el principio básico del socialismo, encaminado a satisfacer las necesidades del pueblo y prueba que no basta solo con producir. El desorden en la comercialización de productos agrícolas comenzó cuando se autorizó a vender a la denominada “oferta y demanda” en los puntos de la agricultura urbana.

Todos recordamos, porque no hace muchos años, cuando los mazos de vegetales se vendían a peso y tenían que tener una libra. Por eso concuerdo con quienes afirman que no se debe culpar del desorden actual a los carretilleros, porque comenzó mucho antes de autorizarse esa figura. Y más que culpables, lo que hace falta es buscar soluciones para asegurar el acceso a los productos agrícolas fundamentales. Nadie discutiría que producir es lo más importante, pero las políticas deben encaminarse a que lo producido vaya lo más directamente posible a los consumidores y no a engrosar los bolsillos de los especuladores.

Hay que salir del círculo vicioso, en que acopio dice, “si no pagamos caro a los productores, no compramos”, y entonces si se oferta caro no se vende y miles de quintales se pudren, con tantas necesidades insatisfechas. Cuando los precios no se fijaban nacionalmente, sino por los Consejos de la Administración Provincial, más cerca de los consumidores, no estaban exentos de errores, pero se podían resolver con mayor dinamismo las incongruencias.

Pudiera estar equivocado, pero no somos pocos los que así pensamos. Vale la polémica para llegar a la verdad, lo que no convence a nadie es el silencio. Resulta evidente que algunas políticas aplicadas son contrarias al espíritu y la letra del Lineamiento 183 y no deben ser defendidas a ultranza. Nuestra Revolución jamás se ha apartado del análisis dialéctico de los problemas. Adecuar esas políticas constituye una obligación cuando obstaculizan un principio básico para asegurar la alimentación como está correctamente expresado en el Lineamiento 183 aprobado por el Sexto Congreso de nuestro Partido.

J. Álvarez López

(Tomado de Granma)

El que llama paga… y el que recibe también (+ Video y Podcast)

Posted on

el-que-llama-pagaPor Laura Piñera, Gabriela Menéndez y Marycet Díaz, estudiantes de Periodismo de la Universidad de La Habana

El 1 de febrero de 2012 nos encontramos temprano en una solitaria parada de la ruta 174. La noticia del día era la nueva modalidad en los servicios móviles: el mensaje nacional (SMS por sus siglas en inglés) costaba ahora 0.09 centavos de CUC -en vez del abrumador precio de 0.16- y (¡al fin!) a partir de ese momento las personas que realizaran una llamada desde su móvil a otro serían las que pagarían únicamente.

Expectantes ante el anuncio, nos dispusimos a sacar nuestros teléfonos para probar el nuevo y más justo servicio que, por la hora, ya debía estar implementado. Una de nosotras se ofreció, en una suerte de sacrificio, a efectuar la comunicación. Esperando ver en la pantalla, como siempre, el nombre del contacto reflejado, lo que recibimos fue un número precedido de dos ceros y terminado en 88. Aunque un poco desanimadas, estábamos convencidas de que era un error que no tardaría en solucionarse…

Y aquí estamos, cinco meses después, una con la agenda de contactos duplicada, otra presta a contestar a todos sin saber quién es, y la tercera colgando cada vez que la llaman para luego hurgar número a número en la agenda e identificar a la persona.

En busca de respuestas a este infortunio colectivo y con el fin de compartir con ustedes nuestros hallazgos, nos propusimos localizar a Hilda Arias, vicepresidenta de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA). Lamentablemente, y a pesar de lo mucho que insistimos, la apretada agenda de la funcionaria no permitió que se efectuara el encuentro, pues al decir de su secretaria, la entrevista no iba a poder ser “ni hoy, ni mañana, ni nunca”.

Pero como el periodista no ha de rendirse, llamamos al *666 y preguntamos a la amable operadora las razones por las que, cuando se reciben llamadas desde un móvil nacional, el número aparece con 00…88. Y he aquí lo que nos contestó:

La única manera de que el usuario que recibe la llamada sepa que quien lo está llamando es el que paga, es que aparezca el 00 delante y el 88 al final. Hay otras dos posibilidades en las que una persona puede recibir una llamada y pagar: que te llamen de un teléfono fijo o te marquen con el *99. Entonces para poder identificar si pagas tú o no, esta es la única vía.

Si realmente el problema radica solo en este aspecto, es difícil imaginar que no exista posibilidad de resolverlo, sobre todo con el desarrollo alcanzado en el campo de las telecomunicaciones en los últimos tiempos. Resultaría polémico y triste que Cuba no contara con especialistas capacitados para darle solución a este inconveniente.

Justo por tratarse de un servicio tan costoso, los que disponen de él deben contar con todas las prestaciones que este sea capaz de proporcionar. Verse obligado a duplicar la agenda de contactos, tener que contestar sin saber a quién, o incluso pasar el trabajo de colgarle a alguien para buscar el número en la libreta de contactos es, sencillamente, inadmisible.

El celular, de hecho, está diseñado para ser un equipo que le facilite la vida a las personas y no para dificultársela; pero tal y como opera hoy la telefonía móvil en nuestro país, no resulta ni por asomo, un servicio funcional.

Parece que va a ser verdad aquello de que la felicidad no es completa; bajaron los precios de las llamadas, de los mensajes, incluso de las líneas y, aunque ahora el que llama paga, desafortunadamente permanece en el anonimato.

Descargue:
(Tomado de Cubadebate)